Cadena de Hierro - Traducido Oficial

656 Pages • 207,822 Words • PDF • 6.8 MB
Uploaded at 2021-09-24 18:06

This document was submitted by our user and they confirm that they have the consent to share it. Assuming that you are writer or own the copyright of this document, report to us by using this DMCA report button.


1

2

3

ESTIMADO LECTOR: El libro que estás por leer llega a ti gracias al trabajo desinteresado de lectores como tú. Gracias a la dedicación de los fans esta traducción ha sido posible, y es por y para los fans. Por esta razón es importante señalar que la traducción diferirá de una hecha por una editorial profesional, y no está demás aclarar que esta traducción no se considera como oficial. Este trabajo se ha realizado sin ánimos de lucro, por lo que queda totalmente prohibida su venta en cualquier plataforma. En caso de que lo hayas comprado, estarías incurriendo en un delito contra el material intelectual y los derechos de autor, en cuyo caso se podrían tomar medidas legales contra el vendedor y el comprador. Las personas involucradas en la elaboración de la presente traducción quedan deslindadas de todo acto malintencionado que se haga con dicho documento. Sin embargo, te instamos a que no subas capturas de pantallas de esta traducción a las redes sociales ni que la subas a Wattpad o cualquier plataforma similar a ésta hasta que la traducción oficial al español haya salido (ya sea en España o en Latinoamérica). Todos los derechos corresponden al autor respectivo de la obra. Como ya se mencionó, este trabajo no beneficia económicamente a nadie, en especial al autor. Por esta razón te incentivamos a apoyarlo comprando el libro original —si te es posible— en cualquiera de sus ediciones, ya sea en formato electrónico o en copia física, y también en español, en caso de que alguna editorial llegue a publicarlo.

4

SINOPSIS Cordelia Carstairs parece tener todo lo que siempre quiso. Está comprometida para casarse con James Herondale, el chico que ha amado desde la infancia. Ella tiene una nueva vida en Londres con su mejor amiga Lucie Herondale y los encantadores amigos de James, los Ladrones Alegres. Está a punto de reunirse con su amado padre. Y ella lleva la espada Cortana, la legendaria espada de héroe. Pero la verdad es mucho más sombría. El matrimonio de James y Cordelia es una mentira, arreglado para salvar la reputación de Cordelia. James está enamorado de la misteriosa Grace Blackthorn, cuyo hermano, Jesse, murió hace años en un terrible accidente. Cortana quema la mano de Cordelia cuando la toca, mientras que su padre se ha vuelto amargado y enojado. Y un asesino en serie apunta a los Cazadores de Sombras de Londres, mata al amparo de la oscuridad y luego desaparece sin dejar rastro. Junto con los Ladrones Alegres, Cordelia, James y Lucie deben seguir el rastro del asesino que empuña un cuchillo por las calles más peligrosas de la ciudad. Todo el tiempo, cada uno guarda un secreto impactante: Lucie, que planea resucitar a Jesse de la muerte; Cordelia, que ha hecho un peligroso juramento de lealtad a un poder misterioso; y James, que cada noche es más arrastrado a la oscura red de su abuelo, el Demonio Mayor Belial. Y que él mismo puede ser el asesino que buscan. —The Last Hours #2

5

STAFF Traducción:

Corrección:

Alec Blackthorn

Amy

Amy

BLACKTH➰RN

BLACKTH➰RN Cami Herondale

Elisa Emma

Elisa

Haze

Emma

Helkha Herondale

Fairchild

♡Herondale♡

Haze

jackytkat Jeivi37 Kavire Lovelace Lyn♥ Roni Turner Vane

Helkha Herondale ♡Herondale♡ jackytkat Jeivi37 Kavire Lilu Lost Carstairs Lovelace Lyn♥ Mr. Lightwood Roni Turner Tati Oh Vane wessa tales

Edición de texto:

Mrs. Carstairs~ Roni Turner Edición de pdf:

Arrocito Edición de epub:

BLACKTH➰RN Roni Turner 6

ÍNDICE Parte Uno ----------------------------------- 9

Londres: Golden Square ----------- 370

Londres: East End ---------------------- 10

Parte Dos-------------------------------- 371

1 La Telaraña Brillante---------------- 12

17 Profeta Del Mal ------------------- 372

2 Todo Lo Que Gira ------------------- 40

18 Mercado De Duendes --------- 398

Grace: 1893–1896 --------------------- 58

19 Tu Propio Palacio ---------------- 420

3 Amargo Y Dulce --------------------- 63

20 Espíritu Ecuánime ---------------- 436

4 Un Buen Nombre -------------------- 84

Grace: 1899-1900 -------------------- 448

5 El Rey Está Muerto ----------------- 106

21 Rastro Del Infierno Propio ----- 452

Londres: 48 De La Calle Curzon - 123

22 Corazón De Hierro --------------- 469

6 Cosas Por Venir --------------------- 124

Grace: 1903 ---------------------------- 486

Grace: 1896 ---------------------------- 139

23 Hilo De Seda ----------------------- 487

7 Pisa Con Cuidado ----------------- 145

24 Él Se Levantará ------------------- 508

Londres: Finch Lane ----------------- 163

25 Arcángel En Ruinas-------------- 526

8 Traer Fuego -------------------------- 165

26 Más Antiguo Que Los Dioses - 551

9 Cicatrices Que Permanecen -- 189

27 Despierta Con Alas-------------- 583

Londres: Shoe Lane ------------------ 209

Grace: 1900 ---------------------------- 599

10 La Tierra Maldita ------------------ 211

28 Ningún Hombre Sabio---------- 600

Grace: 1897 ---------------------------- 237

29 Un Espejo Roto -------------------- 614

11 Coronas, Libras Y Guineas ---- 242

Epílogo----------------------------------- 638

Londres: Mercado Shepherd ----- 268

Notas Del Texto ----------------------- 640

12 Réquiem ----------------------------- 269

Agradecimientos -------------------- 641

Grace: 1899 ---------------------------- 289

Escena Adicinal: Uno Siempre

13 El Viento Invernal ----------------- 292 14 La Fragua En Llamas ------------ 310 15 Paseo Durante El Día ------------ 331 16 La Oscuridad Llega Al Amanecer-------------------------------349

Debe Tener Cuidado Con Los Libros --------------------------------------------- 642 Sobre La Autora ---------------------- 654 También Por Cassandra Clare -- 655 Ciudad Del Fuego Celestial ------ 656

7

Para Rick Riordan. Gracias por dejarme usar el honorable apellido di Angelo.

8

PARTE UNO JUEGUITOS Pronto escucharás de mí, con mis jueguitos divertidos. Guardé algunas de las cosas rojas adecuadas en una botella de cerveza de jengibre durante el último trabajo para escribir con ellas, pero se espesó como pegamento y no puedo usarlas. La tinta roja será suficiente, espero. —Jack el destripador.

9

LONDRES: EAST END Traducido por Ale Blackthorn Corregido por BLACKTH➰RN Editado por Mrs. Carstairs~

Era extraño y novedoso tener un cuerpo humano de nuevo. Sentir el viento revolviendo su cabello y las frías partículas de nieve pegándose a su cara mientras caminaba a lo largo de los adoquines. Balancear sus brazos y medir el nuevo alcance de sus zancadas. Fue justo después del amanecer, y las calles estaban casi desiertas. De vez en cuando veía a un vendedor de frutas ambulante empujando su carro a través de la nevada calle, o a una mujer de limpieza en su chal y delantal apresurándose camino a su penoso trabajo. Mientras bordeaba una pila de nieve, se tropezó y frunció el ceño para sí mismo. Su cuerpo era muy débil. Necesitaba fuerza desesperadamente. No podía continuar sin ella. Una sombra negra pasó frente a él. Un anciano vestido con overol de trabajador, su capucha baja sobre su cabeza, escurriéndose dentro de un callejón fuera de la vía pública. Mientras él miraba, el hombre se sentó en una caja, apoyándose contra la pared de ladrillo. Buscando dentro de su desgastada chaqueta, el hombre sacó una botella de ginebra y la desenroscó. Caminó silenciosamente dentro del callejón. Los muros se alzaban a ambos lados, bloqueando la débil luz del sol. El hombre miró arriba, hacia él, con ojos nublados. —¿Qué quieres? El cuchillo de adamas brilló en la tenue luz. Se hundió en el pecho del hombre una y otra y otra vez. La sangre surgió, un fino rocío de partículas rojas teñía de escarlata la sucia nieve. El asesino se sentó sobre sus talones, respirando. La energía del hombre muerto, la única cosa útil que la criatura mortal tenía para ofrecer, fluía dentro de él a través del cuchillo. Se levantó y sonrió al blanco cielo lechoso. Ahora se estaba sintiendo mejor. Más fuerte.

10

Muy pronto sería lo suficientemente fuerte para enfrentarse a sus verdaderos enemigos. Mientras se volvía para salir del callejón, susurró sus nombres bajo su respiración. James Herondale. Cordelia Carstairs.

11

1 LA TELARAÑA BRILLANTE Traducido por Ale Blackthorn & jackytkat Corregido por ♡Herondale♡ Editado por Mrs. Carstairs~

Inmóvil permanece; joven, mientras el mundo se hace viejo; y, delicadamente contemplativa de sí misma, hace que los hombres contemplen la red brillante que teje, hasta que corazón y cuerpo y vida en ella quedan presos. La rosa y la amapola son sus flores, pues ¿dónde podremos encontrar, oh, Lilith, aquél a quien no engañen tus fragancias, tu sutil beso y tus sueños tan dulces? —La belleza del cuerpo, Dante Gabriel Rossetti (Traducción de Luis López Nieves) Una neblina invernal se había asentado sobre de Londres, alcanzando sus pálidos zarcillos a través de las calles, coronando los edificios en oropel1 opaco. Proyectaba una palidez gris sobre los árboles marchitos mientras Lucie Herondale conducía su carruaje a través del largo y descuidado camino hacia la Mansión Chiswick, su techo elevándose de la niebla como la cima de un pico del Himalaya por encima de las nubes. Con un beso en la nariz y una manta sobre su cuello, dejó a su caballo, Balios, al pie de la escalinata de la entrada y se encaminó a través de los restos del jardín aterrazado. Pasó por las ruinas de las estatuas de Virgilio y Sófocles, ahora cubiertas por largas enredaderas, sus ramas rotas y tendidas sobre la maleza. Otras estatuas estaban parcialmente ocultas por árboles colgantes y setos sin podar, como si fueran devorados por el denso follaje. Lucie se abrió camino a través de una glorieta de rosas derribada y finalmente llegó al viejo cobertizo del jardín. Su techo hacía largo tiempo que había desaparecido; Lucie se sintió un poco como si se hubiese cruzado con el refugio abandonado de un pastor en un páramo. Incluso desde su interior surgía un delgado hilo de humo gris. Si esto fuera La Bella Cordelia, un enojado pero guapo

1

Lámina de latón que asemeja al oro.

12

duque aparecería tambaleándose por el matorral, pero nunca pasa nada como en los libros. Todo lo que podía ver alrededor del cobertizo eran pequeños montones de tierra donde por los últimos cuatro meses, Grace y ella habían enterrado los resultados fallidos de sus experimentos… los desafortunados cuerpos de aves caídas o ratas asesinadas por gatos y ratones que ellas habían intentado revivir una y otra vez. Nada había funcionado aún. Y Grace ni siquiera sabía de todo. Ella seguía sin ser consciente del poder de Lucie para controlar a los muertos. Ella no sabía que Lucie había intentado ordenarles a los pequeños cuerpos que volviesen a la vida, había intentado alcanzar dentro de estos algo que ella pudiese traer al mundo de los vivos. Pero nunca había funcionado. Cualquier parte de ellos que Lucie pudiese haber controlado se había ido con sus muertes. No le había mencionado nada de eso a Grace. Lucie se encogió de hombros filosóficamente y se dirigió al masivo bloque de madera que era la puerta (a veces se preguntaba cuál era el punto de tener una puerta en una estructura que no tenía techo) y golpeó un patrón codificado: uno dos, uno dos. De inmediato oyó a alguien atravesar la habitación y voltear la manija, y la puerta se abrió de golpe. Grace Blackthorn estaba en la entrada, su rostro plano y serio. Incluso con el clima neblinoso, su cabello, suelto sobre sus hombros, brillaba con un destello plateado. —Viniste —dijo ella, sonando más sorprendida que contenta. —Dije que lo haría. —Lucie pasó por delante de Grace. El cobertizo tenía una sola habitación con un piso de tierra compacta, ahora medio congelado. Una mesa había sido empujada contra la pared bajo la espada de la familia Blackthorn, la cual colgaba de ganchos gruesos de hierro. En la mesa, había sido armado un laboratorio provisional: había filas de botellas de vidrio y alambiques2, un mortero, y una docena de tubos de ensayo. Un surtido de paquetes y cajas ocupaban el resto de la mesa, algunos abiertos, otros vacíos y ordenados en una pila.

2

Aparato para destilar.

13

Junto a la mesa, había un fuego que había sido colocado directamente sobre el suelo, la fuente del humo que salía por el inexistente techo. El fuego era inusualmente silencioso, emanando no de troncos de madera sino de montículos de piedras, sus llamas verdosas se elevaban codiciosamente como si estuviera buscando consumir el caldero de hierro que colgaba sobre ellas. El caldero tenía una mezcla negra hirviendo que olía al mismo tiempo a tierra y químicos. Lucie se acercó lentamente, a una segunda y más larga mesa. En esta reposaba un ataúd. A través de su tapa de vidrio podía ver a Jesse, exactamente como se veía la última vez que estuvieron juntos: camisa blanca y suave cabello negro a la altura de la nuca. Sus parpados eran pálidas medias lunas. Ella no se había limitado a pájaros y murciélagos y ratones. También había intentado ordenarle a Jesse que volviera a la vida, aunque solo había podido intentarlo durante cortos periodos de tiempo, cuando Grace había partido a buscar algo y la dejó sola con el cuerpo de Jesse. Le había ido aún peor con eso que con los animales. Jesse no estaba vacío, no como los animales… ella podía sentir algo dentro de él: una vida, una fuerza, un alma. Pero fuera lo que fuese, estaba anclado en el espacio entre la vida y la muerte, y ella no podía sacarlo. Intentarlo, la hacía sentir enferma y débil, como si estuviera haciendo algo malo. —No estaba segura de que vinieses —dijo Grace con nerviosismo—. Llevo esperando desde siempre. ¿Conseguiste el estramonio? Lucie alcanzó de su bolsillo el pequeño paquete. —Fue difícil salir. Y no puedo quedarme mucho tiempo. Voy a ver a Cordelia esta noche. Grace tomó el paquete y lo abrió. —¿Por qué la boda es mañana? ¿Pero eso que tiene que ver contigo?3 Lucie miró a Grace con dureza, pero la otra chica genuinamente parecía no entender. A menudo Grace parecía no entender por qué la gente hacía cosas si la respuesta era «porque así es como los amigos se comportan o es lo que haces por alguien que quieres».

Me siento mal por Grace, la pobre no entiende lo que conlleva una amistad y eso es deprimente. 3

14

—Soy su suggenes4 —respondió—. La llevo al altar, pero también la ayudo y la conforto antes de la ceremonia. Hoy en la noche voy a salir con ella para... Whoosh. Grace había volteado el paquete en el caldero. Un destello de la flama se elevó hacía el techo, y después se volvió humo. Olía como vinagre. —No tienes por qué decirme. Estoy segura de que no le agrado a Cordelia. —No voy a hablar sobre Cordelia contigo —dijo Lucie, tosiendo un poco. —Bueno, a mí tampoco me agradaría yo, si fuera ella —dijo Grace—. Pero no tenemos que hablar sobre nada. No te pedí que vinieras para tener una charla casual. Ella miró hacia el caldero. Niebla y humo chocaron juntos en la pequeña habitación, rodeando a Grace en una aureola nebulosa. Lucie frotó sus manos enguantadas, su corazón latiendo rápidamente mientras Grace empezaba a hablar. —Hic mortui vivunt. Igni ferroque, ex silentio, ex animo. ¡Ex silentio, ex animo! ¡Resurget!5 Mientras Grace entonaba, el mejunje empezó a hervir rápidamente, las llamas empezaron a sisear, alzándose más y más alto, alcanzando el caldero. Un poco de la mezcla se desbordó de un lado del caldero, salpicando el piso. Instintivamente, Lucie retrocedió a la vez que tallos verdes brotaron del piso, creciendo ramas y hojas, brotes como hasta la altura de sus rodillas. —¡Está funcionando! —susurró—. ¡De verdad está funcionando! Un espasmo rápido de deleite paso por la normalmente inexpresiva cara de Grace. Ella empezó a caminar al ataúd, y Jesse… Tan rápido como se alzaron, los brotes se marchitaron y cayeron de los tallos. Era como ver acelerar al tiempo mismo. Lucie vio con impotencia cómo las hojas caían, y los troncos se secaban, crujían y se quebraban bajo su propio peso. Grace se detuvo, congelada, observando las flores muertas que reposaban sobre la tierra. Ella miró hacia el ataúd, pero Jesse no se había movido.

Persona que lleva al novio/a al altar en una boda de Cazadores de Sombras. Del Latín: «Los muertos viven. Por el fuego y con la espada, del silencio de, del corazón. ¡Desde el silencio del corazón! ¡Se levanta!». 4 5

15

Por supuesto que no se había movido. Los hombros de Grace se pusieron rígidos con decepción. —Le voy a pedir a Christopher por muestras más frescas la próxima vez — dijo Lucie—. O por reactivos más fuertes. Debe haber algo que no estamos haciendo bien. Grace fue a revisar el ataúd de su hermano. Puso la palma de su mano sobre el vidrio. Sus labios se movieron, como si estuviera susurrando algo; Lucie no podía decir qué. —El problema no es la calidad de los ingredientes —dijo ella con una fría, y baja voz—. El problema es que estamos dependiendo mucho de la ciencia. Activadores, reactivos, la ciencia esta desgraciadamente limitada cuando tiene que ver con hazañas como la que estamos intentando. —¿Cómo lo sabes? Grace la miró fríamente. —Sé qué piensas que soy estúpida porque nunca tuve ningún tutor —dijo—, pero me las arreglé para leer unos pocos libros cuando estuve en Idris. De hecho, leí casi toda la biblioteca. Lucie tenía que admitir que Grace estaba parcialmente en lo correcto, ella no tenía ni idea de que Grace estaba interesada en leer, o cualquier otra cosa que no fuera torturar hombres y traer a Jesse de entre los muertos. — Si no confiaremos en la ciencia, ¿Cuál es tu idea? —Lo obvio. Magia —dijo Grace como si le estuviera hablando a un niño—. No esto, esto es un juego de niños, hechizos funcionales que obtuvimos de un libro que mi madre ni se molestó en ocultar. —Prácticamente escupió esas palabras con desprecio—. Tenemos que obtener poder del único lugar donde puede ser encontrado. Lucie tragó. —Te refieres a la necromancia. Tomar poder de los muertos y usarlo para practicar magia en los muertos. —Algunos considerarían ese tipo de magia como malvada. Pero yo la llamo necesaria.

16

—Bueno, yo la llamaría malvada —dijo Lucie, incapaz de evitar la frustración en su voz. Grace parecía haber llegado a una decisión sin ella, lo cual definitivamente no era parte del espíritu de colaboración—. Y yo no quiero hacer cosas malvadas. Grace movió su cabeza despectivamente, como si Lucie estuviera haciendo un escándalo sobre nada. —Tenemos que hablar con un nigromante sobre esto. Lucie abrazó sus codos. —¿Un nigromante? Definitivamente no. La Clave lo prohibiría incluso si pudiésemos encontrar uno. —Y hay una razón para eso —respondió Grace bruscamente, recogiendo sus faldas. Parecía lista para salir del cobertizo—. Lo que tenemos que hacer no es totalmente bueno. No… de la forma que la gente piensa sobre la bondad, en ninguna forma. Pero tú ya sabías eso, Lucie, así que para de pretender que eres mucho mejor que yo. —Grace, no. —Lucie se movió para bloquear la puerta—. Yo no quiero eso, y no creo que Jesse hubiese querido eso tampoco. ¿No podríamos hablar con un subterráneo? ¿Alguien en el que La Clave confíe? —La Clave podrá confiar en ellos, pero yo no. —Los ojos de Grace ardieron— . Yo decidí que teníamos que trabajar juntas porque parecía que le agradabas a Jesse. Pero tú has conocido a mi hermano por muy poco tiempo, y nunca cuando estaba vivo. Eres, difícilmente, una experta en él. Yo soy su hermana, y yo lo voy a traer de vuelta, no importa lo que tenga que hacer o cómo lo tenga que hacer. ¿Lo entiendes, Lucie? —Grace respiró profundamente—. Es momento de decidir si te preocupas más de la preciosa santidad de tu propia vida que darle a mi hermano de vuelta la suya.

17

18

* * * Cordelia Carstairs hizo un gesto de dolor cuando Risa ajustó el peine en su lugar. Fijando un amplio rollo de oscuro cabello rojo, cuya sirvienta le había convencido de peinar en un elaborado estilo que le prometió era muy popular. —No tenías por qué hacer todo esto esta noche —protestó Cordelia—. Es solamente una fiesta de trineo. Mi cabello va a ser un desastre no importa cuántas horquillas y peines coloques en él. La mirada reprobatoria de Risa prevaleció. Cordelia asumió, que ella sentía que su trabajo era hacer un esfuerzo con su apariencia para que se viera bien para su prometido. Después de todo, Cordelia se iba a casar con James Herondale, un buen partido bajo cualquier estándar de la sociedad (ya sea de Cazadores de Sombras o mundanos) guapo, rico, con buenos contactos y amable. No tenía sentido decir que no importaba cómo se viera. A James no le importaría si ella se apareciera en un traje de ópera, o totalmente desnuda dada la situación. Pero no ganaba nada intentando explicárselo a Risa. De hecho, era muy arriesgado explicárselo a cualquiera. —Dokhtare zibaye man, tou ayeneh khodet ra negah kon —dijo Risa, sosteniendo un espejo de mano plateado frente a Cordelia. «Mi hermosa hija, mírate en el espejo». —Se ve hermoso, Risa —admitió Cordelia. La peineta de perlas resaltaba sobre su cabello rojo oscuro—. ¿Pero cómo vas a superar este aspecto mañana? Risa solo le guiñó. Al menos alguien esperaba con ansias el día de mañana, pensó Cordelia. Cada vez que ella pensaba en su boda, le daban ganas de saltar por la ventana. Mañana se sentaría por última vez en esta habitación, mientras su madre y Risa enredaban flores de seda en su largo, y grueso cabello. Mañana ella tendría que parecer tan feliz como lo puede estar una novia en un vestido tan elaborado. Mañana, si Cordelia tenía suerte, la mayoría de sus invitados estarían distraídos por su atuendo. La esperanza es lo último que se pierde. Risa golpeó suavemente su hombro. Cordelia se levantó obedientemente, tomando un último suspiro profundo antes de que Risa ajustara los tirantes de su corsé, alzando sus pechos y enderezando su espalda. La naturaleza del corsé,

19

pensó irritada, era hacer a una mujer consciente cada minuto de que su figura era diferente al ideal imposible en la sociedad. —¡Suficiente! —protestó ella mientras el corsé se le enterraba en la piel—. Esperaba comer en la fiesta, ¿sabes? Risa puso los ojos en blancos. Sostuvo un vestido verde de terciopelo y Cordelia se metió en él. Risa guio las largas, y ajustadas mangas sobre sus brazos, ajustando el encaje blanco en las muñecas y el cuello. Después vino el proceso de abotonar cada uno de los pequeños botones que estaban en la espalda del vestido. El ajuste era entallado; sin el corsé Cordelia no hubiese podido usarlo. El anillo Herondale, el signo visible de su compromiso brilló en su mano izquierda mientras levantaba su brazo para que Risa pudiera colocar a Cortana en su espalda. —Debería apresurarme a bajar —dijo Cordelia mientras Risa le pasaba un bolso de mano de seda y manguito6 para calentar sus manos—. James casi nunca llega tarde. Risa asintió rápidamente, lo que para ella era el equivalente a un cálido abrazo de despedida. Era verdad, pensó Cordelia, mientras bajaba rápidamente la escalera. James casi nunca llegaba tarde. Era el deber del prometido el escoltar a la dama a fiestas y cenas, traerle limonada y abanicos, y ser su compañía en los bailes. James interpretó su papel perfectamente. Toda la temporada la había acompañado fielmente a todo tipo de eventos increíblemente aburridos del Enclave, pero fuera de esas ocasiones, apenas lo veía. A veces él se le uniría a ella y al resto de sus amigos en excursiones que eran realmente divertidas: tardes en la Taberna del Diablo, té en casa de Anna, pero incluso ahí parecía distraído y preocupado. Casi no había momentos para hablar sobre su futuro, y Cordelia no estaba segura de qué le iba a decir exactamente si se daba la oportunidad. —¿Layla? Cordelia había llegado a la entrada con azulejos de espadas y estrellas de la casa, y al inicio no vio a nadie ahí. Un momento después se dio cuenta de que su madre, Sona, estaba de pie frente a la ventana delantera, había corrido la cortina con una mano. Su otra mano reposaba en su barriga redonda.

6

Prenda de vestir antigua con forma cilíndrica para proteger las manos del frío.

20

—Sí eres tú —dijo Sona. Cordelia no pudo evitar notar que las ojeras bajo los ojos de su madre parecían haberse oscurecido—. ¿A dónde vas, ahora? —A la fiesta de trineo de los Pounceby en Parliament Hills —respondió Cordelia—. Ellos son terribles, de verdad, pero Alastair va a ir y pensé que yo también podría ir para no pensar en mañana. Los labios de Sona se curvaron en una sonrisa. —Es normal estar nerviosa antes de una boda, Layla joon7. Yo estaba aterrorizada la noche antes de casarme con tu padre. Estuve a punto de escaparme en un tren lechero hacia Constantinopla. Cordelia tomó un corto y agudo suspiro, y la sonrisa de su madre flaqueó. «Oh, cariño», pensó Cordelia. Ya había pasado una semana desde que su padre, Elias Carstairs, había sido liberado de su confinamiento en el Basilias, el hospital de los Cazadores de Sombras en Idris. Había estado ahí varios meses (mucho más tiempo del que esperaban) para curarse de su problema de alcoholismo, un hecho que los otros tres miembros de la familia Carstairs sabían, pero nunca mencionaban. Ellos lo esperaban en casa hace cinco días atrás. Pero no había habido ni una palabra de su parte, aparte de una brusca carta enviada desde Francia. Ninguna promesa de que estaría de vuelta para el día de la boda de Cordelia. Era una situación miserable, y la hacía aún más miserable el hecho de que ni la madre de Cordelia o su hermano, Alastair, estaban dispuestos a discutirlo. Cordelia tomó un profundo suspiro. —Mâmân. Sé que aún esperas que Padre pueda llegar a tiempo para la boda... —No lo espero; lo sé —afirmó Sona—. Sin importar qué lo haya abordado, él no se va a perder la boda de su única hija. Cordelia casi agitó su cabeza del asombro. ¿Cómo podía su madre tener tanta fe? Su padre se había perdido tantos cumpleaños, incluso la primera runa de Cordelia, debido a su «enfermedad». Esa una enfermedad que hizo que a la larga lo arrestaran y lo mandaran al Basilias en Idris. Se suponía que ya estaba curado, pero su ausencia hasta ahora no era muy prometedora.

7

Se usa después de un nombre en el idioma persa, parecido a «querido».

21

Botas retumbaron bajando la escalera, y Alastair apareció en el salón de entrada, su cabello oscuro revuelto. Se veía guapo en un abrigo de invierno, aunque tenía con el ceño fruncido.8 —Alastair —dijo Sona—. ¿También vas a la fiesta de trineo? —No fui invitado. —Eso no es verdad —dijo Cordelia—. ¡Alastair, yo solo iba a ir porque tu ibas a ir! —He decidido que mi invitación tristemente se perdió en el correo —dijo Alastair, agitando la mano de manera despectiva—. Puedo entretenerme yo solo, Madre. Algunos de nosotros tenemos cosas que hacer y no podemos estar tonteando a todas horas. —Honestamente, ustedes dos —los reprendió Sona, sacudiendo la cabeza. Esto le pareció a Cordelia altamente injusto. Ella solo había corregido la mentira de Alastair. Sona puso sus manos en la parte baja de su espalda y suspiró. —Tengo que hablar con Risa sobre mañana. Aún queda mucho por hacer. —Deberías estar descansando —le dijo Alastair, mientras su madre se dirigía por el corredor hacia la cocina. En el momento en que ella desapareció de su campo de visión, se volteó hacia Cordelia, con expresión atormentada—. ¿Estaba esperando a Padre? —inquirió en un susurro—. ¿Todavía? ¿Por qué se atormenta? Cordelia se encogió de hombros sin ganas. —Ella lo ama. Alastair hizo un sonido poco elegante. —¡Chi! Khodah margam bedeh —dijo él, cosa que Cordelia consideraba muy grosera.9 —El amor no siempre tiene sentido —dijo ella, y ante eso, Alastair alejó la mirada rápidamente. Él no había mencionado a Charles en presencia de Cordelia MI HOMBRE APARECIÓ ALASTAIR TE AMO CON LA INTENSIDAD DE MIL SOLES. 9 Es en estos casos donde se debe responder «la tuya por si acaso». 8

22

por algunos meses, y aunque él había recibido cartas con la letra cuidadosa de Charles, Cordelia había encontrado más de una tirada en el cubo de la basura sin abrir. Después de un minuto, Cordelia añadió: —De todas formas, desearía que al menos avisara que está bien… por el bien de Madre. —Él va a volver a su tiempo. En el peor momento, si lo conozco bien. Cordelia acarició la suave lana de cordero de su manguito con un dedo. —¿No quieres que vuelva, Alastair? La mirada de Alastair era opaca. Él había pasado años protegiendo a Cordelia de la verdad, creando excusas para los «episodios de enfermedad» y frecuentes ausencias. Meses atrás, Cordelia había aprendido sobre el costo emocional de las intervenciones de Alastair, las cicatrices invisibles que él se había esforzado tan diligentemente en curar. Parecía que iba a contestarle cuando, afuera de la ventana, el sonido de las pezuñas de caballos hizo eco, el sonido de su paso amortiguado por la nieve que aún caía. La oscura figura de un carruaje paró en el poste de luz frente a la casa. Alastair corrió la cortina hacia un lado y frunció el ceño. —Ese es el carruaje de los Fairchild —destacó—. ¿James ni se molestó en venir a buscarte, así que envió a su parabatai a hacer su trabajo? —Eso no es justo —dijo Cordelia, cortante—. Y tú lo sabes. Alastair dudó. —Supongo. Herondale ha sido bastante responsable. Cordelia miró mientras Matthew Fairchild brincaba suavemente del carruaje. No pudo evitar una súbita sensación de miedo… ¿qué pasaría si James había entrado en pánico y enviado a Matthew para romper las cosas con ella la noche antes de la boda? «No seas ridícula», se dijo a sí misma firmemente. Matthew estaba silbando mientras se dirigía a la entrada. El suelo estaba blanco gracias a la nieve, atrapado bajo las pisadas de botas. Ya había copos de nieve reposando en los hombros del abrigo de piel de Matthew. Cristales brillaron en su cabello rubio, y sus mejillas

23

estaban enrojecidas por el frío. Parecía un ángel pintado por Caravaggio y espolvoreado con nieve. Seguramente no estaría silbando si trajera malas noticias, ¿no? Cordelia abrió la puerta y encontró a Matthew en el escalón delantero, sacudiendo la nieve de sus botas. —Hola, querida —dijo a Cordelia—. He venido para llevarte a una colina, en donde ambos nos lanzaremos hacia abajo en pedazos de madera tambaleante y fuera de control. Cordelia sonrió. —Suena maravilloso. ¿Qué vamos a hacer después de eso? —Incomprensiblemente —dijo Matthew—, volveremos a subir a la cima de la colina para lanzarnos nuevamente. Dicen que es una especie de manía con la nieve. —¿Dónde está James? —interrumpió Alastair—. Tú sabes, que él es quien se supone debería estar aquí. Matthew contempló a Alastair con disgusto. Cordelia sintió un familiar peso en su corazón. Siempre pasaba así, cuando Alastair interactuaba con alguno de los Ladrones Alegres. De repente, hace un par de meses, todos se habían enojado con Alastair, y ella no tenía idea de por qué. Y no se atrevía a preguntar. —James fue llamado a un asunto muy importante. —¿Qué asunto? —dijo Alastair. —No es asunto tuyo —dijo Matthew, claramente satisfecho consigo mismo— . Esa me la dejaste fácil, ¿eh? Los ojos negros de Alastair brillaron. —Será mejor que no metas a mi hermana en problemas, Fairchild —dijo él— . Sé qué clase de amigos tienes.10

QUÉ TE HACEEEES QUÉ TE HACEEEES, BIEN QUE TE GUSTA UNO DE ESOS AMIGOS, TE QUIERES CHAMORREAR A UNO DE ESOS AMIGOS Y LO SABES NO ME VENGAS CON ESTAS COSAS. 10

24

—Alastair, detente —dijo Cordelia—. Ahora, ¿de verdad no vas a ir a la fiesta de los Pounceby o solo estabas provocando a Madre? Y si se trata de la última, ¿quieres acompañarnos a Matthew y a mí en el carruaje? La mirada de Alastair se dirigió a Matthew. —¿Por qué —demandó—, no estas usando un sombrero? —¿Y ocultar este cabello? —Matthew señaló a sus rizos dorados con un ademán ostentoso—. ¿Tú taparías el sol? Alastair tenía la expresión que indicaba que no importara cuánto pusiera los ojos en blanco, nunca sería suficiente. —Yo —respondió—, voy a salir a caminar. Se adentró en la nevada noche sin decir otra palabra, el sonido de sus pisadas al salir amortiguado por la nieve. Cordelia suspiró y comenzó a bajar por el paseo con Matthew. Kensington sur era un cuento de hadas con casas blancas congeladas en hielo reluciente, con el brillo de los postes de luz envolviéndolas en aureolas de niebla suavizada por la nieve. —Siento como que siempre me estoy disculpando por Alastair. La semana pasada hizo al lechero llorar.11 Matthew la subió al asiento del carruaje. —Nunca me pidas perdón por Alastair. Él me proporciona un adversario para afilar mi humor. Matthew se subió a su lado y cerró la pesada puerta. El interior del carruaje forrado de seda era acogedor debido a los suaves cojines y cortinas de terciopelo sobre las ventanas. Cordelia se sentó en la banca, la manga del abrigo de Matthew rozando su brazo de manera reconfortante. —Siento que no te he visto en un siglo, Matthew —dijo, feliz de cambiar el tema—. ¿Escuché que tu madre volvió de Idris? ¿Y Charles de París? —Como Cónsul, la madre de Matthew, Charlotte, estaba frecuentemente lejos de Londres. Su hijo Charles, el hermano de Matthew, había tomado una posición junior en el

11

Ay yo quiero ver eso JAJAJAJA

25

Instituto de París, donde se estaba formando en política: todo el mundo sabía que Charles esperaba ser el próximo Cónsul algún día. Matthew pasó sus dedos entre su cabello, quitando los cristales de hielo. —Tú conoces a Madre, el minuto en el que se baja de su carruaje tiene que salir y correr de nuevo. Y, por supuesto, Charles no pierde tiempo en venir a visitarla. Recordándole al Instituto de París qué tan cercano era al Cónsul, qué tanto dependía ella de sus consejos. Pontificando sobre Padre y Martin Wentworth. Cuando me fui, había interrumpido su juego de ajedrez para intentar meterlos en una discusión de política sobre los subterráneos en Francia. Wentworth parecía un poco desesperado, la verdad, probablemente esperaba que Christopher causara otra explosión en el laboratorio para que así pudiera escapar. —¿Otra explosión? Matthew sonrió. —Kit casi le voló las cejas a Thomas con el ultimo experimento. Dice que está cerca de hacer explotar pólvora incluso en la presencia de runas, pero a Thomas ya no le quedan cejas para donar a la ciencia.12 Cordelia intentó pensar en algo para decir sobre las cejas de Thomas, pero no se le ocurrió nada. —Muy bien —dijo ella, abrazándose a sí misma—. Me rindo. ¿Dónde está James? ¿Se acobardó y huyó a Francia? ¿Se cancela la boda? Matthew sacó una petaca plateada de su abrigo y tomó un sorbo antes de responder. ¿Estaba haciendo tiempo para sí mismo? Se veía un poco preocupado, pensó Cordelia, aunque la ansiedad y Matthew son cosas que raramente iban juntas. —Eso es mi culpa, me temo —admitió el—. Bueno, para ser justos, del resto de los Ladrones Alegres y yo. A último minuto, decidimos que no podíamos dejar a James dar el sí sin haberle hecho una fiesta, y es mi trabajo que no sepas nada de los escandalosos procedimientos.

Pobre de mi niño, andar por ahí en la calle sin cejas y seguramente sin que se le haya ocurrido dibujárselas. 12

26

El alivio inundó a Cordelia. James no la estaba abandonado. Por supuesto que no. Él nunca lo haría. Era James. Ella enderezó sus hombros. —Ahora que ya me dijiste que los procedimientos serán escandalosos, ¿eso no significa que fallaste en tu misión? —¡Para nada! —Matthew tomó otro trago de la petaca antes de volver a ponerla en su bolsillo—. Solo te dije que James va a pasar la víspera de su boda con sus amigos. Por todo lo que sabes, podrían estar tomando té y estudiando la historia de las hadas en Bavaria. Tengo que asegurarme de que no te enteres de lo contrario. Cordelia no pudo evitar sonreír. —¿Y cómo se supone que harás eso? —Escoltándote a tus propios procedimientos escandalosos, obviamente. ¿De verdad creías que íbamos a ir a la fiesta de los Pounceby? Cordelia movió la cortina de la ventana del carruaje y miró la noche. En lugar de las calles bordeadas de árboles de Kensington, cubiertas en nieve invernal, habían llegado a la periferia de West End. Las calles eran angostas y llenas de niebla, la gente se arremolinaba, hablando en una docena de lenguas, calentando sus manos en fuego sobre tambores de aceite. —¿Soho? —dijo ella de manera curiosa—. ¿Qué… el Hell Ruelle? Matthew alzó una ceja. —¿Dónde más? —El Hell Ruelle era club y salón de noche de subterráneos, abría un par de noche a la semana en un edificio aparentemente indescriptible en la calle Berwick. Cordelia había entrado dos veces, meses atrás. Cada visita había sido memorable. Dejó caer la cortina y se volteó hacia Matthew, quien la miraba atentamente. Fingió sofocar un bostezo. —¿De verdad, el Ruelle otra vez? He estado aquí tan seguido que podría ser club de bridge de las chicas. Seguramente conoces un lugar más escandaloso, ¿no? Matthew sonrió.

27

—¿Me estás pidiendo que te lleve a la posada del Licántropo Rasurado? Cordelia lo golpeó con su maguito. —Ese no es un lugar real. Me niego a creerlo. —Créeme cuando te digo que hay pocos lugares más escandalosos que el Ruelle, y ninguno al que pueda llevarte sin que James me odie —dijo Matthew— . Corromper a la prometida de su parabatai no se considera muy justo. La risa abandonó a Cordelia; de repente se sintió muy cansada. —Oh, Matthew, sabes que es una boda falsa —dijo ella—. No importa lo que haga. A James no le importa. Matthew pareció dudar. Cordelia había roto la farsa, y él había quedado claramente atónito. Aunque nunca se quedaba callado por mucho tiempo. —A él sí le importa —dijo él, mientras el carruaje daba la vuelta en la calle Berwick—. Tal vez no, en la forma que todos se imaginan. Pero no creo que sea difícil estar casada con James, y será solo por un año, ¿no es así? Cordelia cerró los ojos. Ese era el acuerdo que había hecho con James: un año de matrimonio, para salvar la reputación de los dos. Después ella pediría el divorcio. Se separarían amigablemente y seguirían siendo amigos. —Sí —dijo ella—. Solo por un año. El carruaje llegó a una parada, justo debajo de un farol, cuya luz amarilla iluminaba el rostro de Matthew. Cordelia sintió un pequeño pinchazo en su corazón. Matthew sabía tanto de la verdad como los demás, incluso tanto como James, pero había algo en sus ojos, algo que la aterró por un momento, que él sospechara de la última pieza del rompecabezas, la pieza que ella había escondido de todos menos de sí misma. No podría soportar ser compadecida. No podía soportar que alguien supiera qué tan desesperadamente amaba a James y cómo deseaba que este matrimonio fuera real. Matthew abrió la puerta del carruaje, revelando el pavimento de la calle Berwick, brillante con nieve derretida. Él saltó, y después de una rápida conversación con el conductor, ayudó a Cordelia a bajar del carruaje.

28

Al Hell Ruelle se llegaba por un angosto callejón del Tyler’s Court. Matthew tomó el brazo de Cordelia y lo colocó en el suyo, y juntos se abrieron paso por las sombras. —Se me ocurre —dijo—, que, aunque nosotros tal vez sepamos la verdad, el resto del Enclave no. Recuerda lo malditos que eran cuando llegaste por primera vez a Londres… y ahora, en lo que le concierne al grupo de presumidos, tú te estas casando con uno de los solteros más codiciados del país. Mira a Rosamund Wentworth. Ella se fue y se comprometió con Thoby Baybrook solo para probar que no eras la única que se estaba casando. —¿De verdad? —Cordelia estaba sumamente entretenida; nunca se le había ocurrido que ella tuviese algo que ver con el repentino anuncio de compromiso de Rosamund—. Pero asumo que ese es un matrimonio por amor. —Solo digo que el momento es lo que genera dudas, eso es todo. —Matthew alzó una mano con ligereza—. Mi único punto es, que podrías regocijarte en ser la envidia de todo Londres. Todo aquel que fue malo contigo cuando llegaste… todo aquel que te tuvo en menos por tu padre, o propagaba rumores, todos ellos se están muriendo de envidia, deseando ser tu. Disfrútalo. Cordelia soltó una risita. —Tú siempre encuentras la solución más decadente a cada problema. —Creo que el hedonismo puede ser una perspectiva valiosa que siempre debería ser considerada. —Habían llegado a la entrada del Hell Ruelle y pasaron por una puerta privada hacia un angosto pasillo lleno de pesados tapices. El corredor parecía decorado para navidad (aunque la festividad aún estaba lejos por algunas semanas); los tapices estaban adornados con ramas verdes enrolladas con rosas blancas y amapolas rojas. Se abrieron paso por un laberinto de pequeños salones hacía el salón principal en forma octagonal del Ruelle. Había sido redecorado; brillantes árboles, sus ramas y troncos desnudos pintados de blanco, ordenados en intervalos, y adornados con oscuras coronas y globos de vidrio rojos colgantes. Un brillante mural retrataba la escena en un bosque: un glaciar bordeado por un bosquecillo de piñones coronados de nieve, búhos asomándose por las sombras entre los árboles. Una mujer de cabello negro con el cuerpo de una serpiente enroscada en un árbol fulminado por un rayo; sus escamas brillaban con pintura dorada. Al frente de la habitación, Malcolm Fade, el Gran Brujo de Londres de ojos morados, parecía estar liderando a un grupo de hadas en una compleja danza.

29

El piso estaba apilado con montones de lo que parecía ser nieve, pero examinándolo más de cerca era papel blanco cortado delicadamente, pateado en montículos gracias a los subterráneos bailando. No todos estaban bailando, por supuesto: mucho de los invitados del salón estaban reunidos en pequeñas mesas circulares, sus manos envolviendo tazas de cobre llenas de vino caliente. Cerca, un hombre lobo y un hada estaban sentados juntos, discutiendo sobre el estatuto irlandés. Cordelia siempre se había maravillado por la mezcla de subterráneos que venían al Hell Ruelle; enemistades del mundo exterior entre vampiros y hombres lobos, o entre distintas cortes de hadas, parecía quedar en pausa en nombre del arte y la poesía. Ella podía entender por qué le gustaba tanto a Matthew. —Bueno, bueno, mi Cazadora de Sombras favorita —dijo una voz familiar arrastrando las palabras. Girándose, Cordelia reconoció a Claude Kellington, un joven hombre lobo músico que supervisaba todo el entretenimiento en el Ruelle. Estaba sentado en una mesa con un hada con largo cabello azul verdoso; quien miraba con curiosidad a Cordelia—. Veo que trajiste a Fairchild —añadió Kellington—. Convéncelo de ser más divertido, ¿puedes? Nunca baila. —Claude, soy crucial para tu entretenimiento —dijo Matthew—. Soy ese algo irremplazable, que pone ansiosa a la audiencia. —Bueno, pues tráeme más artistas como esta —dijo Kellington, apuntando a Cordelia—. Si es que encuentras alguna otra. Cordelia no pudo evitar recordar la actuación que tanto había impresionado a Kellington. Ella había bailado en el escenario del Ruelle, tan escandalosamente que hasta se sorprendió ella misma. Trató de no sonrojarse, sino más bien un tipo de chica sofisticada preparada para bailar como Salome a la primera señal. Ella señaló hacia las ramas decoradas. —Entonces, ¿celebran navidad en el Hell Ruelle? —No exactamente. —Cordelia volteó para ver a Hypatia Vex, la patrona del Hell Ruelle. Aunque el dueño del local era Malcolm Fade, las invitaciones estaban a cargo de Hypatia; cualquiera que no fuera aprobado por ella nunca lograría pasar por la puerta de entrada. Vestía un brillante traje rojo, y una peonia bañada en oro enredada en su cabello oscuro—. El Ruelle no celebra navidad. Quienes vienen pueden hacer lo que quieran en sus casas, por supuesto, pero acá en diciembre el Ruelle más bien homenajea a su patrón con el Festum Lamia.

30

—¿Su patrón? ¿Te refieres a… ti? Había una pizca de diversión en los distintivos ojos con pupilas como estrellas de Hypatia. —Su patrón cósmico. Nuestra ancestro, llamada por algunos la madre de los brujos, por otros la Madre de los Demonios. —Ah —dijo Matthew—. Lilith. Ahora que lo mencionas, la decoración sí tiene más búhos de los usual. —El búho es uno de sus símbolos —dijo Hypatia, deslizando su mano por la parte de atrás del cabello de Kellington—. En los primeros días de la tierra, Dios le hizo a Adán una esposa. Su nombre era Lilith, y ella no se iba a someter a los deseos de Adán, así que fue expulsada del jardín del Edén. Se emparejó con el demonio Sammael, y con él engendró muchos niños demonios, cuyos retoños serían los primeros brujos. Esto enojó al Cielo, y tres ángeles vengativos: Sanvi, Sansanvi, y Semangelaf, fueron enviados para castigar a Lilith. Fue esterilizada por los ángeles, desterrada del reino de Edom, un páramo de criaturas de la noche y tecolotes13, donde aún reside. Pero a veces, ofrece una mano para ayudar a los brujos que sean fieles a su causa. Gran parte de la historia le era familiar a Cordelia, aunque en las leyendas de los Cazadores de Sombras, los tres ángeles eran héroes y protectores. Ocho días después de que naciera un niño Cazador de Sombras, se lleva a cabo un ritual: los nombres Sanvi, Sansanvi, y Semangelaf, se entonan como hechizos, puestos sobre el niño por los Hermanos Silenciosos y las Hermanas de Hierro. Era una forma de proteger el alma del niño, convirtiéndolos en una caja fuerte contra cualquier poder o influencia demoníaca, le había explicado Sona a Cordelia una vez. Probablemente mejor no mencionar eso ahora, pensó ella. —Matthew me prometió escandalo —dijo—, pero sospecho que La Clave desaprueba que los Cazadores de Sombras asistan a fiestas de cumpleaños de demonios conocidos. —No es su cumpleaños —respondió Hypatia—. Simplemente un día de celebración. Creemos que es el día en que ella abandonó el Jardín del Edén.

13

Tipo de ave nocturna.

31

—Las bolas de navidad colgando de los árboles —dijo Cordelia percatándose—. Son manzanas. El fruto prohibido. —Las delicias del Hell Ruelle —dijo Hypatia, sonriendo—, el consumo de lo que está prohibido. Creemos que lo tabú lo hace más delicioso. Matthew se encogió de hombros. —No sé por qué le importaría a La Clave. No creo que tengamos que celebrar a Lilith, o algo por el estilo. Son solo decoraciones. Hypatia parecía fascinada. —Por supuesto. Nada más. Lo que me recuerda… Ella miró significativamente al hada que acompañaba Kellington, quien se levantó y ofreció a Hypatia su asiento. Hypatia lo tomó sin dudar, extendiendo sus faldas a su alrededor. El hada se sumergió entre la gente mientras Hypatia continuaba. —Mi Pyxis ha estado desaparecida desde la última noche que estuviste aquí, Señorita Carstairs. Matthew también estuvo aquí, si mal no recuerdo. ¿Me pregunto si inadvertidamente se las ofrecí como regalo? «Oh no». Cordelia pensó en la Pyxis que se habían robado meses atrás: había explotado durante una batalla con un demonio Madikhor. Ella miró a Matthew. Él se encogió de hombros y agarró una copa de vino especiado de la bandeja de un mesero hada. Cordelia aclaró su garganta. —Creo que, de hecho, sí lo hiciste. Creo que me deseaste la mejor de las suertes en mi futuro. —No solo fue un regalo muy considerado —añadió Matthew—, sino que fue muy útil para salvar la ciudad de Londres de la destrucción. —Sí —concordó Cordelia—. Fundamental. Una ayuda absolutamente necesaria para prevenir un completo desastre. —Sr. Fairchild, usted es una mala influencia para la srta. Carstairs. Esta empezando a desarrollar una preocupante cantidad de descaro. —Hypatia se volteó hacia Cordelia, sus ojos estrellados ilegibles—. Debo decir, que estoy un poco sorprendida de verlos esta noche. Yo hubiese pensado que una novia

32

Cazadora de Sombras hubiese preferido pasar la tarde antes de sus nupcias afilando sus espadas, o decapitando maniquíes rellenos. Cordelia empezó a preguntarse por qué Matthew la había traído al Ruelle. Nadie quería pasar la noche antes de su boda siendo arrinconado por brujos arrogantes, sin importar qué tan interesantemente decorados estuvieran los alrededores. —No soy una novia Cazadora de Sombras ordinaria —añadió cortante. Hypatia solo sonrió. —Como tú digas —replicó ella—. Creo que hay algunos invitados aquí que han estado esperándote. Cordelia ojeó la habitación, y para su sorpresa, vio dos figuras familiares sentadas en una mesa. Anna Lightwood, hermosa como siempre en una ajustada levita14 y polainas azules, y Lucie Herondale, viéndose pulcra y linda en un vestido color mármol con cuentas azules, saludándola enérgicamente. —¿Tú las invitaste? —le preguntó a Matthew, quien había sacado su petaca nuevamente. La llevó hacia su boca, e hizo una mueca cuando la encontró vacía, y volvió a guardarla en su bolsillo. Sus ojos estaban brillantes. —Lo hice —respondió—. No puedo quedarme, debo dirigirme a la fiesta de James, pero me quería asegurar de que estuvieras bien acompañada. Tienen la instrucción de bailar y beber toda la noche contigo. Disfrútalo. —Gracias. —Cordelia se inclinó para besar a Matthew en la mejilla (olía a clavos de olor y coñac) pero en el último instante, movió su rostro, y el beso rozó sus labios.15 Se alejó rápidamente y vio a Kellington e Hypatia ambos mirándola con ojos afilados. —Antes de que te vayas, Fairchild, veo que tu petaca está vacía —señaló Kellington—. Ven conmigo al bar; voy a hacer que te la rellenen con lo que tú quieras. Estaba mirando a Matthew con una expresión curiosa, un poco como Cordelia recordaba que la miraba a ella después de su baile. Un tipo de mirada hambrienta.

14 15

Tipo de abrigo ajustado, parecido a un vestido Procede fangirlear por el Fairstairs

33

—Nunca he sido de los que rechazan la oferta de «lo que tú quieras» — respondió Matthew, permitiéndose a sí mismo ser secuestrado por Kellington. Cordelia pensó en llamarlo, pero decidió no hacerlo, y, de todas formas, Anna le estaba haciendo un gesto para unírseles en la mesa. Ella se despidió de Hypatia e iba a mitad de camino por la habitación cuando algo le llamó la atención en las sombras: dos figuras masculinas, sentadas cerca. Se dio cuenta de golpe que eran Matthew y Kellington. Matthew estaba apoyado contra la pared, Kellington (el más alto de los dos) estaba inclinado sobre él. La mano de Kellington se alzó para cubrir la nuca de Matthew, sus dedos en el cabello suave de Matthew. Cordelia vio a Matthew sacudir su cabeza justo en el momento en el que más bailarines se unieron a la multitud en la pista de baile, ocultando su visión; cuando pasaron, vio que Matthew se había ido y Kellington, pareciendo atormentado, caminó a través de la habitación hacia Hypatia. Se preguntaba por qué se había sentido tan sorprendida: no era una nuevo para ella que a Matthew le gustaban tanto hombres como mujeres, y Matthew estaba soltero: podía tomar sus propias decisiones. Pero, de todas formas, la vibra de Kellington la perturbaba. Solo esperaba que Matthew fuera cuidadoso… Alguien apoyó una mano en su brazo. Se volteó para ver a una mujer parada frente a ella, el hada que había estado sentada junto a Kellington. Llevaba un vestido de terciopelo esmeralda, y alrededor de su garganta un collar de brillantes piedras azules. —Perdona la intromisión —dijo sin respiración, como nerviosa—. ¿Tú eres… la chica que bailó para nosotros hace algunos meses? —Lo soy —dijo Cordelia cuidadosamente. —Pensé que te reconocería —dijo el hada. Tenía un rostro pálido y decidido—. Admiro tus habilidades. Y la espada, por supuesto. ¿Estoy en lo correcto si pienso que la cuchilla que portas es la misma Cortana? —Susurró la última parte, como si solo decir su nombre requiriera coraje. —Oh, no —dijo Cordelia—. Es una falsificación. Solo una copia muy bien fabricada. El hada la miró por un momento, y luego estalló en risas.

34

—¡Oh, genial! —dijo ella—. A veces olvido que los mortales bromean, es un tipo de mentira, ¿no es así?, pero tratas de ser graciosa. Aunque, cualquier hada de verdad reconocería el trabajo de Wayland el Herrero. —Miró la espada con admiración—. Si se me permite decirlo, Wayland es el mejor herrero vivo en las Islas británicas. Eso hizo que Cordelia se quedara pasmada. —¿Vivo? —repitió—. ¿Estás diciendo que Wayland el Herrero sigue vivo? —¿Qué? ¡Por supuesto! —dijo el hada, aplaudiendo, y Cordelia se preguntó si en realidad ella estaba a punto de revelar que Wayland el Herrero era de hecho el duende borracho de la esquina con la lámpara sobre su cabeza. Pero solo añadió—: Nada de lo que ha hecho ha llegado a manos humanas en muchos siglos, pero se dice que el aún opera su forja, bajo una carretilla en Berkshire Downs. —No me digas —dijo Cordelia, tratando de llamar la atención de Anna para que la rescatase—. Qué interesante. —Si tienes interés en conocer al fabricante de Cortana, yo podría llevarte. Más allá del gran caballo blanco y bajo la colina. Por una moneda y la promesa de… —No —dijo Cordelia firmemente. Ella podría ser tan ingenua como la clientela del Ruelle creía que era, pero incluso ella sabía la respuesta correcta a un hada intentando hacer un trato: alejarse—. Disfruta la fiesta —añadió—, me tengo que ir. Mientras ella se volteaba, la mujer dijo, en voz baja: —No necesitas casarte con un hombre que no te ama, ¿sabes?16 Cordelia se paralizó. Miró sobre su hombro; el hada la miraba, toda la añoranza desaparecida de su expresión. Ahora era apretada, afilada y observadora. —Hay otros caminos —dijo la mujer—. Yo puedo ayudar. Cordelia escondió su rostro.

16

Kien sos.

35

—Mis amigas me están esperando —dijo, y se alejó, su corazón martilleando. Se hundió en la silla frente Lucie y Anna. Ellas la recibieron con vítores, pero su mente estaba kilómetros más allá. «Un hombre que no te ama». ¿Cómo podía saberlo el hada? —¡Daisy! —dijo Anna—. Presta atención. Estamos haciendo un escándalo por ti. —Ella estaba bebiendo champaña de una copa blanca aflautada, y con un movimiento de sus dedos una segunda apareció, y se la dio a Cordelia. —¡Hurra! —gritó Lucie con deleite, antes de volver a ignorar su sidra y amigos completamente, alternando entre escribir en una libreta y mirar a la distancia. —¿La luz de la inspiración te golpeó, linda? —preguntó Cordelia. Su corazón empezó a desacelerar. Las hadas estaban llenas de sinsentidos, se dijo a sí misma firmemente. Debió haber escuchado a Hypatia hablando con Cordelia sobre su boda y decidió jugar con las inseguridades de cualquier novia. ¿A quién no le preocupaba que el hombre con el que se va a casar no la ame? En el caso de Cordelia podía ser verdad, pero a cualquiera le preocuparía, y las hadas cazaban entre los miedos de los mortales. No significaba nada, solo un esfuerzo para obtener de Cordelia lo que ella le había pedido: una moneda y una promesa. Lucia agitó una mano manchada de tinta para obtener su atención. —Hay tanto material aquí —dijo—. ¿Viste a Malcolm Fade por ahí? Adoro su abrigo. Oh, he decidido que en lugar de ser un galante oficial naval, Lord Kincaid debería ser un artista cuyo trabajo fue prohibido en Londres, así que voló a París, donde convierte a la hermosa Cordelia en su musa y es bienvenido en los mejores salones… —¿Qué le pasó al Duque de Blankshire? —dijo Cordelia—. Pensé que Cordelia ficticia estaba a punto de convertirse en una duquesa. —Se murió —dijo Lucie, lamiendo un poco de tinta de su dedo. Cerca de su cuello, una cadena bañada en oro brillaba. Había estado usando el mismo sencillo medallón dorado por varios meses; cuando Cordelia le pregunto por él, Lucie había dicho que era una vieja reliquia de la familia para la buena suerte. Cordelia aun podía recordar su presencia, un destello dorado en la oscuridad, la noche en la que James casi murió por el veneno demoniaco en el cementerio Highgate. Ella no recordaba haber visto a Lucie usar el collar antes de eso. Suponía que podría haber presionado a Lucie sobre ello, pero sabía que ella también guardaba sus

36

propios secretos de su futura parabatai, así que difícilmente podía demandar saber todos los de Lucie, en especial en algo tan pequeño como un medallón. —Esto suena como una novela trágica —dijo Anna, admirando la forma en que su champaña reflejaba la luz. —Oh, no lo es —dijo Lucie—. No quería que la Cordelia ficticia estuviera atada a un solo hombre. Quería que tuviera aventuras. —No es el tipo de sentimiento que uno esperaría en la víspera de una boda — dijo Anna—, pero lo aplaudo de todas formas. Aunque uno espera que sigas teniendo aventuras incluso después de haberte casado, Daisy. —Sus ojos azules brillaron mientras alzaba su copa en un brindis. Lucie alzó su tazón. —¡Por el fin de la libertad! Y ¡el inicio de un disfrutable cautiverio! —Sinsentido —dijo Anna—. La boda de una mujer es el inicio de su liberación, Lucie. —Y ¿cómo es eso? —preguntó Cordelia. —Una chica sin esposo —dijo Anna—, es percibida por la sociedad como en un estado temporal de «no casada», y con la esperanza de casarse en cualquier momento. Una mujer casada, por otro lado, puede coquetear con quien ella quiera, sin dañar su reputación. Puede viajar libremente. Desde y hacia mi piso, por ejemplo. Los ojos de Lucie se agrandaron. —¿Estás diciendo que algunos de tus amoríos han sido con mujeres que ya están casadas? —Estoy diciendo que se da más a menudo —dijo Anna—. El caso es simple, una mujer casada está en una posición más libre de hacer lo que le plazca. Una chica soltera apenas y puede dejar la casa sin acompañantes. Una mujer casada puede ir de compras, a sermones, verse con amigos, tiene una docena de excusas para estar lejos de casa mientras este usando un sombrero que le quede bien. Cordelia soltó una risita. Anna y Lucie siempre podían animarla. —Y a ti te gustan las damas con sombreros que les sientan bien.

37

Anna alzó un dedo analizador. —Una chica que puede escoger un sombrero que de verdad le quede bien es muy probable que haya prestado atención a cada capa de su conjunto. —Que observación tan sabia —dijo Lucie—. ¿Te importa si la pongo en mi novela? Es el tipo de cosa que Lord Kincaid diría. —Haz lo que quieras, urraca —dijo Anna—, ya te has robado la mitad de mis mejores líneas. —Su mirada recorrió la habitación—. ¿Viste a Matthew con Kellington? Espero que eso no empiece otra vez. —¿Qué pasó con Kellington? —preguntó Lucie. —Medio rompió el corazón de Matthew, hace un año más o menos — respondió Anna—. Matthew tiene el hábito de conseguir que le rompan el corazón. Parece que prefiere un amor sin esperanzas. —¿Lo hace? —Lucie estaba tomando notas en su libreta de nuevo—. Oh, cariño —Saludos, agradables damas —dijo un joven alto con piel blanca como un muerto y cabello castaño ondulado, apareciendo en su mesa como por arte de magia—. ¿Cuál de ustedes, deslumbrantes bellezas, ansía bailar conmigo primero? Lucie dio un brinco. —Yo bailaré contigo —dijo—. ¿Eres un vampiro, no es así? —Eh… ¿sí? —Excelente. Bailaremos, y tú vas a decirme todo acerca del vampirismo. ¿Acosas a hermosas mujeres por las calles de la ciudad con la esperanza de robar un sorbo de su refinada sangre? ¿Lloras porque tu alma está condenada? Los ojos oscuros del joven miraban para todos lados, preocupado. —Yo de verdad solo quería un vals —dijo él, pero Lucie ya lo había agarrado y arrastrado hacia la pista. La música subió de volumen en una oleada, y Cordelia chocó copas con Anna, ambas riéndose.

38

—Pobre Edwin —dijo Anna, mirando a los bailarines—. En sus mejores días tiene una tendencia nerviosa. Ahora, Cordelia, por favor dime cada detalle de tus planes para la boda, y yo nos conseguiré más champaña fresca.

39

2 TODO LO QUE GIRA Traducido por ♡Herondale♡ Corregido por Roni Turner Editado por Mrs. Carstairs~

Y si alguna vez, sobre las gradas de un palacio, sobre la hierba verde de un foso, en la soledad melancólica de vuestra alcoba, os despertáis, la embriaguez ya atenuada o desaparecida, pedid al viento, a la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj y a todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que rueda, a todo lo que canta, a todo lo que habla, preguntadle qué hora es; y el viento, la ola, la estrella, el pájaro y el reloj os responderán: «¡Es la hora de embriagarse! Para no ser los esclavos martirizados del Tiempo, embriagaos, ¡Embriagaos sin cesar! De vino, de poesía o de virtud, a vuestra guisa». —Embriagaos, Charles Baudelaire (Traducción de Margarita Michelena) —¡Mira detrás de ti! —gritó Cristopher alarmado. James se escabulló apresuradamente del camino. Dos hombres lobo pasaron junto a ellos, enfrascados en una pelea de borrachos, y cayeron al suelo. Thomas alzó un vaso sobre su cabeza para mantenerlo a salvo de los empujones de la multitud. James no había estado seguro de que la Taberna del Diablo fuera el lugar adecuado para esa fiesta, dado que de todas formas ya pasaba varios días a la semana ahí, pero Matthew había insistido, insinuando que había planeado algo especial. James dio una mirada al caos y dejó salir un suspiro. —Imaginaba que la noche sería más tranquila. Las cosas no habían estado tan tumultuosas cuando recién llegaron. La Taberna estaba haciendo su habitual animada y amistosa noche de negocios, y James habría estado contento con escurrirse escaleras arriba a sus habitaciones privadas, como habían hecho tantas otras veces, y simplemente relajarse con sus viejos amigos. En cambio, Matthew se había subido inmediatamente a una silla, reclamando la atención de todo el bar chocando su estela contra un candelabro de metal y gritando:

40

—¡Amigos! Esta noche mi parabatai, James Jeremiah Jehoshaphat Herondale, ¡celebra su última noche como soltero! El bar entero había vitoreado y aplaudido. James había sacudido una mano para agradecer y había despachado a todos los que le deseaban lo mejor, pero parecía que siempre había más. Subterráneos de todo tipo se acercaban a estrechar su mano y darle golpecitos en la espalda, deseándole felicidad. Para su sorpresa, James se dio cuenta de que conocía a casi todos los presentes… que, de hecho, conocía a la mayoría, desde que era un niño, y que estos lo habían visto crecer. Estaba Nisha, la «vampiresa más vieja de la parte más vieja de la ciudad» como se refería a ella misma siempre. Estaba Sid y Sid, los dos hombres lobos que siempre discutían cuál de ellos debía ser llamado «Sid» y cuál debía ser llamado «Sidney». El extraño grupo de trasgos que siempre hablaban entre ellos, nunca con nadie más, pero que regularmente mandaban bebidas gratis a otros clientes, aparentemente al azar. Ellos rodearon a James y le pidieron que se terminara el whiskey que traía en la mano, para que así pudiera beber el whiskey que le habían traído. James estaba sinceramente conmovido por el despliegue de sentimientos, pero solo lo hizo sentir más inquieto sobre la naturaleza de su boda. «Todo terminará en un año —pensó—. Si supieran eso, no estarían celebrando». Matthew había desaparecido escaleras arriba tan pronto dio su discurso y dejó al resto rodeados por los ruidosos juerguistas poniéndose cada vez más borrachos en honor a James, hasta, por supuesto, el inevitable momento en el que Sid le lanzó un golpe a Sid y un rugido a partes iguales entre aprobación y burla brotó de la multitud. Thomas, con el ceño fruncido, usó su ancha espalda y considerables músculos para llevarlos a los tres a una esquina menos concurrida. —Salud, Thomas —dijo Christopher. Su cabello marrón estaba rizado, sus anteojos empujados a la mitad de su cabeza—. El espectáculo especial de Matthew debería estar empezando… —Volteó esperanzado hacia las escaleras— . En cualquier momento. —Cuando Matthew planea algo especial, normalmente es encantadoramente terrible o terriblemente encantador —dijo James—. ¿Alguno quiere apostar a cuál de los dos será esta vez?

41

Christopher sonrió un poco. —Una cosa de sorprendente belleza, según Matthew. —Eso podría ser cualquier cosa —dijo James, observando a Polly la camarera caminar entre la trifulca para separar a los Sid, mientras Pickles, el caballo acuático, anotaba las apuestas sobre quién sería el ganador. Thomas descruzó los brazos y dijo: —Es una sirena. —¿Una qué? —inquirió James. —Una sirena —repitió Thomas—. Representando una clase de… baile seductor de sirenas. —Un amigo suyo de la clase marginal, ya sabes —dijo Christopher, que parecía contento de conocer el concepto «clase marginal». Ciertamente, las frecuentes citas de Matthew a poetas y cortesanas estaban muy lejos de los tubos de ensayo y tinturas de Christopher, o de la extensa librería y rígido entrenamiento de Thomas. De cualquier forma, los dos parecían aliviados de haber revelado el secreto. —¿Qué va a hacer? —preguntó James—. Y… ¿dónde va a hacerlo? —En un gran tanque con agua, espero —dijo Christopher. —En cuanto a lo que hará —añadió Thomas—, me imagino algo bohemio con campanas, castañuelas y listones. —¿Pero los listones no se mojarán? —Christopher parecía consternado. —Será una experiencia que nunca olvidaremos —continuó Thomas—. Sobrecogedora belleza y eso. O eso dijo Matthew. Sin darse cuenta, James se encontró pensando en el brazalete de plata de su muñeca, recorriendo distraído su superficie con los dedos. Después de tanto tiempo, apenas notaba su presencia, Grace Blackthorn se lo había confiado cuando tenía tan solo catorce años. Pero al aproximarse la boda, James había tratado de no pensar tanto en Grace. «Un año», pensó James. Tenía que sacar a Grace de su mente, por un año más. Esa era la promesa que se habían hecho el uno al otro. Y también le había

42

prometido a Cordelia, que no vería a Grace solo o a escondidas: si alguien se enteraba, ella quedaría humillada. El mundo tenía que creer que su boda era un matrimonio en serio. El pensamiento de casarse con Cordelia mientras portaba el brazalete lo hacía enfermar en el acto. Se recordó a sí mismo que debía quitárselo al llegar a casa. Quitárselo tal vez sería un desaire para Grace, pero dejárselo se sentía como un insulto hacia Cordelia. Cuando todo aquello había pasado decidió que no rompería sus votos ni con su palabra ni con sus actos. Tal vez no fuera capaz de controlar su corazón o sus pensamientos, pero se quitaría ese brazalete. Al menos eso estaba bajo su control. Al otro lado de la habitación, Polly estaba organizando a un pequeño grupo de brownies17. Habían montado un escenario en la esquina más alejada del lugar, en la que, en efecto, reposaba un gran contenedor con agua. Un par de brownies movían candelabros alrededor lo que provocaba un efecto de luz teatral, mientras otros correteaban alrededor haciendo espacio para el público. Las escaleras crujieron; Matthew estaba bajando, su cabello claro, del mismo color de la luz de los candelabros en la bruma del bar. Se había quitado el saco y traía un chaleco a rayas azul y verde con la camisa arremangada. Se aventó sobre el barandal de la escalera y aterrizó en el escenario. De pie tras el tanque, levantó sus manos pidiendo silencio. El alboroto continuó inalterado, hasta que, el primer Sid puso sus puños sobre su cabeza y gritó: —¡Eh! ¡Silencio! O aplastaré sus sarnosos huesos. —¡Lo que él dijo! —concordó el otro Sid; aparentemente habían dejado sus diferencias de lado. Hubo algunos murmullos, y un hombre lobo cercano masculló entre dientes: —¡Sarnosos!… ¡bueno! —Pero eventualmente la multitud se calló. —Un momento —susurró James—. ¿Cómo es que una sirena va a bajar por las escaleras?

Tipo de hada, más parecida a un duende. En la cultura escocesa se encargan de las labores del hogar. 17

43

Hubo una pausa, y Christopher, que se había quitado los anteojos para limpiarlos, dijo: —¿Cómo subió en primer lugar? Thomas se encogió de hombros. —¡Buenas noches, amigos! —comenzó Matthew, con un pequeño aplauso cortés—. Esta noche tenemos un espectáculo excepcional para presentarles, en honor a un viejo amigo de la Taberna. Ustedes han sido muy amables en tolerar la presencia de nosotros, los Ladrones Alegres, por algunos años… —Solo pensamos que ustedes los Cazadores de Sombras estaban allanando el lugar —dijo Polly con una sonrisa de satisfacción—, y tomándose su tiempo para hacerlo. —Mañana, uno de nosotros, el primero del grupo, marchará hacia su perdición y se unirá a las filas de los pobres y desgraciados casados —añadió Matthew—. Pero hoy, lo despedimos con estilo. Sonaron gritos de júbilo y aplausos acompañados de bromas y golpes en las mesas. Un sátiro y una criatura en cuclillas cerca del frente del escenario se levantaron, simularon un abrazo lascivo, hasta que alguien les aventó una salchicha. En el piano, uno de los trasgos tocaba una melodía ligera y divertida. La música inundó la habitación, y Matthew levantó su piedra de luz mágica. Brillando, iluminó a la figura que descendía por las escaleras. James se preguntó por un momento si sería la primera vez que alguien usaba una piedra de luz mágica como reflector antes de darse cuenta de lo que estaba mirando, cuando su mente se puso en blanco. Christopher hizo un sonido ahogado, y Thomas miraba con los ojos abiertos como platos. La sirena tenía piernas humanas. James tenía que admitir que eran largas y bien formadas, cubiertas ligeramente con una falda vaporosa hecha de exóticas algas marinas trenzadas. Desafortunadamente, de la cintura para arriba era la parte frontal de un pescado boqueando. Sus escamas eran de un color plata metálico y refractaban la luz de una manera que, casi, desviaban la atención de sus ojos amarillos que no parpadeaban y eran del tamaño de un plato.

44

La audiencia se volvió loca, gritando y aplaudiendo el doble de fuerte que antes. Uno de los hombres lobos aulló. «¡CLARIBELLA!» con una voz triste y ansiosa. —Permítanme presentarles —gritó Matthew, con una amplia sonrisa—, a ¡Claribella, la sirena! La multitud chifló y vitoreó en aprobación. James, Christopher y Thomas batallaron para encontrar qué decir. —La sirena está al revés —dijo James, volviendo a encontrar las palabras… aunque probablemente no por completo. —Matthew contrató a una especie de sirena invertida —concordó Thomas— . Pero ¿por qué? —Me pregunto, ¿qué especie de pez es? ¿Tiburón, arenque o algo parecido? —Esta mañana desayuné arenques —dijo Thomas con tristeza. La sirena invertida empezó a mover sus caderas de lado a lado, con la soltura de una bailarina de cabaret experimentada. Su boca se abría y se cerraba al ritmo de la música. Las finas aletas a cada lado de su cuerpo batieron. Para darle crédito a Matthew, el resto de la multitud en la Taberna del Diablo parecía ser fiel admirador de Claribella y su espectáculo. Cuando terminó de bailar, se refugió detrás de su tanque, en parte para protegerse de sus más fervientes fans. —Tiene algo que ver con ella —contestó Christopher. Volteó su vista hacia James con esperanza—. ¿Eh? —Debimos de haber ido a la fiesta de trineos de Pounceby —dijo James. —¿Tal vez una noche tranquila arriba? —demandó Thomas con simpatía—. Nos abriré camino entre la multitud. Mientras seguían a Thomas a través de la multitud de Subterráneos, Matthew, quien había estado vendiendo boletos para sesiones privadas con Claribella, los vio y saltó desde el escenario. —¿Buscando el dulce alivio de la soledad? —demandó Matthew, tomando a James del brazo. Olía como de costumbre… a colonia y brandy, sellado con un poco de humo y aserrín.

45

—Voy escaleras arriba con tres de ustedes —dijo James—. No le llamaría a eso «soledad». —Entonces, silencio —dijo Matthew—. Aún eres esposo fiel de la tranquilidad, hijo adoptivo del silencio y del pasar del tiempo… Cuando llegaron a las escaleras, Erni, el dueño de la taberna, saltó al escenario y trató de bailar con Claribella… pero con solo un par de aletas rechonchas, fácilmente lo eludió y saltó con la cabeza por delante en la bañera de ginebra que ocupaba Pickles el Kelpie. Emergió segundos después, escupiendo un chorro de ginebra mientras Pickles relinchaba de alegría. Llegaron a sus habitaciones privadas en la parte de arriba, con Thomas cerrando las puertas con firmeza tras ellos. Hacía frío, y una fuga de agua permanente goteaba desde el techo hasta las desgastadas alfombras, pero, de todos modos, a James le pareció un espectáculo acogedor. Esta era la central de los Ladrones Alegres, su guarida, su lugar para desconectarse del mundo, y el único lugar en el que James quería estar en ese momento. Había comenzado a nevar, y caía en remolinos blancos contra la ventana. Mientras Thomas traía un balde vacío para contener la gotera, Christopher se arrodilló frente a la chimenea y examinó los troncos colocados ahí, empapados de nieve derretida. Sacó un objeto de su bolsillo, un tubo de metal pegado a un pequeño bote de vidrio, una forma para distribuir fuego químico, un invento de su autoría en el que había estado trabajando las últimas semanas. Tiró de un interruptor y el frasco se llenó de un gas rosado. Hubo un pequeño pop y el breve destello de una flama salió al final del tubo, pero se extinguió rápidamente y un pesado humo negro se expandió por la habitación. —No esperaba eso —dijo Christopher, tratando de taponar el tubo con el extremo de su pañuelo. James intercambió una mirada de exasperación con Matthew, y corrieron para abrir las ventanas, tosiendo y jadeando. Thomas agarró un destartalado libro de los estantes y trató de dirigir el humo hacia la ventana. Abrieron todas las ventanas y tomaron lo que encontraron a la mano para disipar el humo acre por la habitación hasta que finalmente desapareció, dejando un hedor amargo y una capa de ceniza negra en cada superficie. Azotaron las ventanas para cerrarlas. Thomas fue a la habitación contigua y regresó con madera seca: esta vez, cuando Christopher trató de encender el fuego (con cerillos normales) prendió. Los cuatro se acercaron alrededor de la mesa redonda en el centro de la habitación, temblando; Matthew tomó las manos de James y las frotó contra las suyas.

46

—Bueno, esta es una buena manera de pasar la noche antes de tu boda —dijo en tono de disculpa. —No hay ningún otro lado en el que desearía estar —respondió James, sus dientes castañeando—. Es por eso por lo que ustedes son los únicos que saben la verdad sobre esta boda. —Eso nos libera de la perspectiva usual de que esta sea la penúltima noche disfrutable —replicó Matthew. Soltó las manos de James, y sacó cuatro tazas. Tomando la botella de brandy, sirvió un poco en cada una. Su tono era ligero, pero había un filo en su voz; James se preguntó cuánto había bebido Matthew antes de que ellos hubieran llegado a la taberna. —Los clientes habituales parecen disfrutar mucho del espectáculo de Claribella —dijo Thomas. —¿Sabías que era una sirena inversa? —demandó Christopher, sus ojos lilas brillando con inocente curiosidad. —Eh… —dijo Matthew rellenando su taza—, como tal, no. Me refiero, el asistente me dijo que estaba al revés, pero creí que se refería a que carecía de una buena formación, y no quise ser pedante. Thomas resopló. —Pudiste haber solicitado verla antes de contratarla —dijo James. Tomó un sorbo de su taza, el brandy comenzaba a calentar su interior mientras el fuego, que ahora crepitaba, empezaba a calentar el exterior. Lo había dicho de broma, pero Matthew parecía herido. —Hice un esfuerzo —protestó. Y dirigiéndose a Thomas y Christopher dijo— : No oí ninguna gran idea de su parte para esta noche. —Solo porque dijiste que ya lo tenías cubierto —respondió Thomas. —Lo importante aquí —dijo Christopher, alarmado por la potencial pelea—, es que estamos todos juntos. Y que tenemos que llevar a James a la ceremonia a tiempo, por supuesto. —Claro, sobre todo porque el novio está impaciente por casarse —soltó Matthew, todos se voltearon a verse entre sí, luciendo alarmados como

47

Christopher. Los cuatro peleaban o discutían muy raramente, y Matthew y James casi nunca lo hacían. Hasta Matthew pareció darse cuenta de que su comentario había ido muy lejos, los cimientos de la verdad, brillando como huesos blancos entre la suciedad. Sacó la petaca de su abrigo y la volteó boca abajo, pero estaba vacía. La arrojó a un sofá cercano y volteó hacia James con sus ojos brillantes. —Jamie —dijo—. Mi corazón. Mi parabatai. No tienes que hacer esto. No tienes que pasar por esto. Lo sabes, ¿verdad? Ambos, Christopher y Thomas estaban inmóviles. —Cordelia… —comenzó James. —Puede que Cordelia tampoco quiera esto —dijo Matthew—. Un matrimonio falso, seguramente no es lo que una joven dama sueña… James se levantó de la mesa. Su corazón golpeaba una extraña melodía dentro de su pecho. —Para salvarme de ser encarcelado por la Clave bajo los cargos de destrucción de propiedad, incendio premeditado y solo el Ángel sabe qué más, Cordelia mintió por mí. Dijo que pasamos la noche juntos. —Su tono era severo, cada palabra clara y precisa—. Sabes lo que eso significa para una mujer. Destruyó su propia reputación por mí. —Pero no está destruida —dijo Christopher—. Tú… —Le ofrecí casarme con ella —replicó James—. No, borra eso, le dije que nos casaríamos. Porque, de hecho, Cordelia sería la primera en rechazar la unión. Ella nunca querría que yo hiciera algo que me sintiera obligado a hacer, nunca me dejaría ser infeliz, aunque fuera por su propio bien. —¿Te estás...? —La mirada de Thomas era clara y fija—. ¿Haciendo infeliz por ella? —Sería aún más infeliz si dejara que se arruinara —dijo James—, y yo tengo la culpa de eso. Un año de matrimonio con Daisy es un pequeño precio que pagar para salvarnos a ambos —exhaló—. ¿Recuerdan? ¿Acordamos que nos divertiríamos…? ¿Una broma?

48

—Supongo que mientras más se acerca el día, más serio se vuelve —dijo Christopher. —No es un asunto que deba tomarse a la ligera —dijo Thomas—. Las runas de matrimonio, los votos… —Lo sé —replicó James, volteándose hacia la ventana. La nieve parecía haberse tragado Londres. Se encontraban en un punto fijo de luz y calor, en el centro de un mundo de hielo. —Y Grace Blackthorn —dijo Matthew. Se hizo un corto silencio. Ninguno de ellos había nombrado a Grace frente a James desde su fiesta de compromiso con Cordelia, cuatro meses antes. —En realidad, no sé qué piensa Grace —dijo James—. Estaba muy rara después del compromiso. Matthew hizo una mueca. —Aunque ella ya estaba comprometida y no tenía nada que…. —Matthew —dijo Thomas en voz baja. —No he hablado con ella en meses —dijo James—. Ni una palabra. —No has olvidado que quemaste esa casa porque ella te lo pidió, ¿verdad? — inquirió Matthew, rellenando su taza. —No —dijo James secamente—. Pero eso no importa. Le hice una promesa a Daisy, y voy a cumplirla. Si querías evitar que hiciera lo correcto, debiste de haber empezado tu campaña un poco antes y no el día antes de mi boda. Se hizo un silencio sepulcral por un momento. Los cuatro estaban inmóviles, apenas respirando. La nieve caía contra las ventanas en una suave explosión de blanco. James podía verse reflejado en el cristal: su propio cabello negro, su cara pálida. Al final, Matthew dijo: —Tienes razón, por supuesto; es solo que nos preocupa que tú eres tan honesto… tan bueno y la bondad puede ser una hoja lo suficientemente afilada para cortar, así como lo pueden ser las malas intenciones.

49

—No soy tan bueno como dices —replicó James, volteando desde la ventana… …y de repente tanto la habitación como sus amigos se desvanecieron, y tuvo la sensación de caerse, torcerse y voltearse a través de una gran extensión de nada, aunque seguía de pie, inmóvil. Aterrizó en un duro terreno de tierra. «No, no ahora, esto no puede estar pasando». Pero mientras James aterrizaba sobre sus pies, se encontró en un páramo desolado, bajo un cielo cubierto de cenizas. No era posible, pensó, había visto este reino romperse en pedazos, mientras Belial aullaba de rabia. La última vez que estuvo en este lugar, vio a Cordelia dirigir su espada hacia el pecho de Belial. Una imagen de ella apareció espontáneamente en su mente, golpeando, su espada desenvainada y su cabello ondeando, como si fuera una diosa capturada en una pintura: Libertad o Victoria liderando al pueblo. Entonces el mundo mismo pareció bostezar mientras el cielo se abría en una luz roja-negruzca cayendo sobre la tierra desmoronada. Y James había observado la cara y el cuerpo de Belial deshacerse en mil pedazos. Belial no estaba muerto, pero había sido tan debilitado por Cortana, que Jem había dicho que no sería capaz de regresar por al menos cien años. Y ciertamente, desde ese momento todo había estado tranquilo. James no había visto a su abuelo, o algún vistazo de su reino demoníaco. Pero ¿quién más, aparte de Belial, podría haber invocado a James allí? James dio un vistazo alrededor, estrechando sus ojos. Algo sobre este lugar, el cual había visto tantas veces antes en sueños y visiones, era diferente. ¿Dónde estaban las pilas de huesos blancuzcos, las dunas de arena, los árboles nudosos y retorcidos? Lejos, a la distancia, a través del desolado páramo de hierba seca y grava, James vio el contorno de una masiva estructura de piedra, una impotente fortaleza elevándose sobre la planicie. Solo la mano humana… o al menos una civilización inteligente, podría haber construido eso. James nunca había visto ningún indicio de historia en la desolación del reino de Belial. Dio un paso cauteloso, solo para sentir el viento pegarle como una ola. Estaba cegado, obligado a arrodillarse, arrojado a una oscuridad sin fondo. Se precipitó

50

nuevamente hacia la nada, retorciéndose y sacudiéndose hasta que aterrizó fuertemente en el duro piso de madera. Se forzó a levantarse sobre los codos, inhalando el hedor de la mezcla de químicos quemados con madera húmeda. Escuchó voces antes de que su visión clareara, Matthew levantándose antes que los otros dos lo hicieran. —¿James? ¡Jamie! James tosió débilmente. La lengua le supo a sal, se tocó la boca con los dedos. Cuando los retiró, estaban negros y rojos. Unas manos tomaron sus muñecas; y lo ayudaron a levantarse, un brazo alrededor de su espalda. Brandy y colonia. —Matthew —dijo, con voz ronca. —Agua —respondió Christopher—. ¿Tenemos agua? —Nunca toco eso —dijo Matthew, dejando a James sobre un largo sofá. Se sentó junto a él, mirando tan fijamente la cara de James, que, a pesar de todo, James tuvo que sofocar una risa. —Estoy bien, Matthew —dijo James—. Además, no sé qué esperas descubrir mirando mi ojo. —Conseguí el agua —dijo Thomas, pasando a Christopher para ofrecerle la taza a James: sus manos temblaban tanto que la mitad de su primer trago fue a parar a su garganta y la otra a su pechera. Christopher le dio golpes en la espalda hasta que fue capaz de tomar aire y respirar, y beber adecuadamente. Posó la taza vacía en el brazo del sofá. —Gracias Thomas. Se vio envuelto, de repente, en un abrazo de oso de Matthew; sus manos apretadas en la espalda contra su camisa, su mejilla fría contra la suya. —Te volviste una sombra —dijo Matthew, con voz baja—, como si fueras a desaparecer, como si yo hubiera deseado que te fueras y te estuvieras desvaneciendo… James se echó para atrás lo suficiente para apartar el cabello de Matthew de su frente. —¿Has deseado que desaparezca? —preguntó, tenso.

51

—No. Solo a veces he deseado ser yo quien lo haga —respondió Matthew con un suspiro, y fue una de las raras veces que Matthew expresó su preocupación, una auténtica declaración sin burla, o broma o humor escondido detrás. —Nunca desees eso —dijo James, y se sentó lo suficientemente atrás como para poder ver a los otros dos Ladrones Alegres, y a sus expresiones preocupadas—. ¿Me convertí en una sombra? Thomas asintió. Matthew ahora estaba recargado contra el sofá, únicamente con su mano derecha envuelta en la muñeca de James, como para asegurarse de que James seguía ahí. —Pensé que esa tontería había terminado —admitió James. —Han pasado meses —dijo Christopher. —Pensé que eso ya no podía pasarte —dijo Thomas—. Creí que el reino de Belial había sido destruido. James miró a sus amigos, queriendo confirmarles «Esto no significa nada, podría haber muchas otras razones para que esto pase, estoy seguro de que no es importante», pero las palabras murieron en sus labios. La desolación de ese lugar estaba aún fresca en su memoria, el gusto ácido del aire, la fortaleza distante envuelta en humo. Alguien había querido que lo viera, pensó. Y era poco probable que ese alguien le deseara algún bien. —Lo sé —dijo finalmente—. Eso mismo creía yo.

* * * El aire fuera estaba tan helado que parecía brillar mientras Cordelia, borracha y risueña, descendía del carruaje del Instituto y despedía vigorosamente a Lucie. Detrás de ella, los jardines de Cornualles estaban oscuros y silenciosos. —Gracias por la fiesta sorpresa —dijo, cerrando la puerta del carruaje—. Nunca esperé pasar la noche anterior a mi boda jugando a la pulga18 con hombres lobo.

18 Juego con un cubilete y fichas.

52

—¿Crees que hicieron trampa? Yo creo que lo hicieron. Pero aun así fue totalmente divertido. —Lucie se asomó por la ventana abierta del carruaje y le soltó a Cordelia un beso dramático—. ¡Buenas noches, querida! Mañana ¡voy a ser tu suggenes! Seremos hermanas. Cordelia lució momentáneamente ansiosa. —Solo por un año. —No —dijo Lucie firmemente—. No importa lo que pase, siempre seremos hermanas. Cordelia sonrió y se volvió hacia la casa. La puerta delantera se había abierto, y Lucie pudo ver a Alastair en la entrada, sosteniendo una lámpara, como Diógenes buscando por un hombre honesto. Asintió hacia Lucie antes de cerrar la puerta tras su hermana; Lucie golpeó el costado del carruaje, y Balios empezó su recorrido nuevamente, el sonido de sus cascos rebotando en el suelo nevado se asemejaba al de la lluvia al caer. Se recargó contra el asiento de seda azul, cansada de repente. Había sido una larga noche. Anna se había escabullido más o menos una hora después de la media noche con Lily, una vampira de Pekín. Lucie se había mantenido firme, ella quería permanecer en el Ruelle mientras Cordelia siguiera divirtiéndose; sabía que su amiga temía un poco lo que pasaría el día siguiente. No podía culparla. No es que las personas no se casaran por toda clase de conveniencias en lugar de por amor, pero incluso si era temporal, era muy dramático. Cordelia tendría que actuar muy bien su papel el día siguiente, así como James. —Una moneda por tus pensamientos —dijo una voz queda. Lucie alzó la mirada, su boca curvándose en una sonrisa. Jesse. Sentado frente a ella, su cara se iluminaba por el resplandor rosado de lámpara del carruaje que se filtraba por la ventana. Se había acostumbrado a no sobresaltarse cuando aparecía de repente de un momento a otro; en los cuatro meses desde que se habían vuelto cercanos, ella lo había visto casi cada noche. Él siempre estaba igual. Nunca crecía ni un centímetro, su cabello siempre el mismo. Siempre traía el mismo traje negro y camisa blanca. Sus ojos siempre verdes y profundos como una moneda deslustrada o una piedra turquesa. Y su presencia siempre le hacía sentir como si delicados dedos le acariciaran la espalda. Fríos y calientes a la vez.

53

—Una moneda es muy poco —dijo, manteniendo su voz ligera con esfuerzo—. Mis pensamientos son muy interesantes y requieren una cantidad mayor de dinero. —Qué pena, estoy en la quiebra —respondió, indicando sus bolsillos vacíos— . ¿Te divertiste en el Ruelle? El atuendo de Anna era espectacular; me encantaría que me diera consejos para chalecos y pantalones, pero ya sabes… —Levantó los brazos, señalando su nunca cambiante atuendo. Lucie le sonrió. —¿Dónde te has estado escondiendo? No te he visto. Era raro que no viera a Jesse si estaban en la misma habitación. Cuatro meses antes, él había dado su último aliento (antiguamente guardado en el guardapelo que ella traía al cuello) para salvar la vida de James. Lucie había temido que después de esa pérdida eso significaría que Jesse se desvanecería o desaparecería, y aunque seguía irritantemente insustancial, aún era visible, aunque solo para ella. Recargó su negra cabellera contra la tapicería azul y dorado. —Podría haberme pasado, para estar seguro de que llegabas al Ruelle a salvo. Hay muchos tipos sospechosos en la calle Berwick por las noches: ladrones, carteristas, bribones… —¿Bribones? —Lucie estaba encantada—. Eso suena como algo sacado de La Bella Cordelia. —Hablando eso. —Apuntó un dedo acusadoramente hacía ella—. ¿Cuándo me vas a dejar leerlo? Lucie dudó. Le había permitido leer algunas de sus primeras novelas, como: La Princesa Secreta Lucie es Rescatada de Su Terrible Familia, la cual él había disfrutado mucho, especialmente el personaje del Cruel Príncipe James. Pero La Bella Cordelia era diferente. —Estoy puliendo el libro —respondió—. Necesita pulirse. Todas las novelas lo necesitan, como los diamantes. —O los zapatos —dijo Jesse secamente—. He pensado en escribir yo mismo una novela. Es sobre un fantasma que está muy, muy aburrido.

54

—A lo mejor —sugirió Lucie—, podrías escribir una novela sobre un fantasma que tiene una hermana muy dedicada y una muy fiel… amiga, que pasa una gran cantidad de su tiempo tratando de entender cómo hacer que ya no sea un fantasma… Jesse no contestó. Ella solo trataba de bromear, pero sus ojos se habían vuelto negros y serios. Qué curioso que, incluso siendo un fantasma, los ojos eran la ventana al alma. Y ella sabía que Jesse tenía un alma. Y estaba tan viva como cualquier otra cosa viviente, desesperada por ser liberada en al mundo nuevamente, no sentenciada a una existencia medio consciente que venía solo por las noches. Jesse volteó hacía la ventana. Estaban pasando por Piccadilly Circus 19, casi desierta a una hora tan tarde. La estatua de Eros20, en el centro, estaba cubierta con nieve; un vagabundo solitario dormía sobre los escalones bajo esta. —No tengas muchas esperanzas, Lucie. A veces la esperanza es peligrosa. —¿Le has dicho eso a Grace? —No escucha. Ni una palabra. Yo… yo no quiero que vayas a decepcionarte. Lucie alcanzó su mano, aún con su guante azul de niño. Jesse parecía estar observándola en el reflejo que se formaba a través de la ventana, aunque obviamente, no podía verse a sí mismo. A lo mejor él lo prefería de esa manera. Jesse volteó la mano, palma arriba. Deshaciéndose de su guante, Lucie posó sus dedos dulcemente en los suyos. Oh. La sensación de él… su mano estaba fría, pero ligeramente insustancial, como si fuera el recuerdo de su toque. Y, aun así, envió chispas por sus venas… casi podía verlas, como si fueran luciérnagas en la oscuridad. Se aclaró la garganta. —No te preocupes por mí, no me decepcionaré —añadió—. Estoy terriblemente ocupada con cosas importantes, y mañana tengo una boda que organizar. Él volteó a verla, sonriendo a regañadientes.

19 Es la quinta avenida de Londres. 20 Dios del amor sexual en la mitología griega.

55

—¿Eres la única planeando esta boda? Ella asintió con la cabeza, haciendo que las flores en su sombrero temblaran. —La única competente. —Oh. Efectivamente. Me acuerdo de la escena en La Princesa Secreta Lucie Es Rescatada de Su Terrible Familia en la que la Princesa Lucie vence al Cruel Príncipe James en el arte de elaborar arreglos florales. —James estaba muy molesto por ese capítulo —dijo Lucie, con algo de satisfacción. La luz entró en el carruaje cuando pasaron por las farolas de las calles: afuera, un solo policía realizó su solitaria guardia frente a la fachada corintia del teatro Haymarket. Ya no podía sentir la mano de Jesse contra la suya. Bajó la mirada y parecía que sus dedos estaban descansando en la nada… él parecía haber pasado de ligeramente insustancial a serlo completamente. Frunció el ceño, pero él ya había retirado su mano, dejándola preguntarse si se había imaginado todo eso. —Supongo que verás a Grace mañana —dijo Jesse—. Parece que no le molesta la boda y aparentemente le desea el bien a tu hermano. Lucie no pudo evitar sorprenderse. Grace era un tema que ella y Jesse solo tocaban muy ligeramente. Ella nunca los había visto al mismo tiempo, ya que Jesse dormía inconsciente durante el día, y Grace tenía dificultades para deshacerse de Charles y los Bridgestock durante la noche; Jesse la visitaba frecuentemente, pero ella nunca le contaba a Lucie sobre sus visitas. Por lo que a Grace y Lucie respectaba, estaban trabajando juntas para salvar a Jesse, pero el tema de él, como estaba ahora, era un poco incómodo. Jesse parecía entender que Grace se había comprometido con Charles para protegerse de la influencia de Tatiana, y que James y Cordelia se estaban casando para salvar la reputación de esta última. Incluso parecía creer que era lo correcto. Pero Jesse amaba a su hermana con un gran y protector amor, y Lucie no tenía deseo alguno de discutir con él, el hecho de que le preocupaba que Grace había roto el corazón de James. Especialmente, no mientras aún necesitara la ayuda de Grace. —Bueno, me alegra escucharlo —dijo enérgicamente. Saliendo de Shoe Lane, llegaron directamente a las puertas de metal del Instituto y entraron al patio. La catedral se alzaba frente a ellos, imponente y negra contra el cielo.

56

—¿Cuándo… cuándo te veré nuevamente? Inmediatamente deseó no haber preguntado. Él siempre volvía, raramente desaparecía más de una noche por vez. No debería presionarlo. Jesse sonrió un poco triste. —Desearía poder hacer una aparición durante la boda. Es una pena. Me habría gustado verte en tu vestido de suggenes. Parece alas de mariposa. Ella le había mostrado la tela antes (seda iridiscente de color duraznolavanda); estaba sorprendida de que aún la recordara. Luces se acercaron desde el Instituto, Lucie sabía que sus padres estarían ahí pronto para recibirla. Se alejó de Jesse, acercándose para agarrar su guante, mientras la puerta del Instituto se abría, derramando calientes luces amarillas a través de las baldosas. —A lo mejor, mañana en la noche… —comenzó, pero Jesse ya había desaparecido.

57

GRACE: 1893–1896 Traducido por ♡Herondale♡ Corregido por Vane Editado por Mrs. Carstairs~

Hacía tiempo, ella había sido alguien más, recordaba tanto. Una chica diferente, aunque siempre había tenido las mismas muñecas delgadas y cabello rubio claro. Cuando aún era niña, sus papás la sentaron y le explicaron que ella, ellos y todos sus conocidos no eran personas ordinarias, sino que descendían de los ángeles. Nefilim, que juraron proteger el mundo de los monstruos que lo atacaban. Desde que tenía memoria, la chica tenía dibujado un ojo en el dorso de la mano. Sus padres se lo habían dibujado, y la marcaba como uno de los Cazadores de Sombras, permitiéndole ver los monstruos que eran invisibles para otros. Por derecho, debería ser capaz de recordar algún detalle de la cara de sus padres, de la casa en la que habían vivido. Tenía siete años… debería ser capaz de recordar cómo se había sentido en esa habitación de rocas en Alacante, cuando una multitud de adultos que para ella eran extraños, fueron y le dijeron que sus padres habían muerto. En cambio, ese fue el momento en el que dejó de sentir. La chica que había sido antes de entrar en esa habitación… esa chica ya no existía. Al inicio, la chica pensó que la enviarían a vivir con algún miembro de su familia, aunque sus padres habían mantenido distancia de ellos y eran completos extraños. En lugar de eso, fue enviada a vivir con una extraña completamente diferente. De un momento al otro, se convirtió en una Blackthorn. Un carruaje de ébano tan negro y brillante como un piano fue a buscarla; y la llevó a través de los campos veraniegos de Idris, al límite del Bosque Brocelind, hacia unas elaboradas puertas de metal. A la Mansión Blackthorn, su nuevo hogar. Debió ser un shock para la chica, ir de una modesta casa en la parte baja de Alacante, a la casa ancestral de una de las familias más antiguas de los Cazadores de Sombras. Pero ese shock y, de hecho, la mayor parte de sus recuerdos de la casa en Alacante, desaparecieron, como muchos otros. Su nueva madre era rara. Al inicio era amable, casi demasiado. Tomaría la muñeca de la chica, de repente, sosteniéndola fuertemente.

58

—Nunca creí que tendría una hija —murmuraría, en un tono de sorpresa, como si le estuviera contando a alguien que la chica no podía ver en la habitación—. Y una con un nombre tan bonito. Grace. Grace. Había otras cosas, más aterradoras, en las que Tatiana Blackthorn era extraña. No hizo nada para mantener la casa de Idris o para prevenir que no se cayera a pedazos; su única sirviente era una mucama silenciosa con cara amargada a la que Grace veía raramente. A veces, Tatiana era amable; otras, dejaba salir una gran letanía de quejas contra sus hermanos, otras familias de Cazadores de Sombras y contra los Cazadores de Sombras en general. Ellos eran los responsables de la muerte de su esposo, y todos ellos, por lo que Grace pudo entender, podían irse al demonio. Grace estaba agradecida de haber sido acogida, y estaba feliz de poder tener una familia y un lugar al cual pertenecer. Pero era un lugar extraño, su madre nunca estaba disponible, siempre ocupada con cosas mágicas en habitaciones oscuras de la mansión. Habría sido una vida muy solitaria de no haber sido por Jesse. Él era siete años mayor que ella, y estaba encantado de tener una hermana. Era tranquilo y amable, le leía y la ayudaba a hacer coronas de flores en el jardín. Se dio cuenta de que la cara de él se volvía pálida cuando su madre hablaba sobre sus enemigos y la venganza que planeaba contra ellos. Si había algo que Tatiana Blackthorn amara en el mundo, era Jesse. A Grace podía criticarla y ser liberal con bofetadas y pellizcos, pero nunca le levantaría una mano a Jesse. Grace se había preguntado si eso se debía a que era un chico, o a que era hijo de sangre de Tatiana mientras que Grace era solo una pupila que estaba bajo su tutela. La respuesta no importaba. Grace no necesitaba la admiración de su madre mientras tuviera a Jesse. Él fue su compañero cuando más lo necesitó, y era mucho más grande de lo que parecía, casi un adulto para ella. Era algo bueno que se tuvieran para hacerse compañía, ya que raramente dejaban los terrenos de la mansión, salvo cuando iban con su madre en cortos viajes a la Mansión Chiswick, una vasta finca de piedra en Inglaterra que Tatiana había arrebatado a sus hermanos hacía 25 años y que ahora custodiaba celosamente. Aunque la Mansión Chiswick estaba cerca de Londres, y eso la

59

convertía en una invaluable propiedad, Tatiana también parecía determinada a verla pudrirse. Un día, Grace escuchó unos golpes infernales provenientes de la habitación que estaba sobre la suya. Fue a investigar, más curiosa que preocupada, y descubrió que la fuente del ruido era, asombrosamente, Jesse, quien había construido una improvisada galería para aventar cuchillos, con algunos fardos de paja y una sábana de artillería fijada en una de las altas vigas del gigantesco techo del último piso de la mansión. Estas debían haber servido como salas de entrenamiento para los antiguos ocupantes de la casa, pero su madre solo se refería a ellas como «salas de baile». —¿Qué estás haciendo? —inquirió Grace escandalizada—. Sabes que se supone que no debemos pretender ser Cazadores de Sombras. Jesse fue a sacar un cuchillo de uno de los fardos de paja. Grace no pudo evitar darse cuenta de que realmente había dado en el blanco. —No estamos pretendiendo Grace. Somos Cazadores de Sombras. —Madre dice que solo por nacimiento —replicó cautelosamente—. Pero no por elección. Según ella, los Cazadores de Sombras son unos brutos y unos asesinos. Y no tenemos permitido entrenar. Su hermano se preparó para lanzar nuevamente su cuchillo. —Y aún con todo eso, vivimos en Idris, una nación secreta creada y conocida solo por Cazadores de Sombras. Tú llevas una runa. Yo… también debería. —Jesse —dijo Grace lentamente—, ¿de verdad te importa tanto ser un Cazador de Sombras? ¿Pelear con demonios con palos y todo eso? —Es para lo que nací —respondió, su ceño fruncido—. He entrenado desde que tenía ocho años… el ático de esta casa está lleno de armas viejas y manuales de entrenamiento. Tú naciste para lo mismo. —Grace dudó, un recuerdo raro surgió en su mente: sus padres lanzando cuchillos hacia un tablero en la pared de su pequeña casa en Alacante. Ellos habían peleado contra demonios. Era como habían vivido y la razón de sus muertes. Seguramente no era una estupidez, como Tatiana afirmaba. Sin duda no era una vida sin sentido. Jesse vio su expresión extraña, pero no la presionó para que le contara lo que estaba pensando. En su lugar, continuó explicando su punto.

60

»¿Qué pasaría si un día somos atacados por demonios? Alguien tiene que proteger a nuestra familia. —¿Me entrenarías? —soltó Grace sin pensar, y su hermano rompió en una sonrisa que la hizo echarse a llorar, abrumada por el repentino sentimiento de sentirse protegida. De preocuparse. De pertenecer a algo más grande que ella misma. Empezaron con los cuchillos. No se atrevían a entrenar de día, pero cuando su madre dormía, estaba lo suficientemente lejos para no escuchar el sonido de las espadas contra los respaldos. Y Grace, para su sorpresa, era buena entrenando, aprendía rápidamente. Pasadas unas semanas, Jesse le dio un arco de caza y un carcaj de un hermoso cuero rojo. Se disculpó porque no eran nuevos, pero ella sabía que él había escarbado en el ático para encontrarlo y había pasado semanas limpiándolo y reparándolo para dárselo, y eso valía más de lo que un regalo costoso jamás podría. Comenzaron las lecciones de tiro con arco. Estas eran en conjunto mucho más peligrosas, ya que requerían escabullirse por las puertas en medio de la noche para practicar en el viejo campo detrás de la casa, casi en el muro. Grace se metería en la cama vestida, esperaría hasta que la luna fuera visible por su ventana, y bajaría por las lúgubres escaleras de la casa para reunirse con su hermano. Jesse era un maestro paciente, cuidadoso y motivador. Nunca pensó que tendría un hermano, pero ahora estaba agradecida todos los días por tenerlo… y no solo agradecida de la manera obediente en la que lo estaba por su madre. Antes de venir a vivir con Tatiana, Grace no había entendido que la soledad podía ser un veneno demasiado potente. Mientras más pasaban los meses, se daba cuenta de que la soledad había llevado a su madre adoptiva a la locura. Grace quería amar a Tatiana, pero su madre no permitiría que ese amor floreciera. Su soledad se había vuelto tan retorcida en sí misma que ahora le tenía miedo al amor, y rechazaba todo afecto que no proviniera de Jesse. Lentamente, Grace entendió que Tatiana no quería su amor. Lo único que quería era su lealtad. Pero ese amor tenía que ir a algún lado, o Grace podría explotar como un río rompiendo una presa. Así que puso todo su amor en Jesse. Jesse, que le enseñó a escalar árboles, a leer y a hablar francés, quien terminaba cada noche a su lado, leyéndole obras tan diversas como la Eneida de Virgilio y la Isla del Tesoro. Cuando su madre estaba ocupada con otros asuntos, ellos se reunirían en el estudio abandonado al final del pasillo, donde había libreros desde el suelo hasta

61

el techo en ambos lados y varias sillas en deterioro. Esto también era parte de su entrenamiento, le había dicho Jesse, y leían juntos. Grace nunca supo por qué Jesse era tan bueno con ella. Pensó que a lo mejor entendía que él y Grace eran aliados, y la supervivencia de uno dependía del otro. Solos podrían caer en la misma pena que había reclamado a su madre, juntos podrían vencer. Cuando Grace tenía diez, Jesse convenció a su madre de permitirle, por fin, tener una runa. Era injusto, decía, vivir en Idris sin tener al menos la runa de la Clarividencia para tener la Visión. Se daba por hecho que cualquiera que viviera en Idris tenía la Visión, y podría ser hasta peligroso para él no tenerla. Su madre no estaba muy contenta, pero accedió. Dos Hermanos Silenciosos vinieron. Grace casi no recordaba su propia ceremonia de la runa, y la visión de las figuras marcadas flotando por los oscuros pasillos de la Mansión Blackthorn hizo que su piel se erizara. Pero reunió coraje y estuvo junto a Jesse mientras un Hermano Silencioso trazaba la runa de la clarividencia en el dorso de la mano derecha de Jesse. Estuvo ahí para verlo levantar su mano, observarla con asombro, agradecer profundamente a los Hermanos Silenciosos. Y estuvo ahí esa noche para verlo morir.

62

3 AMARGO Y DULCE Traducido por Lyn♡ Corregido por Lovelace Editado por Mrs. Carstairs~

Ah, bueno, bueno, bueno, podré haber sido engañado por una coqueta mentira. Sin embargo, si ella no fuera una tramposa, si Maud fuera todo lo que parecía. Y su sonrisa fuera todo lo que soñaba entonces el mundo no era tan amargo porque una sonrisa podía hacerlo dulce. —Maud, Alfred, Lord Tennyson. No debes casarte con un hombre que no te ama. La voz del hada resonó en la mente de Cordelia mientras se volteaba hacia el espejo de su habitación. Parecía casi un fantasma, a pesar del vivaz dorado de su vestido de novia, un espíritu flotante, atado a esta realidad por un delgado listón. Ella no era la que estaba a punto de casarse con un hombre que no la amaba. Este día no podía ser el último en el que se pararía en este dormitorio, despertándose bajo el mismo techo que su madre y hermano, mirando por la ventana de la hilera de casas en South Kensington, pálidas con el sol del invierno. Su vida no podía estar cambiando tanto con tan solo diecisiete años. —Dokhtare zibaye. Mi hermosa hija —dijo su madre, envolviendo sus brazos alrededor de Cordelia por detrás, en un abrazo incómodo, teniendo cuidado con su vientre de embarazada. Cordelia observó a ambas en el espejo: las formas similares de sus manos, sus bocas. Llevaba un collar de oro que había sido parte de la dote de su madre. Su piel era unos tonos más claros que la de su madre, pero sus ojos eran del mismo negro. ¿Y en qué momento se había vuelto más alta que Sona? Sona chasqueó. Un mechón de pelo se había escapado de la diadema dorada con joyas que rodeaba la cabeza de Cordelia; se movió para arreglarlo de nuevo en su lugar. —Layla, aazizam. Pareces preocupada.

63

Cordelia exhaló lentamente. Ni siquiera podía imaginar la reacción de Sona si le dijera la verdad. —Es solo que es un cambio bastante grande, Mâmân. Mudarme de esta casa, y no de vuelta a Cirenworth, sino a una casa totalmente extraña. —Layla —dijo Sona—. No te preocupes. Siempre es difícil afrontar un cambio. Cuando me casé con tu padre, estaba terriblemente nerviosa. Sin embargo, de todo lo que el mundo podía hablar era de lo afortunada que era, porque él era el apuesto héroe que había matado al demonio Yanluo. No obstante, mi madre me llevó aparte y me dijo: «Es, ciertamente, muy valiente, pero no debes olvidar tu propio heroísmo». Así que todo estará bien. Solo no te olvides de tu propio heroísmo. Las palabras sorprendieron a Cordelia. Sona rara vez mencionaba a su familia, excepto como un ideal de heroísmo, una familia cuyo linaje se extendía muy atrás entre los Cazadores de Sombras de Persia. Cordelia sabía que sus abuelos ya no vivían, habían muerto antes de su nacimiento, pero había tíos, tías y primos en Teherán. Sona apenas hablaba de ellos, y no los había invitado a la boda de James y Cordelia, diciendo que sería grosero esperar que viajaran desde tan lejos y que no confiaban en los portales. Era como si al haberse casado con Elias, se hubiera separado completamente de su antigua vida, y ahora Risa era lo más cercano que tenía a su familia persa. Y el aislamiento de Sona no era el único asunto que molestaba a Cordelia. Elias, después de todo, no había sido un brillante héroe en muchos años. ¿Qué pensaba Sona de eso? ¿Qué pensaba de su propio heroísmo, poniéndolo a un lado para criar a sus hijos y vagar siempre, nunca asentarse, debido a la «salud» de su marido? —¡Sona khanoom! —Risa apareció repentinamente en la puerta—. Ha venido, —continuó, echando una mirada urgente sobre su hombro—. Justo ahora, sin previo aviso en absoluto. —¡Alastair! ¡Cordelia! —gritó una voz familiar desde abajo—. ¡Sona, mi amor! Sona palideció y puso una mano en la pared para estabilizarse. —¿Elias? —¿Es bâbâ? —Cordelia recogió las pesadas faldas de su vestido y salió corriendo al pasillo. Risa ya había bajado, su expresión acalorada. Elias la pasó de

64

largo sin darle una mirada, corriendo a la cima de los escalones con una sonrisa en la cara, una mano en el poste de la escalera. Cordelia se detuvo repentinamente. Una ola de alegría la había inundado cuando escuchó la voz de su padre, pero ahora no podía moverse mientras su madre pasaba apresuradamente por delante de ella para abrazar a Elias. Cordelia se sintió extrañamente lejos, mientras su padre abrazaba y besaba a su madre, y luego se paraba para poner una mano sobre su redondeado estómago. Sona hundió la cabeza, hablándole suave y apresuradamente a Elias. A pesar de que estaba sonriendo, parecía agotado, surcos profundos cubriendo su cara, barba de dos días en parches sobre su mandíbula. Su traje estaba raído, como si lo hubiera estado usando todos los días desde que se lo llevaron. Extendió los brazos. —Cordelia —dijo. Ella salió de su parálisis. Un momento más tarde estaba en el abrazo de su padre, y la sensación familiar de él, el rasguño áspero de su barba mientras besaba su frente, la calmó a pesar de todo. —Bâbâ —dijo, inclinando la cabeza hacia atrás para verlo. Parecía tan viejo— . ¿Dónde has estado? Hemos estado tan preocupados. El aroma de su ropa y su cabello, ahumado, como el tabaco, también era familiar. ¿O había una podredumbre dulce debajo? ¿Le olía a alcohol o estaba imaginando cosas? Elias la sostuvo a la altura del hombro. —Agradezco la bienvenida, querida. — La miró de arriba a abajo, y con un brillo en el ojo, agregó—: Aunque no tenías que ponerte elegante solo para mí. Cordelia rio y pensó: «Mi padre ha vuelto. Estará en mi boda. Eso es lo que importa». —Es mi vestido de novia —comenzó a decir, justo cuando Elias la interrumpió con una sonrisa. —Lo sé, hija. Es por eso por lo que volví hoy. No hubiera soñado con perderme tu boda.

65

—Entonces, ¿por qué no regresaste cuando te liberaron de las Basilias? — Todos se volvieron a ver a Alastair, que acababa de salir de su habitación. Claramente había estado en el proceso de vestirse para la ceremonia, sus puños estaban desabrochados y no traía chaqueta. Llevaba un chaleco negro, trazados con runas doradas para el Amor, Alegría y Unidad, pero su expresión no era de celebración—. Sabemos que te dejaron salir hace una semana, padre. Si hubieras regresado antes, habrías tranquilizado la mente de madre. La de Layla también. Elias miró a su hijo. No levantó los brazos, como lo hizo con Cordelia, pero su voz estaba llena de emoción cuando habló. —Ven a saludarme, Esfandiyār —dijo. Era el segundo nombre de Alastair. Esfandiyār había sido un gran héroe del Shahnameh, un libro persa de antiguos reyes míticos que podían atar a cualquier demonio con una cadena encantada. A Alastair le encantaba escuchar historias del Shahnameh cuando era pequeño; él y Cordelia se acurrucaban junto al fuego con Elias mientras leía. Pero eso había sido hace mucho tiempo. Ahora Alastair no se movió, y Elias comenzó a fruncir el ceño. —Sí, me liberaron hace unos días —dijo—. Pero antes de regresar, fui a las tierras salvajes en Francia, al oeste de Idris. —¿Para hacer penitencia? —La voz de Alastair era afilada. —Para conseguir el regalo de bodas de Cordelia —dijo Elias—. ¡Risa! —llamó por las escaleras. —Oh, no, podemos intercambiar regalos más tarde —protestó Cordelia. Ella podía sentir que la tensión aumentaba, su madre miraba ansiosamente de un lado a otro entre su hijo y su marido—. Cuando los abra con James. —Risa —gritó Elias por las escaleras de nuevo—. ¿Puedes traer esa caja de madera rectangular de mis cosas? Y tonterías —le dijo a Cordelia—. No es un regalo para su hogar. Es un regalo para ti. Risa apareció pronto con la caja equilibrada en su hombro, una mirada estruendosa en su rostro. Ignorando su ceño fruncido, Elias la tomó y la giró para dársela a Cordelia. Miró a Alastair, quien estaba apoyado contra la pared. Ella levantó las cejas como para preguntarle qué pensaba que debía hacer. Solo se encogió de hombros. Quería sacudirlo un poco: ¿Le dolería pretender estar feliz?

66

Se volvió hacia su padre, que sostenía la caja mientras desprendía los pestillos de bronce y la abría. Ella jadeó. Colocado sobre una cama de terciopelo azul brillante había una de las vainas más bellas que Cordelia había visto, digna de ser exhibida en un museo. Estaba forjada de acero fino, tan brillante como la plata, su superficie elaboradamente incrustada con oro y grabada con delicados patrones de aves, hojas y vides. Mientras miraba más de cerca, podía vislumbrar pequeñas runas como mariposas entre las hojas. —El único regalo digno de mi hija —dijo Elias—, es el regalo que es digno para la espada que la ha elegido. —¿De dónde ha salido? —preguntó Cordelia. No pudo evitar sentirse conmovida. Lo que Alastair le había dicho sobre las muchas veces que había tenido que rescatar a su padre, y a sí mismo, a Cordelia y a su madre, de las consecuencias de su consumo de alcohol… ella había estado enojada. ¿Cómo podría su padre ser tan egoísta, tan indiferente a las necesidades de su familia? Pero también había estado allí para ella, muchas veces, ayudándola a trepar los árboles, a entrenar, enseñándole la importancia de Cortana y la responsabilidad conferida a quien la empuñaba. Y él había venido por ella hoy, el día de su boda, y había traído este regalo. ¿Sería tan malo pensar que tenía buenas intenciones? —Las hadas del norte de Francia son famosas por su exquisita mano de obra —dijo Elias—. Se dice que esta vaina fue hecha por la propia Melusine. Sabía que tenía que ser tuya. Espero que la aceptes como una muestra de mi amor, hija, y como una promesa de que lo haré mejor. Sona sonrió de forma trémula. Elias puso la caja cuidadosamente en la mesa del pasillo. —Gracias, padre —dijo Cordelia, poniendo sus brazos alrededor de él. Mientras la abrazaba fuertemente, ella vio un atisbo de movimiento y echó un vistazo hacia arriba para ver a Alastair volver a su habitación sin decir nada.

* * *

67

El maldito brazalete todavía estaba en su muñeca, pensó James, mientras caminaba de un lado a otro en la alfombra de su habitación. Había tenido la intención de quitarlo durante días. De hecho, estaba bastante seguro de que había tratado de quitarlo, pero el broche se había atascado. Se encontraba a mitad de camino a su escritorio en busca de un abrecartas que pudiera usar para golpear el pestillo, cuando se vio a sí mismo en el espejo. Se detuvo para asegurarse de que todo estuviera en su lugar; por el bien de Cordelia, tenía que lucir lo mejor posible. Se alisó el cabello, aunque fue inútil, ya que se levantó de nuevo inmediatamente, y arregló el último botón en la levita21 de brocado22 dorada hecha para él por el sastre de su padre, un hombre viejo llamado Lemuel Sykes. Pensó en la emoción de su padre cuando le había presentado a James a Lemuel. —¡Mi hijo se va a casar! —Sykes había murmurado enojado sus felicitaciones. Dada su cantidad de pelo en el oído, James estaba casi seguro de que era un hombre lobo, pero pensó que era descortés preguntar. En cualquier caso, Will resultó tener razón al pasar por alto la desagradable actitud de Sykes y el temor constante de que caería muerto de vejez justo delante de ellos. James sintió que no era el mejor juez de su propia apariencia, pero incluso él se sorprendió por la forma en que su traje, su caro abrigo de oro y todo, lo hacía parecer serio. Como un joven con intención, que sabía lo que estaba haciendo. Dada la situación, podía utilizar la ilusión de confianza. Retomaba su camino hacia el escritorio de nuevo cuando tocaron a su puerta. James la abrió para encontrar a sus padres, elegantes en sus propios atuendos formales. Al igual que James, Will estaba vestido con una levita y pantalones negros, pero su abrigo había sido elaborado con lana de ébano. Tessa llevaba un sencillo vestido de terciopelo de un resplandeciente rosado, adornado con pequeñas perlas. Ambos parecían serios. A James se le revolvió el estómago. —¿Pasa algo malo?

21 Tipo de saco masculino que se caracteriza por su largo hasta la rodilla. 22 Tela de seda con diferentes diseños.

68

«Se enteraron —pensó—. Acerca de mí quemando la mansión Blackthorn, Cordelia interviniendo para protegerme, la farsa de este matrimonio, destinada a salvarnos a ambos». —No te alarmes —dijo Will dulcemente—. Hay unas cuantas noticias. Tessa suspiró. —Will, estás aterrorizando al pobre muchacho —dijo—. Probablemente piensa que Cordelia ha roto el compromiso. No lo ha hecho —agregó—. Nada de eso. Solo que su padre ha vuelto. —¿Elias está en casa? —James salió del camino, dejando entrar a sus padres en la habitación; los pasillos estaban llenos de criadas y lacayos corriendo para preparar el lugar, y esto parecía el tipo de discusión que debía ser en privado—. ¿Cuándo regresó? —Esta mañana, al parecer —dijo Will. Había tres sillas colocadas junto a la ventana. James se unió a sus padres allí. Del otro lado del vidrio, las ramas de los árboles entrelazadas con hielo brillaban con el viento invernal. La luz pálida del sol recorría la alfombra—. Como sabes, lo dejaron salir de las Basilias hace algún tiempo, pero aparentemente él afirma que fue a buscar un regalo de bodas para Cordelia. Por eso su retraso. —No suena como si lo creyeran —dijo James—. ¿Dónde creen que ha estado? Will y Tessa intercambiaron una mirada. El destino de Elias Carstairs se había convertido en una parte vivaz de los chismes de la Clave solo una o dos semanas después de haber sido enviado a las Basilias para ser «curado». La mayoría sabía, o sospechaba, que había encontrado su enfermedad en el fondo de una botella. Cordelia había sido dolorosamente honesta al respecto con James: que ella no había sabido, al crecer, que su padre tenía problemas con el alcohol, y que ambos esperaban que en las Basilias lo curaran y temían que no pudieran. Cuando Tessa habló, sus palabras fueron cuidadosas. —Es el padre de Cordelia —dijo—. Debemos confiar en que es cierto lo que dice. Sona parece encantada de tenerlo de vuelta, y Cordelia sin duda se sentirá aliviada de que esté en su boda. —¿Entonces están aquí? —dijo James, con una punzada de preocupación—. ¿Cordelia y su familia? ¿Ella se ve bien?

69

—Ella fue introducida de contrabando por las escaleras de atrás para evitar que alguien la pudiera vislumbrar —dijo Will—. Se veía, bueno, con vuelos y dorada, por lo que pude ver. —La hace sonar como un pudin de Yorkshire —dijo James con tono sombrío—. ¿Debería ir con ella? ¿Ver si me necesita? —No lo creo —dijo Tessa—. Cordelia es una chica inteligente, valiente e ingeniosa, pero este es su padre. Me imagino que el asunto es bastante delicado, especialmente cuando muchos de la Clave lo saben. Lo mejor que puedes hacer es estar a su lado, y al lado de Elias. Dejar en claro que estamos encantados de que esté aquí, y que es una ocasión para la felicidad. —Eso es parte de ser un esposo —dijo Will—. Tú y Cordelia son uno ahora. Sus metas, sus sueños, serán compartidos, así como sus responsabilidades. Mi entendimiento es que Elias escondió su condición durante muchos años; si no lo hubiera hecho, las cosas podrían ser bastante diferentes. ¿Podría darte un pequeño consejo marital? —¿Los caballos salvajes podrían detenerlo? —dijo James. «Por favor, no — pensó—. Lo último que quiero es que piense que mi matrimonio falló porque su consejo fue defectuoso». —Eso depende —dijo Will—. ¿Tienes acceso ahora a algún caballo salvaje? James tuvo que sonreír. —No en este momento. —Entonces no —dijo Will—. Así que aquí está: siempre dile a Cordelia lo que sientes. —Miró a James a los ojos—. Puedes temer de lo que sucederá si hablas con tu corazón. Pero los secretos tienen una manera de consumir las relaciones, Jamie. En el amor, en la amistad, los socavan y destruyen hasta que estas amargamente solo con los secretos que guardaste. Tessa puso una mano sobre la de Will en silencio. James asintió, sintiéndose enfermo. «Secretos. Mentiras». Ahora estaba mintiendo a sus padres, mintiéndole a todo el mundo sobre sus sentimientos. ¿Qué dirían cuando él y Cordelia se divorciaran dentro de un año? ¿Cómo iba a explicarlo? Una imagen de su padre se vino a su mente, eliminando las runas matrimoniales de James con una mirada de devastación en el rostro.

70

Will parecía que estaba a punto de decir algo más cuando un estruendoso sonido que crujió vino de fuera: ruedas sobre nieve y piedra. Alguien gritó un saludo. Los primeros invitados habían comenzado a llegar. Todos se levantaron, y Will se estiró para cepillar ligeramente el cabello de James. —¿Necesitas un momento? Te ves bastante pálido. Es natural tener nervios antes de un evento de este tipo, ya sabes. «Le debo a Cordelia una mejor actuación que ésta», pensó James. Curiosamente, pensar en Daisy lo fortaleció: a veces se olvidaba, era Daisy con la que se casaba, Daisy con su risa ligera, su toque suave y familiar, su sorprendente fuerza. No era una desconocida. Si no fuera por la idea de lo decepcionados que estarían sus padres cuando todo se desmoronara, podría estar bastante contento. —No hay necesidad —dijo—. Solo estoy emocionado, eso es todo. Sus padres rompieron en sonrisas aliviadas. Los tres se dirigieron abajo, a través del brillantemente decorado Instituto. Will abrió la puerta, dejando entrar una ráfaga de copos de nieve junto con los primeros invitados, y mientras James se preparaba para saludarlos, se dio cuenta de que todavía llevaba el brazalete de Grace. Bueno, no había tiempo para quitarlo ahora. Cordelia lo entendería.

* * * James estaba dando la bienvenida a lo que parecía ser cada Cazador de Sombras en Londres (y un buen número de otros lugares), cuando vio a Lucie aparecer al otro lado de la habitación. Se excusó de la fila de invitados y se apresuró hacia ella. Se habían trasladado a lo que Tessa llamaba el Salón Largo, la sala rectangular que separaba la entrada de la capilla. A través de las amplias puertas dobles de la capilla misma, James vio que había sido transformada. Las vigas estaban adornadas con guirnaldas de crisantemos tejidas con trigo de invierno y atadas con cintas de oro, el pasillo cubierto con pétalos dorados. Los extremos de los bancos estaban decorados con ramos de lirios de corazón amarillo, narcisos galeses y caléndulas, y estandartes de terciopelo dorado colgaban del techo, cosidos con aves y castillos, los símbolos de las familias Herondale y Carstairs, unidos. A ambos lados del altar, «el altar donde estarás de pie, muy pronto», murmuró una voz dentro de su cabeza, había enormes jarrones de cristal, rebosantes de flores. Velas brillaban de todos los nichos y superficies.

71

Su madre y Sona lo habían planeado todo, él lo sabía; realmente se habían superado a sí mismas. —¿Dónde has estado? —susurró James, alcanzando a su hermana. Llevaba un vestido de seda de color melocotón con un revestimiento de gasa y lazos de satén dorados en las mangas. El medallón de oro con el que estaba encariñada brillaba en su garganta. Él le había preguntado antes dónde lo había adquirido: Lucie le había dicho que no fuera tonto, que lo había tenido durante mucho tiempo, y de hecho la recordó presionándolo en sus labios la noche que casi había muerto en el cementerio de Highgate. Para tener buena suerte, había dicho después—. Matthew aún no está aquí y he estado saludando a mil extraños por mi cuenta. Incluyendo a los Pangborn del Instituto de Cornualles. Lucie hizo una cara. —¿Incluso el Viejas Manos Pegajosas? —James sonrió por el apodo de Albert Pangborn, quien se había hecho cargo de la gestión del Instituto de Cornualles en lugar de Felix Blackthorn en 1850—. Creo que padre me exigió que me refiriera a él como «señor». Y que estrechara su mano pegajosa. —Ay. —Lucie lo miró con altivez—. Yo —dijo—, debo estar al lado de Cordelia hoy, James. No del tuyo. Yo soy su suggenes. Se está preparando en mi habitación. —¿Por qué no puedo prepararme en paz también? —James se preguntaba, razonablemente, pensó. —Porque no eres la novia —dijo Lucie—. Tú eres el novio. Y cuando la veas por primera vez, en la capilla, en su atuendo de bodas, está destinado a ser mágico. Estuvieron en silencio por un momento. Lucie sabía la verdad perfectamente, pero había una mueca obstinada en su boca que hizo sospechar a James que ahora no era el momento de señalarle que no era ese tipo de boda. —¿Quién encendió todas las velas? —dijo James—. Debe haber tomado como una hora. Lucie se metió a la capilla mirando a su alrededor. —Honestamente, James, no es lo que deberías estar pensando ahora. Supongo que podría haber sido Magnus; ha sido muy servicial. —Salió de la capilla, sosteniendo un puñado de rosas amarillas—. Ahí vamos. Buena suerte,

72

James. Tengo que volver con Daisy. —Ella miró detrás de él, animada—. Oh, mira, Thomas y Christopher están aquí. Matthew no puede estar muy lejos. James comenzó a cruzar la habitación hacia sus amigos, solo para ser rodeado por un torbellino de tías y tíos: la tía Cecily y su marido, Gabriel Lightwood; el hermano de Gabriel, Gideon, y su esposa Sophie, y con ellos, una mujer que no conocía. Gideon palmeó a James en el hombro. —¡James! Te ves espléndido. —Qué excelente abrigo —dijo Gabriel—. ¿Mi hija te ayudó a encontrarlo? —Por desgracia, este no es obra de Anna —dijo James, enderezando sus puños—. Mi padre me llevó con su viejo sastre, quien no podía entender por qué quería un abrigo dorado y no un color más elegante, como el negro o el gris. —Los Cazadores de Sombras no se casan de gris —dijo Cecily, con los ojos brillantes—. Y Will ha estado usando a ese sastre durante tanto tiempo que he comenzado a preguntarme si tal vez perdió una apuesta con él en las cartas. ¿Ya has conocido a Filomena? James miró a la mujer de pie junto a sus tíos. Probablemente era de la edad de Anna, con pelo liso y oscuro atrapado en la nuca. Sus labios eran muy rojos, sus ojos oscuros y pesados. Ella lo miró y sonrió. —No he tenido el placer —dijo James. —Por el Ángel, ¿dónde están nuestros modales? —dijo Gabriel, sacudiendo la cabeza—. James, te presento a Filomena di Angelo. Acaba de llegar de Roma, en su año de viaje. —¿Eres el novio? —dijo Filomena, en un inglés fuertemente acentuado—. Qué desperdicio. Eres muy guapo. —Bueno, ya sabes lo que dicen —dijo James—. Todos los buenos hombres están casados o son Hermanos Silenciosos. Cecily estalló en risas. James se salvó de un nuevo discurso por la repentina aparición de Charles Fairchild, quien cortó la conversación con un fuerte «¡Felicidades!». Palmeó a James con entusiasmo en la espalda. —¿Has visto a alguno de tus padres últimamente?

73

Por suerte, apareció Will, después de haber visto el brillante pelo rojo de Charles al otro lado de la habitación. —Charles —dijo—. ¿Nos estabas buscando? —Quería conversar con usted sobre París —comenzó Charles, y apartó a Will para hablar tonos silenciosos pero intensos. Los Lightwood habían caído en una discusión con Filomena sobre la larga ausencia de demonios en Londres, y la molestia de la Clave de que sus números volvieran a subir, necesitando patrullas nocturnas. Sintiendo que había poco que pudiera añadir a la conversación, James se volvió, con la intención de buscar a Matthew. De pie frente a él, como si hubiera emergido fantasmalmente de una pared cercana, estaba Grace. Un destello de Tennyson pasó por la mente de James. «Mi corazón la escucharía y latiría, el toque de sus manos yo anhelaría».23 Él no pudo recordar lo que pasó en el poema después de eso, solo al poeta soñando con la chica que amaba caminando sobre su tumba. Aparte de las fiestas del Enclave, cuando la había visto desde lejos y no se había acercado, habían pasado meses desde que James había visto a Grace. Ciertamente había pasado tanto tiempo desde que él le había hablado. Había mantenido a su voto. No comunicarse con Grace. Sin contacto. Si esperaba que hubiera cambiado la forma en que se sentía, en ese momento supo que no lo había hecho. Su vestido era de un gris nublado, el color de sus ojos: había un poco de color en sus mejillas, como gotas de sangre tiñendo un vino pálido. Ella era tan hermosa como un amanecer que venía sin color, un barrido de mar gris sin estropear por la espuma blanca o las olas. Ella llenó su visión como una lámpara que estaba borrando las estrellas. De alguna manera, la había tomado de la muñeca; la había llevado detrás de una columna, fuera de la vista del resto de los invitados. —Grace —dijo—. No sabía si vendrías. —No podría tener una excusa razonable para mantenerme alejada. —Todo acerca de ella, la forma en que se veía, el sonido claro de su voz, su pequeña La cita original dice: «My heart would hear her and beat, were it earth in an earthy bed» del libro Maud and other poems, de Alfred Lord Tennyson, pero la traducción no tenía mucho sentido al español, por lo que decidimos adaptar el poema. 23

74

muñeca bajo su agarre lo atravesó como un cuchillo—. Charles esperaba que lo acompañara. Él soltó su muñeca, mirando a su alrededor apresuradamente. La única persona cerca era una criada con pecas en la cara, la cual se alejaba torpemente. James no la reconoció, aunque hoy no conocía a la mayoría de los sirvientes del Instituto; habían sido traídos por Bridget para ayudar con la boda. —Preferiría que no lo hubieras hecho. —Lo sé. —Se mordió el labio—. Pero debo hablar contigo a solas antes de la ceremonia. Debo hacerlo. Es importante. James sabía que debía negarse. —El salón de visitas —dijo rápidamente, antes de que su propio sentido pudiera entrar en acción—. En diez minutos. —Oh, no, no lo harás. —Era Matthew: James alzó la vista con sorpresa. Como su suggenes los había encontrado, no tenía ni idea, pero él los encontró. Los veía a ambos como un búho que había sido ofendido mortalmente por otro búho—. Grace Blackthorn, es el día de la boda de James. Déjalo en paz. Grace no parecía intimidada en lo más mínimo. —Dejaré la compañía de James si él me lo pide, no si tú me pides que lo haga —dijo—. No te debo nada. —No estoy seguro de que eso sea cierto —dijo Matthew—. Por lo menos, me debes por el dolor que le has hecho pasar a mi parabatai. —Ah, sí —dijo Grace, con un tono ligero y burlón en su voz—, sientes su dolor, ¿no? Si su corazón se rompe, ¿el tuyo se rompe? ¿Siente lo que tú sientes? Porque puedo ver cómo eso puede ser incómodo. —Grace —dijo James—. Ya basta. Se veía sorprendida; suponía que era bastante raro que le hubiera hablado con dureza. —Nunca he querido hacerte daño, James. —Lo sé —dijo James en voz baja, y vio a Matthew sacudir la cabeza, con las mejillas enrojecidas de ira.

75

—Diez minutos —murmuró Grace, escabulléndose; cruzó la habitación, regresando con Charles. Matthew todavía tenía el ceño fruncido. Estaba espléndidamente vestido con un chaqué24 sobre un impresionante chaleco brocado que alcanzaba los niveles de magnificencia de Magnus Bane, bordado con una espectacular escena de batalla. Tenía un reluciente pañuelo de seda en la garganta que parecía estar tejido de oro puro. Pero el efecto fue estropeado por su cabello desaliñado y su mirada furiosa—. ¿Qué quería ella contigo? —Felicidades en tu día de boda, también —dijo James. Suspiró—. Lo siento. Sé por qué estás preocupado. Ella dijo que tenía que hablar conmigo antes de la ceremonia, eso es todo. —No lo hagas —dijo Matthew—. Lo que tenga que decir solo te hará daño. Es lo que siempre hace. —Math —dijo James suavemente—, ella también está sufriendo. Esto no es culpa de ella. Es mi culpa, si es de alguien. —Para sentirse dolida, debería tener sentimientos —comenzó Matthew; viendo la expresión de James, visiblemente mordiendo las palabras. —Tal vez si la conocieras mejor… —comenzó James. Matthew parecía genuinamente desconcertado, por un momento. —No creo haber hablado a solas con ella —admitió—. O si lo he hecho, no lo recuerdo. —Suspiró—. Muy bien. Como tu suggenes, es mi deber ayudarte. Voy a retener mi juicio. Lo que sea que necesites, puedo ver que no es eso. —Gracias. —James puso su palma contra el pecho de Matthew y lo encontró sorprendentemente duro y metálico. Tocó la solapa de Matthew con los dedos; con una sonrisa ladeada, Matthew metió la mano en su chaqueta y James vislumbro su petaca25 de plata. —Para tener valor26 —dijo Matthew.

Prenda masculina similar a una chaqueta, que a partir de la cintura se abre hacia atrás formando dos faldones. Es una prenda común de las bodas. 25 Botella plana de metal que sirve para llevar licor. 26 En el original: «Dutch courage». Frase que se utiliza para manifestar la valentía que otorga ingerir una bebida alcohólica. 24

76

—Yo soy el que debería necesitar eso, ¿no? —dijo James a la ligera. Esperaba que Matthew no bebiera demasiado antes de la ceremonia, pero sabía que no debía decir eso. A veces se sentía tonto por preocuparse: Anna era famosa por sus fiestas de absenta, y todos bebían en la Taberna del Diablo. Pero, aun así. Sin embargo, mencionarle el alcohol a Matthew solo le ganaría un comentario descarado, y una mirada en blanco si James persistiera. En su lugar, sonrió y retiró su mano. —Bueno, entonces, como mi suggenes, trata de sacar al Inquisidor Bridgestock de la conversación, ¿quieres? Creo que está anhelando enseñarme algunos consejos masculinos, y no estoy seguro de poder mantener el rostro firme.

* * * Las voces alrededor de Grace estaban empezando a mezclarse en un rugido desagradable. Ella había estado escuchando a medias la conversación de Charles con los padres de James, algo sobre vampiros, y viendo las manecillas arrastrarse lentamente en un reloj de péndulo contra la pared. Esperó nueve minutos exactamente. Cuando habían pasado, le susurró a Charles: —Si me disculpas un momento, veo que los Wentworth han llegado, y debería saludar a Rosamund. Charles asintió ausentemente y regresó a su conversación con Will Herondale. No es que le importara a Grace. Mejor que fuera distraído, no lo había elegido precisamente por su devoción a ella. Se escapó entre la multitud de invitados de la boda, dirigiéndose a las escaleras que conducían a la parte principal del Instituto. Se sentía bien estar lejos del clamor. La mayoría de los miembros de la Enclave de Londres miraban a Grace de forma extraña, con la excepción de los Lightwood, sus amables atenciones eran incluso peor que las miradas de soslayo. Gideon y Sophie Lightwood le ofrecían una habitación en su casa prácticamente cada vez que la veían, diciéndole que, como su sobrina y prima de Thomas y Eugenia, siempre era bienvenida. Cecily y Gabriel Lightwood habían

77

hecho la misma oferta, aunque no estaban tan inclinados a repetirla como Gideon y su esposa. Grace, por su parte, no sentía ninguna relación con ninguno de ellos. Ella suponía que eso era debido a Tatiana. Había caracterizado a sus hermanos como monstruos, aunque parecía que eran hombres bastante ordinarios. Por ordinarios que fueran, nunca se les podría hacer entender que para Grace refugiarse con sus tíos sería la peor traición que se le pudiera ocurrir a su madre. Y Grace no creía ni por un momento que Tatiana permanecería en la Ciudadela Infracta para siempre, independientemente de la Clave. Ella encontraría una salida eventualmente, y habría un infierno que pagar. Al llegar al siguiente piso, Grace escuchó pasos detrás de ella y se volvió… ¿James, quizás, la había alcanzado? Pero era Lucie, llevaba un montón de flores amarillas. El medallón Blackthorn, el medallón de Jesse brillaba en su garganta; Lucie siempre lo llevaba con el lado inscrito contra su piel, el revelador círculo de espinas oculto con seguridad. Pero Grace sabía la verdad. —¿Grace? —dijo Lucie con sorpresa. Un encuentro accidental, pero tal vez conveniente, pensó Grace. Siempre temió enviar mensajes a Lucie, para que no fueran interceptados. Es mejor hablar en persona. —Lucie —dijo—. Dijiste que querías consultar a un brujo para nuestro... proyecto. ¿Qué hay de Malcolm Fade? Las flores se tambalearon en las manos de Lucie; asintió con la cabeza con entusiasmo. —Oh, sin duda. Es lo suficientemente fácil de encontrar, siempre está en la Hell Ruelle, y la Enclave confía en él. ¿Pero crees que estaría dispuesto a ayudarnos con este… asunto en particular? —Normalmente, tal vez no —dijo Grace—. Pero creo que sé algo que podría persuadirlo para que ayudase. —Dios mío, ¿qué? —Lucie parecía intrigada, pero antes de que pudiera insistir en más información, una voz gritó su nombre desde la sala—. Tendrás que decírmelo más tarde —dijo, y salió corriendo en la dirección de los preparativos de la boda, sus flores ondeando como banderas amarillas. «Excelente», pensó Grace. Con suerte, mataría dos pájaros de un tiro en esta pequeña excursión. Era extraño, este negocio con Lucie, extraño encontrarse tan

78

profundamente en cooperación con alguien a quien no podía influir o controlar. Pero era por Jesse. Ella haría cualquier cosa por él. Era fácil encontrar el salón de visitas. Era la habitación en la que, cuatro meses atrás, Grace le había quitado a James su brazalete de plata y le había dicho que no se casaría con él. Había sido verano entonces, y ahora ráfagas blancas pasaban por las ventanas. Por otro lado, no había cambiado mucho: aquí estaba el mismo papel pintado con flores, el sofá de terciopelo y las sillas de ala, el débil aroma de tinta y papel de escritura. Le trajo de vuelta a ese día, demasiado brusco. La mirada dolida en la cara de James. Las cosas que él le había dicho. Ella sabía que debería haber sido un placer causarle dolor. Habría sido para su madre, pero no había ninguno para ella. Durante años había vivido con el conocimiento del amor de James como un peso sobre sus hombros. Pensó en ello como cadenas, cadenas de hierro que se ataban a ella. «Los Herondale están hechos para amar —había dicho su madre—. Dan todo lo que tienen y no recuperan nada». Ella no lo amaba. Sabía que él era hermoso, lo había visto crecer, cada verano, como si estuviera viendo un cuadro de Rossetti pasar de un boceto a un arte hermoso y vívido, pero ¿qué importaba? Parecía que nunca se le había ocurrido a su madre, y no le habría importado si lo hubiera hecho, que, así como era un tormento amar, podría ser un tormento ser amado. Ser amado, y saber que no era real. Ella había tratado de liberarlo de las cadenas una vez, en esta misma habitación. Había visto la forma en que miraba a Cordelia, y ella había sabido: las cadenas se romperían, y él la odiaría como a un monstruo. Mejor dejarlo ir, mientras su madre dormía. Es mejor hacer una hazaña que no se puede deshacer. «Es imposible entre nosotros, James». Ella había pensado que no había nada que su madre pudiera hacer. Se había equivocado, entonces. Y tal vez se equivocó ahora, al intentarlo de nuevo, pero habían pasado cuatro meses. Cuatro meses en los que no se había acercado a James, apenas había hablado con él y no había llegado ningún mensaje de su madre. Cada semana que pasaba, la esperanza se había levantado en su corazón: ¿seguro que ella se olvidó? Si le dijera a James, bueno, ¿seguramente ese poder no funcionaría si uno fuera consciente de ello?

79

La puerta traqueteó; Grace se volvió rápidamente. Había esperado a James, pero era la joven criada que había visto abajo, la que tenía pelo castaño claro y pecas en la nariz. Llevaba una pequeña escoba y un recogedor. Miró a Grace con sorpresa, sin duda preguntándose cómo había logrado alejarse de la fiesta. —¿Puedo ayudarle, señorita? Grace trató de no fruncir el ceño. —Estaba esperando encontrar la biblioteca. La criada se movió hacia Grace. Ahora que estaba más cerca, Grace podía ver que tenía una sonrisa extraña y fija en sus labios. —Está pérdida, entonces, ¿verdad? Inquieta, Grace comenzó a moverse hacia la puerta. —En absoluto. Voy a volver a la fiesta. —Oh, Grace. —Grace se dio cuenta de que la escoba colgaba en un ángulo extraño. Como si hubiera algo malo en la chica. Sus ojos miraban fijamente, desenfocados—. Oh, estás perdida, querida. Pero está bien; he venido a buscarte. Grace se dirigió a la puerta, pero la criada era más rápida. Se lanzó entre Grace y la salida. —¿No me conoces, querida? —La criada rio, un sonido chirriante como una cuerda de piano fuera de tono, discordante y extrañamente hueca. Cuatro meses. Cuatro meses. Grace tragó la bilis que subía por su garganta —¿Mamá? La criada rio de nuevo; sus labios se movieron fuera de sincronía con el movimiento. —Hija. ¿De verdad te sorprende tanto verme? Debiste saber que me gustaría ver esta boda. —No sabía que tenía el poder de poseer a la gente, mamá —dijo Grace con cansancio—. ¿Él la está ayudando? —Sí —susurró su madre—. Nuestro patrón, quien te dio tu regalo, muy amablemente me ayudó a entrar en este cuerpo, aunque dudo que se mantenga

80

por mucho tiempo. —Miró las manos temblorosas de la criada críticamente—. Podría haber enviado un demonio Eidolon que cambiara de forma, por supuesto, o cualquiera de sus otros siervos, pero deseaba que me encargara de esto personalmente. No quiere que se desperdicie su regalo. Y no querrías enojarlo, ¿cierto? Su regalo. El poder que permitió a Grace controlar las mentes de los hombres, hacerlos hacer lo que ella deseaba. Solo los hombres, por supuesto. Tatiana nunca habría pensado que las mujeres tuvieran poder o influencia que valga la pena molestarse en sabotear. —No —dijo Grace dulcemente. Era la verdad. Uno no enojaba a la ligera a un demonio tan poderoso—. Pero si usted, y su patrón, deseaban evitar esta boda, debería haber actuado antes que esto. Tatiana se burló. —Confié en que actuarías por tu cuenta. Parece que fue una tontería. Has sabido cómo contactarme, con el adamas, pero nunca te has molestado. Como siempre, decepcionas. —Tenía miedo —dijo Grace—. Los Bridgestock… él es el Inquisidor, mamá. —Fue tu elección vivir en la guarida de los leones. En cuanto a la boda, apenas importa. Hacer que Herondale traicione sus votos es una perspectiva deliciosa. Él se odiaría aún más por lo que nuestro poder ha forjado. —La cara de Tatiana se dividió en una sonrisa contraída; era aterradora, equivocada, de alguna manera, como si el rostro humano que había tomado prestado estuviera a punto de desmoronarse en las costuras—. Soy tu madre —dijo—. No hay nadie en este mundo que te conozca como yo. «Jesse», pensó Grace, pero no dijo nada. —Vi la mirada en tu cara, abajo. Tenías la intención de liberarlo de nuevo, ¿no? ¿Tenías la intención de confesar? —No tiene sentido todo esto —dijo Grace—. La magia no es lo suficientemente fuerte. No puedo atarlo para siempre. Él verá a través de ella, ya sabe, a través de la falsedad. —Tonterías. —Tatiana hizo un gesto despectivo, la muñeca de la criada se deshuesó mientras se movía—. Tú no entiendes nada del plan mayor, hija. James

81

Herondale es una pieza en un tablero de ajedrez, tu deber es mantenerlo en su lugar, no decirle secretos que no tiene por qué saber. —Pero no hará lo que yo digo… —Él hará lo que necesitamos que haga, si doblas tu voluntad a ello. Solo importa que hagas lo que te dicen. —Sus hombros temblaron violentamente; Grace recordó que había oído historias sobre animales, aún vivos, retorciéndose dentro de los cuerpos de las serpientes que se los habían tragado—. Y si piensas en desobedecer, nuestro patrón está preparado para separarte de cualquier acceso a Jesse. Su cuerpo será llevado a donde nunca lo puedas volver a ver. El terror pasó a través Grace como un cuchillo. El demonio no podía saber lo que ella había estado planeando, o esperando hacer para ayudar a su hermano —No puede —susurró—. No puede permitirlo, mamá. Estoy tan cerca de ayudar a Jesse. Usted no nos separaría… Tatiana río; justo entonces la puerta se sacudió en su marco. El rostro de la criada se contorsionó; dio un estremecimiento violento y se desplomó en el suelo. Su escoba y el recogedor volaron. Grace corrió a su lado mientras la puerta se abría y alguien dijo: —¡Señorita Blackthorn! ¡Señorita Blackthorn! ¿Qué pasó? Era Christopher Lightwood, de todas las personas. Grace lo conocía principalmente como el amigo de James; parecía el menos alarmante de los tres. —No lo sé —dijo frenéticamente—. Acababa de entrar cuando se desplomó frente a mí. —James me envió para decirte que volvieras Salón Largo. —Christopher se arrodilló y puso dos dedos en la muñeca de la criada, tomando su pulso. Una débil línea de preocupación apareció entre sus cejas. Volvió a ponerse de pie—. Espera aquí. Vuelvo enseguida. Grace solo podía mirar fijamente a la criada coja (parecía estar respirando al menos, afortunadamente) y esperar. En un momento, más o menos, Christopher regresó junto a la cocinera de los Herondale, Bridget, y dos lacayos. Bridget, usando un abrigo negro y un sombrero con una flor amarilla artificial inclinada hacia los lados sobre su cabeza, se arrodilló y giró la cabeza de la criada para examinarla.

82

—Está respirando normal. Y su color es bueno. —Le dio a Grace una mirada irónica—. Está fingiendo estar enferma, tal vez, para salir de todo el trabajo que esta boda ha traído. —Creo que su muñeca derecha está rota, probablemente herida en su caída —dijo Christopher—. No creo que esté fingiendo. —Humm —dijo Bridget—. Bueno, ayudaremos a Edith, no se preocupen. Ustedes dos regresen a la capilla. La ceremonia está a punto de comenzar, y el joven amo los querrá allí. Christopher puso una mano en el brazo de Grace y comenzó a guiarla desde la habitación. Normalmente a Grace no le gustaba ser guiada, pero Christopher lo hizo de una manera amable, no dominante. —¿Estás bien? —dijo cuando llegaron a la escalera. —Me sorprendió —dijo Grace, lo que ella suponía que era lo suficientemente veraz. —¿Deseas que le de algún mensaje a James? —preguntó Christopher—. Dijo que querías hablar con él, pero que no había tiempo. «Ah, la ironía», pensó Grace. James, el leal y obediente James, había decidido no encontrarse con ella a solas en el salón de todos modos. Todo había sido en vano. —Solo quería desearle un feliz día —dijo. Luego, después de un momento de vacilación, con más tranquilidad, agregó—: Y decirle que cuide bien de su novia. El amor es una rareza en este mundo, y la verdadera amistad, también. Eso era todo.

83

4 UN BUEN NOMBRE Traducido por Elisa Corregido por Vane Editado por Mrs. Carstairs~

Que este matrimonio sea un signo de compasión, un sello de felicidad aquí y en el más allá. Que este matrimonio tenga un rostro hermoso y un buen nombre, un presagio de bienvenida como la luna en un cielo azul claro. —Este matrimonio, Rumi. James estaba en el altar, mirando a la multitud reunida. Se sentía un poco mareado al ver los bancos tan completamente llenos de invitados a la boda: los Wentworth y los Bridgestock, los Townsend y los Baybrook estaban sentados junto a personas que apenas conocía. Luego estaban sus padres en el banco delantero, con las manos apretadas. La familia de Cordelia: Sona, en seda color marfil y bordados en oro y plata; Elias con aspecto cansado, y años mayor de lo que recordaba James. Alastair, con su rostro altivo e ilegible como siempre. Las tías y tíos de James, agrupados. Henry, con una amplia sonrisa en su rostro, su silla de ruedas junto al banco donde estaba sentado Charles. Thomas y Anna, sonriendo alentadoramente. Por todas partes había flores pálidas de Idris, que adornaban los pasillos y se derramaban sobre el altar, y su delicado aroma llenaba la capilla. La habitación brillaba bajo la suave bruma dorada de la luz de las velas. James había caminado por el pasillo lleno de flores con la mano de Matthew firme en su brazo. Matthew le había murmurado comentarios ligeros y divertidos sobre los invitados, y algunas palabras duras sobre el sombrero de la señora Bridgestock, y James había pensado en lo afortunado que era de tener un parabatai que siempre estaba ahí para él. Nunca podría realmente caer estando Matthew para sostenerlo. Las puertas de la capilla se abrieron un poco; todos levantaron la mirada, pero no era Cordelia; era Grace, escoltada por Christopher. Se dirigió rápidamente al banco de Charles y se sentó a su lado, mientras Kit se apresuraba a unirse a Thomas y Anna. James sintió que Matthew apretó su brazo con más fuerza.

84

—Bien hecho, Kit —murmuró. James tuvo que estar de acuerdo. Se había prometido a sí mismo que no pasaría tiempo a solas con Grace, y el día de su boda no parecía el momento de romper su promesa. Una vez que dejó el largo pasillo, ya no podía imaginar qué lo había inducido a decir que sí a reunirse con ella. Matthew le había dicho que no se preocupara, que enviaría a Christopher para que Grace supiera que la reunión estaba cancelada. Sintiéndose un poco culpable, James se había lanzado a saludar a los invitados: charlar con Anna y Thomas, dar la bienvenida a Ariadne, presentar a Matthew con Filomena y ver cómo coqueteaban con diversión. Al final, Bridget apareció, con su rostro ligeramente sombrío, y exigió que se hiciera pasar al último de los invitados a la capilla. Era el momento de la ceremonia. James sabía que en las ceremonias mundanas a menudo había música, y a veces también era el caso de las bodas de los Cazadores de Sombras, pero ahora había un silencio total. Se podría haber oído caer un alfiler. Las palmas de sus manos le picaban de nerviosismo. Las puertas se abrieron, esta vez de par en par. Las velas se encendieron; los invitados se volvieron para mirar. Una suave exhalación recorrió la habitación. La novia estaba aquí. Matthew se acercó a James y sus hombros se tocaron. James sabía que Matthew también estaba mirando; todos miraban fijamente y, sin embargo, se sentía como si estuviera solo en la habitación, el único que miraba mientras Cordelia entraba, Lucie a su lado. Daisy. Parecía arder como una antorcha. James siempre había sabido que era hermosa. «¿Siempre lo había sabido? ¿Hubo un momento en el que se había dado cuenta?»; pero, aun así, verla lo sacudió como un golpe. Era toda fuego, calor y luz, desde las rosas de seda dorada tejidas en su cabello rojo oscuro hasta las cintas y cuentas de su vestido dorado. La empuñadura de Cortana era visible sobre su hombro izquierdo; las correas que lo aseguraban estaban hechas de gruesas cintas de oro. —Por el ángel, ella es valiente —escuchó murmurar a Matthew, y no pudo evitar estar de acuerdo: técnicamente, esta boda existía para corregir una terrible violación social. Cordelia era una novia comprometida, y para algunos parecería bastante atrevido que fuera a su boda completamente vestida de oro, una novia

85

Cazadora de Sombras en todo su esplendor, con la espada en la espalda y la cabeza en alto. Si alguna vez hubiera una expresión de desaprobación por parte de los más antiguos y testarudos del Enclave, sería ahora. Pero no hubo nada, solo pequeños jadeos de apreciación y la mirada de alegría en el rostro de Sona cuando Cordelia dio su primer paso hacia el pasillo, la espuma y el oro de su vestido se separaron por un momento para revelar una bota de brocado de oro y marfil. Algo retumbó en el oído de James. Al principio pensó que estaba escuchando el sonido del viento en las ramas heladas del exterior. Pero vio a Lucie sonreír y mirar detrás de ella; de hecho, era música, cada vez más cerca, aumentando el volumen. Un sonido delicado y cristalino como el invierno, tocado con una dulzura casi melancólica. El sonido de un violín, audible incluso a través de los gruesos muros de piedra. Los invitados miraron a su alrededor, sorprendidos. James miró a Matthew. —¿Jem? Matthew asintió y señaló a los padres de James: Will y Tessa estaban sonriendo. James creyó ver lágrimas en los ojos de su madre, pero era natural llorar en las bodas. —Tus padres le preguntaron si tocaría. Está afuera, en el patio. No quería entrar, dijo que los Hermanos Silenciosos no tenían lugar en las bodas. —No estoy seguro de que eso sea cierto —murmuró James, pero lo reconoció por lo que era: un regalo del hombre que siempre había sido como un tío para él. La música se elevó, tan exquisita como Cordelia, tan pura y orgullosa como la expresión de su rostro cuando se acercó para unirse a él en el altar.

*** Cordelia no esperaba sentirse tan extraña como se sentía: extraordinariamente presente y distante, como si estuviera viendo el proceso desde un lugar lejano. Vio a su familia, vio a Alastair mirarla y luego al banco delantero, vio la expresión del rostro de su madre. No esperaba el aroma de las flores, ni la música, que parecía una alfombra que se desenrollaba ante ella, la impulsaba por el pasillo y la elevaba hasta el altar.

86

Y no esperaba a James. No había esperado que sus ojos se fijaran en ella en el momento en que entró en la habitación, mirándola y nada más. Él era lo suficientemente hermoso como para dejarla sin aliento, su abrigo dorado oscuro del mismo color que sus ojos, su cabello salvaje y negro como un ala de cuervo. Parecía aturdido, un poco atontado cuando se unió a él en el altar, como si se hubiera quedado sin aliento. No podía culparlo. Ambos sabían que este día se acercaba, pero la realidad era asombrosa. La música del violín se suavizó cuando la Cónsul se levantó para unirse a ellos. Charlotte Fairchild ocupó su lugar detrás del altar. Sonrió cálidamente y Cordelia se apartó de Lucie; James la tomó las manos y se enfrentaron. Su agarre era cálido y duro, sus dedos encallecidos. Había inclinado la cabeza; todo lo que podía ver era la caída de su cabello negro y rizado contra su pómulo afilado. —Bienvenidos. —La voz autoritaria de Charlotte llenó la habitación. Lucie estaba vibrando de emoción, rebotando de puntillas. La mirada de Matthew vagó por la multitud, una pequeña sonrisa irónica tirando de su boca—. Hace veintitrés años, casé a Will y a Tessa Herondale en esta misma capilla. Cuán orgullosa y agradecida estoy de estar aquí ahora para casar a su hijo, James, con una mujer cuya familia también está cerca de mi corazón. Cordelia Carstairs. Charlotte volvió su firme mirada hacia Cordelia, quien se sintió incómoda de inmediato. Seguramente Charlotte, de todas las personas, vería a través de ellos. Pero ella se limitó a sonreír de nuevo y dijo: —Nos juntamos, Clave y Enclave, hijos del Ángel y los que ustedes aman. — Dejó caer un guiño y Cordelia se dio cuenta, con cierta sorpresa, de que Magnus Bane se había unido a Will y Tessa entre los invitados—. Para celebrar la unión de vidas bajo los auspicios de Raziel. Nuestro camino es solitario y elevado, el de los Nefilim. La carga que Raziel ha impuesto sobre nosotros es pesada, como hemos tenido motivos recientes para recordar. —Su mirada se movió por un momento hacia Gideon y Sophie—. Pero nos ha dado muchos regalos para equilibrar nuestras responsabilidades —prosiguió Charlotte, y ahora su mirada se posó con ternura en su esposo, Henry—. Nos ha dado una tremenda capacidad de amar. Dar nuestro corazón, dejar que se llene y vuelva a llenar del amor que nos consagra a todos. Amarnos unos a otros es acercarnos lo más posible a ser ángeles nosotros mismos.

87

88

Cordelia sintió un ligero apretón en su mano. James había levantado la cabeza; la estaba mirando con una mirada tranquila y una sonrisa alentadora. Tranquila, murmuró silenciosamente, y no pudo evitar devolverle la sonrisa. —James Morgan Henry Herondale —dijo Charlotte—. ¿Has atravesado las calles de la ciudad con sus centinelas, y has encontrado aquella alma que amas? Cordelia escuchó a Lucie aguantar el aliento. No lo soltó hasta que James respondió con una voz firme y clara que resonó en la capilla. —Lo he hecho —dijo, luego pareció un poco sorprendido, como sorprendido por la fuerza de su propia convicción—. Y no la dejaré ir. —Cordelia Katayoun Carstairs —dijo Charlotte—. ¿Has atravesado las calles de la ciudad con sus centinelas, y has encontrado aquella alma que amas? Cordelia vaciló. Las manos de James estaban firmes y suaves sobre las de ella; sabía que él siempre sería así, gentil y decidido, amable y atento. Su corazón latía fuerte y traicionero dentro de su pecho. No había sido amable en la Habitación de los Susurros. Ni gentil con sus manos en su cuerpo y sus labios en los de ella. Ese había sido el James que ella quería, su único vistazo al James que no podía tener. Se había dicho a sí misma que podría superar este momento fácilmente, que al menos estaría cerca de James, estaría a su lado, lo vería dormir y despertar. Pero ahora sabía, al mirarlo a la cara, las curvas de su boca, el arco de sus pestañas deslizándose hacia abajo para ocultar sus pensamientos, que no se iría ilesa al final de este año. Estaba de acuerdo en que le rompieran el corazón. —Sí —dijo Cordelia—. Y no lo dejaré ir. Hubo un florecimiento de la música de violín. Charlotte sonrió. —Es hora de intercambiar las primeras runas y los segundos votos —dijo. Los Cazadores de Sombras generalmente colocaban dos runas, una sobre la otra cuando se casaban: una runa en el brazo, dada durante la ceremonia pública, y una runa sobre el corazón, hecha más tarde en privado. Una runa para la comunidad y otra para la privacidad del matrimonio, había dicho siempre Sona. Matthew y Lucie volvieron hacia el altar y regresaron con dos estelas doradas. —Márcame como un sello en tu corazón, como un sello en tu brazo —dijo Lucie, entregando la primera estela a Cordelia con una sonrisa alentadora. Las palabras rituales eran antiguas, cargadas con la gravedad de los años. A veces los

89

pronunciaban los novios, a veces sus suggenes. En este caso, James y Cordelia habían querido que Matthew y Lucie las dijeran. —Porque el amor es fuerte como la muerte —dijo Matthew, colocando la segunda estela en la mano de James. Su tono era inusualmente sombrío—. Y los celos crueles como la tumba. James se subió la manga izquierda de la chaqueta y la camisa, revelando más runas colocadas en sus brazos más temprano ese mismo día. Runas de amor, suerte y alegría. Cordelia se inclinó para colocar la runa de matrimonio en la parte superior de su brazo, unos pocos movimientos rápidos y fluidos. Tuvo que estabilizar su brazo con la mano libre para lograrlo, y se estremeció un poco con el contacto: el músculo duro de su bíceps bajo sus dedos, la suavidad de su piel. Luego fue el turno de James; fue gentil y rápido, colocando la primera de las runas de matrimonio en su antebrazo, justo debajo del borde de encaje de su manga. Charlotte inclinó la cabeza. —Ahora cada uno de ustedes repetirá después de mí: «Porque estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni demonios, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni cualquier otra criatura, podrá separarnos». —Porque estoy segura de que —susurró Cordelia, y mientras pronunciaba las palabras en voz alta después de Charlotte, miró de reojo a James. Su perfil era agudo, la curva de sus labios determinada cuando dijo las palabras después de que ella lo hiciera—, ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni demonios, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir... Cordelia pensó: «Está pasando. Realmente está sucediendo». Y, sin embargo, a pesar de todo eso, no estaba preparada para lo que vendría después. Las palabras dichas, ella y James se miraron con alivio. Pero duró poco. —Ahora pueden besarse —dijo Charlotte alegremente. Cordelia miró a James con la boca abierta. Se veía igualmente sorprendido; parecía que ambos habían olvidado que esto sería parte de la ceremonia. «No puedo hacerlo», pensó Cordelia, medio presa del pánico. No podía presionar a James con un beso no deseado, y ciertamente no en público. Pero ya la estaba atrayendo a sus brazos. Su mano ahuecó su mejilla, sus labios rozaron la comisura de su boca.

90

—Hemos llegado hasta aquí —susurró—. No te alejes de mí ahora. Levantó la barbilla y sus labios rozaron los de él. Estaba sonriendo. —Yo jamás —comenzó indignada, pero él ya la estaba besando. Sintió el beso y la sonrisa que llevaba, a través de su cuerpo y sus huesos. Impotente, lo agarró, sujetándolo por los hombros. Aunque mantuvo la boca decorosamente cerrada, sus labios eran increíblemente suaves, tan suaves y cálidos contra los de ella que tuvo que contener un suave gemido. Él se echó hacia atrás y Cordelia alisó su vestido con manos temblorosas. Casi antes de que hubieran terminado, se alzó una ovación de la congregación, aplausos resaltados con algunos silbidos y pisadas. Los vítores continuaron mientras se tomaban de las manos y comenzaban a descender del altar. Cordelia vio que Lucie le sonreía, y luego el rostro de Matthew, sombrío y sereno. Su expresión la sacudió. Debe estar preocupado por James, se dio cuenta. No podía culparlo. Ninguna cantidad de preparación para este día podría haberla preparado para el momento. Estaba casada. Estaba casada y estaba absolutamente aterrorizada.

* * * Salieron de la capilla en medio de un estallido de aplausos y vítores que los siguieron hasta el largo pasillo y arriba, al salón de baile, donde se habían dispuesto las mesas para el banquete de bodas. Cordelia, todavía de la mano de James, miró a su alrededor con asombro. El salón de baile se había transformado en una brillante fantasía. Sona había trabajado incansablemente con Tessa para planificar la fiesta, y no dejaron ningún rincón del salón de baile sin tocar, desde las velas que parpadeaban en cientos de candelabros de latón hasta las franjas de seda dorada que cubrían las ventanas. Los tonos dorados del vestido de Cordelia se hicieron eco una y otra vez, en banderines y campanillas relucientes colgadas del techo. El oro brillaba en las cintas que se entrelazaban a través de guirnaldas de tanaceto y amapolas galesas, y decoraban las manzanas y las peras acurrucadas en arreglos de rayo rápido de hoja perenne y bayas blancas. Incluso los dos enormes pasteles escalonados en el centro de la lujosa extensión estaban cubiertos de oro y marfil.

91

Había una variedad realmente impresionante: fuentes humeantes de cordero asado y pollo, chuletas de cordero machacadas finas, lengua de res, paté de hígado de ganso. Otra mesa larga estaba adornada con salmón frío en salsa de pepino; una ensalada de bogavante y arroz y otra de patatas hervidas y encurtidos; y huevos regordetes suspendidos artísticamente en aspic27. Intercalados entre los platos había torres de gelatinas de colores brillantes en ámbar, fucsia y verde. Cordelia intercambió miradas de asombro con James mientras sus amigos se apiñaban a su alrededor. Christopher había robado una pera de una exhibición y pareció decepcionado al descubrir que estaba hecha de cera. —Dios, es magnífico —dijo Cordelia, mirando alrededor de la habitación. —Me halagas, cariño —dijo Matthew con suavidad—. Aunque, he estado guardando este chaleco para una ocasión especial. Cordelia rio justo cuando los padres de James descendieron sobre ellos, deseando felicitarlos y también, sospechaba Cordelia, para protegerlos de ser abrumados por miembros ansiosos del Enclave. Cordelia captó la mirada de Will mientras le sonreía a su hijo y sintió que su sonrisa se desvanecía. De todos aquellos que creían en la ficción de su matrimonio con James, traicionar a Tessa y a Will era lo más difícil de soportar. —Estoy hambriento —le susurró James a Cordelia mientras Lucie intentaba ahuyentar a sus simpatizantes hacia las mesas; como novios, no podían detenerse a comer hasta que todos los invitados estuvieran instalados. Podía ver al pequeño grupo de su propia familia hacia el otro extremo de la habitación, Alastair y Elias ayudando a Sona con cuidado a sentarse en una silla. Le hubiera gustado unirse a su familia, pero Sona ya había dejado en claro que, una vez terminada la ceremonia, esperaría que Cordelia se quedara al lado de James—. Es cruel tener que contemplar un festín como ese y no poder atrapar ni siquiera una galleta. —¿Christopher se está comiendo su pera de cera? —susurró ella en respuesta—. Eso no puede ser saludable. Cordelia dejó de intentar seguir la pista de todos los invitados; era difícil incluso recordar a cuál de ellos había conocido antes y a cuáles no. James, presumiblemente por años de asistir a funciones del Instituto, conocía a casi todo Se denomina áspic a la sustancia gelatinosa empleada en la elaboración de platos fríos de jamón, foie gras, mariscos, verduras e incluso frutas. Se trata de gelatina sin sabor, moldeada y aromatizada. Suele tener diferentes formas. Se suele servir en rodajas. Se utiliza mucho en buffets. Su presentación es impecable una vez decorada. 27

92

el mundo al menos por su nombre. Cordelia se sintió aliviada por la aparición de alguien a quien realmente conocía: Gabriel, Cecily y su hijo pequeño, Alexander, quien había sido recuperado de la guardería y permanecía increíblemente dormido a través de las estridentes felicitaciones y vítores. Rosamund Wentworth, que quería hablar sobre los pasteles de boda ya que «como por supuesto ya sabes, también me voy a casar pronto. Thoby, detén eso y presta atención». La hermana mayor de Thomas, Eugenia, regresaba recientemente de Idris. Henry Fairchild, quien simplemente tomó las manos de Cordelia y le deseó felicidad con tal honesta sinceridad que le dio ganas de llorar. Con la ayuda de Lucie y Tessa, los invitados fueron conducidos a sus asientos, y James y Cordelia pudieron sentarse. Lucie se las había arreglado para que la mayoría de los amigos estuvieran sentados juntos en un grupo alegre. Solo Anna, en un rincón con aspecto glamoroso y charlando con Magnus Bane sobre la estancia de Ragnor Fell en Capri, no se les había unido. (Cordelia había sugerido preguntarle, pero Matthew le había dicho: «Anna es como un gato. Tienes que dejar que se acerque a ti», lo que Christopher había confirmado como cierto). El personal de servicio se apiñaba alrededor, trayendo platos llenos de trozos de todo. Cordelia se metió un higo en la boca, saboreando la dulzura que se extendía por su lengua. Pensó en su madre, en los higos y la miel que solían tomar en ocasiones especiales. —Bienvenida a la familia —le dijo Christopher a Cordelia—. Ahora eres nuestra prima política. Nunca había tenido uno de esos antes. —Todos los Cazadores de Sombras están relacionados —dijo Matthew, metiendo su petaca en el bolsillo del pecho e interceptando hábilmente a un camarero que pasaba con una bandeja de copas de champán. Extrajo dos y le pasó uno a James con una floritura—. Lo más probable es que ya fueran primos novenos por línea directa. —Gracias por ese análisis angustioso —dijo Cordelia, levantando su propia copa en un brindis formal simulado—. Seré una ladrona honoraria, espero. —Bueno, tendremos que ver —dijo Matthew, con los ojos brillando—, cómo eres con los robos y eso. —Realmente es excelente, todo esto, ya sabes —dijo Christopher—. Quiero decir, aunque toda la boda es... ya sabes... porque... Thomas saltó antes de que Christopher pudiera encontrar sus palabras.

93

—Costosa, sí —estuvo de acuerdo ruidosamente—. Pero yo digo que vale la pena. —De todos modos, será una gran diversión que tengas tu propia casa ahora, James —continuó Christopher—. No más habitaciones de la Taberna del Diablo con corrientes de aire. —Los Ladrones Alegres reunidos en un entorno respetable —dijo Matthew— . ¿Quién lo hubiera pensado? —Me gustan las salas de la Taberna del Diablo —protestó James. —Me gusta un fuego en la chimenea que no se apague por la lluvia —dijo Thomas. —No van a enviar sus cosas de la Taberna del Diablo a mi nueva casa —dijo James con severidad—. No es una instalación de almacenamiento para mis amigos fracasados. Cordelia no dijo nada mientras los chicos estallaban en protestas y charlas. Estaba agradecida con todos ellos por tomar todo con calma, por no odiarla por casarse con James. Parecían comprender la situación a pesar de su complejidad. Por otro lado, todos estaban hablando de la nueva casa, y no por primera vez hoy, pensó: «al final de esta fiesta, no voy a casa con mi madre, mi padre y Alastair. Vuelvo a casa con mi marido, a nuestra casa». Su casa. La casa de la que no sabía nada en absoluto, ni siquiera su ubicación. Su madre estaba impaciente con la decisión de Cordelia de dejar que James se encargara de la compra y preparación de la casa. Los caballeros, había dicho Sona, no tenían idea de cómo decorar cosas. Y, ¿no quería Cordelia poner su propio toque? ¿Asegurarse de que sería una casa en la que estaría dispuesta a vivir el resto de su vida? Cordelia acababa de decir que estaba contenta de dejar que James le hiciera una sorpresa. Sus padres la estaban comprando, había pensado para sí misma, y sería de él después del divorcio. Quizás le gustaría vivir ahí con Grace. Miró hacia la fila de mesas, incapaz de evitarlo. Grace estaba allí, sentada junto a Charles, silenciosa y hermosa como siempre. Ariadne estaba sentada al otro lado; Cordelia casi había olvidado que Grace ahora vivía con los Bridgestock. Todo era muy extraño.

94

De repente, Charles se puso de pie y se dirigió hacia ellos, luciendo preocupantemente complacido consigo mismo. Matthew también lo había visto. —Mi hermano aparece en el horizonte —le dijo a James en voz baja—. Ten cuidado. Parece muy feliz por algo. —¡Los nuevos Sr. y Sra. Herondale! —gritó Charles, y Matthew puso los ojos en blanco—. ¿Puedo ser el primero en ofrecer mis felicitaciones? —Extendió su mano a James. James la tomó y la sacudió. —No eres el primero, Charles, pero no te lo agradecemos menos. —Qué excelente boda —prosiguió Charles, mirando las vigas del Instituto por encima de ellos como si contemplara la habitación por primera vez—. Tendremos una tranquila temporada de bodas este año, ¿no? —¿Qué? —dijo James, y luego—: Oh, por supuesto, tú y... la señorita Blackthorn. Matthew tomó un largo sorbo de champán. Cordelia estudió el rostro de James, pero James no dejó ver nada. Sonrió amablemente a Charles, y como Cordelia siempre estaba impresionada y un poco asustada por la impenetrabilidad de la Máscara; su nombre para la expresión ilegible y en blanco que James desplegaba con gran efecto cada vez que deseaba disfrazar sus sentimientos. —Esperamos brindar por su salud y felicidad en este mismo salón lo suficientemente pronto, Charles. Charles se marchó. Matthew levantó un vaso. —Eso es lo que en París llaman sang-froid28, Monsieur Herondale. Cordelia estuvo de acuerdo en privado. La Máscara la asustaba a veces, cuando no podía decir lo que estaba pensando James, pero ciertamente tenía sus ventajas. Usándola, James parecía invulnerable. —¿Eso es un cumplido? —preguntó Christopher con curiosidad—. ¿No significa «sangre fría»? 28

Sang-froid: Del francés. Sangre fría, compostura.

95

—Viniendo de Matthew, definitivamente es un cumplido —dijo Anna riendo; ella había aparecido en la mesa de repente, con Magnus Bane a cuestas. Llevaba un frac azul claro con botones dorados, un chaleco dorado, calzones hasta la rodilla de color topo y botas con hebilla. Se parecía a las fotografías que Cordelia había visto de hombres en la corte del Rey Sol. —Por supuesto, todos conocen a Magnus Bane, ¿cierto? —Anna hizo un gesto a la figura alta que estaba a su lado. —Tengo entendido —dijo Cordelia—, que la cuestión nunca es si conoces a Magnus Bane. La pregunta siempre es si Magnus Bane te conoce. —Oh, me gusta —dijo Anna, claramente complacida—. Muy inteligente, Daisy. Magnus, a su favor, parecía un poco avergonzado. Fue un efecto extraño junto con su nivel general de glamour; él y Anna, con un traje negro pulido y un chaleco azul cielo, con el collar de rubí de su familia en el cuello, formaban una pareja bastante elegante. —Felicitaciones. Les deseo a ti y a James toda la felicidad del mundo. —Gracias, Magnus —dijo Cordelia—. Es bueno verte. ¿Crees que hay alguna posibilidad de que te quedes en Londres de forma permanente? —Quizás —dijo Magnus. Había estado entrando y saliendo de Londres durante los últimos meses, a veces presente, a menudo fuera—. Primero debo partir hacia el Instituto de Cornualles, para emprender un proyecto allí. Mañana, de hecho. —¿Y qué proyecto es ese? —preguntó Matthew—. ¿Algo glamoroso, secreto y admirable? —Algo aburrido —dijo Magnus con firmeza—, pero bien pagado. Se me ha asignado la tarea de realizar un estudio de los libros de hechizos en el Instituto de Cornualles. Algunos pueden ser peligrosos, pero otros pueden ser indispensables en manos del Laberinto en Espiral. Jem, el hermano Zachariah, debería decir, me acompañará; parece que es el único Cazador de Sombras en el que confía tanto la Clave como el Laberinto Espiral. —Estarás en buena compañía, entonces —dijo Cordelia—. Pero lamento que te vayas de Londres. James y yo esperábamos invitarte a cenar en nuestra nueva casa.

96

—No te preocupes —dijo Magnus—, no estarás sin mi resplandor por mucho tiempo. Debería estar de vuelta en quince días. Y luego, celebramos. Matthew levantó una mano. —Exijo que también me inviten a cenar con Magnus. No seré despreciado. —Hablando de desprecio —murmuró Lucie. De la nada había aparecido Ariadne Bridgestock, muy hermosa con un vestido de color rosa con trenzas de pasamanería doradas. —Aquí estás —dijo Ariadne—. James, Cordelia. Felicidades. —Luego, sin pausa, se volvió hacia Anna—. ¿Podría dar una vuelta por la habitación conmigo, señorita Lightwood? Cordelia intercambió una mirada de interés con Matthew, quien se encogió de hombros. Sin embargo, sus orejas se habían levantado, como las de un gato. La postura de Anna cambió; había estado holgazaneando con las manos en los bolsillos, pero ahora se enderezó. —Nadie más está deambulando por el salón de baile, Ariadne. Ariadne se preocupó por un pliegue de su vestido con los dedos. —Podríamos hablar —dijo—. Podría ser agradable. Cordelia se tensó; Ariadne se estaba abriendo a una respuesta cortante. Pero en lugar de eso, Anna, con un tono muy plano, solo dijo: —No lo creo. —Y se fue sin decir una palabra. —Es una persona más complicada de lo que pretende —le ofreció Magnus a Ariadne. Ariadne no pareció agradecer la simpatía. Sus ojos brillaron. —Lo sé mejor que la mayoría. —Ella asintió rígidamente hacia James y Cordelia—. Una vez más, les deseo toda la felicidad del mundo. Cordelia sintió un extraño impulso de desearle suerte en la batalla, pero no había tiempo: se había ido con la cabeza en alto. —Bueno —dijo Magnus, jugando distraídamente con la flor dorada metida en su ojal. Una peonía, observó Cordelia, bañada en oro—. Es difícil no admirar su espíritu.

97

—Está muy decidida —dijo Lucie—. Se acerca a Anna en cada baile y fiesta, siempre con algún tipo de solicitud. —¿Anna ha respondido? —No, a juzgar por su calendario social —dijo James—. Cada vez que la veo, está inquietando a una nueva dama por la ciudad. —Ella y Ariadne ciertamente tienen una historia —dijo Thomas—. Simplemente no sabemos muy bien cuál es. Cordelia pensó en Anna arrodillada junto al lecho de Ariadne enferma, murmurando suavemente: «Por favor, no te mueras». Nunca le había mencionado el momento a nadie. Sentía que a Anna no le gustaría que lo hiciera. Magnus no hizo ningún comentario; su atención había sido captada por otra cosa. —Ah —dijo—. Sr. Carstairs. Era Alastair, acercándose con determinación a Cordelia y James. Magnus, como si sintiera el advenimiento de una situación incómoda, se disculpó y se escabulló suavemente entre la multitud. Cordelia miró a Alastair con preocupación. ¿Se sentía realmente obligado a enfrentar la guarida de los Ladrones Alegres para ofrecer sus felicitaciones? Al parecer sí, volviéndose hacia su hermana con una precisión casi militar, dijo bruscamente: —Estoy aquí para ofrecerles mis felicitaciones a los dos. James lo miró. —Supongo que al menos tienes la gracia social suficiente para saber las cosas correctas que decir —dijo en voz baja—, incluso si no puedes sonar como si las dijeras en serio. La boca de Alastair se tensó en una línea dura. —¿No hay crédito por el intento, entonces? «Detente», pensó Cordelia. Sabía que Alastair no siempre era así, sabía que podía ser amable, dulce e incluso vulnerable. Sabía que su padre había roto el corazón de su hijo de muchas formas diferentes, y Alastair estaba haciendo lo mejor que podía con los pedazos. Pero no ayudaba que Alastair se comportase así, retirarse detrás de una fachada fría tan cortante como el vidrio.

98

De la forma en que James se retiraba detrás de la Máscara. —Ahora somos hermanos, Alastair —dijo James—, y eres bienvenido en nuestra casa. Seré cortés contigo y espero que lo seas conmigo, por el bien de Cordelia. Alastair parecía un poco aliviado. —Por supuesto. —Pero será mejor que seas bueno con ella —dijo James, todavía en un tono tranquilo y uniforme—. Porque mi hospitalidad durará mientras Cordelia encuentre agradable tu presencia. —Por supuesto —dijo Alastair de nuevo—. No esperaría nada más. —Se volvió hacia Thomas, que había estado mirando fijamente su plato—. Tom —dijo con cuidado—. Si pudiera hablar contigo un momento... Thomas se puso de pie, casi derribando la mesa. Cordelia lo miró asombrada. —Ya te dije antes que, si volvías a hablar conmigo, te arrojaría al Támesis — dijo Thomas. Su rostro normalmente abierto y amistoso se torció en una expresión de furia—. Al menos podrías haber elegido un día más cálido para dar el paso. —Paren. —Cordelia tiró su servilleta—. Alastair es mi hermano y lo amo. Y este es el día de mi boda. Nadie arrojará a los miembros de mi familia al Támesis. —¿De verdad, Thomas? —dijo Lucie, mirando a su amigo con decepción. Thomas apretó los puños a los costados. —Ahora —dijo Cordelia—. ¿Alguien me dirá de qué se trata todo esto? Hubo un silencio incómodo. Incluso Alastair evitó mirarla. Hizo una especie de sonido extraño, en el fondo de su garganta. —Esto es... insostenible —dijo—. No debe ser soportado. —Es lo que te mereces —dijo Matthew, con los ojos centelleantes; James extendió una mano hacia su parabatai, como para calmarlo, justo cuando un fuerte estruendo llegó desde el otro extremo de la habitación. Sin otra palabra, Alastair echó a correr. Sabiendo lo que eso significaba, Cordelia echó la silla hacia atrás y corrió tras él. Sus pesadas faldas de terciopelo la obstaculizaron y llegó a sus padres unos momentos después que Alastair. Su

99

padre estaba en el suelo junto a su silla, agarrándose la rodilla y gimiendo de dolor. Sona estaba luchando por levantarse de su silla. —Elias... Elias, ¿estás…? El rostro de su padre estaba rojo como una remolacha y parecía haberse hecho una especie de espuma. —Te digo, debería haber sido suggenes de mi hija —espetó Elias—. Ser excluido de la ceremonia como si yo fuera un secreto vergonzoso, bueno, solo puedo imaginar que fue persuadida, pero es un ultraje, una humillación deliberada, ¡y no puedes convencerme de lo contrario! Golpeó el suelo con la mano. El corazón de Cordelia se hundió en sus botas de brocado. Miró a Alastair, que ya intentaba ayudar a Elias a ponerse de pie. Rápidamente, se movió para bloquear la escena de los invitados a la boda, los que estaban lo suficientemente cerca para ver los desordenados acontecimientos estaban mirando. La furia atravesó a Cordelia como una lanza. ¿Cómo se atrevía su padre a sugerir que no había tenido suficiente importancia en su boda? No tenían ni idea de que asistiría hasta su llegada esta misma mañana. —Estoy aquí —dijo una voz en su hombro. Era James. Tocó ligeramente el brazo de Cordelia, luego se arrodilló junto a Alastair y agarró el otro brazo de Elias, levantándolo para que se pusiera de pie. Elias miró a James. —No necesito tu ayuda. —Como usted diga —dijo James serenamente. Sona tenía la cara entre las manos; Cordelia se detuvo para tocar ligeramente el hombro de su madre antes de mirar detrás de James y Alastair, que se estaban alejando con Elias tan rápido como sus pies podían llevarlos. —Padre, creo que necesitas un poco de descanso —estaba diciendo Alastair. Habló de manera uniforme, con una expresión tranquila y práctica. «Así es como se las ha arreglado durante todos estos años», pensó ella. —Por aquí, señor —dijo James, y murmuró: «sala de juegos» a Alastair, quien asintió con la cabeza. Sona se había vuelto a hundir en su silla; Cordelia se apresuró a seguir a los chicos, que se dirigían hacia las puertas dobles del otro

100

extremo de la habitación. Mantuvo la mirada fija al frente mientras avanzaba, seguramente todos estaban mirando, aunque podía escuchar a Will y Gabriel charlando en voz alta, sus voces elevadas, haciendo todo lo posible para distraer a los invitados. James y Alastair ya habían desaparecido con Elias. Se deslizó a través de las puertas dobles tras ellos y se encontró en el estrecho pasillo fuera de la sala de juegos. Era un alivio estar sola, aunque solo fuera por un momento; se apoyó contra la pared y rezó una tranquila oración a Raziel. «Sé que no me lo merezco, pero por favor dame fuerzas». Se oyeron voces detrás de la puerta de la sala de juegos. Hizo una pausa; ¿James y Alastair no se dieron cuenta de que los había seguido? —Supongo —dijo Alastair—, que tú y tus amigos se reirán mucho de esto más tarde. —Sonaba derrotado, en lugar de enojado. A pesar de que Cordelia estaba a menudo molesta por la terquedad de Alastair, lo que la lucha le había arrebatado era peor. —Nadie te culpa por tu padre, Alastair —escuchó responder a James—. Solo por lo que tú mismo has hecho y dicho. —He intentado disculparme y cambiar —dijo Alastair, e incluso a través de la puerta, Cordelia pudo oír su voz temblar—. ¿Cómo puedo enmendar mi pasado si nadie me deja? Cuando James respondió, había verdadera amabilidad en su voz. —Debes darle tiempo a la gente, Alastair —dijo—. Ninguno de nosotros es perfecto y nadie espera la perfección. Pero cuando has herido a personas, debes permitirles su ira. De lo contrario, solo se convertirá en otra cosa que has intentado quitarles. Alastair pareció vacilar. —James —dijo—. ¿Él…? Hubo un sonido agudo, como el de algo que se cae de una mesa, y luego los ruidos familiares de las arcadas de Elias. Cordelia podía oír a Alastair diciéndole a James que se fuera, que él se las arreglaría. Sin saber qué más hacer, Cordelia regresó silenciosamente al salón de baile. El almuerzo nupcial volvió a estar en pleno apogeo. Mirando a su alrededor, vio que los Ladrones Alegres habían abandonado su mesa. Estaban caminando

101

de un lado a otro de la habitación, saludando a la gente, recibiendo felicitaciones para ella y James. Matthew y Anna hicieron reír a un grupo de invitados; Will estaba regalando a otra mesa una sinopsis larga y muy bordada de una novela de Dickens. Se apoyó contra la pared. Lo estaban haciendo por James, lo sabía, pero también por ella: distraer a la gente, mantenerlos entretenidos, hacer que olvidaran a Elias. Sintió un gran alivio, no tener que enfrentarlo sola. Entró en la habitación, sonriendo cuando la detuvieron una y otra vez para felicitarla. El cuarteto de cuerdas tocaba suavemente; la mayoría de la gente parecía haber terminado de comer y se estaba relajando con vasos de oporto (para los hombres) y ratafía (para las damas). Eugenia y Ariadne jugaban con Alex. Matthew había comenzado a cantar, y Lucie y Thomas parecían estar tratando de convencerlo de que se detuviera. Charlotte los miró; Cordelia no pudo evitar preguntarse qué pensaba Charlotte de su hijo menor, con sus anhelos bohemios, la insatisfacción inquieta que parecía impulsarlo, la forma en que él estaba muy triste, o muy feliz, con poco en el medio. Y allí estaba su propia madre; Sona estaba de pie, charlando alegremente con Ida Rosewain y Lilian Highsmith, como si nada hubiera pasado. Cordelia se dio cuenta de que estaba viendo a su madre hacer lo que siempre había hecho: recoger los pedazos y seguir adelante. ¿Cómo había estado Cordelia tan ciega durante tanto tiempo? Respiró hondo, plasmó una sonrisa en su rostro y fue a reunirse con su madre. Vio la rápida mirada de alivio de Sona cuando se acercó y agradeció a las compañeras de su madre por asistir. Ida Rosewain elogió su vestido; Lilian Highsmith admiró la nueva vaina de Cortana. —Gracias —dijo Cordelia—. Es encantadora también, ¿cierto? Un regalo de bodas de mi padre. Sonrió; todas sonrieron; si alguien tenía algo que decir sobre su padre, guardaron silencio. Sona tocó la mejilla de Cordelia, y Cordelia continuó, pasando de grupo en grupo de invitados, agradeciéndoles por asistir, por hacer feliz su boda. Todo lo que uno tenía que hacer era fingir, se dio cuenta, maravillándose un poco, y todos los demás se alinearían fingiendo junto a ti. Mientras se alejaba de los Wentworth, que querían saber quién les había proporcionado el champán, una mano suave se posó sobre su hombro. —Mi querida. —Volteó; era Tessa—. Lo estás haciendo maravillosamente.

102

Cordelia se limitó a asentir; Tessa se merecía algo mejor que una falsa sonrisa. Los invitados comenzaban a despedirse, advirtió con alivio, y se agruparon en grupos de dos y tres. —Gran parte de la gestión en sociedad es mantener la barbilla en alto — agregó Tessa con cuidado, y Cordelia pensó en lo que Tessa y su familia habían soportado a lo largo de los años: murmullos y susurros sobre la sangre de bruja de Tessa, su padre demonio—. Y sin tener en cuenta las cosas ignorantes que dice la gente. Cordelia asintió sin decir una palabra. Sabía que Will y Tessa eran plenamente conscientes del tiempo de Elias en las Basilias y de qué se había tratado. Pero, aun así, qué humillante que los padres de James vieran a su familia así. —Debería empezar a despedirme de los invitados —dijo Cordelia—, pero James está con... con mi padre. —Entonces te acompañaré —dijo Tessa, y le hizo un gesto a Cordelia para que la siguiera. Juntas se dirigieron a las puertas principales del salón de baile, donde Cordelia sonrió una y otra vez mientras los invitados se iban. Les agradeció por venir y prometió invitarlos en el momento en que ella y James estuvieran instalados en su nueva casa. Podía ver a Lucie y a Will con el rabillo del ojo, circulando por el salón de baile, repartiendo cajas con trozos de pastel de bodas para que los invitados se las llevaran a casa para tener buena suerte. —Supuestamente debo esperar un año y luego comer esto —dijo Christopher, agitando su caja de pastel hacia Cordelia mientras se despedía. Su familia lo rodeó; Cecily y Gabriel, un Alexander dormido, incluso Anna, aunque ella se dirigía con Magnus Bane, tal vez a la Ruelle, o lugares desconocidos—. Deberían haber crecido algunos cultivos de moho muy interesantes para entonces. —Espero los resultados —dijo Cordelia solemnemente. Thomas, saliendo con Eugenia, sonrió. Al menos no estaba enojado con ella, incluso cuando estaba furioso con Alastair. La cual, pensó, era una situación que no podía permitir que continuara; tenía que descubrir, al menos, por qué los Ladrones Alegres estaban tan enojados con su hermano. Cuando solo quedaban unos pocos invitados en el salón de baile, Cordelia vio a Alastair y James saliendo de la sala de juegos. Se dirigieron en direcciones opuestas: Alastair se unió a Sona y James escaneó la habitación, obviamente buscando a alguien.

103

Entonces vio a Cordelia y saludó con la mano, y ella se dio cuenta con un sobresalto de que la había estado buscando. Se apresuró a acercarse y tomó sus manos, inclinándose para hablar en voz baja en su oído. Cordelia miró a su alrededor, sonrojada, pero nadie les estaba dando una segunda mirada. (Tessa, discretamente, se había derretido entre la multitud). Por supuesto que no, pensó: eran recién casados, destinados a susurrarse al oído. —Lamento abandonarte —murmuró—. Tu padre levantó un poco de escándalo. —Se alegró de que él no intentara ignorar o hacer pasar por alto lo que había sucedido—. Le buscamos un trapo frío para la frente y apagamos las luces de la sala de juegos. Dijo que necesitaba estar solo hasta que su dolor de cabeza desapareciera. Cordelia asintió. —Gracias —dijo—. Se suponía que las Basilias lo habían curado, pero... James le tomó la cara con una mano y le acarició la mejilla con el pulgar. —Estaba bajo mucho estrés. Es posible que esto no vuelva a suceder. Y si duerme en la sala de juegos hasta la mañana, no le hará ningún daño. Miró a Alastair. Hablaba tranquilamente con su madre. Cordelia siempre había pensado que el mal humor de Alastair era el resultado de su extraña y solitaria educación. Ahora sabía que era más. ¿Con qué frecuencia Alastair había tenido que lidiar con su padre de esa manera? ¿Qué tipo de daño le había cobrado? «Hablaré con él en casa, haré un poco de té y nosotros...». Pero no. No iba a volver a casa en los jardines Cornualles. No estaría durmiendo en la misma casa que Alastair. Se iría a casa con James. A su propia casa. Levantó la barbilla. El rostro de James estaba justo encima del de ella: podía ver las motas ambarinas en sus ojos, la pequeña cicatriz blanca en su barbilla. Su labio inferior lleno, que ella había besado solo unas horas antes. Su mirada se aferró a la de ella, como si no quisiera apartar la mirada, aunque sabía que era solo su imaginación. Se sintió cansada. Tan extraordinariamente cansada. Todo el día, había jugado un papel. Todo lo que quería era estar en casa, sea lo que fuera que eso significara ahora. Y si hogar significaba James, bueno, entonces ya no podía fingir para sí misma que era algo que no quería.

104

—Vámonos a casa, James —dijo—. Llévame a casa.

105

5 EL REY ESTÁ MUERTO Traducido por Roni Turner Corregido por Haze Editado por Mrs. Carstairs~

Somos como las piezas movibles de un tablero de noches y de días. Con justo rigor fiero, muévelas el Destino de un ángulo a otro ángulo, y van cayendo todas en el despeñadero. —El Rubaiyat, Omar Khayyam (Traducción de Manuel Bernabé según la versión inglesa de Edward Fitzgerald) Se las arreglaron para partir del Instituto con el mínimo escándalo, despidiéndose de sus familiares y sus suggenes. Lucie abrazó fuerte a Cordelia, sin palabras por primera vez. Por sobre su hombro, Cordelia vio a Matthew susurrar algo en el oído de James. James sonrió. —Cuida bien de mi chico —le dijo Will a Cordelia. Parecía que quería alborotarle el pelo a Cordelia, pero se echó atrás al ver que estaba cubierto por completo por numerosas flores y aljófares. Alastair tocó la mejilla de Cordelia. —Agar oun ba to mehraboon nabood, bargard khooneh va motmaen bash man kari mikonam ke az ghalat kardene khodesh pashimoon besheh. Si alguna vez te hace daño, ven a casa, y haré que se arrepienta. Era la manera de Alastair de decirle que la echaría de menos. Cordelia reprimió una sonrisa. Cuando abandonaron el Instituto, a Cordelia todo le pareció resonante, enorme y extraño, como si estuviera soñando. En la entrada, James se detuvo en la puerta, pretendiendo que estaba ocupado poniéndose los guantes mientras observaba con detenimiento las muescas del suelo de piedra erosionado por siglos de visitas, las escaleras con su barandilla de madera pulida por incontables manos. Ya fue suficientemente extraño abandonar para siempre su casa en South Kensington, aunque solo hubiera

106

vivido allí cuatro meses. ¿Cómo de extraño debía ser para James dejar atrás el único hogar que jamás había conocido? —¿Me vas a decir dónde está nuestra nueva casa? —preguntó ella, con la esperanza de distraerle—. ¿O sigue siendo un secreto? Él le echó un vistazo, y se sintió aliviada al ver un destello de su humor retorcido en esos ojos dorados. —He mantenido el secreto por todo este tiempo. Puedo mantenerlo por una hora más. —Vale, más te vale que sea espectacular, James Herondale —dijo ella con falsa severidad mientras descendían por los escalones congelados. Los últimos destellos del sol formaban una leve franja amarilla en el este, pues la ciudad se había sumido en el silencioso atardecer invernal. Bridget ya tenía su carruaje preparado: un regalo de Tessa y Will junto con la nueva casa. Era una robusta berlina con asientos abatibles extras para cuando viajasen con amigos. El cochero, contratado por el Instituto, inclinó el sombrero en su dirección. Atado al carruaje había un caballo llamado Xanthos, propiedad de Will en su juventud; tenía una cara dulce moteada de blanco y un temperamento tranquilo. Xanthos pertenecería a James y Cordelia desde ese momento, y cuando Lucie se casara, su hermano Balios sería suyo. Probablemente a causa de que Cordelia acostumbraba a darle zanahorias a Xanthos, Will había considerado que era el caballo con mejor opinión de Cordelia. Ella simplemente había asentido y preguntado posteriormente a James si su padre estaba bromeando. —Suele ser difícil de saber —le había dicho James—. A veces te toma el pelo, pero en ocasiones se trata de un misterioso asunto galés. Creo que en lo que a los caballos concierne, debe ser la segunda. Cordelia agradeció la familiaridad de ambos, el carruaje y el caballo. Había estado intentando dejarse llevar por el momento y permitirse sorprenderse por la casa, pero las advertencias de su madre provocaron que no pudiera evitar temer encontrar habitaciones húmedas, nada de calefacción, quizá ni un mísero mueble. ¿Y si la casa no tenía techo? No, seguramente James hubiera notado la falta de un techo. Y Risa estaría allí; ya se les había adelantado para prepararlo

107

todo para su llegada. Cordelia intentó reprimir una sonrisa al imaginar a Risa maldecir enfadada mientras la nieve caía sobre el cubo de carbón. Mientras traqueteaban a través de las calles, se encontró intentando adivinar la ubicación de la casa por la dirección del carruaje. Viajaron hacia el oeste por la calle Strand, atravesaron el caótico tráfico de la plaza de Trafalgar, y bajaron hacia Pall Mall pasando por la Oficina de Guerra, cuya cancela estaba flanqueada por guardias reales con sombreros de piel de oso. Unos pocos giros después, Cordelia vio que estaban en un lugar llamado calle Curzon, frente a una bonita casa adosada blanca en un silencioso edificio. Cordelia se sintió aliviada al ver que ciertamente parecía tener techo, y que estaba rodeada de todas las cosas necesarias para combinar. Estupefacta, se giró hacia James. —¡Mayfair!29 —dijo, hincando un dedo acusador en su pecho—. ¡Nunca me esperé un barrio tan lujoso30! —Bueno, he oído que la Cónsul vive cerca de aquí, con sus inútiles hijos — dijo James—. No querría que se jactaran de nosotros. —Bajó del carruaje y le ofreció la mano para ayudarla a apearse. —Quieres decir que querías vivir cerca de Matthew. —Cordelia rio, elevando la mirada para ver los cuatro pisos del edificio—. ¡Deberías simplemente decirlo! No te echaría nada en cara. La puerta principal se abrió y Risa apareció en el umbral. Antes había llevado ropa mucho más formal, para la boda, pero se había cambiado a un vestido sencillo y un delantal, y amarró en su mentón su roosari de algodón para protegerse del viento. Gesticuló para que entrasen. —Entren para refugiarse de la nieve, niños tontos. Hay comida caliente para ustedes dentro, y té. Había hablado en persa, pero James parecía haberla entendido suficientemente bien. Él subió los escalones y rápidamente tomó control de la logística, ordenando al cochero que subiera sus valijas. Cordelia entró más despacio. Risa la ayudó con su aterciopelado abrigo de saco, y después con Cortana, tomando la espada cuidadosamente mientras Cordelia observaba a su Exclusivo barrio con elegantes adosados georgianos, exclusivos hoteles, restaurantes gourmet y tiendas con fama internacional. 30 Literalmente «posh», que se puede traducir como «pijo», «fresa», «cuico», «cheto», dependiendo del país, al ser una palabra coloquial. 29

108

alrededor asombrada. La entrada estaba iluminada con un brillo tenue que venía de sendos apliques de latón que ornamentaban la pared. Había papel pintado con un estampado de pájaros y pasionarias sobre un oscuro fondo verde esmeralda. —Qué bonito —dijo ella, rozando con la punta de los dedos el relieve de un pavo real dorado—. ¿Quién lo ha escogido? —Yo —dijo James. Ante su mirada de sorpresa, añadió—: Quizá debería enseñarte el resto de la casa. Y Risa, quizá Effie pueda servir una cena ligera. Creo que has dicho algo sobre té. —¿Quién es Effie? —susurró Cordelia, mientras Risa, Cortana en mano, conducía al cochero cargado de bolsas hacia arriba. —La nueva criada. Risa la ha contratado. Aparentemente solía trabajar para los Pounceby —dijo James, mientras Cordelia le seguía hacia el amplio comedor, cubierto por una gruesa alfombra, con una chimenea de mármol y altas ventanas desde las que se veía la calle Curzon. Sus ojos se dirigieron inmediatamente a un grupo de cuatro cuadros iluminados colgados en la pared. James la miró, nervioso, con los dedos de su mano derecha golpeteando su pierna, mientras ella se les aproximaba. Eran miniaturas persas hechas de sombras copiosamente pigmentadas, de color escarlata, cobalto y oro. Se giró para mirar a James con asombro. —¿Dónde los has encontrado? —En una tienda de antigüedades de Soho —dijo James. Ella seguía sin poder leer su expresión—. La herencia de un mercader persa estaba en liquidación. Cordelia se inclinó para examinar la hermosa caligrafía nasta´liq sobre las imágenes de profetas, acólitos y músicos, pájaros, caballos y ríos. —Este es de Rumi —susurró ella, reconociendo el verso: «La herida es el lugar donde la Luz entra en ti». Siempre había sido uno de sus favoritos. Su corazón latía rápido, se giró para asimilar el resto de la habitación, con sus paredes cubiertas de seda, con su elaborada lámpara de araña de filigranas, y su mesa y sillas de jacarandá llena de detalles grabados. —La mesa puede llegar a albergar dieciséis comensales —dijo James—. Aunque no estoy seguro de querer que tantas personas cenen aquí. Ven a ver el resto de la casa.

109

Cordelia le siguió por el pasillo, con su larga falda apenas cabiendo por la puerta. Había una preciosa sala de dibujo, empapelada en blanco y azul, con un inmenso piano; saltándose el estudio, se dirigieron abajo a la cocina, llena de una cálida luz amarillenta. Una pequeña puerta en la pared les condujo al exterior a una porción del jardín; en ese momento estaba cubierto de nieve, pero había un emparrado rosa cuyas flores florecerían en verano. Una criada vestida en un vestido negro, Effie, Cordelia asumió… marchó hacia la cocina, con una bandeja vacía en la mano. Ojeó a James y Cordelia respectivamente, como si les estuviera evaluando para venderlos. Tenía el pelo gris acero peinado en un tupé, y la mirada penetrante. —Les he dejado algo de comida en el estudio —dijo ella, sin preocuparse por presentarse—. No será ni de cerca tan buena cuando esté fría. La comisura de James se crispó. —Entonces supongo que será mejor que comamos ahora —le dijo a Cordelia, con una expresión sumamente seria, y la condujo arriba. Ella había esperado que el estudio fuese una habitación pequeña, quizá con una mesa, pero como todo en esa casa, la sorprendió. Era un espacio grande y refinado, prácticamente formado por librerías y lleno de cómodos muebles, incluido un acogedor sofá Knole. El tapizado damasco hacía juego con las cortinas de las ventanas que daban a la calle. Cordelia reconoció un escritorio del Instituto anclado a una esquina de la sala, y una hermosa mesa se llevaba toda la atención en el centro, con un tablero de ajedrez de pulido ébano y nácar incrustado en su superficie. Sobre ella, un conjunto de piezas de ajedrez se había dispuesto para jugar, los trebejos de marfil tallado intrincadamente, una mitad teñidos de negro, y la otra de un rojo suntuoso. —Me dijiste que te encanta el ajedrez —dijo James—. ¿Recuerdas? En la fiesta de los Townsend. Ella se acordaba. Fue uno de los muchos eventos a los que él la acompañó, un baile poco memorable de un húmedo octubre. Recordó haber hablado con él mientras bailaban, pero no pudo haber imaginado que él recordaría lo que ella dijo. Se encontró a sí misma deambulando por la habitación un poco aturdida, leyendo los títulos de los lomos de los libros, agarrando un reloj de sobremesa de latón y volviéndolo a dejar en su sitio. Sobre la chimenea colgaba un cuadro

110

maravillosamente fluido de la Dama de Shallot31, a la deriva en su bote, con su largo cabello cayendo alrededor de ella en una cortina escarlata. En un soporte de madera cerca de la ventana había un enorme volumen encuadernado en cuero. —Este no puede ser el Nuevo Diccionario de inglés real —exclamó. —Me temo que solo hasta la letra «K» —dijo James—. Lo pedí tan pronto publicaron la última versión. Solo nos queda esperar que no pasen veinte años antes de que publiquen el resto. Por el momento, espero que no necesites buscar palabras que empiecen por «L» o por «M». —Es maravilloso, James. Lucie estará desesperadamente celosa. —Lucie puede venir y consultarlo cada vez que quiera —dijo James—. Pero no le permitas empezar a traer sus libros aquí porque llenará las estanterías que he dejado para ti. Cordelia no había notado los estantes vacíos bajo la enorme colección de James, mucha de la cual le había visto cargar en varios momentos. Parecía no existir tema que no fuera interés de James, y ella fisgoneaba sus volúmenes, que oscilaban desde temas como el naturalismo o la navegación hasta Las Maravillas de Gran Bretaña y un puñado de Baedekers32. Pero había dejado espacio para ella. Y las cosas que había escogido —el diccionario, las miniaturas, el juego de ajedrez— eran meditadas, preciosas. No era de extrañar que apenas hubiera visto a James en los últimos meses. Tuvo que tomarle una cantidad ingente de tiempo construir un lugar tan agradable. Era perfecto, todo lo que habría soñado y elegido para sí misma. Mas había partes de la casa que aún no había visto. La parte más intimidante, de hecho. El dormitorio. Se imaginó una sala enorme, y justo en el centro, una cama suficientemente grande para dos personas. Su sangre pareció burbujear en sus venas. ¿Cómo podría siquiera dormir, acostada al lado de James vestida en camisón? ¿Y si lo tocaba mientras dormía, incapaz de detenerse a sí misma? ¿Se sentiría James horrorizado? ¿La empujaría?

La Dama de Shalott es una de las obras más conocidas de John William Waterhouse, Fue pintada en 1888, el pintor era prerrafaelita, romántico y neoclásico y le encantaba la temática de corte medievalista fantástico. 32 Baedeker fue un escritor alemán célebre por sus guías turísticas. 31

111

O… ¿y si esperaba tener una noche de bodas de verdad? Cordelia había escuchado rumores entre otras chicas, había leído atentamente una desgastada copia de El Turco Lujurioso que había arrebatado del estudio de sus padres, pero seguía sin tener mucha idea de lo que ocurría en el lecho nupcial. Lucie parecía saber más que ella: cuando llegó a las partes de La Bella Cordelia donde tales cosas podían ocurrir de manera creíble, inevitablemente invocaba el clima; cortinas onduladas por los fuertes vientos, tormentas embravecidas, relámpagos cortando el cielo. Quizá Cordelia pudiera desear que lloviera. —¿Te gusta? —James había deambulado hasta llegar a una mesa baja junto al sofá donde Effie había dejado la comida: té, mantequilla, pan y empanada caliente33—. La casa, me refiero. —Hasta ahora es perfecta —dijo ella—. ¿Hay algún horrible secreto del que no sepa nada aún? ¿Un lunático en el ático? ¿Un demonio en el sótano? James rio por lo bajo. Sus mejillas estaban sonrosadas, probablemente por el calor de la habitación. El fuego hizo que de su pelo negro salieran destellos mezclados con el reflejo de su pulsera de plata. Era la primera vez en ese día que percibió que la llevaba. Se tragó la angustia. No tenía derecho a exigir que se la quitara. Pocas personas sabían siquiera el vínculo que tenía con Grace. Tenía derecho a exigirle que no la humillara y le fuera infiel, pero no tenía derecho sobre sus pensamientos, su corazón. Sin embargo, la pulsera era un recuerdo de la manera en la que sus sentimientos estaban fraccionados entre la amistad, el amor y la nostalgia. «Eso es cierto —pensó—. No te permitas olvidarlo». Se aclaró la garganta. —Podríamos jugar. Al ajedrez. James se veía intrigado. —¿La señora de la casa requiere una partida? —La exige. —Cordelia se acomodó con cuidado en el sofá. Su vestido era realmente vasto. —El primer movimiento corresponde a la señora de la casa —dijo él, hundiéndose en el sofá junto a Cordelia.

Literalmente «game pies», empanada elaborada con una pieza de caza mayor o menor. 33

112

«Puede que te arrepientas de haberme dado esa ventaja», pensó. Ejecutaron sus primeros movimientos en silencio, pero pronto la partida adquirió un ritmo ligero y fueron capaces de charlar. James le explicó la situación con los empleados del hogar: Effie venía de una larga estirpe de mundanos con la Visión, al igual que los dos criados y la criada que vendría de vez en cuando para «hacer el trabajo sucio». Risa se quedaría en la calle Curzon hasta que Cordelia se instalase, antes de regresar a los jardines de Cornualles a tiempo de ayudar a Sona con el nuevo bebé. —Mi madre insistió muchísimo en que Risa permaneciese por la menos unas cuantas semanas —dijo Cordelia, mordisqueando un trozo de pan con mantequilla—. Risa la acompañó cuando se casó por primera vez, y sospecho que cree que, si me deja a mi suerte, me encontrarán ahogada en una olla de estofado o aplastada bajo una pila de vestidos. James movió un alfil. —Risa no entiende realmente ni una palabra en inglés, ¿verdad? Cordelia desplazó un peón. —Oh, entiende todo lo que decimos. Pretende que no, cuando le conviene. Todo lo que Risa escuche, puedes dar por sentado que mi madre lo escuchará también. Tendremos que ser cuidadosos con lo que decimos y hacemos en su presencia. James sorbió su té. —Por lo tanto, debemos seguir actuando que estamos felizmente casados. Cordelia sintió cómo se ponía colorada. Supuso que debía sentir alivio de que James no encontrase la situación tan mortificante como ella. —Sí —dijo ella—. Y probablemente debamos discutir, eh, ¿cómo podríamos hacerlo? Específicamente. James movió torre para amenazar a la reina de Cordelia, aventajándose de su desatención. —Como las reglas de una partida de ajedrez, solo nuestras reglas regirán cómo juguemos al matrimonio. —Sí, exactamente.

113

—Bueno, supongo que lo primero a considerar es que debemos ser cuidadosos con quien entra y sale de la casa —dijo James. —Los Ladrones Alegres y Lucie son siempre bienvenidos, desde luego —dijo Cordelia—. Pero para el resto, debemos pedir permiso con antelación. Nada de invitados inesperados que nos puedan pillar… —¿No en flagrante? —dijo James con una sonrisa que la hizo pensar en destello retorcido que había visto en sus ojos antes. —Siendo domésticos —dijo ella con delicadeza, y movió otro trebejo. Una torre esta vez. —¿Debo estar sentado con mis pantuflas frente al fuego, y tú debes quejarte porque he dejado mis libros de poesía en la bañera? —Y… —Cordelia titubeó. Quizá no debió haberlo dicho. Pero abandonar su dignidad nunca fue parte del plan—. Si vas a visitar a Grace Blackthorn, te pido que me lo avises con antelación, para que no parezca que actúas a mis espaldas. Deseo estar preparada. —Si voy a… —interrumpió James, casi enfadado—. No tenía intención de verla, Daisy. ¿Por quién me tomas? No estaré a solas con ella, con tu permiso o sin él, no este año. No te haría eso. —Claro que no lo harías. —Se estiró para juguetear con sus peinetas de perlas; estaba empezando a doler—. Nos invitarán a fiestas y otros eventos públicos —añadió, liberándolas—. Tenemos que aceptar una de cada dos invitaciones… —Hecho. —… y cuando vayamos a una, debes aparentar ser completamente devoto conmigo todo el tiempo. —Finalmente desenredó la peineta y la liberó. Estaba manteniendo la arquitectura de su peinado más de lo que esperaba: su cabello cayó en cascada, rozando sus hombros desnudos—. ¿De acuerdo? Esperaba que James riera, pero no lo hizo. La estaba mirando. Sintió cómo se sonrojaba, ¿qué había dicho que fuera tan audaz? Solo estaba de broma, pero James parecía mortalmente sorprendido. Sus ojos se habían vuelto de un dorado oscuro.

114

Bajó la mirada hacia el tablero de ajedrez y vio que James había dejado vía libre. Rápidamente movió su reina a una posición que amenazaba a su caballo y su rey. —Jaque —dijo ella. —Así que es eso —dijo James, con voz extrañamente áspera—. Cordelia, yo… —Debiste haber movido —dijo ella—. Es tu turno. —De acuerdo. —Él estudió el tablero antes de mover un caballo—. Estaba pensando… nuestra mejor oportunidad de éxito es compartir todo lo que hagamos con el otro. Tal vez cada noche, deberíamos poder preguntarnos mutuamente. Algo que queramos saber del otro, y la respuesta debe ser sincera. Cordelia se sintió un poco sofocada. ¿Y si preguntaba…? No. No lo haría. —O —dijo ella—, ¿y si solo el ganador puede preguntar? —¿El ganador? —Cada noche jugaremos una partida —dijo ella, señalando al tablero—. El ganador de cada partida debe obtener algo a cambio. Nada de dinero, pero sí el derecho a preguntar algo al otro. James extendió las manos y la miró pensativo. —Accedo con una condición. El perdedor elige el siguiente juego. Ajedrez, damas o cartas. Lo que quiera. —De acuerdo. Mi ingenio estará a la altura del tuyo con cualquier juego que elijas. Aunque prefiero el ajedrez. Se inventó en Persia, ya sabes. Sus ojos descendieron a su boca por un momento. Entonces bajó la mirada, regresando su enfoque al tablero. —No lo sabía. Cordelia examinó dónde estaba colocada la torre en el tablero. —¿Conoces el Shahnameh? —El Libro de los Dioses —dijo James—. Leyendas persas.

115

—Todas las historias son ciertas —le recordó—. Y hay una historia en el Shahnameh sobre dos príncipes, Gav y Talhand. Talhand murió en batalla, pero cuando recuperaron su cuerpo, no tenía ni un rasguño. La reina, su madre, se volvió loca de dolor; acusó a Gav de haber envenenado a su hermano, pues ¿cómo podía un hombre morir en batalla sin un solo rasguño? Para convencerla de que no era así, los sabios de la corte crearon el juego del ajedrez, mostrando cómo se desarrollaba la batalla a través de movimientos de piezas en un tablero. Talhand murió de agotamiento, rodeado de enemigos. De ahí salió la expresión shah mat, que significa «el rey está muerto». —Rápidamente movió la mano a toda velocidad e hizo el movimiento que estuvo planeando durante la mayor parte de la partida, el cásico mate de charretera34. —Shah mat. Conocido también como jaque mate. James contuvo el aliento. —Maldita sea —dijo él, y estalló en carcajadas. Cordelia se dejó flotar en su risa por un momento; raramente se reía con tanta libertad, y toda su cara se transformaba—. Muy bien hecho, Daisy. Excelente uso de la distracción. —Y ahora estás intentando distraerme —dijo ella, doblando las manos con modestia. —¿Oh? —Su mirada se apartó de ella—. ¿De qué? —He ganado. Me debes una respuesta. Ante eso, se irguió, apartando el pelo que había caído sobre sus ojos. —Bien, adelante —dijo—. Pregúntame lo que quieras. —Alastair —dijo inmediatamente—. Qui… Quiero saber por qué todo el mundo parece odiarlo tanto. La expresión de James no cambió, pero la miró largo y tendido, con la respiración pausada. —No es cierto que todo el mundo odie a Alastair —dijo finalmente—. Pero Matthew y Thomas le tienen rencor. Cuando íbamos a la escuela Alastair era… desagradable. Creo que lo sabes. También hizo correr el terrible rumor de Gideon El mate de charretera o mate Eupalette es un mate donde el rey contrario está encerrado por piezas que ocupan las dos columnas adyacentes. Recibe su nombre por la similitud visual de un rey entre sus torres y la de un militar con sus charreteras. 34

116

y Charlotte. No fue el que lo comenzó, pero lo difundió. Ese rumor causó mucho dolor, y Matthew y Thomas no tienen actitud conciliadora ante ello. —Oh —dijo Cordelia suavemente—. ¿Alastair se ha… disculpado? ¿Por ello, por todo lo que hizo en la Academia? «Oh, Alastair». —Para ser justos, no creo que Matthew y Thomas le hayan dado la oportunidad de hacerlo —dijo James—. No fue el único que fue desagradable conmigo, con nosotros, pero teníamos más esperanza en él, y creo, por tanto, más decepción. Lo siento, Daisy. Ojalá la respuesta fuera más fácil. —Me alegra que me hayas dicho la verdad. Alastair… siempre ha sido su peor enemigo, aparentemente decidido a arruinar su propia vida. —Su vida no está arruinada —dijo James—. Creo en el perdón, ya sabes. En la gracia35. Incluso para nuestros peores actos. —Se puso de pie—. ¿Te enseño el piso de arriba? Me imagino que estás tan agotada como yo. El piso de arriba. Ahí estaba. Cordelia volvió a la confusión mientras seguía a James por las escaleras, presumiblemente a su dormitorio. Un espacio que les pertenecía solo a James y a ella, donde ningún visitante podría entrar ni lo haría. Una intimidad que no era capaz de comprender. Todas las luces estaban encendidas en el segundo piso. Unos candelabros relucientes recorrían un corto pasillo; James abrió la primera puerta e indicó a Cordelia que lo siguiera al interior. La habitación, pintada de azul, daba al jardín trasero. Cordelia vio ramas blancas y una astilla de luna a través de los cristales de las ventanas antes de que James accionara un interruptor de la pared. Unas lámparas gemelas cobraron vida a ambos lados de una cama hermosamente vestida que era ciertamente lo suficientemente grande para los dos. Cordelia se concentró en lo primero que atisbó, un panel tallado sobre la chimenea. Las torres almenadas de la cresta Carstairs estaban cinceladas en mármol. —¿Es esto…?

35

Originalmente «grace», haciendo una posible referencia al personaje.

117

—Espero que esté bien —dijo James en voz baja detrás de ella—. Sé que, para el resto del mundo, ahora eres una Herondale, pero pensé que te gustaría tener un recuerdo de tu familia. Dio otro vistazo a su alrededor, asimilando el cubrecama de terciopelo acolchado, el dosel de seda, las cortinas Jacquard en sus tonos de joya favoritos, esmeralda y amatista. Los colores se repetían en la gruesa alfombra Kermán36 bajo sus pies. Risa había colgado a Cortana en unos ganchos de latón oropel junto a la cama, claramente destinado a ese propósito. Un asiento bajo la ventana lo suficientemente grande para dos estaba lleno de almohadas de seda con borlas y flanqueada por estantes repletos de libros... sus libros. James debió haber arreglado de antemano que Risa los desempaquetara como sorpresa para ella. —La habitación —dijo—. Es… escogiste todo solo para mí. «Pero ¿dónde están tus cosas? ¿Dónde estás tú, James?». Se había quitado su chaqueta dorada; estaba doblada sobre un brazo. Tenía el pelo revuelto, una mancha de polen de las flores de la boda en una mejilla y una mancha de vino en el puño. Si lo besara, sabría a té azucarado, ese sabor intensamente dulce. Su interior se sentía confuso por la incertidumbre y el deseo. —Pensé que tu dormitorio debería ser un lugar en el que pudieras ser simplemente tú misma —dijo—. Donde no tuvieras que fingir nada. —Cruzó la habitación y abrió una puerta más pequeña: a través de ella había un baño moderno y reluciente con una bañera esmaltada y resplandecientes accesorios niquelados. Al otro lado había otra puerta, pintada de esmeralda. —La puerta verde da a mi habitación —dijo James—, así que, si necesitas algo y no quieres despertar al personal, siempre puedes tocar. Un terrible sentimiento de vergüenza se apoderó de Cordelia. —Muy sensato —se escuchó a sí misma decir, su voz tenue y distante. Muchos matrimonios mantenían dormitorios separados con un baño compartido en el medio. ¿Qué diablos le había hecho pensar que James planeaba compartir un dormitorio con ella? Sus propios padres habían compartido

36

La alfombra Kermán es un tipo de alfombra persa.

118

dormitorio, pero eso era inusual. Cada parte de esa casa había sido personalizada: por supuesto que querría su propia habitación. Se dio cuenta de que James la estaba mirando, esperando que hablara. —Estoy muy cansada —dijo—. Debería… —Sí, por supuesto. —Él se dirigió a la puerta del dormitorio, pero se detuvo allí, con la mano en el pomo de la puerta. Cuando habló de nuevo, su tono fue gentil—. Lo hicimos, ¿no es así, Daisy? A los ojos del Enclave, ahora estamos casados. Superamos el día de hoy. Superaremos el resto de los días también. — Sonrió—. Buenas noches. Cordelia asintió mecánicamente mientras se iba. Podía oír sus pasos en el pasillo, la puerta de la otra habitación abriéndose y cerrándose de nuevo. Muy lentamente, Cordelia cerró la puerta del baño, luego apagó todas las lámparas excepto la luz mágica de su mesita de noche. Uno de los cajones del armario estaba entornado, y Cordelia sabía que su camisón la esperaba allí, cuidadosamente doblado y perfumado con agua de lino por Risa. Había una campana junto a la puerta; Cordelia solo tenía que hacerla sonar, y Risa aparecería para ayudarla… Para ayudarla a quitarse el vestido. Cordelia se quedó helada. No podía llamar a Risa. Si lo hacía, Risa sabría que la persona que se suponía que iba a quitarle el vestido esa noche, James, estaba durmiendo en otra habitación, y que efectivamente no planeaba pasar la noche con su nueva novia. La noticia se haría saber a Sona. Habría preocupación. Horror, incluso. Cordelia tiró del vestido, tratando de quitárselo del cuerpo. Pero estaba ajustado a ella con un centenar de pequeños botones, diminutos y lejos de su alcance. Se dio la vuelta frenéticamente. Quizás podría cortar el vestido con Cortana. Pero no, Risa encontraría el vestido arruinado y lo sabría. Con el corazón golpeando en su pecho, Cordelia abrió la puerta del baño. Sus tacones repiquetearon en el parqué mientras cruzaba la habitación. Tenía que hacerlo en ese momento, ya, o perdería los nervios. Levantó la mano y llamó a la puerta de James. Hubo un susurro en el otro lado, la puerta se abrió y James se quedó en la entrada con expresión desconcertada. Estaba descalzo, con el chaleco abierto y

119

algunos botones en la parte superior de la camisa también desabrochados. Había arrojado su chaqueta sobre una silla cercana. Cordelia fijó su mirada a media distancia, aunque eso no funcionó del todo; descubrió que estaba mirando directamente al hueco en la base de su garganta, generalmente cubierto por un botón de camisa. Tenía un cuello fuerte y delgado, y el hueco era realmente fascinante, pero no podía permitirse derretirse por partes de James Herondale en ese momento. Apretó la mandíbula y dijo: —Vas a necesitar ayudarme con mi vestido. Parpadeó, sus largas pestañas titilaron contra sus pómulos. —¿Qué? —No puedo quitarme el vestido sin la ayuda de una criada —dijo—, y no puedo llamar a Risa, o sabrá que no vamos a pasar la noche juntos, en el sentido marital, y le dirá a mi madre, quién se lo dirá a todos los demás. Él miró fijamente. —Hay botones —dijo con calma—. Muchos botones. No necesitas ayudar con mi corsé. Me las puedo ingeniar con eso. No necesitarás tocar mi piel desnuda. Estarás tocando solo tela. Hubo una pausa larga y dolorosa, durante la cual Cordelia se preguntó si era posible morir de humillación. Entonces abrió la puerta de par en par. —Está bien —dijo—. Entra. Entró en la habitación, tratando de centrar su atención en la decoración. Cómo no, había libros por todas partes. Allí era donde había dejado sus amados libros de poesía: Wordsworth, Byron, Shelley y Pope, junto a Homer y Wilde. La habitación estaba decorada en tonos cálidos de ocre y rojo. Miró la alfombra carmesí oscura cuando James dijo: —Supongo que será mejor que te des la vuelta. Darse la vuelta fue un alivio, en realidad. Era mucho peor tener que mirarlo y saber que podía verla sonrojarse. Sintió cómo él se acercaba detrás de ella, sintió sus manos tocar sus hombros ligeramente.

120

—¿Donde debería empezar? —dijo. —Déjame apartar mi cabello —respondió, levantando la mano para mover la pesada masa sobre su hombro. James hizo un sonido extraño. Probablemente sorprendido por la gran cantidad de botones en el vestido. —Solo empieza por arriba —dijo—, y si necesitas rasgar un poco la tela, está bien. No me volveré a poner esto. Había intentado poner un poco de humor, pero él estaba completamente en silencio. Sintió que sus manos se movían para acariciar la parte posterior de su cuello. Cerró los ojos. Sus dedos eran ligeros, suaves. Estaba lo suficientemente cerca para que lo sintiera allí, que sintiera su aliento contra su piel, erizando todos los pequeños pelos a lo largo de sus brazos. Sus dedos se movieron hacia abajo. El vestido se estaba aflojando, comenzando a ceder. Su palma se deslizó por su omóplato. Sintió que sus párpados se agitaban. Todavía pensaba que podría morir, pero ahora no de humillación. —Daisy —dijo, y su voz era ronca, casi arrastrada. «Debe estar terriblemente avergonzado —pensó—. Quizás esto incluso podría parecerle una infidelidad a Grace»—. Hay... algo más que debemos discutir. El asunto de las segundas runas. Oh, Raziel. Las segundas runas... las que los novios se marcaban en la piel del otro en privado. ¿James estaba sugiriendo que, dado que su ropa se estaba quitando de todos modos, lo hicieran en ese momento? —James —dijo, con la garganta seca—. No tengo mi estela conmigo… Se detuvo. Si no lo hubiera sabido mejor, habría dicho que le temblaban las manos. —No, ahora no —interrumpió—, pero tendremos que las dibujarlas en algún momento. Si alguien se enterase de que no las tenemos… Podía sentir la primera runa que se habían hecho ese día, ardiendo en su brazo. —Tendremos que intentar —dijo, con los dientes apretados—, no desvestirnos frente a otras personas.

121

—Muy graciosa. —Sus dedos se movieron bajando por su espalda de nuevo— . Estaba pensando en Risa. —Lo escuchó contener el aliento con dureza. Tuvo que haber llegado al último botón, pues la parte de arriba del vestido se arrugaba como una flor marchita, cayendo sobre su cintura. Se quedó congelada por un momento. Todo lo que llevaba encima ahora era su corsé y la delgada camisola debajo. No había nada en ningún libro de etiqueta que hablara sobre esas situaciones. Cordelia tiró de la parte delantera del vestido hacia arriba, sosteniéndolo contra su pecho. La parte de atrás del vestido se deslizó más hacia abajo, y se dio cuenta con horror de que James probablemente podía ver donde sus caderas se ensanchaban debajo del corsé, curvándose desde su cintura recortada. Su mirada se fijó en los libros de Oscar Wilde apoyados junto a Keats en la estantería. Pensó en la Balada de la cárcel de Reading: «Cada hombre mata lo que ama». Cordelia se preguntó si era posible matar a la persona que amaba con vergüenza. —Por favor, vete —dijo James. Su voz era casi irreconocible. ¿Qué había hecho? —Lo siento… Lo siento muchísimo —dijo sin aliento, y huyó. Apenas había llegado a su propio dormitorio cuando escuchó el clic de la puerta cerrada y trabada tras ella.

122

LONDRES: 48 DE LA CALLE CURZON Traducido por BLACKTH➰RN Corregido por Jeivi37 Editado por Mrs. Carstairs~

Acurrucado al abrigo de una pared, los había visto entrar; James Herondale y su novia pelirroja, la portadora de Cortana. Habían bajado de su carruaje en oro y esplendor de Cazador de Sombras, los dos brillando como baratijas valiosas en la luz del sol invernal que se desvanecía. Casi estaba oscuro. Luz amarilla cobró vida en una ventana superior, luego otra. Sabía que no podía esperar aquí mucho tiempo más, se estaba arriesgando a congelarse, o a algún otro tipo de daño. Los cuerpos humanos eran cruelmente frágiles. «Baratijas, sin duda», pensó, abrigándose aún más con su saco. Cuando llegara el momento, se desharían tan fácilmente en sus manos; como brillantes chucherías sin valor. Como juguetes rotos de un niño.

123

6 COSAS POR VENIR Traducido por Mr. Lightwood Corregido por ♡Herondale♡ Editado por Mrs. Carstairs~

¿No ves cuán necesario es un mundo de dolores y problemas para educar nuestra Inteligencia y convertirla en Alma? —Cartas, John Keats. James nunca mencionó el episodio del vestido de novia, para alivio de Cordelia. Solo se aseguró de que Risa siempre estuviera cerca para ayudarla cuando se vistiera, Cordelia estaba muy contenta de fingir como si nada hubiera pasado. Lo encontró más fácil de lo que hubiera imaginado. El día de su boda, estaba segura de que le esperaba un año de horrible incomodidad. Pero para su sorpresa, a medida que pasaron las dos semanas siguientes, el sentimiento de incomodidad nunca pareció entrar en juego. No le recordaba a Grace; de hecho, se encontró a sí misma olvidándose, a veces durante horas, de que los sentimientos de James estaban comprometidos en otra parte. Estar con otras personas era fácil, incluso agradable: ella y James salieron, cenaron con amigos y en el Instituto, aunque todavía no habían sido invitados a los jardines de Cornualles. Magnus aún no los había visitado, y gracias a Anna, se enteraron de que él y Jem estaban teniendo problemas con los libros en el Instituto de Cornualles y eso los había llevado al Laberinto Espiral para una mayor investigación. Todavía no estaba claro cuándo regresarían. Sin embargo, los Ladrones Alegres vinieron a divertirse y comer la comida de Risa casi todos los días. Will, Tessa y Lucie la visitaban con frecuencia. Anna pasaba por las tardes, una vez terminando en una conversación de cuatro horas con James sobre cortinas, durante la cual Cordelia se durmió en el diván. Estar a solas con James, descubrió Cordelia sorprendida, era igual de fácil. Por supuesto, no sucedió de una vez. Se relajaban: a menudo leyendo, en sillas opuestas junto al fuego del salón. Otras noches, cenaban en el estudio y jugaban juegos de mesa: damas, ajedrez, backgammon. Cordelia no sabía jugar a las cartas y James se ofreció a enseñarle, pero ella declinó; prefería el aspecto

124

físico de los juegos de mesa, la forma en que se desarrollaban como una batalla, en un espacio real. Cada noche, después de que se ganaba el juego, el ganador hacía una pregunta. Fue así como Cordelia descubrió que a James no le gustaban los nabos, que a veces deseaba ser más alto (aunque, como ella le recordó, él medía un muy respetable metro ochenta), que siempre había querido ver Constantinopla. Y la razón por la que ella le dijo a James que tenía miedo de las serpientes (a pesar de que sabía que era una tontería), que deseaba poder tocar el violonchelo, y que pensaba que su mejor rasgo era su cabello (James solo había sonreído ante esta declaración, y cuando ella trató de hacerle decir qué estaba pensando, él se negó a decirle). La burla y la risa que venían después era a menudo la mejor parte; Cordelia había amado a James como a un amigo antes de haberlo amado de otra manera, y fue entonces cuando recordó por qué. A ella le gustaba la forma en que la conversación se desvanecía y se ralentizaba a medida que a ambos les daba sueño, pero ninguno quería dejar de hablar de nada y de todo. Ella habló sobre viajar por el mundo y lo que había visto: monos de Berbería encadenados en Marruecos, los limoneros de Mentón, la bahía de Nápoles después de una tormenta, una procesión de elefantes en el Fuerte Rojo de Nueva Delhi. James hablaba con nostalgia de viajar: sobre cómo cuando era niño tenía un mapa en su pared con alfileres clavados en los lugares a los que le gustaría ir algún día. Dado que ninguno de los dos ha ido a Constantinopla, pasaron una noche sacando libros y mapas de los estantes, leyendo relatos de viajes a la ciudad en voz alta, discutiendo los lugares de interés que les gustaría visitar: los minaretes de las mezquitas iluminados por la noche, Santa Sofía, el antiguo puerto, la ciudad dividida por su río. James yacía en la alfombra con los brazos cruzados detrás de su cabeza mientras Cordelia leía en voz alta de un viejo libro de memorias de viaje. —«La Reina de las Ciudades estaba ante mí, sobre sus colinas pobladas con el Bósforo plateado, adornado con palacios fluyendo a sus pies». James rio entre dientes, solo una astilla de oro visible bajo sus párpados medio cerrados. —Eres mejor que un guía turístico —dijo—. Vamos, continúa. Y lo hizo, hasta que el fuego se consumió y tuvo que despertarlo, y subieron las escaleras juntos. Se dirigieron cada uno a sus habitaciones separadas. A veces pensaba que su mano se demoraba en su hombro mientras él le daba un beso de buenas noches, castamente, en la mejilla.

125

Había soñado con todo esto, de una manera medio culpable: vivir con él, estar tan cerca, tantas veces. Pero nunca había imaginado la realidad. La dulce y penetrante intimidad de una vida matrimonial normal. De James haciéndola reír mientras le enseñaba las palabras de la jerga (consideradas demasiado groseras para las mujeres) durante el desayuno: un «colchón de paja» era un sombrero de paja, y «perder la lotería» significaba estar mayormente intoxicado. De vagar en su baño compartido mientras se afeitaba, sin camisa, con una toalla sobre los hombros. Ella casi había huido, pero él solo la saludó amablemente y entabló una conversación sobre si necesitaban asistir a la fiesta de compromiso de Rosamund Wentworth. —Oh, podríamos hacerlo, supongo —dijo—. Lucie irá y Matthew también. Fue a enjuagarse el jabón de la cara y ella observó el suave deslizamiento de los músculos bajo la piel de sus brazos, su espalda. Ella no sabía que los hombres tuvieran surcos tan profundos por encima de los huesos de la cadera, ni sabía por qué ese vistazo hizo que la parte posterior de su garganta se sintiera extraña. Ella levantó la vista apresuradamente, solo para notar que había pecas claras en la parte superior de los hombros de James, como destellos dorados contra su piel. No había una parte de él que hubiera visto y no pensara que fuera hermosa. Era casi injusto. Llegó a la conclusión de que él era aún más guapo cuando se movía. Llegó a esta conclusión mientras entrenaban juntos (otra parte de la vida de casados que ella nunca había considerado, pero que resultó gustarle bastante). La sala de entrenamiento que James había instalado en el piso de arriba era pequeña pero confortable, con un techo lo suficientemente alto como para balancear una espada, una cuerda para escalar y unas plataformas para crear un terreno improvisado. Aquí, James y ella boxeaban y practicaban, y podía verlo en todo su esplendor, la belleza de él estando en movimiento, y cómo la larga línea de su cuerpo se extendía en una estocada o en una elegante y controlada caída. Quería creer que cuando no prestaba atención, él la miraba de la misma manera en la que ella lo miraba, pero nunca lo atrapó haciéndolo. Se dijo a sí misma que era una ilusión. A veces, Cordelia se preguntaba si su amor no correspondido era una especie de tercer miembro en su casa, estando presente incluso cuando ella no estaba, cazando los pasos de James, envolviendo sus brazos de manera fantasmal, cuando ataba su corbata ante el espejo, acurrucándose de una manera insubstancial a su lado mientras dormía, pero si James sentía algo parecido, no dio ningún tipo de señal.

126

* * * —Daisy —dijo James. Estaba en el pasillo, frente a la puerta entreabierta de Cordelia; Risa estaba casi terminando de ayudarla con su vestido—. ¿Puedo entrar? —Un momento —respondió Cordelia; Risa estaba abrochándole los últimos botones del vestido. —Bebin ke mesle maah mimooni —dijo Risa, dando un paso atrás, y Cordelia se miró apresuradamente en el espejo. «Mira qué hermosa eres, como la luna».37 Cordelia se preguntó secamente si Risa se estaba refiriendo al hecho de que el vestido era lo suficientemente escotado como para revelar la parte superior de su busto: medialunas abultadas sobre la seda de color verde oscuro. Supuso que era cierto que una mujer casada podía usar ropa mucho más atrevida que la de una jovencita soltera. Cada costura de su vestido había sido diseñada para enfatizar sus curvas; cada panel de encaje ofrecía un vistazo a la piel desnuda de abajo. El efecto, como le había explicado Anna cuando eligió el material, estaba en el ojo del espectador: incluso el cotilleo más ardiente no podría culpar a su corte, pero un admirador podría imaginar fácilmente lo que había debajo. «Pero ¿James se lo imaginaría? —dijo una pequeña voz en el fondo de su mente—. ¿Notará el vestido? ¿Lo elogiará?» No lo sabía: habían pasado dos semanas desde su boda con James y a veces era poco claro. Aun así, habían sido dos semanas tan felices que la habían sorprendido. Tal vez esta loca apuesta daría resultados. Tendría esto como recuerdo cuando fuera mayor y estuviera retorcida como el tronco de un árbol: un año de felicidad casada con el chico al que adoraba. Algunas personas nunca habían tenido esa oportunidad. —Tal vez el vestido es demasiado —dijo Cordelia, tirando del escote. —Negaran nabash. —Risa movió su mano fuera del camino, haciendo una mueca—. No te preocupes. Esta es tu primera noche de verdad como mujer casada ante todo el Enclave. Muéstrales que estás orgullosa. Muéstrales que no fuiste hecha para sentirte pequeña. Muéstrales que eres una Jahanshah. —Hizo

37

Es la traducción de lo que dijo Risa al principio del diálogo.

127

un movimiento para ahuyentar—. Ahora me iré. —Le guiñó un ojo—. No debes hacer esperar a Alijenab James. Risa salió, dejando a Cordelia parada allí sintiéndose bastante tonta. James raramente entraba en su habitación; ella sintió que él quería que tuviera su privacidad. Llamó una vez antes de entrar y cerrar la puerta tras él. Ella trató de no mirar. James vestía un frac negro y un chaleco blanco. El loco sastre hombre lobo de su padre había hecho otro excelente trabajo: la ropa de James le sentaba perfectamente, un paño oscuro dando forma a sus hombros y piernas largas, camisa de lino blanco que mostraba la fuerza magra de su pecho y garganta. Su mirada cayó sobre ella, su cuerpo se quedó completamente quieto. Había un tono apagado de color a lo largo de la parte alta de sus pómulos. —Daisy —dijo—. Te ves... —Se interrumpió, sacudiendo su cabeza y sacó algo de su bolsillo. Era una sencilla caja de terciopelo negro. Se la tendió y ella la tomó, bastante sorprendida. —Nuestro aniversario de dos semanas —dijo, en respuesta a su expresión interrogativa. —Pero… yo no te compré nada. —Tomó la caja, la cubierta de terciopelo, suave contra sus dedos—. No sabía que también tenía que comprar algo. —No tenías —dijo James—. A veces tengo debilidades. Esta es una de ellas. —Sonrió—. Ábrelo. Ella lo hizo revelando: reposando en una cama de terciopelo más oscuro, un colgante de oro reluciente en una cadena. Lo sacó de la caja, exclamando al darse cuenta de que era: un pequeño globo terráqueo, el tenue contorno de mares y continentes grabados en su superficie. —Hemos hablado mucho de viajes —dijo James—. Y yo, quería darte el mundo. —Es perfecto. —Cordelia sintió como si su corazón se le fuera a salir del pecho—. Espera, déjame ponérmelo. —Aguanta, aguanta. —James rio, acercándose detrás de ella—. El broche es pequeño. Te ayudaré. Con destreza, encontró el broche en la parte posterior de su cuello. Ella se congeló. Sus dedos se deslizaron suavemente por la delicada piel en la parte

128

superior de su columna, donde su vestido se hundía. Olía delicioso, como hojas de laurel y una piel masculina limpia. Hubo un clic cuando el collar se abrochó; respiró profundamente mientras se estiraba para enderezar el colgante y ella lo sintió, sintió su pecho expandirse mientras respiraba, el lino de su camisa contra su espalda, haciendo que se le erizaran los pelos a lo largo de la nuca. Sus manos se movieron por un momento, a centímetros de la seda verde, de su carne desnuda. Dio un paso atrás, aclarándose la garganta. Ella se giró para mirarle. La Máscara se había deslizado en su lugar, y no podía leer absolutamente nada en su expresión más que un profundo vacío. —Se ve precioso —dijo tomando un papel doblado de su bolsillo—. Y casi lo olvido, Needy trajo estas notas para los dos, de parte de Lucie. No abrí la tuya a pesar de mi obvia y ardiente curiosidad. Querida Cordelia, decía la nota en la conocida letra extendida de Lucie, lamento muchísimo perderme la fiesta de esta noche y dejarte con los depredadores de la sociedad, pero estoy sospechando un poco de las trancas. Si alguien te molesta, mantén la cabeza en alto y recuerda lo que diría la Hermosa Cordelia: —¡No lo haré, y tú no puedes obligarme! Esperaré escuchar todo al respecto mañana, especialmente lo que vestían todos y si Thoby se ha dejado crecer el candado. Todo mi amor, LUCIE. Cordelia le entregó la nota a James para que la leyera mientras bajaban las escaleras y salían hacia la noche. El lacayo ya había traído el carruaje. Era una tarde fría y nítida: el aire estaba seco como la tiza y la nieve tenía una capa superior de hielo que se partía y rompía como vidrio bajo sus pies. Había pesadas alfombras de piel dentro del carruaje y calentadores cuadrados para los pies; Cordelia se acurrucó con un suspiro. —¿El candado? —preguntó James, mientras el carruaje comenzaba a avanzar sobre la carretera helada. —Es un tipo de barba —dijo Cordelia con una sonrisa—. Te la mostraré si la veo. —Aunque las barbas eran raras entre los hombres Cazadores de Sombras: volviendo a los ejércitos de Roma, los Nefilim consideraban el vello facial como algo a lo que un enemigo podría aferrarse en la batalla. No existían tales limitaciones para el cabello de las mujeres, probablemente porque los romanos nunca hubieran imaginado a las mujeres peleando.

129

—Bueno, si Thoby tiene uno, eso me deja dos opciones —dijo James—. Desafiarlo a un duelo, o dejarme crecer una más grande. —Espero que no hagas ninguna de las dos. —Cordelia hizo una mueca. —Supongo que, como mi esposa, tienes voto para decidir sobre mi apariencia —añadió James. Cordelia lo miró a través de sus pestañas, pero él solo miraba por la ventana la noche en blanco y negro—. Los Wentworth no son muy entretenidos. Estoy deseando ver tu expresión cuando veas su pastel. —¿Su pastel? —repitió ella. —Ya verás. Y lo hizo, en el momento en que entraron por las puertas. La casa era una mansión ridículamente ornamentada con torres y torreones, como un castillo, pero enyesado en marfil pálido, de modo que parecía un cruce entre el Taj Mahal y un pastel de bodas. Con luces ardiendo desde sus ventanas y los terrenos que lo rodeaban cubiertos en nieve, el efecto fue deslumbrante. El carruaje se detuvo frente a una alfombra verde, que conducía como un sendero en el bosque a través de relucientes escalones blancos hacia una enorme puerta falsa medieval. Los escalones estaban alineados con lacayos en librea de color marfil, todos de pie en atención cuando James y Cordelia pasaron junto a ellos. Ella no pudo evitar reír cuando llegaron a un gran vestíbulo con un suelo de mármol rosa y blanco elaboradamente embaldosado. Realmente parecía un pastel. James le guiñó un ojo cuando entraron al salón de baile, otro espacio enorme con techos ornamentados, untado con dorado y con pinturas al pastel de nubes y querubines. Los bordes de la habitación estaban abarrotados de gente: Cordelia reconoció a Will y Tessa charlando en un rincón con Gabriel y Cecily Lightwood. Los Ladrones Alegres también estaban allí, tumbados en una mesa del rincón con Anna. Matthew levantó una copa de champán cuando los vio; Anna saludó con indolencia. El baile aún no había comenzado: los invitados se arremolinaban alrededor de una larga mesa de banquete cargada con suficiente comida para alimentar a un pueblo pequeño. Torres de plata de pasteles y sándwiches servían de telón de fondo para enormes jamones glaseados y peces envueltos en reluciente gelatina del tamaño de niños pequeños, mirando siniestramente con ojos hervidos desde sus bandejas de plata.

130

En el centro del salón de baile, Martin Wentworth y su esposa, Gladys, estaban admirando una gran escultura de hielo de Rosamund y Thoby, ambos con túnicas sueltas. Había una pequeña paloma en el hombro de Rosamund. James la miró abiertamente. —¿Dirías que el tema de esta fiesta es «Recepción fría»? —susurró a Cordelia. Cerró los labios con fuerza, pero no pudo evitar temblar con risitas silenciosas. James miró inocentemente a los querubines en el techo mientras los verdaderos Rosamund y Thoby se acercaban para darles la bienvenida. —Oh, ambos se ven encantadores, una pareja tan hermosa, eso decía, ¿o no estaba diciendo eso, Thoby? —exclamó Rosamund. Thoby pareció sorprendido. —¿Lo dijiste? Rosamund le dio a James una mirada hambrienta, como si fuera un delicioso bollo de nata que no podía esperar para untar con mermelada de mora. Sintiendo la necesidad de rescatar a su esposo, Cordelia dijo: —Y qué maravilloso que todos hayan venido a celebrar. James, debemos saludar a tus padres... —No todo el mundo —dijo Rosamund, con un profundo suspiro—. Amos Gladstone tuvo que ir y morirse, y algunas personas sintieron que asistir era de mal gusto, lo cual es muy injusto, porque obviamente planeamos este evento antes de que muriera. Y lo hubiéramos cancelado, pero ya habíamos ordenado la escultura de hielo —Ese fue un discurso extraordinario, Rosamund —dijo James. —Gracias —dijo Rosamund, aparentemente complacida—. Quiero decir, ¿cómo íbamos a saber que lo agarrarían patrullando? —¿Cuándo pasó esto? —preguntó Cordelia. Miró a James, quien se encogió de hombros—. ¿No habíamos escuchado…? —Oh, fue anteanoche —dijo Thoby, un joven alto, de mentón débil y cabello rubio pálido. —¿Fue un ataque de demonio? —preguntó James.

131

—Bueno, claro —respondió Rosamund—. ¿Qué otra cosa podría haber sido? Ahora, Thoby, enséñale a James el cuarto de billar. Es nuevo. —Ella rio y tomó a Cordelia del brazo—. Nosotras, las mujeres, tenemos un lugar donde ir. Mientras Thoby se llevaba a James, Rosamund condujo a Cordelia hacia un grupo de mujeres en vestidos color pastel estacionado cerca de la mesa de refrescos. Entre ellas estaba la hermana de Thomas, Eugenia, enfundada en un vestido amarillo pálido con guantes a juego. —Aquí estamos —dijo Rosamund con cierta satisfacción. Llevaba el pelo muy alto repleto de flores. Los pétalos llovieron mientras ella sacudía la cabeza— . Aquí es donde están las mujeres casadas —añadió en un susurro escénico. Por supuesto, se dio cuenta Cordelia tardíamente. Las mujeres casadas tendían a agruparse en los bailes: después de todo, ya no buscaban marido. Miró esperanzadoramente hacia Eugenia, pero Rosamund ya se había apresurado hacia ella. —Eugenia. No deberías estar aquí. Vuelve a donde están las señoritas, hay bastantes caballeros aquí esta noche con ganas de bailar... —No debería —dijo Eugenia, luciendo rebelde, pero no era rival para Rosamund. Un momento después se volvió una mancha amarilla que desaparecía entre la multitud. —Cordelia Herondale, ¿verdad? —dijo una mujer angulosa vestida de seda color albaricoque. Cordelia la reconoció como Eunice Pounceby, la madre de Augustus Pounceby. Parecía que Rosamund la había dejado no solo con las mujeres casadas sino también con las matronas: madres y abuelas—. Te ves bastante cansada. Hubo un vendaval de risas; Cordelia la miró fijamente. —Eunice solo te está tomando el pelo —dijo Vespasia Greenmantle, una mujer de aspecto cómodo vestida en terciopelo púrpura—. Recién casados y sus noches hasta tarde, ¿eh? Cordelia sintió que sus mejillas se enrojecían. —Disfrútalo mientras puedas —dijo Eunice—. Muy pronto estarás preparando la guardería.

132

—Los bebés son aburridos, Eunice —dijo Lilian Highsmith, quien lucía magistral en un anticuado vestido color azul y zafiros—. Ahora por otro lado, las armas, son interesantes. —Extendió una mano hacia Cortana—. Por mi parte, yo, he estado admirando tu espada, querida. ¿Puedo? Cordelia asintió y Lilian tocó la empuñadura de Cortana, sonriendo con nostalgia. —Cuando era niña, todo lo que quería era un arma fabricada por Wayland El Herrero. Cuando tenía doce años, me escapé de casa y mis padres me encontraron vagando por Ridgeway Road, buscando el túmulo del herrero. Traje un centavo, tal como decían las historias que debía hacerlo, y ¡estaba absolutamente segura de que recibiría una espada a cambio! —Rio entre dientes—. La tuya es preciosa. —Gracias —dijo Cordelia, pero detrás de ella podía escuchar a algunas de las otras damas susurrando: una preguntándose en voz alta por qué no estaba en su luna de miel, y otra más, probablemente Eunice, respondiendo que James y Cordelia no se habían dado el lujo de esperar y planificar. «Una cuestión de reputación, ya sabes». Uf, esto era insoportable. Y la música estaba a punto de empezar también: pronto todos los amigos de Cordelia estarían bailando, por lo que difícilmente podría escapar de su compañía. Vio que James había regresado al salón de baile, pero había sido apartado por sus padres, con quienes mantenía una intensa conversación. No era como si pudiera invitarla a bailar, recordó. Los maridos no debían bailar con sus esposas en los bailes. —¿Si el honor del primer baile todavía está disponible? Sra. Herondale. Hubo un pequeño susurro de asombro entre las damas casadas. Cordelia miró sorprendida, reconociendo el acento perezoso e indolente; Matthew se paró frente a ella, luciendo inquisitivo y colorido: su chaleco estaba decorado con pavos reales bordados, su cabello rubio brillaba bajo las luces de los candelabros. Agradecida, dejó que la llevara a la pista. —Bueno, eso será lo más emocionante que le haya pasado a ese grupo en años —dijo—. Oh cielos, supongo que es de mala educación, ¿no es así? Yo también estoy casada; no puedo encontrar aburridas a las personas casadas. —La mayoría de la gente es aburrida —dijo Matthew—. Estar casado o no, tiene poco que ver.

133

El primer baile fue una polonesa, y vinieron parejas de todas partes de la sala para unirse a la procesión en la pista. Cecily y Gideon, Catherine Townsend y Augustus Pounceby, Filomena di Angelo (Cordelia recordó haber conocido a la chica italiana de cabello oscuro en su boda) y a Albert Breakspear. Christopher había hecho pareja con Eugenia, y allí estaba Alastair, bailando cortésmente con Ariadne. —¿Entonces, por qué vienes a fiestas? —preguntó Cordelia—. Si encuentras a todo el mundo tan aburrido. —La gente es aburrida. Chismorrear sobre ellos nunca es aburrido. Mira: allá están Thoby y Rosamund discutiendo. ¿Me pregunto sobre qué? Antes, Lilian Highsmith golpeó a Augustus Pounceby con su paraguas: ¿Qué podría haber hecho? ¿La insultó? Esme Hardcastle le está contando a Piers Wentworth todo sobre el libro que está escribiendo sobre la historia del Enclave de Londres, pero él solo tiene ojos para Catherine Townsend. Y la encantadora Eugenia, rechazando a todos los pretendientes. Posiblemente debido a malas experiencias pasadas. —¿Qué le pasó a Eugenia? —Augustus Pounceby. —Matthew frunció el ceño—. Le hizo creer que tenían un acuerdo. —Cordelia estaba sorprendida, un acuerdo podía ser algo bastante serio. Significaba que una chica confiaba en recibir una oferta de matrimonio—. Así que se comportó con bastante libertad con él, saliendo a caminar sin un acompañante, todo muy inocente, pero cuando él le propuso matrimonio a Catherine Townsend, quien lo rechazó, hizo ver a Eugenia como una tonta. Se fue a Idris para escapar de los chismes del Enclave. —Qué asco —dijo Cordelia—. ¿Pero seguramente alguien debe tener un secreto más grande que todo eso? ¿Esqueletos debajo del suelo y cosas así? —¿Quieres decir que alguien es un asesino? —Matthew la hizo girar en un círculo veloz: las docenas de velas parecían desdibujarse en una corriente de luz a su alrededor—. Yo lo soy. Cordelia se echó a reír, un poco sin aliento. Habían girado hacia el borde exterior de la pista de baile. Ella vio a James; quien todavía estaba en una animada conversación con Will y Tessa.

134

—¿Y si te dijera que puedo leer los labios? —dijo Matthew—. ¿Que conozco cada palabra que James y sus padres están intercambiando? ¿Y que la noticia que comparten es impactante? —Te diría que dejes de escuchar a escondidas. Además, no te creería. Se necesitan siglos para aprender a leer los labios. De hecho, lo que diría es que me estás diciendo esas cosas para hacerte parecer más interesante, cuando la verdad es que, si hay una noticia impactante, probablemente la hayas escuchado de tu madre. Matthew simuló haber sido apuñalado en el corazón. —¡Dudaba! ¡Sin manipular! Mujer, Crueldad tu nombre es. —Él la miró con los ojos entrecerrados—. ¿Eso significa que no quieres saber sobre qué están hablando? —Por supuesto que sí, idiota. —Ella lo golpeó levemente en el hombro. La polonesa no era un baile tan íntimo como el vals, pero todavía estaba lo suficientemente cerca de Matthew como para notar las tenues líneas alrededor de sus ojos cuando sonrió de verdad. No veía eso tan a menudo. Olía a brandy, frangipani38 y puros. —Bueno —dijo, bajando la voz—. Sabes que Charles ha estado en París, trabajando en el Instituto. —Escuché que el director del Instituto de París estaba enfermo y Charles estaba colaborando. —Y ha sido de gran ayuda —dijo Matthew—. Hubo una reunión con todos los clanes de vampiros de Francia y Charles olvidó invitar al clan de Marsella. Probablemente solo fue un error, pero lo tomaron como una ofensa mortal. —¿Seguramente puede simplemente explicarles y disculparse? Matthew resopló.

38

Flor oriunda de México, América Central y Venezuela.

135

136

—¿Conoces a Charles? No se disculpa. Además, los vampiros no están inclinados confiar en él. Piensan, no sin razón, que, en cualquier desacuerdo serio, el Cónsul se pondría del lado de su hijo. Así que el tío Will y la tía Tessa volverán con él mañana a París para ayudar a suavizar las cosas en silencio. —Los ojos de Matthew bailaron—. Los subterráneos tienden a verlos con buenos ojos, ya que Tessa es un subterráneo, y que Will vio a bien defenderla de la Clave e incluso casarse con ella. Levantaron las manos y las colocaron palma con palma. Cordelia podía ver la runa negra de la Visión brillar contra el dorso de su mano mientras sus dedos se entrelazaban ligeramente con los de Matthew. —Bueno, yo opino que, en primer lugar, enviaron al hermano Fairchild equivocado —dijo. Comenzaron a girar en un círculo lento, manteniendo las manos entrelazadas. —¿Qué quieres decir? —Tú eres el que ama Francia. Siempre estás hablando de París —dijo—. Y eres diabólicamente encantador… sabes que lo eres. Habrías sido un embajador mucho mejor que Charles. Matthew parecía ... bueno, «aturdido» podría ser la mejor descripción. Tenía la sensación de que él rara vez era comparado favorablemente con su hermano cuando se trataba de asuntos profesionales. Hicieron una vuelta más, en silencio. Sin el baluarte de la conversación ligera, el baile pareció de repente mucho más íntimo. Ella podía sentir sus movimientos a su lado, sentir el calor de su mano, la fría presión de su anillo grabado, el que James le había dado. Había visto parejas así en la pista de baile antes: completamente silenciosas, maravillándose de la vista del otro, la rara oportunidad de tocarse y estar cerca sin armar un escándalo. No es que ella y Matthew fueran como eso… ella solo había dicho algo que lo hizo sentir incómodo, eso era todo. «Bueno, muy mal — pensó—. Debía escucharlo». Él valía más que cien Charles. La música se detuvo. En medio del bullicio de los bailarines que abandonaban la pista, bajaron las manos.

137

—Ay —dijo Matthew, en su familiar tono brillante—. Temo que tendré que devolverte a durance vile39, pediría un segundo set, pero está mal visto que los hombres solteros bailen demasiado con mujeres casadas. Estamos destinados a lanzarnos a las hembras sueltas como balas de cañón. Cordelia rio entre dientes —Está bien. Me has ahorrado diez minutos en los cuales hubiese estado aburrida. Estaba a punto de arrojarme hacia la bagatela.40 —Terrible desperdicio de bagatela —dijo una voz familiar, y Cordelia se volvió sorprendida para ver a James. En la luz dorada, sus ojos eran de un dorado sorprendente. —Te has liberado de las garras de tus padres, ¿verdad? —dijo Matthew, tras una breve vacilación. Cordelia se preguntó si lo habría imaginado—. ¿Escuchaste lo de Charles? James simuló un silbido. —Por supuesto. Tenían mucho que decir sobre ese tema, pero por el momento... —Se volteó hacia Cordelia—. Sra. Herondale, ¿me haría el honor de bailar el primer vals conmigo? Cordelia lo miró sorprendida. —Pero los maridos no deberían hacerlo, quiero decir… no bailan con sus esposas. —Bueno, este sí lo hace —dijo James, y la hizo girar hacía la pista.

Hace referencia a una prisión y el tiempo que pasas ahí. Bagatela se refiere a una composición musical clásica de carácter ligero y poca duración. 39 40

138

GRACE: 1896 Traducido por BLACKTH➰RN Corregido por Lyn♡ Editado por Mrs. Carstairs~

La muerte de Jesse no fue una muerte limpia. Había empezado a gritar en la noche y Grace se había apresurado a entrar, para encontrar a su hermano en un horror grotesco, una maraña de ropa de cama y sangre, demasiada sangre, gritando, inhumano en su tormento. Grace había llamado a gritos a su madre, sus gritos uniéndose a los de Jesse. Grace sabía que había runas de curación, magia de Cazadores de Sombras que podría ayudar, pero no sabía cómo dibujarlas. Además, no tenía una estela. Sostuvo a su hermano, su sangre ensuciando su ropa de noche y, cuando lo soltó, estaba muerto. Tenía vagos recuerdos de la llegada de Tatiana, de sus propios lamentos ahí junto a Grace. En algún punto su madre sostuvo un medallón dorado en los labios de su hijo, sollozando violentamente, por alguna razón que Grace no sabía, pero descubriría muy pronto. Grace había querido a su madre ahí, pero únicamente se sintió más sola. Tatiana se derrumbó, gritando, llorando en su ropa, chillando rezos e imprecaciones a entidades desconocidas para Grace para salvarlo, salvar a su niño, y una vez que él se fue, ella se sentó en el piso, sus piernas extendidas como una pequeña niña, llorando para sí misma. No mostró ningún signo de reconocer a Grace en lo absoluto. En los días siguientes, si Grace había esperado encontrar consuelo en su común duelo con su madre, estaba por ser decepcionada. A raíz de la muerte de Jesse, su madre se desvaneció más dentro de sí misma, y a menudo pasaba largos periodos sin reconocer a Grace o reaccionar cuando hablaba. Mientras Grace trataba de entender cómo actuar ante su desolación, su madre escupía maldiciones sobre la corrupción de los Cazadores de Sombras, su determinación a arruinarla, su renuencia a irse silenciosamente sin dar batalla. Incluso hallaba la forma de echarle la culpa a la familia Herondale, aunque Grace no podía ver ninguna conexión entre ellos y la muerte de Jesse. En realidad, mientras una parte de ella fácilmente podría haberse adherido a la idea de que alguien era responsable por la muerte de Jesse, sabía que algunas veces los Cazadores de Sombras no podían soportar las runas y morían en el

139

intento. Era terrible, injusto, sin sentido, pero era verdad. Entonces Grace no encontró consuelo en la furia de su madre. Ni fue confortante cuando su madre comenzó a desaparecer en el sótano de la mansión y salir con el hedor a azufre en ella, murmurando en idiomas extraños. Cuando hablaba con Grace era principalmente en el tema de la traición y malas intenciones de los Nefilim. Esas lecciones iniciarían y terminarían aparentemente al azar, retomando un pensamiento como si los días que transcurrieron desde la charla anterior no hubiesen pasado, y todo fuera una única y larga lección. Grace no había pensado nada malvado sobre los Cazadores de Sombras en conjunto, había vivido entre ellos durante sus primeros años de vida, después de todo, pero Tatiana ilustró bien sus lecciones, profundizando en los rincones oscuros de la Mansión Blackthorn y encontrando todo tipo de historias espantosas ahí. En un cofre polvoriento en el sótano, una colección de botines41, dientes de vampiro, una pata disecada y preservada de hombre lobo y algo que parecía ser un ala de polilla flotando en un líquido viscoso. Estos botines habían sido ilegales por los últimos treinta años, admitió Tatiana, pero por los novecientos años de la historia de los Cazadores de Sombras anteriores a ellos, eran comunes. Una entrada diaria, detallando cómo se arrancaban las marcas del hijo más joven de algún insubordinado. —Lo arrojaron en el camino —leyó en voz alta Tatiana—, por el bien de la familia y de la Clave. La pièce de résistance42 de su colección, escondida en el estudio en la Mansión Chiswick era un cristal aletheia43, una piedra facetada, encantada para preservar los recuerdos de una persona. Grace habría pensado que las familias usarían ese tipo de magia para grabar eventos felices, pero este contenía una escena corta espeluznante en la que Annabel Blackthorn, quién había vivido cien años atrás, era torturada por el Inquisidor por asociarse con un subterráneo y sentenciada al exilio en la Ciudadela Infracta.44

41 En caso de que no recuerden, los botines son partes de Subterráneos que los Cazadores de Sombras que se dedicaban a cazarlos exponían como una colección, la primera aparición de este término es en Príncipe Mecánico. 42 La pieza más impresionante de una colección. 43 Un cristal aletheia, también conocido como guardarrecuerdos, es un objeto que se usaba en la antigüedad para documentar los juicios de los Cazadores de Sombras. 44 Llegó el momento de chillar por los sucesos de TDA.

140

—Estos son los Nefilim —dijo Tatiana—, estos son los que buscan destruirnos. Estos son quienes mataron a nuestro Jesse.45 Entonces ella se rompió, sollozando y colapsando en el suelo, y Grace escapó hacia su cama una vez que se dio cuenta de que su madre no iba a requerir nada de ella esa tarde. Pero cuando Grace cerró sus ojos, la imagen de la chica Blackthorn de hace tanto tiempo se quedó en su mente por muchas horas. Su impotencia. Su terror. Había tomado una decisión por sí misma, Annabel, y por ello perdió todo. Grace se preguntó, entonces, si su madre había tenido la intención de darle una lección diferente a la que le había dado. Una noche, todavía días después de la muerte de Jesse, un carruaje negro entró por el frente de la mansión y a Grace se le ordenó abrir las rejas. Era una lodosa y lluviosa tarde, pero hizo lo que se le dijo, caminando penosamente por el camino de grava y abriendo las pesadas rejas de hierro; gimieron un lamento que llevaba en desuso un largo tiempo. El carruaje pasó y ella lo siguió, estudiándolo curiosamente. Había símbolos extraños por toda la superficie, no eran runas de Cazadores de Sombras, ni nada que reconociera. El carruaje se detuvo en la puerta frontal, y cuando Grace lo alcanzó una figura emergió. Era un hombre —en su memoria era muy alto, pero quizás eso era únicamente porque aún era una niña— usando un manto negro con una capucha puesta, ensombreciendo su cara. Habló en una voz profunda y grave, más dura de lo que Grace esperaba. —¿Dónde está Tatiana Blackthorn? —Mi madre —dijo rápidamente—. Iré a buscarla. A quién debería decirle... —No hay necesidad —jadeó la figura—. Se me espera. Él se acercó a ella y entró en la casa, girando por el primer pasillo como si supiera el camino. Grace había pensado en seguirlo, pero una vez que pasó junto a ella, descubrió que estaba temblando tanto que no podía caminar. Apretó sus brazos alrededor de su cintura, tratando de entrar en calor, sus dientes castañeando, y después de un minuto fue capaz de ir de vuelta a su habitación. Había un fuego

Quería hacer un comentario, pero es spoiler del final de CHOI así que solamente diré SILENCIO, BRUJA. (No, Tatiana no es una bruja de verdad no se alteren). 45

141

pequeño y lo avivó lo mejor que pudo, aunque los escalofríos no abandonaban su cuerpo.

* * * El tiempo parecía perder todo significado después de la muerte de Jesse. Grace despertaba, hacía sus actividades mecánicamente y dormía sin soñar. El color de las hojas cambiaba en los jardines y las enredaderas crecían más alto. Tatiana vagaba de una habitación a otra, sin hablar, usualmente observando los relojes rotos en las paredes, los cuales siempre marcaban veinte para las nueve. No se consolaron la una a la otra. Grace sabía estar sola, tan sola que casi no se sorprendió cuando empezó a alucinar que Jesse estaba ahí. Se había despertado a mitad de la noche, jadeando por aire. Y ahí estaba él, aún usando la ropa con la que había muerto. Parecía flotar justo fuera de su campo de visión, al otro extremo de la habitación. Y entonces estaba junto a ella, una completa y detallada aparición de su hermano muerto, resplandeciendo débilmente, sonriendo como lo hubiera hecho en vida. Era demasiado para enfrentarlo, la crueldad de la muerte y la crueldad de su propia mente. Gritó. —¡Grace! —dijo su hermano alarmado—. ¡Grace, no estés asustada! Solo soy yo. Soy yo. —No eres real —dijo Grace, atontada. Se forzó a mirarlo directamente. —Lo soy —dijo Jesse, sonando un poco ofendido—. Soy un fantasma. Sabes sobre fantasmas. No estabas alucinando aquella vez que viste a ese tipo beber sangre, tampoco. Era un vampiro. Grace emitió un sonido que era mitad risa, mitad sollozo. —Por el Ángel —dijo, era una expresión prohibida en la casa, pero no pudo evitarlo—. Eres real. Solamente el verdadero Jesse podría ser tan irritante.46 —Mis disculpas. Supongo que es difícil para mí ser sensible a tu luto ya que estoy justo aquí. —Sí, pero un fantasma —dijo Grace. Dejó que el significado de aquello penetrara su mente y sintiéndose un poco enojada, se permitió mirar 46 ¿Qué decís de mi varón?

142

curiosamente al espíritu de su hermano—. ¿Has sido un fantasma todo este tiempo? ¿Por qué esperaste tanto tiempo para venir a verme? Jesse se veía sombrío. —No lo hice. Lo intenté, pero no me escuchaste. Hasta ahora. —Negó con la cabeza, perplejo—. Tal vez les toma tiempo a los fantasmas regresar por completo.47 Quizás haya papeleo que hacer. Grade dudó. —Quizás —dijo—. Jesse... Mamá está metida en algo. Algo secreto. No sé qué sea, pero ha estado sacando libros de rincones oscuros de la casa, y un caballero vino a… ayudarla con algo. ¿Quién es? —No lo sé —dijo Jesse, su voz pensativa. Revolvió el cabello de Grace, casi ausente. Podía sentir su toque como telarañas rozándola. Se inclinó hacia él, determinada a tomar el consuelo que su hermano aún podía ofrecer—. Lo descubriré, Grace —dijo—. Después de todo puedo ir y venir como quiera dentro de la casa ahora. —Sin oportunidad de despertar a Mamá nunca más —dijo Grace—. Vuelve pronto, Jesse. Te extraño. Cuando se despertó la mañana siguiente estaba medio convencida de que todo el encuentro había sido un sueño, que era solo un truco de su mente, febril de dolor. Pero Jesse vino la noche siguiente, y la noche después de eso, y solo en la noche. Y finalmente, en la quinta noche, explicó. —Mamá puede verme ahora también —dijo en un tono plano y raro—. Y está determinada a traerme de vuelta a la vida. Grace sintió surgir un conflicto de emociones en ella. Podía entender por qué su madre se vería impulsada a hacerlo, el pensamiento de Jesse de vuelta por completo la llenó con tanta esperanza que apenas podía soportarlo. Y aun así… —El hombre que vino… ¿Era un nigromante? —Un brujo especializado en magia oscura, sí. —Jesse se veía sombrío—. He sido… preservado —dijo, pronunciando la palabra sin gusto—. Es para eso que lo contrató. Hay un ataúd de cristal en el sótano, con mi cuerpo dentro de él, sin

47

Solo digo que recordemos cómo fue con el fantasma de Jessamine

143

cambiar, como si fuera una especie de… vampiro. Alrededor de su garganta (mi garganta) hay un medallón de oro que contiene mi último aliento. Grace no sabía si sentirse aliviada o perturbada. —Así que tendrá todo el tiempo que necesite para… para tratar de traerte de vuelta. —Sí —dijo—. Mientras tanto, estoy atrapado aquí, en medio de la vida y la muerte, sol y sombra. Acechando la casa en la noche, cuando estoy despierto y desvaneciéndome cuando el sol se alza. En la puesta de sol, me despierto para encontrar que he estado inconsciente todo el día en mi ataúd. —Grace no podía imaginarse cuán terrorífico había sido, y debía serlo todavía. —Incluso sin la necromancia, sigue siendo magia oscura la que me tiene en este estado. No puedo quedarme así para siempre. Sabía que Jesse estaba en lo cierto. Y aun así una punzada de felicidad se había retorcido en su estómago, una felicidad culpable e inducida quizás, pero tener a Jesse con ella, incluso solo de noche, era mucho mejor que estar sola para siempre. Sola con su madre, en una oscura y fría casa.

144

7 PISA CON CUIDADO Traducido por Vane Corregido por Katvire Editado por Mrs. Carstairs~

Débilmente me encontré con el golpe de las formas que dan vueltas enlazadas unas con otras, esclavas de la moda, soñando, como un fantasma no acostumbrado que comienza, sorprendido, a tropezar con tumbas. Porque las tumbas estaban bajo mis pies, cuyas pacíficas máscaras sonreían a mi locura tristemente, mientras toda la multitud de los difuntos decía «Pisa con cuidado: eres ceniza, como nosotros». —Mi último baile, Julia Ward Howe. La visión de Ana produjo un agradable dolor en el pecho de Ariadne. Agradable, porque Anna se había vuelto más hermosa desde la primera vez que Ariadne la había visto, cuando era todo pelo largo y oscuro, vestidos mal ajustados, ojos azules llameantes y ceño fruncido. Ahora su belleza brillaba por lo cómoda que estaba en su piel: el ceño fruncido había desaparecido, sus labios rojos se curvaban y sonreían mientras tomaba un sorbo de su copa de champán. Y dolía, porque Ariadne no podía tocarla. Anna era una fortaleza rodeada de sus amigos: el alto y guapo Thomas; Christopher, que compartía la severa delicadeza de los rasgos de su hermana; el vanidoso Matthew, que siempre parecía que acababa de salir de una cama sin hacer llena con sedas y terciopelo. Si James y Cordelia no hubieran estado bailando un vals en la pista —Cordelia lucía exuberante como una flor en un vestido que, Ariadne estaba segura, había sido sugerencia de Anna— sabía que también habrían rodeado a Anna. El grupo miró a Ariadne con desconfianza cuando se acercó a Anna. Anna no parecía verla en absoluto; estaba apoyada en la pared, con un pie detrás de ella. Era todo líneas blancas y negras, su chaqueta ajustada seguía el contorno de sus esbeltas curvas, con la cabeza echada hacia atrás mientras reía. Su colgante rubí que, Ariadne sabía era sensible a las energías demoníacas, brillaba en el hueco de su garganta. —Hola, Anna —dijo Ariadne. Anna lanzó una mirada perezosa en su dirección.

145

—Señorita Bridgestock. Ariadne levantó la barbilla. Llevaba su vestido más nuevo, una pieza azul oscuro con una cinta a juego en el pelo. El color de los ojos de Anna. Sabía que Anna tomaría nota. —¿Me honrarías con este baile? Anna suspiró e hizo un gesto a su grupo: se alejaron, la distancia justa para dar a Anna y Ariadne un poco de espacio. —Una vez más a la carga, ¿eh? —dijo Matthew en voz baja al pasar junto a Ariadne, y dejó caer un guiño. —Ariadne —dijo Anna—. ¿De verdad quieres bailar conmigo? ¿Aquí, delante de toda esta gente? —Ariadne dudó un momento. Había esperado hasta que sus padres se habían ido a la sala de descanso, pero, aun así, muchos de los amigos de su familia estaban aquí y mirando. Los Rosewain, los Wentworth, Lilian Highsmith con sus agudos y viejos ojos... No importaba. Endureció su mandíbula. Lo único que importaba era Anna. Pero Anna ya la miraba con escepticismo, habiendo notado su vacilación. —Por supuesto que no —dijo Anna—. Nada ha cambiado en ti, ¿verdad Ari? ¿Cuántas veces vas a preguntarme si quiero bailar cuando sabes que no tiene sentido? Ariadne cruzó los brazos sobre el pecho. —Mil veces —dijo—. Infinidad de veces si es necesario. Anna dejó su copa de champán en el alféizar de la ventana. —Esto es ridículo —dijo, y Ariadne vio con sorpresa que sus ojos ardían—. Vamos, entonces. Recogiendo su pesada falda, Ariadne siguió a Anna a través de un par de puertas corredizas en un comedor desierto. Los muebles estaban cubiertos por telas blancas. Anna continuó con confianza a lo largo de la sala, abriendo una estrecha puerta y desapareciendo por ella.

146

Ariadne se deslizó tras ella, pero descubrió que no estaban en otra habitación, sino en un pequeño espacio; una despensa, pensó, justo cuando Anna cerró la puerta tras ellas, casi sumiéndose en la oscuridad. Ariadne gritó. Oyó a Anna reírse mientras la piedra de luz mágica empezaba a brillar, iluminando el pequeño espacio. Provenía del colgante rojo que rodeaba la garganta de Anna. Ariadne no sabía que podía hacer eso. Miró a su alrededor: efectivamente estaban en una despensa. Las estanterías estaban casi vacías, excepto por algunos trapos que probablemente se habían utilizado para pulir los muebles. El suelo estaba desocupado y limpio. Había tan poco espacio para moverse que uno de los pies resbaladizos de Ariadne estaba apoyado en la bota izquierda de Anna, que tenía que inclinarse hacia atrás para no chocar con ella. Estaba segura de que sus mejillas estaban de un color rojo oscuro. Por suerte, Anna no podía verla bien. Ariadne respiró profundamente. En años anteriores, Anna había olido a lavanda; ahora tenía un aroma diferente, que se desprendía de su ropa y piel cuando se movía. Algo intenso y oscuro, como tabaco y resina dulce. La luz rojiza del colgante hacía que sus ojos tuvieran un color más parecido al de su hermano, una especie de púrpura. Sus pómulos destacaban como las hojas de los cuchillos. Su boca era rica, jugosa y llena, del color rojo oscuro de las bayas. A Ariadne se le hizo un nudo en la garganta. —Escúchame —dijo Anna. No había nada urgente en su voz, solo una simple finalidad—. Han pasado cuatro meses desde que me dijiste que me recuperarías. No voy a ser ganada, Ariadne. El amor es una prisión, y no deseo grilletes. Desentonarían con mi atuendo. —Pero te quiero —dijo Ariadne—, y no me siento encadenada. —Te ha llevado a estar presa en esta despensa —señaló Anna. —Contigo —dijo Ariadne. Levantó una mano lentamente, moviéndose como si intentara no asustar a un animal salvaje. Las yemas de sus dedos rozaron la mejilla de Anna. Anna le agarró la muñeca con fuerza. Inclinó la cabeza; era ligeramente más alta que Ariadne, sobre todo con botas—. Así que soy feliz. —Entonces eres una tonta —dijo Anna—. ¿Quieres saber por qué? —Sí. Dime. Dime por qué soy una tonta.

147

Anna acercó su boca al oído de Ariadne. Habló casi en un susurro, su cálido aliento agitando el pelo en las sienes de Ariadne, sus labios rozando la piel de Ariadne. —Porque nunca te amaré —murmuró Anna—. Nunca estaré contigo. No tenemos futuro juntas. ¿Aún quieres que te bese? Ariadne cerró los ojos. —Sí. Sí. La boca de Anna capturó la suya en un beso duro y abrazador. Ariadne jadeó cuando la mano de Anna subió para enredarse en su pelo. Ariadne nunca había besado a Charles, salvo unos cuantos picos en los labios en público. Había intentado, antes de él, besar a otros chicos y le había parecido ridículo. Dos personas que se acercaban sin una buena razón. Con Anna había sido diferente. Era diferente. ¿Cómo podía casi haberlo olvidado? El calor de la boca de Anna, su sabor a vino y rosas. Ariadne se puso de puntillas; mordió y lamió el labio inferior de Anna y sintió que los brazos de Anna la rodeaban, apretando. Levantándola. Anna era fuerte, como todos los Cazadores de Sombras: levantó a Ariadne como si no pesara más que un pañuelo y la depositó en el borde de una estantería. Ahora que sus manos estaban libres de nuevo, Anna volvió a su tarea con más atención. Ariadne gimió, arqueando la espalda, mientras Anna le devoraba la boca, separando sus labios, lamiendo y chupando, besando y mordiendo, un torbellino experto que dejó a Ariadne frenética y sin aliento. No se había equivocado, estos últimos cuatro meses. Valía la pena cualquier cosa, todo para tener esto. Y ella nunca había sentido una sombra de esto con nadie más que con Anna. Recordó con ternura su primera vez juntas, cómo se habían tocado inexpertamente, cómo habían reído y probado esto y aquello para descubrir lo que le gustaba a cada una. Había muchas cosas que Ariadne aún no sabía. Pero Anna la había superado como un auto a un carruaje. Sus manos estaban en las rodillas de Ariadne, deslizándose hacia arriba, encontrando la piel desnuda por encima de las medias. Deslizándose bajo su falda muselina de jaconet48. La mano de Ariadne se tensó en el pelo de Anna. Sabía que ella estaba haciendo pequeños ruidos de gemidos mientras los dedos de Anna encontraban el camino exacto hacia su corazón. Ella 48

Tipos de tela ligera de algodón.

148

dejó caer sus manos, se agitó por un momento antes de agarrar la estantería con fuerza. Se sintió como si estuviera cayendo, volando desde el borde del mundo. Entreabrió los ojos, desesperada por ver el rostro de Anna. En la luz rojiza, sus ojos eran de un azul oscuro, sus labios estaban entreabiertos. Por primera vez en dos años, Anna se fijaba completamente en Ariadne. Era demasiado. Ariadne jadeó y se estremeció cuando el mundo se hizo pedazos a su alrededor. —Anna, Anna, Anna —susurró, y la palabra se perdió en la tela de la camisa de Anna. De alguna manera, había presionado su cara contra el hombro de Anna. Cuando giró la cabeza, pudo oír los latidos del corazón de Anna. Estaba acelerado. Se echó hacia atrás y sus manos recorrieron la parte delantera de la camisa de Anna, el suave material sobre la cálida piel. »Anna, ven aquí. Déjame... —Oh, no es necesario. —Anna dio un paso atrás—. Realmente, Ariadne, deberías haberme dicho que eso era todo lo que querías. Podríamos haberlo hecho hace mucho tiempo. Anna abrió de golpe la puerta de la despensa mientras Ariadne se apresuraba a enderezar su falda. Bajó de un salto de la estantería, sus piernas temblorosas apenas podían sostenerla. —Anna, no podemos simplemente... —¿Volver a la fiesta juntas? Estoy de acuerdo. Hablarán —comentó Anna—. Iré primero; tú me seguirás unos minutos después. Y diría que debemos evitarnos durante el resto de la noche. No te preocupes, querida. Estoy segura de que nadie nos ha visto.

* * * Cordelia podía oír los murmullos mientras ella y James daban vueltas por el salón de baile. No es que le importara. Que todos murmuren sobre lo maleducado que él estaba siendo al bailar con su mujer, cuando seguramente ya tenía bastante con su conversación en casa. A ella no le importaba lo que dijeran; se sentía encantada, triunfante. No era una tonta que se había visto comprometida en un matrimonio con un hombre que no quería. James se preocupaba por ella.

149

Sabía que él lo hacía. Sus dedos se entrelazaron con los de él, con la otra mano en su cintura. El vals era un baile mucho más sensual que la polonesa 49, y James no se molestaba en mantener la distancia. Estaba presionada contra él, haciendo que su camisa se arrugara. La comisura de su boca se curvó en una media sonrisa. —Veo que Matthew te ha puesto al corriente de todos los chismes relacionados con Charles. ¿Cómo estuvo tu estancia con las Matronas del Enclave? —Bueno, todas escandalizadas.

nos

están

mirando

—dijo

Cordelia—.

Parecen

—Eso es porque todos sus maridos están fuera bebiendo oporto y jugando billar. —¿No quieres ir a beber oporto y jugar al billar? —se burló ella. —Cuando bailas tan bien como yo, tienes la responsabilidad de dar el ejemplo —respondió James, balanceándola en un giro exagerado. Ella rio, girando hacia él. La atrapó, con los dedos extendidos en su cintura. —Me enteré un poco más de lo que le pasó a Amos Gladstone la otra noche — dijo—. Fue encontrado con la garganta cortada. Congelado en un callejón. No hay icor ni rastros de demonios, pero ha llovido desde entonces, así que... Cordelia se estremeció. —No puedo evitar la intranquilidad. La última vez que los Cazadores de Sombras murieron... —Esos fueron ataques a plena luz del día —dijo James—. Esto es normal, o tan normal como son las cosas para los Nefilim. Hemos dejado de estar acostumbrados, pero la gente muere en las vigilancias. No es que pretenda que no ha ocurrido porque has pedido una escultura de hielo, ten en cuenta... Se detuvo. Dos invitados habían entrado en la habitación, y Rosamund y Thoby ya se habían apresurado a recibirlos. Incluso entre la multitud, Cordelia sabía quiénes eran: allí estaba Charles, con su pelo rojo resaltado por un abrigo

Es una forma musical consistente en un movimiento de marcha moderada y ritmo ternario, con característico comienzo en ritmo tético y fin en prótesis originario de Polonia. 49

150

negro, y junto a él, Grace. Llevaba una especie de capa color marfil, sobre su vestido satén azul marino. Miró a Cordelia durante un largo rato, con los ojos grises muy abiertos. Luego apartó la mirada. —No habría pensado que Charles vendría —dijo Cordelia, esforzándose por no parecer afectada—. ¿No se va a París mañana? —A primera hora de la mañana, junto con mis padres, pero Charles está decidido a poner buena cara. —James ya no miraba a Grace ni a Charles. Tenía práctica, supuso Cordelia; no era la primera vez que ella y James habían visto a Grace en una fiesta, aunque no había ocurrido desde su boda. Él nunca la miraba mucho tiempo, ni iba a hablar con ella, pero Cordelia, tan sintonizada como estaba con su estado de ánimo, siempre podía sentir su distracción—. Mis disculpas, hemos perdido el hilo del baile. —Y tú que estabas haciendo un buen trabajo dando ejemplo —dijo Cordelia. James se rio, pero sonó frágil como el cristal. Cordelia miró hacia atrás: Rosamund parecía estar haciendo un gesto para que Grace la acompañara a unirse a algunas de las otras chicas solteras, pero Grace solo negó y se giró hacia Thoby. Un momento después, Thoby había tomado a Grace de las manos y la había hecho girar hacia la pista de baile. Rosamund miraba detrás de los dos, con la boca abierta. Charles se encogió de hombros y se marchó. Cordelia no pudo evitar mirar: no había nada en los libros de etiqueta que dijera que no se podía bailar con el anfitrión de una fiesta, ya fuera comprometido, casado o soltero. Pero entrar en medio de un baile era extraño, y que Grace se lo pidiera a Thoby, como claramente lo había hecho, era una falta sorprendente. Ciertamente no se ganaría ningún amigo entre el grupo de Rosamund. Y la mirada de Thoby no ayudaba. Miraba a Grace mientras flotaban por el suelo como si nunca hubiera visto una criatura más encantadora. Si a Charles le importaba, no era evidente: se dirigía con determinación a través de la habitación hacia Alastair, que estaba solo junto a una columna, con aspecto cansado. —¿Qué pasa? —preguntó James—. ¿Daisy?

151

Fue una gran ironía, pensó, que la conociera tan bien. Y una mayor que la hubiera dejado una vez en una pista de baile y ahora ella fuera a dejarlo, aunque era lo último que quería hacer. —Alastair —comentó ella, retirando sus manos de las de James. Se apresuró a alejarse, sin mirar atrás, corriendo a través del laberinto de bailarines hasta salir por el otro lado. Charles ya había alcanzado a Alastair y se apoyaba despreocupadamente en la columna que había a su lado. Alastair parecía... bueno, Alastair parecía inexpresivo, o lo sería para alguien que no lo conociera. Cordelia sabía por su postura desplomada, con la que se deslizaba por el pilar, y las manos fuertemente apretadas en los bolsillos, que estaba bastante molesto. —Sé que tú también lees periódicos mundanos —decía Charles, mientras Cordelia se acercaba—. Me preguntaba si te has dado cuenta del reciente asesinato en el East End. Es el tipo de cosa que parece que no debería interesarnos, pero al analizarlo más de cerca... Cordelia se acercó a Alastair, sonriendo con recato. Sabía que la gente la estaba mirando. No quería darles una razón para hablar. —Charles —dijo, sonriendo con demasiados dientes—, creo que acordaste mantenerte lejos de mi hermano. Charles levantó una ceja con aspecto de superioridad. —Cordelia, querida. Los hombres tienen desacuerdos a veces. Lo mejor es dejar que lo resuelvan. Cordelia miró a Alastair. —¿Deseas conversar con Charles? Alastair se incorporó. —No —dijo. Charles se sonrojó. Hizo que sus pecas resaltaran como puntos de ira. —Alastair —dijo—. Solo un cobarde necesita ser rescatado por su hermana pequeña. Las expresivas cejas de Alastair se alzaron.

152

—Y solo un asno pone a otras personas en situaciones de las que necesitan ser rescatados. Charles respiró profundamente, como si estuviera a punto de gritar. Cordelia se movió rápidamente entre él y su hermano; su sonrisa empezaba a hacerle doler la cara. —Charles, vete ahora —dijo—. O le diré a todo el mundo cómo tus tíos tienen que ir corriendo a París para salvar a la Clave de tu metedura de pata. Los labios de Charles se apretaron. Y de alguna manera, extrañamente, en ese momento, ella vio a Matthew en él; no podía imaginar por qué. No podían ser dos personas más diferentes. Si Charles fuera más amable, más comprensivo, tal vez Matthew no... Cordelia parpadeó. Charles había dicho algo, sin duda algo cortante, y se marchó. Mientras lo hacía, se dio cuenta de que, en efecto, los estaban observando: Thomas. Los miraba desde el otro lado de la habitación, aparentemente detenido en medio del movimiento. Detrás de él, James se había reunido con sus amigos y estaba conversando con ellos, con una mano en el hombro de Matthew. Pasaron varias cosas a la vez. Thomas, al ver que Cordelia lo miraba, se sonrojó y se dio la vuelta. La música terminó, los bailarines comenzaron a salir de la pista. Y Grace dejó a Thoby sin decir nada y se acercó a James. Matthew y Christopher habían estado riendo juntos; Matthew se detuvo, mirando fijamente, cuando Grace dijo algo a James y los dos se apartaron un poco de los demás. James sacudía la cabeza. La pulsera de plata brillaba en su muñeca mientras hacía un gesto. —¿Quieres que vaya y le rompa las piernas a tu marido? —pregunto Alastair en voz baja. —Difícilmente puede huir gritando si Grace se le acerca —dijo Cordelia—. Debe ser cortés. —¿Como fuiste educada con Charles? —dijo Alastair, con una sonrisa torcida—. No te lo tomes a mal, Layla, estoy agradecido. Pero no es necesario que...

153

Por el rabillo del ojo, Cordelia vio a James separarse de Grace. Se acercó a ella, deteniéndose solo para saludar con la cabeza a algunos invitados. Estaba blanco como una sábana, pero por lo demás la máscara estaba firmemente en su sitio. —Alastair —dijo, acercándose—. Me alegro de verte. ¿Están bien tus padres? Alastair le había dicho que no necesitaba ser cortés. Pero la cortesía tenía su utilidad. James llevaba sus modales como una armadura. Un traje a juego con la máscara. —Bastante bien —dijo Alastair—. Los Hermanos Silenciosos recomendaron a mi madre que descansara en casa después de toda la emoción de la boda. Mi padre no quería dejarla. Parte de esto era sin duda cierto, y otra parte no. Cordelia no tenía ánimos para investigar. Ya no tenía ánimos para la fiesta en absoluto. James no había traicionado su acuerdo, pero estaba claro que le causaba dolor estar en la misma habitación que Grace. Lo peor era que ella podía comprender. Sabía lo que era estar cerca de la persona que amabas y, sin embargo, sentirte como si estuvieras a un millón de kilómetros de distancia. —James —dijo, poniendo su mano en el brazo de él—. Me parece que tengo bastantes ganas de jugar al ajedrez. Eso le hizo sonreír, aunque levemente. —Por supuesto —dijo él—. Iremos de inmediato. —¿Para jugar al ajedrez? —murmuró Alastair—. La vida de casado suena emocionante. Cordelia se despidió de Alastair con un beso en la mejilla mientras James iba a ofrecer las excusas necesarias a sus anfitriones. Recogieron sus cosas en silencio y pronto se encontraron en los escalones de la casa de los Wentworth, esperando que el carruaje se acercara. Era una noche preciosa, las estrellas eran claras como el agua, como los diamantes. Grace los había visto partir, con una expresión pensativa en su rostro. Cordelia no pudo evitar preguntarse cuánto ocultaba Grace. No era propio de ella

154

acercarse a James. Tal vez se había sentido desesperada. Cordelia no podía culparla si lo hacía. Sin embargo, no pudo preguntarle a James, porque no estaban solos en la escalera: Tessa y Will estaban allí. Tessa sonreía a Will mientras metía las manos en los guantes de piel; él se inclinó para apartarle el pelo de la frente. James se aclaró la garganta con fuerza. Cordelia lo miró. —De lo contrario, empezarán a besarse —dijo con naturalidad—. Créeme, lo sé. Tessa parecía encantada de verlos. Sonrió a Cordelia. —Qué hermosa estás. Es terrible que tengamos que dejar la fiesta tan temprano; afortunadamente, la Srta. Highsmith ha ofrecido a la pobre Filomena el uso de su carruaje más tarde, pero se supone que debemos llegar a París mañana temprano. —Cordelia notó que no había mencionado a Charles. —Intentamos acercarnos a ustedes dentro, pero nos cortaron el paso, Rosamund perseguía a Thoby porque su escultura de hielo se había derretido — dijo Will—. ¿Qué significa para los jóvenes de hoy, no saber que el hielo se derrite? ¿Qué les estamos enseñando en las aulas? James parecía divertido. —¿Es este otro discurso de la «juventud de hoy»? —Dejó caer su voz en una pasable imitación de la de Will—. Corriendo por ahí, sin moral, usando palabras ridículas como «chiflado» y «quisquiloco». —Hasta yo sé que «quisquiloco» no es una palabra —dijo Will, con gran dignidad. Él y James bromeaban el uno con el otro mientras el carruaje del Instituto doblaba la esquina y se detenía al pie de la escalinata, conducido por un sirviente flaco vestido de plata y marfil. Cordelia no pudo evitar pensar en lo diferente que era la relación de James con su padre y la de Alastair con Elias. A veces, se preguntaba qué diría Elias si supiera sobre Alastair y Charles. Si supiera que Alastair era diferente. Ella quería pensar que no le importaría. Meses atrás habría estado segura de eso. Ahora, no estaba segura de nada. Su meditación se vio interrumpida por un repentino grito. El sirviente flaco se había puesto en pie de un salto, balanceándose sobre el asiento del carruaje. Miraba a su alrededor, con los ojos desorbitados.

155

—¡Demonio! —gritó con voz ronca—. ¡Demonio! Cordelia se quedó mirando. Algo que parecía una rueda cubierta de bocas rojas y húmedas salió disparada de debajo del carruaje y rodó en círculos. Trató de buscar a Cortana y se estremeció, con la palma de la mano ardiendo. ¿De alguna manera se había cortado con ella? Eso no podía ser posible. James puso una mano en el hombro de Cordelia. —Está bien —dijo—. No es necesario. Will miraba a Tessa, con los ojos azules muy abiertos. —¿Puedo? Tessa sonrió con dulzura, como si Will hubiera pedido una segunda porción de pastel. —Oh, adelante. Will emitió un sonido agudo. Mientras Cordelia miraba perpleja, él bajó de un salto las escaleras y salió corriendo, persiguiendo al demonio de la rueda. James y Tessa sonreían. —¿Debemos ayudarlo? —preguntó Cordelia, totalmente desconcertada. James sonrió. —No. Ese demonio y mi padre son viejos amigos. O más bien, viejos enemigos, pero viene a ser lo mismo. Le gusta perseguirlo después de las fiestas. —Eso es muy extraño —dijo Cordelia—. Veo que me he casado con una familia muy extraña. —No finjas que ya no lo sabías —dijo James. Cordelia rio. Todo era tan ridículo y, sin embargo, la familia de James siempre era así. Sintió como si las cosas volvieran a ser normales cuando su carruaje llegó y se subieron a él. Mientras se adentraban en la noche, se cruzaron con Will, que llevaba una espada de serafín mientras perseguía alegremente al demonio de la rueda a través del jardín de rosas de los Wentworth.

*** 156

—Debes estar terriblemente decepcionada por perderte la fiesta de esta noche —expresó Jessamine mientras pasaba delante de las librerías del salón—. Debes estar absolutamente destrozada. Lucie estaba leyendo a Kitty Costello, o intentándolo, cuando apareció Jessamine, buscando compañía. Normalmente, a Lucie no le molestaba Jessamine, pero su dolor de cabeza, donde le dolían hasta los huesos, acababa de desaparecer y simplemente se sentía cansada. Con un suspiro, dobló una página para marcar su lugar y cerró el libro. —La verdad, no lamento perderme la fiesta. —¿A pesar de la chica italiana que iba a ir? —preguntó Jessamine. —¿Filomena? —Lucie sentía que apenas conocía a Filomena; la chica mayor, que, aunque aparentemente vivía en el Instituto, estaba siempre corriendo por Londres, yendo a museos y exposiciones. Lucie apenas la veía—. No, me alegro de que se divierta. Es que no quiero ver a Rosamund y a Thoby siendo engreídos, pero lamento no ser apoyo para Cordelia. Rosamund sin duda la acorralará con las mujeres casadas y se aburrirá terriblemente. Jessamine se había dejado caer para sentarse en el borde del escritorio, balanceando sus piernas inquietas. —Al menos su matrimonio es reconocido públicamente. Cuando me casé con Nate, nadie quiso ni oír hablar de ello. —Bueno, probablemente fue porque era un asesino, Jessamine. —Lucie dejó su libro a un lado y se levantó, ajustando la cinta de su bata de franela. Ya se había soltado el pelo para la noche, y le caía hasta la mitad de la espalda, lo que la hizo pensar con nostalgia en su infancia, ya que había pasado muchas tardes en esta habitación, acurrucada en el suelo al lado de su madre mientras Tessa le hacía moños y trenzas y Will leía en voz alta. Lucie pensó que extrañaría a sus padres mientras estuvieran en París con Charles; el que se fueran poco tiempo después de que James se mudara fue un duro golpe, aunque le habían asegurado que volverían a tiempo para la fiesta anual de Navidad del Instituto. Al menos, la tía Cecily y el tío Gabriel le harían compañía, ya que iban asumir la dirección del Instituto mientras los Herondale no estaban. Christopher y Alexander también, aunque sospechaba que Christopher pasaría la mayor parte del tiempo en el sótano haciendo explotar cosas.

157

Jessamine resopló, pero no dijo nada. De vez en cuando, ella romantizaba su pasado, pero sabía la verdad tan bien como Lucie. No, pensó Lucie, mientras se dirigía de nuevo por el pasillo hacia su habitación, Jessamine había merecido morir por los errores que había cometido, o merecía haberse convertido en un fantasma, siempre atrapada entre la vida y la muerte, atormentando al Instituto y sin poder salir de él. La verdad es que daba mucha tristeza pensar en eso. Al llegar a su habitación, Lucie se preguntó si debía buscar a Bridget y pedirle una taza de leche caliente, para poder dormir, pero la puerta se abrió de par en par, y, de repente, la leche caliente fue lo último en lo que pensó. La luz de la luna entraba en la habitación, iluminando el vestido lila que había elegido para esta noche y que no se había puesto. Los tacones bajos de color marfil estaban debajo de la ventana; sus collares y anillos estaban esparcidos por su tocador, brillando como el hielo bajo la fría luz. En su escritorio lleno de papeles estaba sentado Jesse, con las páginas de La Bella Cordelia abiertas frente a él. Lucie sintió una oleada de pánico. Tenía la intención de mostrarle a Jesse La Bella Cordelia, pero también había planeado elegir las páginas. —¡Jesse! —dijo, entrando en la habitación y cerrando la puerta firmemente detrás de ella—. No deberías estar... —¿Leyendo esto? —dijo. Había una nota extraña en su voz, y una mirada más extraña en su rostro. Una mirada que no había visto antes, una especie de sombra que se proyectaba sobre sus finas facciones—. Puedo ver por qué. —Jesse... Extendió una mano, pero él ya había levantado una página. Para su horror, empezó a leer en voz alta, su voz rígida: La valiente Lucinda juntó las manos ante ella. ¿La engañaban sus ojos? ¡Pero no! En efecto, era su amado, Sir Jethro, de regreso de la guerra. Realmente parecía cansado y destrozado por la guerra, su brillante armadura manchada de sangre, sin duda la sangre de los innumerables soldados que había matado en el campo de batalla. Pero estas marcas de la batalla solo hacían brillar más su belleza. Su pelo negro brillaba, sus ojos verdes resplandecían mientras ella corría hacia él. —Querido, estás vivo —gritó. Él le agarró la cara entre sus manos frías.

158

—No estoy vivo. Soy un fantasma, y solo tú puedes verme. —No importa —gritó Lucinda—. ¡Vivo o muerto, te sigo amando! Lucie le arrebató la página de la mano. Respiraba con dificultad. —Para —dijo—. Deja de leer. Se puso en pie. —Ya veo por qué no querías que viera esto. Supongo que puede ser que te estés burlando de mí... Lo miró fijamente. Su boca tenía una forma enfadada que parecía cambiar todo su rostro, ¿o era solo que ella nunca lo había visto furioso antes? —No, ¿cómo puedes pensar eso? —Está claro que soy una especie de broma para ti, o mi situación lo es. —Aún tenía ese horrible gesto fruncido en su boca. Esa nota fría en su voz. Sin embargo, a pesar de su humillación, Lucie sintió que una chispa de ira se encendía. —Eso no es cierto —dijo—. Es una historia. Y aunque hay similitudes entre Lord Jethro y tú, es solo lo que hacen los escritores. Modelamos trozos de personajes a partir de lo que vemos en la vida real. No significa nada. —Tienes razón —dijo con dureza—. Ese chico del libro no soy yo. No sé quién es; es tu imaginaria fantasía, Lucie. Con las manos temblorosas, Lucie arrugó la página de su libro en una bola y la tiró al suelo. —Es solo escribir. Crear una historia. —Está claro que, si no fuera un fantasma, no tendría mucho interés para ti. Solo un chico que no había vivido mucho, y que murió de forma poco heroica — dijo él. Comenzó a caminar, sus pasos eran totalmente insonoros. Ella podía ver parcialmente a través de él, a través de su hombro cuando giraba. Como si estuviera perdiendo fuerzas, pensó, perdiendo la capacidad de parecer sólido y completo—. Quieres crear una historia en la que he muerto en la batalla, o noblemente. No tontamente, consiguiendo mi primera Runa.

159

Miró el cristal sobre su tocador: se vio a sí misma, muy pálida, con la bata envuelta con fuerza a su alrededor. Y, donde estaba Jesse, ni siquiera un movimiento en el aire. Apartó los ojos del reflejo. —No —dijo ella—. Me importas tal y como eres. El libro es una especie de verdad, pero no es lo que somos. El Príncipe Cruel James no es James. Matthew no es una colección de duendes de hielo con polainas. Y la Princesa Lucinda no soy yo. La hice mucho más valiente, más inteligente e ingeniosa que yo. —Tomó aire profundamente, aterrada—. La princesa Lucinda te habría dicho que te amaba, mucho tiempo antes. —No lo hagas —dijo—. No confundas lo que sientes con las historias que escribes. No me amas. No es posible. Lucie quiso dar un pisotón en el suelo, pero se contuvo. —Sé lo que siento —espetó—. ¡No puedes decidir esas cosas, ni decirme lo que es posible! —No lo entiendes —expresó—. Cuando estoy contigo, imagino que mi corazón está latiendo, aunque no ha latido durante siete años. Tú me das tanto, y yo no puedo darte nada. —Agarró un puñado de papeles de su escritorio—. Me dije que no sentías nada por mí, más de lo que sentirías por... por un retrato, o una fotografía de alguien que una vez vivió y respiró. Si me engañé, entonces esto es mi culpa. Toda ella. Y debo ponerle fin. Lucie alargó la mano, como si pudiera agarrarle la manga. —¿Y si te lo ordeno? —dijo, su voz áspera en sus propios oídos—. Que olvides haber leído el libro. ¿Y si...? —No —dijo, y ahora parecía absolutamente furioso—. ¡Nunca debes dar órdenes a un fantasma a menos que te pidan que lo hagas! —Pero, Jesse... Apenas podía verle con claridad ahora: había empezado a desvanecerse, a difuminarse en los bordes. —No puedo, no me quedaré —le espetó—. A menos que me lo ordenes, por supuesto. ¿Es eso lo que quieres? ¿Obligarme a quedarme?

160

Sin palabras, Lucie negó con la cabeza. Y Jesse se desvaneció, dejando que las páginas blancas de su libro revolotearan lentamente en el suelo.

* * * James se sentó ante el fuego de su habitación, dejando que la luz de las llamas jugara sobre sus manos, creando patrones y sombras. No podía dormir; Cordelia había mencionado de nuevo el ajedrez en cuanto habían vuelto a casa y, de hecho, parecía tensa y agotada. James se sentía amargamente enfadado consigo mismo. No había incumplido su acuerdo con Cordelia; había hablado brevemente con Grace, y solo sobre la muerte de Amos Gladstone. Ella le había dicho que tuviera cuidado. Todo perfectamente correcto, pero sabía lo que debió parecer cuando Grace entró en la habitación. Cordelia se había quedado aturdida. Él debió tener un aspecto horrible; normalmente ella era tan alegre e imperturbable. Ni siquiera había querido ir esta noche: hacía tres días que apenas se había aventurado a salir por la puerta de su propia casa. En principio, el clima lo había mantenido dentro; había estado cayendo aguanieve desde el martes. Pero tenía que admitirlo: si todavía viviera en el Instituto, se habría arrastrado fuera, malhumorado como un gato mojado, para reunirse con sus amigos en las húmedas habitaciones de arriba del Diablo. Pero quedarse en casa con Daisy... le había dicho que el matrimonio sería una broma, y lo decía en serio, pero estaba disfrutando más de lo que había imaginado. Descubrió que estaba deseando verla en el desayuno para contarle lo que había pensado durante la noche, y por la noche, para escuchar lo que ella había pensado desde el desayuno. Veían a sus amigos durante el día, pero a él le encantaban sus noches a solas, cuando se enfrentaban en juegos, hacían y perdían apuestas, y hablaban de todo. Recordó, cuando era un niño y toda la familia se había reunido en el salón, ver una expresión en el rostro de su padre que James siempre consideró como la mirada tranquila. La mirada azul de Will recorría a su mujer, como si estuviera memorizándola de nuevo, luego a sus hijos, y una mirada de felicidad firme y suave aparecía en su rostro al mismo tiempo. Sin embargo, ahora James sabía lo que su padre había estado pensando cuando recibió la mirada silenciosa. Era el mismo pensamiento que había tenido

161

en el estudio por la noche, viendo la luz del fuego pasar por el pelo rojo sin atar de Cordelia, escuchando su risa, viendo los movimientos graciosos de sus manos a la cálida luz de la lámpara; «¿Cómo vivir en este momento para siempre, y no dejarlo ir?». ¿Hubiera sido así con Grace si estuvieran casados?, se preguntaba James. Nunca se había sentido cómodo con Grace como con Cordelia. Tal vez esa era la diferencia entre el amor y la amistad. La amistad era más fácil, más relajada. Aunque, susurró una voz traicionera en el fondo de su mente, no era relajación lo que sentía cuando dejó que su mirada recorriera a Daisy mientras estaba sentada ante el fuego. Se fijó en todo lo relacionado con ella como si hubiera recibido un mandato matemático divino para sumar sus encantos: la forma de su boca, la suave piel de su garganta y sus antebrazos, la curva de su cuello, la suave hinchazón de sus pechos bajo el camisón. Había estado impresionante esta noche; él había sorprendido a bastantes hombres mirándola, a sus curvas en aquel vestido verde, en la elegante inclinación de su cabeza cuando bailaba, en su colgante de oro brillando contra su piel.... Un dolor agudo le punzó detrás de los ojos. Últimamente tenía fuertes dolores de cabeza. Tal vez debido a la falta de sueño. Se frotó las sienes. Desde luego, no iba a descansar sentado aquí, mirando al fuego. En el momento en que se puso en pie, recordó que antes había tenido la intención de buscar una navaja. Tal vez podría deshacer el cierre de su pulsera. Pero estaba demasiado cansado para aventurarse a bajar al estudio, y para cuando se metió en la cama, ya no recordaba lo que había querido hacer.

162

LONDRES: FINCH LANE Traducido por Vane Corregido por Katvire Editado por Mrs. Carstairs~

La niebla llegó sigilosamente a primera hora, instalándose en cada puerta y callejón de Bishopsgate y oscureciendo los bordes de los edificios y los árboles. A medida que se acercaba el amanecer, los vendedores fueron los primeros en romper el silencio, ya que la niebla amortiguaba el sonido de sus carros cuando los sacaban a la calle para mostrar sus productos. Un tenue resplandor rojo entre los edificios mostraba un débil sol justo cuando las patrullas de los Cazadores de Sombras atravesaban los callejones de camino a casa, invisibles para los mercaderes mundanos con los que se cruzaban. Y en la calle Threadneedle, un asesino fue en busca de una víctima. Se movía como un espectro, deslizándose sin hacer ruido de un toldo a otro, casi invisible con una capa oscura que se mezclaba con la piedra cubierta de hollín. Pasó de largo ante la estatua del Duque de Wellington y detrás de las columnas blancas del Banco de Inglaterra. A su alrededor, los banqueros bien vestidos y corredores de bolsa que se dirigían a su trabajo no se percataron de su presencia mientras atravesaban las puertas de las instituciones financieras londinenses como peces que ascienden en un arroyo. El asesino pensó que aquellos patéticos mortales podrían ser peces, eran tan débiles, tan descerebrados, movidos por un objetivo tan noble como el intercambio de moneda. Pero la presa del asesino no era cualquier mortal. Tenía en mente una presa más potente. Allí, esa figura de negro, con el pelo canoso y el cansancio en los hombros al salir de la calle principal y entrar en Finch Lane, el tipo de calle lateral y tranquila en la que nadie se fija al pasar a toda prisa. El asesino siguió unos pasos detrás de su presa, maravillado de que esto fuera lo mejor que los Nefilim tenían para ofrecer, este cazador cansado que ni siquiera se daba cuenta de que era él quien estaba siendo cazado ahora. Se preguntó si los demonios estaban decepcionados con su presa; seguramente durante los últimos mil años se habían acostumbrado a que los Nefilim dieran mejor batalla. Este, por ejemplo, ni siquiera se dio cuenta de que el asesino se estaba acercando a él. No notó la espada hasta que su frío filo le presionó la garganta. Adamas contra la carne, el filo de la hoja, el trabajo de las Hermanas de Hierro en sus forjas, convirtiendo adamas en herramientas para matar. Cortó una y otra vez, la sangre se deslizó sobre su hoja y empapó su puño, cayendo sobre las piedras bajo sus pies,

163

acumulándose en las grietas. La rabia creció en su interior y pronto apuñaló con más fuerza, con el cuchillo una y otra vez, con la otra mano enguantada sobre la boca de su víctima, amortiguando los gritos hasta que no fueron más que jadeos burbujeantes. Cuando no quedaba nada del Cazador de Sombras más que carne inerte, el asesino aflojó su agarre. El cuerpo se deslizó hacia los adoquines. Se arrodilló y, con cuidado, casi con ternura, levantó la manga del moribundo y acercó su propio brazo desnudo cerca del Cazador de Sombras. El asesino sacó un objeto de su chaqueta, una delgada vara de metal que no reflejaba la luz, su superficie atravesada por líneas grabadas. Pasó los dedos por la runa de la Rapidez de su víctima, trazando las marcas en la carne del hombre muerto, sintiendo la energía justo debajo de la superficie, el poder de la propia runa. El asesino sonrió. La runa era suya ahora. Se la había ganado.

164

8 TRAER FUEGO Traducido por Vane Corregido por ♡Herondale♡ Editado por Mrs. Carstairs~

Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido? De un bautismo tengo que ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión. —Lucas 12:49-51. Después de despertarse tarde a la mañana siguiente, Cordelia se vistió con una cálida falda de lana y una blusa blanca de cuello alto y bajó las escaleras hasta el comedor, donde encontró a James sentado a la mesa con una copia abierta de los poemas de Housman en el codo izquierdo y un plato de desayuno en el derecho. Le ofreció una sonrisa cansada. No se veía mucho mejor de lo que ella se sentía; había crecientes lunas moradas bajo sus ojos. Cuando se sentó frente a él, no pudo evitar notar que su libro de poesía estaba al revés. Risa entró con el té y el desayuno para ella. James permaneció en silencio, con una expresión impávida y los ojos entrecerrados. En cuanto ella se fue, dijo: —Daisy, hay algo que quería contarte. Es sobre lo que sucedió la noche antes de nuestra boda. Cordelia atacó su huevo cocido con vigor. No estaba segura de querer saber qué había pasado en el Diablo. —Yo... creo haber oído algo sobre una ¿sirena inversa? —Ah —dijo James, volviéndose a sentar en su silla—. Eso fue culpa de Matthew, y realmente una de las cosas más extrañas que he visto nunca. De todos modos, parece que Claribella ha encontrado el verdadero amor en los brazos de un kelpie empapado de ginebra, así que supongo que nadie salió muy perjudicado.

165

—¿De verdad? —A Cordelia le hizo gracia, pero James continuó, con una expresión más sombría. —No es eso de lo que quería hablar. Lo único que quería era pasar un rato con los Ladrones Alegres esa noche. Pero acababa de llegar a nuestros aposentos cuando me encontré en ese otro mundo. —Su mano izquierda, con sus largos y elegantes dedos, jugaba con el tenedor junto a su plato. Había comido muy poco—. El mundo de Belial. El nombre parecía caer entre ellos como una sombra. Belial. Cuando Cordelia lo había visto, había tomado la forma de un hombre hermoso, de color pálido como el hielo. Había sido difícil mirarlo e imaginarlo como el abuelo de alguien, y mucho menos el de Lucie y James. —Pero… eso no es posible —dijo Cordelia—. El reino de Belial fue destruido. Lo vimos romperse y desvanecerse… ¡Jem dijo que tardaría cien años en recuperar la fuerza suficiente para volver! James se encogió de hombros con desgana. —Y sin embargo... era tan real. Lo sentí, Cordelia, sentí su presencia. Puede que no sea capaz de explicarlo, pero... —¿Le dijiste algo a Jem? —Sí. Le envié un mensaje esta mañana. O al menos, lo intenté. —James soltó el tenedor. Había doblado varios de los dientes—. Parece que sigue en el Laberinto Espiral con Magnus; no puedo comunicarme. Lo intentaré de nuevo, pero mientras tanto, debemos hacer todo lo posible para entender lo que está pasando, cómo es posible que pueda estar sintiendo a Belial cerca cuando no es posible que esté allí. Una mirada parpadeó en el fondo de los ojos de James, una mirada que hizo que Cordelia se incorporara, de repente muy preocupada. Pero antes de que pudiera responder, oyeron el timbre de la puerta. Risa se apresuró a entrar desde el vestíbulo. —Oun pessareh ke tou Sirk bazi mikoneh, injast —le dijo a Cordelia, poniendo los ojos en blanco. James parecía inquieto.

166

—Dijo: «El chico del circo está aquí» —tradujo Cordelia, lanzando a Risa una mirada de burla—. Está hablando de Matthew. Desaprueba sus chalecos. James empezó a sonreír cuando Matthew entró en el comedor, entusiasmado. Llevaba polainas de color burdeos y oliva con un chaleco a juego, y se sentó con elegancia en un asiento a la cabeza de la mesa. Se sirvió un arenque del plato sin tocar de James antes de anunciar: —Tengo noticias. —Por favor, siéntete como en casa, mi amigo delincuente —dijo James—. Estoy seguro de que a la señora de la casa no le importará. —¿Te importa? —preguntó Matthew a Cordelia, con el tenedor a medio camino de la boca. —No —dijo Cordelia con decisión—. Ven cuando quieras. —Oh, bien. Entonces, ¿crees que podría tomar un café? Con leche, y una cantidad excepcional de azúcar. —Risa, que había estado acechando en un rincón de la habitación, le lanzó una mirada sospechosa y se marchó a la cocina. Matthew se inclinó hacia delante—. Muy bien. ¿Quieren oír las noticias? —¿Son buenas noticias? —dijo Cordelia. —No —respondió Matthew, y James gimió—. Pero creo que es importante. He oído a Charles hablar con madre esta mañana, antes de que se fuera a Francia con tus padres. Anoche estuvo patrullando hasta tarde, y llegó con el contingente del amanecer. Uno de los suyos ha desaparecido: Basil Pounceby. El padre de Augustus. Charles fue con el grupo de búsqueda y estaba allí cuando encontraron su cuerpo. Parece que fue asesinado mientras patrullaba anoche. James y Cordelia intercambiaron una mirada. —¿Sospechan del mismo demonio que mató a Amos Gladstone? —demandó Cordelia. —Están pensando que no era un demonio en absoluto —indicó Matthew mientras Risa aparecía con el café—. Las heridas fueron hechas con un cuchillo, una hoja muy afilada que se utilizó para hacer un montón de agujeros en el mayor de los Pounceby. Los demonios tienden a matar, como los animales. Pounceby fue apuñalado por una fina hoja de metal, Gladstone tenía su garganta cortada, y no había rastros de presencia demoníaca en ninguno de los dos lugares del

167

asesinato. —Inclinó la cabeza hacia atrás para sonreír a Risa como un ángel de Botticelli—. Eres tan hermosa como todas las estrellas —le dijo—, pero mejor porque tienes café. —Dary mano azziat mikoni50—dijo Risa, levantó las manos y salió de la habitación. —Mis intentos por seducirla no han tenido éxito —observó Matthew. —Risa es una mujer sensata —replicó James. Sus ojos estaban fijos en la media distancia. Parecía casi insoportablemente tenso; Cordelia podía verlo en la postura de sus hombros, en la dura línea de su boca—. ¿Pounceby fue asesinado en algún lugar cerca de los pilares blancos? ¿Y una estatua, posiblemente de alguien a caballo? Matthew dejó su taza de café con una lenta deliberación. —Cerca de una estatua del Duque de Wellington, de hecho —dijo—. Cerca del Banco de Inglaterra. —Que tiene una columnata de pilares blanco —añadió Cordelia, mirando a James con sorpresa—. ¿Cómo...? James tenía la mirada de un hombre que había sospechado de un diagnóstico mortal que acababa de ser confirmado por su médico. —Estaba cerca de la calle Threadneedle, ¿verdad? —¿Has estado en contacto con el tío Gabriel, o con la tía Cecily? —dijo Matthew, claramente desconcertado—. Deberías haberme detenido si ya sabías todo esto. —No lo sabía. —James apartó su silla de la mesa y fue a situarse junto a la ventana, contemplando los setos cubiertos de escarcha—. O al menos, no me di cuenta de lo que sabía. —James —dijo Cordelia—. ¿Qué está pasando? Se giró de nuevo para enfrentarse a ellos. —Esto es más de lo que parece, creo que, sería mejor que hablara con todos juntos. Deberíamos reunir a los otros Ladrones.

50

Traducción: eres irritante.

168

—Eso será bastante fácil —dijo Matthew despreocupadamente; Cordelia tuvo la clara sensación de que se estaba aguantando el acribillar a James con preguntas—. Lucie y Christopher ya están en el Diablo, razonando con Thomas. Las negras cejas de James se levantaron. —¿Por qué hay que razonar con Thomas? —Bueno, si vienes al Diablo, lo descubrirás —dijo Matthew—. Tengo mi carruaje esperando; podemos estar allí en un cuarto de hora. ¿Crees que a Risa le importará que me lleve un plato de tostadas con mantequilla?

* * * —No me retiraré de la patrulla —decía Thomas cuando James, Matthew y Cordelia entraron en la sala. Unos débiles vítores habían saludado a Matthew y James cuando cruzaron por el pub de abajo, pero el ambiente en el Diablo parecía apagado. Las noticias de asesinatos y esas cosas solían viajar con rapidez por el Submundo—. Es una sugerencia ridícula y no hay nada que puedan decir para convencerme. Se interrumpió al ver a Cordelia y a los demás. Tenía una mano levantada, con el dedo punteando el aire mientras hablaba, como si quisiera puntuar sus frases. Estaba sonrojado, con el pelo castaño claro revuelto. Cordelia estaba sorprendida de que Thomas, siempre amable y tranquilo, se pusiera de mal humor. Aunque había habido ese momento con Alastair en la boda. Lucie y Christopher estaban sentados uno al lado del otro en un sofá frente a Thomas, como dos niños pequeños siendo regañados por sus padres. Ambos tenían las manos cruzadas sobre el regazo, aunque cuando vio a Cordelia, Lucie no pudo evitar saludar. —¡Gracias al Ángel, están todos aquí! ¿No es horrible? Cordelia se unió a Lucie y Christopher en el viejo sofá. Cuando se hundió con gracia en los desgastados cojines de plumas, una bocanada de polvo se extendió en el aire para unirse a los reconfortantes olores de los libros antiguos y el incienso. A pesar de las circunstancias, era bueno estar de vuelta en estas habitaciones tan familiares. Cordelia observó a James sentarse en uno de los

169

sillones de brocado caídos y a Matthew en su lugar habitual en la esquina. Mientras se acomodaban, Lucie tocó la mano de Cordelia. —Le estábamos diciendo a Thomas que no debería patrullar —dijo con seriedad—. Al menos no solo. Teniendo en cuenta lo que pasó con Basil Pounceby. —Y Amos Gladstone —señaló Christopher—. Dos muertes en tan poco tiempo, ambos asesinados durante una patrulla... parece razonable que puedan estar conectadas. —O podría ser simplemente mala suerte. —Thomas levantó los brazos—. El patrullaje siempre va a ser peligroso. Es parte del trabajo, como los demonios y Alastair Carstairs... —Se interrumpió, poniéndose rojo—. Ah, Cordelia, yo... Ella sonrió agradablemente. —¿Acabas de recordar que Alastair es mi hermano? —Sí. No —dijo Thomas. Miró a sus amigos suplicante. —Oh, no —dijo James—. Tienes que salir tú solo de esta, Tom. Thomas se volvió hacia Cordelia, haciéndola consciente de repente de lo alto que era. Tuvo que estirar el cuello para mirarlo. —Cordelia, hace tiempo que te debo una disculpa. Puede que tenga mis propios problemas con Alastair, pero siento haber sido grosero con él en tu boda. Fue imperdonable. Me agradas mucho y te considero una amiga. Aunque no puedo perdonar a Alastair, lo trataré con educación por tu bien. Yo nunca debería haber hecho lo contrario. —Bueno —dijo Cordelia—. Gracias. Aunque estoy de acuerdo en que no deberías patrullar solo en este momento. Thomas abrió la boca, la cerró y la volvió a abrir. —¿Puedo tener tu permiso para gritar, teniendo en cuenta que no estoy gritándote a ti? —le preguntó a Cordelia. —Oh, claro —dijo ella—. En general me gustan los gritos. —Sí —coincidió Lucie—. Grítale a Matthew si quieres.

170

—Muchas gracias, Luce —dijo Matthew. —Basta —dijo James. Todos le miraron sorprendidos—. Tenemos que hablar sobre a qué nos enfrentamos antes de discutir sobre quién va a patrullar y cuándo. La patrulla se supone que es sobre los demonios, y Math me dijo que el Enclave ya está pensando que esto no fue obra de un demonio… —¿QUÉ? —dijo Thomas, tan fuerte que todos saltaron—. Lo siento —dijo—. Estaba listo para gritar y no aún había tenido la oportunidad. —¿Qué les hace decir que no era un demonio? —demandó Christopher, pensativo. —Pounceby fue apuñalado al menos treinta veces con una hoja afilada —dijo Matthew—. Los demonios no llevan armas. —Podría haber sido un demonio con garras muy puntiagudas —argumentó Christopher—, o podría haber sido un demonio con cara de cuchillo. —Miró alrededor ansiosamente. —¿Cara de cuchillo? —repitió Matthew—. ¿Ese es tu argumento? —Sí —dijo Christopher obstinadamente—. Podría tener algún tipo de protuberancia facial. Tal vez varias. Como una nariz larga y puntiaguda con un borde afilado. —No había ningún residuo de actividad demoníaca, ni en los cuerpos ni en los lugares —dijo Matthew—. Un demonio dejaría algún tipo de rastro. —¿Y un humano con la visión? —sugirió Lucie—. Tal vez ni siquiera sabía lo que estaba viendo. Podría haber estado borracho. O loco. Tal vez estaba tropezando en la oscuridad, vio a un Cazador de Sombras, y percibió que era algún tipo de amenaza. —O podría ser otro Cazador de Sombras —dijo Matthew—. No me mires así, tenemos que considerar la posibilidad. Después de todo, la gente comete asesinatos por todo tipo de razones. —¿Cómo qué? —dijo James con escepticismo. —No lo sé, tal vez Basil era un rival por el afecto de alguien, o el objeto de un rencor. O alguien estaba resentido con él por haber creado a Augusto. Nadie se sorprendería. Para el caso, podría haber sido Alastair.

171

—Matthew —dijo Cordelia furiosa—. ¿Tenemos que seguir hablando de mi hermano? Alastair puede ser muchas cosas, pero no es un asesino. —Es que me gusta echarle la culpa de las cosas —dijo Matthew un poco avergonzado. —De todos modos, nada de esto tiene sentido —dijo Cordelia—. Si alguien asesinó a Basil Pounceby por venganza, por amor, algo así, ¿por qué iba a asesinar también a Amos Gladstone? Y sería una tontería asumir que las muertes no están conectadas. —Creo que están conectadas —dijo James. Parecía muy tenso; parecía estar preparándose, como si fuera a dar malas noticias—. Anoche tuve un sueño — añadió bruscamente—. Un sueño espantoso que parecía tan real... —Real, ¿como… como viajar al Reino de las Sombras? —Lucie parecía alarmada. Matthew y los demás intercambiaron también miradas alarmadas. —No, para nada como caer en las sombras —dijo James—. Estuve muy presente, en Londres. Vi el asesinato. —¿Lo viste? —dijo Matthew—. ¿Qué quieres decir? —Fue un sueño, pero no como un sueño normal —dijo James—. Estaba allí, sentía el frío del aire, los adoquines bajo mis pies. Reconocí la calle Threadneedle. Vi un cuchillo, un cuerpo cayendo, y vi manos. Manos cubiertas de sangre. Eran manos humanas. —¿Las manos del asesino? —demandó Thomas. —No lo sé —respondió James—, pero sentí tanto odio, un odio como el que solo he sentido en el reino de Belial. No parecía un odio humano. —¿A quién odiabas? —susurró Cordelia—. ¿En el sueño? Sus ojos se fijaron en los de ella. Su voz era un susurro. —A todos. —Así que presenciaste el asesinato en sueños —dijo Lucie, con la preocupación grabada en el rostro—. Pero aquí, en Londres, no en el Reino de las Sombras, o a través de él. Si entiendes lo que quiero decir.

172

—No el Reino de las Sombras —coincidió James—. Esto era Londres, no un maldito paisaje de muerte infernal y destrucción. —A menos, que estés hablando de Piccadilly Circus cuando el tráfico es malo —dijo Matthew. —Voy a ignorar ese comentario —dijo James—, ya que no es útil. Todo lo que puedo decir es que no creo que Pounceby fuera asesinado por un demonio, o por un marido celoso, o un vampiro, o el marido celoso de un vampiro. No puedo decirlo, pero lo que sí creo es que la misma entidad que mató a Amos Gladstone, también mató a Pounceby. —¿También soñaste sobre eso? —preguntó Cordelia—. Pero eso fue sólo anteanoche, ¿no es así? —Tuve lo que supuse, era una pesadilla —dijo James—. Nada tan claro y detallado como el sueño que tuve anoche. Pero recuerdo una sofocante sensación de horror. Simplemente no se me ocurrió que hubiera ninguna conexión con lo que le ocurrió a Gladstone, no hasta anoche, que soñé con la muerte de Pounceby. —Jamie —dijo Lucie—. Cuando los demonios Khora estaban atacando, antes de que cobraran una víctima, tú tuviste una visión de lo que se avecinaba. ¿Es posible que tengas la habilidad de ver de alguna manera cuando cosas malas van a sucederle a los Cazadores de Sombras? —No antes de que ocurran, por desgracia —dijo James—. Apenas me había despertado de la pesadilla tal vez media hora antes de que Matthew llegara para decirnos que Pounceby estaba muerto y toda la Clave lo sabía. —Y para ese entonces ya eran las diez de la mañana —dijo Matthew—. ¿Podrías decirnos qué hora era en tu sueño? James negó con la cabeza. —Alrededor del amanecer, creo. —Así que no es una gran advertencia temprana —dijo Thomas—. Y no hay forma de saber si volverá a ocurrir. —Deberíamos decírselo a alguien —dijo Christopher—. No quedarnos aquí sentados elaborando teorías. Aunque me encanta pensar en teorías. —Parecía nostálgico.

173

—Nuestros padres... —empezó Lucie. —No —dijo James—. No vamos a arrastrar a nuestros padres desde París para esto. Ellos acaban de irse. Intentaré nuevamente hacerle llegar un mensaje a Jem. Matthew frunció el ceño. —Mi madre dijo algo sobre él: lo que sea que él y Magnus estén haciendo en el Laberinto Espiral, parece ser importante. Tengo la sensación de que ambos están enclaustrados allí; ella dijo que no se podía contactar a Magnus, por ahora. —Si le dijéramos al Enclave... —comenzó Thomas. —No podemos —dijo Matthew—. Ellos ya piensan que las dos muertes están conectadas. No hay nada nuevo que podamos decirles, excepto que James ha estado teniendo estos sueños, y para que ellos crean que sus sueños tenían alguna relevancia o significado... —Tendríamos que hablarles de Belial —dijo Cordelia. —Y eso sería potencialmente desastroso —dijo Matthew—. Para Jamie, para Lucie, para Will y Tessa, por todas las razones por las que decidimos no decírselos en primer lugar. Thomas se había sentado en el borde del sofá. Puso una mano en el hombro de James. —Por supuesto. Nosotros no estábamos sugiriendo que les contáramos nada de eso. —Estaría dispuesto a contarles lo de Belial si solo me afectara a mí —dijo James—, pero pondría también a mi madre y a Lucie bajo el microscopio de la Clave. —Se volvió hacia Thomas—. Ahora, Tom, nadie está diciendo que no puedas patrullar. Solo que no puedes hacerlo solo. Yo iré contigo. —Ojalá pudieras —dijo Thomas—. Pero están estableciendo un toque de queda para todos los menores de dieciocho años. Ninguno de ustedes podrá patrullar en absoluto, y si no puedo patrullar con ustedes, prefiero estar solo. La última vez me emparejaron con Augustus Pounceby. Fue una tortura. —Hablando de los Pounceby —dijo Lucie—. ¿Qué podrían tener en común Amos Gladstone y Basil Pounceby, además de que ambos estaban patrullando?

174

—Me imagino que eso es lo que el Enclave está investigando ahora —dijo Matthew—. En cuanto a nosotros, tal vez deberíamos concentrarnos en evitar que James sea atormentado en sus sueños. —Hay tinturas y cosas que están destinadas a ofrecer descanso sin sueños — dijo Christopher—. Preguntaré al tío Henry sobre ellos. —Oh, eso sería maravilloso —dijo Lucie, con cara de alivio—. Estoy segura de que solo son malos sueños, algún remanente del poder de la sombra que te atormenta, James. —Sin duda —dijo James, pero Cordelia pudo ver en su cara que tenía muchas dudas.

* * * Mientras recogían sus abrigos y guantes, Lucie observó a su hermano con atención, buscando pistas sobre cómo se estaba aguantado pero su rostro estaba impasible. Se preguntó si le molestaba a Cordelia la poca emoción que James podía mostrar a veces. Pero entonces se dio cuenta de que, Cordelia probablemente no esperaba mucho, o incluso quería mucho, de James. Era un pensamiento desalentador. —Voy a visitar a los Pounceby —dijo James, enrollándose la bufanda alrededor del cuello—. Debería ir a ofrecer condolencias. Matthew hizo una mueca. —Estoy seguro de que el Enclave los cuida bien —dijo—. No necesitas preocuparte, Jamie. —Y, sin embargo, me preocuparé —dijo James, cuadrando los hombros—. Es lo que mi madre y mi padre harían si estuvieran aquí. Con ellos en París, es mi responsabilidad presentar mis respetos a los Pounceby. —Eres un buen hombre, James —dijo Thomas con simpatía. —Es muy importante para ti intervenir en lugar del tío Will y la tía Tessa — añadió Christopher—. Por favor, también dales las condolencias por nosotros, los Ladrones Alegres. —Sí. —Matthew estuvo de acuerdo—. Lo quieran o no.

175

Lucie admiró la determinación de su hermano, pero no la compartió. —Me uniría a ti —dijo—, pero Cordelia y yo teníamos que entrenar hoy. Nos hemos retrasado mucho, y debemos ponernos al día si queremos estar listas para nuestra ceremonia parabatai en enero. ¿Vas a volver al Instituto con nosotras, Kit? —No, voy al laboratorio de Henry. Lucie no podía decir que estuviera sorprendida; a pesar de que Christopher por principio residía en el Instituto, ella esperaba que casi siempre estuviera fuera: o en la Taberna del Diablo o en su querido laboratorio en la casa de la Cónsul. Christopher se volvió hacia James. —Si de cualquier forma vas a ir a casa de los Pounceby, ven a Grosvenor Square después. Hay algo que quiero que veas en el laboratorio. Mientras James y Christopher se enfrascaban en una discusión sobre el laboratorio, Matthew se llevó a Thomas a un lado. Lucie agudizó el oído. Sospechaba que Cordelia también estaba escuchando a escondidas, aunque se estaba poniendo los guantes de cuero de napa y parecía perfectamente recatada. —Por favor, ten cuidado, Tom —aconsejó Matthew—. Sé que tienes dieciocho años y puedes hacer lo que quieras, pero no te arriesgues de manera estúpida. Thomas se subió la capucha de su chaqueta, cubriendo su cabello castaño claro. —Tú también, Matthew. Sé cuidadoso. Matthew parecía desconcertado. —¿Qué se supone que significa eso? Thomas suspiró. Lucie no pudo evitar preguntarse si él también había notado lo que ella había notado en Matthew. Lo que todos los demás parecían decididos a no ver ni abordar. —Solo cuídate.

176

Fuera, todos se dispersaron hacia sus respectivos carruajes. Todos menos Lucie. —Solo será un momento, Daisy —gritó a Cordelia, luego corrió hacia el carruaje de Christopher y abrió la puerta de un tirón. —¿Qué demonios...? —La miró a través de sus gafas—. ¿Pasa algo, Luce? —¡No! —Ella bajó su voz hasta convertirla en un susurro—. Se suponía que debías tener más estramonio para mí, ¿no lo recuerdas? —Oh. Sí —dijo Christopher, buscando en su bolsillo un pequeño paquete—. Pero Henry se está volviendo más sospechoso acerca de por qué estás pidiendo todas estas cosas. Lucie tomó el paquete de capullos de flores secas, sujetándolo delicadamente por las esquinas, y lo metió en el bolsillo de su falda. —En realidad no es nada —dijo—. Solo estoy trabajando en una poción de belleza, pero puedes imaginar que mi hermano no me daría tregua si se enterara. —Deberías haberlo dicho —dijo Christopher, iluminándose—. Henry tiene un poco de aceite de ballena. Se supone que es bueno para el cutis si te lo pones en la cara. —No, gracias —dijo Lucie con un escalofrío—. Creo que el estramonio servirá. —Solo ten cuidado con él —dijo Christopher, mientras se alejaba del carruaje—. Es muy venenoso. No lo tragues, ni lo bebas, ni nada parecido. Lucie le dedicó una sonrisa tranquilizadora. —No se me ocurriría. Y no lo haría. A ella tampoco se le ocurriría hacer una poción de belleza, pero incluso Christopher, que, entre todos los chicos del mundo, era sin duda uno de los mejores y más amables, pensó que era una excusa lo suficientemente buena como para creerle. «Caballeros», pensó Lucie, apresurándose a alcanzar a Cordelia.

* * * 177

Era uno de esos días en los que nada parecía ir bien en la sala de entrenamiento. Cordelia había cogido el viaje al Instituto con Lucie. Por lo general, su mejor amiga era una excelente compañera de combate. Pero ninguna de las dos parecía ser capaz de concentrarse adecuadamente hoy. Se habían agachado donde deberían haber esquivado, no habían dado en el blanco al lanzar el cuchillo, y Cordelia había pivotado donde debería haber arremetido, golpeándose la cadera contra un poste. Y lo que es peor, había dejado caer a Cortana dos veces, dejando que se le escapara de las manos de una forma que la había asustado y alarmado. —Me temo que hoy no es nuestro día —dijo Lucie sin aliento, con las manos extendidas en medio de su espalda—. Supongo que no podemos evitar estar distraídas. —¿Sería horrible que no estuviera pensando en los asesinatos en absoluto? —dijo Cordelia. —Eso depende de en qué estabas pensando —dijo Lucie—. En sombreros nuevos puede ser malo, en el significado del universo no tanto. —Estaba pensando en mi padre. Tenemos que cenar todos en los jardines de Cornualles mañana por la noche. Será la primera vez que le veamos desde la boda. —Se echó el pelo húmedo hacia atrás con impaciencia—. Me esforcé mucho para que esto sucediera —dijo—. Hice todo lo posible para recuperar a mi padre, y ahora que está aquí, no sé en absoluto cómo sentirme. —Lo enviaron al Basilias porque tú derrotaste al demonio Mandikhor — señaló Lucie—. De lo contrario, habría ido a la cárcel Daisy, y todavía estaría allí. No tienes que saber cómo sentirte, pero es gracias a ti que hay una oportunidad de que se reconcilien. Estoy segura de que él lo sabe. —Supongo —dijo Cordelia, con una sonrisa débil—. Solo que no sé qué decirle, y no tengo tiempo para pensarlo. Y me parece una cosa horrible, hacer que James asista a esta incómoda cena familiar... —Él es tu familia —dijo Lucie con firmeza—, igual que yo; ahora eres mi hermana y lo serás para siempre. Siempre seremos hermanas y parabatai. Eso es lo que importa. De hecho... —Miró a su alrededor—. ¿Por qué no practicamos la ceremonia? —¿La ceremonia parabatai? —dijo Cordelia. Tenía que admitir que la idea tenía cierto atractivo—. ¿Conoces todo lo que hay que decir?

178

—Vi la ceremonia de James y Matthew —dijo Lucie—. Creo que me acuerdo. Aquí, imagina que donde estás de pie es un círculo de fuego, y yo estoy de pie en un círculo de fuego diferente. —Con suerte estaremos usando el traje de combate —dijo Cordelia, acomodándose en el círculo imaginario—. Nuestras faldas se incendiarían bastante. Lucie extendió las manos e indicó a Cordelia que hiciera lo mismo. Se dieron la mano, y Lucie, con una intensa mirada de concentración en su rostro, comenzó a hablar. —Aunque la mayoría de los parabatai son hombres, la ceremonia utiliza palabras de las escrituras que fueron pronunciadas por Ruth a Noemí. De una mujer a otra. —Sonrió a Cordelia—. «No me ruegues que te abandone, ni que deje de seguirte, porque a donde tú vayas, yo iré…». Lucie saltó de repente como si le hubieran picado y dejó caer las manos. Alarmada, Cordelia se dirigió hacia ella, olvidándose de los anillos de fuego imaginarios en su preocupación. —Lucie, ¿está todo bien...? La puerta se abrió y Filomena di Angelo entró. Tenía una expresión aburrida y enfurruñada; tenía las cejas muy oscuras y los labios rojos y eso hacía que todo lo que hacía pareciera dramático. —Ah, Lucie, no me di cuenta de que estarías aquí —dijo, mirando a su alrededor sin curiosidad—. El señor Lightwood me sugirió que echara un vistazo a la sala de entrenamiento, ya que aún no la había visto. Admito —añadió—, que tengo más interés en examinar el arte y la cultura de Londres que en descubrir si los Cazadores de Sombras británicos golpean a los demonios con cosas puntiagudas de forma decididamente diferente. Sospecho que no. ¿Tú qué opinas? Lucie parecía haberse recuperado. Esbozó una sonrisa demasiado brillante y dijo: —¿Te acuerdas de Cordelia, Filomena? Es la que se casó hace unas semanas.

179

—Ah, sí, con el joven, que luce magnífico en traje de etiqueta. —Filomena suspiró—. Quelli sì che sono un petto su cui vorrei far scorrere le dita e delle spalle che mi piacerebbe mordere.51 Cordelia soltó una carcajada. —Me temo que si te acercas a James y… ¿qué era? Muerdes su hombro, se alarmaría mucho. —¡No sabía que hablabas italiano! —Filomena parecía encantada—. En realidad, dije que quería pasar mis manos sobre su pecho y morder sus hombros —¡Filomena! Es de mi hermano de quien estamos hablando —protestó Lucie—. Y el marido de Daisy. Te prometo que hay muchos otros hombres guapos en el Enclave. Thomas tiene unos hombros muy bonitos. Hombros legendarios, de hecho. Filomena parecía sorprendida. —¿Thomas? Sí, pero... —Miró de Lucie a Cordelia y se encogió de hombros— . Supongo que ese chico Fairchild parece interesante. No el pelirrojo, obviamente. —Anna Lightwood dará una fiesta en su apartamento mañana por la noche —dijo Lucie—. ¡Tienes que venir! Todos los jóvenes del Enclave estarán allí. Matthew también. —¿L’affascinante Anna está organizando una fiesta? —Filomena dio una palmada—. Eso parece algo que podría disfrutar. —Oh, si te gusta el arte y la cultura, y los hombros atractivos, ciertamente lo harás —le aseguró Cordelia. Ella no podía esperar a burlarse de James sobre la bonita chica italiana que lo admiraba tanto—. Y encontrarás muchos pretendientes allí, sospecho. —Por supuesto —dijo Filomena, sacudiendo su oscura cabeza mientras se preparaba para salir de la habitación—. Roma conquistó el mundo en seiscientos años. Yo conquistaré el Enclave en una noche.

* * * Traducción: «Tiene un pecho que me gustaría recorrer con mis dedos y unos hombros que me gustaría morder». 51

180

La visita de James a la casa de los Pounceby había sido sombría y difícil. El salón había estado en penumbra, las cortinas corridas para evitar el duro sol de invierno. Augustus lo había mirado todo el tiempo, como si James hubiera atado los cordones de sus zapatos con nudos, y la viuda de Basil, Eunice, había llorado en el hombro de James un largo rato, diciéndole que era un buen chico y que se había convertido en un joven reflexivo. James anhelaba salir y correr hacia Mayfair a toda velocidad. Pero la lealtad a sus padres se impuso y se había quedado con los Pounceby durante casi una hora, hasta que, afortunadamente, Gideon, Sophie y Eugenia habían aparecido y le proporcionaron una oportunidad para escapar. Fue un alivio cuando James llegó a la casa de la Cónsul en Grosvenor Square. El lugar en sí era una comodidad para él. Había pasado allí muchas tardes felices a lo largo de su vida. Sin embargo, a los cinco minutos de haber llegado, ya empezaba a sospechar que ésta no iba a ser una de ellas. Tenía la intención de dirigirse directamente al laboratorio, suponiendo que sus amigos estaban allí. Por desgracia, se encontró con que las puertas abiertas del estudio le impedían avanzar, ya que Matthew se encontraba en el sofá como Cleopatra, mirándose las uñas con indiferencia mientras Charlotte se paseaba por la habitación preocupada. Oscar, el perro, estaba dormido en un rincón, resoplando mientras soñaba. —El Enclave está organizando una patrulla de día para buscar en la zona donde se encontró el cuerpo de Basil Pounceby. Tu nombre surgió, Matthew, pero te saqué de la lista, explicando que no estás bien —dijo Charlotte. Ella no sonaba feliz por ello. James habría intentado pasar desapercibido, pero Matthew lo había visto. Matthew comenzó a gesticular frenética pero sutilmente (el tipo de truco que solo él podía hacer) para que James se quedara. James lo miró con desprecio, pero se quedó. —¿Por qué harías eso? —preguntó Matthew—. Estoy en forma, madre. —Lo dije porque era verdad. —La voz de Charlotte tembló—. Matthew, no estás bien. Siempre estás bebiendo, y cuando no bebes, te tiemblan las manos. Ninguna de las dos condiciones es propicia para patrullar. Matthew puso los ojos en blanco, se sentó un poco más arriba y reacomodó los cojines.

181

—No es mi culpa que tú y papá fueran las personas más aburridas cuando eran adolescentes. Yo no soy como ustedes. Yo quiero disfrutar de la juventud. Quiero beber y quedarme despierto hasta tarde. No hay nada malo en ello. Te estás preocupando demasiado. —Hay un viejo dicho. —La voz de Charlotte se había vuelto muy tranquila— . El hombre toma primero un trago, luego la bebida se lleva al hombre. James pensó en el padre de Cordelia y se estremeció. Por muy buena que fuera su intención, Charlotte estaba tomando la táctica equivocada con Matthew, confundiendo su actitud displicente con la indiferencia. Se había puesto en una posición de inactividad aún más turbia que antes; Charlotte podría tomar el gesto como un desprecio, pero James sabía que debajo de la actitud de Matthew había furia, la misma furia que lo llevó a afrontar a James, como si dijera: «Mira qué ridículo es todo esto, mira qué tontos están siendo». —Entonces, ¿preferirías que fuera más como Charles? —demandó Matthew—. Él quiere que todos sepan lo importante y capaz que es. Y, sin embargo, Will y Tessa han tenido que salir corriendo a París para suavizar su última catástrofe. Y si tienen éxito en evitar que la guerra estalle por el desastre que ha hecho tendrá que apresurarse a volver a su alianza sin amor con Grace Blackthorn... —No intentes cambiar de tema, Matthew. —Charlotte estaba claramente luchando por mantener la calma—. No estábamos hablando de Charles. Estábamos hablando de ti... James no pudo aguantar más; se aclaró la garganta y dio unos pasos hacia la habitación. Matthew hizo un espectáculo de sentarse sorprendido. —Mira quién está aquí, mamá, James ha venido de visita. Charlotte le dedicó a James una sonrisa tensa. —Hola, cariño. —Mamá y yo estábamos hablando de por qué tus padres han tenido que irse tan deprisa a Francia. —No dejes que te interrumpa. —James le hizo una mueca a Matthew en respuesta a su mirada; sentía que los deberes de un parabatai terminaban donde las discusiones con su madre empezaban—. Pensé en saludar antes de bajar al laboratorio para ver qué hace Christopher.

182

Matthew se desplomó nuevamente sobre los cojines. James pudo oír su voz, y también la de Charlotte, alzándose mientras bajaba la escalera de caracol de piedra hasta el sótano. La habían bautizado como «la mazmorra» cuando Henry la tomó por primera vez como lugar para realizar sus experimentos hacía ya muchos años. A James le llamó la atención, como siempre, un vago olor a huevos podridos que emanaba de la colección de tubos tapados, frascos de muestras y cajas etiquetadas. El laboratorio estaba iluminado por la de luz de las piedras mágicas, pero la mesa de trabajo de Henry estaba vacía, salvo por una pila de notas. En la chimenea, que hacía tiempo que había dejado de funcionar, estaba apoyado un maniquí de paja cubierto de manchas y desgarros: la víctima de innumerables experimentos pasados. El rincón de Christopher estaba apilado con sus habituales investigaciones en curso y pilas de libros con garabatos en los márgenes. Una estatua de alabastro de Raziel, sobre cuya nariz alguien había colocado un par de gafas, miró benignamente desde la chimenea mientras Thomas, sentado en un taburete junto a Christopher, examinaba algo en sus manos. Al acercarse, James vio que el objeto que sostenía Thomas era una pistola niquelada. Los Cazadores de Sombras no podían usar armas de fuego; las armas debían tener runas para ser útiles contra los demonios, pero las runas también impedían que la pólvora se encendiera. Christopher estaba convencido de que debía haber alguna forma de solucionar este problema, y esta arma en particular había estado en el laboratorio durante algún tiempo; el revestimiento estaba cubierto de runas. Christopher nunca había sido capaz de hacerla funcionar. —Hola, James —dijo Christopher alegremente—. Llegas justo a tiempo. —¿Cuál es la idea, Kit? —preguntó James—. ¿Has hecho algún avance? —No del todo, pero he tenido una idea para algunos ajustes que podría hacerle al revólver. Después de lo que le pasó al pobre Basil Pounceby, decidí dejar de lado mi proyecto de envío de mensajes y volver a centrarme en el arma de fuego. ¡Piensa en lo útil que podría ser! Si uno fuera capaz de desarrollar un arma de fuego que funcionara con demonios y otras criaturas por igual, podrían ser entregadas a todos los que van de patrulla. Podría ser una herramienta inestimable para derrotar a Cara de Cuchillo, o a quien sea que resulte ser el asesino.

183

James no pudo evitar sonreír ante el entusiasmo de Christopher. Los ojos violetas de su primo brillaban, su pelo se le erizaba y gesticulaba salvajemente mientras hablaba. Thomas también sonreía, aunque parecía un poco escéptico. —Así que quería que me ayudaras, James —continuó Christopher—. Obviamente, nunca he disparado un arma, y tampoco Thomas, pero tú sí. Queremos asegurarnos de que lo estamos haciendo bien. Está cargada —añadió, más bien como una como una idea tardía. James se acercó a Thomas. —No es difícil —dijo—. Empujas el martillo hacia abajo, así, y miras a lo largo de tu brazo. Apuntas y aprietas el gatillo. Con una intensa mirada de concentración, Thomas siguió las indicaciones de James, el martillo hizo clic y apuntó a la estatua de Raziel. James se apresuró a retroceder mientras Thomas apretaba el gatillo. Se oyó un fuerte clic. La cara de Christopher cayó. Thomas sacudió el arma, como si fuera un carro cuyas ruedas se hubieran atascado en la nieve. —No la agites Tom, aunque no esté funcionando —advirtió James, y Thomas entregó el revólver rápidamente a James. James lo examinó, teniendo cuidado de mantener la boca del cañón apuntando a la pared, lejos de los demás. El arma era más pesada de lo que había esperado, el cañón de color gris río tenía grabada la inscripción «LUCAS 12:49». —De todas formas, ¿dónde conseguiste esta cosa? —dijo Thomas. —Es de Estados Unidos —dijo Christopher, pareciendo desanimado por el fracaso de su experimento—. Henry lo compró hace años. Es un revólver Colt Single Action Army. Los mundanos lo llaman «Pacificador». James rodeó la empuñadura con la mano, comprobando que se ajustaba cómodamente en su mano. Experimentalmente, empujó el martillo con el pulgar. Entrecerró los ojos por el cañón, alineando la polvorienta estatua de alabastro con la mira. —Pero las runas impiden que se dispare. Christopher suspiró.

184

—Lo hacen. Solo que pensé que había encontrado una manera de evitar el problema. Probé diferentes mezclas para la pólvora, diferentes runas, incluso dije el hechizo de protección sobre el arma, ya sabes, «Sanvi a la derecha de mí, Semangelaf detrás de mí...» —Eso es parte de los hechizos de protección que dicen sobre los Cazadores de Sombras cuando nacen —dijo James—. Es una pistola, no un bebé, Kit. Y, además —añadió, apoyando el dedo en el gatillo de forma experimental—, no... El arma se agitó en la mano de James. Un chasquido ensordecedor resonó en la pequeña habitación, seguido de una explosión. En el aturdidor silencio que siguió, los tres observaron una pequeña nube de humo azul alejarse del arma. La estatua de Raziel ahora yacía sin su ala izquierda. Trozos de alabastro se desprendieron del manto y cayeron sobre la mesa de trabajo. James miró el arma en sus manos con asombro y con poca aprensión. —¿Dices que los mundanos llaman a eso un pacificador? —demandó Thomas con indignación—. Los mundanos son más raros de lo que pensaba. Pero Christopher lanzó un cacareo triunfal. —Por el Ángel, James, esto es tremendo. ¡Tremendo! ¡Has hecho que funcione! Déjame ver. James le tendió el arma a Christopher, con la empuñadura por delante. —Es todo tuyo. —Escuchó los pasos apresurados de arriba, pero nadie bajó. Henry había mencionado que estaba mejorando la insonorización del laboratorio, o tal vez era solo que los residentes estaban tan acostumbrados a las explosiones ocasionales que ya no pestañeaban. Christopher clavó el martillo con más seguridad de la que James hubiera esperado y apuntó la pistola al maniquí de la chimenea. James y Thomas se taparon apresuradamente los oídos, pero cuando Christopher apretó el gatillo, solo se oyó el clic del martillo volviendo a su posición inicial y el cilindro girando. Christopher lo intentó dos veces más, y luego sacudió la cabeza con frustración. —Tal vez fue una casualidad que se disparara esa vez —dijo, con decepción evidente. —¿Puedo? —James le tomó la pistola a Christopher—. Me pregunto...

185

Esta vez apuntó al muñeco de paja de la chimenea, y esta vez estaba preparado para el fuerte retroceso de la pistola. Con otra explosión descomunal saltó en la mano de James, y el pecho del muñeco estalló, la paja explotando en todas direcciones. Thomas inhaló un poco y cayó en un ataque de tos. James dejó el revólver con cuidado y se arrodilló en la chimenea, buscando la bala, que encontró incrustada en un agujero limpio en el mortero. —Tal vez solo tú puedas dispararla —dijo Christopher, después de golpear a Thomas en la espalda hasta que pudo respirar bien de nuevo—. Debido a tu... tu linaje. Interesante. Thomas recogió el arma y le echó una última mirada curiosa antes de devolvérsela a James. —Tal vez James debería quedársela. —Siempre que estés dispuesto a volver para hacer algunos experimentos más tarde, Jamie —dijo Christopher—. Intentaremos encontrar un lugar más seguro para probarlo. James levantó la Colt en sus manos, equilibrando su peso. Había escuchado a otros Cazadores de Sombras hablar sobre descubrir el arma que se convertiría en su favorita, la que nunca les faltaba, la primera que cogían en la batalla. James siempre había asumido que su arma eran los cuchillos, ya que era bueno con ellos, pero era cierto que nunca había habido una hoja en particular que le llamara la atención. Que podría haber descubierto el arma de su elección debido a su herencia no era un pensamiento del todo bienvenido. —Si funciona con los demonios —dijo Thomas, como si adivinara lo que James estaba pensando—, podría cambiar las cosas. Cambiar la forma de luchar. Hacerlo más seguro para los Cazadores de Sombras. Eso vale los riesgos. —Sí, probablemente tengas razón. —James guardó cuidadosamente el revólver en su chaqueta—. Kit, te mantendré informado de cualquier… novedad.

186

187

Podría haberse quedado más tiempo, supuso, pero se dio cuenta de que quería volver a Calle Curzon para cuando Cordelia volviera del Instituto. No podía estar entrenando mucho más tiempo, ya era casi de noche. Christopher había empacado algunas tinturas destinadas a promover el sueño: deslizándolas en su bolsillo, James se apresuró a subir las escaleras, donde encontró la puerta del estudio de Charlotte cerrada. Podía oír su voz, mezclada con la de Matthew y ahora la de Henry, subiendo y bajando detrás de la puerta. Era una lástima, pensó; le hubiera gustado contarle a Matthew lo de la pistola, pero Christopher y Thomas tendrían que ponerlo al día. Mientras se dirigía a casa, pensó en la inscripción del cañón del arma: LUCAS 12:49. Conocía el versículo bíblico; cualquier Cazador de Sombras lo haría. «Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido?».

188

9 CICATRICES QUE PERMANECEN Traducido por Tati Oh Corregido por Jeivi37 Editado por Roni Turner

Pero nunca ninguno de los dos encontró a otro que liberara el dolor del vacío corazón; se mantuvieron distantes, las cicatrices permanecieron, como acantilados que se han partido en dos; un lóbrego mar ahora corre entre ellos; pero ni el calor, ni la escarcha, ni el trueno, borrarán por completo, creo yo, las huellas de aquello que alguna vez fue. —Christabel, Samuel Taylor Coleridge (Traducción de Erick Antonio Sarmiento Marabotto) —Dime, James —dijo Elías con un brillo en los ojos—, ¿alguna vez has oído hablar del temible demonio Yanluo? «Papá, por supuesto que ha oído hablar de Yanluo», quiso decir Cordelia, pero se mordió la lengua. Desde el momento en que habían llegado a la puerta, estaba claro que su madre había puesto un enorme esfuerzo en hacer que la noche fuera especial. Su parisina porcelana más hermosa estaba expuesta, al igual que la mantelería de Damasco con delicados ramilletes florales. Epergnes52 de costosas flores de invernadero —jazmín y heliotropo— decoraban la mesa, y la casa olía a especias y agua de rosas. Al principio fue todo un alivio: Cordelia había estado más preocupada por aquella cena de lo que había querido admitir. Mentir a Will y Tessa sobre su matrimonio había sido terrible, pero para ellos, al menos, esta relación había sido una completa sorpresa. Mentirle a su propia familia era diferente. Para Sona, y sin duda, para Elías, este resultado había sido un sueño. Cordelia no solo se había casado, sino que lo había hecho con el integrante de una familia poderosa e influyente; más allá de la opinión que Elías podría haber tenido sobre los 52

Centro de mesa hecho generalmente de plata, vidrio, metal o porcelana

189

Herondale. Ella les había dado lo que esperaban, pero ahora que había tomado los votos de matrimonio ante el Enclave y el Ángel, la mentira parecía ser mucho más grande. Sus padres la conocían casi mejor que nadie: estaba casi segura de que cuando James y ella entraron, sus padres los habían mirado y dijeron: «Vaya. Obviamente no se aman el uno al otro y esto es claramente un extraño tipo de matrimonio por conveniencia». En cambio, todos habían sido la mar de educados. Sona se había preocupado por James, Alastair había mirado pensativo hacia el techo, y Elías había mostrado su versión más encantadora: desprendido, generoso, acogedor y lleno de historias de guerra. James dejó su bocado de ghormeh sabzi53 y asintió con facilidad. —Un demonio muy famoso —dijo—. Sé de la maldad que trajo al Instituto de Shanghái. —Quizás esta no sea una conversación apropiada para la cena —dijo Sona. Aunque lucía hermosa en un vestido de té54 de terciopelo adornado con encaje y cintas y un roosari negro, parecía cansada. Debió haber estado preparando la comida desde el día anterior, asegurándose de que el cocinero tuviera las recetas y supiera preparar todo, desde el fesenjoon, cordero caramelizado y pasta de granada, hasta el picante kaleh pacheh. Ignorando a Sona, Elías se inclinó hacia James y arqueó las cejas. Con una voz dramáticamente sombría, dijo: —Es el demonio que mató a mi hermano Jonah y su esposa, Wen Yu, pero solo después de torturar a su hijo, mi sobrino Jem, frente a ellos. ¿Has escuchado la historia de cómo llegué a matar a Yanluo? James sonrió; si había un poco de tensión, Cordelia estaba segura de que su padre no la notó. —Solo escuché que usted lo hizo. Y nunca la oí de primera mano. Por supuesto, estaré ansioso por escuchar la historia viniendo de usted. Cordelia se encontró con los ojos de Alastair al otro lado de la mesa. Levantó una ceja como diciendo: «Bueno, bueno».

Comida iraní considerada como el plato nacional. Vestido informal de uso doméstico que se hizo popular entre las señoritas en el siglo XIX, de origen Europeo con influencia Asiática. 53 54

190

Ella solo se encogió de hombros. Tampoco sabía lo que le había pasado a James. Como estaba solo la familia en casa, él se había vestido de manera informal; ella incluso se había burlado de él diciéndole que su chaqueta de terciopelo de color medianoche era algo que Matthew usaría, pero en el momento en que cruzaron el umbral, sus modales no habían sido nada menos que exquisitamente formales. Había felicitado a Sona por los hermosos arreglos florales y la deliciosa comida, e incluso le dijo a Alastair que su cabello lucía bien. Ahora le había tocado a Elías insistiendo en escuchar sus historias de pasado heroico. —Cuando me enteré de que Jem se había quedado huérfano, fui a Shanghái inmediatamente, por supuesto —dijo Elías—. El Instituto de Shanghái quería vengarse tanto como yo, y me presentaron con el guerrero más feroz que tenían: la legendaria Ke Yiwen. James murmuró algún tipo de reconocimiento o acuerdo, pero Elías no parecía necesitar su opinión; a estas alturas ya estaba en marcha. —Durante dos años, Yiwen y yo rastreamos al demonio por todo el mundo. El pasaje al reino mismo de Yanluo estaba en Shanghái, por lo que nunca se alejó mucho durante demasiado tiempo, pero eludió nuestro alcance. Hasta que un día… La historia continuó. Cordelia la había oído tantas veces que había dejado de escuchar realmente las palabras, pero comprendió que su padre estaba repasando sus más impresionantes proezas de rastreo, las terribles condiciones que había soportado y las numerosas dramáticas veces en las que por un pelo estuvo a punto de perder contra demonios menores. La historia se volvía más cautivadora cada vez que era contada. Cordelia miró a Alastair, esperando compartir una mirada de sufrimiento. Pero Alastair parecía más que sufrido. Su mirada estaba enfocada en su padre con un leve odio contenido. Finalmente bebió su vino de un solo trago e interrumpió a Elías en mitad de la frase: —Padre, me he preguntado, ¿todavía estás en contacto con Ke Yiwen? ¿O está demasiado ocupada para escribir cartas en estos días, dado que es la directora del Instituto de Shanghái? Hubo un momento de terrible silencio. Nada de lo que Alastair había dicho era realmente tan malo, pero era imposible pasar por alto la implicación. Todos en la mesa estaban entonces pensando en la diferencia del estado actual de los

191

asesinos de Yanluo: una, directora del Instituto y heroína célebre, y el otro, había sido encarcelado por la Clave por incompetencia en estado de ebriedad y ahora solo esperaba volver a ser un Cazador de Sombras de buena reputación. James osciló la mirada entre Alastair y Elías. Su rostro no decía mucho; en ese momento, Cordelia estaba agradecida por el disimulo. Luego sonrió, esa sonrisa que encendió su rostro, lo transformó en algo luminoso. Inclinó la cabeza hacia Sona. —En verdad —dijo—, to bayad kheili khoshhal bashi ke do ta ghahraman tooye khanevadat dari. En verdad, debes estar feliz de tener dos héroes así en tu vida. Cordelia se quedó boquiabierta. No tenía ni idea de que James hablaba persa más allá de unas pocas palabras para la comida, como «gracias» y «adiós». Incluso Alastair lo miraba con una mezcla de sorpresa y respeto. Sona aplaudió con alegría. —¿Has estado aprendiendo persa, James? ¡Qué maravilloso! —Era una sorpresa de bodas para Cordelia —dijo James. Se volvió hacia Elías, todavía pareciendo perfectamente a gusto—. Cordelia me ha contado que le enseñó ajedrez —dijo, como si no hubiera tensas turbulencias bajo la superficie de la cena—. Es una jugadora feroz. Me ha dado una paliza cada vez que hemos tenido una partida. Elías se rio entre dientes; la criada había venido a recoger los platos y él estaba tomando su cuarta copa de vino. Había una mancha roja en su solapa. Alastair lo miró atónito, pero él parecía no notarlo. —Bueno, el ajedrez es un juego persa, sabes, según el Libro de los Reyes — dijo—. ¿Has escuchado la historia de cómo se originó? —Para nada —dijo James con una cara seria—. Cuénteme. Pateó a Cordelia suavemente debajo de la mesa. Era una suerte que ya no jugaran a las cartas, pensó; tenía una cara perfecta para fanfarronear. —Mâmân —dijo ella, levantándose de la mesa—. Déjame ayudarte con el chai.

192

No era muy ortodoxo que una dama tuviera algo que ver con la preparación de la comida, pero Cordelia conocía a su madre: no importaba cuán estrictas fueran las instrucciones, nunca confiaría en que alguien más le preparara té a su familia. Había que dejarlo reposar durante horas y aderezar con la mezcla adecuada de azafrán, cardamomo, canela y agua de rosas. Luego se debía agregar agua del samovar55; el agua de una tetera simplemente no serviría. Sona insistía en que eso hacía toda la diferencia. En la cocina, Cordelia vio con un toque de nostalgia que los postres ya estaban dispuestos en una bandeja de plata: dulce sohan assali y trozos de zoolbia bamieh fritos empapados en jarabe de rosas. Fue detrás de su madre y suavemente puso un brazo sobre los hombros de Sona, con la manga de seda de su vestido de té de encaje y gasa ondeando suavemente. —Mâmân —insistió—. No deberías estar tanto de pie. Sona ignoró eso y miró en dirección al comedor. —James y tu padre parecen llevarse bien. Cordelia hizo un ruido de impaciencia. —Papá está reescribiendo lo que sucedió. Cada vez que cuenta esa historia, se vuelve más elaborada y él, más heroico. Sona añadió un poco de agua al té marrón rojizo de la tetera y la miró críticamente. —A todos se nos permite bordar un poco las historias. Es inofensivo. —Se volvió hacia Cordelia—. Layla —agregó, su voz se suavizó—, muchas cosas han cambiado demasiado rápido. Tú y tu hermano deben darle una oportunidad. —¿Pero no te preguntas dónde estuvo todos esos días? Fue liberado de las Basilias y en lugar de volver a casa, ¿simplemente... deambuló por ahí? Sona suspiró. —Me ha contado todo sobre sus viajes. Si deseas saber de ellos, simplemente pregúntale tú misma. Honestamente, me entristece pensar en lo mucho que se ha esforzado, pero creo que la experiencia lo ha cambiado para mejor. Lo que le sucedió lo ha hecho fuerte de nuevo.

55

Recipiente metálico usado para preparar infusiones.

193

Cordelia deseó poder creerlo. Lo que fuera que su madre vio en su padre desde su regreso, Cordelia no lo veía. Parecía el mismo que siempre había sido, y ahora que sabía que todo ese tiempo había estado borracho, o tenía resaca por borrachera, en lugar de tener una enfermedad crónica, la simpatía que había sentido por él parecía un truco cruel que le había jugado. No quería ser como su madre, contarse a sí misma la historia de que estaba todo bien, cuando obviamente no lo estaba. Pero tampoco quería estar como Alastair, enojado todo el tiempo, incapaz de hacer las paces con la realidad de quién era su padre, golpeándose la cabeza una y otra vez, sin embargo, nunca cedería. Cordelia recogió la bandeja de postres y la llevó al comedor. James reía. Alastair hizo contacto visual con ella, y pudo descifrar las complejidades de su mirada perfectamente bien: pensaba que sabía exactamente de lo que habían estado discutiendo en la cocina, y estaba segura de que estaba en lo correcto. Afortunadamente, todos lograron superar el postre sin más discordia. Sona se disculpó, diciendo que estaba cansada, y viendo que su padre se estaba desvaneciendo rápidamente, Cordelia anunció que también ellos deberían irse, ya que se había hecho tarde. Esto dejó a Alastair viendo cómo se iban. Fue con Cordelia al vestíbulo, al igual que con James, impecablemente cortés como siempre, e insistió en agradecer a Elías por la velada. —Bueno, su actitud ha sido poco frecuente esta noche —dijo Alastair con disgusto. Cordelia no tuvo necesidad de preguntar a quién se refería. —Es tan diferente —dijo mientras Alastair la ayudaba con su abrigo—. Pasar tiempo con él, sabiendo que... no está enfermo en absoluto. ¿Siempre fue así? Se interrumpió cuando apareció James, haciendo una pausa para recuperar su abrigo y sus guantes. Él echó un vistazo a Cordelia y Alastair, y dijo: —Voy a salir. Necesito un poco de aire fresco y ver cómo está Xanthos. Cordelia sabía perfectamente bien que hacía mucho frío afuera y que Xanthos probablemente estaba durmiendo, pero ella agradeció que James le diera un momento para hablar a solas con Alastair. Después de que James saliese, extendió la mano para acariciar la mejilla de su hermano.

194

—Alastair, dâdâsh —dijo—. ¿Estás bien? Si alguna vez quieres quedarte en la calle Curzon... —¿Contigo y James? —Alastair alzó una ceja y miró por la ventana. Cordelia pudo ver a James de pie junto a la acera nevada, acariciando la nariz de Xanthos— . Me preocupaba que nunca se apartara de la señorita Blackthorn. Pero según las apariencias, no parece estar deprimido. Fue un alivio poder hablar de ello en voz alta. —No lo sé, cuando la vio en la fiesta de Rosamund, parecía como si estuviera a punto de enfermarse. —Eso no significa nada. Siempre que veo a Charles, siento que me voy a enfermar. Pero eso no significa que todavía... contrario a lo que tus amados poetas dicen, el amor no correspondido no dura para siempre. Y que alguien te trate mal no hace que lo ames más. —Alastair —dijo en voz baja—. No me arrepiento de mi matrimonio, pero hay una parte de mí que se siente terrible por haberte dejado solo cuando papá regresó. ¿Todas las noches son tan incómodas como esta? Alastair negó con la cabeza. —Nunca te sientas así, Layla. Una de las cosas que hace todo esto —señaló, como abarcando toda la situación de la vida en los jardines de Cornualles— llevable para mí, es saber que no estás aquí, teniendo que soportar sus estados de ánimo, sus exigencias y su muy selectiva amnesia. —Sonrió—. Y tal vez sea egoísta de mi parte, pero ahora que sabes la verdad, y puedo hablar de ello con alguien, es más fácil soportar la carga de lo que hubiera imaginado.

* * * Era tarde cuando Lucie se fue de la fiesta de Anna. Había pasado una noche inquieta allí, incapaz de perderse en el champán o en la conversación. Seguía mirando hacia las ventanas, mirando los gruesos copos de nieve blancos caer y preguntándose qué tan fría se había vuelto esa noche en un cobertizo sin techo en Chiswick. Sabía que a Jesse no le importaba. No podía sentir el frío. Sin embargo, estaba preocupada.

195

Finalmente se rindió y se dirigió a casa entre ruegos para que se quedara y se uniera a otra ronda de juegos y conversaciones. A pesar de su promesa de conquistar el Enclave, Filomena había pasado la mayor parte de la noche en una animada conversación con un vampiro que compartía su admiración por el movimiento del Modernismo que se extendía por Europa. Después de que Filomena prometiera encontrar a alguien que la llevara a salvo a casa, Lucie se había maniobrado a través de la habitación (alguien había volteado una mesa y la gente la estaba usando como improvisada pista de baile) hasta llegar a Matthew, con la intención de pedirle que la llevase a casa en su carruaje. Él sonrió, luego tropezó y casi derribó a Percival, la serpiente de peluche de Anna. Estaba obviamente borracho, y Lucie prefería su propia compañía a la de un Matthew ebrio, lo que lastimaba su corazón y la hacía querer sacudirlo y preguntarle por qué no podía tratarse mejor. Por qué no podía verse a sí mismo de la forma en que lo veía su hermano. Por qué estaba tan decidido a hacerse daño a sí mismo y a James en el proceso. Mientras Lucie bajaba por la calle Percy, algunos copos de nieve se unían perezosamente a la luz de las lámparas de gas, con las calles vacías y silenciosas a aquella hora. Londres envuelto en nieve era una silenciosa promesa de una ciudad, con lámparas de gas colgadas como una cadena de perlas en el cielo. Lucie se acurrucó más en su abrigo de astracán56. En su cintura chocaban las dagas y los serafines que había traído esa noche. Uno nunca era demasiado cuidadoso. Después de caminar unas cuadras, se sacó los guantes. Tenía que admitir que hacía frío, a pesar de la runa de calor que se había puesto antes de irse de la fiesta. Había hecho muchísimo calor dentro del apartamento de Anna, a medida que avanzaba la noche, las cosas se habían vuelto cada vez más desenfrenadas mientras la multitud bailaba, bebía y coqueteaba. Anna encaramada en lo alto de la caja de sonido del piano, mirándolos a todos con su sonrisa de La Gioconda. La hermana de Thomas, Eugenia, había bailado con Matthew, agitando su larga cabellera oscura. Por un momento, Lucie habló brevemente con una chica mundana que proclamó que era la fiesta más salvaje a la que había asistido, y le preguntó a Lucie con un tono de bastante asombro si todos los presentes eran bohemios.

56

Piel de un cordero recién nacido, o nonato de la raza karakul.

196

197

Lucie consideró responder que no eran bohemios, eran vampiros, hombres lobo y cazadores de demonios, pero no quería exaltar a la pobre niña hasta la muerte. —Sí —dijo—. Bohemios. «Dios mío», había exclamado la niña. Más tarde, Lucie la vio besando a Anna en un asiento junto a la ventana y decidió que el estilo de vida bohemio debió haber crecido en ella. La nieve comenzó a caer con más fuerza cuando Lucie pasó ante el silencioso y desierto edificio del Museo Británico. Brillaba pálidamente detrás de sus rejas, las majestuosas columnas de la entrada cubiertas con una fina capa de hielo. Un cosquilleo comenzó en la base de su columna. La sensación de estar siendo observada. Su aliento resopló en una fría nube blanca mientras giraba, su mano se dirigía hacia una daga en su cintura. Él estaba allí, una forma oscura sobre un fondo de nieve blanca y edificios helados. La nieve cayó a su alrededor, pero no lo tocó, ni a su cabello oscuro, ni a su traje perenne de camisa blanca y pantalones negros. —¡Me asustaste! —gritó, su corazón latía con fuerza. Jesse sonrió levemente. —Bueno, soy un fantasma. Podría haber saltado desde atrás del museo y gritar «Bu», pero me contuve. Había comenzado a temblar. —Pensé que no querías volver a verme. —Yo nunca dije eso. —Era como si estuviera bajo un escudo de cristal, pensó, mientras la nieve caía a la deriva sobre él, como si el espacio que ocupaba no estuviera realmente allí. Sus ojos, sin embargo, eran tan agudos y pensativos como siempre—. De hecho, tenía curiosidad por saber cómo la princesa Lucinda y Lord Jethro se estaban llevando. Sin mirarlo, Lucie dio un paso rápido. —No te burles de mí. —No lo hago —dijo suavemente, uniéndose a ella mientras bajaban por High Holborn, caminando a través de la cellisca agitada por los últimos carruajes, y

198

doblaron por Chancery Lane. No había tráfico en absoluto allí; las aceras silenciosas brillaban con una frágil capa de nieve blanca. —Solo quería verte por un momento. Lucie se frotó las manos. Estaban frías incluso con los guantes. —No puedo imaginar por qué. Dejaste muy en claro cómo te sentías. —Lo hice —dijo en voz baja, y luego añadió—, por eso, necesito disculparme. Lucie se animó. —Oh, bueno, si va a haber disculpas... Sus ojos verdes brillaron divertidos. —¿Seguramente no estás patrullando así vestida, no? Lucie miró la gasa de color verde pálido que se asomaba por debajo de su abrigo. —Me vestí de esta manera para ir a una fiesta —dijo a la ligera—, y fui a una fiesta, y ahora, como una señorita decente, soy escoltada hasta mi casa desde una fiesta. —¿Fue una fiesta decente, entonces? —¡Ciertamente no! No hay nada totalmente decente en ningún evento organizado por Anna Lightwood. Pero eso es lo que hace que sus fiestas sean tan buenas. —Nunca he ido a una fiesta —dijo Jesse—. Me hubiera encantado haber asistido a una de las suyas. —Estabas en el baile cuando viniste por primera vez a Londres —le recordó Lucie. —Cierto. Pero no podía bailar, no podía probar la comida ni el vino. —Inclinó la cabeza hacia un lado—. Tú eres la escritora —dijo—. Describe la fiesta para mí. —¿Describirla? —Habían doblado por St. Brides Lane. El barrio era más pequeño, más acogedor; la nieve daba a las calles adoquinadas una impresión de cuento de hadas. Carámbanos colgaban de las esquinas de las casas de entramado

199

de madera, y a través de los cristales emplomados de las ventanas se veían fogatas ardientes. Lucie levantó la barbilla. —Voy a aceptar tu desafío, Jesse Blackthorn. Te describiré la fiesta de esta noche con tanto detalle que te sentirás como si hubieras estado allí. Se lanzó a la descripción, pintando la escena como si estuviera detallándola en su novela. Bordó las conversaciones, haciéndolas más divertidas de lo que habían sido; describió el sabor de todo lo que se ofreció desde la masa de los pasteles hasta la efervescencia del ponche. Tejió una imagen de lo indignante que era la corbata de lunares que Matthew había combinado con unos pantalones de seda a rayas y un chaleco magenta. Recordó que Jesse no había conocido a Filomena, y le contó todo sobre la joven italiana y su admirador vampírico. —Es una muy buena bailarina —dijo Lucie—. Nos enseñó un nuevo vals que aprendió en Perú. Las puertas del Instituto se alzaron ante ellos, su aguja atravesando las nubes en lo alto. Lucie se detuvo ante las puertas, volviéndose hacia Jesse. —Gracias por acompañarme a casa. Sin embargo, no escuché la disculpa que se me había prometido. No deberías haber leído mi libro sin preguntar. Se apoyó contra el poste de la puerta. O al menos, simuló hacerlo: Lucie sabía que era insustancial, y el poste de puerta era sólido. —No —dijo—. No debería haberlo hecho. Había algo en él, pensó; era lo contrario de Matthew, a su manera. Matthew ponía un rostro alegre en cada situación, incluso si era terrible. Mientras que Jesse hablaba directamente, sin desviarse nunca. —Y no debiste haber dicho que pensaba en ti como una broma, o que tu situación lo fuera —dijo—. Todo lo que quiero es ayudarte. Reparar esto. —¿Reparar la muerte? —dijo suavemente—. Lucie. Te equivocaste en lo que dijiste, pero solo cuando afirmaste que no eres como la princesa Lucinda. Ni valiente, ni ingeniosa o inteligente. Eres mil veces esas cosas. Eres mejor que cualquier heroína imaginaria. Eres mi heroína. Lucie sintió que se sonrojaba. —Entonces por qué…

200

—¿Me enojé tanto? Debe haberte parecido que odié el libro —dijo, su voz baja y rápida como si quisiera llegar al final de lo que tenía que decir antes de que le fallaran los nervios—. O que odié tu escritura, o que odié a ese personaje, Jethro, pero no era nada por el estilo. Si acaso, estaba celoso del bastardo. Su único propósito es decir exactamente lo que siente. —Miró hacia el cielo, la nieve—. Tienes que entender que siempre, siempre asumí que nunca podrías sentir nada por mí. Y es por eso que pensé que era seguro que yo me sintiera de la forma que lo hice por ti. Lucie se quedó inmóvil. No podría haberse movido ni siquiera si un demonio Shax atacando hubiera aparecido de repente. —¿Qué quieres decir? —susurró—. ¿Qué quieres decir con la forma en que te sentiste? Se apartó de la pared. Estaba realmente agitado ahora, se dio cuenta, tanto que cuando hizo un gesto, el movimiento de sus manos parecía brillar en el aire. Era algo que había visto antes, cuando los fantasmas se enojaban desesperadamente, no es que quisiera pensar en Jesse como un tipo de fantasma común como Jessamine o el Viejo Mol. —Es casi una broma —dijo, y la amargura de su voz la sorprendió—. Un fantasma enamorado de una chica viva y suspira en un ático polvoriento mientras ella vive su vida. Pero yo podría sobrevivir a eso, Lucie. Solo sería una tragedia para mí. Un fantasma enamorado. Una pequeña llama se encendió en el pecho de Lucie. Una brasa, el comienzo de un incendio. —Nunca es una tragedia amar a alguien. —Creo que Romeo y Julieta no estarían de acuerdo contigo en eso. —Su voz temblaba—. ¿No lo ves? Si tú me amas también, entonces no es solo una tragedia para uno de nosotros; es una tragedia para ambos. Porque no puede haber un futuro para nosotros. —Jesse —dijo—. Jesse, ¿estás temblando? Miró hacia arriba y a su alrededor con una especie de asombro. Por un momento vio al chico que la había salvado en el bosque de Brocelind cuando era

201

una niña, el que había pensado que era una especie de príncipe cambiante, de piel pálida y ojos verdes. —Creo —dijo en voz baja—, que, en este momento, tal vez, soy capaz de sentir el viento. —¿Ves?—Lo tomó de la mano; no estaba caliente ni frío, pero parecía captar el calor de su propia piel, sus dedos se enroscaron sobre los de ella—. Tenemos un futuro. Te prometo que lo tenemos... Le acarició la mejilla con la mano libre. —Ordéname, Lucie —dijo con brusquedad—. Te lo estoy pidiendo: ordéname que baile contigo. Enséñame ese vals peruano. Muy lentamente, sin apartar los ojos de los de él, Lucie se desabrochó el abrigo, sacando cada botón de cuero de su ojal con los dedos enguantados. Finalmente, se detuvo ante él, el abrigo colgaba desde sus hombros, el viento pegaba los retazos de encaje de su vestido a su cuerpo. Jesse no parecía poder apartar la mirada; ella podía sentir el relicario de oro en su garganta alzarse y bajar junto con su respiración. —Baila conmigo, Jesse Blackthorn —dijo—. Te lo ordeno. Extendió la mano, deslizando los brazos dentro de su abrigo, acercándose a él. Puso una palma sobre su hombro; su mano libre se extendió por un lado de su cintura. Ajustó su cuerpo al de él, y el color se apoderó de su cara, enrojeciendo sus mejillas. No lo cuestionó. Uno no debería, sintió instintivamente, cuestionar los milagros demasiado de cerca. La noche estaba en silencio, encantada. Bailaron, con solo el sonido de la nieve que caía suavemente como música. Cayó sobre las mejillas de Lucie, sus pestañas. No podía dejar de mirar a Jesse. Era tan hermoso, tan terriblemente hermoso, como una escultura de mármol de un ángel, pero ninguna escultura tenía un cabello tan oscuro y caído, unos ojos tan sigilosos. La abrazó con fuerza contra él mientras bailaban, y por primera vez sintió su cuerpo pegado al suyo, su forma, la fuerza en sus brazos, la aguda dureza de su pecho debajo de su muy delgada camisa.

202

203

Su falda trazó un camino en la nieve, aunque cuando miró hacia abajo, solo pudo ver sus pasos que se cruzaban entre sí. No había ninguna señal de dónde había caminado Jesse. Alzó su cabeza y lo encontró mirándola, su mirada se deslizó desde sus ojos hasta su boca. Era como si el toque de sus dedos rozara sus labios, dándoles forma; sus miradas se aferraron, ninguno de los dos la apartó del otro. La puerta principal del Instituto golpeó en la distancia. Como si la música se detuviera, permanecieron, ambos congelados, mirando hacia el patio. —No te vayas —susurró, pero se oyeron pasos en el camino que se dirigían hacia ellos. Alcanzándola, Jesse arrancó un peine dorado del cabello de Lucie, cerrando su mano alrededor. Sus ojos ardieron como estrellas contra la noche. Lucie escuchó la voz de su tío Gabriel, gritando su nombre, y luego el traqueteo de la puerta. Despidiéndose, Jesse se desvaneció, fundiéndose en la oscuridad como la nieve.

* * * James estaba extrañamente callado cuando regresaron a la casa después de la cena. Cordelia no podía evitar preocuparse de que tras pasar una noche con su familia, se estuviera arrepintiendo de haberse casado con ella, incluso si era solo por un año. Una vez que hubieron prescindido de sus abrigos, pensó que podría tomar un descanso hacia las escaleras, para poder estar solo con sus pensamientos sobre sus estrafalarios suegros, pero en cambio se volvió hacia ella, con sus ilegibles ojos dorados. —No estoy listo para irme a dormir todavía —dijo—. ¿Te gustaría acompañarme al estudio? «Definitivamente». Cualquier cosa era mejor que volver a su habitación sola y preocuparse por haber horrorizado a James permanentemente. El estudio era cómodo y acogedor como siempre; Effie había encendido el fuego y había colocado un plato de galletas de chocolate sobre la mesa de ajedrez. Cordelia se acurrucó en una silla de brocado al lado de la chimenea, colocando sus pies y manos frías hacia el fuego como una niña. James, más decoroso como siempre, se dejó caer en el sofá, mirando pensativo. —¿Estás bien? —preguntó Cordelia, mientras el fuego crepitaba en el silencio entre los dos—. No puedo imaginar que esta noche fuera agradable para ti.

204

James pareció sorprendido. —¿Para mí? No soy yo quien sufre cuando hay tensión en tu familia, Daisy. Solo estaba ahí para hacértelo más fácil. Si no ayuda... —Oh, pero lo hiciste. Le encantas muchísimo a mi madre. Ella misma se casaría contigo si pudiera. Y mi padre estaba fascinado de tener a alguien a quien contarle las viejas historias. Y... no sabía que estabas aprendiendo persa. —Recuerdo que Lucie lo estudió para impresionarte —dijo con una sonrisa de reojo—. Pensé que era lo mínimo que podría hacer. —Lucie solo logró memorizar algunas frases —rio Cordelia—. Ella es mucho mejor en inglés. —Ladeó la cabeza—. Entonces, ¿no estás tan serio porque tuviste una noche horrible? James miró hacia las llamas. Bailaban, moviendo oro dentro de sus iris dorados. —Me dijiste antes que Alastair ocultó la condición de tu padre durante tu infancia. Que nunca supiste sobre eso. —Eso es cierto. —Supongo que nunca me di cuenta hasta esta noche, del gran esfuerzo que le debió haber tomado. No es algo fácil de esconder. Y no es una cosa fácil confrontar a alguien al respecto, si temes que tenga una enfermedad como esa. —Me he sentido culpable desde que Alastair me lo contó —dijo Cordelia—. Cuando era joven, creía que Alastair estaba celoso, cuando fruncía el ceño al verme con mi padre, pero ahora sé que solo temía que me diera cuenta de la verdad, y terminara herida. —Puedo ver cómo tu padre puede ser muy encantador cuando bebe —dijo James—. Como Matthew. Cordelia lo miró sorprendida. —Matthew no es como mi padre. Matthew bebe para divertirse y ser divertido, mi padre bebe para hundirse más profundamente en sí mismo. Matthew no está… —«Enfermo», quiso decir, pero parecía incorrecto incluso acercar la palabra a Matthew, a su situación—. Amargado —dijo en su lugar.

205

—Algunas veces me pregunto —dijo James—, si alguna vez podremos entender a otras personas. —Pasó una mano por su cabello—. Todo lo que podemos hacer es intentarlo, supongo. —Te estoy agradecida —dijo ella—. Por intentarlo esta noche. Él sonrió inesperadamente. Maliciosamente. —Sé de una manera en la que puedes pagarme. Una que apreciaría enormemente. Ella le indicó que debería continuar. —Quiero que me leas sobre La bella Cordelia. —Oh, por el Ángel, no. James, no es un libro real. Lucie lo escribió para divertirme. —Por eso quiero escucharlo —dijo James, con una franqueza encantadora— . Quiero saber qué piensa ella que te hace feliz. Te hace reír. Quiero saber más sobre ti, Daisy. Era imposible decir no a eso. Cordelia fue a buscar el libro; cuando regresó, James había colocado una manta en el sofá y estaba metido debajo de ella a medias. Estaba descalzo, sin corbata, su cabello era un suave halo de oscuras llamas. Cordelia se sentó a su lado y abrió el libro encuadernado que Lucie le había dado para su boda. —No voy a comenzar por el principio —dijo—. No habría ninguna diferencia, y eso fue cuando yo tenía trece años, así es que ahora es bastante diferente. Empezó a leer. La valiente princesa Lucinda corrió por los pasillos de mármol del palacio. —Debo encontrar a Cordelia —jadeó—. Debo salvarla. —¡Creo que el príncipe la retiene incluso ahora, cautiva en su sala del trono! — exclamó Sir Jethro—. Pero Princesa Lucinda, a pesar de que eres la dama más bella y más sabia que he conocido, ¡seguramente no podrás abrirte camino a través de cien de sus guardias más robustos de palacio! —Los ojos verdes del caballero brillaron. Su

206

cabello lacio y negro estaba desarreglado, y su camisa blanca estaba completamente desordenada. —¡Pero debo hacerlo! —gritó Lucinda. —¡Entonces lucharé a tu lado! Mientras tanto, en la sala del trono, la hermosa Cordelia luchaba contra los terribles grilletes de hierro que la encadenaban al suelo. —Realmente no veo por qué no quieres casarte conmigo —dijo el príncipe Augusto de manera malhumorada—. Te amaría para siempre y te daría muchas joyas y una manada de sementales. —No quiero ninguna de esas cosas —dijo la noble y hermosa Cordelia—. Solo deseo que liberes a mi amor verdadero, Lord Byron Mandrake, de la Villa Durance. —¡Nunca! —dijo el príncipe Augusto—. Porque era un pirata malvado. Y antes de eso, estabas enredada con un salteador de caminos, y antes de eso, estaba la banda de contrabandistas…. De verdad, si accedes a casarte conmigo, finalmente te harías respetable. —¡No quiero ser respetable! —gritó Cordelia—. ¡Solo me importa el amor verdadero! Sin atreverse a mirar, Cordelia miró a James y se dio cuenta de que se reía con tanta fuerza que parecía tener problemas para respirar. —Muchas joyas —jadeó—, y una manada, una manada de sementales. Cordelia le sacó la lengua. —¿Quieres una manada de sementales? —preguntó, luchando por controlar su risa. —Serían terriblemente inconvenientes en Londres —dijo Cordelia. —No es tan inconveniente como Lord Byron Mandrake —dijo James—. ¿Es el verdadero amor ficticio de Cordelia? Porque no creo que me guste. —Oh, para nada. Cordelia tiene muchos pretendientes. Ella los conoce, la cortejan, se besan y luego por lo general mueren de una forma horrible para dar paso al próximo pretendiente.

207

—Duro trabajo el de ellos —dijo James con simpatía—. ¿Por qué tanta muerte? Cordelia dejó el libro a un lado. —Probablemente porque Lucie no sabe lo que pasa después de besarse. —Muchas cosas —dijo James distraídamente, y de repente la habitación pareció un poco más cálida. James debía haber pensado lo mismo, porque tiró la manta y giró su cuerpo de modo que quedó frente a ella. Aunque la faceta se había ido, seguía incapaz de leer su expresión. Su mirada viajó sobre ella, desde sus ojos a sus labios, a su garganta y hacia abajo, como una mano trazando las curvas y huecos de su cuerpo. —Daisy —dijo—. ¿Alguna vez has estado enamorada? Cordelia se sentó. —He tenido... sentimientos por alguien —admitió finalmente. —¿Quién? —preguntó con bastante brusquedad. Cordelia le sonrió con toda la despreocupación que pudo reunir. —Si quieres la respuesta —dijo—, tendrás que ganarme una partida de ajedrez. Su corazón latía con fuerza. El aire entre ellos se sentía cargado, como el aire durante una tormenta eléctrica. Como si cualquier cosa pudiera pasar. De repente, James hizo una mueca y se llevó la mano a la cabeza, como si le doliera. Cordelia contuvo la respiración. —¿Pasa algo? La mirada más extraña pasó por el rostro de James, mitad sorpresa y mitad casi confusión, como si estuviera tratando de recordar algo que había olvidado. —Nada —dijo lentamente—. No es nada y estás cansada. Será mejor que nos vayamos a la cama.

208

LONDRES: SHOE LANE Traducido por Jeivi37 Corregido por Roni Turner Editado por Mrs. Carstairs~

Llegó la mañana, derramando sangre y llamas por el cielo como el fruto de una gran masacre. El asesino sonrió un poco ante sus fantasiosos pensamientos. Londres en invierno era seguramente digna de poesía. La temperatura había caído, la nevada de la noche anterior dio paso a una bruma helada que se alejaba de las grises calles congeladas. Su fuerza había crecido, dejándolo sintiéndose impasible a los elementos, y él se movió con una nueva confianza, atreviéndose a caminar entre los hombres de negocios mundanos en camino a sus trabajos, en lugar de cruzar la calle para evitarlos. Pasó entre los mercaderes, repartidores y el ocasional borracho congelado en el abrigo de un edificio. Ninguno tuvo interés alguno en él. Él era más fuerte —por lejos más fuerte que cualquiera de esos mortales— pero no todavía lo suficientemente fuerte. No para lo que él tenía intenciones de hacer. El asesino podía permitirse ser selectivo ahora, y tuvo muchas oportunidades antes de detectar a la chica de cabello oscuro tambaleándose hacia casa en un vestido de fiesta, su largo cabello desordenado, cristales de hielo brillando entre sus hebras. Otros la vieron también. Pero él no quería lo que otros hombres querían de ella. Incluso desde cierta distancia pudo sentir su fuerza. La chica dobló la esquina hacia High Holborn, un amplio bulevar bordeado con despachos de abogados. Mantuvo su distancia, mezclándose con los empleados y dueños de tiendas pasando apresuradamente. Cuando ella viró a una calle angosta y tranquila, él se acercó una vez más. Ella no lo notó. No sabía que estaba respirando su último aliento. Él estaba listo cuando ella atravesó las sombras de una iglesia. Cayó sobre ella como un lobo. Para su sorpresa, ella trató de rechazarlo. No, hizo más que eso; peleó ferozmente, retorciéndose, pateando y golpeando mientras él la apuñalaba torpemente con su cuchillo, el ángulo incorrecto, apenas cortándola. Gotas de sangre cayeron sobre la nevada calle, pero no era suficiente para matarla.

209

Echó su mano hacia atrás para cortarla ampliamente, pero ella pasó por debajo de la hoja y lo pateó en la espinilla, desequilibrándolo. Ella corrió antes de que él pudiera reaccionar, dirigida hacia la boca de un callejón. El asesino, cuchillo en mano, se lanzó hacia su presa.

210

10 LA TIERRA MALDITA Traducido por Haze Corregido por Vane Editado por Mrs. Carstairs~

¡Atrás! Esta noche tengo el corazón ligero. No entonaré cantos mortuorios, ¡pero sostendré al ángel en su vuelo con un peán de días antiguos! ¡Que no suenen las campanas! Cuiden que su dulce alma, en su alegría santificada, podría oír las notas cuando flotan hacia arriba desde la condenada tierra. De los amigos de abajo hacia los amigos de arriba, el espíritu indignado se escapa Desde el Infierno hacia un elevado estado a lo lejos, hacia el Cielo. Desde el dolor y los lamentos hacia un trono dorado junto al Rey de los Cielos. —Lenore, Edgar Allan Poe. —¡James! Alguien estaba sobre de él, sujetándolo. James se sacudió y pateó, tratando de sacudirlos. Las garras del sueño todavía estaban en él, no un recuerdo real, sino un sentimiento, un sentimiento de odio y oscuridad, una asfixiante sensación de horror... —¡James, por favor! Sus ojos se abrieron de golpe. El mundo giraba a su alrededor. Estaba en su cama, enredado en una maraña de mantas. La mayoría de sus almohadas estaban en el suelo, y la ventana se había abierto, el aire en la habitación estaba frío. Tenía unas manos sobre sus hombros… las manos de Cordelia. Claramente se había subido encima de él en un esfuerzo por controlar su paliza. Su camisón se resbalaba de su hombro, su cabello rojo deshecho, se derramaba por su espalda como un río de fuego. —¿James? —susurró ella. Había soñado algo, algo terrible, pero se estaba desvaneciendo, desapareciendo como la niebla de la mañana. Este era el mundo real. Su

211

dormitorio helado, el aire tan frío de su aliento se convirtió en nubes blancas. El frasco de tintura vacío en su mesita de noche, el sabor amargo de sus residuos aún en su lengua. Cordelia encima de él, sus ojos oscuros muy abiertos. Ella estaba temblando. —Estoy bien. —Su voz era áspera, ronca—. Daisy... Él se sentó, atrayéndola a su regazo, tratando de cubrirlos con las mantas. Quería calentarla. Se dio cuenta de lo tonto que fue en el momento en que ella se deslizó contra él. Él se estaba congelando, pero ella irradiaba calor, de repente él estaba caliente en todas partes donde su piel tocaba la suya. Ella era toda cálida suavidad bajo su fina camisa. Nunca había visto a una chica en este estado de desnudez en ningún momento de su vida, y ciertamente nunca imaginó cómo se sentiría una en sus brazos. Ella se sintió perfecta. Él colocó las manos en su cintura. Ella estaba quieta, mirándolo con sorpresa, pero sin nerviosismo. No había timidez en Daisy. Ella era increíblemente suave y curvada. Se movió, colocando su peso contra él, y él no pudo evitar recordar la noche en que le había pedido ayuda con su vestido de novia. Había intentado no mirar, pero aún podía recordar la forma de su cuerpo debajo de la tela. Ahora podía sentirlo, la hendidura de su cintura, sus caderas justo debajo de sus manos, anchas como el cuerpo de un violín. —Estás tan frío —susurró ella, rodeando su cuello con los brazos. Su voz tembló levemente. Se acomodó más cerca de él, su mano acariciando la parte posterior de su cuello. No pudo hacer nada para detener sus manos, le recorrieron la espalda hacia arriba y hacia abajo, a ambos lados de la columna. Sus pechos eran redondos y firmes, apretados contra su pecho. Se dio cuenta de que no llevaba nada debajo del camisón. Podía sentir los arcos y huecos de ella, y cada toque parecía desenredar otro hilo del delgado hilo de control que ataba su buen sentido. La sangre se acumuló, caliente y baja en su vientre. La tela de su camisón se arrugó en sus manos. Sus dedos se curvaron sobre la forma de ella, rozando la seda de sus muslos desnudos, deslizándose hacia arriba... Algo resonó en la casa. Era el timbre de la puerta. James se maldijo en silencio por haber puesto un timbre. Oyó pasos apresurados y se maldijo por haber contratado también personal doméstico. Él y Cordelia hubieran estado mejor solos, quizás en la cima de una montaña.

212

Más pasos y voces ahora, viniendo de abajo. Cordelia se apartaba de él, levantándose de la cama y se alisaba el pelo. Sus mejillas estaban enrojecidas. El pequeño collar de globo que le había dado rebotó mientras ella se movía, deslizándose por debajo del escote de su camisón. —James, creo que será mejor que... —Vístete —dijo mecánicamente—. Sí. Probablemente. Ella se apresuró a salir de la habitación, sin mirarlo. Se puso de pie, furioso consigo mismo. Había perdido el control de sí mismo y posiblemente horrorizó a Cordelia. Maldiciendo con brutalidad, cerró la ventana con tanta fuerza que una grieta atravesó el cristal.

* * * A pesar de sentir que todo su cuerpo se estaba sonrojando, Cordelia se vistió apresuradamente y corrió escaleras abajo, donde encontró a Risa en el vestíbulo, luciendo desconcertada y preocupada. —Oun marde ghad boland injast —dijo Risa, que se tradujo aproximadamente como el hombre muy alto está aquí. De hecho, Thomas estaba flotando indeciso en la puerta. En el verano, Cordelia lo había imaginado casi rubio, pero se dio cuenta de que había sido la luz del sol, decolorando los mechones de su cabello. Ahora estaba marrón nuez, algo desordenado y húmedo por la nieve. Estaba sin aliento, parecía casi congelado, como si no pudiera pensar en qué decir. —¿Ha pasado algo? —Era James, que acababa de llegar abajo. Cordelia lo miró por el rabillo del ojo; pensar en la forma en que lo había visto por última vez la hizo sentir como si las plumas le estuvieran haciendo cosquillas desde el interior. James, sin embargo, no se veía sonrojado, despeinado o deshecho en absoluto: todavía se abrochaba la chaqueta, pero por lo demás parecía tranquilo. Sus ojos dorados estaban fijos en Thomas. —Estaba en casa de Matthew —dijo Thomas. Parecía demasiado distraído para entrar, aunque su respiración rápida formaba nubes blancas en el aire frío. Cordelia no vio ningún carruaje detrás de él. Debe haber caminado hasta aquí, o haber corrido—. Al menos, fui a ver a Matthew. Pero Henry dijo que Matthew no estaba en casa y que no sabía cuándo regresaría. También se llevó a Oscar. Henry

213

parecía malhumorado. Pensé que era extraño. Henry casi nunca está de mal humor. Es extraño, ¿no? Debería haber preguntado más, pero no pude, no después de escuchar... —Tom —dijo James suavemente—. Tranquilízate. ¿Qué pasó? —Tenía que encontrarme con Matthew esta mañana —dijo Thomas—. Pero cuando llegué a casa de la Cónsul, solo Henry estaba allí. En realidad, no quería hablar de Matthew, pero dijo que llamaron a Charlotte al Instituto, que alguien más había muerto... Se frotó los ojos con la palma de las manos, casi con violencia. —¿Alguien fue asesinado anoche? —preguntó Cordelia—. ¿Otro Cazador de Sombras en patrulla? No pudo evitar pensar en los gritos de James… había irrumpido en la habitación porque el sonido era tan horrible, y él se había estado agitando, gritando en sueños. «¿Qué había soñado?». —No de patrulla —dijo Thomas—. Henry dice que creen que fue alguien que regresaba de la fiesta de Anna. Una mujer. —Lucie estaba en la fiesta de Anna —susurró Cordelia—. Thomas ... —No fue Lucie. Parece que el tío Gabriel la vio llegar a casa anoche. Esta chica salió mucho más tarde, cerca del amanecer. La patrulla que encontró su cuerpo solo dijo que era una chica de cabello oscuro. Y, Eugenia, no la vi esta mañana. Sé que estuvo en la fiesta anoche, pero no pensé en nada hasta que Henry me contó lo que pasó —dijo Thomas en voz baja—. Debería haberme ido directamente a casa una vez que él lo dijo, lo sé, pero, después de Bárbara… no puedo, te necesito conmigo. Te necesito conmigo, James. Thomas ya había perdido a una hermana ese año, en los ataques de la Mantícora. No es de extrañar que pareciera tan enfermo de terror. James fue a rodearlo con un brazo mientras Cordelia se volvía hacia Risa. —Por favor, llama al carruaje —dijo—. Debemos llegar al Instituto lo antes posible.

214

* * * Ya había una multitud en el Instituto cuando llegaron. Las puertas estaban abiertas y Xanthos aceleraba alegremente por debajo del arco, como si estuviera contento de estar en casa. Una pequeña multitud se había reunido al pie de los escalones de la entrada. Entre el grupo, Cordelia reconoció a muchos de los Cazadores de Sombras más antiguos, el Inquisidor y Charlotte, Cecily Lightwood… junto con Lucie, Anna y Matthew. (Cordelia se alegró de ver que había aparecido, aunque Oscar no parecía estar con él). Todos parecían estupefactos, con expresión grave. Cuando el conductor detuvo el carruaje en el patio, la multitud se separó y Cordelia vio un bulto pálido al pie de los escalones. Thomas abrió las puertas del carruaje y ella se dio cuenta… no, no un bulto. Un cuerpo, cubierto por una sábana blanca. La sábana estaba teñida de rojo con sangre seca. De una esquina de la sábana, una mano sobresalía, como si buscara ayuda. En el borde de la sábana había un mechón de cabello oscuro. Thomas saltó al suelo. Parecía frenético. James lo siguió; cuando se bajó del estribo, Lucie saltó. Anna, vestida con un abrigo con capa y una expresión grave, siguió más lentamente con Matthew. Cordelia se preguntó dónde estaba Christopher, sobre todo porque actualmente residía en el Instituto. ¿Quizás adentro, con su padre? Lucie lanzó sus brazos, rodeando a James. —Debería haberla esperado —sollozó, su pequeño cuerpo temblaba. —Es mi culpa, Jamie. James abrazó a su hermana con fuerza. —¿Quién fue? —demandó—. ¿Quién está muerta? —Por favor —dijo Thomas, luciendo enfermo—. Solo dime… —Filomena di Angelo —dijo Anna—. Muerta a puñaladas, igual que Basil Pounceby. Los Hermanos Silenciosos están en camino para llevarla al Osario. —Pensé… —comenzó Thomas, y se interrumpió. La conmoción, el alivio y la culpa por ese alivio se mostró en su rostro.

215

Cordelia no podía culparlo… ella también se alegraba de que no fuera la hermana de Thomas. Y, sin embargo, Filomena había sido tan joven, tan animada… tan emocionada de estar en su año de viaje, tan enamorada del arte y la cultura. —¿Estabas preocupado por Eugenia? —preguntó Anna, poniendo una mano sobre el hombro de Thomas—. Pobrecito. No, Eugenia sigue durmiendo tranquilamente en mi sofá. Puede que anoche estuviera enferma en una maceta, pero está perfectamente bien. —Mis padres… —comenzó Thomas—. ¿Ellos lo saben…? —Mi madre les envió un correo con un mensaje —dijo Matthew—. Deberían estar en camino. —¿Cuándo se fue Filomena de la fiesta? —preguntó Cordelia—. ¿Se fue con alguien? —Estuvo en mi apartamento hasta casi el amanecer —dijo Anna—. Ella se fue e insistió en ir a casa sola. —Ella frunció el ceño—. Debería haber ido con ella. Alguien debería haber ido con ella. —Tan cerca del amanecer —dijo James pensativo—. Así que esto debe haber sucedido en algún momento de las últimas horas. —Anna, esto no es tu culpa —dijo Cordelia—. No podrías haberlo sabido. —Debería haber esperado y asegurarme de llevarla a casa —comenzó Lucie. James se giró con una mirada severa. —No deberías haber caminado a casa sola, Luce, no en medio de la noche. Prométeme que no volverás a hacerlo. Es muy peligroso. —Pero yo... —Lucie cerró la boca con fuerza. Al cabo de un momento volvió a intentarlo—: Supongo que ninguno de nosotros debería estar solo. Pobre Filomena. —¿Dónde está Christopher? —preguntó Thomas. —Aparentemente, mi padre organizó una patrulla para registrar el vecindario en busca de evidencias —dijo Anna—. Christopher se ofreció como voluntario. Todavía están buscando.

216

—Pobre Kit, estaba angustiado —dijo Matthew—. Dijo que había tenido una buena charla con Filomena en la fiesta de los Wentworth, sobre botánica. Ni siquiera sabía que podías tener una buena charla sobre botánica. —Yo también me ofrecí como voluntaria, pero tío Gabriel dijo que, si algo me pasaba, mamá nunca lo trataría de la misma forma —dijo Lucie, disgustada. Un Hermano Silencioso, Enoch, pensó Cordelia, había salido del Instituto. Se arrodilló, su túnica de pergamino rozó la nieve, retiró una esquina de la sábana para examinar el cuerpo. Cordelia apartó la mirada. —¿Dónde la mataron? —preguntó ella—. ¿Cerca del apartamento de Anna? —No —dijo James en voz baja. Se había quitado los guantes y los estaba acariciando con los dedos desnudos. El día se había calentado, la brillante luz del sol caía a través de las ramas desnudas de los árboles cercanos creando un delicado patrón de entramado en su rostro—. Fue asesinada en otro lugar. Cerca de aquí. Anna lo miró con sorpresa. —Sí, en Shoe Lane —dijo—. Casi regresaba al Instituto. James estaba aplastando los guantes en sus manos. Lucie miró fijamente a su hermano, con una expresión extrañamente en blanco en su rostro, como si no lo reconociera del todo, o si estuviera mirando más allá de él hacia otra cosa. Pero no había nada más allí. —Estoy empezando a recordar —dijo James. Matthew puso una mano sobre el hombro de James. Cordelia no pudo evitar preguntarse si debería haber hecho eso… Seguramente, ¿Debería estar consolando a James? Pero la idea de tocarlo en público la asustaba. No porque fuera inapropiado, sino por lo que podría revelar. Seguramente sus emociones estarían escritas en su rostro. —Jamie —dijo Matthew, en voz baja—. ¿Tuviste otro sueño? —No lo recordaba cuando me desperté por primera vez —dijo James, sin mirar a Cordelia a los ojos—. Pero ahora… está volviendo en pedazos. —Dejó caer los guantes en la nieve derretida, completamente negros contra el blanco.

217

—Había una chica, estaba cantando, cantando en italiano, Raziel, y había sangre… mucha sangre… —James —dijo Anna bruscamente, moviéndose para bloquearlo de la vista de los que se apiñaban alrededor del cuerpo de Filomena. Echó un vistazo a su pequeño grupo—. Tenemos que entrar. James asintió con la cabeza pálida. Se estaba apoyando con bastante fuerza en Matthew, que lo rodeaba con un brazo. —Sí. Nos llevaré a través del Santuario.

* * * —Te alcanzaré —dijo Lucie mientras James guiaba a los demás hacia la entrada casi oculta del Santuario, la única cámara del Instituto donde los subterráneos podían entrar y salir cómodamente, ya que no tenía barreras contra ellos. A menudo se usaba como sala de reuniones y, en caso de apuro, como celda de detención para alborotadores, ya que había otro par de puertas en el interior que lo mantenían a salvo del resto del Instituto. Cordelia miró hacia atrás preocupada, pero Lucie hizo un gesto, el cual esperaba que comunicara. «No te preocupes. Estaré allí en un momento». Se inclinó para recoger los guantes de James, solo para parecer como si estuviera haciendo algo; para cuando se enderezó, los demás habían desaparecido por la puerta del Santuario. Dio la vuelta al costado del Instituto, justo fuera de la vista de los escalones de la entrada. Mirando directamente a una extraña mancha de sombra, entre dos árboles desnudos, dijo: —Está bien. Tú también podrías mostrarte de nuevo. Lentamente, el fantasma comenzó a fusionarse entre las sombras y el aire, oscureciéndose hasta adquirir una apariencia de solidez. Lo había visto en el patio primero, justo, más allá del hombro de James; por un momento pensó que era Jesse y casi entró en pánico. Pero Jesse no pudo aparecer durante el día. Sin embargo, la mayoría de los fantasmas no se daban cuenta del amanecer o el atardecer, y este no fue la excepción. Parecía ser un hombre joven, pero no se parecía en nada a Jesse: era bajito y de cabello rubio rojizo, con un rostro afilado y puntiagudo. Llevaba la vestimenta de la era de la Regencia, pantalones y botas y una corbata ancha, como un retrato del Sr. Darcy. Había una mirada desesperada en él, mientras se

218

acercaba un poco más a ella, retorciendo su insustancial sombrero de copa entre sus manos. —Señorita Herondale —dijo, su voz era un susurro bajo—. He oído que escuchas a los muertos. Que puedes ayudarnos. Se oyó un traqueteo, más carruajes llegando al patio. Lucie negó con la cabeza lentamente. —Puedo ver y oír a los muertos —dijo—. Pero no sé qué podría hacer para ayudarte. No creo que haya sido de mucha ayuda en el pasado. Los ojos del fantasma eran completamente incoloros. Él la miró parpadeando —Eso no es lo que he oído. —Bueno —dijo Lucie—, no puedo enmendar lo que has escuchado. —Ella comenzó a alejarse—. Debería entrar. El fantasma levantó una mano transparente. —Le puedo decir que el fantasma de la joven, cuyo cuerpo yace en el patio ya se ha despertado —dijo—. Ella está llena del dolor y el terror de los recién muertos. Lucie contuvo el aliento. No todos los muertos se convierten en fantasmas, por supuesto. Solo aquellos que tenían asuntos pendientes en la tierra de los vivos. —¿Filomena? ¿Ella... ella no falleció? —Ella grita, pero está sola —dijo el fantasma—. Ella grita, pero nadie puede oír. —Pero debería poder oírla —chilló Lucie. Se volvió hacia el patio, giró en círculo y miró a su alrededor con aire salvaje—. ¿Dónde está ella? —Ella apenas lo sabe —susurró el fantasma—. Pero yo sé. Y ella recuerda. Recuerda quién le hizo esto. Lucie entrecerró los ojos. —Entonces llévame con ella. —No lo haré. No, a menos que hagas algo por mí.

219

Lucie puso las manos en sus caderas. —¿De verdad? ¿Chantaje? ¿Eres un fantasma chantajista? —Nada tan desagradable como eso. —El fantasma de voz suave bajó la voz aún más, de una manera que hizo que a Lucie se le erizara el pelo de la nuca—. He oído que puede comandar a los muertos, señorita Herondale. Que sesenta de las almas ahogadas en el Támesis se levantaron por orden tuya. —No debería haberlo hecho. —Lucie se sintió un poco enferma. Todavía podía recordar esa noche, los fantasmas surgiendo del río, vestidos con uniformes de prisioneros, uno con Cordelia en sus brazos—. Podría ordenarte que me dejes en paz, ¿sabes? —Entonces nunca sabrás dónde está el fantasma de la niña —dijo el fantasma—. Y es sólo una pequeña cosa lo que quiero de ti. Muy pequeña. —En su urgencia se había vuelto más sólido. Lucie pudo ver que llevaba una elegante chaqueta de color beige y que la solapa de la chaqueta estaba llena de agujeros negros carbonizados. Agujeros de bala. De repente recordó el fantasma de Emmanuel Gast, un brujo que se le había aparecido después de su asesinato, cubierto de sangre y vísceras. Esto al menos parecía haber sido una muerte más limpia. —Tendrías mi consentimiento, y también mi gratitud, si tan solo me ordenaras olvidar. —¿Olvidar? ¿Qué? —La razón por la que no puedo descansar —dijo—. Asesiné a mi hermano. Derramé su sangre en duelo. Ordéname que olvide la última vez que vi su rostro. Su voz se elevó—. Ordéname que olvide lo que he hecho. Lucie tuvo que recordarse a sí misma, «nadie podía oír al fantasma excepto ella». Aun así, estaba temblando. La fuerza del dolor a su alrededor era casi palpable. —¿No ves? Incluso si lo olvidaras, eso no te liberaría. Seguirías siendo un fantasma. Y ni siquiera sabrías por qué. —No importa —dijo el fantasma, y su rostro había cambiado. Detrás del rostro de cada fantasma, le pareció a Lucie, yacía la máscara de la muerte, la sombra del cráneo debajo de la piel fantasma—. Sería mejor. Lo que soporto

220

ahora es un tormento. Veo su rostro, cada momento de vigilia veo su rostro, y nunca puedo dormir... —¡Suficiente! —Había lágrimas en el rostro de Lucie. —Lo haré —dijo. «Está bien —se dijo a sí —. Si puedo hablar con la sombra de Filomena, tal vez ella pueda decirme quién la asesinó. Valdrá la pena»—. Lo haré. Te haré olvidar. El fantasma dejó escapar un largo suspiro… un suspiro sin aliento sonó para todo el mundo como viento entre ramas rotas. —Gracias. —Pero primero —dijo—, dime dónde está Filomena.

* * * Encontraron el camino a la biblioteca. El mundo se balanceaba alrededor de James como la cubierta de un barco. Se tambaleó hasta una mesa larga y apoyó las manos en ella, era vagamente consciente de Matthew a su lado, de la suave voz de Cordelia mientras hablaba con Anna. Quería acercarse y poner la cabeza en el regazo de Cordelia. Se la imaginó acariciando su cabello y apartó la imagen, ya le debía una disculpa por esa mañana. Los recuerdos de su sueño se vertían en su mente como agua a través de una presa rota. Calles de Londres… la luz se refleja en una espada. Sangre roja, roja como rosas. El recuerdo de una canción, cantada en delicado italiano, los versos se convirtieron en gritos. Y ese odio de nuevo. Ese odio que no pudo comprender ni explicar. —Math —dijo, rígido por la tensión—. Dile a… Anna. Explícale. Las voces se arremolinaron alrededor de James, la de Anna tranquila y mesurada, la de Matthew urgente. Thomas y Cordelia interviniendo. «Tengo que controlarme», pensó James. —Daisy —dijo—. Constantinopla. —Oh Dios, está delirando —dijo Thomas tristemente—. Quizás deberíamos traer a la tía Charlotte...

221

—No está delirando —dijo Cordelia—. Lo está pasando muy mal, Thomas… apártate del camino. James sintió su mano fría sobre el hombro. Escuchó su voz suave mientras se inclinaba hacia él. —James, solo escucha un momento. Concéntrate en mi voz. ¿Puedes hacer eso? Él asintió con la cabeza, rechinando los dientes. El odio era como cuchillos en su cráneo. Podía ver manos escarbando en los adoquines, sentir una especie de placer enfermizo que era lo peor de todo. —Una vez Constantinopla se llamó Basileousa, la Reina de las Ciudades — dijo Cordelia, en una voz tan baja que sospechaba que solo él podía oírla—. La ciudad tenía una puerta dorada, utilizada solo para el regreso de los emperadores. Nadie más podría atravesarla. ¿Sabías que los bizantinos crearon el fuego griego? Este podía arder bajo el agua. Los historiadores mundanos han perdido la fuente del fuego, el método de su fabricación, pero algunos Cazadores de Sombras creen que fue el mismo fuego celestial. Imagina la luz de los ángeles, ardiendo bajo las aguas azules del puerto de Estambul... James cerró los ojos. Contra el fondo de sus párpados, pudo ver la ciudad tomar forma… los minaretes57 arrojados oscuramente contra un cielo azul, el río plateado. La voz de Cordelia, suave y familiar, se elevó por encima del clamor de su pesadilla. La siguió fuera de la oscuridad, como Teseo siguiendo el hilo del laberinto del Minotauro58. Y no era la primera vez. Su voz lo había sacado de la fiebre, una vez, había sido su luz en las sombras... Un dolor agudo le atravesó las sienes. Parpadeó y abrió los ojos, estaba firmemente de vuelta en el presente, todos sus amigos lo miraban preocupados. Cordelia ya se había alejado de él, dejando atrás el persistente olor a jazmín. Todavía podía sentir dónde habían descansado sus dedos contra su hombro.

Torre anexa a una mezquita desde donde el muecín o almuédano convoca a los fieles musulmanes para que acudan a la oración. 58 Basado en la historia de Teseo y el Minotauro de la mitología griega, donde luego de acabar con el Minotauro, Teseo sale del laberinto salvando a los trece jóvenes, parte del sacrificio y a Ariadna, guiándose de un ovillo de oro que él mismo utilizó desde que entró al laberinto. 57

222

—Estoy bien —dijo. Se puso de pie con la espalda recta, había líneas en sus palmas donde el borde de la mesa había cortado su piel. Su cabeza dolía abominablemente. —¿Soñaste con la muerte de Filomena? —dijo Anna, sentándose en el brazo de una silla —. ¿Y esto no tiene nada que ver con tus visiones del Reino de las Sombras? —Soñé con su muerte. También con la de Pounceby. Pero no son sueños de un mundo diferente —dijo James, sacando su estela. Una iratze curaría su dolor de cabeza, al menos—. Sueño con Londres. Los detalles son reales. La única muerte que no vi fue la de Amos Gladstone, y todavía tuve una pesadilla esa noche, una especie de visión de sangre. —El Enclave está bastante seguro de que también fue asesinado —dijo Thomas—. Su garganta fue cortada con tal brusquedad que habían asumido que fue por una garra demoníaca, pero podría haber sido alguien con una hoja dentada. —Quizás el asesino todavía estaba trabajando en su técnica —dijo Matthew—, supongo que incluso los asesinos tienen que practicar. —Ciertamente parecía estar disfrutando más de matar a Filomena —dijo James. Después de dibujar una runa de curación rápida en su muñeca, se guardó la estela en el bolsillo—. Fue repugnante. Lucie apareció en la puerta, dándoles un respingo. Estaba muy pálida. —Lo siento… —comenzó—. Me quedé atrás ... —¡Lucie! —exclamó Cordelia, apresurándose hacia su amiga—. ¿Estás bien? Lucie se frotó los ojos, el mismo gesto que había hecho una vez cuando era una niña cansada. —Vi un fantasma —dijo, sin preámbulos. —¿No sucede eso con bastante frecuencia? —dijo Matthew. Cordelia le lanzó una mirada aplastante—. Lo siento, no pensé que fuera demasiado fuera de lo común.

223

—Esta vez lo fue —dijo Lucie—. Él me dijo que… que el fantasma de Filomena ya se había levantado, y dónde podría encontrarla. Parecía pensar que ella podría saber quién la mató. —Es extraño que no lo haya visto —dijo James. Por lo general, podía ver fantasmas, aunque durante mucho tiempo había albergado la sospecha de que Lucie los veía más. Sin embargo, nunca lo admitiría. —Bueno, estabas tambaleándote, más bien, y Matthew se sostenía como un saco de avena —señaló Anna. —Entonces, ¿dónde está el fantasma de Filomena, Lucie? —Limehouse59. Una vieja fábrica —dijo Lucie—. Escribí la dirección. —Estoy totalmente a favor de conversar con los muertos y reunir pistas — dijo Thomas—, pero ¿y si esto es una trampa? —Es cierto que cuando aparecen misteriosas figuras espectrales en las novelas que le dicen al héroe que visite un lugar determinado, siempre es una trampa —admitió Lucie. Un poco del color estaba volviendo a sus mejillas—. Pero también podría ser cierto. No podemos permitirnos el lujo de no ir, Filomena podría señalarnos directamente al asesino. —Sigue siendo una trampa —dijo Matthew. —Una trampa es un ataque sorpresa —dijo James—. No nos sorprenderá, ¿verdad? —Le guiñó un ojo a Lucie. —Exactamente —dijo—. Este fantasma… y él no parecía malo, él era bastante elegante, incluso… se acercó a mí solo. No tiene ninguna razón para pensar que, si voy al lugar, llevaría a todos mis amigos. —Deberíamos irnos —dijo James, sus pensamientos se aceleraban, casi demasiado rápido para seguirlos—. Si asumimos que este consejo fantasmal es una trampa y lo ignoramos, entonces no tenemos pistas. Si asumimos que significa algo y lo seguimos, podríamos descubrir algo útil. ¿Entienden lo que quiero decir?

Limehouse es un vecindario al este de Londres, Inglaterra, situado en el distrito de Tower Hamlets, en la orilla norte del río Támesis frente a Rotherhithe y entre Ratcliff al oeste y Millwall al este. 59

224

—Quieres decir que tenemos una opción —dijo Anna—. Ir a los muelles de Limehouse y tal vez descubrimos algo, o no hacer nada, y ciertamente no descubrir nada. —Si realmente existe la posibilidad de que podamos hablar con el fantasma de Filomena, tenemos que intentarlo. —Cordelia habló con firmeza. —Y si es una emboscada, seremos más que suficientes para manejarlo —dijo Anna—. Sin embargo, no podemos acercarnos a los muelles en el carruaje de la Cónsul. Tendremos que utilizar un glamour y mantener un perfil bajo. —¡Encantador! —dijo Matthew—. Tomaremos el tren. Amo el tren. Los pequeños boletos son tan divertidos.

* * * Mientras se dirigían al interior frío y bullicioso de la estación de la Calle Fenchurch, Cordelia no pudo evitar preguntarse qué era lo que encantaba tanto a Matthew en el lugar. Había tomado muchos trenes en su vida, con su familia, así que tal vez habían perdido su encanto. Esta estación se parecía a muchas otras, vendedores de flores, quioscos, oficinas de telégrafos, pasajeros corriendo de un lado a otro en la niebla de vapor de las locomotoras, el fuerte olor a carbón quemado en el aire. Una luz tenue se filtró a través de los cristales mugrientos en el techo abovedado en lo alto, iluminando un gran letrero que decía «CHARRINGTON ALES». Debajo colgaba el gran reloj de la estación. Estaban todos en marcha y con glamour, excepto Matthew. Se había puesto un abrigo largo para cubrir sus Marcas, pero insistió en que pagaran sus boletos de tren, independientemente del hecho de que James, Thomas, Anna, Cordelia y Lucie eran completamente invisibles para el ojo mundano. Afortunadamente, la cola en la taquilla fue corta. Lucie le puso los ojos en blanco mientras él sacaba con cuidado seis monedas de tres peniques de un bolsillo y se las entregaba. Su tren partía en solo unos minutos, y mientras seguían a Matthew hasta el andén, una locomotora se puso en su lugar, escupiendo humo y vapor. Era un tren pequeño, con solo tres vagones y no muchos pasajeros a la mitad del día. Se encontraron en un compartimento de tercera clase convenientemente vacío y se apilaron. Se repartieron sobre los asientos de felpa marrón… todos excepto Anna, que permaneció de pie. Matthew se había desplomado en un asiento junto a la ventana. James lo miró; siempre había amor en la forma en que miraba a

225

Matthew, pero ahora estaba mezclado con preocupación—. ¿Te mudaste de la casa de tus padres, Math? Matthew miró hacia arriba, sonrojándose levemente. —Dejé que lo adivines, supongo… ¿o alguien te lo dijo? —Tu padre se lo insinuó bastante a Thomas —dijo James—. Y sé que has querido hacerlo durante años. —Bueno, sí. —Matthew suspiró. —He estado mirando esta mansión en Marylebone durante varios meses. Incluso le había hecho un depósito hace algún tiempo, pero había estado más bien dándole vueltas. Ayer por la tarde decidí que era el momento. —Encontró la mirada de James con la suya—. ¡Independencia! ¡Sirvientes que corriendo me sirven cosas calientes y frías y mi propia tetera! Te tendré por todas partes para pendre la crémaillère60 cuando las cosas estén un poco más alegres. —Deberías habérnoslo dicho —dijo Thomas—. Te hubiéramos ayudado a mover tus cosas. Soy excepcionalmente bueno cargando objetos grandes. —Y piensa en todos esos cepillos para el cabello que habría tenido que trasladar —dijo Lucie—. ¿No tienes seis o siete? Matthew la fulminó con cariño. —Intento ser al menos tan elegante como nuestros fantasmas locales. El silbato sonó con fuerza, ahogando el resto de su oración. Las puertas del vagón se cerraron de golpe y el tren se alejó de la estación en una nube de humo negro. Thomas parecía pensativo. —Me pregunto por qué ese fantasma se acercó a Lucie, en lugar de a uno de los Cazadores de Sombras más antiguos del Enclave. La mayoría de los Nefilim pueden ver fantasmas si los fantasmas desean ser vistos. Lucie se encogió de hombros.

Es una frase en francés que literalmente significa «to hang the chimney hook» pero la expresión significa «to have a housewarming party» lo que se traduce «tener una fiesta de inauguración». 60

226

—Tal vez porque fui la última en entrar al Instituto esta mañana. —Podría ser —dijo James—. O podría ser que ciertamente hay muchos miembros del Enclave que no estarían tan interesados en recibir información de un fantasma. El compartimento estaba mal ventilado y olía a abrigos de lana húmedos. Afuera, el sol se había desvanecido detrás de las nubes. Una llovizna empañó los contornos de las hileras de mugrientas casitas adosadas que daban marcha atrás directamente a las vías, con los vagos contornos de las chimeneas de las fábricas en la distancia. El tren se detuvo brevemente en Shadwell. Estaba lloviendo más fuerte y la plataforma larga y húmeda con su dosel de madera goteando estaba completamente desierta. Mientras el tren arrancaba, chispas vivas del carbón pasaban por la ventana como luciérnagas, extrañamente hermosas en la niebla. —Los Cazadores de Sombras están siendo asesinados —dijo Anna sombríamente—. Deberíamos alegrarnos de que a alguien le importe lo suficiente como para transmitir una pista, fantasma o no. Creo que la actitud popular entre la mayoría del Submundo es que podemos ocuparnos de nuestros propios problemas, ya que nos entrometimos en los de los demás. En ese momento el tren corría junto a una hilera de almacenes altos y negros que se avecinaban, y los espacios entre ellos ofrecían breves destellos de niebla borrosos de una extensión de agua a la derecha, atestada de los mástiles altos y fantasmales de las barcazas del Támesis, que traían cargamentos desde el río. —Eso es Regent's Canal Dock —dijo Matthew—. Casi estamos allí. Todos se levantaron cuando el tren entró en la estación de Limehouse. Un guardia con una gorra de visera y un abrigo chorreante miró a Matthew con curiosidad mientras le ofrecía su boleto para golpear. Los demás se deslizaron invisibles y empezaron a bajar las escaleras de madera detrás de él. Seguía lloviendo cuando salieron de la estación por debajo del puente del ferrocarril a una calle estrecha y adoquinada. Frente a ellos, asomando a través de la niebla, estaba la tenue mole de una enorme iglesia con una alta torre cuadrada. Se dirigieron a la dirección dada por el fantasma, siguiendo el muro del cementerio a lo largo de la calle hasta que llegaron a un pequeño y tranquilo callejón lleno de casitas. Al final del callejón había un muro bajo, más allá del cual llegaba el débil sonido de algo grande cortando el agua: una barcaza en un canal.

227

—Este es el Limehouse Cut61 —dijo Matthew—. Debería estar justo aquí. Era un día de trabajo; el canal estaba lleno de barqueros que se gritaban entre sí, sus voces resonaban de manera extraña a través del agua mientras maniobraban barcazas cargadas en ambas direcciones, apenas visibles a través de la niebla, que parecía aún más densa aquí abajo. Los Cazadores de Sombras se deslizaron silenciosamente por el estrecho camino de sirga62, pasando los altos muros de los almacenes hasta que Lucie se detuvo junto a una puerta colocada en una valla alta. Las esquinas de la puerta estaban cubiertas de telarañas, claramente no se había usado en años. Un candado oxidado colgaba ineficazmente de un pestillo aún más oxidado. A través de las tablas deformadas y podridas, la pintura descascarada deletreaba los fantasmas de letras descoloridas, ilegibles excepto en la última fila: «ILMAKERS». James arqueó una ceja. —¿Thomas? —dijo. Thomas se volvió de lado y golpeó la puerta con el hombro. Rápidamente colapsó. Los Cazadores de Sombras se amontonaron y se encontraron de pie en un pequeño patio lleno de una maraña de maleza y escombros, mirando la parte trasera de un edificio. Podría haber estado pintado de blanco alguna vez. Ahora sus ladrillos estaban verdes por el moho, sus ventanas agrietadas y ciegas de polvo. Un conjunto de escalones de madera podrida conducía a una puerta abierta hacia la oscuridad. —Si estuviera escribiendo una novela en la que alguien instala una sede para sus negocios criminales —dijo Lucie—, describiría un lugar como este. —¿Deseando tener tu cuaderno? —dijo Cordelia, asegurándose de que Cortana estuviera firmemente sujeta a su espalda. Sus dedos rozaron la nueva vaina que le había dado su padre y suspiró para sus adentros. No estaba segura de poder amarlo, al igual que ya no estaba muy segura de lo que sentía por su padre. Lucie le guiñó un ojo.

Municipio de la Torre Hamlets de Londres donde provee un enlace navegable entre el Canal de Regent´s y el Rio Támesis. 62 Es un camino que deben dejar los propietarios ribereños a ríos o canales para uso público. 61

228

—Me conoces demasiado bien. Los escalones, sorprendentemente, aguantaron su peso mientras subían con cuidado y ligereza uno por uno. James abrió camino, llevándose un dedo a los labios, y los otros cinco lo siguieron a través de la puerta y por un pasillo de araña de techo bajo, negro como la boca de lobo. Las telarañas rozaron desagradablemente el rostro de Cordelia mientras avanzaban silenciosamente, y pudo escuchar el ruido de las ratas dentro de las paredes. De repente se encontraron en un espacio abierto, sin duda el piso principal de la fábrica, con pilares de hierro alrededor como el claustro de una catedral. Un techo de cristal puntiagudo con nervaduras de hierro se arqueaba en lo alto, y una galería rodeaba la habitación hasta la mitad. Grandes ganchos de metal colgaban de cadenas de hierro unidas a pórticos en lo alto. «ILMAKERS», decía el letrero exterior. Debía de ser la fábrica de un velero, donde tendrían que colgar franjas de lona para que se secasen. Ahora, los ganchos vacíos giraban perezosamente en el aire polvoriento; debajo de ellos, tenuemente iluminados por la claraboya, se encontraban las ruinas de un enorme telar astillado. Lucie miró a su alrededor con el rostro. —Ella está aquí —dijo. James le lanzó una mirada curiosa de reojo. —¿Filomena? ¿Dónde? Lucie no respondió. Ella ya estaba pasando junto a varias máquinas de hierro oxidado cuyo propósito no estaba claro, abriéndose camino sobre las tablas del piso desordenado. —¿Filomena? —llamó. Pateó a un lado un trozo de yeso podrido—. ¡Filomena! —Los demás intercambiaron miradas. Anna sacó una piedra rúnica de luz mágica, enviando un destello de luz; los demás se pusieron en marcha, siguiendo a Lucie. Parecía dirigirse hacia el centro de la habitación, donde los escombros se amontonaban en montones oscuros. Ella hizo un sonido ahogado—. ¡Ven aquí!

229

Cordelia saltó por encima de un trozo de entarimado63 roto y se encontró con Lucie de pie, pálida y enferma, sobre un montón de lo que parecían trapos desechados. El suelo estaba manchado con un lodo oscuro. —¿Luce? Los otros habían llegado, trayendo consigo el consuelo de la luz mágica. Anna pinchó los trapos con su bota, luego se arrodilló para mirar más de cerca, usando la punta de su dedo para levantar una esquina de la tela. Su rostro se tensó—. Este es el chal que llevaba Filomena cuando salió de mi piso. Thomas atravesó otra prenda oscura con una daga, sosteniéndola en alto. —Y esta es la capa de alguien. Manchada de sangre... Lucie le tendió la mano —¿Puedo ver el chal, por favor? Anna se lo entregó. El chal era de cachemir pálido, ahora rasgado y andrajoso. James retrocedió mientras Lucie recogía la tela en su mano, moviendo los labios, aunque no emitía ningún sonido. Cordelia había pensado que conocía todos los estados de ánimo de Lucie, pero no la había visto así… tan concentrada, tan íntima en su concentración. Algo brilló en el aire. Lucie miró hacia arriba y en sus ojos Cordelia pudo ver un reflejo de la luz creciente, como si dos lámparas brillaran dentro de sus pupilas. —¿Filomena? —dijo Lucie—. Filomena, ¿eres tú? El brillo se explicó solo, como un boceto que se rellena alrededor de los bordes, tomando forma y amoldándose. Un vestido largo amarillo, un zapato blanco salpicado de sangre en un pie delgado. Cabello largo y oscuro, atrapado por la tenue brisa, meciéndose como una lona negra. El fantasma de una niña, flotando sobre ellos, envuelto en el fantasma traslúcido de un chal. Filomena di Angelo. —Mi sono persa. Ho tanto Freddo —susurró el fantasma con voz desolada. Oh, estoy perdida. Y tengo mucho frio.

63

Suelo hecho con tablas en diferentes diseños.

230

Cordelia miró a su alrededor a los rostros desconcertados de los demás; parecía que era la única que hablaba italiano. —Estás entre amigos, Filomena —dijo suavemente. —Me dejé llevar por las sombras —dijo la chica fantasma, en inglés—. Ahora has llamado mi nombre. ¿Por qué? —Para garantizar la justicia —dijo Lucie—. No deberías haber muerto. ¿Quién te hizo esto? Filomena los miró. Cordelia sintió que se le erizaba el vello de la nuca. Nunca había pensado detenidamente en lo inquietante que debía ser para Lucie, para James, poder ver a los muertos. No eran simplemente personas insustanciales. De hecho, eran muy extraños. Los ojos de Filomena, que habían sido tan oscuros, ahora eran completamente blancos, sin iris en absoluto, solo dos puntitos negros de pupilas. —Salió de las sombras. Tenía una hoja en la mano. Luché contra él. Lo corté. Sangró. Sangre roja, como un hombre. Pero sus ojos... —La boca de Filomena se torció, alargándose extrañamente—. Estaban llenos de odio. Tanto odio. Cordelia miró a James. «Sentí tanto odio. No parecía un odio humano». —Su sangre está aquí —susurró Filomena. Su mirada se había posado en Thomas—. La derramé, pero no lo suficiente. No fui lo suficientemente fuerte. Me quitó. Mi fuerza, mi vida. —El cabello oscuro se deslizó por el rostro de Filomena—. No pude soportarlo. —No es tu culpa, Filomena —dijo Cordelia—. Luchaste valientemente. Pero dinos quién era. ¿Era un Cazador de Sombras? La cabeza de Filomena se volvió hacia ella. Su mirada se fijó en Cordelia, sus ojos cambiaron de forma, ensanchándose en círculos imposibles. —Per quale motivo sono stata abbandonata, lasciata sola a farmi massacrare? —susurró ella. ¿Por qué me dejaste sola para que me mataran? La voz de Filomena se elevó hasta convertirse en un espeluznante canto, las palabras musicales italianas saltando unas sobre otras en su prisa por decirlas.

231

—Cordelia, tu sei una grande eroina. Persino nel regno dei morti si parla di te. Sei colei che brandisce la spada Cortana, in grado di uccidere qualunque cosa. Hai versato il sangue di un Principe dell’Inferno. Avresti potuto salvarmi.64 Afligida, Cordelia solo pudo balbucear. —Filomena, lo siento mucho, Filomena. Pero Filomena había comenzado a retorcerse y sacudirse, como si un fuerte viento la atravesara. Una red de líneas apareció en su rostro, astillándose con la velocidad del rayo en una red de grietas por todo su cuerpo. Ella gimió, un sonido de terrible dolor. —Lasciami andare... déjame ir... Ya te lo he dicho... no puedo soportarlo más... —Ve, si lo deseas. —Lucie extendió las manos—. Filomena, no te retendré aquí. La chica italiana se quedó quieta. Por un momento, se vio como lo había hecho en la vida: su rostro estaba lleno de esperanza y pensamiento, la tensión de su cuerpo había desaparecido. Luego se estremeció y se desmoronó como polvo, desapareciendo en la nada entre las partículas en el aire. —Por el ángel —dijo Anna, mirando a Lucie—. ¿Es siempre tan angustioso hablar con fantasmas? Lucie guardó silencio; fue James quien respondió. —No —dijo—. Pero los fantasmas permanecen en la Tierra para cumplir con asuntos pendientes. Creo que el asunto de Filomena era decirnos lo que sabía. Una vez que hizo eso, estaba desesperada por descansar. —No estoy seguro de que ella supiera tanto, pobre niña —dijo Matthew. —¿Qué te dijo, Cordelia? —preguntó Thomas—. Eso fue mucho italiano. Antes de que Cordelia pudiera responder, un fuerte ruido resonó desde lo más profundo de la fábrica. El pequeño grupo de Cazadores de Sombras se dio la Traducción: «Cordelia, eres una gran heroína. Incluso en el reino de los muertos la gente habla de ti. Eres la elegida empuñando la espada Cortana, capaz de matar cualquier cosa. Derramaste la sangre de un príncipe del infierno. Podrías haberme salvado». 64

232

vuelta. Cordelia contuvo el aliento… las cadenas colgantes se movían de un lado a otro por encima de su cabeza, el gancho que pendía de ellas se balanceaba salvajemente. —No estamos solos —siseó Anna de repente, dirigiendo su luz mágica hacia la galería de arriba. El collar de rubíes en su garganta palpitaba con luz como un segundo corazón. Polvo y gris, las formas jorobadas de máquinas rotas; luego, Cordelia divisó una sombra que se movía a lo largo de la parte inferior de la barandilla de la galería, deslizándose sobre lo que parecían innumerables miembros gruesos y grisáceos. Cordelia sacó a Cortana de su vaina. A su alrededor, los demás se armaban: Anna con su látigo, Thomas con sus bolas, James con un cuchillo arrojadizo, Matthew con un cuchillo serafín, Lucie con su hacha. «Araña», pensó Cordelia, retrocediendo con Cortana extendida ante ella. El demonio era, de hecho, aracnoide: la hilera de seis ojos brilló mientras saltaba a un gancho de hierro que colgaba y se balanceaba hacia el espacio abierto, chillando salvajemente. Sus cuatro patas delanteras terminaban en garras largas y curvas. Las patas adicionales que sobresalían de la parte posterior terminaban cada una en un gancho. Las mandíbulas sobresalían a ambos lados de su boca con colmillos. El demonio saltó del anzuelo. —¡Anna! —gritó Cordelia. Anna se agachó justo a tiempo. El demonio pasó volando junto a ella y aterrizó sobre el telar roto. Anna salió de su posición agachada y dio una vuelta completa, enviando su látigo silbando hacia el demonio. El demonio se incorporó para evitar ser golpeado, sus cuatro patas traseras se aferraron al telar mientras el látigo cortaba el aire. —¡Demonio Ourobas! —gritó James. Arrojó su cuchillo, pero el Ourobas ya se había escabullido del telar y se había metido debajo de una pieza de maquinaria rota. El cuchillo se enterró en la pared opuesta. —¿Lo conoces personalmente? —Matthew tenía su espada preparada. Lucie estaba a su lado, con el hacha en alto, claramente esperando una oportunidad para enfrentarse a la criatura de cerca.

233

James saltó sobre una pila cercana de metal oxidado, y miró rápidamente el piso de la fábrica. —Nunca tuve el placer, pero están destinados a ser rápidos y ágiles. Aunque no demasiado inteligentes. —Suena como algunas personas que hemos conocido —dijo Anna. James gritó una advertencia. Lucie arremetió con su hacha cuando el demonio pasó a toda velocidad junto a ella, disparándose directamente hacia Thomas. Él estaba listo con sus bolas: la correa de cuero flexible salió disparada y se dobló hacia atrás, emitiendo un crujido ensordecedor al rodear una de las piernas del demonio y apretarla. La pierna fue arrancada, con un chorro de icor cayó al suelo, donde se retorció como un insecto moribundo. El demonio aulló y saltó en busca de un gancho colgante, atrapándolo y alejándose rápidamente. James maldijo, pero no tenía sentido perseguirlo, ya había desprendido uno de los pórticos y estaba volando, con icor goteando de su pierna herida, directamente hacia Cordelia. Levantó a Cortana, el arco de la hoja dorado y hermoso bajo la fea luz de la fábrica. Un dolor repentino y cegador le sacudió las palmas de las manos. Con un grito ahogado, dejó caer la espada. El demonio estaba casi encima de ella, podía ver su fea boca negra, sus ojos brillantes y anidados. Escuchó a Lucie gritar, y su entrenamiento se hizo cargo, Cordelia se arrojó al suelo y rodó, las garras de Ourobas fallaron por poco. El demonio Ourobas aulló, cayendo al suelo lleno de escombros. El hacha arrojadiza de Lucie se había hundido profundamente en el costado del demonio, pero ni siquiera se detuvo. Saltó hacia Cordelia. Podía oler el hedor a icor mientras se apresuraba hacia atrás, buscando a tientas en su cinturón una espada serafín... Una ráfaga rebotó a través de la habitación, haciendo eco en las paredes. Algo atravesó al Ourobas, dejando una herida humeante. Temblando, retorciéndose, el demonio Ourobas dio un chillido sobrenatural y desapareció. El hacha de Lucie cayó al suelo, donde se clavó, con la hoja hacia abajo. Cordelia se puso de pie. Podía ver que los demás se volvían para mirar un punto justo detrás de ella.

234

Había humo en el aire y el inconfundible olor a cordita65. Pólvora. Cordelia se volvió lentamente. Detrás de ella estaba James, con el brazo extendido y un revólver reluciente en su mano derecha. Una voluta de humo se elevó del cañón. Su mirada se cruzó con la de Cordelia, y lentamente bajó el arma a su costado. Había una mirada en sus ojos que ella no podía leer. —James —dijo Anna, sacudiendo la suciedad de las mangas de su chaqueta— . Explícate. —Christopher lo logró —dijo Matthew, rompiendo el asombrado silencio—. Quería hacer una pistola rúnica que pudiera disparar. Pero solo James puede disparar. —¿Estás seguro? —dijo Anna. Se acercó a James, tendiéndole la mano—. Déjame intentarlo. James le entregó el arma. Anna apuntó a una ventana y apretó el gatillo, todos hicieron una mueca, pero no pasó nada. Se lo devolvió a James con una mirada curiosa. —Bueno —dijo ella—. Eso es interesante. James miró a Lucie. —También podría funcionar para ti —dijo—. No soy el único… ya sabes. Pero Lucie levantó las manos y negó con la cabeza. —No. No quiero intentarlo, James. —Pero deberías, Luce —dijo Matthew—. ¿Y si Christopher pudiera hacer una segunda? Piensa en lo que podríamos hacer contra los demonios con dos de ellos. Dos de ustedes. —Oh, está bien —dijo Lucie enfadada, y fue hacia James, quitándole el arma. Cuando comenzó a mostrarle a Lucie cómo usarlo, Cordelia aprovechó la oportunidad para alejarse de los demás. Allí estaba su espada, Cortana, brillando como la luz de una lámpara entre los escombros y el polvo. Cordelia se inclinó

Pólvora sin humo compuesta de nitroglicerina y algodón pólvora que se mezcla con acetona, descubierta en 1799-1868. 65

235

para recuperarla, tocando la empuñadura tentativamente, medio esperando que la quemara de nuevo. No pasó nada. Con manos temblorosas, enfundó la espada. No pudo evitar recordar el momento en que los Wentworth se acercaron a Cortana. Le había picado la palma. Ella no había pensado en eso entonces, pero el recuerdo ahora era vívido. Ella miró su palma. Había una marca roja a través de ella, casi en forma de L, donde el travesaño la había quemado. La había rechazado. «Pero Cortana es mi espada», susurró una pequeña voz en la parte posterior de su cabeza. Me eligió a mí. ¿Podría una espada de Wayland el herrero cambiar de opinión? Con un escalofrío, Cordelia regresó con los demás: estaban apiñados alrededor de Lucie, que negaba con la cabeza y le devolvía el revólver a James. —Nada —dijo Lucie—. No parece ser un talento que compartamos, James. Como ver el reino de las sombras. Echó un vistazo a la fábrica. —Hablando de eso, este lugar me da escalofríos. Preferiría estar en otro lugar, con pistola o no. Nadie estuvo en desacuerdo. Mientras salían de la fábrica, hacia la llovizna lúgubre, Cordelia no pudo evitar escuchar, una y otra vez, las últimas palabras que Filomena le había dicho. Pensó que los escucharía por el resto de su vida. Cordelia, eres una gran heroína. Incluso en el reino de los muertos hablan de ti. Eres la portadora de la espada Cortana, que puede matar cualquier cosa. Has derramado la sangre de un Príncipe del Infierno. Podrías haberme salvado.

236

GRACE: 1897 Traducido por: Jeivi37 Corregido por ♡Herondale♡ Editado por Mrs. Carstairs~

Tiempo después de la muerte de Jesse, Tatiana le dijo a Grace que tenía una sorpresa para ella, y que la llevaría al bosque Brocelind para que la recibiera. Pero, ella agregó, Grace debía ir todo el camino con los ojos vendados, ya que no se le permitía saber a qué lugar en el bosque estaba yendo o a quién se encontraría allí. Por alguna razón la excursión tenía que ser en medio de la noche, y Grace lamentaba tener que perderse su cita esa noche con Jesse. Él siempre se las arreglaba para alejarse de Tatiana (a quien le gustaba llorar sobre su fantasma cuando no estaba de ánimo) el tiempo suficiente para pasar algo de tiempo leyendo en voz alta para Grace. Estaban a mitad de camino de El extraño caso del Dr. Jekyll y el Mr. Hyde. Grace lo encontraba deliciosamente aterrador en un modo que no tenía nada que ver con los terrores de su vida diaria. El viaje hacia el bosque en oscuridad absoluta era espeluznante. Grace, siguiendo ciegamente a su madre, tropezó con las raíces y perdió el equilibrio al pisar inesperados surcos, enviando sacudidas desagradables por sus piernas. Tatiana no la apuró, pero tampoco aminoró el paso. Y cuando se detuvieron, ella no le quitó la venda, sino que dejó a su hija permanecer en confuso silencio mientras los minutos pasaban. Grace no estaba segura de si se metería en problemas si hablaba, así que permaneció en silencio y contó para sí misma. Cuando llegó cerca de doscientos, una voz habló desde la oscuridad, aunque no había habido ningún sonido de alguien aproximándose. —Sí —dijo la voz de un hombre, considerablemte, con un oscuro y dulce timbre—. Ella es tan hermosa como dijiste. Hubo otro silencio, y entonces su madre dijo: —Bien, adelante entonces. —Pequeña —dijo la voz. Grace no podía decir en dónde estaba el hombre, qué tan cerca o lejos, frente a ella o detrás. Su voz parecía estar en todos lados al mismo tiempo—. Vine a darte un gran regalo. El regalo que tu madre pidió para

237

ti. Poder sobre la mente de los hombres. Poder para nublar sus pensamientos. Poder para influenciar sus opiniones. Poder para hacerlos sentir lo que tú desees que ellos sientan. De repente, unas manos estaban sobre sus sienes, solo que no eran manos humanas, eran ardientes atizadores. Grace estaba adolorida y alarmada. —¿Qué…? El mundo se volvió blanco, y después negro puro, y Grace despertó con un grito, desorientada, en su propia cama, como cayendo de un sueño. Luz brilló a través de las sucias cortinas de encaje lanzando rayas amarillas en la colcha y ella estaba aún más desorientada hasta que se dio cuenta de que debió haber dormido toda la noche y era el siguiente día. Temblando, emergió de la cama y encontró sus pantuflas. No había forma de llamar a su madre, sus habitaciones estaban muy apartadas y las paredes eran muy gruesas como para que su madre la escuchara. Por lo que caminó por los pasillos de piedra de la mansión en ropa de cama, sintiendo una corriente húmeda enfriando sus tobillos y deseando que Jesse estuviera allí para hablar. Pero, por supuesto, él no aparecería hasta que el sol se pusiera nuevamente. —Parece que has pasado por todo muy bien —dijo su madre, cuando Grace la encontró en la vieja oficina, estudiando un pergamino con lentes amplificadores. Ella miró a Grace evaluándola—. Ilesa, a pesar de tu nuevo regalo. Grace no se atrevería a discutir, por el contrario, dijo: —¿Cuál es el regalo, Mamá? —Se te ha dado poder sobre el hombre —dijo Tatiana—. Tienes el poder para obligarlos a hacer lo que tú pidas, solo para complacerte. Para enamorarse de ti, si eso es lo que te place. Grace nunca había pensado mucho en el amor, no en esa clase de amor, de todos modos. Ella entendía que los adultos se enamoraban, y que, incluso gente tan joven como Jesse lo hacían. (Pero Jesse nunca se había enamorado, y ahora estaba muerto, y nunca lo haría). —Pero si a pesar de todo, puedo hacer que hagan lo que yo quiero —dijo Grace—, ¿por qué querría que me amaran?

238

—Olvido lo poco que sabes —dijo su madre pensativamente—. Te he mantenido aquí para protegerte, y es bueno que hayas encontrado muy poco de la debilidad que pervierte el mundo fuera de esta casa. —Suspiró—. Mi niña, como mujer, estarás en desventaja en este mundo cruel. Si te casas, tu marido será dueño de todo y tú de nada. Tu propio nombre se irá en favor del suyo. Mira cómo mis hermanos prosperaron, mientras nos quedamos en la penuria. Mira cómo la palabra de Will Herondale es tomada con más credibilidad que la palabra de Tatiana Blackthorn. Esa no es una respuesta. —Pero, ¿quién era el hombre? El que me otorgó el regalo. —El punto es —dijo Tatiana—, que debemos tomar todo el poder que tengamos a disposición, porque estamos muy por debajo de otros. Debemos tomarlo para tener la oportunidad de sobrevivir. —El poder de hacer... que los hombres hagan lo que yo desee —dijo Grace, insegura—. ¿Y hacer que me amen? Tatiana sonrió como el filo de un cuchillo. —Verás, Grace. El amor lleva a la pena, pero si eres cuidadosa con la forma en que lo manejas… puedes usarlo como arma también.

A la mañana siguiente Grace se levantó para encontrarse con que su madre le había empacado una maleta por la noche, y que se irían esa tarde a París. Ella no quería ir, porque Jesse no podría acompañarlas. Era muy riesgoso, decía Tatiana, intentar mover su cuerpo, y experimentos previos habían demostrado que no podía viajar muy lejos de él. Grace estaba horrorizada ya que no tendría la posibilidad de despedirse o explicar a dónde irían, por lo que Tatiana le permitió dejarle una nota. Grace la escribió con mano temblorosa, con su madre mirándola, y la dejó en su mesita de noche para que Jesse la encontrara. Luego, fue llevada a París. En esa ciudad brillante, Grace fue vestida con finas prendas y llevada a bailes de mundanos. Era llevada de baile en baile, presentada a enjoyados extraños quienes le hacían cumplidos rotundamente. —¡Qué hermosa niña! —exclamarían—. Qué encantadora es, como una princesa de cuentos de hadas.

239

El cambio en su vida la aturdía. En poco tiempo, pasó de hablar con nadie aparte de su madre y su espectral hermano, en una oscura y silenciosa casa a charlar con hijos de nobles familias europeas. Grace aprendió que era mejor decir poco y aparentar ser llevada al éxtasis por lo que fuera que estos adultos ataviados y chicos aburridos tuvieran que decir. En cualquier evento, su madre le había dejado en claro que ellas estaban allí para practicar. Y Grace practicó. Cuando ella su poder en hombres adultos, ellos pensaron que ella era una encantadora curiosidad, como una hermosa vasija o una flor rara. Querían darle regalos: juguetes, muñecas, joyas e incluso ponis. Grace notó que usar sus poderes en chicos de su edad era molesto, y aun así Tatiana insistió en que lo hiciera. El problema no era que no le gustara a los chicos, sino que les gustaba demasiado. Ellos invariablemente esperaban besarla o proponerle un matrimonio absurdo, cuando eran solo unos niños y el matrimonio no fuera a ser posible por al menos algunos años. Parecían desesperados por hacer lo que fuera con tal de hacer que ella también los amara. En un esfuerzo por alejarlos de los besos, ella les pedía regalos, y de forma asegurada, los recibía. El hijo menor de un duque alemán le dio un collar, de herencia familiar, de su propio cuello; el tercer hijo menor de un emperador austro-húngaro la envió a casa una noche en un carruaje tirado con cuatro caballos para que se los quedara. A pesar de la atención, Grace se sentía asombrosamente sola sin Jesse. Empezó a sentir el veneno de la soledad cortando en ella, como había ahondado en su madre. Estos chicos harían lo que fuera por ella, pero ninguno sabía quién era ella realmente. Solo Jesse lo sabía. Grace se iba a dormir cada noche sintiéndose desesperadamente sola, sin Jesse para que se sentara a su lado hasta quedarse dormida. Y así, sus peticiones se volvieron más extrañas. Le pidió al hijo de un vizconde checo uno de los dos caballos atados a su carruaje, y él galantemente lo desató para ella antes de partir torpemente solo con su caballo izquierdo. Adoptó excéntricos hábitos alimenticios que cambiaban en cada evento: Un vaso grande de leche fría para su comida o cincuenta canapés de un solo tipo. Y de esta forma aprendió más que su propio poder. Aprendió cómo el poder funcionaba dentro de las paredes de la clase alta. No era suficiente, ser capaz de nublar la mente de los hombres, ella tenía que entender cuál de esos hombres tenía el poder de producir lo que ella deseaba. Por una vez, Grace tuvo una forma de ganarse la aprobación de su madre, aunque el método no fuera ético. Durante su estadía en París, Tatiana estuvo más

240

seguido de buen humor, al fin satisfecha con Grace. Ella le sonreía a Grace en el carruaje camino a casa después de una noche particularmente exitosa. —Eres la espada de tu madre —decía—, cortando a esos chicos arrogantes a la medida. Y Grace le sonreía en concordancia. —Soy la espada de mi madre, así es.

241

11 CORONAS, LIBRAS Y GUINEAS Traducido por Lilu Corregido por Lyn♡ Editado por Mrs. Carstairs~

Cuando tenía veintiún años oí a un sabio decir, «regala coronas, libras y guineas, pero nunca tu corazón. Regala perlas y rubíes, pero mantén en libertad tus fantasías». Tenía veintiún años, y era inútil aconsejarme. —A. E. Housman. Cordelia se levantó al día siguiente para descubrir que había nevado durante la noche, limpiando el mundo. Las calles de Londres brillaban, aún sin convertirse en lodo por las ruedas de los carruajes. Los tejados y chimeneas estaban cubiertos de blanco, y la nieve caía suavemente de las ramas de los árboles desnudos a lo largo de la calle Curzon. Se estremeció al salir de la cama y ponerse la bata. Cortana colgaba de sus ganchos dorados en la pared de su habitación, la vaina reluciente, la empuñadura como una varita de oro. Se deslizó pasando de largo camino al baño, tratando de concentrarse en lo agradable que era poder lavarse la cara con agua caliente, en lugar de tener que romper una capa de hielo en la jarra del lavado en su mesita de noche, y no en el hecho de que su espada parecía estar mirándola, planteando una pregunta. Después de que dejaron la fábrica de lonas el día anterior, se decidió que no había manera de evitarlo: los adultos necesitarían que les informaran sobre la fábrica y la capa ensangrentada. Ocultar la información solo interferiría con la investigación de los asesinatos. Cordelia había manifestado un dolor de cabeza, con la esperanza de volver a casa y no molestar a los demás, pero estaba desesperada por tener un tiempo a solas para pensar en Cortana. Pero funcionó

242

solo un poco. James había insistido en regresar con ella a la calle Curzon, donde fue directamente a Risa en busca de remedios para el dolor de cabeza. Risa se había preocupado por Cordelia la mitad de la noche hasta que se escondió bajo las sábanas de su cama y fingió estar dormida. Ahora, habiéndose recogido el cabello en un moño, se puso un vestido de lana de burdeos sobre la camisola y las enaguas, y bajó a Cortana de la pared. Deslizándola de su vaina, miró el arma. Tenía un patrón de hojas y runas en la empuñadura, Cortana era inusual al no tener runas en su hoja, solo palabras: «Soy Cortana, del mismo acero y temple que Joyeuse y Durendal». Levantó la hoja, medio esperando otro golpe de dolor en el brazo. Giró, cortando el aire, giró de nuevo, una doble finta, un paso atrás, la hoja levantada. Esta vez no hubo dolor. Pero había una sensación extraña, un sentimiento de maldad. Estaba acostumbrada a que Cortana encajara perfectamente en su mano, como si tuviera la forma de ella. Siempre había sentido una unión susurrada con la espada, especialmente cuando se dirigían a una pelea, como si se estuvieran diciendo la una a la otra que ganarían juntas. En ese momento solo sentía silencio. Desanimada, volvió a colgar la espada en la pared. —Ugh —murmuró para sí misma, abrochándose las botas—. Es una espada, no un erizo mascota. Sé sensata. Después de bajar las escaleras, encontró el comedor vacío. Salió al pasillo, donde vio a Risa llevando una bandeja de plata con café y luciendo extremadamente cansada. —Todos tus amigos están en la sala de visitas y el chico del circo pasó la noche durmiendo en el banco del piano —dijo en persa—. De verdad, Layla, esto es de lo más inapropiado. Cordelia corrió por el pasillo para encontrar la puerta de la sala abierta. En el interior, un fuego rugía en la chimenea. Lucie estaba sentada en un sillón de terciopelo, y desparramados en la alfombra estaban los Ladrones Alegres, James con sus largas piernas estiradas frente a él, Thomas sirviendo cucharadas de avena de un tazón, Christopher masticando felizmente una tarta de limón y Matthew hundido en una enorme pila de cojines. James miró hacia arriba cuando ella entró, sus ojos dorados adormilados.

243

—Daisy —dijo, agitando una taza de café vacía en su dirección—. Por favor no me culpes, estos jóvenes peones aparecieron a una hora indecorosa y se negaron a irse sin infestar nuestra casa. Cordelia sintió un rubor de placer. «Nuestra casa». Risa había entrado tras ella, y los chicos, encantados de ver café, estallaron en una entusiasta interpretación de «Porque es un buen compañero». Matthew saltó de los cojines para convencer a Risa de que bailara, pero ella simplemente lo golpeó elegantemente en la muñeca con una cuchara y se retiró de la habitación, con la dignidad intacta. —En caso de que tengas curiosidad —dijo James, mientras los otros chicos se peleaban por la cafetera—, Christopher está absolutamente furioso por haber quedado fuera de los acontecimientos de anoche y ha decidido vengarse de nosotros con una gran pila de libros. —Si desea vengarse con libros, ha elegido al público equivocado —dijo Cordelia, tomando asiento en una otomana al lado de Lucie—. ¿Dónde está Anna, por cierto? —Patrullando —dijo Lucie—. La elegimos para que le dijera a tía Charlotte exactamente lo que sucedió ayer en la fábrica. Y al tío y a la tía, también, ya que ellos están a cargo del Instituto mientras mamá y papá están en París. —¿Qué pasó exactamente? —Cordelia levantó una ceja—. ¿Cada parte de eso? Lucie sonrió remilgadamente. —Bastante. Les dijo que ayer estaba deambulando por Limehouse, cuando su collar la alertó sobre demonios cercanos. Ella siguió la advertencia hasta la fábrica abandonada de lonas. Al entrar, fue atacada por un demonio Ourobas, que destruyó. Una investigación más profunda reveló el chal de Filomena y la capa ensangrentada. —Toda una coincidencia —dijo Cordelia, aceptando una taza de café de James. Le había puesto leche y sin azúcar, como a ella le gustaba. Le sonrió, un poco sorprendida. —El azar es algo bueno —dijo Lucie, sus ojos brillando. —Supongo que ella no dijo nada sobre el… ¿sobre el fantasma de Filomena? ¿Cualquiera de los fantasmas, de hecho?

244

—Creo que Anna hubiera perdido credibilidad al explicar lo sucedido con el demonio, la capa y además el fantasma de Filomena —dijo Thomas. —¿Qué hay de la fábrica? —dijo Cordelia—. ¿El Enclave la ha registrado? —Sí, hubo una reunión anoche, y luego un grupo fue a Limehouse —dijo Thomas. —Padre fue con ellos —añadió Christopher, quitándose las gafas y limpiándolas con su camisa—. Dieron vuelta el lugar, pero no encontraron nada más que un nido de Ourobas abandonado. Lo mantendrán vigilado, pero… —Nadie cree que el asesino vuelva —dijo James—. ¿Por qué tiró la capa allí? No lo sabemos… es de suponer que no quería que lo atraparan deambulando por Londres con ropas ensangrentadas. —Han intentado rastrear al asesino con la capa, pero no han tenido suerte, incluso con la sangre en ella —dijo Thomas—. Probablemente se la entreguen a los Hermanos para que la investiguen a profundidad. —No puedo evitar preguntarme… ¿Deberíamos decirle al Enclave sobre el otro fantasma? ¿El que nos guio a la fábrica? —preguntó Lucie, retorciendo su falda alrededor de una mano con ansiedad. —No —dijo James firmemente—. Los fantasmas se hablan entre ellos, ¿no? No hay razón para pensar que tu caballero de la Regencia haya tenido algo que ver con los asesinatos. Y si el Enclave descubre que los fantasmas acuden a ti, Lucie… —Suspiró, apoyando la espalda en el marco de la otomana. Su cabello estaba aún más desordenado que de costumbre, sus ojos eran de un sombrío dorado oscuro—. No me gusta la idea. Comenzarán a atacarte y agobiarte, para ver si puedes conseguir que otros fantasmas se acerquen a ti, para ver si pueden usarte para obtener pistas. Y no todos los muertos son amigables. Lucie parecía horrorizada. —¿Crees que harían eso? —Bridgestock ciertamente querría hacerlo —dijo Matthew—. James tiene razón. —Entonces pensemos en otra cosa en su lugar —dijo Cordelia—. ¿Cuál es la motivación del asesino? Filomena apenas era conocida. ¿Y por qué alguien que quisiera a Pounceby o Gladstone muerto también tendría algo en su contra?

245

—Tu hermano, Alastair, dijo algo anoche, en la reunión —dijo Thomas de mala gana—. Supongo que lee periódicos mundanos. Entre los mundanos, hay locos que matan solo por matar. Tal vez no haya motivo. —Cuando no hay motivo o conexión personal, solo odio indiscriminado, puede ser casi imposible encontrar un asesino —dijo Matthew. —Pero el asesino no está siendo indiscriminado —dijo Lucie—. Ha asesinado a tres Cazadores de Sombras. Somos un grupo específico. Los mundanos no saben de nosotros, por lo que no puede ser uno de ellos matando al azar. Aunque supongo… Supongo que podría ser alguien con la Visión matando dentro del Submundo. —Si ese fuera el caso, los Subterráneos también aparecerían muertos —dijo James—. En cuanto a los Cazadores de Sombras, matamos para nuestra supervivencia. Nos ponen armas en nuestras manos desde que somos niños y nos dicen: «Maten monstruos». Tanta violencia podría volver loco a cualquiera. —¿Qué hay de un Cazador de Sombras poseído? —dijo Lucie—. Bajo el control de un brujo o… —Nosotros no podemos ser poseídos, Lucie —dijo Christopher—. Lo sabes. Tenemos los hechizos de protección que nos dan al nacer. —Si Filomena regresó como un fantasma para contarnos lo que sabe sobre su asesinato —dijo Thomas—. ¿No es un poco extraño que no nos haya contado mucho? —Miró a Cordelia en tono de disculpa—. Lo que ella dijo en italiano… Cordelia se congeló. Podía oír la voz inquietante de Filomena en su mente. —Ella habló sobre cómo apuñalé a Belial. —Trató de mantener la voz firme— . Ella quería saber por qué, si hice eso, no pude ayudarla. Me preguntó por qué no la salvé. Ella no mencionó a Cortana. No podía soportarlo. ¿Y si Filomena había estado equivocada? ¿Y si ella no era ni una heroína, ni la verdadera portadora de Cortana? ¿Y si la espada había decidido que ella no se la merecía? Cordelia miró sus manos. —Le fallé.

246

Hubo un murmullo de voces disconformes; sintió una mano rozar su brazo. Sabía que era James, sin siquiera tener que mirar. —Daisy —le dijo—, somos Nefilim, no los mismísimos ángeles. No podemos estar donde no sabemos que nos necesitan. No podemos saber todas las cosas. —Yo, por ejemplo —dijo Matthew—, sé muy poco. —Y yo no sé por qué estoy viendo estas muertes en sueños. —James dejó su taza—. Hay alguna razón por la que estoy conectado con todo esto. Aunque podría entender muy bien si ninguno de ustedes quisiera involucrarse. —Creo que el espíritu de nuestra organización es que sí queremos involucrarnos —dijo Matthew—, cuando se trata del otro. —Por eso deberíamos estar investigando la oniromancia, el estudio de los sueños —dijo Christopher alegremente—. He traído bastantes libros sobre el tema para distribuirlos entre nosotros. —¿Alguno de ellos tiene escenas de amor? —preguntó Lucie—. He estado trabajando en el mío. —Si lo hacen, estoy seguro de que son bastante inquietantes —dijo James. —Estos libros son muy interesantes —dijo Christopher severamente—. Aquí hay historias de nigromantes que han viajado en sueños, incluso han matado y recogido energía de la muerte en los sueños. —¿A qué te refieres exactamente cuando dices «energía de la muerte»? — preguntó Lucie. Si Cordelia no estaba equivocada, ella se veía un poco pálida—. ¿Te refieres a lo que usan los nigromantes para resucitar a los muertos? —Exactamente eso —dijo Christopher—. Hay formas de resucitar a los muertos utilizando un catalizador, un objeto imbuido de poder acumulado por un brujo, pero la mayoría implica el uso de fuerza vital liberada cuando alguien muere para impulsar el levantamiento de un cadáver. —Bueno, si el asesino fuera un Cazador de Sombras, él o ella no podrían utilizar la energía de la muerte —dijo Matthew, mordisqueando el borde de un pastel—. A menos que estuviera asociado con un brujo, supongo… —Oh, hermano —dijo Thomas, poniéndose de pie y sacudiendo su chaleco— . Prometí llegar a casa al mediodía. Mis padres están fastidiados, y siguen

247

amenazando con pedir a Charlotte que me borre de las listas de patrullas si no me apunto con un compañero. —No seas tonto, Tom —dijo Lucie—. Ve con Anna, al menos. O espero que te eliminen de las listas. —Le hizo una mueca. —Espero encontrarme con el asesino —dijo Thomas sombríamente—. Hasta ahora no ha atacado a nadie que lo esperara. Pero lo estaré esperando. Se sonrojó cuando este anuncio fue recibido por una ronda de amables vítores. Los otros también se estaban levantando, excepto James y Cordelia, tomando copias de los libros que Christopher había traído, charlando sobre quién iba a leer qué, bromeando sobre los sueños más extraños que jamás habían tenido. (El de Matthew involucró a un centauro y una bicicleta). A pesar de todo, a pesar de Cortana, Cordelia sintió una oleada de felicidad. No era que solo amara a James, pensó. Ella amaba a sus amigos, su familia, sus planes compartidos, amaba que Lucie fuera su hermana. Se habría sentido culpable de ser tan feliz, de no haber sido por el hueco en lo más profundo de su corazón, el pequeño espacio resonante que contenía el conocimiento de que todo era temporal.

* * * El carruaje de Matthew estaba esperando en la acera; casi lo había alcanzado cuando James lo detuvo. Matthew se volvió sorprendido, su expresión cambió rápidamente a diversión: James había salido de casa con el abrigo a medio poner y se esforzaba por abrocharlo con las manos enguantadas. —Déjame hacer eso —dijo Matthew, sacándose el guante derecho con los dientes. Se lo metió en el bolsillo, y se puso a trabajar en el abrigo de James, sus dedos deslizaron los círculos de cuero por los ojales con facilidad—. ¿Y por qué corres con este clima a medio vestir? ¿No deberías estar acurrucado junto al fuego con Cordelia, leyendo «Sueños en los que me han perseguido y las cosas que me perseguían» de C. Langner? —Ese parece tener un dudoso valor informativo —admitió James—. Math, no sabía que te habías ido y conseguido un piso. No me lo dijiste. Matthew, habiendo terminado de abotonar el abrigo de James, parecía un poco avergonzado. Se pasó una mano por el cabello, que ya caía sobre su cabeza como un rayo de sol desordenado

248

—Llevaba algún tiempo considerando la idea, pero nunca pensé que me mudaría tan repentinamente. Fue un impulso… —¿Nada que ver con la discusión que tuviste con Charlotte el otro día? —Tal vez. —El rostro de Matthew adoptó una expresión reservada—. Y vivir con Charles se había vuelto un poco excesivo. Me erizo cuando habla de su futuro matrimonio. —Aprecio la lealtad —dijo James—. Y esto, por supuesto, es totalmente tu decisión. Pero no me gusta la idea de no saber dónde vives. —No quería molestarte —dijo Matthew, con una timidez inusual. —Nada de lo que hagas me molesta —dijo James—. Bueno, eso no es precisamente cierto. Eres bastante problemático, como bien sabes. —Él sonrió— . Pero eso no significa que no quiera saber qué está pasando en tu vida. Soy tu parabatai. —Lo sé. Y preferí pensar... supongo que había pensado, ya que te acababas de casar, que querías pasar tiempo a solas con Cordelia. Que había alguna posibilidad de que su matrimonio se convirtiera en uno real. Había una mirada cercana a la angustia en el rostro de Matthew. Esto sorprendió a James; Matthew, quien rara vez mostraba angustia incluso si él la sentía. Tal vez, pensó James, le preocupaba que las cosas pudieran cambiar entre ellos con James siendo un hombre casado. Que su cercanía disminuyera. —Cordelia y yo somos amigos solamente —dijo, con más seguridad de la que sentía—. Sabes que estoy comprometido con la Señorita Blackthorn. —No puede compararse con Daisy —dijo Matthew, luego pareció completamente horrorizado—. Mis disculpas, absolutamente no es de mi incumbencia. Debería volver a mi piso antes de causar más problemas. James se sorprendió, aunque supuso que no debería estarlo. Matthew casi le arranca la cabeza a Grace en la boda. Ciertamente, James no sentía ningún resentimiento por la aversión de Math hacia Grace: entendía que Matthew no quería que le hicieran daño. —Déjame acompañarte —dijo James. Mathew negó con la cabeza.

249

—Debo estar solo… asentarme… —Nadie necesita estar solo para asentarse —dijo James en voz baja—. Todo lo que quiero para ti, Math, es que te ames a ti mismo, tanto como yo te amo. Matthew tomó aire, tembloroso. —¿A Cordelia no le importará que vengas a mi piso? —Ella lo sugirió. Ella también te ama —dijo James, y miró al cielo. Las nubes cargadas de nieve se acercaban, oscureciendo el azul. No vio a Matthew cerrar los ojos y tragar saliva. Un momento después, Matthew había abierto la puerta del carruaje por completo y le hacía señas a James para que entrara. —Bueno, vamos entonces —dijo él—. Si nos damos prisa, podemos llegar antes de que empiece a nevar.

* * * Cordelia pasó la tarde acurrucada en el estudio, leyendo «Una taumaturgia66 de los sueños». Christopher tenía razón; el libro era muy interesante, aunque se trataba enteramente de cómo uno podía dirigir el sueño de los demás y muy poco de qué hacer si uno se encontraba siendo visitado por sueños violentos y desagradables que resultaban ser ciertos. A medida que avanzaba el día, grupos de hombres bajaban por las calles con palas y escobas, raspando y limpiando la nieve nocturna de los caminos; los niños también salían de las casas, envueltos como pequeños paquetes, y procedían a arrojarse con bolas de nieve entre sí. Recordó haber hecho lo mismo con Alastair, hace mucho tiempo. Esperaba que se las arreglara bien en los jardines de Cornualles. Mientras el sol se ocultaba fuera de la ventana, la nieve comenzó a caer de nuevo. Descendió del cielo como harina, cubriendo el mundo con una capa de vidrio en polvo. Se ordenó a los niños que entraran y las farolas brillaban a través de una bruma de finos cristales blancos. Cordelia descubrió que su mente divagaba del libro: no pudo evitar pensar en Cortana de nuevo.

Taumaturgia: Capacidad de realizar prodigios, o fenómenos considerados sobrenaturales o más allá de las capacidades humanas. 66

250

«Si ha pensado en conocer al creador de Cortana, podría llevarla. Pasando el Gran Caballo Blanco y bajo la colina». Se mordió el labio. Confiar en las hadas era una cosa, pero Lilian Highsmith también había mencionado a Wayland el Herrero. «Cuando tenía doce años, me escapé de casa y mis padres me encontraron vagando por el camino Ridgeway, buscando el túmulo del herrero». Cordelia se levantó del sofá y se dirigió a la biblioteca. La sección dedicada a los volúmenes sobre viajes estaba bastante desordenada, ella y James habían revisado la mitad de los libros, pero encontró lo que estaba buscando fácilmente: Las Maravillas de la antigua Gran Bretaña. Ella encontró el camino Ridgeway en el índice y pasó a la página, ilustrada con un dibujo a lápiz y tinta de un túmulo oscuro que atravesaba la ladera de una colina. «La cueva de Wayland el Herrero se encuentra camino a Wiltshire, a lo largo del camino Ridgeway, esa carretera de razas desaparecidas que corre de un extremo al otro de las llanuras. Los campos se cultivan en la actualidad, pero el lugar todavía tiene un aspecto extraño. Un lugar apropiado para poseer el alma en silencio después de una peregrinación a la colina White Horse67…» El sonido de las ruedas de un carruaje sobre el pavimento helado interrumpió los pensamientos de Cordelia. Al oír el golpe de la puerta principal, dejó el libro a un lado apresuradamente; un minuto más tarde, James entró en el estudio, sin sombrero y con el alborotado cabello oscuro cubierto de nieve. Ella tomó un libro sobre Constantinopla cuando él se acercó al fuego y extendió las manos hacia las llamas. —¿Cómo es la casa de Matthew? —preguntó ella. —Bastante agradable. —Los afilados pómulos de James estaban enrojecidos por el frío—. Mansiones Whitby, creo que se llama, todo es muy elegante; tiene un automóvil que puede usar cuando quiera, lo que me parece una receta para el desastre. Tiene cocineros y mucamas en el lugar. No creo que el Enclave esté muy emocionado si se entera en dónde está. No les gusta que tengamos sirvientes que no sepan nada sobre el Submundo, para que no vean nada extraño. Le he advertido que no lleve ningún tentáculo a casa.

67

White Horse: Caballo Blanco en inglés.

251

—Es más probable que queme el piso tratando de hacer té —dijo Cordelia con una sonrisa—. ¿Quieres cenar? Risa ha estado cocinando todo el día y murmurando sobre eso. Podríamos comer aquí —agregó—. Es más acogedor. Él le dirigió una mirada larga y calculadora. Del tipo que hacía que su corazón latiera más fuerte sin ninguna razón real. La nieve de su cabello se había derretido y los mechones húmedos se le rizaban en las puntas. —¿Por qué no? Ella fue a hablar con Risa; para cuando regresó, James se había tendido en el sofá con Una Taumaturgia de Sueños, hojeando ociosamente las páginas. —¿Algo útil aquí? —le preguntó. —Realmente no —dijo Cordelia, sentándose en el sofá a su lado cuando entró Risa con una bandeja llena de platos. Los dejó para que se sirvieran ellos mismos: sopa y arroz, verduras con especias y té—. Mayormente sobre cómo dar sueños a otras personas, no sobre si los estás teniendo tú mismo. —Matthew entró en más detalles sobre su sueño de centauro —dijo James, sirviendo la sopa con una cuchara—. Fue muy preocupante. —¿Era él el centauro o era alguien más? ¿O no quiero saber? —preguntó Cordelia. James miró fijamente su cuchara—. ¿Está bien la sopa? Es ash reshteh. Risa lo cocinó para ti cuando tuviste Fiebre Efervescente. —¿En serio? —dijo lentamente. —Los dos teníamos catorce —dijo ella. Tenía que recordar—. Habían venido a Cirenworth; Alastair no estaba allí, y tú, Lucie y yo jugábamos por todos los jardines. Entonces un día colapsaste; estabas ardiendo ¿Recuerdas algo de eso? James se frotó los ojos. —Es extraño. Debería recordar más sobre la fiebre. Es lo más enfermo que he estado. —Enviaron a Lucie lejos, pero yo ya había tenido la fiebre. Me dejaron quedarme y sentarme contigo —dijo ella—. ¿Recuerdas que te haya leído algo? James apoyó su barbilla en la mano.

252

—Bueno, recuerdo historias de algún tipo, pero no sé si fue algo que soñé, o un recuerdo real ¿Había una historia como Romeo y Julieta, tal vez? ¿Algo melancólico y dramático? —Sí —dijo Cordelia lentamente. ¿Realmente podría haberlo olvidado? Le parecía que meses atrás, cuando habían hablado del cuento, él lo recordaba bien. ¿Ella se había equivocado?—. La historia de Layla y Majnun; te gustó bastante ese. Hablamos de ello después. Hablamos mucho, en realidad, porque parecía alejar tu mente de lo mal que te sentías. ¿Realmente no lo recuerdas? —Lo lamento, Daisy. Desearía hacerlo. Había un ejemplar del libro arriba, Cordelia lo sabía, entre los volúmenes que se había traído de su antigua casa. Se levantó, repentinamente decidida. Si ella no podía refrescar su memoria, tal vez Nizami podía hacerlo. —Entonces solo hay una cosa que hacer. Te lo voy a recordar.

* * * James se levantó y se paseó por la habitación en el momento en que Cordelia se fue. Deseó poder recordar lo que ella tanto deseaba que recordara. Sintió que la decepcionaba, que la defraudaba de alguna manera. Sin embargo, cuando buscó en el fondo de su mente, fue como si se hubiera corrido una cortina a través de ese tiempo en Cirenworth, y solo podía ver atisbos a través de los huecos de la tela. El olor del jazmín y humo de los bosques. La longitud de un cuerpo, cálido y sólido, a lo largo del suyo. Su voz ronca: «No busqué el fuego, pero mi corazón es toda llama. Layla, este amor no es de tierra». Tomó una respiración profunda. Le dolía la cabeza. Había entrado antes en el estudio, pensando en Matthew, preocupado de que estuviera solo en su nuevo piso. Y luego había visto a Cordelia, su cabeza inclinada sobre su libro, su cabello brillando como un centavo nuevo; ella había estado usando un vestido de lana suave que se pegaba a su cuerpo, delineando cada curva. Casi se había acercado a ella y la había besado, como haría cualquier hombre que volviera a casa con su esposa. Solo en el último minuto se había retirado, y en cambio se volvió hacia el fuego.

253

Y aun le dolía el cuerpo, como si anhelara algo completamente separado de lo que su mente sabía que era bueno para él. Hace mucho tiempo, estaba casi seguro de eso, Cordelia lo abrazó mientras ardía de fiebre. El día anterior por la mañana, la había abrazado, suave y dócil contra él, y había ardido con otro tipo de fiebre. Él la quería. Era algo que tenía que afrontar. Era hermosa y deseable y estaban encerrados juntos en la casa. Tenía que suceder. Recordó la Habitación de los Susurros en el Hell Ruelle. La había besado allí, aunque también parecía desvanecerse de su memoria, como el tiempo en Cirenworth. Se frotó la muñeca derecha, que le dolía; sabía que debía haber estado loco, entonces, Grace acababa de terminar las cosas con él. Y había buscado consuelo en Cordelia, lo que no era justo para ella. De hecho se había comportado como un animal hambriento: agarrándola, tirándola sobre el escritorio, subiéndose encima de ella… Se llevó la mano a la cabeza. Se le estaba partiendo. El deseo y el amor no eran lo mismo, se recordó a sí mismo, y Cordelia era inocente. No podía aprovecharse de ella. Tendría que controlarse mejor. Tendría que… Hubo un ruido en la puerta; miró hacia arriba, esperando a Cordelia. Un duro asombro lo atravesó. Risa estaba allí, con una expresión de consternación en su rostro, pero no era Risa quien lo había sorprendido. Parado detrás de ella estaba Elias Carstairs, vistiendo un abrigo marrón raído de un estilo que no había estado de moda durante años. La conmoción que atravesó a James fue casi dolorosa. Todo lo que había estado pensando se descarriló por completo; afortunadamente, se impuso toda una vida de control y buenos modales. Dio un paso adelante, extendiendo su mano. —Buenas noches, señor. Elias devolvió el apretón de manos, mirando más allá de James hacia la comida esparcida por la mesa baja. —Ah… ¿Estás cenando? Mis disculpas. —¿Está todo bien con la señora Carstairs? —preguntó James, preguntándose qué podría haber hecho que Elias llegara sin previo aviso. Elias parecía despreocupado.

254

—Por supuesto. Mejor que nunca. No deseo retenerte, James, y solo necesito un momento de tu tiempo. Pero, ¿quizás podríamos retirarnos a algún lugar brevemente para discutir un asunto importante? Entre padre e hijo. Entre hombres. James asintió y condujo a Elias a la sala de visitas, susurrando a Risa. No quería que Cordelia se preguntara a dónde había ido. Al llegar a la sala, Elias cerró y echó el cerrojo a la puerta. James estaba de pie frente a la fría chimenea, con las manos cerradas a la espalda, analizando la situación. Supuso que no debería estar tan sorprendido como lo estaba. Era natural que un padre quisiera hablar con su yerno, había todo tipo de cosas ordinarias que no se consideraban asuntos de mujeres: finanzas, política, hipotecas, caballos, mantenimiento de carruajes… no es que pudiera imaginar que Elias se hubiera aventurado a salir en una noche de nieve para hablar de mantenimiento de carruajes. El padre de Cordelia recorrió la habitación lentamente, tomándose su tiempo, entrecerrando los ojos como un búho ante los bellos cuadros. Mientras James observaba cómo Elias derribaba una pequeña figura de cerámica, y trataba de enderezarla, antes de darse por vencido y alejarse, su corazón se hundió. Si Elias intentaba parecer sobrio, había elegido a la persona equivocada para su actuación. Los últimos años con Matthew le habían enseñado bien a James: Elias estaba bastante borracho, de hecho. Después de su pequeño tour, Elias apoyó una mano en la tapa del piano y miró a James de forma apreciativa. —Muy bien equipado, tu nuevo hogar. ¡Qué personas tan maravillosamente generosas son tus padres! Debemos parecer mendigos en comparación. —No, en absoluto. Le aseguro que… —No es necesario asegurar —dijo Elias con una risita—. Los Herondale son ricos, ¡eso es todo! Es difícil para mí ignorarlo, supongo, después de todo lo que he pasado recientemente. —Un momento difícil, sin duda —dijo James, buscando la respuesta adecuada—. Cordelia está muy feliz de tenerlo de vuelta en casa.

255

—Casa —dijo Elias, y había un tono ligeramente feo en su voz. Casi burlón— . Ha vuelto el marinero, ha vuelto del mar68, ¿eh, James? Tener que regresar a casa con un nuevo mocoso en camino y sin forma de alimentarlo. Eso es casa para mí. «Un nuevo mocoso». James pensó en Cordelia, tan decidida a salvar a su padre, a su familia. Si no hubiera sido por su valentía, Elias habría ido a juicio, no a Basilias. Y sin embargo nada en el comportamiento de su suegro, en la boda, en la cena, esa noche, traicionó incluso la más mínima sensación de que su hija merecía su admiración. Su gratitud. —¿Qué es lo que quiere, Elias? —dijo James rotundamente. —Si debo de ser franco, estoy endeudado. Cirenworth, verás, fue una inversión de mi legado. Era demasiado caro, pero pensé, bastante razonablemente en ese momento, que dado mi historial pronto sería promovido dentro de la Clave. —Elias se apoyó contra el piano—. Por desgracia, me han pasado por alto para un ascenso varias veces y, debido a mis problemas recientes, ya no recibo ningún salario. No deseo robar a mis hijos o a mi esposa para pagar mis deudas. Seguramente puedes ver eso. «Seguramente puedes ver eso». Y James podía, aunque podía ver con la misma claridad que Elias no le estaba diciendo toda la verdad. Hizo un ruido evasivo. Elias se aclaró la garganta. —Déjame ir al grano, James. Somos familia ahora y necesito tu ayuda. James inclinó su cabeza. —¿Qué tipo de ayuda? —Cinco mil libras —anunció Elias en un tono que podría haber utilizado para llamar al ganador de una carrera de caballos—. Esa es la suma que me volvería a poner en orden. Tú puedes conseguir esa cantidad, seguramente. Apenas la echarás de menos.

En el original, “Home is the sailor, home from the sea” es un fragmento del poema Requiem por Robert Louis Stevenson. Tuvo que ser adaptado para dar sentido a la oración. 68

256

—¿Cinco mil? —James no pudo evitar la conmoción en su voz. No conocía a nadie que no se hubiera esforzado por producir esa suma—. No tengo esa cantidad de dinero. —Quizás tú no —dijo Elias, aunque no parecía que lo creyera—. ¿Tal vez podrías hablar con tus padres? Seguramente podrían vender algo, ayudarme en mi momento de necesidad. Elias estaba más borracho de lo que James se había dado cuenta. A diferencia de Matthew, no ocultaba bien su embriaguez; lo hacía ser más exaltado y más irracional. Tal vez el tiempo y las consecuencias de las malas decisiones de Elias lo habían debilitado, un pensamiento que preocupó mucho a James, no en nombre de su suegro, sino en el de Matthew. —No puedo ayudarle, Elias —dijo James, con más fuerza de la que pretendía. —Ah —dijo Elias, fijando su mirada turbia en James—. ¿No puedes o no quieres? —Ambos. Está mal de su parte venir a mí de esta manera. Solo envenenará su relación con Daisy… —No uses a mi hija como excusa, Herondale. —Elias golpeó con la mano la tapa del piano—. Tú tienes todo, yo no tengo nada; seguramente puedes darme esto… —Con un esfuerzo visible, se obligó a mantener la voz firme—. Hay quienes en el Enclave no creen que tu madre pertenezca a los Nefilim —dijo, y en ese momento hubo una expresión diferente en su rostro, una especie de astucia borracha—. O que tú o tu hermana lo sean. Podría poner una palabra en el oído del Inquisidor, ¿sabes?; y si no doy mi aprobación, es poco probable que permitan que la ceremonia parabatai de tu hermana con mi hija siga adelante… La rabia atravesó a James como una flecha. —¿Cómo se atreve? —dijo—. No solo nos estaría lastimando a mí y a mi hermana, sino el daño que le haría a Daisy… —Su nombre es Cordelia —espetó Elias—. Dejé que te casaras con ella, a pesar de los rumores que se arremolinan en torno a tu familia, porque pensé que serías generoso. ¿Y es así como me recompensas? James sintió que su boca se torcía violentamente.

257

—¿Recompensarle? Afirma que no quiere robarle a su familia, pero habla de robarle a Cordelia la esperanza más preciosa de su vida. Y ella, sobre toda la gente, se avergonzaría de usted, intentando amenazar donde la mendicidad no funciona… —Todo lo que te he dicho es la verdad —espetó Elias, su rostro contorsionado—. Hay muchos, muchos que no confían en ti. Muchos que se alegrarían de verte arder a ti y a tu familia. James contuvo el aliento. En ese momento odiaba a Elias Carstairs, lo odiaba tanto que deseaba poder matarlo justo donde estaba. —Salga de mi casa —gruñó; era todo lo que se confiaba decir. Elias se dio la vuelta y salió furioso de la sala de visitas, casi chocando con una atónita Cordelia en el pasillo. —¿Padre? —dijo sorprendida. —Tu esposo es un hombre muy egoísta —dijo Elias entre dientes. Antes de que pudiera responder, pasó bruscamente junto a ella y salió, cerrando la puerta detrás de él.

* * * Lucie se acurrucó en una puerta protegida junto al Hell Ruelle, tirando de su abrigo fuertemente alrededor de ella, un escudo contra el aire helado mientras esperaba a Grace. Era una noche sin luna, las estrellas se ocultaban tras densas nubes. El callejón era un revoltijo de barro y aguanieve que manchaban las pequeñas botas de Lucie. Figuras furtivas se deslizaban junto a ella, dirigiéndose al Hell Ruelle. Lucie los miraba con nostalgia. Cuando la anodina puerta se abrió ante el golpe de un Subterráneo, una luz dorada brotó de la oscuridad como una cerilla encendida en el interior de una cueva. —Allí estás —dijo Grace, como si Lucie se hubiera estado escondiendo. Se puso a la vista bajo la luz que salía de la ventana superior del Ruelle. Llevaba una capa de lana pálida adornada con pieles en el cuello, y un manguito de piel a juego. Su cabello estaba recogido en un arreglo de pequeñas trenzas entrelazadas con cintas plateadas. Parecía la Reina de las Nieves de un libro de cuentos.

258

—¿Estás segura de que es una buena idea? —dijo Lucie—. Acaban de poner en vigencia el toque de queda y ya lo estamos infringiendo. Grace se encogió de hombros. —Tú eres la que insiste en que hagamos esto de la «manera» correcta. Así que, aquí estamos. Tenía razón: romper el toque de queda era mejor que hacer el mal. La breve discusión sobre nigromancia en la sala de visitas de James ese mismo día había provocado escalofríos en la columna de Lucie. —¿Has estado aquí antes? —preguntó Grace. —Solo una vez. —Aun así, Lucie se sentía un poco engreída por su experiencia anterior. Se acercó tranquilamente a la puerta y llamó; cuando un hada de cabello púrpura, vestido con pantalones de lentejuelas, respondió el llamado, le dedicó su sonrisa más encantadora. —He venido a ver a Anna Lightwood —dijo—. Soy su prima. —Hum —dijo el hada—. Anna no está aquí, y tampoco nos gustan los Nefilim. Váyanse. —Oh, brillante —murmuró Grace, mirando hacia arriba con exasperación. El hada parecía a punto de cerrar la puerta en sus caras. —¡Espera! —dijo una voz. Era Hypatia Vex, su cabello recogido con elaboradas flores de porcelana, su piel morena salpicada con polvos relucientes por encima del escote de su vestido de terciopelo rubí. —Ella es prima de Anna —le dijo Hypatia al hada de la puerta, señalando a Lucie—. Ella estuvo aquí hace unas semanas atrás. En cuanto a la otra… —Se encogió de hombros—. Oh, déjalas entrar. Todavía es temprano. Dudo que incluso una Herondale pueda causar problemas a esta hora. Y llama a mi carruaje, Naila. Estoy lista para salir. Lucie y Grace se deslizaron más allá de donde partía Hypatia y se encontraron en un laberinto de habitaciones conectadas por pasillos estrechos. Siguiendo el sonido de voces, llegaron a la gran cámara central, se veía completamente diferente de lo que había sido la última vez que Lucie había estado aquí. Entonces, había estado lleno de juerguistas. Esta noche parecía más tranquilo. Las lámparas tenían pantallas de terciopelo color crema, que

259

proyectaban un suave brillo. Había sofás de tonos de joyas esparcidos por la habitación, y en ellos se apiñaban todo tipo de vampiros y hadas, incluso uno o dos hombres lobo, así como criaturas que Lucie no pudo identificar. Se hablaban en voz baja mientras los sátiros que llevaban bandejas de plata con bebidas heladas pasaban entre ellos. —Difícilmente es la bacanal que esperaba —dijo Grace con frialdad—. No puedo imaginar por qué la gente está tan desesperada por ser invitada. Lucie vio a Malcolm Fade primero, tumbado solo en un sofá, con el brazo detrás de la cabeza y la mirada púrpura fija en el techo. Se sentó cuando se acercaron, su expresión francamente escéptica. —¿Así será entonces? ¿Cazadores de Sombras apareciendo aquí todas las noches? —Malcolm suspiró. Vestía una levita blanca formal, del mismo color que su cabello—. Mi paciencia se empieza a agotar. —Me alegro de que solo haya empezado —dijo Lucie—. Porque necesitamos hablar con usted, en privado. Soy Lucie Herondale, y ella es Grace Blackthorn… —Sé quiénes son. —Con un suspiro, Malcolm se bajó del sofá—. Tienes cinco minutos de mi tiempo, menos si me aburres. Vamos a mi oficina. Le siguieron por un estrecho pasillo hasta llegar a una habitación privada empapelada con un diseño de William Morris; equipada con un escritorio y varias sillas de brocado color ámbar. Les hizo un gesto de impaciencia para que se sentaran. Grace se sentó coquetamente en el borde de su asiento, inclinando la cabeza para mirar a Malcolm a través de sus pestañas. Grace era realmente muy extraña, pensó Lucie, sentándose en otra silla de brocado. ¿Pensó que funcionaría coquetear con un brujo de cien años? Aunque pensándolo bien, cualquier puerto es bueno en la tormenta. Malcolm, recostado contra una pared al lado de una pintura de un mar tormentoso, parecía divertido. Y completamente inmóvil. —¿No se supone que ustedes, niñas, deben estar en casa a esta hora? —Entonces, ¿quiere decir —dijo Grace, rápidamente como un látigo—, que sabe de los asesinatos? Malcolm se hundió en una silla de cuero detrás del escritorio. Algo en él le recordaba a Lucie a Magnus, aunque Magnus tenía ojos más amables. Por el

260

contrario, había algo remoto en Malcolm, como si estuviera ocultando una parte de sí mismo donde no pudiera ser tocada. —Soy el Gran Brujo. Cosas como los toque de queda de los Nefilim son de mi interés. Aunque ya le he dicho a la Clave: no tengo idea de quién mató a esos tres Nefilim. —Lo entendemos —dijo Lucie—. Y sentimos mucho interrumpir su velada. Esperaba que pudiera ayudarnos con algo más. Algo de lo que estamos tratando de aprender más. Tiene que ver con resucitar muertos. Los ojos de Malcolm se agrandaron. —Qué honesta y franca —dijo, pasando un dedo por la incrustación de ébano en su escritorio—. Siempre es agradable ver a los jóvenes de hoy sedientos de conocimientos. ¿Crees que el asesino está tratando de resucitar muertos? —No se trata de eso —dijo Lucie cuidadosamente—, más bien, si hay formas de resucitar a los muertos que no involucren tanta… eh, muerte. Formas que no requieran malas acciones. —No hay forma de levantar un muerto sin hacer un gran mal —dijo Malcolm de manera rotunda. —Eso no puede ser verdad —dijo Grace. Su mirada todavía estaba fija en Malcolm—. Se lo ruego. Ayúdenos. Ayúdeme. La mirada de Malcolm se oscureció. —Ya veo —dijo, después de un largo momento, aunque Lucie no estaba segura de lo que vio—. Grace, tu nombre es Grace, ¿no es así? Ya te estoy ayudando, diciéndote la verdad. La vida está en equilibrio, así como la magia está en equilibrio. Y por eso no hay manera de conceder vida sin quitar vida. —Usted es muy famoso, Señor Fade —dijo Grace. Lucie la miró alarmada ¿A que estaba jugando Grace?—. Recuerdo haber escuchado que una vez estuvo enamorado de una Cazadora de Sombras. Y que se convirtió en una Hermana de Hierro. —¿Qué hay con eso? —dijo Malcolm. —Mi madre acaba de unirse a las Hermanas de Hierro en la Ciudadela Infracta, pero no es una de ellas. No está sujeta a sus reglas de silencio. Podríamos

261

pedirle que averigüe cómo le va a su amada en la Ciudadela. Podríamos decirle cómo está. Malcolm se congeló, el color desapareció de su rostro ya pálido. —¿Hablas en serio? Lucie deseó haberle pedido a Grace más detalles sobre su plan. De alguna manera había imaginado que simplemente se acercaría a Malcolm y pediría ayuda. Esto era completamente inesperado; no estaba del todo segura de cómo se sentía al respecto. —Hablamos en serio —dijo Grace—. Lucie estaría de acuerdo conmigo. Malcolm dirigió su mirada a Lucie. Sus ojos se oscurecieron, parecían casi negros. —¿Esta es su oferta, señorita Herondale? ¿Asumo que lo hace sin el conocimiento de sus padres? —Sí, y sí —dijo Lucie—. Pero, mis padres siempre me han enseñado a corregir las injusticias. Eso es lo que intento hacer. Alguien ha muerto que nunca… nunca debería haber muerto. Malcolm rio amargamente. —Eres determinada, ¿no es así? Me recuerdas a tu padre. Como un perro con su hueso. Esto es lo que debes saber: aunque fuera posible resucitar a un muerto sin tomar otra vida para restablecer el equilibrio, necesitarías un cuerpo para que el difunto lo ocupara. Un cuerpo que no se ha podrido. Pero desgraciadamente, como seguramente ya debes saber, la naturaleza de los muertos es pudrirse. —Pero ¿qué pasa si uno tiene un cuerpo que todavía está en perfectas condiciones? —dijo Lucie—. Desocupado, por así decirlo, pero todavía, um, ¿virgen? —¿De verdad? —La mirada de Malcolm pasó de Lucie a Grace y viceversa. Suspiró, como si fuera derrotado—. Está bien —dijo al final—. Si lo que dices es cierto, y pueden traerme noticias de Annabel, entonces regresen cuando tengan un mensaje de ella. Estaré aquí. Se levantó, inclinando la cabeza bruscamente. Estaba claro que su entrevista había terminado.

262

Lucie se puso de pie, descubriendo que se sentía bastante temblorosa. Grace ya se había levantado, e hizo ademán de salir de la habitación, pero al pasar junto a Malcolm, él la tomó del brazo y le habló en voz muy baja. —Señorita Blackthorn —dijo—. En caso de que no se haya dado cuenta ya, el tipo de encantamiento que emplea no funciona con los que son como yo, ni lo considero una frivolidad, ni un poco de magia inofensiva. Intente esos trucos en el Ruelle de nuevo y habrá consecuencias. Le soltó el brazo; Grace salió corriendo de la habitación con la cabeza gacha. Por un momento, pensó Lucie, pero no. Era imposible. Ella no pudo haber visto lágrimas brillar en los ojos de Grace. —¿A qué se refiere con encantamiento? —dijo Lucie—. Grace no puede lanzar un hechizo para salvar su vida. Debería saberlo. Malcolm miró a Lucie durante mucho tiempo. —Hay diferentes tipos de encantamientos —dijo al final—. La Señorita Blackthorn es de esas que saben que a los hombres les gusta que los necesiten. Ella juega con la impotencia y el coqueteo. —Hum —dijo Lucie. Se abstuvo de señalar que, dados los límites impuestos a las mujeres por el mundo, a menudo no tenían más remedio que buscar la ayuda de los hombres. Malcolm se encogió de hombros. —Todo lo que digo es que no debe confiar en esa chica —dijo—. La decisión, por supuesto, depende de usted.

* * * —Es la cosa más extraordinaria —dijo Ariadne, cerrando la puerta de la Habitación de los Susurros detrás de ella y bloqueándola por si acaso—. Grace Blackthorn acaba de salir de la oficina de Malcolm Fade y se fue corriendo del Ruelle. ¿Crees que debería ir tras ella? Habían encendido un fuego en la chimenea; Anna estaba descansando frente a él, vistiendo solo una camisa blanca de hombre abotonada. Sus largas piernas desnudas, extendidas hacia las llamas, eran elegantes como un poema. Ella rodó sobre su estómago, apoyando su barbilla en sus manos, y dijo:

263

—No, ha dejado muy claro que no le importas mucho. Tal vez deberías extenderle la misma consideración. Además —agregó Anna, sus labios rojos se curvaron en una sonrisa—, no estás pensando en salir a la noche con eso ¿verdad? Ariadne se sonrojó; casi había olvidado que solo llevaba su camisola de muselina blanca y una cinta verde oliva enhebrada a través de su corpiño. El resto de su ropa, vestido, zapatos, enaguas, calzones, cintas y corsé, estaban esparcidos por la habitación. Ella regresó hacia Anna, dejándose caer en la alfombra a su lado. Este era el tercer viaje de Ariadne a la Habitación de los Susurros para encontrarse con Anna, y se había encariñado bastante con el lugar. Le gustaba el papel plateado de las paredes, el cuenco de cobre siempre lleno de frutas de invernadero, el humo del fuego que siempre olía a rosas. —Ella no es grosera conmigo —dijo pensativamente—. Es educada y responde cuando le hacen preguntas, pero en realidad no está ahí. —Probablemente ocupada pensando en cómo puede arruinar la vida de James —dijo Anna, rodando sobre su espalda. Su colgante de rubí brillaba en su garganta–. Ven aquí —dijo lánguidamente, levantando los brazos y Ariadne se deslizó encima de ella. Anna era todo longitud y extremidades sueltas, cada gesto una sensual extensión. El corazón de Ariadne palpitó cuando Anna extendió una mano pálida para tirar suavemente de las correas que sujetaban la camisola de Ariadne. Se deslizó hasta su cintura. Los ojos de Anna se oscurecieron hasta convertirse en zafiros. —¿Otra vez? —susurró Ariadne, mientras las manos de Anna hacían su magia. Todavía la asombraba cómo los dedos que le rozaban la garganta, incluso los hombros, podían hacer que le doliera todo y desencadenar una tormenta de anhelo. Ella trató de hacer lo mismo con Anna, y a veces Anna lo permitía. Ella prefería, sin embargo, tener el control. Incluso cuando Ariadne la tocaba, nunca se perdía del todo. —¿Te importa? —dijo Anna, en un tono que indicaba que conocía perfectamente la respuesta. —No. Estamos recuperando el tiempo perdido.

264

Anna sonrió y atrajo a Ariadne hacia abajo. Sus manos encontraron el cabello espeso, oscuro y suelto de Ariadne, su lengua en el hueco de su garganta. Sus dedos tocaban música en su cuerpo como si fuera un violín. Ariadne jadeó. Para esto vivía, cada largo y oscuro día de invierno mientras esperaba para ver si la invitación de Anna llegaba por la noche. El trozo de papel se deslizó a través de su ventana, el mensaje garabateado con la fuerte y elegante mano de Anna. «Encuéntrame en la Habitación de los Susurros». Su cuerpo se sentía tan fuera de control como un tren descarrilado. Encontró los botones de la camisa de Anna, los desabrochó, presionando su piel desnuda contra la de Anna. Sabía que estaba enamorada de Anna de nuevo, tanto como lo había estado antes, pero no le importaba. A ella no le importaba nada más que Anna. Cuando el mundo se había separado y vuelto a juntar como el cristal fracturado de un caleidoscopio, yacieron juntas ante el fuego, Ariadne acurrucada contra el costado de Anna. El brazo de Anna estaba doblado detrás de su cabeza, sus ojos azules fijos en el techo. —Anna —dijo Ariadne tentativamente—. Tú sabes que lo que pasó con Filomena, incluso si ella volvía a casa de tu fiesta, no fue tu culpa. Anna miró por encima. —¿Qué te hizo pensar eso? «La forma en que me besaste, como si estuvieras tratando de olvidar algo». Ariadne se encogió de hombros. —Ari —dijo Anna en voz baja y ronca—. Agradezco el esfuerzo, pero si tengo preocupaciones sobre mis sentimientos, tengo muchos amigos con quienes hablar. Ariadne se sentó, pasando los brazos por las correas de su camisola. —¿Ni siquiera somos amigas? Anna puso ambas manos detrás de su cabeza. Bajo la luz perfumada de rosas, las depresiones y curvas de su esbelto cuerpo fueron descritas suavemente por la luz y las sombras.

265

266

—Creo que fui muy clara la primera vez que hablamos —dijo, de forma calmada—. Elijo no tener mis emociones ligadas a los romances. Cuando le das a la gente tu corazón, les das la oportunidad de lastimarte, y eso te lleva a la amargura. No querrías que nos amarguemos entre nosotras, ¿verdad? Ariadne se había puesto de pie. Comenzando a buscar sus ropas desechadas. En el pasado, cuando no se había vestido lo suficientemente rápido, Anna, cuyo atuendo masculino era mucho más fácil de poner y quitar, se había ido sin ella, dejándola para encontrar su propia salida del Ruelle. —No. Anna se sentó. —No estoy siendo deshonesta contigo, Ari. Te he dicho exactamente lo que tengo para ofrecer. Si no es suficiente, no te culparé si te vas. Ariadne se puso las enaguas. —No me estoy yendo. Anna la miró con verdadera curiosidad. —¿Por qué no? —Porque —dijo Ariadne—, cuando quieres mucho algo, estás dispuesta a aceptar la sombra de ese algo. Aunque solo sea una sombra.

267

LONDRES: MERCADO SHEPHERD Traducido por Cami Herondale Corregido por ♡Herondale♡ Editado por Roni Turner

Era un sucio amanecer, la luz amarilla comenzaba a filtrarse a través de las grietas de las densas nubes grises, cuando el hombre salió del bar y entró a la plaza. Avanzó cojeando hacía la calle Half Moon, más allá del revoltijo de tiendas (fruterías y carnicerías) que se alineaban en la plaza central. El vecindario tenía sus encantos a pesar de los reducidos espacios y la suciedad, pero el hombre no se dio cuenta. No había sido el último en Ye Grapres, pero los demás se habían emborrachado hasta quedar inconscientes y pronto serían llevados en un viaje de cortesía por la puerta trasera, donde serían depositados sin ceremonias en el pavimento para esperar el amanecer. El asesinó se desplazó de una puerta a otra, siguiendo a su presa más por deporte que por necesidad. El sigilo y la discreción eran prácticamente innecesarios. El hombre borracho estaba tambaleándose, cantando una pequeña canción sin melodía, su respiración resoplaba entre nubes blancas al encontrarse con el aire helado. No parecía sentir frio con su maltrecho abrigo. La chica había sido demasiado lista, demasiado rápida. Había girado la propia espada del asesino hacia él, hundiéndola profundamente en su hombro. Su muerte había sido desordenada, rápida y brutal; después se vio obligado a escabullirse y esconderse, abandonando la sangrienta prueba en una fábrica vacía en Limehouse. Mientras sanaba rápidamente había escuchado el chillido de un demonio Ourobas cerca, atraído por el olor de asesinato y sangre. Él no le temía, los demonios lo conocían como familia ahora. Pero estaba enojado. No habría más accidentes de ese tipo. El asesino aceleró el paso. Uno, dos, tres y estaba sobre el hombre. Agarró su hombro con brusquedad y lo hizo girar, empujándolo contra la fría pared de ladrillos. El hombre parpadeó con ira, después de confusión. Abrió la boca y una sola palabra salió de sus labios antes de que el cuchillo se enterrara en su pecho: —¿Tú?

268

12 RÉQUIEM Traducido por Fairchild y Mr. Lightwood Corregido por Lyn♡ Editado por Mrs. Carstairs~

Este, es el verso que ha de figurar en mi tumba: Reposa aquí donde siempre quiso estar; en su hogar junto al mar, el marinero; junto a la montaña, el cazador. —Réquiem, Robert Louis Stevenson. El cuchillo entró triturando más allá del hueso, hundiéndose en el suave tejido, la sangre borboteando alrededor de la hoja, y su hedor caliente y cobrizo espesando el aire… James se sentó de golpe en la cama, el dolor atravesándole el pecho. El corazón le azotaba las costillas. Se atragantó mientras las memorias volvían a él, las calles vacías, las tiendas y los puestos de venta del Mercado Shepherd. El hombre dejando la ruidosa y brillante taberna, dirigiéndose a las calles estrechas, quizás esperando encontrar una casa de campo que no estuviera vigilada para poder dormir. El asesino, el cuchillo, el odio nuevamente, ese odio tan caliente como el fuego. «Fuego vine a echar en la tierra; y cómo quisiera que ya se encendiera». Se obligó a levantarse, el miedo creciendo como un cáncer al fondo de su estómago. Se había revuelto en la cama lo suficiente como para romper la camisa de su pijama; su hombro y brazo estaban desnudos, congelándose en el frío aire que entraba por la ventana abierta. «Estaba frío, muy frío; él se aferró al abrigo marrón del hombre con una mano, manejando el cuchillo con la otra…». James de repente no pudo respirar.

269

—No —jadeó, quitándose las sábanas, aspirando bocanadas de aire. Se tambaleó hasta la ventana, él sabía que no la había dejado abierta; lo había verificado dos veces la noche anterior, y la cerró con fuerza. Pudo ver al hombre que yacía sobre su espalda, viendo hacia el cielo. Él lo conocía. Su abrigo marrón, su rostro, su voz. Elias. Se puso unos pantalones, abotonando su camisa con manos temblorosas. Que haya sido una pesadilla, un sueño sin significado y no una visión. Quizás solo había soñado con eso porque él y Elias habían peleado la noche anterior; quizás había soñado con Elias solo porque estaba enojado con él. Esas cosas pasaban. Se escuchó un golpeteo desde abajo, alguien tocaba incesantemente la puerta. James corrió fuera de su habitación, descalzo, y bajó las escaleras. Cordelia ya estaba en la entrada, su cabello como una cascada roja, con una bata de dormir encima de su pijama. Risa estaba ahí con ella; abrió la puerta, y Sona Carstairs se tropezó hacia el interior. —¿Mâmân? —escuchó a Cordelia decir, su voz elevándose con pánico—. ¿Mâmân? Sona soltó un agudo lamento. Risa la atrapó en sus brazos, y Sona enterró el rostro en el hombro de su antigua nodriza, llorando como si su corazón se fuera a romper. —Está muerto, Layla —sollozó—. Lo encontraron esta mañana. Tu padre está muerto.

* * * Aunque Cordelia había visitado la Ciudad Silenciosa antes, nunca había estado dentro de La Cripta. Se dio cuenta, entumecida, de que había tenido mucha suerte mientras ella, James, Alastair y Sona se abrieron paso a través del estrecho corredor, siguiendo la luz de la piedra mágica del Hermano Enoch. Nunca había encontrado la muerte tan cerca de ella. Alastair había venido a la casa de la calle Curzon después de Sona, y explicó con sorprendente calma que el cuerpo de Elias había sido descubierto por una

270

patrulla matutina y ya había sido llevado a la Ciudad Silenciosa. Si la familia deseaba verlo antes de que la autopsia iniciara, debían apresurarse para llegar a La Cripta. Cordelia podía recordar lo siguiente que pasó solo por partes. Se había ido a vestir, sintiéndose tan aletargada como si hubiera caído a través de hielo ártico hacia adentro de un mar negro y congelado. Cuando había salido de la casa para reunirse con su madre y hermano en el carruaje, se había sorprendido de lejos al ver que James estaba a su lado. Él había sido absolutamente insistente en acompañarlos a la Ciudad Silenciosa, aunque ella le había dicho que no era necesario. —Solo la familia necesita ir —le había dicho ella, y él había respondido: —Daisy, yo soy familia. En el carruaje, él había murmurado palabras de condolencia en persa: Ghame akharetoon basheh. Que este sea tu último lamento. Sona había llorado en silencio ininterrumpidamente todo el camino hasta el Cementerio Highgate. Cordelia medio esperaba que Alastair reaccionara a la muerte de Elias con la ira ardiente que a menudo mostraba cuando estaba herido. En cambio, parecía tieso y vacío, como si su interior estuviera siendo sostenido por cables. Ella pudo escucharlo decir, muy a la distancia, todas las cosas correctas al Hermano Enoch, quien los estaba esperando en la entrada de la Ciudad Silenciosa. Cordelia sintió una punzada de dolor por Jem. Si tan solo no estuviera en el Laberinto Espiral. Si tan solo pudiera estar aquí con ellos: él era familia, y Enoch no lo era. ¿Acaso Jem lo sabría? ¿Cuánto tiempo pasaría antes de que alguien le dijera que su tío, el hombre que había matado al asesino de sus padres, estaba muerto? Habría un funeral eventualmente, supuso ella entonces, con los ojos fijos en la piedra de luz mágica del Hermano Enoch, que se balanceaba por delante de ellos. Tendría que esperar. El cuerpo de Elias sería estudiado y luego preservado hasta que el asesino fuera capturado: ellos no lo cremarían para no destruir posibles pistas. Jem podría estar con ellos entonces, pero ella se dio cuenta de que no podía imaginarse el escenario: los campos de Alacante, el cuerpo de su padre

271

en una pira funeraria, la Cónsul diciendo palabras tranquilizadoras. Sonaba como un sueño horroroso. Sintió a James tomarle de la mano justo cuando llegaron a una plaza de piedra, la entrada de hierro de La Cripta se alzaba ante ellos. Había palabras inscritas por encima de las puertas: «TACEANT COLLOQUIA. EFFUGIAT RISUS. HIC LOCUS EST UBI MORS GAUDET SUCCURRERE VITAE». Que cese la conversación. Que cesen las risas. Este es el lugar donde los muertos se deleitan en enseñar a los vivos. Las puertas se abrieron ante ellos, las antiguas bisagras de hierro chirriaron. Sona caminó por delante, aparentemente ajena de todo lo que esperaba dentro de aquella gran habitación sin ventanas. Dentro de La Cripta, las paredes de mármol blanco liso se elevaban hasta un techo arqueado en lo alto. Las paredes estaban desnudas a excepción de una serie de ganchos de hierro liso de los cuales colgaban varios instrumentos de autopsia: escalpelos brillantes, martillos, agujas y sierras. Jarrones de líquidos viscosos se alineaban en unas repisas; había pilas de seda blanca. Vendajes, pensó Cordelia, antes de darse cuenta: no había motivos para vendar a los muertos. La seda blanca era para vendar los ojos de los Cazadores de Sombras antes de que fueran acostados en la pira para ser cremados. Era una tradición. En el centro de la habitación había una fila de mesas altas de mármol donde yacían los cuerpos de los fallecidos para ser examinados. Aquí Amos Gladstone y Basil Pounceby habían sido traídos para ser examinados, pensó Cordelia, y Filomena también. Solo una mesa estaba ocupada en ese momento. Cordelia se dijo a sí misma que allí tendido, envuelto en largos trozos de inmaculada tela blanca, estaba lo que quedaba de su padre, pero no podía creérselo. —¿Empezamos? —preguntó Enoch, acercándose a la mesa. —Sí —dijo Sona. Ella estaba parada cerca de Alastair, su brazo la rodeaba para servirle de apoyo, y ella reposaba una mano sobre su redondo vientre. Sus ojos estaban abiertos y parecían embrujados, pero cuando hablaba, su voz era

272

clara. Mantuvo su mentón en alto mientras Enoch retiraba lentamente las sábanas blancas para revelar el cuerpo de Elias. Llevaba su abrigo marrón, las solapas estaban retiradas hacia atrás para mostrar una camisa blanca andrajosa debajo, manchada fuertemente con sangre. Su piel estaba cenicienta, como si no tuviera sangre: su cabello y la barba sin afeitar se veían de un sucio gris, como la de un anciano. —¿Cómo murió? —dijo Alastair, con la mirada fija en el cuerpo de su padre—. ¿Como los otros? —Sí. Fue apuñalado repetidas veces con un cuchillo afilado. Sus heridas son idénticas a las que descubrimos en los cuerpos de Filomena di Angelo y Basil Pounceby. Alastair miró impasiblemente a Elias. Cordelia dijo: —¿Fue una pelea? ¿Una batalla entre él y su atacante? —Su atacante se acercó desde el frente, se deduce por un estudio de las heridas. No hay señal de que sucediera una pelea. No había armas en la escena, y no hay evidencia en el cuerpo que sugiera que Elias Carstairs llevara consigo un arma. —Probablemente estaba muy ebrio —murmuró Alastair. —Quizás. —No había amabilidad en la voz de Enoch, pero tampoco crueldad. No había emoción en lo absoluto—. O quizás conocía a su atacante. Vemos por las heridas en sus manos que las levantó para protegerse a sí mismo, pero para entonces ya era muy tarde, ya había recibido una herida mortal. —No lo entiendo —dijo Sona en un áspero susurro. —Se refiere —dijo Cordelia—, a que Padre esperó hasta el último momento para defenderse. —¿Pero por qué? —La voz de Sona se elevó con angustia. Se agarró al material del abrigo de Elias, aferrándose con la mano—. ¿Por qué no peleaste, Elias? Tú, quien derrotaste a un Demonio mayor... —Madre, no —dijo Alastair—. Él no lo vale...

273

Cordelia ya no pudo soportarlo. Soltando su mano de la de James, se apresuró a salir de La Cripta: lejos de la figura de cera gris que era el cuerpo muerto de su padre, lejos de su sollozante madre. Justo pasando la plaza de piedra fuera de La Cripta había un pasillo estrecho. Cordelia lo cruzó, solo para encontrarse a la vista de un largo y delgado pasadizo, retorciéndose hacia la absoluta oscuridad. Era lo suficientemente precavida como para detenerse donde estaba. Se recostó contra una de las paredes, y el frío de la piedra se le metió por la lana del abrigo. A veces, pensó, ella deseaba poder rezar como lo hacían los otros Nefilim, a Raziel, pero nunca había aprendido la manera. Sus padres no habían sido cumplidores de la religión que mantenía unidos a los Cazadores de Sombras: el culto al Ángel que los hizo quiénes eran, quien los había comprometido a un destino tan duro como hermoso, tan implacable como la bondad misma. Recordar que adorabas a Raziel era recordar que estabas separado, para bien o para mal, de aquellos a quienes juraste proteger. Que incluso en una multitud estarías solo. —¿Daisy? —Era James, habiendo caminado todo el trayecto por el corredor casi silenciosamente. Se recostó contra la pared opuesta, con los ojos fijos en ella. —No tenías que seguirme. —Su voz era un susurro haciendo eco en el pasillo. El techo sobre ellos se alzaba en la oscuridad: podría haber estado a un metro de sus cabezas, o a miles. —Estoy aquí por ti —dijo él. Los ojos de Cordelia se elevaron hacia él: era un poema en blanco y negro en las sombras, su cabello como franjas de pintura oscura a través del lienzo pálido de su piel—. Y quiero estar aquí. Por ti. Tomó un tembloroso respiro. —Es solo que... he estado enojada con él desde que regresó de las Basilias. — Si tuviera que ser honesta consigo misma, había estado enojada con él desde que supo la verdad por parte de Alastair—. Nunca lo recibí en casa. Nunca lo acepté. Ahora que está muerto, he perdido la oportunidad para reconciliarme con él, para perdonarlo, para entenderlo. —Mi padre —dijo James, y vaciló—. Mi padre solía decirme que uno no puede reconciliarse con alguien más. A veces tienes que reconciliarte por tu

274

cuenta. A menudo, la persona que rompió tu corazón no es la misma que puede repararlo. «La persona que rompió tu corazón». Cordelia pensó en su padre. Ellos nunca más pasarían un momento agradable juntos. Si tan solo le hubiera dejado acompañarla en el altar. Lucie hubiera entendido. Si tan solo Cordelia le hubiera dado la oportunidad. Ella debió haberlo detenido de huir de su casa la noche anterior. La horrible verdad era que ella se había alegrado al verlo irse, y preocupada, pero no por él, sino por James. Todo lo que había podido pensar era que, de alguna forma, su padre la había humillado de nuevo. «¿Qué era lo que Padre le había hecho a James? ¿Qué le había dicho?». James había insistido firmemente en que no había sido nada, pero se veía enfermo y se había ido a dormir temprano. —¿Lo viste? —susurró ella. Había tanto silencio que pudo escuchar el roce de la chaqueta de James contra la pared de piedra al moverse. —¿Ver qué? —¿Lo soñaste? ¿Él muriendo? James alzó una mano para cubrirse los ojos. —Sí. —¿Era el mismo asesino? —La voz de ella sonaba pequeña y seca—. ¿El mismo asesino? ¿El mismo odio? —Sí. Pero Daisy... Ella se puso una mano sobre el estómago, sintiendo la necesidad de abrazarse para evitar romperse en pedazos. —No me digas. No ahora. Pero si hay algo...

275

—¿Que nos indique quién hizo esto? Me he estado sacudiendo el cerebro, Daisy. Si hubiera algo, algo en lo absoluto, te lo diría, le mandaría un mensaje a Jem, a mis padres... —Sacudió la cabeza—. No hay nada más ahora que no hubiera antes. —Entonces dime por qué vino a nuestra casa anoche. —Ella soltó una ligera risa seca—. Pretende que gané un juego de ajedrez. Te debo una respuesta. Pero dime la verdad. ¿Qué quería? Hubo una pausa antes de que James dijera: —Quería dinero. —¿Dinero? —repitió ella, incrédula—. ¿Cuánto dinero? ¿Para qué lo quería? James estaba muy quieto, pero extrañamente, no tenía la Máscara. Cordelia podía ver lo que estaba pensando, sintiendo. La mirada agonizante en sus ojos. Estaba permitiéndose sentir todo esto, pensó ella, y más que eso. Se estaba permitiendo mostrarlo. —Tu padre me pidió cinco mil libras —dijo él—. ¿De dónde creyó que podría sacarlas? No puedo imaginarlo. Me dijo que les preguntara a mis padres. Insinuó que ellos tenían tanto dinero que apenas se darían cuenta. Dijo que era para Cirenworth. Que él no podía pagar los costos de la casa. No sé si esa era la verdad. —No tengo idea —susurró Cordelia, aunque muchas posibilidades alternas se presentaron. Deudas de apuestas. Cuentas pendientes—. ¿Por qué no me dijiste? —Su cuerpo se sentía como fuego y hielo, ardiendo y congelándose con rabia y desesperación—. Si tan solo hubiera sabido que estaba en problemas, podría haberlo ayudado. —No —dijo James silenciosamente—. No hubieras podido. —Podría haberlo detenido de haber salido a la calle, en la nieve... —No murió por falta de dinero —dijo James—. Ni murió por el frío. Fue asesinado. Cordelia sabía que James estaba siendo razonable, pero ella no tenía ninguna utilidad para la razón. Ella quería explotar de furia, quería destruir algo.

276

—No tenías que darle cinco mil, podrías haberle dado un poco, algo de dinero para llegar a casa a salvo. Algo relampagueó en los ojos de James. Rabia. Ella nunca había visto esos ojos dorados furiosos antes, no hacia ella. Sintió una enfermiza clase de alegría: ahora, en vez de sentir nada, sentía ira. Sentía desesperación. Sentía la agonía de herir a James, la última cosa en el mundo que quería hacer. —Si le hubiera dado algo de dinero, lo habría gastado todo en el bar, y habría seguido siendo un borracho tambaleante, y de igual forma lo hubieran asesinado. Y tú seguirías culpándome, porque no quieres pensar en sus propias decisiones... —Cordelia... —Ella se volteó, vio a Alastair de pie junto a la entrada del estrecho corredor. Estaba iluminado por una piedra de luz mágica; volvía los bordes de su cabello en luz, recordándole la vez en que se lo había teñido—. El hermano Enoch dice que si deseas decir adiós debe ser ahora. Cordelia asintió mecánicamente. —Voy enseguida. Tenía que pasar a un lado de James antes de poder salir del lugar: al hacerlo, sus hombros se rozaron. Ella lo escuchó suspirar de frustración antes de seguirla. Luego estuvieron de vuelta en la plaza y siguieron a Alastair dentro de La Cripta, donde Sona estaba parada junto al cuerpo de Elias. El hermano Enoch estaba ahí también, inmóvil, con las manos cruzadas frente a él como un cura. James se había detenido frente a las puertas dobles. Cordelia no lo miró; no podía. Tomó la mano de Alastair y cruzó el suelo de mármol hasta donde yacía su padre. Alastair la acercó más a su lado. Su madre estaba parada muy quieta, sus ojos estaban rojos e hinchados, su cabeza gacha. —Ave atque vale —dijo Alastair—. Salve y adiós, padre. —Ave atque vale —repitió Sona. Cordelia sabía que ella debía decirlo también, la despedida tradicional, pero su garganta se sentía muy cerrada para soltar las palabras. En cambio, se estiró y tomó la mano de su padre expuesta donde la sábana había sido retirada. Estaba fría y rígida. Esta no era la mano de su padre en lo absoluto. No era la mano que la había cargado cuando era

277

pequeña, o que había guiado su entrenamiento de esgrima. La dejó gentilmente sobre su pecho. Su cuerpo se paralizó. La runa de la Visión de Elias, la runa que cada Cazador de Sombras tenía sobre el dorso de su mano dominante, no estaba. Pudo escuchar la voz de Filomena de nuevo, haciendo eco a través de la fábrica de lonas vacía. «Él me la arrancó. Mi fuerza. Mi vida». Su fuerza. —Enoch —pensó—. ¿Sabes si Filomena di Angelo tenía una runa de fuerza? Los Hermanos Silenciosos no podían verse sorprendidos. Sin embargo, Cordelia sintió una clase de alerta irradiando de Enoch. —No lo sé, pero su cuerpo está en Idris, con el hermano Shadrach. Le pediré que la examiné, si esto es importante —dijo él. —Es muy importante —pensó ella. Enoch asintió casi imperceptiblemente. —La Cónsul estará aquí pronto. ¿Desean permanecer aquí y recibirla? Sona se pasó una mano por los ojos. —Honestamente, no puedo aguantarlo —dijo—. Todo lo que deseo es irme a casa, y tener a mis hijos conmigo... —Ella se detuvo, sonriendo débilmente—. Mis disculpas, por supuesto, Layla. Tú tienes tu propio hogar. —A James no le importará si me quedo contigo esta noche, mâmân —dijo Cordelia—. ¿Verdad que no, James? —Ella se volteó para mirar a James, preguntándose si los restos de su argumento se mostrarían en sus ojos. Pero él no tenía expresión, la Máscara firme en su lugar. —Por supuesto que no. Lo que sea por su comodidad, señora Carstairs —dijo James—. Haré que Risa vaya con usted, también, y que lleve las cosas que Cordelia desee. —Solo hay una cosa que quiero —dijo Cordelia—. Solo quiero ver a Lucie. Por favor, por favor hazle saber.

278

*** Cuando James dejó la Ciudad Silenciosa, no regresó inmediatamente a su casa. Había planeado llamar la atención de un carruaje, pero había algo en la idea de regresar a la calle Curzon sin Cordelia que era oscuramente dolorosa. No podía evitar sentir que le había fallado. Se encontró a sí mismo vagando a través de los pasillos nevados entre las lápidas del Cementerio Highgate, recordando la última vez que había estado ahí: cuando había ido hacia el reino robado de Belial con la ayuda de Matthew y Cordelia. Casi había muerto en estos mausoleos, esos árboles inclinados y solemnes estatuas de ángeles. Incluso ahora se preguntaba a veces cómo había sobrevivido, pero una cosa sabía sin ninguna duda: Cordelia había salvado su vida. Debió haberle contado la verdad. Le pegó salvajemente a una rama baja encima de su cabeza, llenándose de partículas plateadas de nieve. Hielo y nieve oscurecieron las caras de la mayoría de las lápidas, dejando la ocasional palabra visible: «QUERIDO, y AMADO, y PERDIDO». Ya era lo suficientemente malo que él y Cordelia hubieran intercambiado palabras duras. Era aún peor que no hubiera encontrado la manera para decirle, de algún modo: «Mientras soñaba con la muerte de tu padre, él me miró. Pareció reconocerme, a mi yo del sueño. Él sabía quién era». «Tengo miedo de que haya una razón para ello. Tengo miedo de que estos sueños sean más que solo sueños. Más, incluso, que visiones.» Ella le había dicho que no quería los detalles, y él se había permitido reprimir la verdad. Pero ahora no podía pensar en nada más. Su recuerdo de Elias, su cara, contorsionándose con sorpresa y miedo, el reconocimiento en sus ojos, todo hacía que James caminara de un lado a otro en la nieve, pateando nubes blancas con sus botas. En su mente, le suplicó a Cordelia: «Mis pesadillas solo vienen en las noches que hay asesinatos. Cuando estoy despierto, mi ventana está abierta, como si la hubiera abierto dormido. ¿Y por qué? ¿Para que alguien pudiera entrar? ¿Para que yo mismo pudiera salir?». Había hechos que contradecían la idea. ¿Acaso se estaba moviendo descalzo a través de las calles de Londres, solo en su pijama? Si así fuera, seguramente sus

279

pies se habrían congelado. ¿Acaso se estaba lavando la sangre de las manos cuando llegaba a casa? ¿Cómo era eso posible sin que su mente estuviera por lo menos un poco consciente de ello? Y Filomena no había parecido reconocerlo como su asesino, pero ellos habían encontrado una capa llena de sangre en la fábrica; si su atacante la había usado, su cara quizás se habría ocultado con la capucha. «¿Qué tal si soy yo, Daisy? ¿Qué si Belial me está controlando de alguna forma, convirtiéndome en un asesino, llenando de sangre mis manos?». «Pero Belial ya no está, James». La voz de Cordelia, esa voz que le provocaba contarle todo a ella, esa voz que le prometía no juzgarlo solo ofrecía amabilidad. «Por lo menos durante un siglo», dijo Jem. James se detuvo, acostándose contra una pared de mármol del mausoleo, decorada con tallados egipcios de sarcófagos. Se puso la cara en las manos. «Él es un Príncipe del Infierno. ¿Quién sabe lo que puede hacer? No puedo pasarme la vida preguntándome eso, ni puedo permitirme ser libre si supongo alguna clase de amenaza. Necesito saber». «Debo saber».

*** Grace miró a través de la ventana de su pequeña habitación en la casa de los Bridgestock. Ella había esperado durante muchas horas para que todos salieran de la casa. El Inquisidor había ido al Instituto por una reunión. Ariadne y su madre habían salido para hacer diligencias. Habían invitado a Grace a salir con ellas, pero ella se había negado, como siempre. A Grace no le importaba la compañía y odiaba las comidas con los Bridgestock, donde los cuatro tenían conversaciones tensas. Ella rara vez esperaba para irse a su habitación, donde sus libros la esperaban: libros de magia, de necromancia y ciencia. Su habitación era pequeña, pero estaba muy bien amueblada. Incluso había una pequeña vista desde la ventana: la copa de los árboles de la Plaza Cavendish, balanceándose desnudos y negros contra el cielo gris. Grace se había asegurado de que la puerta estuviera cerrada con llave; se había puesto un simple vestido blanco y se había soltado el cabello. Era mejor lucir tan inocente como fuera posible.

280

Del primer cajón de su tocador sacó una piedra de luz mágica. Le había pedido a Charles que le diera una, y por supuesto él no tuvo otra opción más que hacerlo. Ella se resistió a pedirle algo más, no queriendo levantar sospechas. El adamas en su mano se sentía frío y suave como el agua. La sostuvo al nivel de sus labios, viendo su reflejo en el espejo del tocador. El adamas era blanco, con destellos de plata: el mismo color de su cabello. Sus ojos estaban abiertos y llenos de miedo. No había nada que pudiera hacer por ello, y quizás así era mejor. Ella alzó la piedra contra sus labios y habló. —Mamá —dijo ella, con la voz baja y clara—. Audite. Escucha. Su reflejo ondeó. Su largo cabello pálido se volvió gris como el hierro, sus ojos se oscurecieron a un verde mohoso. Líneas cruzaban su rostro. Ella quiso temblar, quitarse, pero se mantuvo firme. No era su propio reflejo lo que estaba viendo, se dijo. Ella estaba mirando a través de una ventana, abriendo un pasaje. Tatiana Blackthorn le sonrió de vuelta desde el espejo. Usaba un simple vestido gris, y su cabello estaba atado en largas trenzas al estilo de las Hermanas de Hierro. Sus ojos no habían cambiado: eran agudos, calculadores. Tatiana sonrió sin gracia. —Pensé que te habías olvidado de tu pobre madre, atrapada en la Ciudadela Infracta. —Pienso en usted seguido, Madre —dijo Grace—. Pero debe saber que ellos me vigilan. Es difícil para mí estar a solas. —¿Entonces por qué me contactas ahora? —Tatiana frunció el ceño—. ¿Quieres algo? Acordé con el Inquisidor antes de ser exiliada: debería haber suficiente dinero para que los Bridgestock te compren nuevos vestidos. No permitiré que mi hija sea comidilla de la gente por estar mal vestida. Grace no intentó protestar que ella no le estaba pidiendo dinero a su madre; nunca funcionaba. —Es acerca de Malcolm Fade —dijo ella—. Estoy cerca de ponerlo de nuestro lado. —¿A qué te refieres?

281

—Él nos ayudará —dijo Grace—. Con Jesse. ¿Recuerdas el cristal aletheia en el estudio de la Mansión Chiswick? ¿El que nos mostraba el juicio de Annabel Blackthorn? Tatiana indicó impacientemente que sí lo recordaba. —Ella fue exiliada a la Ciudadela —dijo Grace—. Por su relación Malcolm. Pero si usted pudiera hablar con ella, quizás hacerle llegar un mensaje a él... Tatiana estalló en carcajadas. Grace se sentó muy quieta, sintiéndose fría y pequeña, como pasaba frecuentemente cuando era una niña. La risa burlona de su madre era tan frágil como el crujido del hielo derritiéndose. —Un mensaje —dijo Tatiana por fin—. De Annabel Blackthorn. Grace, ella ha estado muerta por casi un siglo. —Sonrió y había verdadero regocijo en sus ojos—. Los Blackthorn la mataron. Su propia familia. La historia de que ella se volvió una Hermana de Hierro era solo una mentira para engañar a Malcolm. A ellos no les interesaba lo que él hiciera, un brujo siempre puede ser útil. Pero Annabel era su única hija. Ellos eran una antigua familia Nefilim. Ellos dirigían el Instituto de Cornualles. Ella los había avergonzado, así que tenía que morir. — Tatiana se veía alegre—. Te dije que los Nefilim eran unos salvajes. El estómago de Grace cayó a sus pies. —¿Está segura? —La prueba está en el cristal —dijo Tatiana—. Míralo, si gustas; tú sabes dónde está. Nunca te lo mostré completo, pero ya que te las has arreglado para crear un desastre, deberías saberlo todo. —Pero necesitamos la ayuda de Malcolm, Madre. Él nos puede mostrar cómo resucitar a Jesse... —Bueno, debiste haberlo pensado mejor entonces, ¿no crees? —dijo Tatiana secamente—. Todos estos años la verdad había sido ocultada de Fade, por la Clave, por otros brujos; ¿quién sabe lo que el Laberinto Espiral pudo haberle dicho, si es que lo deseaban? No te agradecerá por ser quien le diga la verdad. Te prometo eso.

282

«¿Por qué no se preocupas más? —pensó Grace—. ¿Acaso no quieres a Jesse de vuelta?». Pero todo lo que dijo fue: —Lo siento, Madre. Una lenta sonrisa comenzó a formarse en el rostro de Tatiana. —Bueno, había comenzado a preocuparme de que te hubieras rendido con tu hermano. Con tu familia. Que nos hubieras olvidado en tu apuro de convertirte en la nuera de la Cónsul. —Nunca podría olvidarla —dijo Grace. Era la verdad—. Madre... ¿dónde está el cristal? Los ojos de Tatiana brillaron. —Puedo decirte exactamente dónde encontrarlo —dijo ella—. A cambio, lo único que pido es que le hagas una visita a James Herondale en su nueva casa, en la calle Curzon. Siento curiosidad por su vida con su nueva esposa. Satisface la curiosidad de esta anciana, ¿lo harías, querida?

* * * Cuando James finalmente regresó a la calle Curzon, estaba cerca de ponerse el sol: el cielo era zafiro con rayos de ámbar. Se encontró con Effie esperándolo, se veía irritada: ella le dijo que los Ladrones Alegres habían estado en la sala de estar durante horas, demandando innumerables tazas de té. Por último, la Cónsul había llegado, trayendo consigo flores y condolencias, y demandó que los chicos regresaran a sus casas, ya que se acercaba la hora del toque de queda. Matthew (por quien Effie parecía tener cierto favoritismo) había dejado una nota, que esperaba por James en su habitación. Risa se había ido a Kensington con una maleta llena, sin haber dado explicaciones, lo cual Effie pensaba era muy grosero, y no le molestaba expresarlo. James asintió, apenas escuchando, y finalmente le dio su abrigo para que tuviera algo que hacer. Todo lo que quería era estar solo. Lo que necesitaba hacer lo requería. Sentía una culposa felicidad de no haber estado con sus amigos, que ellos se hubieran ido antes de él haber regresado. Si les hubiera dicho de sus sospechas, ellos hubieran insistido en quedarse junto a él. Él lo supo, incluso

283

antes de haber subido las escaleras para sentarse con cansancio en su cama, abriendo la nota de Matthew. Jamie bach, Me quedaría si pudiera, eso lo sabes, pero se me hace imposible pelear con la Cónsul yo solo, especialmente si ella es mi madre. Dejé un chelín en el asiento del piano en caso de que quieras enviar a Neddy con una nota, y si es así, entonces todos iremos corriendo hacia ti inmediatamente. Conociéndote, sospecho que deseas estar solo, pero no esperes que acepte eso por más de un día. Además, espero que me devuelvas el chelín, bastardo tacaño. Tuyo, Matthew. James dobló la nota y se la puso en el bolsillo de la camisa, cerca de su corazón. Observó la ventana: se acercaba la oscuridad. Ya no podía confiar en la noche, o en su propia mente. Su determinación solo había aumentado a medida que se acercaba a su casa: se probaría a sí mismo. Una vez que supiera, podría enfrentarse a sus amigos, sea cual sea la verdad. Subió las escaleras y, en la sala de entrenamiento, encontró un trozo de cuerda densamente tejida. Regresó a su dormitorio, cerró la puerta firmemente y se acostó en su cama, descalzo y sin chaqueta, pero por lo demás completamente vestido, Procedió a usar los nudos más fuertes que conocía para atar sus piernas y un brazo a los postes de la cama. Estaba tratando de encontrar una manera de atar el otro brazo con el uso de una sola mano cuando Effie se apresuró a entrar a la habitación, llevando una bandeja de té. Cuando vio las cuerdas, se congeló por un momento antes de colocar la bandeja con cuidado en la mesa pequeña junto a su cama. —Ah, Effie, hola. —James trató de empujar las mantas por encima de las cuerdas, pero fue imposible. Él sacudió su mano libre en el aire—. Solo estaba... había escuchado que esto era bueno para la circulación. Effie suspiró. —Esperaré un aumento en mi salario, lo haré —dijo—. Y me voy a tomar la noche libre. Solo intenta detenerme.

284

Salió de la habitación sin decir una palabra más. Desafortunadamente, había dejado la bandeja fuera de su alcance, y, a menos que James quisiera pasar por el asunto con las cuerdas por segunda vez, simplemente tendría que arreglárselas sin té esa noche. La lámpara también estaba fuera de su alcance, pero eso no era un problema ya que James tenía la intención de mantenerla encendida toda la noche. Él se había asegurado de que su cuchillo estuviera cerca, y su plan era sostenerlo suavemente en su puño. Si se volviera somnoliento, apretaría la hoja lo suficientemente fuerte como para despertarse con el dolor. Un poco de sangre no era nada si significaba demostrarse a sí mismo que no era un asesino.

* * * Gran parte de la tarde fue borrosa. Cordelia regresó a los jardines de Cornualles y ayudó a Alastair a llevar a Sona a la cama, con una almohada colocada detrás de su espalda y paños fríos para sus ojos. Sostuvo las manos de su madre mientras Sona lloró y repitió una y otra vez que no podía soportar pensar que Elias nunca vería a su tercer hijo. Que había muerto solo, sin su familia, sin saber que era amado. Cordelia trató de no mirar demasiado a Alastair; era su hermano mayor, y le dolía verlo tan indefenso como ella. Ella asintió con la cabeza mientras Sona hablaba, y le dijo a su madre que todo estaría bien al final. En algún momento, Risa llegó con una pequeña maleta con algunas cosas de Cordelia y se hizo cargo. Cordelia solo pudo estar agradecida cuando Risa le dio a Sona té mezclado con láudano. Pronto su madre dormiría y lo olvidaría por un rato. Ella y Alastair entraron en el salón y se sentaron uno al lado del otro en el diván, en silencio y conmocionados, como los supervivientes de un naufragio. Después de algún tiempo, llegó Lucie, sin aliento y llorosa, parecía que James había enviado un corredor al Instituto con la solicitud de Cordelia. Alastair le dijo a Cordelia que él podía quedarse y recibir a las visitas, si alguna venía; ella y Lucie deberían subir y descansar. Todos sabían que pocos vendrían a dar el pésame: Elías no había sido ni conocido ni querido. Lucie fue a buscar té mientras Cordelia se cambiaba el vestido por un camisón, algunas de sus viejas ropas estaban todavía dobladas en los cajones

285

viejos. Trepó a la cama. Aunque el sol aún no se había puesto, ella se sentía agotada. Cuando Lucie regresó, Cordelia lloró un poco en su hombro tibio y con olor a tinta. Entonces Lucie le sirvió té, y juntas recordaron a Elias, no a Elias como Cordelia lo había conocido, sino al padre que ella siempre había pensado tener. Lucie recordó la forma en que les había mostrado dónde estaban las mejores bayas en los setos de Cirenworth, o el día en que los había llevado a montar a caballo en una playa de Devon. Cuando el sol empezó a deslizarse por debajo de los tejados, Lucie se levantó de mala gana y besó la parte superior de la de la cabeza de Cordelia. —Lo siento mucho, querida —dijo—. Sabes que, si me necesitas, siempre estaré aquí. Lucie acababa de irse cuando la puerta de Cordelia se abrió de nuevo y entró Alastair; se veía inmensamente cansado, líneas finas dibujando las comisuras de su boca y ojos. Parte del tinte negro se había desvanecido de su cabello, y todavía tenía mechones de rubio en él, incongruente entre los mechones más oscuros. —Mâmân finalmente está dormida —dijo, sentándose en el borde de su cama—. Ella seguía llorando una y otra vez a Risa acerca de cómo este niño nunca conocerá a su padre. Opino que es un niño afortunado. Otra Cordelia, en otro momento, podría haberlo regañado por decir tal cosa. En cambio, ella se sentó erguida contra las almohadas y extendió la mano para acariciar su mejilla. Fue un poco duro, luchó para recordar cuándo Alastair empezó a afeitarse. ¿Su padre le había enseñado a hacerlo? ¿Cómo anudar una corbata o ponerse gemelos? Si lo hubiera hecho, ella no podría recordarlo. —Alastair joon —dijo—. El niño tendrá suerte, pero no porque nuestro padre ha muerto. Sino porque te tendrá como hermano. Alastair volvió la cara hacia su palma, agarrando su muñeca con una mano. —No puedo llorar —dijo con una voz ahogada—. No puedo llorar a mi propio padre. ¿Qué dice eso sobre mí?

286

—Ese amor es complicado —dijo Cordelia—. Que está al lado de la ira y el odio, porque solo aquellos a quienes uno llega a amar de verdad son los que pueden realmente decepcionarnos. —¿Te dijo algo anoche? —dijo Alastair y, cuando abrió mucho los ojos, agregó con brusquedad—: Murió en Shepherd Market, a pocas cuadras de la calle Curzon. No sería extraño el suponer que estaba visitando tu casa. —No me dijo nada —dijo Cordelia. Alastair le había soltado la muñeca; ella entrelazó sus dedos juntos pensativamente—. Habló con James. Le pidió dinero. —¿Cuánto dinero? —Cinco mil libras. —Maldita sea —dijo Alastair—. Espero que James lo haya enviado a empacar con una pulga en la oreja. —¿No crees que debería haberle dado dinero? —dijo Cordelia, aunque conocía la respuesta—. Él dijo que era para Cirenworth. —Bueno, no lo era —dijo Alastair—. El dinero de nuestra madre pagó por Cirenworth. Nuestro padre, en cambio, debía dinero en bares y centros de juego de todo Londres, lo ha hecho durante años. Simplemente habría ido pagando esas deudas. Bien por James, y son palabras que nunca pensé que diría durante mi toda la vida. —Me temo que no fui tan comprensiva —admitió Cordelia—. Le dije bruscamente que había enviado a mi padre a la nieve, aunque sabía que no era culpa suya. ¿Qué dice eso sobre mí? —Ese dolor nos vuelve locos —dijo Alastair en voz baja—. James lo entenderá. No se espera que nadie tenga su mejor comportamiento el día que muere su padre. —No es tan simple —susurró Cordelia—. Algo está mal con Cortana. Alastair parpadeó. —¿Cortana? ¿Estamos hablando de tu espada?

287

—La última vez que traté de usarla en la batalla, y no pidas los detalles porque no puedo dártelos, de repente la empuñadura ardió, como si hubiera estado sobre las brasas. No había forma de aferrarse a ella. La dejé caer, y si James no hubiera estado allí, me hubieran matado. —¿Cuándo fue esto? —Alastair parecía conmocionado—. Si esto es cierto... —Es cierto, y no fue hace mucho tiempo, pero sé por qué sucedió —continuó Cordelia, sin mirarlo—. Es porque ya no soy digna de ella. —¿Que no eres digna? ¿Por qué diablos sería eso? «Porque estoy viviendo una mentira. Porque mi matrimonio es una farsa. Porque cada vez que hablo con James y finjo que no lo amo, le miento en la cara». —Necesito que te lleves a Cortana, Alastair. Ya no me elige a mí —dijo ella. —Eso es ridículo —dijo Alastair, casi enfadado—. Si algo anda mal, es la espada, no tú. —Pero... —Lleva la espada a los Hermanos Silenciosos. Haz que la miren. Cordelia, no me quedaré con Cortana. Tú eres la legítima dueña de la espada. —Él se puso de pie—. Ahora duerme un poco. Debes de estar exhausta. .

288

GRACE: 1899 Traducido por Tati Oh Corregido por ♡Herondale♡ Editado por Mrs. Carstairs~

—Voy a pedirle al chico Herondale que venga a cortarnos las zarzas — dijo, casualmente, Tatiana un día, después del desayuno. Grace no dijo nada. Habían pasado dos años, pero a veces extrañaba la aprobación que su madre le había mostrado una vez en París. Cuando regresaron, Tatiana le había prohibido a Grace decirle a Jesse los detalles de sus actividades, y Grace no había necesitado ser persuadida. No quería que Jesse supiera lo que había hecho. Él podría haber pensado que ella era una persona terrible, y Grace no podría soportarlo. Sabía que Jesse nunca podría imponerse sobre la voluntad de alguien, incluso si Tatiana se lo pedía. Pero no se podía comparar. Tatiana nunca habría levantado una mano contra su hijo, y, de todas formas, nunca lo habría infundido voluntariamente con hechicería. Tatiana tenía reglas diferentes para su hijo y su hija. No tenía sentido desafiarlas. Tatiana miró hacia afuera por las ventanas de la mansión. —Las espinas han cubierto las puertas. Apenas podemos abrirlas y cerrarlas sin cortarnos. Es muy necesario. Grace se sorprendió. Su madre normalmente no comulgaba con la idea de que una casa necesitaba ser mantenida, o incluso reparada cuando estaba dañada. Grace sabía que los odiados Herondale habían venido para quedarse en su propia mansión familiar, no muy lejos de ahí, durante el verano, y que había un chico y una chica, ambos de edad similar a la de ella. Habían venido en veranos anteriores y Tatiana siempre le había prohibido conocerlos. —Pensé que no querías que tuviéramos algo que ver con ellos —dijo con cuidado. Tatiana sonrió. —Quiero que tengas al chico, James, bajo tu hechizo. Eso fue aún más desconcertante. —¿Qué quieres que le pregunte? —¿Qué podría querer su madre con James Herondale?

289

—Nada —dijo Tatiana, luciendo astuta—. No aún. Simplemente haz que se enamore de ti. Me divertirá. Después de todas las maldiciones de su madre y las preocupaciones por la familia, Grace casi esperaba que algo monstruoso se avecinara por el horizonte con el nombre Herondale. James resultó ser un chico completamente normal, aunque, mucho más amigable y simple que los chicos tan groseros que había conocido en París, y tampoco lucía mal a la vista. Y, aunque sabía que solo estaba al servicio de las órdenes de su madre, estaba muy necesitada de compañía, y James pareció darle la bienvenida. Era agradable tener a alguien con quien hablar que no fuera un fantasma. Pronto, ellos charlaron todas las tardes, y podía decir que James estaba eludiendo su deber de cortar las zarzas para extender los días que sería necesitado en la mansión Blackthorn. ¿Fue su poder? No estaba segura exactamente. No le había pedido nada más a James además de que la visitara y él estaba dispuesto, pero ella pensó que podría haberlo hecho sin necesidad de hechizarlo. Él también debía sentirse solo, sin amigos cerca y además tenía un alma amable. En un momento, casualmente, ella dijo: —¿Te veré aquí mañana por la noche? —Era el tipo de pregunta que le había hecho una docena de veces antes. James frunció el ceño. —No —dijo—. Me citaron a una sesión de lectura mañana por la noche, para la última entrega de la obra maestra en curso de mi hermana sobre El Cruel Príncipe James. —¿Oh? —dijo Grace, sin estar completamente segura de lo que eso significaba. —Evidentemente —dijo James, con la boca torcida hacia un lado—, en este capítulo, el Cruel Príncipe James trata de mantener a la princesa Lucie lejos de su verdadero amor, el Duque Arnoldo, pero él cae en un fangal de cerdos. Un asunto fascinante. Grace hizo un puchero, una expresión que no había usado antes con James, pero que había practicado mucho en su tiempo en París.

290

—Pero me gustaría tanto verte —dijo en un tono triste. Se inclinó hacia él. —Ven mañana por la noche de todos modos. Dile a tu familia que mi madre te ha amenazado, y tienes que trabajar o arriesgarte a su ira. James rio. —Por muy tentador que sea, lo siento mucho, Grace, pero realmente debo estar allí, o Lucie me hará lucir un gran sombrero. Te veré pasado mañana, te lo prometo. Grace esperó hasta el final del verano para hablar con su madre sobre la situación. James y su familia ya se habían ido a Londres. Era tan extraño pensar en ellos como los mismos Herondale que su madre criticaba; para empezar las descripciones de James, no se parecían en absoluto a los enemigos jurados de Tatiana. Había estado bastante segura de lo que estaba pasando durante algunas semanas, pero había decidido esperar a que la temporada acabara. —Mi poder no estaba funcionando con James. Tatiana enarcó las cejas. —¿No siente afecto por ti? —Él siente afecto, creo —dijo Grace—. Pero a veces le he hecho solicitudes… solicitudes poco razonables, cosas que él normalmente no haría, para ver si yo podía hacer que las hiciera. Y no puedo. Su madre tenía una mirada amarga. —Las cabezas coronadas de Europa están a tu entera disposición —dijo—, pero el hijo de un agricultor de barro galés escapa de tu alcance. —Lo he estado intentando, mamá —dijo Grace—. Tal vez sea porque es un Cazador de Sombras. Tal vez tienen más resistencia a la magia. Tatiana no dijo nada más entonces, pero unas semanas después anunció abruptamente que partían hacia Alacante en una hora, y Grace debería prepararse para partir.

291

13 EL VIENTO INVERNAL Traducido por Amy Corregido por Emma Editado por Mrs. Carstairs~

Ninguna rama se ha marchitado a causa del viento invernal; las ramas se han marchitado porque les he contado mis sueños. —Las ramas se marchitan, William Butler Yeats. Una vez que Alastair se había ido, la habitación parecía terriblemente silenciosa. Cordelia miró la puerta; estaba acostumbrada a dormirse con James a pocos metros de distancia. Ahora él estaba a kilómetros de distancia, y probablemente se iría a la cama suponiendo que ella estaba furiosa con él. James. Se había acostumbrado a verlo a primera hora de la mañana y a última hora en la noche. Todavía le resultaba muy extraño desvestirse en el baño sabiendo que él estaba a pocos metros, pero... ahora estaba sola. No sola ⎯su hermano estaba al final del pasillo, su madre dormía abajo⎯ pero echaba de menos a James. Cordelia suspiró. No iba a poder dormir pronto, sin importar lo que Alastair dijera. Estaba a punto de buscar un libro para pasar el rato, cuando la ventana se abrió de repente con un estruendo y alguien se precipitó por el hueco, aterrizando en el suelo junto a su cama en una agitada caída de aire helado, rizos rubios y polainas de color naranja brillante. —¿Matthew? Había aterrizado torpemente en el suelo. Se incorporó, frotándose el codo y maldiciendo en voz baja. —Esa fue la primera cosa decente que Alastair hizo en su vida. Y pensar que yo estaba aquí para verlo. Bueno, espiarlo, técnicamente. —Ve y cierra la ventana —dijo Cordelia—, o te lanzaré la tetera. ¿Qué estás haciendo aquí? —Visitando —dijo, quitándose el polvo y yendo a cerrar la ventana—. ¿Qué parece?

292

—La mayoría de la gente utiliza la puerta principal —dijo Cordelia—. ¿Qué quisiste decir con lo de Alastair? —Cortana. Me refiero a que Alastair rechazó tu ridícula oferta. Por cierto, estoy de acuerdo con él: esa espada no puede anular haberte elegido y no tiene ninguna razón para hacerlo. Probablemente esté rota. —Es una espada mítica. No se puede romper. —Cordelia se tapó con las sábanas; se sentía muy extraño estar sentada frente a Matthew en camisón⎯. ¿Estabas realmente ahí fuera escuchando? —Sí, y podrías haber sido más rápida en correr a tu hermano. Me estaba congelando. La absoluta falta de arrepentimiento de Matthew hacía imposible enfadarse con él. Cordelia ocultó una sonrisa; su primera sonrisa del día. ⎯¿Y por qué, si se puede saber? —Cuando me enteré de lo ocurrido, fui a presentar mis respetos a la calle Curzon, pero ninguno de los dos estaba allí… —¿James no estaba en casa? —Sospecho que estaba deambulando. Le gusta pasear cuando se siente preocupado; al parecer, el tío Will solía hacer lo mismo —dijo Matthew—. Imaginé que podrías estar aquí, pero temí que, si llamaba a la puerta, tu familia no me dejaría verte, no a esta hora. Ella lo miró, desconcertada. —Podrías haber esperado hasta mañana. Se sentó en el extremo de su cama. Era de lo más impropio, pensó Cordelia, pero, de nuevo, era una mujer casada. Como había dicho Anna, era libre de hacer lo que quisiera, incluso dejar que hombres jóvenes con polainas naranjas se sentaran en el extremo de su cama. —No creo que hubiera podido —dijo él, evitando su mirada al pinchar suavemente su colcha—. Había algo que necesitaba decirte. —¿Qué? —Sé lo que es estar sufriendo, y no poder buscar consuelo en quien más quieres, ni poder compartir ese dolor con nadie que conozcas —dijo rápidamente.

293

—¿Qué quieres decir? Levantó la cabeza. Sus ojos eran muy verdes en la tenue luz. —Quiero decir —dijo—, esto puede ser un matrimonio falso, pero estás realmente enamorada de James. Cordelia lo miró fijamente, horrorizada. Tenía el pelo alborotado, húmedo por la nieve derretida. El frío le había dado un color intenso a las mejillas y sus ojos brillaban con… ¿nerviosismo? ¿Podría Matthew estar realmente nervioso? —¿Lo sabe James? —susurró ella. —No —dijo Matthew, con fuerza—. Dios, no. Quiero a James, pero está ciego como un murciélago en lo que respecta a los asuntos del corazón. Cordelia agarró la manta con ambas manos. —¿Desde cuándo? ¿Cuánto tiempo hace que lo sabes y cómo… cómo lo has adivinado? —La forma en que lo miras —dijo Matthew simplemente—. Sé que no querías que este matrimonio ocurriera, que no lo habías planeado. De hecho, debe ser una especie de tortura especial para ti. Y lo lamento. Mereces ser feliz. Cordelia lo miró sorprendida. Se dio cuenta de que nunca había pensado en Matthew como una persona enormemente perspicaz. No había pensado que él se tomara las cosas lo suficientemente en serio como para eso. —Sé lo que es ocultar lo que sientes —dijo—. Sé lo que es tener dolor y no poder explicar por qué. Sé por qué no estás con James esta noche. Porque cuando nos duele, nos desollamos, y cuando nos desollamos, no podemos ocultar nuestro verdadero yo. Y tú no puedes soportar que él sepa que lo amas. —¿Cómo has aprendido todo esto? —preguntó Cordelia—. ¿Cuándo te volviste tan sabio? —Yo mismo he conocido el amor no correspondido, en el pasado. —¿Por eso estás tan triste? —dijo Cordelia. Matthew guardó silencio. —No sabía —dijo, después de un momento—, que me veía triste para ti. Cordelia se estremeció un poco, aunque no hacía frío en la habitación.

294

—Hay algo que te pesa, Matthew —dijo gentilmente—. Un secreto. Lo sé, como tú sabías que estaba enamorada de James. ¿Me dirás qué es? Vio que su mano se dirigía al bolsillo del pecho, donde solía guardar su petaca. Luego la bajó rígidamente a su lado y respiró profundamente. —No sabes lo que estás pidiendo. —Sí, lo sé —dijo ella—. Estoy pidiendo la verdad. Tu verdad. Tú conoces la mía, y ni siquiera sé qué te hace tan infeliz. Era como si se hubiera congelado, sentado allí al extremo de su cama, una estatua de Matthew. Solo sus dedos se movían, trazando el bordado de la almohada. Cuando habló, por fin, su voz sonó casi como la de un extraño, no los habituales tonos brillantes y acuáticos de Matthew, sino algo mucho más profundo y tranquilo. —No le he contado a nadie esta historia —dijo—. A nadie en toda mi vida. Jem lo sabe. Nadie más. Tal vez sea el colmo de la insensatez contártela y pedirte que se la ocultes a James. Yo mismo nunca se lo he contado. Cordelia dudó. —No puedo prometerte que se lo ocultaré. —Entonces solo puedo dejarlo a tu juicio, y espero que compartas mi opinión de que no le haría ningún bien saberlo —dijo Matthew—. Pero ten cuidado. Esta historia también tiene que ver con Alastair, aunque no creo que él lo sepa todo. —James me contó algo de eso. Los rumores que Alastair difundió. Tal vez pienses que soy terrible, sigo amándolo. —No. Creo que tú eres su gracia salvadora. Si sabes de los rumores, sabes algo, pero no todo. —Quiero saberlo todo —dijo Cordelia. Matthew, con la mirada fija en la pared junto a su cama, con la misma voz baja y sin tono, dijo: —Muy bien, entonces. Estábamos en la escuela. Demasiado jóvenes para conocer el poder de las palabras, quizás. Cuando Alastair se acercó, diciendo cosas sobre mi madre... diciendo que Henry no era mi padre, que en cambio yo era el bastardo de Gideon... —Sacudió la cabeza, todo su cuerpo se tensó—. Pensé que mataría a Alastair allí mismo. No lo hice, por supuesto, pero… —Tiró la

295

almohada a un lado—. Lo terrible del asunto fue que una vez que tuve la idea plantada en mi cerebro, no pude dejar de pensar en ello. Mi padre se lesionó antes de que yo naciera; solo lo había conocido confinado en su silla. Tampoco me parezco a él en nada. Empezó a consumirme, la duda... y un día me armé de valor y fui al Mercado de las Sombras. No sabía exactamente lo que buscaba, pero al final compré un frasco de «poción de la verdad». »A la mañana siguiente puse un poco en la comida de mi madre. Pensé que le pediría que me dijera quién era mi padre, y que, o bien, no se daría cuenta de que estaba hechizada, o bien me perdonaría y entendería que merecía saberlo. Matthew dejó caer la cabeza hacia atrás. Se quedó mirando el techo mientras decía: —No era una poción de la verdad en absoluto, aunque supongo que podrías haberlo adivinado. Sea lo que fuera, era veneno, y… mi madre estaba embarazada. Yo no lo sabía, por supuesto, pero lo que sea que le di, le causó agonía, y ella... perdió al bebé. El horror recorrió a Cordelia. —Oh, Matthew —susurró. Él no hizo ninguna pausa, su aliento se entrecortó con sus palabras. —Los Hermanos Silenciosos pudieron salvar a mi madre, pero no a mi hermana. Mi madre no ha tenido hijos desde entonces, aunque sé que mis padres han tenido esperanzas y lo han intentado. »Ese mismo día supe la verdad: que era sin duda el hijo de mi padre. Todo había sido un estúpido rumor. Estaba ahogado, sin palabras, destrozado. Mi padre supuso que yo estaba luchando por dar sentido a la pérdida. La verdad era que estaba horrorizado por mis propios actos, asqueado por mi falta de fe en los más cercanos. Me juré a mí mismo que nunca se lo diría a nadie, ni siquiera a James. Y decidí que nunca perdonaría a Alastair, aunque me culpaba mucho más a mí mismo que a él. Por fin, la miró. —Esa es la historia, Cordelia. Ese es mi secreto. Ahora me odias, y no puedo culparte. Ni siquiera puedo pedirte que no se lo cuentes a James. Haz lo que tengas que hacer. Lo entenderé.

296

Cordelia empujó la colcha hacia abajo. Matthew la observó con cierta aprensión; tal vez pensó que iba a echarlo de la casa. En cambio, ella se acercó, casi cayendo, y lo abrazó. Le oyó inhalar con fuerza. Olía a nieve, a jabón y a lana. Estaba rígido como una tabla, pero ella se aferró, decidida. —Cordelia —dijo por fin con voz ahogada, y apoyó la cabeza en su hombro. Lo abrazó tan cerca como pudo, sintiendo los latidos de su corazón contra su pecho. Lo abrazó de la misma manera que hubiera deseado pedirle a James que la abrazara, aquella mañana en el pasillo de piedra fuera de la Cripta. Le acarició el suave pelo de la nuca. ⎯Nunca quisiste hacerle daño a nadie, aunque sí lo causaste —dijo—. Debes perdonarte, Matthew. Hizo un ruido incoherente, amortiguado contra su hombro. Cordelia no pudo evitar pensar en Alastair. Él no podría haber sabido, por supuesto, lo que ocurriría a causa de sus rumores, pero tampoco Matthew podría haber sabido cuál sería el resultado de su poción de la verdad. Eran más parecidos, pensó, de lo que cualquiera de los dos querría admitir. —Matthew —dijo ella suavemente⎯, debes decírselo a tu madre. Ella te perdonará, y ya no cargarás solo con este amargo peso. —No puedo —susurró Matthew—. Ahora llora por un hijo. Después lloraría por otro, pues ella y mi padre nunca me perdonarían. —Levantó la cabeza de su hombro—. Gracias. Por no odiarme. Te prometo que hace la diferencia. Cordelia retrocedió, apretando su mano. —Ahora que has oído lo que he hecho —dijo Matthew—, quizá dejes de pensar que no eres digna de Cortana. Porque no hay nada que tú hayas podido hacer para merecer ese trato, ni siquiera de un objeto inanimado. —Sonrió, aunque no era la habitual sonrisa brillante de Matthew, sino algo totalmente más tenso y forzado. —Entonces tal vez sea un defecto de la espada, como dice Alastair, aunque… ⎯se interrumpió, mirando a Matthew pensativamente—. Tengo una idea. Y tiene que ver con otro secreto. Si te pidiera que me acompañaras a algún sitio... Él sonrió torciendo la boca. —Haría cualquier cosa por usted, por supuesto, mi señora.

297

—No juegues con eso —dijo ella, desechando su teatralidad—. James me dijo que tu nuevo piso tiene un coche que te dejan usar. Y tengo que viajar a cierta distancia. Recógeme mañana por la mañana y nos iremos juntos. — Rápidamente, le contó lo que la mujer hada en el Hell Ruelle le había dicho sobre Wayland el Herrero⎯. Si alguien puede decirme qué le pasa a Cortana, es él. Si es que existe, pero tengo que hacer algo. Al menos debo tratar de encontrarlo. —¿Y quieres que te lleve? —Matthew parecía sorprendido y complacido a la vez. —Por supuesto que sí —dijo Cordelia—. Eres la única persona que conozco que tiene un coche.

*** Alastair estaba en el salón, con la mirada perdida en la ventana de la casa de al lado. Había estado observando a dos niños pequeños que jugaban en el suelo de su salón mientras su madre trabajaba en su bordado y su padre leía el periódico. No pudo evitar escuchar las palabras de su madre mientras lloraba: «El niño nunca conocerá a su padre». «Niño afortunado», le había dicho a Cordelia, pero bajo la frivolidad, había una pena dura y fría, una pena que se sentía como una hoja de hielo que lo atravesaba. Era difícil respirar ante la pérdida. Hacía mucho tiempo que no sentía un amor sin complicaciones por su padre, pero no era fácil saberlo. En todo caso, hacía que la cuchilla de hielo de su interior se retorciera con más fuerza en cada respiración, con cada pensamiento sobre el futuro. «No volver a verlo nunca más. Nunca escuchará su voz, sus pasos. Nunca lo vería sonreír al bebé». Alastair cerró las cortinas y se dijo a sí mismo que el bebé tendría todo lo que él pudiera darle. La presencia en su vida de alguien que no podía ser del todo un padre, pero que intentaría ser un mejor hermano de lo que él había sido para Cordelia. Alguien que le diría al niño que era amado y perfecto, y que no tenía que cambiar por nadie ni por nada. Llamaron a la puerta. Alastair se puso en marcha; era tarde, demasiado tarde para que alguien que presentara sus respetos pasara por allí. No mucha gente lo había hecho. Incluso los Cazadores de Sombras más antiguos que conocían a Elias como el héroe que asesinó a Yanluo lo habían olvidado en las últimas décadas; su muerte fue la de un fantasma, la desaparición de alguien que apenas había estado allí.

298

Hacía tiempo que Risa se había ido a dormir; Alastair fue él mismo a abrir la puerta. Cuando la abrió de golpe, encontró a Thomas Lightwood de pie en el umbral. A Alastair no se le ocurrió nada que decir. Se limitó a mirar. Thomas, como todos sus tontos amigos, iba sin sombrero: tenía el pelo mojado y las puntas húmedas le besaban los ángulos de la cara. Sus rasgos eran sorprendentemente refinados para lo enorme que era; bueno, «enorme» no era realmente la palabra adecuada. No reflejaba la forma compacta de moverse de Thomas. Era alto, pero a diferencia de otros hombres altos, se comportaba con una autoridad tranquila que correspondía a su altura. Su cuerpo también estaba perfectamente proporcionado, algo que Alastair notó, era difícil distinguir cuando alguien estaba envuelto en un abrigo. Thomas se aclaró la garganta. Sus ojos color avellana estaban firmes cuando dijo: —He venido a decirte que siento lo de tu padre. Realmente lo siento. —Gracias —susurró Alastair. Sabía que tenía que dejar de mirar a Thomas, pero no estaba muy seguro de cómo hacerlo y, de todos modos, en un momento no importaba. Sin decir nada más, Thomas giró sobre sus talones y se alejó rápidamente.

299

300

* * * —¿Qué has hecho con mi peine de oro? —dijo Lucie. Jesse, quien se había desparramado en su cama con un aplomo muy poco habitual, sonrió. Estaba apoyado en sus almohadas, con un aspecto bastante satisfecho de sí mismo. Ella había estado sentada en su escritorio en camisón, garabateando notas, cuando él había aparecido, haciendo que manchara su página. Parecía satisfecho de haber conseguido sorprenderla. —Escondido a buen recaudo —dijo—. Me recuerda a ti cuando no estás. Ella se sentó en el borde de la cama. —Tal vez deberías perseguirme más a menudo. Le tocó un mechón de su pelo, que se había soltado para la noche. A veces ella deseaba tener un pelo radiante como el de Cordelia, que siempre parecía una puesta de sol. En cambio, el suyo era castaño, como el de su madre. —Pero entonces no podrías ver a tus amigos por la noche, lo que sería una pena —dijo él—. Parece que te lo estás pasando muy bien. Aunque —añadió con el ceño fruncido—, me gustaría saber quién es ese caballero de la Regencia que te ha importunado. No me gusta la idea de que veas otros fantasmas. Lucie le había contado todo sobre los asesinatos, su visita a la fábrica y su conversación con Filomena. Lo único que no le había contado era el favor que le había hecho al fantasma de la Regencia. No creía que le gustara. —¿Qué pasa? —preguntó Jesse—. Pareces plagada de pensamientos oscuros. El tío Gabriel, la tía Cecily y Christopher habían rodeado a Lucie cuando volvió de casa de Cordelia, queriendo saber cómo se las arreglaban los Carstairs. Lucie se había sentido demasiado agotada para decir mucho entonces, pero hablar con Jesse era diferente. —Estoy preocupada por Cordelia —dijo—. No puedo imaginarme perder a mi padre. —El tuyo parece ser un muy buen padre —dijo Jesse. La miraba con esa mirada llana y seria que siempre le hacía sentir que la escuchaba, que pensaba en ella por encima de todas las cosas del mundo. —Siempre pensé que era perfecto —dijo con confianza—. Incluso ahora, cuando soy lo suficientemente mayor como para darme cuenta de que ningún ser

301

humano es perfecto, puedo decir con confianza que, como padre, nunca me ha decepcionado ni me ha dejado dudas sobre lo mucho que me quiere. Pero para Daisy… —Su padre se había ido —dijo Jesse—. Y cuando volvió, cualquier alegría que ella pudiera haber sentido se complicó por su comportamiento. —Y ahora nunca tendrá la oportunidad de enfrentarse a él, ni de hacer las paces con él, ni siquiera de perdonarle. —Ella puede perdonarlo a pesar de todo —dijo Jesse—. Mi padre murió antes de que yo naciera. Sin embargo, lo amé. Y lo perdoné, incluso, por dejarme. Uno puede alcanzar la paz por sí mismo, aunque es difícil; pero Cordelia te tiene a ti. Eso lo hará más fácil. —Al ver su mirada preocupada, Jesse le tendió el brazo—. Ven aquí —dijo, y Lucie se subió a la cama y se acurrucó contra su lado. Se sentía sólido, como cuando bailaron. Podía sentir la tela de su camisa, incluso, ver un pequeño grupo de pecas en el lado de su cuello. Él volvió a tocarle el pelo, alisando su mano por las hebras. —Me siento afortunado de verte así —dijo, con la voz baja—. Con el cabello suelto. Como si fuera tu marido. Sintió que se sonrojaba. —Es un cabello tan aburrido. Solo marrón, no un color interesante como el de Grace, o... —No es «solo marrón» —dijo él—. Brilla como la madera pulida, y tiene todo tipo de colores: trozos de oro donde el sol lo ha tocado, y hebras de chocolate y caramelo y nuez. Ella se incorporó y buscó el cepillo para el pelo que estaba sobre la mesita de noche. —¿Y si te ordeno —dijo—, que me cepilles el pelo? Jessamine lo hace a veces… Su sonrisa era larga y perezosa. —Estoy a tus órdenes. Le entregó el cepillo y se dio la vuelta, descolgando las piernas del extremo de la cama. Sintió que él se movía detrás de ella, arrodillándose, y que su mano levantaba el pesado rollo de su cabello castaño para soltarlo sobre sus hombros.

302

—Hace mucho tiempo —dijo él en voz baja—, cuando Grace vino por primera vez a nosotros, yo solía cepillar su pelo por la noche. Mi madre no tenía interés en hacerlo, y si no lo hacía, se enredaba y enmarañaba, y Grace lloraba. Lucie se inclinó hacia atrás mientras el pesado cepillo se deslizaba por su pelo, seguido de los dedos de él. Se sentía decadente, lujoso, que la tocaran así. La mano de él le rozó la nuca, provocándole escalofríos. No era para nada como cuando lo hacía Jessamine. —Grace debía de ser solo una niña cuando llegó a ti —dijo. —Ella era una cosa escurridiza. Aterrorizada. No recordaba casi nada de sus padres. Creo que, si mi madre la hubiera querido, Grace se habría dedicado por completo a los deseos y objetivos de mi madre. Pero... —Ella sintió que sacudía la cabeza—. Yo era todo lo que Grace tenía. A veces pienso que por eso reviví como lo hice. No recuerdo la muerte en sí, pero sí recuerdo haber despertado de ella. Había oído a Grace llorar mientras dormía y supe que debía ir con ella. Siempre he sido todo lo que tiene. Es por eso que no puedo soportar decirle… Se interrumpió. Lucie se volvió; él estaba arrodillado sobre las mantas de la cama, con el cepillo en una mano, con una expresión entre culpable y alarmada. —Que te estás desvaneciendo —dijo ella en voz baja—. Que lo has estado haciendo, lentamente, desde que diste tu último aliento para salvar a mi hermano. Dejó el cepillo a un lado. —¿Lo sabes? Pensó en la forma en que su mano se había desvanecido contra la suya en el carruaje, la forma en que él se había vuelto parcialmente transparente cuando estaba enfadado, como si le faltara energía para parecer entero. —Lo he adivinado —susurró ella—. Es por lo que he estado tan desesperada, tengo miedo. Jesse, si te desvaneces, ¿volveré a verte alguna vez? —No lo sé. —Su mirada verde era sombría—. Lo temo como cualquiera temería morir, y sé tan poco sobre lo que espera al otro lado de la gran puerta. Le puso la mano en la muñeca. —¿Confías en mí? Él logró sonreír.

303

—La mayor parte del tiempo. Ella se giró completamente, de modo que sus manos estaban sobre sus hombros. —Quiero ordenarte que vivas. Él se sacudió por sorpresa; ella sintió el movimiento bajo sus manos. Estaba tan cerca de él como la noche en que bailaron. —Lucie. Hay límites. No se me puede ordenar que haga lo que es imposible. —Olvidemos, solo por un momento, lo que es posible o imposible —dijo Lucie⎯. Puede que no haga nada; puede que te haga más fuerte. Pero no puedo vivir conmigo misma si no lo intento. No mencionó a los animales con los que había probado este experimento, ni sus infructuosos intentos de llamar al propio Jesse mientras dormía en su ataúd. Pero, a diferencia de los animales, Jesse ocupaba un lugar entre la vida y la muerte y, por lo tanto, era imprevisible; tal vez lo necesitaba allí, conscientemente junto a ella, para resucitarlo adecuadamente. Volvió a pensar en el fantasma de la Regencia, después de haberle ordenado que olvidara. Había habido una mirada de paz en su rostro que la había sorprendido. Hubo una larga pausa. —Está bien —dijo Jesse. Había incertidumbre en sus ojos, pero sus mejillas estaban sonrojadas; ella sabía que no era sangre real, calor real, pero de todos modos hizo que su ánimo se levantara. Otros fantasmas no se sonrojaban, ni se tocaban, ni se estremecían. Jesse ya era diferente—. Inténtalo. Ella se acomodó sobre sus talones. Era un poco más pequeña que él, y se sintió ligera cuando apoyó las palmas de las manos en su pecho. Podía sentir la tela de su camisa, la dura solidez de él. —Jesse —dijo en voz baja—. Jesse Rupert Blackthorn. Te ordeno que respires. Que vuelvas a ti mismo. Vive. Jadeó. Nunca había oído jadear a un fantasma, ni lo había imaginado, y por un momento su corazón se aceleró. Sus ojos verdes se abrieron de par en par y la agarró por el hombro, el agarre era duro, casi doloroso. —Teje tu alma con tu cuerpo —dijo—. Vive, Jesse. Vive.

304

Los ojos de Jesse se volvieron negros. Y de repente ella estaba cayendo, luchando en una oscuridad completa y asfixiante. No había luz; no, había luz en la distancia, parpadeante, la débil luz de una puerta iluminada. Luchó por agarrarse a algo para detener su caída. Jesse. ¿Dónde estaba Jesse? No veía más que oscuridad. Pensó en James: ¿Era esto lo que se sentía al caer en la sombra? ¿Este sentimiento terrible, ajeno, sin conexión? ¡Jesse! Lo buscó, podía sentir que estaba allí con ella, de alguna manera. Tocó la niebla, la sombra, y entonces sus manos se cerraron sobre algo sólido. Se retorció en su agarre. Se aferró con fuerza; sí, tenía forma humana. Caían juntos. Si se aferraba lo suficiente, podría traerlo de vuelta, pensó, como Janet había hecho con Tam Lin en la vieja historia. Pero había algo mal. Una terrible presión de maldad que invadía su pecho y le robaba el aliento. Las sombras que la rodeaban parecían romperse en pedazos, cada uno de ellos era un monstruo que gruñía y se retorcía, mil demonios nacidos de la oscuridad. Sintió que una barrera, irrompible y terrible, se alzaba ante ella, como si hubiera llegado a las puertas del infierno. La forma en sus brazos era afilada, ardiendo y apuñalándola; se dejó ir... Y cayó al suelo, con fuerza, dejándola sin aliento. Gimió y rodó sobre sí misma, con una arcada seca. —¡Lucie! ¡Lucie! —Jesse se cernía sobre ella, con una expresión de terror en el rostro. Estaba en el suelo de madera de su habitación, se dio cuenta aturdida. Debió caerse de la cama. —Lo siento —dijo ella en un suspiro, alargando la mano para tocarle, pero sus dedos atravesaron su hombro. Los dos se congelaron, mirándose fijamente— . No, no —dijo ella—. Lo he empeorado… —No lo has hecho. —Él extendió su brazo para alcanzar su mano y agarrarla. Sus dedos eran sólidos—. Es lo mismo. Nada ha cambiado. Pero no podemos volver a intentarlo, Lucie. Hay algunas cosas, creo, que no se pueden ordenar. —La muerte es una amante celosa —susurró Lucie—. Ella lucha por retenerte.

305

306

—No soy de su propiedad —dijo él—. Soy tuyo mientras pueda serlo. —Quédate —dijo ella, y cerró los ojos. Se sentía más agotada que nunca, más exhausta. Volvió a pensar en James. Debería haber sido más comprensiva, pensó, todos estos años. Nunca había entendido lo amargo que era tener poder y no poder convertirlo en algo bueno.

* * * Thomas casi agradeció el frío intenso, el crujido del hielo bajo sus botas, la rigidez dolorosa de los dedos de las manos y de los pies. Llevaba todo el día esperando esto, la soledad de patrullar solo a altas horas de la noche, cuando todos sus sentidos parecían agudizarse y la melancolía que le seguía a todas partes era sustituida, aunque solo fuera por unas horas, por una sensación de propósito. Thomas echaba de menos el peso de las boleadoras69 en su mano, pero incluso su tutor en Madrid ⎯el maestro Romero de Buenos Aires⎯ habría estado de acuerdo en que no era la mejor opción para acechar a un asesino en las calles de Londres. Un arma así no era fácil de esconder, y él tenía que ser sigiloso. Sabía que, si alguien descubría lo que estaba haciendo, habría problemas. Nunca había visto a sus padres tan severos como cuando le explicaron las nuevas reglas que el Enclave había decidido. Y estaba de acuerdo con ellos: el toque de queda tenía todo el sentido del mundo, al igual que la norma que prohibía patrullar solo. Excepto para él. Esa misma noche, Thomas había estado en South Kensington y no pudo resistirse a hacer una visita a los Carstairs. Tenía la esperanza de que Cordelia estuviera allí, ya que le gustaba y sentía verdadera simpatía por ella. Pero fue Alastair quien abrió la puerta. Alastair, con un aspecto tenso, como si la pena le hubiera tensado la piel sobre los huesos. Tenía el labio inferior enrojecido, como si se lo hubiera mordido, y sus dedos ⎯los dedos que habían pasado tan suavemente por el interior del antebrazo de Thomas, donde una rosa de los vientos desplegaba ahora sus líneas entintadas⎯ se movían nerviosos a su lado. Thomas había estado a punto de huir en el acto. Las últimas veces que había visto a Alastair, la rabia lo había cegado de cualquier otro sentimiento. Pero ahora Arma arrojadiza formada por tres piedras redondas forradas en cuero y atadas a un centro común con fuertes sogas. 69

307

lo había abandonado. Habían pasado solo unos meses desde la muerte de Bárbara, y había momentos en los que el dolor de perderla era tan grande como lo había sido durante las primeras horas después de su desaparición. Pudo ver ese mismo dolor en la cara de Alastair. Alastair, por quien se había dicho a sí mismo que no tenía sentimientos. Alastair, a quien se había esforzado por despreciar. Solo había podido pronunciar unas torpes palabras de condolencia antes de darse la vuelta y alejarse. Desde entonces, se limitó a seguir avanzando, recorriendo kilómetros y kilómetros de Londres, manteniéndose en las calles y callejones más pequeños en los que era probable que el asesino se escondiera. Ahora se encontraba en los alrededores de la calle Fleet, con las oficinas de los periódicos, los restaurantes y las tiendas cerradas, y la única luz proveniente de las ventanas de los edificios que albergaban las prensas que trabajaban arduamente para imprimir los ejemplares del periódico de mañana. Pounceby había sido asesinado a solo unas manzanas de donde Thomas caminaba ahora. Decidió bajar por la calle Fleet para ver el lugar de su muerte. Si Thomas volvía sobre los pasos de Pounceby, tal vez podría descubrir algo que los demás se hubieran perdido. O, si el asesino era una criatura de costumbres, Thomas podría incluso hacerlo salir. Este pensamiento no le hizo sentir miedo; al contrario, le hizo estar decidido y hambriento de lucha. Thomas giró por la calle lateral donde se había encontrado el cuerpo de Pounceby. Estaba nevada, tranquila, sin ningún indicio de que algo terrible hubiera ocurrido allí. Solo una sensación de tensión en el aire; un pinchazo en la espalda del cuello de Thomas, como si estuviera siendo observado... Una pisada crujió sobre la nieve compacta. Thomas se tensó y giró, poniéndose en posición de defensa. Allí, a la sombra de un toldo, una figura oscura se congeló, con el rostro oculto por una capucha. Por un momento, ninguno de los dos se movió, y luego el desconocido salió corriendo. Era rápido, más rápido de lo que Thomas esperaba. Incluso cuando Thomas echó a correr, el desconocido ya estaba poniendo distancia entre los dos. Thomas aceleró cuando la figura se metió ágilmente en un callejón. Maldiciendo, Thomas se agachó bajo una barandilla; se lanzó al callejón, pero la figura ya había desaparecido por una esquina lejana. Thomas corrió hasta el final del callejón, sabiendo ya lo que iba a ver. Nada. Su perseguidor se había

308

desvanecido, sus huellas no se distinguían de las de otras docenas de personas en la nieve tan transitada.

309

14 LA FRAGUA EN LLAMAS Traducido por Amy Corregido por Helkha Herondale Editado por Mrs. Carstairs~

Tal, de la vida en la fragua, forjar nuestro bien debemos, labrando al fuego en su yunque cada idea y cada hecho. —El herrero del pueblo, Henry Wadsworth Longfellow Cordelia estaba esperando a primera hora de la mañana siguiente, cuando Matthew llegó en su brillante Ford Modelo A. Hacía bastante frío; a pesar de su pesado abrigo y su vestido de lana, el viento parecía atravesarle la piel. Llevaba a Cortana en la espalda; no se había puesto glamour a sí misma para ser invisible a los mundanos, pero sí había encandilado la hoja. Se había escabullido antes del desayuno, dejando una nota para su madre diciendo que tenía que volver a James y a la calle Curzon. Su madre lo entendería; las exigencias del hogar y la casa eran primordiales para Sona. En cuanto a Alastair, Cordelia le había dejado una nota aparte, repitiendo con firmeza que era bienvenido en su casa y rogándole que la visitara cuando quisiera. Estaba preocupada por él; por las señales que había en la casa, se daba cuenta de que había estado despierto toda la noche. Pensando en su padre, supuso. Se sintió un poco irreal cuando Matthew le dio una vuelta por el pequeño coche, admirando distraídamente su reluciente pintura roja y sus brillantes rieles de latón mientras hablaba con entusiasmo de los detalles de su motor, incluyendo algo llamado cámara de cigüeñal. Aunque intentaba detenerlos, de vez en cuando se inmiscuían pensamientos dolorosos: «Mi padre está muerto. Mi padre ha muerto. Esta es la primera mañana de mi vida en la que me despertaré sabiendo que se ha ido». —... y hay un mecanismo combinado de engranaje epicicloidal y embrague montado en el cigüeñal —continuó Matthew. Cordelia observó con distancia que las delgadas ruedas del coche, con sus radios rojos a juego, parecían apenas unidas al resto del vehículo; que su asiento de cuero acolchado era apenas lo suficientemente ancho para dos personas. El toldo plegado que había detrás no

310

podía cubrir mucho si llovía, y todo el artilugio parecía lo bastante endeble como para salir volando con un viento fuerte. —Todo esto es muy bonito —dijo finalmente, apartando de nuevo sus pensamientos oscuros—, pero no puedo dejar de notar que no hay techo en este coche. Es probable que los dos nos quedemos congelados. —No te preocupes —dijo Matthew, rebuscando detrás del asiento y sacando un par de magníficas alfombras de viaje forradas de piel. Iba vestido inmaculadamente con un elegante abrigo de piel y unas botas pulidas hasta el máximo brillo. Parecía notablemente despierto, pensándolo bien. —¿Alguien sabe a dónde vamos? —preguntó ella, cogiendo su mano extendida y subiendo al coche. —No le dije a nadie dónde —dijo Matthew—, pero le hice saber a Thomas que íbamos a dar un paseo. Volveremos a tiempo para encontrarnos con los demás en la calle Curzon esta noche. «Los otros», pensó Cordelia. Lo que incluía a James. Apartó el pensamiento de él con determinación mientras se acomodaba bajo la alfombra de viaje. Al volver la vista a los jardines de Cornualles, sus ojos captaron un parpadeo de movimiento. Alastair estaba de pie junto a una ventana superior, mirándola; ella levantó una mano enguantada hacia él tentativamente (lo último que podía soportar en ese momento era un altercado entre Matthew y su hermano) y él asintió, corriendo la cortina hacia su lugar. —¿Qué fue eso? —preguntó Matthew. —Alastair —dijo Cordelia—. Solo, me estaba despidiendo. Matthew accionó la manivela de arranque y Cordelia se acomodó agradecida mientras el Ford rugía. No pudo evitar pensar, mientras salían a la calle, en lo mucho que le habría gustado a su padre ver el coche.

* * * James abrió los ojos; su habitación estaba llena de luz del sol. Si había soñado, no lo recordaba: su mente estaba felizmente libre del recuerdo de los gritos, de la oscuridad, del odio y del destello de un cuchillo. Miró hacia abajo: seguía con sus ropas, arrugadas tras una noche de sueño. Hacía un frío glacial. Miró a su alrededor, temblando; la ventana estaba abierta varios centímetros.

311

Maldiciendo, James se sentó. Las cuerdas yacían en pedazos a su alrededor, el cuchillo junto a su mano. De alguna manera, durante la noche, se había liberado. Se levantó de la cama y se dirigió a la ventana. Alargó la mano para cerrarla (quizá ya era hora de cerrarla con seguro) y se detuvo. En el hielo del alféizar se había trazado una extraña marca. Se quedó un momento estudiándola. ¿Quién había rayado eso ahí? El pavor surgió en el fondo de su estómago. No se había quedado quieto mientras dormía. Se había liberado. Podía haber ocurrido cualquier cosa. Y el símbolo, en la ventana… Tenía que hablar con Daisy. Estaba a medio camino de su habitación cuando recordó, su cerebro se aclaró: ella no estaba allí. Estaba en casa de su madre. Quería correr a Kensington, quería rogarle a Cordelia que volviera a casa. Ella vivía aquí, pertenecía aquí. Pero no podía culparla si no quería verlo. Él había sido la última persona en hablar con su padre, y su intercambio había sido feo y despiadado. ¿Y qué se proponía confesar? ¿Que creía que él podía ser la razón de la muerte de su padre? ¿Que la suya podría haber sido la mano que sostenía el cuchillo? Y Dios sabía lo que había hecho la noche anterior. Las náuseas lo atravesaron. Pensó en el piso de abajo. Allí estaban los libros que había traído del Instituto. Tenía que mirar, para estar absolutamente seguro. Se puso una chaqueta y unos zapatos y bajó los escalones... El timbre de la puerta sonó. No apareció Effie para contestar; no debía de haber vuelto de su noche libre. Rezando porque no fuera un medio extraño que le diera el pésame, James abrió la puerta de golpe. Un niño lobo de ocho o nueve años ocupaba el umbral de la puerta, con el pelo sucio bajo un gorro de lana desgastado y la cara sucia. —Neddy —dijo James, sorprendido—. ¿Qué estás haciendo aquí? —Su mano se tensó en el pomo de la puerta—. ¿Ha habido otro asesinato? —No, señor —dijo el chico, rebuscando en su bolsillo una nota arrugada, que entregó a James—. No hay informes de ninguna muerte de un Cazador de Sombras. «No hay muertes». El asesino no había atacado. Hubo alivio (nadie había resultado herido) y también aprensión: no estaba mejor que el día anterior. Las muertes se producían de forma esporádica, no todas las noches, pero sí muy

312

seguidas. No podía suponer que no habría otra. ¿Qué podía hacer esta noche, si atarse a la cama no había funcionado? James desdobló la nota y reconoció inmediatamente la letra de Thomas. Examinó rápidamente las breves líneas: Matthew había llevado a Cordelia a dar un paseo en coche para animarla; los otros ladrones, Thomas y Christopher, llegarían a la calle Curzon en breve. «Sé que la muerte de Elias ha sido un shock —había escrito Thomas—. Pero cepíllate el pelo. Risa dijo que parecía que te habías electrocutado». —¿Todo bien, entonces? —dijo Neddy—. ¿Lo suficientemente bien como para que me den mi propina? Mientras James alzaba un chelín para Neddy, se encontró con que el chico miraba con curiosidad el gran y reluciente carruaje que acababa de llegar a la casa. James frunció el ceño. Era el carruaje Fairchild, marcado en el lateral con su patrón de alas. ¿Había venido Charlotte a presentar sus respetos? James puso el dinero en la mano de Neddy y lo hizo seguir su camino, justo cuando se abrió la puerta del carruaje y apareció una mano delgada con un guante de cuero color beige, seguida de unas faldas color marfil y un abrigo corto de visón pálido, rematado por una cabeza de pelo rubio plateado recogido, que brillaba como el metal al sol. Era Grace.

* * * Cordelia sacó un largo pañuelo de lana de su bolso y se lo enrolló en el pelo, asegurando el sombrero firmemente a su cabeza para evitar que saliera volando con el viento. Incluso ralentizado por el tráfico londinense, el pequeño coche se sentía tremendamente rápido; era capaz de entrar y salir de espacios que un carruaje nunca habría podido recorrer. Como se sentía un poco mareada por el viento, se ató el sombrero con el pañuelo mientras pasaban entre dos autobuses de caballos y un carro de leche, y por poco se subían a la acera. Varios obreros que se encontraban al lado de la carretera gritaron. —¡Disculpas! —gritó Matthew con una sonrisa, haciendo girar el volante hábilmente hacia la derecha y atravesando otro cruce. Cordelia lo miró con severidad. —¿Sabes realmente a dónde vamos? —¡Claro que lo sé! Tengo un mapa.

313

Sacó de un bolsillo un delgado libro rojo encuadernado en tela y se lo entregó. The Bath Road, decía la portada. —Definitivamente necesitaremos un baño, para cuando lleguemos —dijo, mientras el coche chapoteaba en un charco de barro. Su ruta los llevó a través de Hammersmith, siguiendo de lejos el curso del Támesis, visible por atisbos a través de las fábricas y las casas de los suburbios exteriores. Cuando pasaron por una señal que indicaba el desvío hacia Chiswick, Cordelia pensó en Grace, con una especie de zumbido de molestia detrás de las costillas. Una vez que atravesaron Brentford, su concurrida calle principal atascada de autobuses, el tráfico se redujo y los edificios dieron paso a un paisaje más rural. Los campos abiertos se extendían frente a ellos, pálidos por la escarcha y teñidos de rosa por el sol de primera hora de la mañana. Matthew, sin sombrero y sonriente, con el pelo revuelto por el viento, le sonrió. Nunca había experimentado algo así. El mundo se desplegaba ante ellos, prometiendo lo desconocido. Cada kilómetro que recorrían hacía que el dolor de su pecho se alejara aún más. No era Cordelia Herondale, que acababa de perder a su padre, que amaba a un hombre que nunca la amaría. Era alguien libre y sin nombre, volando como un pájaro por encima de la carretera que se desdibujaba bajo sus ruedas. Cordelia levantó la espada, con la punta apuntando al cielo Mientras la campiña pasaba a toda velocidad, las verdes colinas moteadas con manchas de nieve que se derretían, los pueblecitos con humo saliendo de las chimeneas, Cordelia se imaginó cómo debía ser Matthew: viviendo por su cuenta, capaz de ir a donde quisiera, cuando quisiera. Siempre manteniendo una parte de sí mismo separada, entrando y saliendo de eventos y fiestas, sin comprometerse nunca a estar en ningún sitio, decepcionando a los anfitriones al no presentarse o llegando tarde para regocijo de todos los que lo conocían. No estaba segura de que nadie tuviera un verdadero control sobre Matthew, excepto James. Por supuesto, Matthew sería el único de todos ellos que se dedicaría al automovilismo, pensó ella. Buscaba diligentemente exactamente la sensación que le proporcionaba, de nada bajo sus pies, de velocidad y propósito, de ruido demasiado fuerte para pensar. Quizá por primera vez se dio cuenta de que una pequeña parte de ella también lo buscaba.

314

315

Mantenía el pequeño mapa en su regazo y marcaba las ciudades y pueblos a medida que pasaban por ellos. Hounslow, Colnbrook, Slough, Maidenhead. En Maidenhead se detuvieron brevemente para tomar un té en un hotel junto al Támesis, al lado del bonito puente de piedra de siete arcos. La decoración y el ambiente eran más bien victorianos; un par de ancianas que desayunaban miraban con desaprobación sus trajes de motor algo desaliñados. Matthew les desplegó La Sonrisa, alborotándolas como gorriones inquietos. De vuelta al coche, los pueblos pasaron como decorados. Twyford, Theale, Woolhampton, Thatcham, Lambourn. Había una posada en Lambourn, en la pequeña plaza del mercado del pueblo. Se llamaba «El George», y tenía un lugar para dejar el coche y un interior tenue y acogedor del que Cordelia, que ya se estaba congelando, no notó nada más que una enorme chimenea con un hermoso y ardiente fuego y dos sillones en una mesa al lado, que estaban maravillosamente vacíos. Cordelia sospechaba que no pasaban muchos viajeros por esta parte de los Downs en pleno invierno. Una mujer joven con un vestido de algodón con ramificaciones y un delantal blanco se apresuró a servirles. Era guapa, con el pelo castaño y una figura exuberante. A Cordelia no le pasó desapercibida la forma en que la chica miraba a Matthew, que era realmente guapo con su abrigo de cuero y sus gafas de sol metidas en el pelo rubio despeinado. Matthew tampoco pasó por alto la mirada. Pidió cerveza para él y cerveza de jengibre para Cordelia, y luego preguntó —con un guiño bastante chocante— qué había de comer. La chica le contestó como si Cordelia no estuviera allí, pero no le importó; estaba disfrutando, observando a los otros clientes, en su mayoría granjeros y comerciantes. No estaba acostumbrada a ver a los londinenses bebiendo en pleno día, pero sospechaba que esos hombres habían estado trabajando desde mucho antes del amanecer. Cuando la camarera se fue a la cocina a ocuparse de los pasteles de carne, Matthew dirigió su encantadora sonrisa a Cordelia. Pero ella no lo aceptó. —Dios —dijo ella—. Eres un coqueto horrible. Matthew parecía ofendido. —En lo absoluto —dijo—. Soy un coqueto diabólicamente excelente. He aprendido de los mejores. Cordelia no pudo evitar sonreír. —¿Anna?

316

—Y Oscar Wilde. El dramaturgo, es decir, no mi perro retriever. La camarera volvió con sus bebidas y un brillo en los ojos. Las dejó en el suelo antes de salir corriendo detrás de la barra. Cordelia bebió un sorbo de su cerveza de jengibre: estaba picante en su lengua. —¿Sabes algo de Anna y Ariadne? Está claro que hay una historia entre ellas, pero siempre me he sentido incómoda preguntando. Anna es muy reservada. —Fue hace algunos años. Ana estaba enamorada de Ariadne (muy enamorada, según tengo entendido) pero Ariadne no correspondió al sentimiento. Parece que las cosas han cambiado, pero…— Matthew se encogió de hombros—. Me costó bastante preguntar para saber eso. Anna ha dominado el hecho de ser totalmente abierta sin revelar nunca nada importante de sí misma a nadie. Por eso es un excelente hombro sobre el que llorar. —¿Y has hecho uso de ella? —Ella lo estudió: sus ojos verde oscuro, una leve cicatriz en la mejilla, los mechones de pelo rubio que se enroscaban en sus sienes. Era raro que él se quedara lo suficientemente quieto como para que ella lo mirara realmente—. Anna dijo que tenías la costumbre de que te rompieran el corazón. —¡Caramba! —dijo Matthew, girando su vaso medio vacío en la mano—. Qué insensible. Probablemente se refiere a Kellington. —La miró de reojo, como si estuviera midiendo cómo reaccionaría ella ante esta noticia. Cordelia se preguntó qué diría Matthew si ella le contara a su vez lo de Alastair y Charles. Era extraño saber algo tan personal sobre el hermano de Matthew y no poder decirlo—. No mucho después de mi primera visita al Ruelle, Kellington me ofreció un concierto privado en la Habitación de los Susurros. Cordelia sintió que sus mejillas se sonrojaban. —¿Y eso se convirtió en un corazón roto? —Eso se convirtió en una aventura, y la aventura se convirtió en un corazón roto. Aunque, como ves, estoy totalmente recuperado. Cordelia recordó a Matthew en el Ruelle, las manos de Kellington sobre sus hombros. También recordó la mirada de Lucie, cuando Anna había dicho: «Matthew parece preferir un amor sin esperanza»—. ¿Y qué hay de Lucie, entonces? ¿Te rompió el corazón? Porque ella no habría querido hacerlo. Matthew se balanceó ligeramente hacia atrás en su silla, como si ella le hubiera empujado. —¿Todo el mundo lo sabe? —dijo—. ¿Lo sabe Lucie?

317

—Nunca me ha dicho nada indiscreto a propósito —le aseguró Cordelia—. Pero en sus cartas, a menudo ha revelado más de lo que creo que pretendía. Siempre se ha preocupado por ti. —Justo lo que todo caballero quiere —murmuró Matthew—. Que estén preocupados por ellos. Un momento. —Se levantó y se dirigió a la barra; Cordelia sintió una punzada de simpatía por la camarera mientras Matthew se inclinaba sobre la madera pulida, mostrando su encantadora sonrisa. Esperaba que la chica comprendiera que el coqueteo de Matthew era solo un juego, una máscara que llevaba sin pensar en ello. Nunca debía tomarse en serio. Matthew volvió con una nueva cerveza de un color mucho más oscuro y se dejó caer en su silla. —No has terminado la otra —dijo Cordelia, señalando el vaso. No pudo evitar pensar en su padre: él también solía empezar un nuevo trago sin terminar el anterior. Pero Matthew no era como Elias, se dijo a sí misma. Elias no había sido capaz de pasar por su boda sin caerse a pedazos. Matthew bebía más de lo que debía, pero eso no significaba que fuera como su padre. —Ya que aparentemente nos estamos desahogando, he decidido cambiar a algo más fuerte —dijo Matthew—. ¿Creo que me estabas regañando por coquetear? —Estábamos hablando de Lucie —dijo Cordelia, que empezaba a arrepentirse de haber sacado el tema—. Ella sí te quiere... solo… Sonrió, una sonrisa torcida pero real. —No necesitas consolarme. Creía que Lucie me interesaba románticamente, pero eso se acabó. Te prometo que no estoy cuidando un corazón roto y cubriéndolo con un coqueteo salvaje. —No me importa el coqueteo —dijo Cordelia, molesta—. Solo evita que te pongas serio. —¿Es eso tan malo? Ella suspiró. —Oh, probablemente no; eres muy joven para ser serio, supongo. Matthew se atragantó con su cerveza. —Lo haces sonar como si tuvieras cien años. —Yo —dijo Cordelia, con dignidad—, soy una vieja casada.

318

—Eso no es lo que veo cuando te miro —dijo Matthew. Cordelia lo miró sorprendida. Él había terminado su vaso; lo dejó en la mesa entre ellos con un decidido golpe. Hubiera jurado que se le notaba el rubor en los pómulos. «Más coqueteo —pensó ella—. No tiene sentido». Se aclaró la garganta. —Así que, teniendo en cuenta lo que me dijiste en Maidenhead, estamos buscando un túmulo mítico en algún lugar de la carretera de Ridgeway. ¿Cómo se supone que vamos a encontrarlo, exactamente? —Según el libro que leí, está cerca del Caballo Blanco de Uffington. —¿Está cerca de un caballo? ¿No se mueven por ahí? —Este no —dijo Cordelia—. Es un enorme dibujo de un caballo, en una ladera... bueno, no es exactamente un dibujo, en realidad. Está recortado en la colina en trincheras de tiza, por lo que se ve muy blanco contra la tierra. —¿Están hablando del Uffington Horse? —dijo la camarera, que se había acercado a ellos con sus pasteles de carne. Matthew y Cordelia intercambiaron una mirada. —Ese mismo —dijo Matthew, dirigiendo a la camarera su mirada más angelical—. ¿Alguna ayuda que puedas darnos para encontrarlo? —Está un poco más abajo en la carretera. Se puede ver a kilómetros de distancia en la ladera, y todos los años viene gente de todas partes para ayudar a limpiar la tiza, manteniéndola blanca. Hay un camino en la colina que lleva a las zanjas de tiza. La gente sube por él de vez en cuando, y también deja ofrendas: flores y velas. Es un lugar de brujas. A Matthew le brillaban los ojos cuando la camarera les dejó solos para que se dedicaran a comer. —¿Crees que la carretilla está ahí? —Ahí, o cerca de ahí. —Cordelia empezaba a sentir verdadera emoción. Había sido un gesto desesperado, venir aquí con la esperanza de averiguar qué le pasaba a Cortana. Un método para apoderarse de su destino con sus propias manos, aunque eso significara descubrir algo que no quería saber—. Tal vez se sabía que Wayland el Herrero tenía una fragua allí, y el caballo blanco fue creado como una especie de…

319

—¿Firma de la tienda? —dijo Matthew, sonriendo—. ¿Conseguiste tus espadas encantadas aquí? —Como una forma de hacer saber a la gente que era un lugar poderoso y protegido. Aunque —añadió—, te apuesto un chelín a que hay un puesto de venta de sidra caliente cuando lleguemos. Matthew rio. Se apresuraron a terminar la comida y a pagar la cuenta antes de marcharse. Dejaron a la camarera mirando con nostalgia a Matthew y volvieron a subir al coche. Cordelia se arrastró bajo una multitud de mantas mientras el coche arrancaba con un rugido y salían a la carretera.

* * * —Grace. —James bloqueó la puerta con su cuerpo—. No deberías estar aquí. Levantó la vista hacia él, con su pequeño rostro sombreado por el sombrero, su expresión era invisible. —Pero necesito hablar contigo —dijo—. Es importante. Enroscó la mano alrededor del marco de la puerta. La presión estaba ahí en el fondo de su cerebro, el susurro que decía: «Déjala entrar. Déjala entrar. Quieres verla. Necesitas verla». —Grace… De alguna manera, ya había pasado por delante de él y estaba dentro de la casa. Gracias al Ángel que Risa había ido a casa de los Carstairs para ayudar a Sona. James cerró la puerta de golpe (no tenía sentido montar una escena que toda la calle Curzon pudiera ver) y se giró para ver a Grace ya a mitad del pasillo. Shah mat70, pensó, y se apresuró a seguirla. Ella siempre se las arreglaba para pasar por encima de él de alguna manera. Sus muros emocionales. Los propios muros de su casa, al parecer. Oyó el movimiento de sus faldas por el pasillo; la alcanzó cuando estaba a punto de entrar en el estudio. —Aquí no —dijo. De alguna manera, esta habitación era su lugar y el de Cordelia. Ya era bastante malo tener a Grace en su casa el día después de la muerte de Elias. Tenía que haber límites—. El salón. Ella le dirigió una mirada persistente y curiosa, pero se dirigió hacia donde él le indicaba, con sus delicadas botas haciendo clic en el suelo al caminar.

70

Del árabe, traducido como jaque mate.

320

James cerró la puerta del salón tras ellos. No había estado aquí desde la discusión con Elías. Todavía podía ver una pequeña figura de porcelana inclinada de lado en uno de los estantes, donde Elias la había tirado. Se volvió hacia Grace. —Teníamos un acuerdo. Se había quitado la pesada capa; bajo ella llevaba un vestido de lana color crema bordado en azul. Era ceñido en la cintura y las caderas, y se estrechaba con un remolino de paneles de encaje por debajo de la rodilla. —Me dijiste cómo iban a ser las cosas —dijo—, pero no recuerdo haber estado de acuerdo. Se apoyó en el lateral del piano. —No quiero ser antipático —dijo—. Pero esto no es justo para ninguno de nosotros. Tampoco es justo para Daisy. Le hice una promesa y pienso cumplirla. —Daisy —repitió, apoyando su mano enguantada en el respaldo de una silla—. Qué apodo tan bonito. No creo que tengas uno para mí. —Cordelia es un nombre mucho más largo que Grace —dijo brevemente—. Dijiste que tenías algo importante que decirme. —Tengo una pregunta, en realidad. Sobre Lucie. —James no se molestó en ocultar su sorpresa—. Nunca has mostrado mucho interés por Lucie. —Todos los veranos en Idris, él se había ofrecido a presentarle a su hermana, pero Grace se había negado, diciendo a veces que no podía soportar separarse un momento de su tiempo a solas con James, diciendo otras veces que deseaba conocer a Lucie cuando estuviera libre de su madre y pudiera hablar de su amor por James abiertamente. James pensaba que lo último que Lucie quería oír era la pasión de una chica extraña por su hermano mayor, pero Grace no se dejaba conmover. —Se trata de su poder —dijo Grace—. Sé que Lucie, como tú, puede ver a los muertos, pero tú también puedes viajar en las sombras. ¿Puede Lucie hacer lo mismo? —¿Por qué quieres saberlo? —preguntó James—. ¿Y por qué ahora? —Los asesinatos, supongo —dijo Grace, desviando la mirada—. Han sido tan horribles... y conozco tu poder de sombra, pero pocos lo conocen, y supongo que me preguntaba si tú y Lucie tenían alguna forma de ver quizá los fantasmas de los asesinados. ¿De saber quién podría haber hecho esto?

321

Esto se acercaba bastante a la verdad, pensó James, aunque no podía compartir ese pensamiento con Grace. Ciertamente, nada de lo que él sabía en ese momento la consolaría. No pudo evitar sentir compasión; ella siempre había estado tan protegida en Idris, de los demonios, de la violencia ordinaria de una ciudad mundana. —Solo podemos ver a los fantasmas que permanecen en esta Tierra porque tienen asuntos pendientes, o están atados a un lugar u objeto —dijo con suavidad—. Solo hay esperar que los muertos asesinados hayan pasado a la paz, y entonces no los veremos. No podía imaginarse contándole a Grace sobre el fantasma de la Regencia, la fábrica, el fantasma de Filomena. No de la manera en que le contaba las cosas a Cordelia—. Grace —dijo—, ¿es realmente eso lo que te preocupa? ¿Pasa algo más? ¿No eres feliz en casa de los Bridgestock? —¿Feliz? —repitió ella—. Está bien, supongo. No creo que les guste mucho, pero considera mi posición. Ariadne desea hacerse mi amiga e intercambiar confidencias, pero ¿cómo puedo hacerlo? No puedo hablarle de mi situación sin revelar la tuya; no puedo hablar de mi dolor sin revelar tus secretos y los de Cordelia. No puedo confiar en nadie, mientras que tú puedes confiar en cualquiera de tus amigos. James abrió la boca, y la volvió a cerrar; ella tenía razón, a su manera, y él no había pensado en ello; no había pensado en su aislamiento, solo en su inminente matrimonio con Charles. Ella se acercó, levantando los ojos hacia los suyos, y James sintió que los latidos de su corazón se aceleraban. »Tampoco puedo hablar con Charles —dijo ella—. Está en París y, además, no somos dados a hacernos confidencias. Supongo que pensé que encontrarías alguna manera de enviarme mensajes, alguna manera de hacerme saber que todavía me amas... —Te dije que no podía —dijo James, con la sangre cantando en sus oídos. —Dijiste que no lo harías. El deber, dijiste, y el honor. —Ella puso su mano enguantada ligeramente en su brazo—. ¿Pero no tenemos también el deber de amar? —¿Por eso has venido aquí? —dijo James con voz ronca—. ¿Para escuchar que te amo?

322

Apoyó las manos en su pecho. Su rostro era casi de cera en su palidez, hermoso pero inmóvil, como el de una muñeca. James podía sentir el peso del brazalete, pesado en su muñeca. Un recordatorio de todo lo que había jurado, de todo lo que él y Grace habían sentido el uno por el otro, de lo que todavía debían sentir el uno por el otro. —No tengo que oírlo —susurró ella—. Solo bésame. Bésame, James, y sabré que me amas. «Ámame. Ámame. Ámame». Una fuerza que parecía impresa en todos los rincones de su alma cobró vida, quemando su sangre: podía oler su perfume, jazmín y especias. Cerró los ojos y le agarró las muñecas. Una pequeña parte de su cerebro gritaba en señal de protesta, incluso mientras la acercaba a él: era delgada y esbelta; ¿por qué la recordaba tan suave y curvilínea? Apretó sus labios contra los de ella y la oyó emitir un sonido apagado, un grito de sorpresa. Las manos de ella se enroscaron en su cuello; sus labios respondieron a los de él mientras la besaba y la besaba. El hambre en su interior era desesperada. Era como si estuviera en un festín de hadas, donde cuanto más consumían los mortales, más intensa era su hambre, hasta que morían de hambre entre la abundancia. Cuando la soltó bruscamente y se tambaleó hacia atrás, ella parecía tan aturdida como él. Un enorme vacío le dolía por dentro. Se ahogaba en él: era un dolor físico, casi violento. —Debería irme —dijo ella. Sus mejillas se sonrojaron—. Puedo ver que… Tal vez no debería haber venido aquí. No vendré, no vendré de nuevo. —Grace… A medio camino de la puerta, se giró para mirarlo, con una acusación en los ojos. —No sé a quién estabas besando hace un momento, James Herondale — dijo—. Pero ciertamente no era yo.

* * * Al poco tiempo, el pueblecito de Uffington apareció a la vista, con la colina elevándose bruscamente tras él, y Matthew y Cordelia pudieron ver el caballo blanco, como un torpe dibujo infantil, extendido por la ladera de la montaña.

323

Cerca de allí, un rebaño de ovejas pastaba plácidamente, aparentemente sin impresionarse por estar en presencia de un famoso artefacto histórico. Matthew siguió el camino hasta donde se podía avanzar, dejando el Ford junto a un sendero que tomaba una ruta irregular hacia la cima. Caminaron el resto del camino, Cordelia se alegró de haber traído su abrigo de lana más grueso; el viento sobre las bajadas era afilado como un cuchillo. Las mejillas de Matthew estaban color escarlata cuando llegaron a la cima de la escarpa, a pocos metros de las trincheras llenas de tiza que formaban el caballo; de cerca, era asombrosamente blanco. —Mira. —Cordelia señaló. Sintió una extraña seguridad, una sensación instintiva de que tenía razón en lo más profundo de sus huesos—. El caballo está mirando hacia allí, casi señalando con la nariz. Hacia ese bosquecillo, ¿ves? Hay un sendero, un viejo camino, creo. Matthew parecía un poco asustado, pero se unió a ella en el descenso hacia el sendero, deteniéndose ocasionalmente para ayudarla cuando sus faldas le dificultaban el paso. Cordelia deseaba haber llevado su equipo, aunque probablemente no la habría mantenido tan caliente. —Mira —dijo Matthew cuando llegaron al camino, e indicó un poste de madera hundido en la tierra. Un cartel rectangular había sido clavado en él, proclamando que el camino era «RIDGEWAY»—. Así que este es Ridgeway —dijo Matthew, sonando apagado—. La carretera más antigua de Gran Bretaña. No es una calzada romana, es más antigua que eso. —Supongo que sí. — El entusiasmo de Cordelia se había desvanecido; algo más serio se apoderaba de ella ahora. Como si fuera a la Ciudad Silenciosa, o al Salón de los Acuerdos. Como si esto no fuera un viaje, sino una peregrinación. Pasaron en silencio por la siguiente colina, y allí estaba, inconfundible. Una serie de losas que enmarcaban la oscura entrada de un túmulo. El túmulo en sí mismo parecía poco más que una hondonada cubierta de hierba en el suelo, y su entrada (un oscuro agujero que se adentraba en la elevación de la tierra) tenía la mitad del tamaño de una puerta normal. Cordelia se quitó el pesado abrigo. Sacó a Cortana de la vaina que llevaba a la espalda y la depositó en la hierba, luego sacó un penique del bolsillo y se arrodilló para colocarlo ante la entrada del túmulo. Matthew se aclaró la garganta. —¿Y ahora qué?

324

—No estoy segura. Según Lilian Highsmith, los mitos dicen que hay que dejar un centavo junto al túmulo. —¿Tal vez ha habido inflación? —sugirió Matthew—. Podría prestarte seis peniques. Cordelia le lanzó una mirada sombría. —Si no puedes dejar de bromear, Matthew... Levantó las manos inocentemente, retrocediendo. —Está bien, está bien. Iré a vigilar. Hay un granjero que viene por aquella colina, y pobre de él si nos encuentra tratando de llamar la atención de los antiguos herreros en sus tierras. Volvió por donde habían venido, manteniéndola a la vista. Lo vio detenerse en la cima de la colina y apoyar la espalda en un árbol, buscando en su abrigo la petaca. Cordelia volvió a centrar su atención en el asunto que tenía entre manos, mirando desde la espada hasta el túmulo; la entrada al espacio subterráneo del túmulo era negra como la noche. De todos modos, se habría arrastrado hasta ella, pero algo le decía que eso no era lo que se le pedía. Extendió la mano y atrajo a Cortana hacia ella, colocándola sobre su regazo, con la hoja brillando al sol. —Wayland el Herrero —susurró—. Soy una portadora elegida de la espada Cortana. La he llevado siempre con fe, con valor. Lo he llevado a la batalla. He derramado la sangre de los demonios con ella. Llevándola, he matado incluso a un Príncipe del Infierno. —Daisy —oyó decir a Matthew, y se giró para ver a un hombre caminando en su dirección. Debía de ser el granjero que había mencionado antes, pensó, y estaba a punto de ponerse en pie cuando se quedó helada. El hombre no era un granjero. Era un herrero. Iba vestido sencillamente con una camisa de algodón áspera y un delantal de cuero manchado de hollín atado encima. Podía tener cualquier edad; tenía los rasgos de joven-viejo que Cordelia asociaba con los brujos. Parecía una losa del túmulo: de hombros anchos y manos gruesas, con una barba corta y el pelo bien recortado. Alrededor del cuello llevaba una banda de metal retorcido, con una piedra de color azul intenso.

325

—¿Me has convocado, portadora de la espada Cortana? —dijo el hombre (Wayland el Herrero); no podía ser otro—. No puedes imaginar que no sepa que un Príncipe del Infierno no puede ser verdaderamente asesinado, aunque tu valor al reclamar tal hazaña es admirable. —Lo maté en este mundo —dijo Cordelia, levantando la barbilla—. Herido y debilitado, fue expulsado de nuestro reino. —Y esa herida aún sangra —dijo Wayland el Herrero, con sus dientes brillando en una sonrisa—. Un gran tajo en su costado, derramando su sangre de demonio. Puede que pasen décadas antes de que se cure. Cordelia inclinó la cabeza hacia atrás. —¿Cómo sabes todo esto? —Conozco las acciones de cada espada que he forjado. Ah, mis hijos del acero y el hierro, cómo abren caminos en este mundo. —Su voz era un profundo estruendo—. Ahora, dame tu espada. Cordelia tragó con fuerza y le entregó a Cortana. Cuando él la tomó entre sus enormes manos, el mundo que la rodeaba pareció cambiar. Todavía arrodillada, miró a su alrededor con asombro: el cielo se había oscurecido y las colinas se habían cubierto de una capa de ceniza azulada. Matthew se había ido. A su alrededor se oían los ruidos de una herrería: el ruido del martillo sobre el acero, el crepitar del fuego. Las chispas de color rojo cobrizo cobraron vida en el interior del túmulo, elevándose como luciérnagas, reclamando la oscuridad. —Ah, mi niña, mi niña —cantó Wayland, sosteniendo a Cortana ante la nueva y extraña luz—-. Hace mucho tiempo que forjé el acero que los hizo a ti y a tus hermanos, Joyeuse y Durendal. —Su mirada se dirigió de nuevo a Cordelia— . Y hace mucho tiempo que tu linaje lleva mis espadas. Cuando clavaste esta espada en el cuerpo de Belial, ¿no pensaste que podría haber consecuencias? —¿Es por eso? —Cordelia volvió a pensar frenéticamente; era cierto que no había tenido motivo para utilizar a Cortana desde que había apuñalado a Belial. No hasta la pelea del almacén—-. ¿El contacto con Belial dañó a Cortana? —Esta espada fue forjada en fuego celestial y lleva en su empuñadura la pluma de un Ángel —dijo Wayland—. Cuando tocó la sangre de Belial, gritó. Tú no lo oíste. Solo eres una mortal —continuó el herrero—. Y hace mucho tiempo que los mortales no saben ver el alma de sus espadas. —Dime qué hacer —dijo Cordelia con fervor—. Lo que tenga que hacer por Cortana, lo haré.

326

Wayland giró la espada entre sus manos. Sus ojos eran brasas cobrizas, y sus dedos parecían cantar arriba y abajo de la hoja mientras la acariciaba. La espada emitió una peculiar nota sonora, un sonido que Cordelia nunca había oído antes, y Wayland sonrió. —Ya está hecho —dijo. Cordelia lo miró fijamente, asombrada de que pudiera ser tan sencillo—. Cortana está curada. Le he devuelto su esencia seráfica. Guárdala con esa vaina que llevas a la espalda; quien te haya hecho ese regalo quería que estuvieras protegida. Hay fuertes hechizos en ella que os protegerán a ti y a Cortana. «El único regalo digno de mi hija es el regalo digno de la espada que la ha elegido». Parecía que su padre le había dado una cosa verdaderamente única. Cordelia se mordió el labio. —No me imaginaba que fuera tan sencillo —dijo. —Puede ser simple, pero pediré algo a cambio. Y no será un centavo. Cordelia abrazó a Cortana. Ya podía sentir el cambio en la espada: encajaba en su mano como siempre lo había hecho, familiar y querida. —Lo que sea. Wayland pareció sonreír. —¿Estás familiarizada con Joyeuse y Durendal? —Sí, la espada de Carlomagno y la espada de Roldán. Los hermanos de Cortana, como dijiste. —¿Y conoces la espada Caliburn? —preguntó, y cuando ella negó con la cabeza, él suspiró—. Puede que la conozcas —dijo—, como Excalibur. —Sí —dijo Cordelia—, por supuesto… —Carlomagno, Arturo y Roldán eran paladines —dijo Wayland—. Las espadas que he fabricado cantan con sus propias almas. Deben encontrar almas afines entre los dioses y los mortales del mundo. Pero la fuerza de esas espadas, el poder del vínculo entre la espada y el portador puede hacerse mayor cuando el portador ha jurado lealtad a un guerrero mayor, como Lancelot hizo con Arturo. —Pero Arturo no juró fidelidad a nadie —dijo Cordelia—. Él era rey, así como también lo era Carlomagno. —Arturo juró lealtad —dijo Wayland—. Me la juró a mí.

327

—Mi padre me dijo hace tiempo que eras un Cazador de Sombras —dijo Cordelia, con su mente dando vueltas—. Pero todo lo que cuentas ocurrió antes de que Raziel creara a los Nefilim, y los Cazadores de Sombras no viven eternamente. Y no llevas runas. —Muchos dicen cosas acerca de mí. Me han llamado uno de los fey. Algunos me llaman dios —dijo Wayland—. En realidad, estoy más allá y por encima de esas cosas. En los primeros días de los Nefilim, vine a los Cazadores de Sombras en su propia forma, para que pudieran conocerme como uno de los suyos y confiar en mi fabricación de armas. En realidad, soy mucho más antiguo que ellos. Recuerdo un tiempo antes de los demonios, antes de los ángeles. —Su mirada era firme, pero sus ojos de brasa brillaban intensamente—. Y ahora una oscuridad camina entre los Cazadores de Sombras, golpeando a voluntad. Esta muerte solo se extenderá. Si cae sobre tus hombros el detener los asesinatos, Cordelia Herondale, ¿podrás soportarlo? «Si cae sobre tus hombros». Su corazón comenzó a latir más rápido. —¿Me estás pidiendo que sea tu paladín? —Lo estoy haciendo. —¿De verdad? ¿No es a los portadores de Excalibur, o Durendal? —Excalibur yace lejos bajo el lago; Durendal está atrapado en roca —gruñó el herrero—. Pero Cortana está libre, y arde por la batalla. ¿Tomarás tu espada? Porque creo que tienes en tu interior el alma de una gran guerrera, Cordelia Herondale. Solo exige un juramento de lealtad para ser verdaderamente libre. Distantemente, Cordelia se preguntaba cómo sabía Wayland el Herrero que se había casado; aún no se acostumbraba a oír su nuevo nombre. Pero entonces, él parecía saberlo todo. Era, como había dicho, casi un dios. —Sí —dijo ella—, sí tomaré mi espada. Él sonrió, y ella se dio cuenta de que cada uno de sus dientes estaba forjado en bronce, brillando en la luz oscura. —Levanta tu espada. Sostenla ante ti. Cordelia levantó la espada, con la punta apuntando al cielo. La empuñadura era una estrecha franja de fuego dorado que ardía ante sus ojos. Wayland el Herrero se movió hasta situarse frente a ella. Para su sorpresa, atrapó la espada desenvainada en su enorme puño derecho, rodeándola con la mano. La sangre goteó de sus dedos, salpicando la hoja.

328

329

Muéstrame cómo besar —Ahora jura —dijo—. Jura que me serás leal, que no vacilarás, y que cuando desenvaines una espada, lo harás en mi nombre. —Juro mi lealtad —dijo Cordelia con fervor. Su sangre seguía corriendo por la hoja, pero en cuanto las gotas golpeaban la empuñadura, se convertían en chispas que se elevaban, doradas y cobrizas, en el aire—-. Juro mi valor. Juro no desfallecer ni fracasar en la batalla. Cada vez que saque mi espada, cada vez que levante un arma en la batalla, lo haré en tu nombre. Wayland soltó la espada. —Ahora levántate —dijo, y Cordelia se puso de pie por primera vez. No se había dado cuenta hasta ese momento de lo grande que era el gran herrero: se alzaba sobre ella, su enorme volumen era una sombra oscura contra el cielo tormentoso—. Avanza —dijo—. Y sé una guerrera. Te encontraré de nuevo. La tocó, una vez, en la frente, y luego desapareció. En un solo parpadeo, el mundo volvió a cambiar: ya no había tormenta, ni brasas, ni el sonido de la fragua. Estaba en una colina normal bajo un cielo azul normal, con un sol brillante como una moneda de oro. Echó un último vistazo al túmulo y no se sorprendió al ver que la abertura volvía a estar oscura, medio oculta por el musgo. Cordelia volvió a subir la colina y vio que Matthew, en la cima, levantaba la mano para saludarla. Con el corazón en alza, corrió hacia él con Cortana en alto, cuya hoja desprendía chispas doradas a la luz del sol.

330

15 PASEO DURANTE EL DÍA Traducido por Tati Oh Corregido por Roni Turner Editado por Mrs. Carstairs~

Sueños que luchan por parecer despiertos, fantasmas que caminan de día, vientos cansados por el camino que toman, dado que, por el bien de un niño, mayo sabe bien, lo que hacen las cosas amigo, mayo no ha llegado. —Un mes oscuro, Algernon Charles Swinburne Era el ocaso y la calle Berwick estaba animada con el tránsito peatonal: comerciantes volviendo a casa desde el trabajo, damas maquilladas que ya ejercían su oficio desde las puertas, y obreros de muy buen humor que llegaban al bar Blue Posts. Apoyada contra la pared junto a la entrada de la avenida Tyler's Court, Lucie suspiró. La niebla suavizó los bordes de la ciudad, convirtiendo las luces de las lámparas de bengalas de nafta de los vendedores en hogueras relucientes sin calor. Balios, esperando junto a la acera con el carruaje, pisaba fuerte y relinchaba suavemente, su aliento era una pluma blanca en el aire. —¿Lucie Herondale? Se dio la vuelta, a punto de criticar a Grace por llegar tarde, y se congeló. Detrás de ella estaba una chica con un vestido de fina muselina, demasiado ligero para el clima invernal. Su escaso cabello rubio estaba peinado hacia atrás bajo un gorro blanco. Era de contextura delgada, sus brazos y cuello estaban llenos de llagas negras. A través de ellas, Lucie podía ver las calles más allá, como si mirara a través de las grietas de una pared de ladrillos. —Soy Martha —susurró la niña—. Escuché que puedes ayudar a personas como yo. —Se acercó más: sus faldas parecían terminar en una especie de humo blanco que flotaba justo encima del pavimento—. Que podrías darnos órdenes —Yo… —Lucie dio un paso atrás—. No tendría. No debería. Lo siento.

331

—Por favor. —La niña se acercó: sus ojos eran blancos, como los de Filomena, aunque vacíos y sin pupila—. Quiero olvidar lo que hice. No debería haber tomado el láudano. Mi mamá tenía muchas necesidades. Murió gritando porque yo lo tomé. Y luego no hubo nada más. —¿Quieres olvidar? —susurró Lucie—. ¿Es... es eso? —No —dijo la niña—. Quiero volver a sentir lo que sentí cuando tomé el láudano. —La chica mordió su insustancial pulgar, sus blancos ojos giraron—. Todos esos hermosos sueños. Podrías ordenarme que los tenga otra vez. —Ella se acercó más; Lucie se tambaleó hacia atrás, casi chocando con el tacón de su bota contra el pavimento. Una extraña sensación la atravesó, una especie de hielo, crepitando en sus venas. —Déjala tranquila. Jesse estaba en la entrada del callejón, luciendo tan real que incluso para Lucie era difícil recordar que no estaba exactamente ahí. Su mirada estaba fija en Martha. —Por favor —se quejó la chica fantasma—. Ella te ayuda. No seas egoísta... —Sabes lo que estabas haciendo —dijo Jesse. Sus ojos verdes ardían; Lucie se dio cuenta, por la mirada de miedo en el rostro de Martha, que Jesse debía ser alguien terriblemente extraño para ella. No estaba lo suficientemente vivo para estar entre los vivos, ni lo suficientemente muerto como para parecerle natural a los muertos—. No existe una excusa para dañar a los vivos. Ahora vete. El fantasma enseñó los dientes, un gesto repentino y salvaje. Eran muñones negros y desiguales. —No puedes estar siempre con ella… Jesse se movió a la velocidad del rayo. Ya no estaba en la entrada del callejón; estaba al lado de Martha, su mano agarrando su hombro. Ella dio un pequeño chillido como si el toque la hubiera quemado, y se echó hacia atrás, su cuerpo parecía estirarse como caramelo, materia blanca fantasmal aferrándose a la mano de Jesse mientras Martha se echaba hacia atrás. Ella soltó un pequeño siseo mientras se deshacía en fibras de material blanco viscoso que se alejaba como la niebla. Lucie jadeó. Un momento después, Jesse estaba a su lado, dirigiéndola bajo el toldo colgante de una tienda que estaba cerrada por la noche.

332

—¿Qué... qué fue eso? —preguntó, inclinando su sombrero para protegerse del toldo que goteaba—. ¿Está muerta? Quiero decir, ¿más muerta? —Para nada. Volverá a formarse en algún lugar esta noche, tan amarga y vengativa como siempre. Pero ahora se mantendrá alejada de ti. —¿Porque te tiene miedo? —Como has dicho antes, chismes de fantasmas. —Su tono fue muy plano—. No puedo hacerles daño, no realmente, pero puedo hacerles sentir incómodos. Y siempre se preocupan por si fuera a aumentar. La mayoría de los fantasmas son cobardes, temen perder los confusos y pequeños trozos de vida que aún les quedan. No soy uno de ellos exactamente, pero puedo verlos, tocarlos. Es lo que les preocupa. Saben quién soy; con un poco de suerte, Martha les hará saber que se mantengan alejados de ti a menos que deseen vérselas conmigo. —No me tienen miedo —dijo Lucie pensativa—, aunque siempre he podido verlos… Sin embargo, tenía que admitir que eso no era del todo cierto. Recordó la sombra de Emmanuel Gast, el brujo muerto, siseándole «De verdad, ustedes son monstruos, pese a su sangre de ángel». Pero él había sido un criminal, se recordó a sí misma, y un mentiroso. —Oh, es probable que tengan miedo —dijo Jesse sombríamente—. Pero también son codiciosos. El fantasma que te dio la ubicación de esa fábrica, otros están empezando a escuchar lo que hiciste por él. Que le hiciste olvidar lo que le atormentaba. Lucie juntó sus enguantadas manos. —Me pidió que lo hiciera. Yo no le di una orden sin su petición —Y estoy seguro de que no te diría dónde estaba el fantasma de Filomena a menos que lo ayudases —dijo Jesse—. Los fantasmas pueden ser tan inescrupulosos como los vivos. Pero no me lo contaste, ¿verdad...? —Porque sabía que lo tomarías así —dijo Lucie, tenía frío, estaba preocupada por James, y, sobre todo, no podía soportar la mirada de decepción en el rostro de Jesse—. Este es mi talento, mi poder y puedo decidir cuándo utilizarlo.

333

—Puedes —dijo en voz baja—, pero hay consecuencias, y no puedo ayudarte si no me cuentas, no siempre estaré esperando en las sombras, Lucie. Fue solo por accidente que estuviera aquí para detener a Martha. —¿Por qué estabas aquí? Él puso sus manos sobre sus hombros. No había calidez donde sus dedos la tocaban, sin embargo, sentía el peso allí, y la realidad. —Sé que has estado intentando... ayudarme. Para que mejore. —Ella quería inclinarse ante su tacto—. Cuando aparezco por las noches, veo dónde Grace y tú han dejado las marcas de sus acciones, las cenizas, los trozos esparcidos de ingredientes para pociones. Pero ahora veo sangre, la magia de sangre es algo oscuro, Lucie. Lucie frunció el ceño para sus adentros. «Grace, ¿qué estás haciendo?». —Te has estado desvaneciendo —dijo en voz baja—. Me preocupa que no quede mucho tiempo. Creo que Grace también lo siente, a su manera. —Como yo también lo hago —dijo, con un profundo dolor en su voz—. ¿Crees que no quiero volver a vivir, de verdad? ¿Caminar contigo junto al río, de la mano a la luz del sol? Y he tenido esperanza. Pero después de lo que intentamos anoche Luce, no puedes seguir poniéndote en peligro. Eso incluye buscar personas peligrosas como si estuvieras en alguna... alguna fiesta en el jardín. «Para caminar contigo junto al río, de la mano». Palabras que guardaría y sacaría más tarde para entregarlas en sus recuerdos como alguien podría sacar una fotografía amada para estudiar sus detalles. Ahora, sin embargo, solo dijo: —Jesse, soy una Cazadora de Sombras, no una chica mundana a la que necesitas proteger de algún canalla. —No estamos hablando de canallas. Estamos hablando de nigromantes. Peligro real, para ti y para Grace. —Difícilmente hemos hecho algo tan serio. ¿Por qué no hablas con Grace sobre esto? ¿Por qué soy yo la única a la que regañas? —Porque puedo decirte lo que no puedo decirle a ella. —Él dudó—. Recuerda, he sido testigo de estos sucesos antes. No puedo soportar la idea de que ustedes, cualquiera de ustedes, se sienta atraída por la magia oscura como mi madre.

334

Ella se puso rígida. —Tatiana y yo no somos para nada iguales. Jesse esbozó una sonrisa amarga. —Ciertamente no son parecidas ahora. Pero creo que mi madre pudo haber sido una persona completa alguna vez, una... una persona común, tal vez incluso una persona feliz, y no sé cuánto de esa vida le fue arrebatada por la amargura, y cuánto perdió porque se corrompió en este tipo de magia oscura y nigromancia, todas las fuerzas en las que Grace y tú están incursionando. El vacío en sus ojos cuando habló de Tatiana rompió su corazón. ¿Qué tan profundas eran las cicatrices que su madre le había provocado? —¿La odias ahora? ¿A tu madre? Jesse vaciló, mirando con precaución hacia la calle más allá. Un segundo después, Lucie escuchó el sonido de unas ruedas, y se volvía para ver las delicadas alas de hada del escudo de la familia Fairchild pintadas en el costado de un carruaje. Grace finalmente había llegado. Sabía sin mirar, que Jesse ya se había ido cuando Grace se unió a ella bajo el toldo. Su voz todavía resonaba en su cabeza: «Puedo decirte a ti lo que no puedo decirle a ella». Había desaparecido en la noche como si fuera parte de ella. Y tal vez lo fuera, pensó. Era casi un consuelo imaginar a Jesse como parte de las estrellas y las sombras, siempre a su alrededor, siempre presente incluso si ella no pudiera verlo. —Lucie —dijo Grace, y estaba claro que lo estaba repitiendo—. Dios mío, estás metida en tus propios pensamientos. ¿Qué estabas pensando? —Jesse —dijo Lucie, y vio que la expresión de Grace cambió. ¿Había algo en el mundo que le importara a Grace tanto como le importaba su hermano? De hecho, ¿había algo en el mundo que a ella le importara en absoluto?—. Yo ... lo vi hace un rato. Dijo que habías estado experimentando en el cobertizo. Ten cuidado. La sangre de la nigromancia es asquerosa. Algo vaciló en los ojos de Grace.

335

—Es sangre de conejo —dijo—. No te lo dije. Sabía que no querrías tener algo que ver con esto. —Se dirigió a la entrada del Hell Ruelle, obligando a Lucie a correr tras ella. Los tacones de Grace golpearon el pavimento; llevaba unas finas botas debajo de una estrecha falda azul y marfil abultada con encaje—. Te alegrará saber que pareció no tener ningún efecto. La población de conejos de la mansión Chiswick está a salvo de mis futuras depredaciones. Lucie estaba algo horrorizada; estaba bastante segura de que ella nunca podría haber dañado a un conejo. —¿Obtuviste la información sobre Annabel que le prometimos a Malcolm? Los hombros de Grace parecieron tensarse. —Sí, pero no te la voy a dar. Solo se la daré a él. «Eh», pensó Lucie, pero no tenía sentido discutir. Al menos entrar al Hell Ruelle fue más fácil esta vez; el guardia de la puerta las reconoció y, con una sonrisa de lado, las dejó pasar. Dentro de la gran cámara central, una relajada multitud de subterráneos charlaba en pequeñas mesas dispersas por toda la habitación. Lucie buscó a Hypatia, pero no la encontró, sin embargo, vio una serie de otros rostros familiares, incluido Kellington, que tocaba el violín entre un cuarteto de cuerdas en el escenario. Las mujeres estaban vestidas a la moda: faldas estrechas y mangas de pagoda71, el tipo de cosas que uno podría ver en París, lo cual era apropiado, ya que las paredes habían sido pintadas con escenas de la vida parisina. El tema se había extendido hasta los camareros que servían moules frites y sándwiches de jamón con pequeños pepinillos. Botellas de vino francés y absenta se alineaban en la barra. Los invitados parecían estar disfrutando mucho, chismeando y riendo. Los más animados intentaban aprender la beguine72 en una pista de baile improvisada en una esquina. Grace pareció asombrada. —¿Qué está haciendo ella aquí?

Mangas en forma de embudo de media o tres cuartos de longitud que van a la parte inferior asemejándose a un techo de pagoda. 72 Baile semejante a la rumba lenta, fusión de ritmos locales, latinos y franceses. 71

336

Lucie siguió su mirada y vio, para su sorpresa, a Ariadne Bridgestock, sentada en una de las mesas a su lado. Se veía muy bonita con un vestido verde oscuro, su cabello negro recogido con un cintillo de seda amarillo. —No tengo ni idea —dijo—. ¿Alguna vez ha mencionado el Ruelle antes? —No. Apenas hablamos —dijo Grace—. Guardo ya demasiados secretos para ser el confidente de alguien más ahora. —Deberíamos ir a hablar con ella, ¿no crees? —Deberíamos ir a buscar a Malcolm —dijo Grace—. No podemos hacerlo esperar, ¡Lucie! Pero Lucie ya estaba en la mitad de la sala. Se deslizó sobre una silla frente a Ariadne, quien miró sorprendida al reconocer a su visitante. — Lucie, querida. Escuché que frecuentabas este lugar —«Frecuentar» me parece una exageración —dijo Lucie—. ¿Pero qué hay de ti? ¿Qué te trae esta noche? Ariadne puso uno de sus oscuros rizos detrás de su oreja. —Todos lo hicieron sonar tan emocionante. Desde que mi compromiso terminó, me he dado cuenta de lo restringida que ha sido mi vida. He visto muy poco, incluso de Londres. Lucie sonrió a sí misma; aunque Ariadne la miraba con sinceridad, no pudo evitar preguntarse cuánto tenía que ver este interés en el Ruelle con una cierta Lightwood de ojos azules. —Es una noche bastante tranquila. Puede que no estés viendo el Ruelle en su máximo esplendor. Ariadne se encogió de hombros filosóficamente. —Bueno, siempre puedo volver en otro momento. —Miró a su alrededor—. Tenía la esperanza de ver al menos a la famosa Hypatia Vex, pero tampoco está aquí. —Pronto abrirá su nueva tienda de magia en Limehouse.

337

—Y el rumor es que tiene un nuevo admirador. Uno de los hombres lobo me lo dijo. Espero que ustedes chicas la pasen muy bien —agregó, con una mirada hacia Grace—, y si no han probado la absenta antes, es posible que deseen comenzar con un poquito. Lucie agradeció a Ariadne por el consejo y regresó al sector principal del salón para encontrar a Grace examinando una guillotina que había sido traída, sin su hoja, y apoyada junto a un busto de mármol de un hombre decapitado. —Qué extraño —dijo Lucie, mirando la estatua—. Un busto sin cabeza es algo como un cuello solamente, ¿no es así? —Gracias a Dios que has vuelto —dijo Grace—. ¿Podemos ir a encontrarnos con el brujo ya? La puerta de la oficina de Fade, al final del estrecho pasillo, estaba entreabierta. Lucie la abrió con las yemas de los dedos enguantados; en el interior, Malcolm Fade estaba sentado en una silla de brocado mirando pensativamente hacia la candente chimenea, y sostenía una pipa de madera sin encender en la mano. Él las miró. Tenía líneas de tensión alrededor de sus ojos y boca. Lucie siempre había pensado que parecía joven, veinticuatro o veinticinco tal vez, pero en ese momento era imposible poner una edad a su cara. Sus ojos de color amatista oscuro las miraron con frialdad. —Adelante —dijo—. Y cierren la puerta detrás de ustedes. Hicieron lo que les pidió antes de tomar asiento, una al lado de la otra en un sofá tapizado. —¿Obtuvieron la información de la Ciudadela Infracta? —preguntó Malcolm, sin molestarse con cortesías —Sí —dijo Grace, sus ojos grises estaban serios—. Puedo hablarte de Annabel. Pero puede que no te guste. —Sí, bueno, puede que tampoco te guste todo lo que sé —respondió, tamborileando con los dedos en el brazo de su silla—. Eso no significa que no valga la pena saber. —No estoy seguro de que deba decírtelo —dijo Grace, sin emoción—. A menudo es cierto que la gente se resiente con los portadores de malas noticias.

338

—Grace —siseó Lucie—. Para eso estamos aquí. —Quizá debería escuchar a la señorita Herondale —le dijo Malcolm a Grace—. Te diré una cosa que sé: sé a quién están tratando de resucitar de entre los muertos. Es tu hermano, ¿no? Jesse Blackthorn. Debería haber recordado la historia antes. Murió recibiendo su primera runa. Una tragedia, pero no inaudita entre los Nefilim. ¿Qué te hace pensar que tiene derecho a otra oportunidad para vivir? —Mi hermano no está del todo muerto —dijo Grace, y Lucie la miró con sorpresa: había una emoción real en sus palabras—. Mi madre conservó su cuerpo usando magia oscura. Ahora está atrapado entre la vida y la muerte, incapaz de experimentar la alegría de vivir o la liberación de morir. Flota entre dos mundos. Nunca he escuchado de nadie que haya sido obligado a soportar tal tormento. Malcolm no parecía del todo sorprendido. —Había escuchado que podría haber un brujo involucrado en esa historia. Que Tatiana Blackthorn había contratado a alguien para que la ayudara con la práctica de... magia poco ortodoxa. Esto no era una novedad para Lucie. Recordó la primera vez que Jesse le había contado sobre su muerte y lo que había sucedido después. «Sé que trajo un brujo a la habitación en las horas posteriores a mi muerte, para preservar y salvaguardar mi cuerpo físico. Mi alma fue liberada para vagar entre el mundo real y el reino espiritual». Sin embargo, no se le había ocurrido que Malcolm estuviera consciente de ello, o sabría qué brujo Tatiana había contratado. Y el brujo que había preservado a Jesse, que había arreglado que él permaneciera en este estado medio-vivo: bueno, ¿quién sabría mejor cómo traerlo de vuelta? —¿Qué brujo? —exigió—. ¿Lo sabes? Malcolm tamborileó sus dedos. —Teníamos un acuerdo —dijo—. Dime lo que sabes de Annabel. Entonces discutiremos lo que sé, y no antes. Grace vaciló.

339

—Si lo que necesitas decirme es que Annabel no desea saber nada de mí, dímelo —dijo Malcolm. Su voz era tranquila, pero su rostro estaba tenso, presionaba las yemas de sus dedos tan fuerte que se habían puesto blancas—. ¿Creíste que no lo había pensado ya?, ¿que me había resignado a ello? La esperanza es una prisión, la verdad es la clave que la libera. Dime. Grace respiraba muy rápido, como si hubiera estado subiendo una colina corriendo. —¿Querías saber qué noticias obtenía de mi madre, de la Ciudadela Infracta? —le dijo a Malcolm—. Bueno, aquí está: está muerta. Annabel Blackthorn está muerta. Ella nunca fue una Hermana de Hierro Malcolm se echó hacia atrás en su silla, como si le hubieran disparado. Estaba muy claro que se había preparado para escuchar una cosa, que Annabel no quería tener nada que ver con él, y no estaba preparado para esto. —¿Qué acabas de decir? —Ella nunca se convirtió en una Hermana de Hierro —repitió Grace—. Eso fue una mentira que te dijeron, para hacerte creer que ella aún estaba viva, para hacerte pensar que ella no quería estar contigo. Hace casi cien años, la Clave la torturó casi hasta volverla loca; planearon enviarla a la Ciudadela para que pasara el resto de sus días delirando. Pero su familia la asesinó antes de que llegara allí. La asesinaron porque te amaba. Malcolm no se movió, pero la sangre pareció drenarse de su rostro, dejándolo como una estatua viviente con ojos en llamas. Lucie nunca había visto a nadie con ese aspecto, como si le hubieran dado un golpe mortal, pero aún no hubiera caído. —No te creo —dijo, su mano se cerró con fuerza alrededor de su pipa—. Ellos… ellos no podrían haberme mentido sobre esto. Sobre ella. —Había una entonación en la voz de Malcolm, cuando dijo «ella», que Lucie conocía: era la forma en la que su propio padre hablaba de su madre. Como si no pudiera haber otra «ella»—. ¿Y cómo pudiste saber lo que sucedió? Nadie te diría estas cosas, ni se las diría a tu madre. Grace buscó en su bolso. Sacó un objeto y lo sostuvo entre su pulgar y dedo índice: un cristal redondo y multifacético del tamaño de una pelota de cricket. —Este es un cristal aletheia.

340

—Sé lo que es —susurró Malcolm. Lucie también: había leído sobre ellos. Los cristales aletheia se tallaban de adamas. En los últimos años, la Clave los había usado para contener información en forma de recuerdos. que podrían verse de nuevo si el espectador tenía el poder de verlos. Por lo que Lucie sabía, solo los hermanos silenciosos podían liberar la imagen contenida en tal cristal, aunque tenía sentido que un brujo o mago pudiera tener la misma habilidad. Grace colocó el cristal en el escritorio frente a Malcolm. No hizo ningún movimiento para tocarlo. —Estaba guardado en la Mansión Chiswick. Contiene recuerdos que probarán la verdad de lo que estoy diciendo. Malcolm habló en voz baja y gutural. —Si alguna parte de lo que me estás diciendo es verdad —dijo—, los mataré. Los mataré a todos. Lucie se puso de pie. —Señor Fade, por favor ... —No nos importa —dijo Grace con bastante frialdad—, lo que hagas para vengarte. —A la luz del fuego, su plateado pelo relucía como el hielo—. Hemos hecho lo que pediste; te hemos traído noticias de Annabel Blackthorn. Te he dicho la verdad. Nadie más te lo diría, pero yo lo hice. Eso debe importar. Debería tener algún valor. Malcolm la miró ciegamente. La furia había dejado su expresión casi en blanco; solo sus ojos se movieron, y eran como heridas en su rostro. —Fuera —dijo. —Teníamos un acuerdo —dijo Grace—. Debes decirnos... —¡Salgan! —rugió Malcolm. Lucie agarró a Grace del brazo. —No —dijo Lucie entre dientes—. Nos vamos. —Pero... —Grace cerró la boca con fuerza mientras Lucie la arrastraba fuera de la habitación y la llevaba al pasillo. Un segundo después, la puerta de Malcolm se cerró de golpe; Lucie escuchó el clic de la cerradura.

341

Se detuvo en seco y se giró hacia Grace. —¿Por qué diablos hiciste eso? —Le dije la verdad —dijo Grace, desafiante—. Dijiste que debería decirle la verdad . —Así no. No contada de una manera tan… tan cruel. —¡La verdad es mejor que la mentira! Por cruel que pueda ser, es aún más cruel que no lo sepa. Todos supieron cuándo sucedió, y nadie se lo dijo, e incluso hasta ahora se le ha permitido creer que ella ha estado viva todo este tiempo. —Grace, hay formas de decir la verdad —protestó Lucie, mirando de un lado a otro para asegurarse de que nadie se acercaba—. No tenías que tirárselo a la cara. Le has hecho odiar a los Blackthorn incluso más; ¿cómo puedes pensar todavía que querrá ayudar a Jesse? Los labios de Grace temblaron. Los presionó uno contra otro. —La traición y el dolor son realidades de la vida. No está libre de ellos solo porque es un brujo. Lucie sabía que Grace había sufrido, que probablemente Tatiana había hecho que su infancia fuera casi insoportable. Pero ¿había olvidado por completo cómo era la gente? ¿Nunca lo había sabido? —Nunca entenderé a mi hermano —dijo Lucie, sin pensar—. ¿Por qué diablos te ama? Grace parecía como si Lucie la hubiera abofeteado. Parecía a punto de arremeter, luego se volvió sin decir una palabra y corrió por el pasillo. Después de una pausa de asombro, Lucie intentó atraparla, siguiendo a Grace hasta la sala principal del salón. Estaba lleno en ese momento, el suelo hervía con los asistentes a la fiesta: vislumbró una cabeza rubia mientras Grace empujaba más allá de un grupo de hombres lobo. Un momento después, había desaparecido. Lucie miró con tristeza a una phouka73 que hacía malabares. Había discutido con Jesse, no había recibido ni un ápice de información de Malcolm, en vez de eso lo enfureció, y había hecho enojar a Grace. Y Jesse se estaba desvaneciendo, su 73

Mitológica criatura del folklore celta.

342

tiempo se acababa. Necesitaba hacer más, saber más. Quizás si volviera a hablar con Malcolm por su cuenta. —¿Lucie? Lucie se volvió sorprendida. Detrás de ella no estaba otra que Ariadne Bridgestock en su vestido de seda esmeralda captando la luz de los apliques de pared. Ariadne puso un dedo en sus labios. —Ven conmigo —dijo en voz baja, haciendo un gesto para que Lucie la siguiera. Caminaron por otro pasillo, uno de empapelado damasco. Ariadne se detuvo ante una puerta de madera y le dio un golpe rápido. Una placa en la puerta señalaba que era la Habitación de los Susurros. Ariadne dio un paso atrás para dejar entrar a Lucie en la habitación y la siguió al interior, cerrando la puerta con cuidado detrás de ellas. Era bastante vertiginoso el número de habitaciones que había en el Hell Ruelle. Esta estaba llena de estanterías de libros, salpicada de cómodos sillones y sofás. Un fuego, morado y perfumado, prendido en la parrilla. La habitación tampoco estaba vacía. Descansando en una tumbona junto a la chimenea estaba Anna. Llevaba pantalones negros y un chaleco azul zafiro desabrochado sobre una fina camisa de tejido de lino. Tenía las piernas cruzadas, y un vaso de rojo vino en una de sus manos. —Me alegro de ver que Ariadne te encontró —dijo—. ¿Hay alguna razón por la que Grace Blackthorn y tú siguen teniendo tensas reuniones con Malcolm Fade? ¿Algo escandaloso que debería saber? Lucie miró de un lado al otro entre Anna y Ariadne, que se había sentado sobre un gran escritorio de nogal. Ella balanceaba sus piernas, sus enaguas susurraban entre sus tobillos. Así es que Ariadne esperaba ver a Anna. Lucie tenía razón. Pero se había imaginado que Ariadne había esperado solamente encontrarse con Anna por casualidad. Sin embargo, estaba claro que el objetivo principal se había cumplido. «Bueno, eso es una novedad interesante». —¿Y dónde está Grace? —dijo Anna, y tomó un sorbo de vino. —Se escapó —dijo Ariadne—. Nunca pensé que pudiera correr tan rápido.

343

Anna le dio a Lucie una mirada penetrante. —Esto empieza a sonar familiar —dijo—. ¿No es esta la segunda vez que apareces en el Hell Ruelle con Grace Blackthorn y sale corriendo como si su cabello estuviera en llamas? Espero que esto no se convierta en un patrón. Lucie arqueó las cejas. —¿Nos viste la última vez? Anna se encogió de hombros. —Lucie, cariño, no tienes que decirme nada que no quieras decirme. Tus secretos son tuyos. Pero Malcolm Fade es un hombre poderoso. Si vas a tener tratos con él... —Estaba tratando de ayudar —dijo Lucie. Extendió las manos hacia el fuego púrpura. Su mente daba vueltas. ¿Qué podía decir y qué debía callar?—. De ayudar a Grace. —Eso es muy extraño —dijo Ariadne—. Ella nunca te ha mencionado. De hecho, nunca la he visto juntarse ni con una sola amiga, y cuando toma el carruaje (Charles le prestó el suyo para que lo usara mientras él estaba en París) siempre está sola. No creo que yo le guste mucho. —Yo creo que nadie le gusta mucho —dijo Lucie—. Al menos, nadie que viva. —Una historia giraba en ella hasta entrar en su mente, una que podría ser agradable—. Pero no es del todo mala. Como probablemente hayas notado — añadió, mirando de nuevo a su prima—. Grace fue criada por un monstruo delirante, y como tal ha tenido una vida miserable. No creo que haya experimentado ni un ápice de cariño por parte de cualquiera de su familia, salvo por su hermano. —Jesse, ¿quieres decir? —dijo Anna—. ¿Mi primo? Lucie la miró con algo de sorpresa; realmente no se le había ocurrido antes que Anna, siendo mayor, tal vez recordara a Jesse. —¿Lo conociste? —No correctamente —dijo Anna—. Mi padre quería que nos conociéramos, pero tía Tatiana nos prohibió verlo. Un día sí recuerdo, sin embargo; debo haber tenido alrededor de ocho años. La tía había venido a nuestra casa para recuperar

344

un par de candelabros que insistía en que eran reliquias familiares. —Anna puso los ojos en blanco—. No entró, pero miré por la ventana porque tenía curiosidad. Vi a Jesse sentado en el carruaje abierto. Un niño delgado, como un pequeño espantapájaros, con su pelo negro y liso y esa carita afilada. Ojos verdes, creo. Lucie comenzó a asentir y se detuvo. —Fue amable con Grace —dijo—. Lo recuerda como la única bondad que conoció. —Respiró hondo. Sabía que no podía decirles a Anna y Ariadne toda la verdad: no podían saber de sus esperanzas de traer a Jesse de vuelta, o de la preservación de su cuerpo. Pero si sabían lo suficiente como para querer ayudar… bueno, había otros brujos además de Malcolm Fade—. Lo que yo estoy a punto de decir debe quedar entre las tres. Si Grace se entera de que se los dije, se enfadará mucho. Ariadne asintió con la cabeza y sus ojos ámbar reflejaron la luz de la chimenea. —Por supuesto. —Jesse murió cuando le colocaron su primera runa. Fue una cosa horrible — dijo Lucie, dejando que un poco del dolor real que sentía se apoderara de su voz. Anna y Ariadne podrían pensar que era empatía por Grace, y un poco de eso fue. Pero también fue pena por Jesse, por todos los días que no había vivido, los amaneceres que no había visto, por las horas tranquilas atrapado en una casa vacía todos los años desde su muerte—. Y... bueno, digamos, hubo circunstancias misteriosas que rodearon el evento. Ahora que Tatiana está en la Ciudadela Infracta y ya no puede controlar a su hija Grace, se ha obsesionado con descubrir la verdad. Ariadne parecía intrigada. —¿Está jugando a la detective? —Este… —dijo Lucie, que no esperaba esa reacción—. Sí. Fuimos a ver a Malcolm Fade para preguntarle si sabía algo de Jesse Blackthorn. Es un Gran Brujo, después de todo; sabe mucho. Dio a entender que había más en la historia del hermano de Grace de lo que la Clave creía. Y que un brujo estaba involucrado de alguna manera. —¿Involucrado de qué manera? —inquirió Anna. —¿Y quién era el brujo? —preguntó Ariadne.

345

Lucie negó con la cabeza. —No lo dijo. Anna miró hacia el fuego. —Normalmente no sentiría mucha simpatía por Grace Blackthorn. Pero recuerdo cuando Tatiana la adoptó. Yo tenía como diez años o algo así, pero había... rumores. —¿Qué tipo de rumores? —preguntó Lucie. Anna dejó su copa de vino. —Bueno, ya sabes, que Grace se quedó huérfana. Sus padres fueron asesinados por demonios. —Lanzó una rápida mirada a Ariadne, que había sido otra de aquellas huérfanas—. Por lo general, un niño superviviente habría sido enviado a vivir con un miembro de la familia. Si no existieran miembros de la familia que pudieran adoptar huérfanos, serían enviados al orfanato en Idris, o colocados en un Instituto, como sucedió con el tío Jem. Hay Cartwright vivos. Grace iba a ser enviada a vivir con el primo de su padre, hasta que Tatiana intervino. —¿Qué quieres decir con «intervino»? —preguntó Lucie. —Tatiana la compró —dijo Anna rotundamente—. Los Cartwright ya estaban sobrecargados con sus propios niños, y aparentemente les ofreció una suma bastante atractiva. La historia es que había estado merodeando por el orfanato durante años, alegando que quería una hija, pero no había encontrado ninguna niña de su gusto. Hasta Grace. Lucie estaba horrorizada. —¿Grace sabe? ¿Que fue una... una transacción? —Prefiero pensar que no, porque sería una cosa monstruosa a la que enfrentarse —dijo Anna—. Aunque quizás sería mejor saber la verdad. El eco de las propias palabras de Grace hizo que Lucie se sobresaltara. —Ojalá pudiéramos ayudarla de alguna manera —dijo Ariadne. —Creo que podría haber una manera —dijo Lucie, eligiendo sus palabras con cuidado—. Solo que no debe saber que lo estamos haciendo. Quizás podríamos

346

investigar las circunstancias de la muerte de Jesse Blackthorn. Tenemos mejores contactos que Grace; tal vez podamos encontrar cosas que ella no ha encontrado. —¿De verdad crees que le ayudaría saber la verdad sobre la muerte de su hermano? —preguntó Ariadne—. No siempre hace bien, desenterrar el pasado. —Creo que cualquier tipo de resolución sobre el asunto podría traerle paz — dijo Lucie. Por unos momentos, el único sonido fue el crepitar de las llamas. Anna las miró inquieta; eso siempre fue una paradoja, pensó Lucie, la forma en que Anna, Anna generosa y de corazón abierto, podía ser tan opaca como un vidrio empañado. Cuando miró a Lucie, sus ojos estaban pensativos, un poco curiosos. —Entonces, ¿qué tenías en mente para esta investigación? —Debemos encontrar a alguien con quien hablar —dijo Lucie—, alguien que pueda saber si realmente hubo un brujo involucrado en lo de Jesse, en lo que le sucedió a Jesse Blackthorn. Ragnor Fell está en Capri, Malcolm Fade no lo hará, Magnus Bane es cercano a mis padres… Necesitamos encontrar otra fuente. ¿Pensé que quizás podrías hablar con... Hypatia Vex? Trató de no parecer demasiado ansiosa. Hasta donde ellas sabían, ese misterio le importaba a Grace, no a ella. Anna alzó las cejas. Ariadne no dijo nada, aunque no parecía para nada emocionada con la idea. —Hypatia sigue algo disgustada conmigo por la forma en que terminó nuestro último encuentro —dijo Anna—. Aunque no lo suficientemente disgustada como para excluirme del Ruelle. —Se puso de pie, estirándose como un gato—. Supongo la pregunta es si deseo poner a prueba su paciencia de nuevo o no. Llamaron a la puerta. Ariadne saltó del escritorio y fue a abrirla. —Oh, Dios mío —la escuchó decir Lucie—. ¿Y quién eres tú, hombrecito? —Es Neddy —dijo Anna, guiñándole a Lucie—. Se encarga de entregar los mensajes para los Ladrones Alegres y sus varios amigos. ¿Qué pasa ahora? —Mensaje de James 'erondale —dijo Neddy, metiéndose en la habitación—. Tse quiere en casa, tan pronto como sea posible, y quiere que me deh media

347

corona, por mih molestiah. —Miró a Lucie con los ojos entrecerrados—. Mihmo mensaje para usté también, señorita —dijo—. Solo que ahora, no tengo que ir al Intituto pa’ entregarlo, supongo eso me ahorra un recao. —Pero yo no doy media corona —dijo Anna, sacando la moneda como por arte de magia; Neddy la tomó con aires de satisfacción y salió corriendo de la habitación—. ¿Qué podría querer James? ¿Lo sabes, Lucie? —No, en absoluto, pero no nos llamaría si no fuera importante. Podemos tomar mi carruaje; está a la vuelta de la esquina. —Está bien. —Anna se encogió para ponerse su chaqueta. Ariadne había vuelto a sentarse en el escritorio—. Ari, agrégate a mi próxima ronda de patrullaje. Tengo una idea sobre Hypatia. —Pero si van a hablar con Hypatia, yo también quiero estar ahí —protestó Lucie—. Yo sé con exactitud qué preguntas hacer. Anna le lanzó una mirada divertida. —No te preocupes, pequeña. Te haré saber dónde nos reuniremos con Hypatia, —Oh, bien, un mensaje secreto —dijo Lucie, complacida—. ¿Será en código? Anna no respondió; había salido de la habitación y luego se detuvo frente a Ariadne. Deslizó un dedo bajo su barbilla, levantó el rostro de la chica y la besó, fuerte; los ojos de Ariadne se agrandaron con sorpresa antes de cerrarlos, rindiéndose al momento. Lucie sintió que sus mejillas se sonrojaban. Miró hacia otro lado, concentrando sus ojos en el fuego amatista. No pudo evitar pensar en Grace, comprada y vendida de niña como si hubiera sido una muñeca de porcelana, no una persona en absoluto. No era de extrañar que supiera tan poco sobre el amor.

348

16 LA OSCURIDAD LLEGA AL AMANECER Traducido por Emma Corregido por Vane Editado por Mrs. Carstairs~

Y aquí, mientras las luces al otro lado del puente palidecen ante la luz de la resurrección en un Londres libre de humo, la oscuridad llega al amanecer. —Encontrada, Dante Gabriel Rossetti. —Esto es una completa locura, James —dijo Anna, golpeando su taza de café contra el platillo con suficiente fuerza como hacer una grieta en la porcelana. Debía estar muy disgustada, pensó James: su aprecio por la fina porcelana era demasiado sofisticado—. ¿Cómo siquiera pensar algo así? James miró a través del salón. Sus amigos lo miraban fijamente desde las sillas colocadas junto al fuego acogedor. Anna, con un chaleco azul y polainas negras; Christopher , con los ojos bien abiertos, y Thomas, su boca en una línea sombría. Lucie, con las manos en el regazo, claramente luchando contra sus emociones y decidida a no mostrarlo. —No había planeado decirles en lo absoluto —dijo James. Se había sentado en un sofá con la teoría de que uno podría sentirse cómodo al decirle a sus amigos que podía estar involucrado en asesinatos mientras duerme—. Si no hubiera estado esa marca en mi alféizar... —¿Se suponía que eso nos hiciera sentir mejor? —preguntó Thomas. —No querías decirnos porque sabías que diríamos que era ridículo —dijo Lucie—. Cordelia y tú ya nos han librado de Belial. —Pero un Príncipe del Infierno no puede ser asesinado —dijo James, cansado. Estaba agotado hasta los huesos: apenas había dormido la noche anterior, apenas había comido, y la visita de Grace lo había perturbado. Empujó lejos los pensamientos sobre ella ahora, regresando con determinación al asunto en cuestión—. Todos lo sabemos. Belial pudo haber quedado reducido después

349

de ser herido por Cortana, pero eso no significa que su esfera de influencia haya terminado. Algo hizo esa marca en mi alféizar esa mañana. —Mencionaste la marca antes —dijo Christopher—. ¿Qué era? ¿Qué te hacer estar tan seguro de que tiene algo que ver con Belial? James se levantó y tomó el Monarchia Daemonium del banco del piano en donde lo había colocado. Era un volumen alto, encuadernado en cuero púrpura. —Aquí leí por primera vez acerca de Belial y los otros ocho Príncipes del Infierno —dijo—. Cada uno tiene un sigillium, una marca por la que son reconocidos. —Se sentó y abrió el libro en la sección de dos páginas sobre Belial— . Este es el símbolo que vi en el hielo. Los demás se acercaron, Anna se inclinó sobre el respaldar de la silla de James. Hubo un silencio mientras todos miraban la ilustración de Belial, estaba de espaldas, con la cabeza vuelta hacia un lado, su perfil afilado como una navaja. Llevaba una capa roja oscura y una sola mano con garras era visible a su costado. No era exactamente aquel caballero que James había conocido en el Reino de Belphegor, aunque seguía teniendo la misma aura amenazante atada a él. —Así que Belial te ha dejado una nota74 —murmuró Anna—. Descortés de su parte no esperar a que el lacayo estuviera en casa. —Entonces, ¿se supone que es un mensaje? —dijo Thomas—. ¿Una forma de decir «aquí estoy»? —Quizá es una forma de decir que yo soy él —dijo James—. Quizá ha encontrado la forma de poseerme cuando estoy inconsciente… —No eres un asesino ni estás poseído —espetó Lucie—. En caso de que lo hayas olvidado, los demonios no pueden poseer a Cazadores de Sombras. No creerás que nuestros padres olvidaron nuestros hechizos de protección al nacer, ¿verdad? —Lucie —dijo James—. No los culpo, ni espero que lo hayan olvidado. Pero este es Belial. Él es un Príncipe del Infierno. Ha llegado a mis sueños la mitad de mi vida. Si alguien pudiera romper el hechizo de protección, sería un Príncipe del Infierno… —El hechizo debe proteger contra cualquier interferencia demoníaca —dijo Christopher—. Originalmente, la intención del hechizo era alejar «Calling card» en inglés, se refiere a una señal o evidencia de que alguien o algo está o ha estado presente, una marca de identificación. También significa tarjeta de visita. 74

350

específicamente a Lilith. Los ángeles Sanvi, Sansavi, y Semangelaf son sus enemigos mortales. Pero toda la ceremonia, realizada por los Hermanos Silenciosos, debe ser suficientemente fuerte para mantener alejado incluso a Belial, o Leviatán. —Un excelente recordatorio de que podría ser peor —dijo James—. Nuestro abuelo podría haber sido Leviatán. Ambos tendríamos tentáculos. —Sería tan complicado hallar ropas que se ajusten —dijo Christopher, con simpatía. —Entonces, ¿qué hacen estos Sigilos? —preguntó Thomas, enderezándose en su silla—. ¿Solo sirven como firmas elaboradas? James dejó el libro sobre la mesa con incrustaciones junto al fuego. —Son más que símbolos. Pueden ser utilizados en invocaciones. Los cultos antiguos solían crear marcas gigantes con rocas erguidas o marcas en la tierra, que servirían como puertas de entrada para los demonios. —Se detuvo, atrapado por un pensamiento repentino—. Christopher, ¿tienes un mapa de Londres? —¡Soy un científico —dijo Christopher—, no un geógrafo! No tengo un mapa de Londres. Lo que sí tengo es una probeta con veneno de Raum —agregó—, pero está en mi zapato, y será difícil de sacar. —¿Alguien tiene alguna pregunta sobre eso? —dijo James, mirando alrededor—. ¿No? Bien. Entonces, un mapa… Anna trepó delicadamente a una silla tapizada y alcanzó un estante alto de libros. Sacó un libro de mapas. —Qué suerte que tengas una biblioteca bien equipada, James. James tomó el libro y lo colocó sobre la mesa, pasando a través de las páginas. El mapa de Londres era fácil de encontrar: ningún londinense desconoce la forma de su ciudad, con sus orillas abarrotadas, sus puentes, su río recorriendo los muelles. A pesar de las protestas de Thomas, James sacó un bolígrafo del bolsillo de su amigo. Comenzó a marcar puntos en el mapa, contándolos en orden. —Clerkenwell, Fitch Lane, Shoe Lane, Mercado Sheperd… —Creo que está poseído —dijo Thomas—. Está vandalizando un libro. —Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas. —James entrecerró los ojos. Salpicados en el mapa estaban los puntos marcados, uno por

351

cada dirección en donde había sido encontrado un cuerpo. Los había conectado con su bolígrafo, pero no formaron nada parecido al sigillium de Belial. —Me preguntaba… —Si alguien estaba tratando de dibujar el sigillium, por así decirlo, con los sitios elegidos para los asesinatos —dijo Christopher, su rostro iluminado por sus pensamientos—. Me di cuenta de lo que estabas haciendo, es muy inteligente, pero no veo cómo eso podría ser el comienzo del sigillium de Belial. Es todo círculos, y esto es más como una línea que se engancha al final… James arrojó el bolígrafo a la mesa. —Era solo una teoría. Pero eso no significa que Belial no esté haciendo su voluntad a través de mí mientras duermo. Piensa en lo que el fantasma de Filomena le dijo a Cordelia, que ella había herido a Belial y debería haber sido capaz de ayudarla. ¿Tal vez porque sabía que su asesino era también uno de los Príncipes del Infierno? ¿Tal vez incluso el mismo? —No podemos saber a qué se refería —dijo Thomas—. Y si Belial está influenciándote, sabes que nada de esto sería tu culpa, ¿verdad? Todos se quedaron en silencio por un momento. James respiró profundo. —¿Te sentirías de esa forma? —dijo él—. ¿Si fueras yo? —Bueno, difícilmente podrás volver a dormir —dijo Christopher—. Estudios han demostrado que es bastante inseguro. —Sé razonable —dijo Anna—. ¿Cómo podrías ir y venir en medio de la noche, tirando y tropezando con cosas porque ni siquiera estás despierto, y no despertar a todos en casa? —No estoy seguro de que sea lo mismo que el sonambulismo —dijo James— . Quizá no estaría tropezando con las cosas. Quizá esté más consciente que eso y los sueños sean una especie de recuerdos de lo que he hecho. Y… —Su garganta de sintió seca como un desierto—. Y la noche en que Elias murió, cuando soñé, fue diferente a las demás veces. Él parecía verme. Él me reconoció. Anna, que había estado caminando, se detuvo abruptamente. —¿Dijo tu nombre? —No. —James tenía que admitirlo—. Pude ver un brillo de reconocimiento en sus ojos, él dijo algo, creo que fue «Eres tú». Pero no dijo mi nombre. Sus amigos intercambiaron miradas de preocupación.

352

—Entiendo por qué no querías a Cordelia aquí —dijo Anna finalmente—. Decirle que crees haber sido responsable por la muerte de su padre… —Pero no lo eres, James —agregó Lucie. —La quiero aquí, en realidad —dijo James—. Creí que ella y Matthew ya estarían aquí. No puedo ocultarle esto. Una conspiración de silencio como esa… —Sacudió la cabeza—. No. Si ella me aborrece después, entonces necesitaré que estén ahí para ella. Sus amigos. —No lo hará —dijo Anna—, no te aborrecerá, James… Como si fuera una señal, todos escucharon el sonido de un coche deteniéndose frente a la casa. Las voces de sus amigos se elevaron en un murmullo detrás de James cuando fue a abrir la puerta principal. Llevaba una camisa con mangas, y el aire frío del exterior atravesaba bruscamente el algodón. No nevaba, pero una niebla había llegado con el sol poniente, suavizando los bordes de la ciudad, haciendo que el coche pareciera un carruaje de hadas tirado por caballos invisibles. Se apoyó contra el marco de la puerta cuando Matthew, una sombra en la niebla, rodeó el coche para ayudar a Cordelia a bajar. La manta envuelta alrededor de ella comenzaba a deslizarse hacia abajo mientras se ponía de pie, pero Matthew la agarró antes de que llegara al suelo y cuidadosamente la volvió a colocar alrededor de sus hombros. Incluso a través de la niebla, James pudo verla sonreír. Sintió una extraña sensación, una especie de hormigueo entre sus omóplatos. Inquietud, quizá; no estaba ansioso por contarle su historia a Cordelia. Ella y Matthew se encaminaron hacia la casa, sus pies calzados silenciosos sobre el pavimento nevado. El cabello de Cordelia estaba suelto, su color rojo brillante era el único punto focal de color entre la niebla monocromática. —¡Daisy! —exclamó James—. ¡Math! Entren. Se congelarán. Poco después, pasaron apresuradamente junto a él en la entrada, Matthew se acercó para ayudar a Cordelia a quitarse el abrigo antes de que James pudiera pensar en hacerlo. Ambos lucían quemados por el viento helado, con las mejillas enrojecidas. Matthew estaba parloteando sobre el coche, y sobre cómo James debería intentar conducirlo.

353

Cordelia, sin embargo, estaba callada, sacándose los guantes, sus amplios y oscuros ojos lucían pensativos. Cuando Matthew se tomó un momento para respirar, ella dijo: —James, ¿quién está aquí? —Anna, Lucie, Thomas, y Christopher están en el salón —dijo—. Les pedí que vinieran. Matthew frunció el ceño, quitándose las gafas protectoras. —¿Está todo bien? —No exactamente —dijo James. Y cuando ambos lo miraron con inquietud, agregó—: No ha habido otra muerte, nada de eso. —Pero ¿las cosas no están bien? —dijo Matthew—. ¿Ha pasado algo más? ¿El Enclave ha hecho algo terrible? —El Enclave se debate entre pensar que es un brujo corrupto y pensar que es un Cazador de Sombras —dijo James—. Pero Thomas y Anna pueden decirte más acerca de eso. Necesito hablar con Cordelia un momento. Si no te importa, Math. Un destello de emoción cruzó el rostro de Matthew, pero se desvaneció antes de que James pudiera identificarlo. —Por supuesto —dijo, pasando junto a James y desvaneciéndose por el pasillo. Cordelia levantó la mirada inquisitivamente hacia James. Su cabello estaba húmedo; ondulado alrededor de su rostro como brotes de rosas. Un susurro presionaba en la parte posterior de su mente: «Tienes que decirle que besaste a Grace». Le dijo al susurro que se callara. Lo que tenía que decirle primero era mucho peor. —Te he extrañado —dijo él—. Y antes de que vayamos hacia el salón, deseo disculparme. Lo que dije acerca de tu padre en la cripta es imperdonable, el cómo lo despedí es algo de lo que siempre me arrepentiré… Pero ella estaba sacudiendo la cabeza. —He querido disculparme contigo. Tú no tienes nada por lo que disculparte. No podías haber salvado a mi padre. Desafortunadamente, fuiste el último en verlo, y él… oh, que vergüenza que te exigiera dinero. —Había una fría pasión de ira en su voz. Ella negó con la cabeza, su cabello se tensaba con las pocas

354

horquillas que aún lo sujetaban—. Alastair me hizo entrar en razón. Hiciste lo que debías hacer, James. —Hay más —dijo él, forzando las palabras en su garganta seca—. Más que debo decirte. No sé si seguirás siendo amable conmigo cuando haya acabado. La vio estremecerse, la vio endurecerse a sí misma. Era un recordatorio de cuánto debió haberle ensañado su infancia a prepararse para las malas noticias. —Dime. De cierto modo, era más sencillo decírselo a ella de lo que había sido explicarle a los demás. Daisy ya sabía acerca de las pesadillas que lo despertaban en las noches gritando, sobre la ventana abierta en su habitación, sobre las cosas que veía cuando soñaba. Al igual que él, Daisy había conocido a Belial. Una cosa era imaginar que podías enfrentarte a un Príncipe del Infierno. Era completamente distinto estar cerca de uno, sentir la ráfaga helada de su odio, su maldad, su poder. Se forzó a llegar hasta lo último, explicando su experimento, las cuerdas, la marca en el alféizar, mientras ella lo miraba fijamente, con expresión tranquila. —Ya veo —dijo ella cuando él acabó—, que no debí haberte dejado solo anoche. El cabello de James estaba en sus ojos; levantó una mano temblorosa para apartarlo. —Lo peor de todo es que sé un poco más ahora de lo que sabía entonces. Y es posible que necesitemos contratar a otra sirvienta para reemplazar a Effie. —¿Y qué piensan los demás? —preguntó ella. —Se rehúsan a creerlo —dijo él—. Deben creer que la conmoción de lo que pasó con tu padre me ha enloquecido. —Se quedó sin aliento—. Daisy. El odio que he sentido, cada vez que he soñado, no puedo imaginar otra cosa que no sea el odio de Belial. Y tu padre… —Se quedó sin aliento—. Si no quieres estar involucrada en esto, conmigo, jamás te culparía. —James. —Ella lo agarró por la muñeca; el pequeño gesto lo recorrió como una descarga eléctrica. Su rostro lucía firme, determinada—. Ven conmigo. Le permitió arrastrarlo a través del pasillo, hacia el salón, donde los demás estaban congregados. Matthew estaba recostado en el sofá; se giró hacia James cuando entró a la habitación, sus ojos oscuros por la preocupación. La mirada de Anna se dirigió rápidamente hacia Cordelia.

355

—¿Le dijiste? Cordelia liberó la muñeca de James. —Lo sé todo —dijo ella. Su tono de voz fue muy tranquilo. Había algo diferente en ella, pensó James, algo que no podía identificar. Había cambiado, incluso desde ayer. Pero entonces, perdió a su padre. Su familia nunca sería la misma. —Es ridículo —dijo Matthew, deslizándose del respaldo del sofá—. James, realmente no puedes creer que… —Entiendo por qué lo cree —dijo Cordelia, y Matthew se detuvo a medio movimiento. Cada rostro se volvió hacia Cordelia—. Había dos cosas en las que pensé cuando conocí a Belial. La primera, que haría lo que fuera por alejarme de él. Y la segunda, que no importaba lo que hiciera, porque toda su atención estaba en James. Ha sido así desde hace algún tiempo. Si hay alguna manera de que pueda llegar a él… lo hará. —Pero James no es un asesino —dijo Lucie—. Él nunca haría… —Yo tampoco creo que lo sea —dijo Cordelia—. Si Belial está controlándolo, entonces nada de esto es culpa suya. No se le puede culpar. Cualquiera de nosotros haría lo mismo, bajo el poder de un Príncipe del Infierno… —Negó con la cabeza—. Es imparable. —Traté de detenerme anoche —dijo James—. Y, aun así, de alguna manera desperté con las cuerdas en pedazos a mi alrededor. —No puedes hacer esto solo —dijo Cordelia—. De hecho, si vamos a probar algo sobre lo que realmente está sucediendo, no puedes estar solo ni un solo momento. —Ella tiene razón —dijo Anna—. Permaneceremos aquí esta noche, haciendo guardia. Si intentas salir de la casa, lo sabremos. —No si intenta razonablemente.

escapar

por

la

ventana

—señaló

Christopher,

—La clavaremos para cerrarla —dijo Thomas con entusiasmo. —Y alguien deberá sentarse con James. Dejarlo dormir, pero vigilar si pasa algo —dijo Matthew—. Yo lo haré. —Podría ser mejor si Cordelia lo hiciera —dijo James en voz baja. Matthew lucía un poco herido.

356

—¿Por qué? —Porque tengo a Cortana —dijo Cordelia—. He herido a Belial con Cortana antes; si es necesario, supongo que… —Por primera vez lucía dubitativa—. Puedo hacerlo otra vez. —Efectivamente —dijo James—. Puede derribarme si es necesario. —¡Por supuesto que no! —exclamó Lucie, poniéndose de pie—. ¡Nadie será derribado! —A excepción de Belial —comentó Christopher—. Si hace acto de presencia, por sí mismo, ya saben, no dentro de James, por así decirlo. —Solo hiéreme, entonces —le dijo James a Cordelia—. Apuñálame en la pierna si tienes que hacerlo. En la izquierda. Le tengo afecto a mi pierna derecha. —Solo promete que llamarás, si nos necesitas —dijo Matthew. Intercambió una mirada larga con James. Decía todas las cosas que Matthew nunca diría delante de estas personas, sin importar cuánto se preocupara por ellos: decía que amaba a James, que estaría aquí toda la noche, si James lo necesitaba, que creía en James como creía en sí mismo. —Entonces está decidido —dijo Anna—. Esperaremos aquí esta noche y nos aseguraremos de que James nunca salga de su habitación; Cordelia hará guardia arriba. Y yo asaltaré la despensa, ya que probablemente estaremos hambrientos. Un ejército marcha sobre su estómago75, como dice el dicho. —Entonces, ¿cómo planearemos permanecer despiertos toda la noche? — inquirió Thomas. —Podría leerles a todos La Hermosa Cordelia —sugirió Lucie—. Tengo algunas páginas en mi bolso. Uno nunca sabe cuándo puede llegar la inspiración. —Oh Señor —dijo Matthew, sacando su petaca—. En ese caso, necesitaré tomar brandy. ¿Qué fue lo que Lord Byron dijo? «El hombre, siendo razonable, debe embriagarse; lo mejor de la vida no es más que la embriaguez». —Levantó la petaca a modo de brindis—. Lucie, empieza. Mientras los demonios del Infierno son batallados en el piso de arriba, nosotros lucharemos contra los demonios de la prosa romántica en el salón.

En inglés «An army marches on its stomach», es un dicho que se le atribuye a Napoleón Bonaparte al reconocer la importancia de las provisiones para el ejército, ya que una buena alimentación era importante para vencer en la lucha. 75

357

James se retiró a su habitación con Thomas, quien ayudó a cerrar la ventana con clavos antes de regresar a la planta baja para jugar a las cartas. Cordelia, después de visitar su propia habitación para cambiarse a un vestido cómodo, se unió a James, quien cerró la puerta que conectaba con la otra habitación firmemente detrás de ella y movió una silla enfrente como precaución. Luego él comenzó a desvestirse. Cordelia supuso que debería haberlo esperado. La idea era que James iría a la cama, después de todo, y no era de esperar que durmiera con sus zapatos y saco puestos. Ella colocó una silla junto a la cama y se sentó, con Cortana sobre su regazo. —Tu viaje de hoy —dijo él, desabrochándose los gemelos. Su camisa se abrió en las muñecas, revelando la fuerte línea de sus antebrazos—. ¿Te levantó el ánimo? —Sí —dijo ella—. Hay una historia fantástica sobre un túmulo en Berkshire Downs donde, si dejas una moneda, Wayland el Herrero reparará tu espada. Llevé a Cortana allí, y ahora parece estar mucho más cómoda en mi mano. Quería contarle el resto sobre Wayland el Herrero, de su juramento de lealtad como paladín. No se lo había contado a Matthew. Era demasiado reciente, entonces, y había demasiada maravilla en ello. Y ahora, descubrió, tampoco podía decírselo a James; era demasiado, una historia demasiado extraña para esta noche. Si todo salía bien, se lo diría mañana. —Dicen que Wayland el Herrero creó la espada Balmung, la cual fue utilizada por Sigurd para asesinar al dragón Fafnir —dijo James, quitándose el saco y los tirantes—. Un rey encarceló a Wayland para intentar obligarlo a forjar armas. Él asesinó a los hijos del rey en venganza, e hizo copas con sus cráneos y un collar con sus ojos. Cordelia pensó en el collar de piedra azul que llevaba Wayland y se estremeció un poco. No parecía ni un poco, estar hecho de ojos, pero nada sobre el hombre que había conocido le hacía creer que era incapaz de los hechos de la historia que James estaba contando. —Dicen que todas las espadas poseen alma —dijo ella—. Eso me hace sentir un poco incómoda por la de Cortana. Él sonrió de costado, desabotonándose la camisa.

358

—Quizá no todas las historias sean ciertas. —Esperemos que no —dijo ella, mientras él trepaba a la cama en pantalones y camiseta interior; ya había almohadas apiladas contra la cabecera de la cama y un rollo de cuerda sobre el cubrecama. La camiseta le dejaba los brazos desnudos desde los codos para abajo, cubiertos con marcas negras y cicatrices pálidas de runas desvanecidas. —Ataré mi muñeca al poste de la cama, aquí —dijo él—, y luego, si pudieras atar mi otra muñeca, sería más seguro, creo. Cordelia aclaró su garganta. —Sí, eso… eso parece ser lo más seguro. Él miró hacia ella, su cabello se alborotó. —¿Cuál era el inconveniente con Cortana? —No se sentía muy bien en mi mano desde que luchamos contra Belial — admitió Cordelia; eso era verdad—. Creo que su sangre pudo haberla afectado de alguna forma. —«Cosa que el mismísimo Wayland me explicó, pero no puedo decírtelo». —Belial. —James cogió la cuerda, enrollándola cuidadosamente en su muñeca izquierda y atándose al poste de la cama. Tenía la cabeza gacha; Cordelia observó cómo los músculos de sus brazos se flexionaban y relajaban mientras aseguraba su amarre. Aunque habían pasado meses desde el verano, todavía había una línea visible donde su piel estaba más oscura, luego más clara, debajo de las mangas y el cuello de su camiseta—. Esa es la razón por la que quería que estuvieras en la habitación conmigo. —Su voz era baja, casi áspera—. Los otros saben que Belial es un Príncipe del Infierno, pero solo tú y yo lo hemos visto. Solo nosotros sabemos lo que significa enfrentarlo. Al terminar el nudo, él se recostó contra las almohadas apiladas. Su cabello era muy negro en contraste con su blancura. Por un momento, Cordelia vio de nuevo aquel lugar maldito donde habían luchado por sus vidas: la arena fundiéndose en vidrio, árboles desnudos como esqueletos, y Belial, con toda su belleza, y cada rastro de humanidad incinerado en él. —No crees que los otros estarían dispuestos a detenerte si eso significa herirte —dijo ella—. Pero crees que yo sí lo estaría. James sonrió ligeramente.

359

—Tengo fe en ti, Daisy. Y hay una cosa más que debo decirte. —Cuadró la mandíbula, como si se estuviera preparando para algo—. Besé a Grace hoy.

* * * La noche se extendía frente a James en todos sus posibles horrores, sin embargo, en este momento, todo su mundo parecía haberse reducido a Cordelia. Él sabía que estaba mirándola fijamente, y no podía evitarlo. No sabía lo que esperaba, ella no lo amaba, eso lo sabía, pero había roto su acuerdo, su promesa de respetar su dignidad. De cierto modo sería más fácil si ella lo amara, si él hubiera roto un acuerdo romántico. Podría lanzarse a sus pies, suplicar y pedirle perdón. Ella podría llorar y hacer peticiones. Pero esta era Daisy; ella nunca haría aquellas cosas. No dijo nada, solo sus ojos parecían haberse ampliado un poco más en su rostro. —Ella vino aquí —dijo él finalmente, incapaz de soportar el silencio—. No la invité. Debes creerme; no habría hecho eso. Llegó inesperadamente, y estaba preocupada por los asesinatos, y… la besé. No sé por qué lo hice —agregó, porque no podía explicarle a Cordelia lo que él no podía explicarse a sí mismo—, pero no daré excusas estúpidas. —Noté que había una grieta —dijo Cordelia, en voz baja e inexpresiva—, en el metal de tu brazalete. La cuerda se enrolló por la muñeca derecha de James, ocultando parcialmente el brazalete. Al mirar hacia abajo, vio que Cordelia tenía razón: una pequeña grieta recorría el metal. —Puede que haya golpeado la estantería, luego de que se ella se fuera — admitió él. Su mano todavía le dolía por el impacto—. Puede que haya agrietado el metal. —¿Puede? —dijo ella con la misma voz baja—. ¿Y por qué me estás diciendo esto ahora? Pudiste haber esperado. Y decírmelo mañana. —Si vas a cuidarme toda la noche, deberías saber a quién estas cuidando — dijo James—. Te decepcioné. Como amigo. Como esposo. No quería agravar eso ocultándote secretos. Ella le dio una larga mirada. Una mirada reflexiva. —Si deseas irte —dijo él—, puedes…

360

—No voy a dejarte. —Su voz era mesurada—. Por otro lado, has roto nuestro acuerdo. Me gustaría algo a cambio. —¿Como si hubiese perdido una partida de ajedrez? —Nunca fallaba en sorprenderlo. Casi sonrió—. Puede que prefieras pedírmelo en otra ocasión, cuando no me encuentre atado a la cama. Los servicios que puedo ofrecerte en este momento son limitados. Ella se puso de pie, apoyando a Cortana contra la pared. El vestido rojo para el té que llevaba puesto era holgado, pero confeccionado por una seda que le ceñía, con cintas de terciopelo negro en el dobladillo y las mangas. Su cabello era un tono más oscuro que la seda, sus ojos eran del mismo color que el terciopelo, y se fijaron en los suyos mientras se subía a la cama. —Adecuado a lo que necesito, creo —dijo ella—. Quiero que me beses. La sangre de James parecía acelerarse en sus venas. —¿Qué? Ella estaba de rodillas, encarándolo; los ojos de ambos se encontraban al mismo nivel. El vestido se extendió a su alrededor como si fuera una flor de loto elevándose entre las hojas. El cuello del vestido era muy bajo, bordeado con encaje blanco que se deslizaba ligeramente sobre su piel morena. Había una expresión en su rostro que le recordó a James la expresión que tuvo la noche que bailó en el Hell Ruelle. Una determinación cercana a la pasión. —Un día encontrarás tu camino de regreso a Grace, quien conoce nuestra situación —dijo ella—. Pero yo me casaré con algún otro hombre, y él sabrá que estuve casada contigo. Esperará que sepa besar, y… hacer otras cosas. No espero un tutorial completo, pero creo que, razonablemente, podría pedirte que me muestres cómo se besa. Recordó a Cordelia bailando, ardiendo. Recordó los momentos posteriores a eso, en la Habitación de los Susurros. Podría decirle que apenas necesitaba que él le enseñara; ella sabía besar. Pero su mente estaba consumida por el pensamiento de este hombre, un hombre con el que se casaría en el futuro, que la besaría y esperaría cosas de ella… James ya lo odiaba. Se sintió mareado de rabia hacia alguien que no conocía, y de lo cerca que estaba ella de él. —Ponte encima de mí —dijo él, su voz apenas reconocible a sus propios oídos. Era su turno de verse sorprendida.

361

—¿Qué? —Estoy atado a la cama —dijo él—. No puedo levantarme y besarte, así que tendré que sentarme aquí y besarte. Lo que significa que te necesito… —Extendió su brazo libre, su mirada nunca se apartó de la de ella—. Más cerca. Ella asintió. Un rubor se había extendido por su rostro, pero por lo demás lo miró con los ojos muy abiertos y con seriedad mientras se movía a través de la cama hacia él, gateando, un poco incómoda sobre su regazo. La sangre de James ya corría caliente y rápido por sus venas cuando ella colocó las rodillas a cada lado de sus caderas. El rostro de ella ahora estaba cerca: él podía ver las oscuras líneas individuales de sus pestañas, el movimiento de su labio inferior mientras lo tomaba entre sus dientes. —Dime otra vez lo que quieres que haga —dijo él. La suave columna de su garganta se movía mientras ella tragaba. —Muéstrame cómo besar —dijo ella—. Apropiadamente. Él la rodeó con el brazo libre, levantando las rodillas de modo que la espalda de ella estuviera contra sus piernas. El vestido crujió, la tela se tensó cuando ella se movió, amoldándose a su forma. Él pudo sentir el aroma de su perfume: jazmín ahumado. Su mano se deslizó por su cabello satinado, ahuecando la parte posterior de su cabeza. Ella suspiró, acomodándose más cerca de él; la sensación de ella envió un fragmento dentado de deseo por su columna vertebral. Sus labios tenían forma de corazón, pensó él: esa hendidura en el labio superior, el círculo formado por el inferior. Ya no se mordía el labio, solo lo miraba a él, con los ojos llenos del mismo desafío frío con el que se había mostrado en el Hell Ruelle. Se dio cuenta de que no había ninguna razón para tratarla como si tuviera miedo. Se trataba de Daisy. Ella nunca tenía miedo. —Coloca tus manos sobre mis hombros —dijo él, y cuando ella se inclinó hacia adelante para hacerlo, él la besó. Su agarré en él se intensificó inmediatamente; ella exhaló contra su boca, sorprendida. Él tragó su aliento, separando sus labios de ella con su lengua, hasta que su boca estuvo caliente y se abrió bajo la suya. Él le dio pequeños besos en la esquina de su boca, succionó y mordió su labio inferior mientras ella agarraba más fuerte sus hombros. Ella temblaba, pero le había pedido que le enseñara y él pretendía hacerlo completo.

362

363

Con su mano libre, él le acarició el cabello, sacando la última horquilla, enredando sus dedos entre las gruesas hebras. Las manos de ella se movieron para ahuecar cada lado de su cuello, sus dedos se curvaron en la nuca. La lengua de él provocaba a la suya, mostrándole cómo devolver el beso, cómo el intercambio podía ser un duelo de labios y lengua, de aliento y placer. Cuando ella succionó su labio inferior, él se movió contra ella, profundizando el beso implacablemente, su mano libre formó un puño en la parte posterior de su vestido, aplastando la tela. «Oh Dios». La fina seda apenas era una barrera; podía sentir todo su cuerpo sobre el suyo, su forma: busto, cintura, caderas. Se estaba ahogando en sus besos, nunca se cansaría de besarla. La suavidad de su boca, los sonidos de placer que ella emitía entre besos, se movía para acercarse más, sus caderas se balanceaban contra él. Un siseo agudo escapó entre sus dientes. Le dolía el brazo; había estado tirando y tirando de la cuerda que lo sujetada, ahora su cuerpo actuaba por sus propias necesidades y deseos. Cordelia gimió y se arqueó contra él. Chispas se dispararon por sus venas; la necesidad de tocarla era cegadora, mordaz, la aflicción crecía en su sangre por hacer más, por tener más de ella. Probablemente ella no tenía ni idea de lo que le estaba haciendo, apenas se conocía a sí mismo, pero si continuaba moviéndose de esa manera... Ella era su esposa, y era adorable, increíblemente deseable. Nunca había deseado a alguien así. Medio fuera de sí, movió sus labios a través de su mandíbula, bajando por su garganta. Él podía sentir su pulso, inhaló el aroma de su cabello, jazmín y agua de rosas. Besó su camino hacia abajo, sus dientes rozaron su clavícula, sus labios rozaron el hueco de su garganta... Ella se apartó rápidamente, alejándose de él, con el rostro sonrojado, su cabello caía libremente por su espalda. —Eso fue muy esclarecedor —dijo ella, su voz calmada en contradicción con su rostro ruborizado y su vestido arrugado—. Gracias, James. Dejó caer su cabeza contra la cabecera de la cama con un golpe. Todavía estaba atolondrado, la sangre golpeaba a través de sus venas. Su cuerpo dolía de placer inexpresado. —Daisy… —Deberías dormir. —Ella ya estaba recogiendo a Cortana, y sentándose otra vez en la silla junto a su cama—. De hecho, debes, o nunca lo sabremos.

364

Luchó para regular su respiración. Maldita sea. Si fuera alguien más, habría dicho que ella tenía la intención de hacerlo como venganza: su cuerpo se sentía hecho estragos por desearla. Pero ella se había acomodado tranquilamente en su silla, con la espada sobre su regazo. Solo el ligero desorden de su cabello, las marcas rojas en su cuello donde habían estado sus labios, demostraban que había sucedido algo. —Oh —dijo ella, como si justo acabara de recordar un artículo de compra que había olvidado—. ¿Necesitabas que atara tu otra muñeca también? —No —dijo James. No estaba dispuesto a explicar por qué una mayor proximidad a Cordelia parecía una mala idea—. Así está bien. —¿Quieres que te lea? —dijo, cogiendo una novela de la mesita de noche. Él asintió ligeramente. Estaba desesperado por una distracción. —¿Qué libro? —Dickens —dijo ella remilgadamente, abrió el tomo, y comenzó a leer.

* * * Thomas estaba abotonando su abrigo mientras cruzaba la cocina, ahora oscura, cuando la medianoche había llegado y el lugar estaba dichosamente libre de personal doméstico. Se había ido sigilosamente del salón de visitas sin que los demás lo notaran, absortos mientras conversaban y jugaban a las cartas. Ni siquiera Christopher, que hacía guardia en la puerta, había notado que Thomas había cogido su chaqueta y sus bolas, y se escabulló por el pasillo. Sintiéndose bastante orgulloso de sí mismo, abrió silenciosamente la puerta trasera del jardín. Acababa de salir a la fría oscuridad cuando una luz se encendió frente a él. La punta ardiente de un cerillo iluminó un par de ojos azules afilados. —Cierra la puerta detrás de ti —dijo Anna. Thomas hizo lo que se le pidió, maldiciéndose en silencio. Podría haber jurado que, diez minutos atrás, Anna había estado durmiendo en una silla. —¿Cómo lo supiste? —¿Qué ibas a escabullirte? Encendió la punta de su cigarro y arrojó el cerillo. —Honestamente, Thomas, te he estado esperando aquí afuera por tanto tiempo que temía que mi chaleco pasara de moda.

365

366

—Solo quería tomar un poco de aire… —No, no es así —dijo ella, soplando humo blanco en el gélido aire—. Tenías esa mirada en tus ojos. Vas a salir y patrullar solo otra vez. Primo, no seas estúpido. —Tengo que hacer lo que pueda, y soy mucho más útil afuera que lo que soy en el salón de visitas —dijo Thomas—. James no necesita a cinco de nosotros para asegurarse de no dejar la casa. —Thomas, mírame —dijo ella, y lo hizo. Su mirada azul era firme. Su prima Anna: recordaba cuando ella usaba enaguas y vestidos, su cabello largo y trenzado. Y siempre en sus ojos había una mirada de incomodidad y tristeza. También recordaba cuando había emergido como una mariposa de un capullo, transformándose en lo que era ahora: una visión en relucientes gemelos y cuellos almidonados. Vivía su vida con tanta valentía, sin remordimientos, que a veces hacía que le doliera un poco el estómago a Thomas con solo mirarla. Ella posó una mano enguantada sobre su mejilla. —Somos personas especiales, inusuales, únicas. Eso significa que debemos ser audaces y orgullosos, pero también cuidadosos. No pienses que tienes tanto que probar que te vuelve estúpido. Si debes patrullar, ve al Instituto y pide que te asignen un compañero. Si descubro que has ido por tu cuenta, estaré muy molesta. —Está bien. —Thomas besó la palma de la mano enguantada de Anna y se la devolvió gentilmente. Ella lo miraba con ojos inquietos mientras él trepaba por la pared del jardín trasero. Él no tenía, por supuesto, ninguna intención de buscar un compañero de patrullas. Le disgustaba engañar a Anna, pero esta insensatez de James debía terminar. James era una de las mejores, más amables, y más valientes personas que alguna vez había conocido, y que James dudara de sí mismo de esa forma, era doloroso, porque si James podía dudar así de sí mismo, ¿qué sería de aquellos como Thomas, que ya dudaban tanto de sí mismos? Estaba determinado a ponerle un alto, pensó, mientras salió a la Calle Curzon, desierta bajo la luna. Encontraría al verdadero asesino así fuera lo último que hiciera.

* * * 367

«En cuanto hubo pasado la fase más peligrosa de mi enfermedad empecé a darme cuenta de que, así como cambiaban todos los demás detalles, este rostro conocido no se transformaba en manera alguna. Quienquiera que viniera a mi alrededor, siempre acababa pareciéndose a Joe. Al abrir los ojos, por la noche, veía a Joe sentado junto a mi cama. Cuando los abría de día, le veía sentado junto a la ventana, fumando en su pipa. Cuando pedía una bebida refrescante, la querida mano que me la daba era también la de Joe. Después de beber me reclinaba en mi almohada, y el rostro que me miraba con tanta ternura y esperanza era asimismo el de Joe76». James no sabía cuánto tiempo había estado leyendo Cordelia: había mantenido los ojos cerrados, su brazo libre extendido sobre su rostro, dispuesto a dormir. Peo el sueño no había llegado. Parecía imposible. No podía dejar de pensar en Cordelia, aunque estaba a su lado. La sensación de ella, su cabello pesado en sus manos, su cuerpo contra el suyo. Pero no solo de eso, los recuerdos de cada minuto juntos llegaron como relámpagos, iluminando la oscuridad detrás de sus ojos: las noches que habían pasado jugando, las veces que se habían reído, intercambiado miradas de comprensión, secretos susurrados. El brazalete en su muñeca se sentía tan pesado como dos toneladas. «Pero amas a Grace», susurró la voz indeseada en el fondo de su mente. «Sabes que es así». Rechazó el pensamiento. Era como presionar una herida, o un hueso roto. Había besado a Grace ese día, pero el recuerdo se sentía borroso, como pergamino viejo. Como el recuerdo de la sombra de un sueño. Su cabeza palpitaba, como si algo duro le oprimiera la sien; la voz en su mente quería que pensara en Grace, pero de nuevo se opuso. Pensó en Daisy. La había echado de menos cuando se fue; cuando despertó esta mañana, había pensado primero en ella, en contarle sus problemas para que pudieran compartir y resolverlo juntos. Eso era algo más que amistad, y, además, la amistad no te hace querer apoderarte de alguien en cuanto la veías y destrozarla a besos. Pero se lo debía a Grace. Le había hecho promesas durante años. No podía recordar específicamente qué eran, pero la certeza era como una barra de hierro que le atravesaba el corazón. Las había hecho porque la amaba. La lealtad lo ataba. Le dolía la muñeca donde la cuerda cruzaba su brazalete, enviando un dolor frío a su brazo. «Siempre has amado a Grace. —La voz regresó—. El amor

76

Fragmento del capítulo 57 del libro «Grandes Esperanzas», de Charles Dickens.

368

no debe abandonarse. No es un juguete que se pueda desechar al borde de la carretera». «Nunca has amado a nadie más». Había un suave murmullo en su cabeza. Era Daisy, leyendo a Dickens. «Últimamente con mucha frecuencia. Pasó un tiempo muy largo y desagradable, cuando quise alejar de mi memoria el recuerdo de lo que desdeñé cuando ignoraba su valor; pero, a partir del momento en que mi deber no fue incompatible con la admisión de este recuerdo, le he dado un lugar en mi corazón». Entonces, un recuerdo real llegó, fuerte y oscuro como el té, de otra habitación, de una época en la que él había dado vueltas y vueltas, y Daisy había leído en voz alta. El recuerdo fue como la oleada; se elevó y se rompió debajo de él, y desapareció. Intentó alcanzarlo, pero se había evaporado en la oscuridad; exhausto, ya no podía luchar contra la fuerza de su propia mente. La voz en la parte posterior de su cabeza regresó como una corriente. Había visto a Grace ese día, y no había podido evitar besarla. Él la amaba. Era la certeza que se sentía como el cierre de la puerta de una celda. —¿James? —Cordelia detuvo su lectura; sonaba preocupada—. ¿Te encuentras bien? ¿Ninguna pesadilla? La noche era un cañón, negro y sin profundidad; James ansiaba cosas que no podía nombrar o definir. —Todavía no —dijo—. Ninguna pesadilla.

369

LONDRES: GOLDEN SQUARE Traducido por Emma Corregido por Roni Turner Editado por Mrs. Carstairs~

El asesino ahora podía moverse tan sigilosamente que ningún mundano podía verlo; él era una sombra, titilando junto a ellos en las calles. Ya no tendría que ocultarse, o desechar sus ropas ensangrentadas en edificios abandonados; aunque le divertía muchísimo que los Cazadores de Sombras hubieran vigilado la fábrica abandonada Limehouse, como si esperaran su regreso. Pasó junto a la multitud como la sombra de una nube pasajera. A veces se detenía, para mirar a su alrededor y sonreír, para recomponerse. Habría sangre al amanecer, pero ¿de quién será la sangre derramada? Un grupo de Cazadores de Sombras que patrullaba pasó junto a él y se dirigió hacia la Calle Brewer. Sonrió ferozmente; que divertido sería separar a uno del grupo y derribarlo, dejándolo muerto en su propia sangre, incluso antes de que el resto lo notara. Incluso, mientras buscaba su espada, pasó otro Cazador de Sombras; uno joven, alto, de cabello castaño. Este estaba solo, atento. No formaba parte de una patrulla. Caminaba hacia Golden Square, con su espalda erguida, y la cabeza en alto. Una voz susurró en el fondo de la mente del asesino: un nombre. Thomas Lightwood.

370

PARTE DOS POR LA ESPADA Por sueño, en visión nocturna, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Cuando se adormecen sobre el lecho, Entonces revela al oído de los hombres, Y les señala su consejo, Para quitar al hombre de su obra, Y apartar del varón la soberbia. Detendrá su alma del sepulcro, Y su vida de que perezca a espada. —Job 33:1577.

77 Job 33:15-18. RVR 1960.

371

17 PROFETA DEL MAL Traducido por Lovelace Corregido por Haze Editado por Mrs. Carstairs~

Profeta del mal que siempre soy para mí mismo: forzado para siempre a augurios dolorosos que no tengo poder para esconder de mi propio corazón, no, no a través de los sueños solitarios de una noche. —Confesiones de un consumidor de opio inglés, Thomas De Quincey. La ciudad dormía debajo de su cobija de nieve. Cada paso que Thomas daba parecía hacer eco por las calles vacías, debajo de los toldos de las tiendas, pasadas las casas donde la gente descansaba calientes y a salvo, sin jamás saber que él caminaba por sus umbrales. Había caminado desde Mayfair a través de Marylebone, por las tiendas cerradas, cuyas ventanas brillaban con adornos navideños, hasta que llegó al parque Regents. La helada lluvia había convertido a los árboles en elaboradas esculturas de hielo. Había algunos carruajes en el Euston Road mientras las horas llevaban al amanecer; doctores haciendo llamadas de emergencia, tal vez, o viajando hacia o desde sus turnos nocturnos en los hospitales. Había sido una larga noche, por ambas razones: la lluvia, que había comenzado a caer pasada la media noche y porque, mientras pasaba junto a la calle Brewer, casi se topaba con una patrulla de Cazadores de Sombras: cuatro o cinco hombres envueltos en trajes de combate y pesados abrigos. Se alejó de ellos por Golden Square. La última cosa que quería era ser capturado, y probablemente criticado. No podía, no lo haría, descansar hasta que el asesino fuera atrapado. No podía explicar completamente qué lo llevaba a esta inquieta determinación. James ciertamente era una parte de eso, James, amarrado en su propia habitación toda la noche mientras sus amigos hacían guardia abajo, preparados para algo que ninguno de ellos creería posible. James, quien cargaba el peso de una herencia más oscura que las sombras. Nunca parecía afectar a Lucie, pero los ojos de James siempre estaban afligidos. Solo había otra persona a la que Thomas había conocido con ojos como esos. No tenía ojos dorados, pero oscuros, y tristes, siempre había sido atraído por esa

372

dicotomía, pensó en la crueldad de las palabras de Alastair y la tristeza con las que las decía. Ojos abatidos y lengua viciosa. «Dime —siempre había querido decir—, ¿qué rompió tu corazón, y dejo que se derramara semejante amargura?». Una y otra vez, Thomas caminó por Bloomsbury, apenas notando cuan entumecidos y fríos estaban sus pies, conducido por la sensación de que justo en la siguiente esquina, su presa estaría esperando. Pero no había nadie más excepto por casualidad un policía andando o trabajadores nocturnos cubiertos dirigiéndose a casa, sus rostros invisibles sin ningún rastro de amenaza viniendo de ellos. Pasó el mercado de Convent Graden, apenas abriendo, altas pilas de cajas de madera que cubrían las columnas mientras los coches entraban y salían, cargando fruta e incluso árboles de navidad cuyas ramas llenaban el aire con la esencia de pino. Cuando Thomas comenzó a girar de regreso al oeste hacia el Soho, el cielo comenzó a volverse perceptiblemente más claro. Se detuvo en seco frente a la estatua del Rey George II en el centro de Golden Square, su pálido mármol casi luminoso bajo el profundo, justo antes del amanecer, azul del cielo. En algún lugar, un madrugador estaba tocando el piano y las tristes notas hacían eco a través de la plaza. El amanecer estaba a unos minutos distantes. De vuelta en la calle Curzon, pronto tendrían su respuesta. Ya sea que no hubiera habido muertes esta noche, en cuyo caso sabrían que James es inocente. Era extraño, no saber qué desear. De pronto, Thomas no quería nada más que regresar con sus amigos. Comenzó a caminar con más rapidez, frotando sus manos enguantadas para calentar sus rígidos dedos mientras el brillo del amarillo y rosado sobre las copas de los árboles señalaban que el sol se aproximaba. Luego, un grito rompió la calma. Thomas echó a correr sin pensarlo, su entrenamiento impulsándolo hacia el sonido antes de que tuviera un momento para dudar. Rezó para que fuera una pelea, tal vez borrachos saliendo de un pub, o un ladrón arrebatándole la bolsa a una trabajadora matutina… Patinó por la esquina hacia a la calle Sink. Una mujer estaba tendida en el umbral de una casa adosada, la mitad de su cuerpo dentro y la otra mitad en el congelado jardín. Estaba boca abajo en el suelo, sus prendas manchadas de sangre, cabello gris esparcido en la nieve. Miró violentamente a su alrededor, pero no vio a nadie más. Se puso de rodillas y cargó a la mujer en sus brazos, girando su cabeza para ver su rostro…

373

Era Lilian Highsmith. La conocía, todos lo hacían. Era una anciana de la Clave, una figura respetada, y amable también. Mantenía mentas en su bolso para dárselas a los niños. La recordó extendiéndoselas a él cuando era un pequeño niño, sus delgadas manos sacudiendo su cabello. Vestía un simple vestido de día, como si no hubiera planeado salir. La tela estaba rota, sangre caía de múltiples agujeros en el material. Espuma ensangrentada salpicaba sus labios, aún estaba respirando, se dio cuenta. Con manos temblorosas sacó su estela, desesperadamente dibujando un iratze tras iratze en su piel. Cada uno parpadeaba y desaparecía, como una piedra hundiéndose en el agua. Ahora, desesperadamente deseaba a la patrulla que había visto apenas antes y habían estado a algunas calles de aquí. «¿Cómo no se pudieron haber dado cuenta?». Los párpados de Lilian Highsmith aleteaban abriéndose. Agarró el frente de su abrigo, sacudiendo su cabeza, como si le dijera: «Suficiente. Deja de intentar». Su respiración flaqueó. —Señorita Highsmith —dijo con urgencia—. Es Thomas, Thomas Lightwood. ¿Quién le hizo esto? Ella apretó su agarre en sus solapas, atrayéndolo más cerca con sorprendente fuerza. —Él lo hizo —susurró—. Pero él estaba muerto, muerto en la plenitud de su vida. Su esposa… lloró y lloró. Recuerdo sus lágrimas. —Sus ojos se detuvieron en los de Thomas—. Quizás no haya perdón. Sus dedos soltaron el agarre y lentamente bajaron por su abrigo, dejando una mancha de sangre detrás. Su rostro se apagó al igual que la luz de sus ojos. Aturdido, Thomas dejó su flácido cuerpo en el suelo. Su mente dando vueltas. ¿Debería llevarla adentro? Alguien podría venir pronto, y ella no tenía un glamour, los mundanos no la deberían ver así, sin embargo, ¿tal vez la Enclave no querría que la moviera? Al menos podría arreglarla como un Cazador de Sombras debería serlo en su muerte. Cerró sus ojos con su pulgar y alcanzó sus manos para doblarlas sobre su pecho. Algo rodó libre de su mano izquierda, sonando suavemente contra el congelado piso.

374

Era una estela. ¿Qué estaría haciendo ella con eso? ¿Tratando de curarse así misma? Thomas escuchó ruidos de pisadas acercándose y alzó su cabeza, aturdido. ¿Podría ser el asesino regresando, preocupado de que Lilian pudiera sobrevivir, y determinado a volver y asegurarse de que no lo hiciera? Rápidamente, guardó la estela en su bolsillo y sacó un cuchillo de su cinturón. —¡Ey! ¡Ahí! ¡No te atrevas a correr! Thomas se congeló. Era la patrulla de Cazadores de Sombras que había visto antes. Cuatro hombres doblaron la esquina, el Inquisidor Bridgestock a la cabeza. Conforme se acercaban desaceleraban, mirando atónitos a Thomas y al cuerpo de la señorita Highsmith. Se dio cuenta en un segundo lo que debía parecer. Una Cazadora de Sombras muerta a su lado y él con un cuchillo en su mano ensangrentada. Peor aún, no se había apuntado para patrullar, nadie sabía de sus salidas nocturnas. Nadie podía responder por él. Sus amigos podrían decir que estaba patrullando por su cuenta, pero ¿eso no era mucho, o sí? Una horda de voces comenzó a gritar mientras el Inquisidor se movía hacia Thomas, su cara seria, su capa negra colgando sobre sus piernas. Thomas soltó el cuchillo y dejó hacer sus manos a sus lados, sabiendo que no tendría ningún punto decir algo. No se molestó en tratar de entender lo que estaban diciendo. Todo se sentía a kilómetros de distancia mientras Bridgestock dijo en voz triunfante. —Caballeros, hemos encontrado al asesino —dijo—. Arréstenlo de inmediato.

* * * Poniendo los libros a un lado, Cordelia observaba a James dormir. Tenía una excusa, supuso, más allá del amor no correspondido. Estaba cuidando de él. Protegiéndolo de los terrores de la noche, de la amenaza de Belial. Sentía el peso de Cortana en sus manos y sentía el peso de la confianza que Wayland el herrero había puesto sobre ella. «Sigue adelante. Sé una guerrera».

375

No es que fuera duro ver a su esposo dormir. Había pensado al inicio de su compromiso que descansaría al lado de James en las noches, escuchando su respiración incluso en sus sueños. Cuando se había dado cuenta de que tendrían habitaciones separadas, se había sentido como la pérdida de un sueño. Le hubiera gustado decir que en realidad era decepción. Pero habría sido una mentira. Lo había visto revolverse y voltearse hasta que finalmente se quedó dormido, su mano libre echada bajo su cabeza, su mejilla descansando casi en el hueco de su codo. Las líneas de preocupación en su rostro se habían suavizado convirtiéndose en claridad e inocencia. Sus mejillas sonrosadas con su sueño, sus negras pestañas revoloteando sobre sus pómulos. Observarlo, le recordaba a Majnun del poema de Ganjavi78, un chico tan hermoso que iluminaba la oscuridad. Cuando se movía en sueños, su delgada camisa se alzaba, mostrando la piel de su estómago. Se había sonrojado ante eso desviando la mirada levemente mientras se preguntaba así misma ferozmente: «¿Por qué?». Había besado esa suave boca, su labio inferior más lleno que el superior, hundido un poco en el medio. Había sentido todo su cuerpo sobre y debajo del suyo, su calor, sus músculos tirando de ella para atraerla cerca. Sabía que la deseaba. Podría no amarla, pero en el momento en que le había pedido besarla, enseñarle, la había deseado, y se había sentido tan poderosa. Hermosa. Era un paladín, una guerrera. Cuando él le dijo que había besado a Grace, se había sentido anonada y lastimada y luego se rehusó a llorar. No sería débil. No preguntaría por un beso, demandaría que mostrara su deseo. No siempre podrían estar en la misma posición. Había funcionado mejor de lo que alguna vez imaginó. Tan bien que ella sabía que fácilmente podría haber seguido, hubiera caído al borde de la restricción a un territorio desconocido, irrevocable. Y, aunque habría querido eso, ella había sido la que se alejó al final para ponerle un alto. «Porque sabes que ese sería tu final —susurró una pequeña voz en el fondo de su mente—. Porque si te enamoras un poco más de él, la caída te rompería». Era cierto. Sabía que, si le daba incluso otra pequeña parte de ella a James, se convertiría en una hoguera iluminada por miles de antorchas. No quedaría nada 78Layla

y Majnun " (persa ‫ )لیلی و مجنون‬es el tercer poema del clásico de Nizami Ganjavi (1141-1209, Ganja). Este poema está incluido en " Khamsa " y fue escrito en 1188 en persa. Es la historia de amor entre Qais ibn Al-Mulawah (Majnún) y su amada Layla que tuvo lugar en el siglo VII en Arabia.

376

de ella más que cenizas. En cuanto al deseo podrían estar en la misma página, pero en cuanto al amor, no lo estaban. Algo había estado iluminándose en la esquina de su visión por un tiempo ya: miró a la ventana y vio el tenue resplandor aperlado del amanecer. El alivio recorrió su interior. Estaban a salvo, por el momento. Era de mañana. El sol estaba saliendo y nada había pasado. La cabeza de James se movió inquieta en la almohada. Bajando a Cortana, Cordelia se acercó, preguntándose si la luz lo estaba despertando. Podría correr las cortinas… Jadeó, su cuerpo arqueándose repentinamente hacia atrás, sus hombros y talones enterrándose en el colchón. —No el jardín —jadeó—. No… regresa adentro… no… ¡No! ―¡James! —le quitó el seguro a la puerta, abriéndola ampliamente y llamando a alguien en el corredor para auxiliarla. Cuando se dio la vuelta, James se estaba azotando, su muñeca ensangrentada donde la tela había rozado su piel. Se apresuró a su lado mientras él gritaba. —¡Déjala ir! ¡Déjala ir! Arañó la tela alrededor de su muñeca, manchándose los dedos con sangre mientras trataba de desatarlo. Saltó de pronto, soltándose de la cabecera. Se puso de pie y, descalzo, se tambaleó hacia la ventana, sosteniéndose del marco. Cordelia se dio cuenta de que estaba tratando de abrirla. Pasos golpeaban por las escaleras. Matthew irrumpió en la habitación, desarreglado, sus ojos verdes oscurecidos con sueño y preocupación. Observando a James en la ventana, lo tomó por los hombros, girándolo. Los ojos de James estaban bien abiertos, con la mirada fija y perdida. —Déjala… ir —jadeó James, removiéndose. —¡Despierta! —demandó Matthew, forzando el cuerpo de James contra la pared. James seguía empujándose contra él rígidamente, sin embargo, sus movimientos eran más lentos ahora, su pecho ya no respiraba pesadamente. —Matthew —susurró—. Matthew ¿Eres tú?

377

—Jamie bach. —Hundió sus dedos en los hombros de James—. Soy yo. Mírame. Despierta. Los ojos de James comenzaron despacio a enfocar. —Quizás no haya perdón —susurró, su voz extrañamente vacía. —Probablemente no —dijo Matthew—, y todos nosotros vayamos al infierno, pero lo que importa ahora es que estamos bien. —James —dijo Cordelia. La miró fijamente; su cabello negro mojado en sudor y había sangre en su labio inferior done se había mordido—. Por favor. James se estremeció y se deslizó contra la pared. Parecía exhausto, asintió. —Estoy bien. —Sonaba sin aliento, pero el vacío había desaparecido de su voz—. Se acabó. Matthew se relajó, dejando caer sus manos. Estaba en camiseta y pantalones, se dio cuenta Cordelia sonrojándose levemente. Podía ver una runa enkeli en el bíceps de Matthew, una parte de ella desapareciendo bajo su cuello. Matthew tenía muy buenos brazos, notó. Nunca lo había hecho antes. Oh cielos. Si su madre supiera que Cordelia estaba en una habitación con dos hombres tan escasamente vestidos, se desmayaría. —Así que soñaste —dijo Matthew. Miraba a James, y había tal afecto en su voz que rompió el corazón de Cordelia en dos. Querido Dios, si tan solo ella y Lucie pudieran convertirse en parabatai, esperaba que se amaran la una a la otra de la misma forma—. ¿Una pesadilla hemos de suponer? —Asumes correctamente —dijo James, sus dedos dirigiéndose al nudo de tela que seguía alrededor de su muñeca—. Y si mi sueño era preciso, alguien más está muerto. —Su tono fue desolador. —Incluso si eso es cierto, tú no lo hiciste —dijo Cordelia ferozmente—. Haz estado aquí toda la noche, James. Atado a la cama. —Eso es cierto —dijo Matthew—. Cordelia ha estado contigo, no ha dejado tu lado y todos los demás hemos estado abajo, bueno, excepto Thomas. Se fue a patrullar otra vez. Nadie ha entrado por la puerta.

378

James deshizo el nudo aun colgando de su muñeca. Cayó al suelo, revelando un círculo de sangre en la piel. Flexionó su mano y paseó su mirada de Matthew a Cordelia. —Y yo traté de abrir la ventana —musitó—. Pero fue después de mi sueño, no antes. No lo sé… —Parecía frustrado—. Es como si no pudiera pensar —dijo—. Como si una niebla cubriera mi mente. Pero no soy yo haciendo esto… ¿Quién es? Antes de que Matthew o Cordelia pudieran responder, un ruido hizo eco desde el piso de abajo. Alguien estaba llamando a la puerta. Cordelia se levantó enseguida, corriendo por los escalones en calcetines. Podía escuchar movimiento en el salón principal, no obstante, llegó a la puerta antes que alguien más lo hiciera y la abrió. En la entrada se encontraba parada una figura con una capa como de pergamino. Mirando detrás de él, Cordelia podía ver que sus botas no habían dejado huellas en la nieve que había congelado la acera; parecía cargar el silencio con él, una sensación de vacíos silenciosos y sombras sin eco. Por un momento a Cordelia la inundó la salvaje esperanza de que Jem hubiera venido a verla. Pero este Hermano Silencioso estaba más quieto, o tampoco tenía espeso y oscuro cabello, o cabello siquiera. Cuando bajó la mirada hacia ella, sus ojos cerrados y cocidos visibles detrás de la sombra de su capucha, lo reconoció. Era el Hermano Enoch. —Cordelia Herondale —dijo en su silenciosa voz—. Debo hablar contigo de varios asuntos. Primero, te traigo un mensaje del Hermano Zachariah. Cordelia parpadeó en sorpresa. James había dicho que había habido otra muerte, ¿pero tal vez eso no era por lo que Enoch estaba aquí después de todo? Su rostro no tenía expresión alguna, como siempre, sin embargo, su voz en la mente de Cordelia era sorprendentemente amable. En realidad, nunca había pensado en los otros Hermanos Silenciosos, aquellos que no fueran Jem, siendo amables o groseros, más de lo que los árboles o las cercas podían serlo. Quizá había sido injusta. Encontrando su voz invitó al Hermano Enoch a pasar por la entrada, murmurándole la bienvenida. Podía escuchar los sonidos de los demás dentro de la casa, sus voces alzándose en el salón. Aún era bastante temprano y el cielo afuera apenas y había comenzado a tornarse azul. Cerró la puerta y se giró mirando a Enoch. Él estaba de pie, pareciendo esperar por ella, pálido como el mármol y callado como una estatua en un rincón.

379

—Gracias —dijo—. Estoy contenta de oír de Je… del Hermano Zachariah. ¿Está bien? ¿Va a regresar a Londres? Hubo un ruido de pisadas. Cordelia alzó la mirada hacia las escaleras y vio a James y Matthew descender. La observaron y luego ambos asintieron, dirigiéndose por el recibidor al salón principal. Se dio cuenta de que le estaban dando un momento a solas con Enoch. Él seguramente se había comunicado silenciosamente con ellos también. —El Hermano Zachariah está en el Laberinto Espiral y no puede regresar —dijo Enoch. —Oh —Cordelia trató de esconder su desilusión. —Cordelia —dijo Enoch—. Por años he visto al Hermano Zachariah desenvolverse en su papel dentro de nuestra orden con un creciente respeto. Si se nos fuera permitido tener amigos, muchos de nosotros lo contaríamos como uno. Por esa razón, sabemos que él es diferente. —Hizo una pausa—. Cuando un Hermano Silencioso se une al rango de la orden, está destinado a renunciar a su vida, incluso a sus memorias de quien era antes de convertirse en un Hermano Silencioso. Esto fue más difícil para Zachariah, dadas las inusuales circunstancias de su transformación. Hay algunos de su pasada vida que aún considera como sus parientes, lo cual, como regla general, está prohibido. Pero en su caso… lo permitimos. —Sí —dijo Cordelia—. Ve a los Herondale como su familia, lo sé… —Y a ti —dijo Enoch—. Y a tu hermano. Sabe sobre Elias. Hay cosas pasando en el Laberinto Espiral que no puedo decirte, asuntos que impiden su salida. Aun así, desea sobre todas las cosas estar contigo. No puede mentirme a mí, o a ti. Si pudiera estar acompañándote en estos tiempos, lo haría. —Gracias —dijo Cordelia en voz baja—. Por decirme esto, quiero decir. Enoch asintió levemente. Ella podía ver las runas de Quietude talladas en los huecos de sus mejillas; Jem había sido marcado así también. Seguramente debió haber sido doloroso. Sabiendo que probablemente estaba violando algún tipo de regla, Cordelia apoyó una mano en su brazo. El abrigo de pergamino pareció crujir ante su toque: fue como si de repente pudiera ver a través del transcurso de tantos años, ver la curva del pasado, el silencioso poder de la vida dedicada a la historia y runas. —Por favor —dijo—. ¿Ha habido otra muerte? No sé si se le está permitido decirnos, pero… pero la última muerte fue mi padre. Hemos estado despiertos

380

toda la noche, preocupados de que hubiera habido otra. ¿Podría brindar a nuestras mentes un poco de paz? Antes de que Enoch pudiera responder, la puerta del salón se abrió y James, Matthew, Christopher, Lucie y Anna salieron. Cinco ansiosas caras se fijaron en Enoch, seis, Cordelia supuso, si se contaba a sí misma. Cinco pares de ojos hicieron la misma demanda, hicieron la misma pregunta: «¿Alguien más había muerto?». La respuesta de Enoch fluyó calmadamente, sin sentimiento o amargura. —Si otro Cazador de Sombras ha sido derrotado, no sé nada sobre ello. Cordelia intercambió una incómoda mirada con James y Matthew. ¿Podría el sueño de James haber estado mal? Ninguno de ellos lo había estado. —He venido aquí a hablar con Cordelia —continuó Enoch—, de un asunto relacionado a los asesinatos y su investigación. Cordelia enderezó su postura. —Lo que sea que quiera decirme en privado puede decírselo a todos mis amigos. —Como lo desees. En el Ossuarium me hiciste una pregunta sobre la runa de fortaleza de Filomena di Angelo. Los demás miraron a Cordelia con confusión. —Pregunté —explicó Cordelia—, que si ella había tenido una. —La tenía —dijo Enoch—. Usaba una runa permanente de Fuerza en su muñeca, según su familia, pero esa runa ha desaparecido. —¿Desaparecido? —Christopher sonó desconcertado—. ¿Cómo puede ser eso posible? ¿Cicatrizada querrá decir? —No hay ninguna cicatriz. Una runa se puede usar, dejando solo el fantasma de sí misma detrás, pero no se puede desvanecer por completo de la piel una vez ha sido dibujada. —La atención de Enoch cambió a Cordelia—. ¿Cómo lo sabías? —Vi la runa de clarividencia de mi padre desaparecer —dijo Cordelia—, y en el patio, cuando el cuerpo de Filomena estaba ahí, creo haber notado como su runa de fuerza se desvanecía de su muñeca. Podría no haber sido nada, mi propia

381

memoria jugándome trucos, pero después de notar lo de la runa de mi padre, tenía que preguntar… Podía sentir el peso de la mirada del Hermano Enoch, como si la estuviera viendo fijamente, a pesar de que sabía que él no podía ver de la forma en que la gente ordinaria lo hacía. Trató de no mantener ninguna expresión. Esperaba que los demás hicieran lo mismo. Mentirle a un Hermano Silencioso era más que difícil: si Enoch decidía merodear por su mente, fácilmente vería que había sido el mismo fantasma de Filomena al que le había dado esa pista. «Él tomó mi fuerza». Sin embargo, si decía la verdad, habría sospechas, puntadas, preguntas que podían apuntar a Lucie. Se obligó a sí misma a parecer complacida, en blanco, como James lo hacía cuando usaba La Máscara. —¿Pero… qué podría significar? —dijo James, la agudeza en su tono cortando la tensión como un cuchillo—. ¿El hecho de que a dos víctimas se les desaparezcan runas? No es posible robar runas, e incluso si lo fuera... ¿Qué uso tendrían? —¿Una especie de trofeo, tal vez? —dijo Lucie, con una mirada de agradecimiento en dirección a Cordelia. Christopher parecía ligeramente enfermo. —Jack el destripador tomaba… partes… de la gente que mataba. —¿O como una prueba de que la persona está muerta? Si el asesino está actuando a las instancias de otra persona, si contrató a alguien, tal vez y tenga que probar que ha cometido el asesinato… —dijo Lucie. —Eso no podría ser. No es como si la piel donde la runa está entintada pudiera ser cortada —dijo Enoch—. La runa en sí misma ha sido tomada. Su espíritu. Su alma, si quieren. Anna estaba sacudiendo su cabeza. —Pero ¿qué podría hacer alguien con una runa que ha sido removida? Es bizarro… Se detuvo mientras Enoch se volvió de repente perfectamente quieto. Alzó sus manos, como si quisiera parar el ruido. Estaba hablando con los otros

382

Hermanos Silenciosos en su cabeza, Cordelia se percató. Sabía que todos estaban conectados, un extraño coro silencioso unido por el mundo. Después de un largo momento, Enoch dejó caer su mano. Su ciega mirada se paseó por el grupo. —He recibido un mensaje de mis hermanos. Lilian Highsmith ha sido asesinada y se ha hecho un arresto. El Inquisidor cree que ha encontrado al asesino. Cordelia no pudo evitar lanzarle una mirada a James. Alguien había sido asesinado mientras James estaba literalmente atado y aprisionado: era imposible que él lo hubiera hecho. Alivio la recorrió como una ola. Seguido inmediatamente de horror y aturdimiento: el horror de que alguien había muerto, aturdimiento de que el culpable tal vez haya sido encontrado. —¿A quién han arrestado? —exigió Anna—. ¿Quién lo hizo? —Creo que es alguien a quien ustedes conocen —dijo Enoch, su silenciosa voz sombría—. Thomas Lightwood.

* * * El carruaje iba a toda velocidad por las calles de Londres, azotándose por dentro y fuera del tráfico: gracias a Raziel era domingo y los caminos no estaban llenos. Apenas se había detenido en el patio del Instituto antes de que James abriera la puerta y brincara hacia el adoquín. Y había gente en el patio: Cazadores de Sombras discutiendo, murmurando entre ellos y estampando sus pies en el frío de la mañana. Algunos estaban en traje de combate, otros en sus vestimentas normales de día. Cordelia y Lucie bajaban detrás de James; el segundo carruaje se detuvo detrás de ellos, arrojando a Anna, Matthew y Christopher. Todos parecían tan impactados como James. Era una especie de estruendosa y amarga ironía, como una horrible venganza de los ángeles, pensó, evitando a la multitud mientras se dirigía a la puerta delantera del Instituto. Tan pronto se había demostrado que él no era culpable de los asesinatos de los que Thomas estaba falsamente acusado. Y James sabía que era falso. Alguien estaba haciendo un truco, un espantoso truco y cuando James se apodere de ellos, les cortaría las manos con una afilada espada serafín.

383

Mientras subía los escalones, los demás le pisaban los talones, alguien gritó en la multitud. —¡Ustedes! ¡Lightwood! Ambos, Christopher y Anna, se giraron, Christopher con una inquisitiva mirada en su rostro. Era Augustus Pounceby, quien había estado murmurando con los Townsend, el que había gritado. Anna volteó a verlo como si fuera un insecto con el que planeara alimentar a Percy. —¿Qué? —preguntó. —¡Haz que tus padres abran la puerta! —gritó Augustus—. ¡Hemos escuchado que han atrapado al asesino, merecemos saber quién es! —¿El Instituto está cerrado? —susurró Lucie. Usualmente cualquiera con sangre de Cazador de Sombras puede abrir las puertas principales de la catedral. Los Institutos eran bloqueados solo en casos de emergencia. James subió los escalones que faltaban dos a la vez y agarró la pesada aldaba de la puerta. El sonido hizo eco a través del Instituto. Anna continuó mirando a Augustus como si fuera un escarabajo. Unos momentos después la puerta principal de la catedral se abrió dejando una rendija abierta, y Gabriel Lightwood los hizo pasar a todos adentro. —Gracias al Ángel son ustedes. Creí que tendría que echar a más entrometidos miembros de la Enclave. —Gabriel lucía demacrado, su pelo castaño despeinado con las puntas levantadas. Abrazó a Anna y a Christopher antes de girar hacia el resto del grupo—. Bueno, esto es todo un desastre ¿no es así? ¿Cómo se enteraron? —El Hermano Enoch nos dijo —dijo Matthew brevemente—. Sabemos que encontraron a Thomas con el cuerpo de Lilian Highsmith y lo han arrestado. —¿El Hermano Enoch? —Gabriel parecía confundido. —Pasó con una receta de pastel de carne —dijo James—. ¿Cómo están tía Sophie y tío Gideon? ¿Y Eugenia? —Vinieron aquí tan pronto como se enteraron —dijo Gabriel mientras caminaban al segundo piso—. Justo al frente de la multitud, por suerte. Están frenéticas, por supuesto, Thomas no solo fue encontrado con el cuerpo; estaba

384

cubierto en sangre y sosteniendo un cuchillo. Y de todas las personas que pudieron haberlo encontrado, tenía que ser Bridgestock. —¿El Inquisidor? —Cordelia parecía consternada. Ahora que lo pensaba, James había visto a la Señora Bridgestock afuera, sin embargo, no había habido señales de Ariadne… o Grace, por lo que concierne. —Resultó que estaba de patrulla por el área —dijo Gabriel. Habían alcanzado la biblioteca; todos entraron para encontrar a la tía de James, Sophie, paseándose una y otra vez a través de los pisos de madera pulidos. Lucie se aproximó a ella. James se quedó en donde estaba; se sentía increíblemente apretado, como si fuera a explotar con rabia si alguien lo tocaba. —¿Dónde está él? —demandó James, mientras Lucie tomaba las manos de su tía y las apretaba—. ¿Dónde está Tom? —Oh, cariño. Está en el Santuario —dijo Sophie, viéndolos tan cálidamente como podía en ese momento. Su frente estaba arrugada profundamente por la preocupación—. Bridgestock lo trajo de regreso aquí e insistió en que fuera encerrado y que se notificara al Cónsul. Gideon fue directamente a buscar a Charlotte, y tan pronto como el Inquisidor se enteró de eso, se apresuró a intentar alcanzar Mayfair primero. —Pasó una mano por su frente—. No sé cómo la noticia se esparció tan rápido. Tuvimos que bloquear las puertas, teníamos miedo de ser acosados por los miembros de la Enclave que habían escuchado los rumores de que el sospechoso había sido atrapado. —¿Se le informará al resto de la Enclave? —preguntó James, pensando en la molesta multitud en el patio—. ¿Que Thomas es el sospechoso? —No aún —dijo Sophie—. Bridgestock protestó, pero incluso él le encontró sentido a esperar a que Charl… el Cónsul llegara. Juró que sus compañeros de patrulla guardarían silencio también. No hay razón para levantar la ira de todo el mundo cuando Thomas es claramente inocente. Gabriel se giró, maldiciendo en voz baja. James sabía lo que estaba pensando. Sophie podría estar convencida de la inocencia de Thomas, pero no todos lo estarían. —Necesitamos ver a Thomas —dijo James—. Antes de que alguien más llegue. Especialmente el Inquisidor. Tía Sophie —dijo, viendo la incerteza en su cara—. Sabe que él querría vernos. Sophie asintió.

385

—De acuerdo, pero solo tú, Christopher y Matthew. Y que sea rápido. Espero que Charlotte llegue pronto con su séquito y el Inquisidor no querrá encontrar a nadie en el Santuario. Los demás tendrán que esperar aquí… —Bueno, no haré ninguna espera —dijo Anna, en un tono que sonaba como cristales de hielo—. ¿Había alguien para atestiguar lo que pasó, tía Sophie? ¿La muerte de Lilian, o por qué Thomas estaba ahí? Sophie sacudió la cabeza. —Dice que la escuchó gritar cuando iba pasando, pero ya estaba muriendo cuando la encontró. No había ningún testigo. —Del cual sepamos —dijo Anna—. Tengo mis propias maneras de descubrir información. Tía Sophie, Padre, prefiero hacer mis propias investigaciones que quedarme aquí y tener que verle la cara a Bridgestock. —Miró a Christopher—. Y si es grosero contigo, házmelo saber. Cortaré su entrometida nariz. Anna se giró sin esperar por una respuesta y salió disparada de la habitación. James podía oír sus botas golpeteando mientras se alejaba por el pasillo. Un momento después, Matthew y Christopher se dirigieron a la puerta; James se detuvo a ver a Lucie y Cordelia, quienes lo miraban con expresiones sombrías. —Dile a Tom que sabemos que es inocente —dijo Lucie. —Sí —coincidió Cordelia. Su expresión era feroz. James sabía que no estaba complacida de quedarse atrás en la biblioteca, no obstante, le dio un asentimiento alentador—. Estamos de su lado. —Él lo sabe —dijo James. Alcanzó a Christopher y Matthew en el corredor y todos juntos se apresuraron a bajar, corriendo por los inclinados pasillos del Instituto hasta que llegaron al vestíbulo empotrado afuera del Santuario. El pasaje terminaba ahí en un par de altas puertas hechas de hierro bendito, tachonado aquí y allá con clavos de adamas. El ojo de la cerradura de la puerta a la izquierda estaba tallado en forma de ángel. La llave estaba por el momento en la mano de una chica de cabello oscuro y un vestido verde de pie junto a las puertas con gesto ceñudo. Era Eugenia, la hermana de Thomas. —Les tomó demasiado llegar —dijo.

386

—¿Qué estás haciendo aquí, Genia? —preguntó Matthew—. Claramente Bridgestock no te ha pedido custodiar la puerta. Resopló. —Difícilmente. Estoy preocupada por Thomas. Estoy aquí para mantener a otras personas lejos, no para encerrarlo ahí. Toda la Enclave ha estado merodeando desde que los asesinatos comenzaron; no me sorprendería que una multitud enojada se apareciera con antorchas y horquillas ahora que hay un sospechoso. —Sus ojos brillaron—. Adelante, díganme que he sido una tonta. —Al contrario —dijo James—. Estoy contento de que estés aquí. Todos lo estamos. —Ciertamente —dijo Christopher—. Eres muy intimidante Eugenia. Aún recuerdo la vez que me amarraste a un árbol en Green Park. —Para ser justos, estábamos jugando a los piratas, y tenía ocho —dijo Eugenia, sin embargo, sonrió un poco. Le tendió las llaves del ángel a James—. Dile que lo sacaremos —dijo violentamente y James asintió y abrió las puertas. Adentro, el gran salón de piedra estaba tenue, iluminado solamente por la luz de una hilera de candelabros encendidos. De las paredes sin ventanas colgaban largos tapices, cada uno con la imagen intrincadamente tejida del escudo de una familia de Cazadores de Sombras. Un espejo casi del tamaño de una pared hacía que la habitación pareciera todavía más grande. En el centro del cuarto había una gran fuente de piedra, seca, un ángel alzándose desde el medio. Sus ojos estaban cerrados, su ciega cara afligida. La última vez que James había estado en esta habitación, había sido en la reunión donde Cordelia se había levantado a declarar que él era inocente de incendiar la Mansión Blackthorn, que había pasado la noche con él y que daría fe de su paradero. Seguía recordando ese momento. Se había quedado atónito, no tanto por lo que había dicho, sino por porque lo hubiera dicho en absoluto: nunca imaginó al alguien haciendo tal sacrificio por él antes. Las huellas de aquella reunión aún estaban aquí, en las crestas familiares de los tapices, las sillas de terciopelo negro esparcidas por la habitación, el atril todavía en la esquina. En una de las sillas por la fuente seca se sentaba Thomas. Su ropa estaba arrugada y manchada con sangre, sus manos echadas detrás de la silla, sus muñecas atadas. Sus ojos estaban cerrados, su cabeza colgando.

387

388

Christopher soltó un indignado soplido. —Ya está arrestado. No necesitaban atarlo también… Thomas alzó la cabeza, parpadeando. Cansancio mostrándose en sus ojos hundidos. —¿Kit? —Estamos aquí —dijo Christopher, apresurándose por la habitación hacia Thomas. James lo siguió, acompañando a Christopher y arrodillándose ante la silla de Thomas, mientras Matthew deslizaba una daga de su cinturón. Con un corte, la cuerda se partió y Thomas liberó sus brazos con un suspiro de alivio. —No estén enojados —dijo, mirando a sus amigos—. Les dije que estaba bien que me ataran. Bridgestock insistió, y yo no quería que mis padres continuaran defendiéndome. —No tendrían que defenderte en lo absoluto —dijo James, agarrando las manos sueltas de Thomas. Podía ver la oscura sombra del tatuaje de la rosa de los vientos de Thomas que sobresalía de la manga de su camiseta. Se supone que tenía que guiar a Thomas hacia el amor y la seguridad, pensó James amargamente; en este caso, había fallado—. Esto es ridículo… —Thomas —dijo Christopher, con una no muy característica firmeza—. Dinos qué fue lo que pasó. Thomas hizo una especie de seco jadeo. Sus manos estaban heladas. —Pensarán que estoy loco. O que soy un asesino en secreto… —Debería recordarte —dijo James—, que ayer, yo pensaba que era un asesino secreto y tú pensabas que era ridículo. Ahora yo te estoy diciendo que tú, de todos nosotros, eres el menos propenso a ser un asesino secreto. —Yo, por otro lado, soy el más probable a ser un asesino secreto —dijo Matthew, dejándose caer en una de las sillas—. Uso prendas extrañas. Voy y vengo a mi antojo y soy misterioso, hago cosas ilícitas en la noche. Nadie del resto de ustedes es así en lo absoluto. Bueno, Christopher quizá pudiera matar a alguien, pero no sería su intención. Sería un accidente causado por un experimento que acabó terriblemente mal. Thomas dejó salir un suspiro estremecedor.

389

—Lo sé —dijo—, tan claro como el cristal, que yo no herí a Lilian Highsmith. Sin embargo, Bridgestock y sus compinches están actuando como si creyeran que yo lo hice, lo creyeron inmediatamente. Nada de lo que dije hizo alguna diferencia. Y esta gente me ha conocido durante toda mi vida. James frotó las manos de Thomas entre las suyas, haciendo que la sangre fluyera. —Tom, ¿Qué fue lo que pasó? —Yo… yo estaba caminando por Golden Square cuando escuché a alguien gritar. Corrí hacia el sonido y vi el cuerpo yaciendo ahí, la giré para así poder ver su cara y… y era Lilian apenas viva. No había señal del asesino. Traté…—Thomas se llevó las manos a la cara—. Traté de sanarla, pero no pude; estaba tan cerca de la muerte. Y luego, lo siguiente que supe, escuché gritos y después el Inquisidor y algunos otros estaban parados ante mí. Estaba cubierto con la sangre de Lilian para ese momento… —¿Viste algo? —dijo James, sentándose de nuevo sobre sus puntillas—. ¿Alguien más, alguien escapando? Thomas sacudió la cabeza. —¿Lilian vio a su asesino? —Le pregunté quién la atacó. —Los ojos color avellana de Thomas brillaron en frustración—. Dijo algo como «Él lo hizo. Murió en la juventud de su vida. Su esposa lloró por él». Nada de eso tiene sentido. —¿Crees que haya reconocido a su asesino como alguien que ya está muerto? —repitió Matthew, luciendo confundido. —Creo que probablemente estaba alucinando —dijo Thomas—. Y hay algo un poco raro. Cuando llegué a ella, tenía agarrada su estela. La puse en mi bolsillo sin pensarlo. —Buscó en el bolsillo de su pantalón y sacó algo que brilló ante la luz de las velas—. Al menos, pensé que era su estela. Pero ¿No lo es? Se la tendió a James, quien la giró curiosamente entre sus dedos. Era un cuadrado de un material duro plateado blanquecino, tallado por todas partes con runas. —Ciertamente es adamas —dijo James—. Pero tienes razón, no es una estela. Es una clase de caja, creo.

390

—Y no reconozco las runas —dijo Matthew—. ¿Son esas, ya sabes, nuestras? Runas buenas, quiero decir. —Ah, sí —dijo James—. Hace mucho tiempo, el Ángel le dio a los Cazadores de Sombras el Libro de las Buenas Runas. Thomas ahogó una risa. —Estoy contento de que mi horrible aprisionamiento no las haya deprimido bastante. —Sabes que es horrible, Tom —dijo James—. No obstante, es temporal. Nadie va a creer que tú realmente lo hiciste, si llega hasta eso, la Espada Mortal lo probará. —Pero si me prueban con la Espada Mortal, podrían enterarse de todo lo que hemos estado haciendo —dijo Thomas—. Podrían saber sobre tu conexión con Belial. Los terminaré traicionando a ustedes, especialmente a ti, James. James, ya inclinándose, apoyó su cabeza en la rodilla de Thomas por un segundo. Podía escuchar la respiración de Christopher y Thomas, sentía su preocupación; sintió la mano de Thomas contra su cabello, Thomas estaba tratando de reconfortarlo, cayó en cuenta James, a pesar de que Thomas era el que estaba metido en problemas. «Estos son mis hermanos —pensó—, todos junto a mí; haría lo que fuera por ellos». —Diles lo que necesites decirles —dijo, alzando la cabeza—. Nunca estaría enojado contigo por tal razón, Thomas, me las arreglaré, todos lo haremos… Voces se alzaron afuera de un momento a otro, Eugenia diciendo en voz alta: —BUENO, HOLA INQUISIDOR BRIDGESTOCK. MADAME CÓNSUL. UN PLACER VERLOS. —Están aquí. —James se levantó, deslizando la caja de adamas en su bolsillo. Matthew alzó la mirada mientras Charlotte entraba a la habitación con el Inquisidor Bridgestock y Gideon Lightwood. Los dos hombres discutían furiosamente. —Esto es una farsa —gritó Gideon—. Deben soltar a Thomas de una vez. No tienen evidencia real contra él…

391

—¿Qué es esto? —rugió Bridgestock cuando vio a los Ladrones Alegres—. ¿Cómo entraron aquí? —Vivo aquí —dijo James secamente—. Tengo todas las llaves. —En realidad, vives en la calle Curzon, está bien, no importa —dijo Christopher—. Fue una muy buena respuesta. —Thomas es considerado sospechoso —dijo Charlotte, mirando a Matthew, quien se giró a medias, encorvando los hombros. James no lo podía culpar. Había dos Charlotte Fairchild: una, la tía que amaba; y la otra, la Cónsul, impartiendo ley y justicia con mano fría e impasible—. No se le prohíbe tener visitantes. O — añadió, observando a Gideon—, podemos liberarlo de las sospechas contra él sin una investigación. Sabes lo que la Enclave diría, que estamos mostrando favoritismo, soltando a un sospechoso porque es un miembro de la familia, no porque haya estado absuelto de cualquier parte del delito. —A veces lo haces muy difícil, Charlotte —dijo Gideon, en voz baja y enojada—. De acuerdo. Adelante, Thomas, diles lo que pasó. Thomas repitió su historia, dejando fuera solamente la curiosa caja de adamas. Gideon cruzó los brazos sobre su pecho, frunciéndole el ceño al Inquisidor. Bridgestock, cuyo rostro se había vuelto púrpura por el esfuerzo de no interrumpir, objetó inmediatamente después de que Thomas terminara. —Esta historia no tiene sentido —siseó. Se giró hacia Thomas, quien se había echado hacia atrás en su silla—. ¿Estás pidiendo que creamos que todo eso solo fue una coincidencia cuando por tu propia admisión has estado rompiendo las reglas todas las noches? ¿Patrullando por tu cuenta? ¿Tienes alguna coartada para saber dónde estabas la noche en que mataron a Basil? ¿O a la chica italiana? —Su nombre era Filomena —dijo Thomas en voz baja. Bridgestock frunció el entrecejo. —Irrelevante. —Probablemente no era irrelevante para Filomena —dijo James. —Ese no es el punto —rugió Bridgestock—. Lightwood, no estabas programado para patrullar, no tenías razón alguna de estar en Golden Square.

392

—Thomas ya lo explicó. —Gideon estaba pálido por la furia—. Y a él le importa más saber el nombre de una Cazadora de Sombras muerta que a ti, Maurice, porque nada de esto importa para ti excepto lo que puedas sacar de esto. Si te las arreglas para convencer a la Clave que has atrapado al asesino, crees que todas las alabanzas caerán sobre ti. Sin embrago, quedaras como un idiota si lo pones en prisión y los asesinatos continúan. —No tan idiota como te veras tú, teniendo a un asesino como hijo… —Hay una obvia solución aquí —interrumpió James—. Estoy seguro de que saben perfectamente de lo que estoy hablando. Lo que me gustaría saber es, ¿Qué los detiene de sugerirlo? Bridgestock lo fulminó con la mirada con un intenso y puro odio que hizo que James retrocediera. Era cierto que James a veces se había enfrentado contra el Inquisidor, pero no tenía idea del por qué el hombre lo odiaba. —La Espada Mortal —dijo James—. Thomas no le tiene miedo. ¿Por qué lo tendrías tú? —Es suficiente por tu parte —gruñó Bridgestock, y por un momento, James estaba medio seguro de que el Inquisidor lo golpearía. Charlotte tomó a Bridgestock del brazo, con verdadera alarma en su rostro, mientras las puertas se abrían una vez más. Todos miraron con sorpresa. Era Alastair Carstairs, entrando a la habitación a grandes zancadas como siempre lo hacía, como si hubiera comprado el lugar y lo hubiera vendido por una generosa suma. Vestía un traje negro, su cinturón de armas brillaba donde era visible bajo su chaqueta. James podía ver a Eugenia en la puerta, observando a Alastair con expresión pensativa. «¿Por qué lo dejó entrar?» . —Querido Dios —dijo Matthew—. ¿Podría este día ir peor? ¿Qué demonios estás haciendo aquí Carstairs? —Alastair —dijo Charlotte—. Me temo que tengo que pedirte que te vayas. Estos son procedimientos privados. —Frunció el ceño a Gideon—. ¿Las puertas delanteras han sido abiertas? La barbilla de Alastair estaba alzada, su expresión arrogante. Una terrible tensión se anudó en el estómago de James. Podía ver a Thomas observando a Alastair con una expresión al borde del pánico. Después de la muerte de Elias,

393

James había comenzado a pensar que Alastair había cambiado, amaba a su hermana, por lo menos, pero ¿estaba realmente aquí para regodearse? —No —dijo Alastair—. La puerta no está desbloqueada, al menos no cuando entré. Lo cual fue hace un rato. Verá, seguí a Thomas hasta aquí y entré con el Inquisidor y su patrulla. Presencié la muerte de la señorita Highsmith, todo el accidente. Matthew se puso de pie. —Alastair, si estás mintiendo, juro por el Ángel… —¡Alto! —Charlotte alzó la mano en señal de orden—. Alastair. Di lo que quieres decir. Ahora. —Como dije... —El labio de Alastair estaba curvado, su cabeza echada hacia atrás, se podía ver cada centímetro del bastardo arrogante que había sido en la Academia—. Estaba en Golden Square cuando Thomas pasaba por ahí. También escuché el grito de Lilian. Vi a Thomas corriendo a ayudarla. Ya estaba muriendo cuando llegó a ella. Nunca la hirió. Lo juro. Matthew se volvió a sentar de golpe. Thomas miró a Alastair con expresión deslumbrada. Gideon lucía complacido, si no es que un poco desconcertado por las expresiones de los demás. —Eh, ¿qué? —dijo Christopher, hablando por todos, sintió James. Bridgestock gruñó. —Así que es una coincidencia encima de otra coincidencia. Dime Carstairs, ¿qué imposible razón tenías para estar en Golden Square al mismo tiempo que Thomas Lightwood? —Porque lo estaba siguiendo —dijo Alastair, juzgando al Inquisidor con una mirada de desdén—. He estado siguiendo a Thomas por días. Sabía que estaba yendo a estas dementes patrullas nocturnas por su cuenta, quería asegurarme de que estaba seguro. A Cordelia le agrada. —¡Tú eres el que me ha estado siguiendo! —dijo Thomas, asombrado. —¿Tú sabías que alguien te estaba siguiendo? —preguntó Matthew—. ¿Y no dijiste nada? ¡Thomas!

394

—Todos cállense —dijo Charlotte; no alzó la voz, pero algo en su tono les recordó a todos que ella había sido elegida Cónsul. Thomas aún parecía como si se fuera a desmayar. Alastair estaba estudiando sus uñas. Fue Bridgestock quien rompió el silencio resultante primero. —Esto es absurdo, Charlotte. Carstairs está mintiendo para encubrir a su amigo. —No son amigos —dijo James—. Uno de nosotros podría mentir por Thomas. No Alastair. —Entonces probablemente se ha vuelto loco por el dolor de la pérdida de su padre. De todas formas, no es creíble —gruñó Bridgestock. —Y aun así lo vamos a escuchar, y a Thomas también, porque ese es el deber que nos corresponde —dijo Charlotte fríamente—. Thomas y Alastair ambos serán retenidos aquí en el Santuario hasta que puedan ser juzgados con la Espada Mortal. —No puedes tomar esa decisión sin mí —objetó Bridgestock—. Yo los juzgaría ahora mismo, sino fuera por el hecho de que la Espada Mortal se encuentra en estos momentos en París —dijo la palabra «Paris» con un sorprendente desprecio. —Afortunadamente, Will y Tessa estarán aquí mañana en la mañana, con la Espada —dijo Charlotte, intercambiando una rápida mirada con Gideon—. Ahora, Maurice, me temo que su afán por dar a conocer su arresto solo ha avivado el pánico. Será mejor que venga conmigo al patio, para comunicar que la Enclave tiene el asunto controlado. La identidad del acusado no será revelada hasta después de que la Espada Mortal haya sido empleada mañana. Bridgestock le dio a Charlotte una larga y furiosa mirada, no obstante, no tenía opción. Ella era la Cónsul. Maldiciendo, salió disparado de la habitación; hubiera azotado las puertas detrás de él, James estaba seguro, si no hubiera sido por el hecho de que Cordelia había aparecido por la entrada. Pasó al Inquisidor sin darle una mirada y se lanzó a los brazos de Alastair. —Lo escuché —dijo, presionando su frente en el hombro de su hermano—. Estaba afuera con Eugenia. Escuché todo. —Ghoseh nakhor, hamechi dorost mishe —dijo Alastair, acariciando la espalda de su hermana. James se sorprendió al darse cuenta de que entendía. Todo estará

395

bien—. Escúchame, Layla. —Alastair bajó la voz—. No quería preocuparte, pero los Hermanos Silenciosos le han dicho a Mâmân que se quede en la cama, por el bien de su salud y la del bebé. No creo que deberíamos preocuparla más. Dile que pasaré la noche en el Instituto para hacerle compañía a Christopher. Cordelia parpadeó para alejar las lágrimas. —Sí, mandaré a un mensajero con una nota, pero… ¿lo creerá? Apenas y conoces a Christopher. Alastair besó la frente de Cordelia. Mientras lo hacía, cerró los ojos y James tuvo la extraña sensación de que estaba teniendo un raro atisbo de la intensidad de los verdaderos sentimientos de Alastair. —Estará contenta de pensar que tengo un amigo, supongo. —Alastair… —Esta habitación se ha vuelto demasiada llena de gente —dijo Charlotte, mirando preocupada al Inquisidor—. Todos ustedes, a excepción de Alastair y Thomas, despejen el lugar… tú también, Gideon. Debemos parecer que estamos cooperando. Entienden eso. —Ciertamente —dijo Gideon, en un tono que indicaba claramente que no lo hacía. Sonrió a Thomas, quien seguía viéndose aturdido—. Pero es ridículo simplemente dejarlos aquí, necesitan mantas, comida, no están siendo torturados, Charlotte. Charlotte parecía indignada. —Claramente no lo están. Tendrán todo lo que necesiten. Ahora, Gideon, Christopher, Matthew, James y tú también, Cordelia… deben irse. De mala gana, los Ladrones Alegres comenzaron a salir del Santuario, cada uno de ellos deteniéndose para poner una mano en el hombro de Thomas y murmurar unas palabras de apoyo. Mientras Cordelia soltaba a regañadientes a su hermano, uniéndose a sus amigos, murmuró lo suficientemente alto como para que James escuchara. —Si no tienen la Espada Mortal aquí para mañana, te liberaré con Cortana. —¡Escuché eso! —regañó Charlotte. Se mantuvo recta, como le correspondía al Cónsul, pero James podía jurar que su rostro lucía el más leve rastro de una

396

sonrisa mientras cerraba las puertas de hierro del Santuario detrás de ellos, encerrando a Thomas adentro con Alastair Carstairs.

397

18 MERCADO DE DUENDES Traducido por Lost Carstairs Corregido por Roni Turner Editado por Mrs. Carstairs~

Uno dejó su cesta en el suelo, uno abandonó su plato; uno empezó a tejer una corona de zarcillos, hojas y ásperas nueces marrones (los hombres no venden tales en ninguna ciudad); uno pesó el oro para ágape y fruta ofrecerle: «Vengan a comprar, vengan a comprar» era todavía su grito. —Mercado de duendes, Christine Rossetti —Así pues, ¿qué es este artilugio? —se preguntó Christopher en voz alta, tocando con cautela el objeto de adamas que Thomas había recuperado de Golden Square. Se sentó en cuclillas en medio de la mesa redonda en la sala superior de la Taberna del Diablo. Alrededor de la mesa se encontraban James, Matthew, Christopher, Lucie y Cordelia. Anna se sentó sola en un sillón con respaldo de ala con el relleno brotando de los apoyabrazos. Varias botellas de whiskey estaban medio vacías en el alféizar de la ventana. Anna había llegado a la Taberna en algún momento en la tarde, solo desviando la pregunta cuando los demás le preguntaban si había descubierto algo. —Le avisé —había dicho, hundiéndose en el sillón y declinando las ofertas de té o jerez—. Sabía que Thomas iba a salir solo la última noche, y le advertí de no hacerlo. No debo haber sido lo suficientemente convincente. Anna, que raramente expresaba sus inquietudes a los demás, incluyendo a Cordelia, miró asombrada por un momento. Fue Matthew quien rompió el silencio. —Todos le advertimos, Anna, pero Thomas es un cabeza de chorlito, un bastardo testarudo. Aunque era bastante pequeño de niño, y verdaderamente muy adorable —añadió—, como un conejillo de indias o un ratón.

398

James golpeó a Matthew suavemente en el cogote. —Creo que lo que quiere decir es que no puede ser la responsabilidad de los amigos de uno el prevenir a uno de hacer algo que uno cree que está bien —dijo— . Es, de cualquier modo, el trabajo de los amigos de uno el rescatar a uno, de las consecuencias de sus acciones cuando todo se tuerce. —¡Oigan, oigan! —aclamó Lucie tras aplaudir. Sonriendo de lado, Anna palmeó a Lucie distraídamente en la mano. Anna se veía cansada, aunque todavía perfectamente acicalada, su pelo una cuidadosa capa de ondulaciones peinadas con los dedos, sus botas brillando con pulido fresco. —Muy bien —dijo—. Descubrí unas cuantas cosas, aun así, no tantas como me hubiera gustado. Un hecho que podría ser de interés, sin embargo: el cuerpo de Lilian Highsmith estaba falto de una runa de Precisión. —Eso lo aclara todo —dijo Matthew—. Alguien está matando Cazadores de Sombras para robarle sus runas. Y sabemos con certeza que James no es el asesino —añadió—, y tampoco Thomas. —No —dijo James—, pero Belial está involucrado de algún modo. Ese símbolo en el alfeizar de mi ventana… Creo que lo dibujé yo mismo, sin saber realmente que lo estaba haciendo, justo cuando abrí mi ventana. Creo que era una parte de mi mente, una parte oculta, que sabía, y estaba intentando avisar a mi parte consciente. Belial había ciertamente estado enviándome esos sueños, esas visiones. No sé por qué. —¿Crees que quería que Thomas fuera arrestado? —preguntó Christopher. —No —dijo James lentamente—, aunque no puedo estar seguro, pero parece… pequeño, para Belial. La mayoría de los seres humanos están bajo su radar, sin embargo, se interponen en su camino. «Tal vez solo para herirte», pensó Cordelia, pero no lo dijo; no ayudaría a James pensar que el arresto de Thomas fue su culpa. —Quizás simplemente quiso evitar la atención del Enclave —dijo ella—, de quien sea que esté realmente haciendo esto, y su conexión con Belial. —Por lo que respecta al Enclave, las noticias de que Thomas es sospechoso habían empezado a filtrarse. Cerca de la mitad de los que lo saben creen que lo hizo, y la otra mitad todavía piensan que es un brujo, o un Subterráneo que ha contratado a un brujo —dijo Anna.

399

—Puede que ayude si descubrimos qué hace esto —dijo Christopher, indicando el objeto de adamas—. Entonces deberíamos saber si fue la señorita Highsmith, o el asesino, o algo totalmente distinto. Oh… He decidido llamarlo pithos. Es un tipo de recipiente en la mitología Griega. —Pero no podemos estar seguros de que haya algo dentro, Kit —dijo Matthew—. Puede ser uno de los pisapapeles de la señorita Highsmith. Debe haber tenido una tremenda colección. —No creo que fuera suyo. Creo que al asesino se le cayó en la escena del crimen. Sin duda no es un objeto de Cazador de Sombras… no con runas como estas en él. —Christopher suspiró con ojos lilas lúgubres—. Es solo que no me gusta cuando no sé lo que hacen las cosas. —No me gusta que Bridgestock parece tener algo contra Thomas —dijo Matthew—. Parece desesperado de verle condenado. —Tengo siempre el presentimiento —dijo James—, que Bridgestock no era muy aficionado a sus… nuestros padres, en realidad. No sé por qué. Es más mayor, quizás los encuentra irresponsables. Probablemente piensa que, si es él el que atrapa al asesino, tal vez será ascendido, o ganar el título del próximo Cónsul. —¿Sobre Charles? —dijo Matthew—. Disfrutaré viendo esa pelea de puños. —Suficiente sobre política —dijo Cordelia—. Thomas está languideciendo en prisión… sé que es el Santuario, pero aun así la cárcel… y también mi hermano. Sé que no os importa particularmente lo que le pase a Alastair, pero a mí sí. No tenía la intención de que las palabras salieran con tanta fuerza. Después de un momento, James dijo: —Daisy, lo que Alastair hizo fue bastante valiente. Ni mucho menos porque lo hizo por alguien que sabe que le cae mal. —Fue bastante desinteresado —dijo Lucie—. Honestamente, nos preocupa lo que le suceda a Alastair. —¿Nos preocupa? —susurró Christopher—. Tengo la sensación de no poder seguir el ritmo. ¿Repítanme, por qué estaba siguiendo Thomas? —Por mí —dijo Cordelia firmemente—. Para no preocuparme. Christopher se veía dudoso. Rápidamente, Anna interrumpió:

400

—Una cosa que creo que no se ha mencionado es que esos asesinatos han sucedido todos cerca del amanecer. Como si por alguna razón, el asesino estuviese esperando a que la noche se acercase a su fin. —Patrullas más pequeñas, tal vez —sugirió James—. Los Cazadores de Sombras empiezan a dirigirse a casa. —Verdaderamente, nuestro demonio con cara de cuchillo es un demonio inteligente —dijo Christopher, haciendo que Matthew mirara su petaca. James miró pensativo al pithos. —Una de esas runas se parece a la runa del amanecer —observó. Cordelia cogió la caja, dándole vueltas en su mano. Como todo adamas, era liso y frío al tacto, resonando de potencial poder. A primera vista, los diseños grabados en el objeto parecían una maraña de hilos, con runas individuales que no se distinguían entre sí. Pero a medida que las contemplaba, empezó a detectar un patrón de diseños dentados y ramificados, como si se hubieran hecho adiciones y modificaciones a las runas conocidas. No se parecía a nada que hubiera visto antes. —Debe haber alguien quien pueda decirnos qué es esto —dijo ella—. Estoy de acuerdo con Christopher. Parece bastante improbable que sea algo que posea un Cazador de Sombras. —Es muy extraño que sea de adamas —dijo Matthew—. Solo las Hermanas de Hierro lo trabajan, y solo los Cazadores de Sombras pueden usarlo. —Técnicamente, pero hay un comercio clandestino de esto —dijo Anna—. Viejas estelas y similares tienen un precio en el Mercado de Sombras. No muchos pueden trabajar el material, pero tiene potencia como catalizador de magia. —Bueno, ahí está —dijo James—. Debemos ir al Mercado de Sombras. Está en Southwark79, ¿no es así? ¿Al lado de la parroquia St. Saviour? Lucie le guiñó el ojo a Cordelia a través de la mesa. Cordelia siempre había querido ir al Mercado de Sombras; bazares transitorios en los que los habitantes del Submundo se reunían para vender productos encantados, hacer negocios y

79

Southwark es un municipio al sudeste de Londres. Queda directamente al sur del río Támesis y la City de Londres, y forma parte del Londres interior.

401

cotillear. Muchas ciudades tenían Mercados de Sombras, pero Cordelia nunca había tenido la oportunidad de visitar uno. Matthew tomó un trago largo de su petaca. —Desprecio el Mercado de Sombras. James se veía desconcertado. Por supuesto, Cordelia recordó con un sobresalto. La poción que Matthew había comprado, la cual había casi matado a su madre, había venido del Mercado de Sombras. Pero James no sabía sobre eso. Nadie lo sabía salvo ella. —Además —dijo Matthew—, si damos un rodeo preguntando quién vende adamas demoníaco, estoy seguro de que eso no nos traerá ninguna atención no deseada. —Bueno, tenemos que ser cuidadosos con eso —dijo James—. Pero el adamas es valioso. ¿Y dónde más hay productos mágicos valiosos comprados, vendidos y tasados? No puedo pensar en ningún otro lugar en el que quizás encontremos alguien con ese tipo de experiencia, no en tan poco tiempo. Christopher se animó, emocionado por la perspectiva. —Es una idea magistral. El sol casi se pone; podemos irnos enseguida. —Por desgracia, no puedo unirme a ustedes —dijo Anna, levantándose grácilmente del sillón—. Tengo patrulla esta noche. Cuando el resto de ellos cogieron sus cosas para irse, Cordelia notó que Lucie le daba a Anna una mirada extraña. Era una especie de mirada que significaba que Lucie sabía algo que no estaba diciendo. Pero ¿qué demonios podía ella saber sobre Anna? Cordelia se preguntó brevemente si debería preguntarle, pero fue distraída por Matthew, que estaba rellenando su petaca de una de las botellas del alféizar. Sus manos temblaban ligeramente. Cordelia deseaba poder acercarse a él, decir algo reconfortante, pero lo que le había dicho era un secreto. Debía fingir, como si no viera nada malo. Preocupada, siguió a los demás fuera de la taberna.

* * * 402

Lucie se asomó a la ventanilla del vagón que compartía con Cordelia mientras se acercaban al extremo sur del puente de Londres. El aroma del mercado estaba en el aire: incienso y especias, vino caliente y un olor a chamusquina como a hueso quemado. La noche acababa de caer, y el atardecer rozaba el cielo con cobre y llamas. Era uno de esos momentos, pensó Lucie, en los que el mundo parecía improbablemente grande y lleno de posibilidades. Salió del carruaje en cuanto este se detuvo, y Cordelia la siguió. Los puestos, casetas y carros del Mercado de Sombras se extendían bajo un techo arqueado y acristalado sostenido por altas vigas de hierro, entre las calles Southwark y Borough High. Los puestos que albergaban frutas, verduras y flores durante la mañana habían sido transformados por los subterráneos en un colorido y ruidoso bazar, los puestos estaban iluminados con luces centelleantes y decorados con carteles pintados y trozos de seda de colores. Lucie respiró hondo la esencia de incienso en el aire cuando el carruaje de James repiqueteó y Christopher, Matthew y él salieron escopetados, con James sacudiendo el abrigo de Christopher, sobre el que de alguna manera se las ingenió para derramar pólvora. Un rugido subió del bazar, como un suave trueno: «¡Vengan a comprar! ¡Vengan a comprar!». —No te escapes al Mercado de Sombras sola, descarada —dijo James, acercándose por detrás de Lucie, su abrigo de lana negra estaba abotonado hasta la barbilla, ocultando sus runas. Habían acordado que no tenía sentido tratar de disimular que eran Cazadores de Sombras (los Cazadores de Sombras no eran más bienvenidos en el Mercado de Sombras que en otros lugares del Submundo, a menos, por supuesto, que tuvieran dinero para gastar) pero tampoco tenía sentido llamar la atención—. Puede parecer una feria inofensiva, pero hay bastante peligro en esos estrechos pasillos. Él miró a Cordelia, quizás para ver si ella lo había oído también, pero estaba ocupada poniéndose sus guantes. Parte de su pelo rojo se había liberado bajo su capa burdeos y estaba rizado sobre su pecho. Parecía perdida en sus pensamientos. Cuando Matthew y Christopher vinieron hasta ellos, se apresuró hacia Matthew, diciéndole algo en una voz baja que Lucie no pudo oír. «Extraño», pensó Lucie. James ofreció su brazo a Lucie. —El Príncipe Cruel James a su servicio. Lucie se animó; era un buen recuerdo de tiempos pasados, cuando James y ella habían sido compañeros de juegos en los cuales se burlaban y protegían el

403

uno al otro por turnos. Cogiendo su brazo, entró en el Mercado de Sombras propiamente dicho, bajo el techo de cristal. Un viaducto ferroviario pasaba por delante, y el rumor distante del tren era apenas audible por encima del sonido del mismo mercado: ligera música encantada era tocada por varios puestos, los tonos chocaban audiblemente unos con otros. Subterráneos recorrerían los pasillos en busca de una ganga, tratos ilícitos, o algo entre medias. Pancartas de seda volaban, y chispeantes bolas de luz flotaban como fuegos fatuos por el aire. Lucie cogió una cuando sobrepasaron un puesto de boticario con latas y jarras colocados en estantes de madera, en el que un brujo con un conjunto doble de cuernos curvados gritaba los beneficios de sus pociones. La bola de luz era como una pelota infantil hecha de cristal fino. Dentro brillaba con una luz violeta oscura. Cuando Lucie abrió los dedos revoloteó fuera de ellos, parecía contenta de ser libre. Matthew dijo algo, y Cordelia y Christopher rieron. Lucie estaba demasiado fascinada para preguntar qué chiste era. Había descubierto un par de carros pintados en escarlata, oro y verde; un bigotudo troll de pie en una plataforma elevada expuso las propiedades científicas y las dudosas afirmaciones de sus remedios medicinales. En el corazón del mercado, donde los puestos más grandes estaban localizados, había sastres que atendían a hadas y hombres lobo, que vendían ropa con agujeros para las alas y las colas. Cerca había un pequeño carro dirigido por una vampiresa que mostraba su línea de cosméticos: finos polvos para cubrir las imperfecciones y pintalabios que garantizaban dar a los labios «un tinte rojo sangre codiciado en las ciudades más cosmopolitas de Europa». El grupo se reunió en el centro, donde los puestos se disponían alrededor de ellos en la plaza. Lucie liberó el brazo de James para que así pudiera consultar un listado escrito a mano clavado en un poste. Matthew echó un vistazo con cuidado a un vampiro que vendía botellas de cerveza de jengibre «especial» cuando Christopher sacó de su bolsillo un largo pergamino. Cordelia se había ido corriendo a examinar un puesto que vendía vainas de cuero talladas a mano y guanteletes para las muñecas. —¿Qué tienes ahí? —preguntó Lucie a Christopher, mirando por encima de su hombro a la lista de términos desconocidos. —Oh, ¿esto? Es mi lista de compra —dijo Christopher—. Que con el asunto del toque de queda, no he podido asistir al mercado por un algún tiempo, y tengo ingredientes que adquirir.

404

Se puso en marcha a paso ligero por un camino sinuoso entre los puestos. Lucie le siguió; para su diversión, los vendedores lo saludaron con entusiasmo. —¡Señor Lightwood! Un nuevo envío de marrubios acaba de llegar. ¿Estaría interesado? —¡Christopher Lightwood! ¡Justo el hombre al que esperaba ver! Tengo los materiales de los que tratamos la última vez que hablamos... De primera calidad, muy raros... Mientras Lucie observaba, Christopher se paraba para regatear con un hombre lobo que le estaba vendiendo raíces y hongos secos, para finalmente alejarse con las manos vacías, solo para volver cuando el hombre lobo ibas detrás de él para aceptar el precio que él había ofrecido. —¡Christopher regatea como un experto! —exclamó Cordelia, apareciendo al lado de Lucie con dos botellas de líquido rosa gaseoso—. Podía defenderse en los zocos de Marrakech. Ahora, prueba esto… Me han dicho que hace que las mejillas se sonrojen. —Oh, no lo hagas —dijo James, abalanzándose y cogiendo las botellas de sus manos—. Daisy, Lucie, no coman ni beban nada que haya sido vendido aquí. En el mejor de los casos, pueden tener un leve dolor de estómago. Como mínimo se despertarán con un par de nutrias. —Las nutrias son adorables —dijo Cordelia con ojos danzantes. —Tus mejillas ya están suficientemente rosadas —dijo James firmemente, lanzando las botellas en un montón de basura detrás de los puestos antes de unirse a Matthew para mirar una muestra de espadas con «gemas» dudosamente brillantes que decoraban las empuñaduras. —Hablando de hermanos —dijo Lucie—. No es que lo fuéramos, exactamente, pero siento mucho que Alastair fuera arrestado. Creo que lo que hizo fue sumamente valiente. Cordelia lució sorprendida —Sabía que lo entenderías —dijo, dejando caer una mano en el brazo de Lucie—. Y Lucie... Lucie miró a su alrededor. Cordelia tenía el aire de alguien que deseaba confesar un secreto. James y Matthew estaban inmersos en una conversación con

405

una licántropa; una mujer con pelo largo, castaño grisáceo y un collar de dientes, presidiendo una vitrina llena de frascos de cristal de colores de los que salían aromas perfumados. Un letrero escrito a mano en un estante declaraba «CUBRIRÁ EL OLOR DE PELAJE MOJADO». —Sé que has estado haciendo algo, algo que mantienes en secreto. No estoy enfadada —se apresuró a añadir Cordelia—. Solo me gustaría que me dijeras qué es. Lucie trató de tapar su sorpresa; ella había pensado que (ocupada con un matrimonio y una casa que mantener) Cordelia no había estado prestándole ninguna importancia. —Lo siento, de verdad —dijo lentamente—. ¿Qué piensas si te digo... que estoy intentando ayudar a alguien, alguien que es muy merecedor de ayuda, pero por su seguridad aún no puedo compartir los detalles? Cordelia lucía herida. —Pero… soy tu parabatai. O lo seré, muy pronto. Estamos destinadas a enfrentarnos juntas a nuestros retos. Si hay alguien que necesita ayuda, yo también podría ayudarle. «Oh, Daisy», pensó Lucie. Si solo fuera así de fácil. Pensó en Grace, su franqueza, su enloquecedor secreto, y supo que Cordelia no entendería la decisión de Lucie de trabajar con ella. —No puedo —dijo—. No es mi secreto para contarlo. Después de un momento Cordelia retiró su mano. —Confío en ti —dijo, pero su voz sonaba un poco… pequeña—. Espero que puedas contármelo pronto, pero entiendo que estás intentando proteger a alguien. No insistiré más. Ahora, volvamos con los demás, ¿sí? «Seguramente podría haberlo hecho mejor», pensó Lucie, mientras se reunían con sus compañeros. James y Matthew hablaban con un hada de la alta burguesía que llevaba un gorro de piel al estilo ruso, con las solapas cubriendo las orejas. Negaba con la cabeza: no, no conocía a nadie que comprara o vendiera adamas. Cuando las chicas empezaron a acercarse a ellos, un duendecillo rozó la oreja de Lucie y le susurró: —Malcolm Fade desea verte. Búscalo en la tienda azul.

406

Sobresaltada, Lucie se detuvo en medio del pasillo, causando una colisión con un selkie cargado con bolsas de compra. —¡Mira por dónde vas Cazadora de Sombras! —siseó la criatura, haciendo un gesto con su mano con forma de aleta. Era un gesto grosero, para ser sinceros, pero también indicaba a un puesto en la distancia, uno tapizado con franjas de terciopelo azul barato. —Luce, ¿estás bien? —preguntó Cordelia. —Sí… acabo de recordar algo. Algo que necesito decirle a Christopher. Voy a buscarlo… Volveré enseguida. —Lucie… ¡espera! Pero Lucie se había alejado antes de que Cordelia pudiera detenerla; o antes de que James la viera; él había dejado clara su postura de alejarse sola. Abriéndose paso entre la multitud hasta que esta se la tragó, Lucie se mordió el labio, con la culpa y el arrepentimiento pesando como una piedra en su pecho. Ocultar secretos a James, esconderse de Daisy, lo odiaba todo. Pero Malcolm Fade podría ser la única oportunidad de Jesse. Mirando detrás de ella una vez para asegurarse de que estaba fuera de la vista de sus amigos, se deslizó dentro de la tienda azul.

* * * —Bueno, eso fue una pérdida de tiempo —dijo Matthew, dando una patada al lado de la caseta que acababan de dejar. —Tonterías —dijo James—. No se puede decir que se haya perdido el tiempo jugando al bridge80 con los duendes de las minas de pizarra galesas. Además, si alguna vez quiero comprar una alfombra de pelo de hombre lobo, sabré exactamente dónde acudir. La verdad era que estaba tan desanimado como Matthew. Habían hablado con docenas de vendedores y no habían encontrado nada útil todavía. Pero como su parabatai parecía nervioso e infeliz esa noche, James estaba tratándole con guantes de seda. Pronto, James había dejado a Matthew solo por un momento para leer un cartel que dirigía a los clientes hacia los «MILAGROS NO CONOCIDOS DE LA NATURALEZA, PRESERVADOS DE LA MANERA MÁS REALISTA», solo para volverse a ver a Matthew, que deslizaba una botella de vino

80

Juego de cartas.

407

de detrás del mostrador de un mundano con la visión, quien estaba enseñándole una botella de cuerno pulido a un cliente hada. Para cuando James lo alcanzó de nuevo, Matthew había guardado la botella entera en su abrigo. Matthew obviamente no quería estar ahí. Se veía brillantemente, alegremente miserable, alternando la charla y el silencio. Ya estaba borracho, había vaciado su petaca y empezado con la botella de vino. Era desconcertante; James siempre se había preguntado por qué Matthew no parecía importarle visitar el mercado. Los asistentes al mercado eran un grupo variopinto y de mala reputación, pero Matthew disfrutaba de la compañía de un grupo variopinto y de mala reputación, al menos en la experiencia de James. ¿Quizás solo estaba preocupado por Thomas? En especial porque Thomas estaba encerrado en un cuarto con Alastair Carstairs; James sentía que Thomas podía valerse por sí mismo, pero no le desagradaba Alastair tanto como a Matthew. James se detuvo para consultar el cartel una vez más. Había empezado a nevar; gruesos copos caían mientras Matthew se acercaba a un expositor de pociones que prometían atraer a unicornios, bien siendo «virgen» o no. Estaba examinándolos cuando Cordelia apareció, con su cabello rojo cubierto de blancos cristales de nieve atrapados como delicadas flores. Eso le recordaba a James el día de la boda. Se apoyó en el poste en el que estaba clavado el directorio, sin prestar atención a la nieve que caía ligeramente por la parte posterior de su cuello. Había intentado no pensar en la noche anterior —se sentía muy lejana y cercana, todo al mismo tiempo. Él había estado en el infierno, pensando en Belial, y al mismo tiempo en medio de todo eso había estado en ese momento con Cordelia— un momento de tranquilidad y tumulto, totalmente intenso y al mismo tiempo, pacifico. El recuerdo de su perfume, humo y jazmín calentó su sangre, haciendo que el frío de la nieve fuera un alivio. A través de una cortina blanca, vio a Cordelia acercarse a Matthew. No estaba seguro de si podían verle: él era como una sombra entre las sombras, medio contorneada por la nieve. Cordelia dejó caer su mano sobre la de Matthew y se inclinó para decirle algo. La visión provocó una sacudida en James, como si su mano hubiera rozado un cable con corriente. Supuso que Matthew la había recogido para pasear el día anterior para animarla —y muchas veces, cuando James había estado preparando la casa de la calle Curzon, Matthew había ido a hacerle compañía a Cordelia— pero él no había pensado que Cordelia y Matthew fueran tan buenos amigos como

408

para tener secretos. Sin embargo, todo en la forma en que se inclinaron el uno hacia el otro, denotaba confidencias. Cordelia acarició la mano de Matthew gentilmente y se alejó; James podía oír su pregunta sobre el adamas de un sátiro que atendía un puesto que vendía fruta de hadas. Un búho nevado encaramado al borde de un cuenco de melocotones blancos le ululó suavemente, y ella sonrió. Sacando la botella de vino de su abrigo, Matthew recorrió un camino sinuoso hacia James, entrecerrando los ojos a través de la nieve. —Así que eres tú —dijo, cuando se acercó—. Si sigues de pie dejando que la nieve caiga en ti, terminarás como la escultura de hielo en la próxima fiesta de los Wentworth. —Parece una existencia relajante —dijo James, todavía mirando a Cordelia— . ¿Dónde está Lucie? ¿No estaba con Cordelia? —Fue a buscar a Christopher, aparentemente —dijo Matthew—. Sin explicación de por qué. Tal vez recordó algo. —Ha estado actuando peculiar últimamente —dijo James—. Grace incluso me pregunto por ella... Se cortó, pero era demasiado tarde. Los ojos de Matthew, que usualmente se ensanchaba y se volvía de un verde más líquido a medida que bebía, se había estrechado. —¿Cuándo has visto a Grace? James sabía que podría decir «en la fiesta de los Wentworth» y poner final al interrogatorio. Pero eso se sentiría como mentir a Matthew. —Ayer. Cuando Daisy y tú fueron a dar un paseo. Matthew le miró. Había algo alarmante en su total quietud, a pesar de su pelo despeinado, su brillante chaleco, la botella en su mano. —Ella vino a la calle Curzon —dijo James—. Ella... Pero Matthew le había agarrado del brazo con una sorprendente fuerza y estaba dirigiendo a James hacia una brecha entre dos puestos. Se encontraron en un callejón, apenas un callejón, en verdad: más un espacio estrecho entre un lado de madera de un puesto y la pared de ladrillos de un puente ferroviario.

409

Solo cuando la espalda de James chocó con el muro, se dio cuenta de que Matthew le había empujado. No había sido un empujón fuerte, especialmente con una mano; Matthew aún estaba agarrando el cuello de su botella de vino con una mano de nudillos blancos. Pero el simple gesto era suficiente para sobresaltar a James en una exclamación de molestia: —Math, ¿qué estás haciendo? —¿Qué estás haciendo tú?— inquirió Matthew. El aire estaba lleno del denso olor de incienso, y las burbujas vidriosas pasaban flotando, iluminando el espacio en tonos brillantes de esmeralda, rubí y zafiro. Matthew apartó una, impaciente. —Tener a Grace en tu casa mientras tu esposa está fuera llorando la muerte de su padre es pobre de espíritu sabiendo el acuerdo que tienes con Daisy. —Ya lo sé —dijo James—, y por eso le había contado a Cordelia todo lo que sucedió, incluso que besé a Grace… —¿Qué hiciste qué? —Matthew aventó sus manos en el aire, salpicando vino en la nieve. Manchó los cristales blancos de rojo—. ¿Estás loco? —Daisy lo sabe… —Cordelia tiene demasiada dignidad para mostrarte que le has hecho daño, pero también tiene honor. Sé que tienes un acuerdo con ella en el que tú no verás a Grace mientras estás casado, para salvar a Cordelia del ridículo, del Enclave cotilleando de que fuiste forzado a casarte con ella después de comprometerte. Merece algo mejor que ser vista como un ancla sobre tu cuello. —Un ancla sobre mi… no invité a Grace a venir. Ella apareció en mi puerta y exigió hablar conmigo. No puedo ni siquiera recordar por qué la bese, maldición, o si siquiera quería… Matthew le dio a James una mirada extraña, más que extraña, parecía como si estuviera intentando encontrar sentido de algo que él no podía casi recordar. —No debiste dejarle entrar en la casa, James. —Me he disculpado con Daisy —dijo James—, y lo haré de nuevo, además, ¿pero qué diferencia hace esto para ti, Math? Sabes las circunstancias de nuestro matrimonio…

410

—Sé que desde que conociste a Grace Blackthorn, ella ha sido un sufrimiento en tu vida —dijo Matthew—. Sé que había una luz en tus ojos, y ella la quitó. —Es estar separado de ella lo que me hace sentir miserable —dijo James. Sin embargo, era muy consciente, como lo había sido la noche anterior, de que parecía haber dos James Herondale. El que creía en lo que decía, y el que estaba desgarrado por la duda. Sin embargo, las dudas nunca parecían durar más de un momento. Se desvanecían hasta que apenas las recordaba, igual que apenas recordaba haber besado a Grace el día anterior. Sabía que lo había hecho. Podía recordar haber besado a Daisy; de hecho, el recuerdo era tan nítido y dulce que le resultaba difícil pensar en otras cosas. Pero no podía recordar por qué había besado a Grace, o cómo había sido cuando lo hizo. —Tú siempre has creído que el amor tenía un precio —dijo Matthew—. Que era tormento, tortura y dolor. Pero debe ser algo alegre. Hay alegría en estar con alguien que quieres, incluso sabiendo que no podrás tenerlos nunca, incluso sabiendo que ellos jamás te querrán de vuelta. —Aspiró una bocanada de aire frío—. Pero incluso en los momentos en los que estás con Grace, no luces feliz. No pareces feliz cuando hablas de ella. Amar debería darte felicidad, al menos al imaginar lo que serán sus vidas cuando estén juntos. ¿Cómo será tu futuro con ella? Dime cómo lo imaginas. James sabía que era imposible. Todos sus sueños de un futuro con Grace habían sido abstractos, ninguno en concreto. Cuando pensaba en ella en su casa en la calle Curzon, descubrió de repente que no había escogido nada de la casa con Grace en mente. Había considerado lo que él mismo y Cordelia querían. Nunca había pensado en Grace, pues no tenía ni idea de lo que podían ser. Sintió el brazalete frío contra su muñeca, el metal recogía el frío de la nieve. —Suficiente —dijo—. No deberíamos discutir esto ahora. Debemos buscar respuestas. —No continuaré observando cómo te haces a ti mismo miserable —dijo Matthew—. No hay ninguna razón para ello… Si nunca entrarás en razón o en sentido común…

411

412

—¿Porque eres defensor de la razón y el sentido común? —bramó James. Sabía que tenía temperamento, al igual que su padre; su ira se derramó más allá de todo lo demás, con sabor a cobre y furia—. Matthew, estás borracho. Por lo que sé, no quieres decir nada de lo que estás diciendo ahora mismo. —Quiero decir todo esto —protestó Matthew—. In vino veritas… —No me recites latín a mí —dijo James—. Incluso si estuvieras sobrio, que sería una buena oportunidad, nunca te tomas el amor lo suficientemente en serio para sermonearme sobre ello. Tus pasiones han sido una serie de coqueteos y apegos mal concebidos. Mírame y dime que hay alguien que amas más que a esa botella de tu mano. Matthew se había puesto muy blanco. James se dio cuenta con una distancia desmedida que había roto el pacto entre ellos, tácito, que no le hablaría a Matthew sobre su alcoholismo. Que, si no se mencionaba, podría desaparecer. Matthew se volvió entonces, alzando su brazo, James dio un paso adelante, pero Matthew ya había golpeado la botella contra la pared de ladrillos. El cristal quedó rociado en todas las direcciones; Matthew retrocedió. Uno de los trozos voladores de cristal había arañado su cara, justo bajo su ojo. Limpio la sangre en su cara y dijo: —No quiero verte arruinando tu vida. Pero si no amas a Cordelia, deberías dejar a alguien más amarla. —Apenas puedo detenerlos, ¿puedo? —dijo James—. Ahora déjame ver tu mano… Matthew… —Ahí están ustedes dos —llamó una voz. Cordelia estaba acercándose, haciéndose camino a través de la nieve resbaladiza—. Me temo que no ha habido suerte; he localizado un hada herrera que a veces trabaja con otros metales, pero no adamas, parece… —Frenó, mirando a ambos, sus labios se apretaron preocupados—. ¿Qué está pasando? —preguntó—.¿Qué les pasa a ustedes dos? Matthew levantó su mano izquierda. James oyó a Cordelia hacer un sonido de angustia; se apresuró hacia ellos… James empezó, sintiéndose mal: un cristal de la botella había ido a la mano de Matthew, y la sangre salía de los cortes de la palma. Mecánicamente, James buscó su estela. Matthew volvió su mano, mirándola curiosamente; la sangre estaba corriendo rápidamente, sin duda mezclada con el vino. Gordas gotas rojas salpicaron la nieve.

413

—Estaba jugando por ahí —dijo Matthew, sonando más borracho de lo que James sospechaba que estaba—. Me corté y James me trajo aquí para una runa curativa. Muy tonto de mí. ¿Quién sabía que los juguetes tenían bordes afilados? James empezó a dibujar la runa curativa en la mano de Matthew, cuando Cordelia buscaba en su bolso por algo con lo que pudieran vendar la herida. Había parado de nevar, se dio cuenta James; no estaba seguro de por qué tenía tanto frío.

* * * La tienda azul se abría en un espacio mucho más amplio de lo que Lucie podría haber adivinado de su apariencia externa. Malcolm está sentado en un sillón al lado de una mesa larga que se había instalado sobre una alfombra raída en el suelo. Sobre la mesa había libros, montones y montones de ellos: historias de familias de Cazadores de Sombras, libros de cuentos de hadas, textos nigrománticos. —¿Aquí vives? —preguntó Lucie, mirando alrededor—. Qué acogedor… ¡Tantos libros! Aunque, ¿qué haces durante el día? —Por supuesto que no vivo aquí. —Malcolm no lucía especialmente encantado de verla, aunque era él quien la había convocado—. Guardo algunos de mis libros aquí. Algunos que no me gustaría que descubrieran en mi piso si los Cazadores de Sombras deciden asaltarlo. —Levantándose, señaló hacia el sillón, el único asiento de la habitación—. Por favor, ponte cómoda. Lucie se sentó mientras Malcolm cogía su pipa. —Tengo que disculparme por cómo me comporté en el Ruelle —dijo sin preámbulos. Se inclinó sobre los libros esparcidos en la mesa. —Por los últimos noventa años he creído que Annabel... —Su voz se rompió; se aclaró la garganta y continuó—: Que mi Annabel estaba contenida en la Ciudadela Infracta. Ella no estaba conmigo, pero en mis sueños podía ser feliz. Podía incluso volver a mí. Incluso si no lo hacía, había muerto como las Hermana de Hierro y los Hermanos silenciosos mueren... Desvaneciéndose en silencio, sus cuerpos preservados para siempre en las Tumbas de Hierro… Debería haber ido a acostarme cerca de su lugar de descanso, para poder dormir a su lado por la eternidad.

414

Lucie se preguntó si había estado toda la noche despierto; lucía exhausto, sus mangas enrolladas hasta el codo, las sombras bajo sus ojos tan púrpuras como sus ojos. Hace tiempo, recordó que cuando había sido niña, había pensado que Malcolm era muy emocionante, un hechicero elegante y hermoso, con su pelo blanco y sus finas manos. Ahora parecía haber envejecido veinte años en el último día. Como si la pena hubiera hecho estragos en su rostro. —Lo siento mucho —dijo—. Yo… yo nunca te hubiera dicho el destino de Annabel de la forma que lo hizo Grace, y si hubiera sabido que lo iba a hacer así, nunca la hubiera traído a verte. —Para ser honestos —dijo Malcolm mientras levantaba la tapa de una lata de tabaco—. Aprecio su franqueza. Es mejor saber la verdad. Lucie no pudo evitar la sorpresa que la recorrió. Recordó a Grace en el Hell Ruelle: «Le dije la verdad. ¿No debería saber la verdad?». —Por eso te he convocado. Pensé que merecías escuchar mi decisión de mis labios. —Malcolm llenó la cazoleta de su pipa con tabaco y apisonó suavemente— . No te ayudaré. La nigromancia es intrínsecamente mala, y notoriamente difícil. Incluso si pudiera ayudarte a obligar a Jesse Blackthorn a resucitar, no veo qué habría en el trato para mí. Había empezado a nevar fuera; Lucie podía oír el suave roce de los copos contra la tela de la tienda. —Pero si pudieras ayudarme a resucitar a Jesse, yo podría ayudarte a hacer lo mismo con Annabel. —Me dijiste que el cuerpo de Jesse Blackthorn ha sido preservado usando magia. Annabel murió hace un siglo, y no tengo ni idea de dónde fue enterrada —La amargura envolvía la rabia en su voz, como una vaina quebradiza sobre una espada—. Ella está perdida para mí. He leído los textos, he estudiado lo que hay que saber. Podría hacer una cosa con Jesse, ya que es un... caso inusual. Pero con Annabel… —Sacudió la cabeza—. Obligar a los muertos a volver a un cuerpo mortal requiere nigromancia, y la nigromancia tiene un precio demasiado alto. Y sin el cuerpo original, tomar un cuerpo de otro humano vivo sería un acto terrible. Lucie respiró profundamente. Podía levantarse y salir de esa tienda y reanudar su vida normal, sin que nadie se diera cuenta. Pero pensó en Jesse, en Jesse bailando con ella en la nieve fuera del Instituto. En Jesse desapareciendo

415

cuando el sol lo tocaba. En Jesse en su ataúd, con la nieve cayendo a su alrededor, sin sentir el frío. —Señor Fade, soy capaz de hablar con los muertos, incluso con los que no están inquietos. Podría convocar al fantasma de Annabel para usted, y podríamos preguntarle dónde encontrar su cuerpo. Malcolm se puso rígido, con la pipa sin encender en la mano. Se volvió lentamente; Lucie solo pudo ver su perfil, afilado como el de un halcón. —¿Annabel es un fantasma? ¿Anda por este mundo? —Su voz era rasposa— . Eso no es posible. —Señor Fade… —He dicho que no es posible. —Su mano tembló y el tabaco suelto se derramó de la pipa—. Ella debería haberse mostrado ante mí. Nunca me habría dejado solo. —Si son fantasmas o no… —vaciló Lucie—. Puedo llegar a la muerte. Lentamente, Malcolm se sentó más recto. Lucie podía sentir su desesperación; había algo casi brutal sobre ello, sobre la intensidad de su necesidad. —¿Puedes hablar a Annabel? ¿Traer su fantasma ante mí? Lucie asintió, entrelazando sus dedos fríos. —Sí, y si tú me ayudas a reunir el alma de Jesse con su cuerpo, haré lo que sea que necesites. Convocaré a Annabel, y encontraré dónde está enterrada. Unos minutos más tarde, Lucie salió de la tienda azul. Se sentía bastante aturdida, casi incrédula, como si hubiera sido alguien más allí con Malcolm Fade, haciendo tratos, jurando promesas. Fingiendo una confianza que ella en realidad no sentía. Acordando dejar que Malcolm llevara el cuerpo de Jesse fuera de Londres, a su casa de campo cerca de Fowey, como si tuviera la autoridad para aprobar algo como eso. Todavía no sabía qué le diría a Grace, ni a Jesse tampoco… —¿Lucie? La nieve estaba cayendo gruesa y luminosa, tendiendo su velo de gasa sobre el mercado. Entrecerró los ojos a través de los copos y vio a un chico de pelo oscuro. James, supuso, y se apresuró a acercarse a él, con la mano levantada para

416

protegerse la cara de la nieve. Esperaba que no le preguntara qué había estado haciendo. Su actitud protectora podría convertirse rápidamente en un regaño, como sospechaba que era la naturaleza de los hermanos mayores… Pero no era James. De la brumosa noche blanca, evolucionó como una sombra: un muchacho delgado en mangas de camisa, la nieve cayendo a su alrededor, pero no sobre él. —Jesse —jadeó ella. Se apresuró a acercarse a él, con el dobladillo de la falda arrastrándose en la nieve—. ¿Está todo bien? ¿Puede alguien de aquí ver que me saludas? Una pequeña sonrisa tocó el borde de su boca. —No. Parecerá que estás hablando sola. Afortunadamente, eso no es algo inusual en el Mercado de Sombras. —¿Habías estado aquí antes? —No. He visto pinturas, pero la realidad es mucho más interesante. Como siempre, Lucie, seguirte ha abierto mi mundo. Ella pateó un poco de nieve, preocupándose por si debería mencionar su conversación con Malcolm. —Pensaba que estabas enfadado conmigo. —No estoy enfadado. Lo siento sobre lo que dije fuera del Ruelle. Sé que haces lo que haces porque te preocupas por mí. Es solo que me estoy desvaneciendo más rápido, creo. A veces olvido dónde he estado. Sé que Grace habrá venido a hablar conmigo, pero no lo recuerdo. Me encuentro en la ciudad, y sus caminos parecen pasajes extraños. El pánico hizo que sus nervios se agitaran. —Pero me estoy acercando a encontrar a alguien que pueda ayudarnos. A descubrir qué te pasó, qué encantamientos te pusieron, para poder revertirlos, deshacerlos... Jesse cerró los ojos brevemente. Cuando los abrió, desapareció toda pretensión de sonrisa o ligereza; parecía desprotegido y vulnerable. —Ya has hecho mucho. Si no fuera por ti, me habría desvanecido hace mucho tiempo. Sabía que algo me mantenía anclado aquí, cuando por derecho debería

417

haberme desvanecido. Durante estos últimos meses, he podido ver la luz de la luna reflejada en el río, sentir el viento y la lluvia contra mi piel. Recuerdo lo que es tener calor o frío. Querer cosas. Necesitar cosas. —La miró a los ojos con asombro—. Todas esas cosas vuelven a ser reales para mí, como ninguna otra cosa ha sido real para mí desde que morí, excepto tú. A Lucie le dolía la garganta. —Esos sentimientos son la prueba de que perteneces aquí, con los vivos. Inclinó la cabeza hacia ella. —Ordéname que te bese —susurró con urgencia—. Dime que lo haga. Por favor. Ella lo miró, con las manos juntas, temblando. —Bésame. Él bajó la cabeza. Una cascada de chispas bailó sobre su piel: dejó un rastro de besos en su mejilla antes de buscar su boca. Lucie inhaló con fuerza cuando capturó sus labios y sus brazos la atrajeron contra él. A pesar de todo, se ahogó en el deleite de este. «No lo sabía». No había considerado la suavidad de su boca contrastada con una tenue aspereza, el pellizco de sus dientes, su lengua acariciando la de ella. No se había dado cuenta de que sentiría sus besos por toda ella, una deliciosa tensión que nunca había imaginado. Sus manos estaban en su pelo, acunando su nuca, su boca aprendiendo la suya, sin prisa, con cuidado.... Gimió en voz baja, con las manos en los hombros de él, estabilizándose. «Jesse, Jesse, Jesse». Un tren rugió por encima del viaducto, sus luces iluminaron la oscuridad, convirtiendo la noche en amanecer. Jesse la soltó, con su pelo oscuro revuelto, sus ojos soñolientos y aturdidos por el deseo. —Si debo desvanecerme —dijo—, me gustaría desvanecerme recordando esto como mi último sueño despierto. —No te vayas —susurró ella—. Aguanta, por mí. Estamos tan cerca.

418

Él le tocó la mejilla. —Solo prométeme una cosa —dijo—. Si me voy, danos un final feliz, ¿lo harás? ¿En tu libro? —No creo en los finales —dijo ella, pero él solo le sonrió y desapareció lentamente de su vista.

419

19 TU PROPIO PALACIO Traducido por Katvire Corregido por Vane Editado por Mrs. Carstairs~

Y viendo el caracol que por todas partes anda, Cargando su propia casa, continúa con su hogar, Sigue (pues es de paso lento) a este caracol, Sé tu propio palacio, o el mundo será tu cárcel. —A Sir Henry Wotton, John Donne. Thomas no tenía ni idea de la hora que era. No había ventanas en el Santuario, para comodidad de los vampiros invitados. Las velas de los candelabros seguían encendidas, y su brillo no parecía bajar nunca. Charlotte no había mentido cuando dijo que Thomas y Alastair tendrían lo que necesitaran. Les habían proporcionado ropa de cama caliente y una pila de libros (elegidos por Eugenia), por no hablar de la comida. Thomas se dio cuenta de que Bridget se compadecía de él, porque había traído algunas de sus cosas favoritas: además de un plato de pollo frío, había pan aún caliente del horno, una porción de queso amarillo de oveja, manzanas en rodajas y una ensalada en la que no había nada de apio. Thomas odiaba el apio. Bridget había dejado la bandeja sin decir nada, había fruncido el ceño a Alastair y se había marchado. Alastair parecía indiferente. No había dicho ni una sola palabra a Thomas desde que la puerta se había cerrado y la puerta se cerró por última vez detrás de la Cónsul. Se había acercado a una de las «camas» suministradas (un colchón con un montón de mantas y almohadas) se sentó con un libro: El Príncipe de Maquiavelo, que debió sacar del bolsillo de su abrigo, ¿lo llevaba a todas partes? Y allí seguía, horas después, sin levantar la vista cuando Thomas tiró accidentalmente un candelabro mientras paseaba por la habitación. Thomas miró la «cama» que Alastair no ocupaba en ese momento, deseando saber si ya era hora de ir a dormir. Aunque si su encierro continuaba, supuso que no importaba; Alastair y él se convertirían en gatos domésticos, durmiendo cuando quisieran.

420

La idea de pasar incluso una hora más en esta habitación entristeció tanto a Thomas que se dirigió a la puerta y la sacudió, ante la remota posibilidad de que, por alguna razón, la cerradura y las protecciones hubieran fallado. Naturalmente, no ocurrió nada. La voz de Alastair atravesó el silencio y casi hizo saltar a Thomas. —Es un poco amenazante que el Santuario se cierre desde el exterior, ¿no? Nunca había pensado mucho en eso. Thomas giró para mirarlo. Alastair se había quitado la chaqueta, por supuesto, y su camisa estaba arrugada. —Yo... supongo que uno podría tener que mantener fuera algún subterráneo inesperadamente peligroso, o algo así —dijo Thomas torpemente. —Tal vez. —Alastair se encogió de hombros—. Por otro lado, le da al Instituto una prisión improvisada. Thomas se acercó un poco más a Alastair, que volvía a mirar su libro. Era inusual ver a Alastair con un cabello fuera de lugar, era como Anna en ese sentido, pero ahora estaba despeinado y caía en suaves y gruesos mechones sobre la frente. Al menos parecían suaves; imaginó Thomas, no estaba seguro. Lo que sí sabía era que le gustaba mucho más el pelo de Alastair ahora que lo había teñido de nuevo a su color natural. Por desgracia, se recordó, que no le gustaba mucho Alastair. A pesar de lo que Alastair había hecho por él, hacía apenas unas horas. Que había sido tan impactante como sorprendente. —¿Por qué me has estado siguiendo? —preguntó Thomas. La respiración de Alastair parecía entrecortada, aunque Thomas sabía que podía estar imaginándolo. —Alguien tenía que hacerlo —respondió, sin dejar de leer El Príncipe. —¿Qué diablos significa eso? —comentó Thomas.

421

422

—No hagas preguntas de las que no quieres la respuesta, Lightwood —dijo Alastair, con un destello de la antigua arrogancia que había tenido en la escuela. Thomas se sentó con un fuerte movimiento en el colchón de Alastair. Alastair lo miró sorprendido. —Sí quiero la respuesta —continuó Thomas—. Y no me levantaré hasta que me digas. Lenta y decididamente, Alastair dejó su libro a un lado. Había un pulso que latía en la base de su garganta, justo en la zona sobre su clavícula. Era un lugar que Thomas había mirado antes, pensó en el tiempo cuando él y Alastair estuvieron solos en París, caminando por las calles, yendo a ver una película, riendo juntos. Pensó en los dedos de Alastair en su muñeca, aunque eso era territorio peligroso. —Sabía que estabas haciendo patrullas extras —dijo Alastair—. Y encima de eso: salir solo con un asesino suelto. Ibas a hacer que te mataran. Tenías que llevar a alguien contigo. —No, gracias. Toda esta gente saliendo en parejas, anunciándose cada vez que hablan, incapaces de hacer un movimiento sin preguntarse unos a otros, bien podrían tocar una campana, para que el asesino sepa que van a venir. Y mientras tanto, si no estás en el cronograma, se supone que debes quedarte sentado en tu culo sin hacer nada. Nunca atraparemos al asesino si evitamos salir a la calle. Ahí es donde está el asesino. Alastair parecía divertido. —Nunca había escuchado una declaración tan precisa de la ridícula filosofía con la que tú y tus amigos de la escuela van por el mundo, corriendo hacia el peligro —dijo, estirándose. Levantando los brazos, se sacó la camisa de los pantalones, dejando a la vista una franja del estómago. Thomas, con determinación, no se quedó mirando—. Pero no es por eso por lo que lo estabas haciendo —añadió Alastair—. Hay un poco de verdad en lo que acabas de decir, pero no lo principal. —¿Qué quieres decir? —No pudiste salvar a tu hermana. Así que quieres salvar a otras personas. Quieres venganza, incluso si esto no es la misma maldad que se llevó a Bárbara, sigue siendo maldad, ¿no? —Los ojos oscuros de Alastair parecían ver dentro de Thomas y a través de él—. Quieres comportarte de forma imprudente, y no

423

quieres que tu comportamiento imprudente comprometa la seguridad de un compañero de patrulla. Así que fuiste solo. El corazón de Thomas dio un lento y sólido golpe. Era desconcertante de una manera que no podía entender... que Alastair Carstairs parecía entender sus motivaciones cuando nadie más había sido capaz de adivinarlas. —Bueno, no creo que realmente pienses que somos estúpidos —dijo Thomas—, o que buscamos voluntariamente el peligro por placer. Si creyeras eso, harías más por impedir que Cordelia pasara tiempo con nosotros. Alastair rio. »Lo que quiero decir —prosiguió Thomas, con un tono de voz muy cortante— , es que no creo que te creas las tonterías que dices. Y no entiendo por qué las dices. No tiene ningún sentido. Es como si quisieras alejar a todo el mundo. —Se detuvo—. ¿Por qué eras tan horrible con nosotros en la escuela? Nunca te hicimos nada. Alastair hizo una mueca. Durante un largo momento guardó silencio. —Fui horrible con ustedes... —dijo al fin—, porque podía serlo. —Cualquiera puede ser un imbécil si quiere —dijo Thomas—. No tenías ninguna razón para hacerlo. Tu familia era amiga de los Herondale. Al menos podrías haber sido más amable con James. —Cuando llegué a la escuela —dijo Alistair lentamente, claramente le costaba esfuerzo—, las habladurías sobre mi padre me habían precedido. Todo el mundo sabía que era un fracasado, y algunos de los alumnos mayores decidieron que era un blanco fácil. Ellos... digamos que al final de la primera semana, me habían hecho comprender mi lugar, y tenía los moretones para recordarlo si alguna vez lo olvidaba. Thomas no dijo nada. Era extraño pensar que Alastair fuera acosado. Siempre había parecido un príncipe de la escuela, paseándose con el pelo perfecto y la barbilla al aire. —Después de un año de ser golpeado —continuó Alastair—, me di cuenta de que podía convertirme en uno de los acosadores, o sufrir el resto de mis días de escuela. No sentía lealtad hacia mi padre, ni necesidad de defenderlo, así que nunca fue un problema. No era muy grande... bueno, sabes cómo es eso.

424

Miró a Thomas reflexivamente por un momento, Sintiéndose avergonzado, Thomas se encogió un poco. Es cierto que sus músculos habían crecido con el estirón, y todavía no se sentía del todo cómodo ocupando tanto espacio en el mundo. ¿Por qué no podía parecerse más a Alastair? Elegante y con gracia. —Lo que sí tenía —señaló Alastair—, era una lengua salvaje y un ingenio rápido. Augustus Pounceby y los demás se morían de risa cuando ridiculizaba a algún pobre estudiante más joven. Nunca me manché las manos con sangre, nunca golpeé a nadie, pero no importaba, ¿verdad? Pronto los acosadores olvidaron que me odiaban. Yo era uno de ellos. —¿Y cómo resultó eso para ti? —dijo Thomas con voz dura. Alastair lo miró con frialdad. —Bueno, uno de nosotros tiene un grupo de amigos muy unido, y el otro no tiene ningún amigo. Así que dime tú. —Tú tienes amigos —contestó Thomas. Pero al pensar en ello, se dio cuenta de que siempre que veía a Alastair en las fiestas, estaba solo o con Cordelia. O con Charles, por supuesto. Aunque ese no había sido el caso desde el compromiso de Charles. —Luego llegaron ustedes, un grupo de chicos de familias famosas, demasiado bien educados para entender al principio lo que ocurría lejos de casa. Esperando que el mundo los abrazara. Que los trataran bien. Como nunca me habían tratado a mí. —Alastair se apartó un mechón de pelo con una mano temblorosa—. Supongo que te odiaba porque eras feliz. Porque se tenían los unos a los otros, amigos a los que podrías querer y admirar, y yo no tenía nada de eso. Tenían padres que se querían. Pero nada de eso excusa la forma en que me comporté. Y no espero que me perdonen. —He intentado odiarte —dijo Thomas en voz baja—, por lo que le hiciste a Matthew. Te mereces con creces ser odiado por lo que has hecho. Los ojos oscuros de Alastair brillaron. —No fue solo a su madre a quien calumnié. También a tus padres. Lo sabes. Así que no hace falta que te hagas el valiente con esto. Deja de fingir que solo estás molesto por Matthew. Ódiame en tu propio nombre, Thomas. —No —dijo Thomas.

425

Alastair parpadeó. Todo su cuerpo parecía tenso, como si estuviera esperando un golpe, y una parte de Thomas quería dárselo, decir: «Sí, Alastair, te desprecio. Nunca serás más que un inútil». Pero a lo largo de la conversación, algo se había ido gestando en el interior de Thomas, que no tenía nada que ver con el comportamiento de Alastair en la escuela y sí con los acontecimientos que habían llegado después. Todos los instintos de Thomas le pedían que se mantuviera en silencio, que apartara esas emociones en los rincones de su ser, como siempre hacía. Pero en los últimos minutos habían hablado con más sinceridad que en toda su vida, y Thomas sospechaba que, si no decía el resto ahora, nunca lo haría. —La razón por la que no puedo odiarte es por aquellos días que pasamos juntos en París —dijo, y vio que los ojos de Alastair se abrían de par en par—. Fuiste amable conmigo cuando estaba muy solo, y te lo agradezco. Fue la primera vez que me di cuenta de que podías ser amable. Alastair lo miró fijamente. ¿Por qué Alastair se había teñido el pelo? El contraste de sus ojos y pelo oscuro con su piel morena era hermoso a la luz de las velas. —También es mi recuerdo favorito de París. —No tienes que decir eso. Sé que estuviste allí con Charles. Alastair se puso rígido. —¿Charles Fairchild? ¿Qué pasa con él? Así que Alastair realmente iba a obligarlo a decirlo. —¿No sería ese tu mejor recuerdo de París? La mandíbula de Alastair estaba rígida. —¿Qué estás insinuando exactamente? —No estoy insinuando nada. He visto la forma en que miras a Charles, la forma en que él te mira. No soy idiota, Alastair, y estoy pidiendo... —Thomas sacudió la cabeza, suspirando. Nada de esta conversación había sido fácil; se había sentido como una especie de carrera, y ahora Thomas podía ver la línea de meta más adelante. Puede que Alastair prefiera seguir mintiendo, pero Thomas no lo haría—. Supongo que te estoy preguntando si eres como yo.

426

* * * Hicieron falta dos iratzes para curar la mano de Matthew, lo que tuvo el efecto secundario de ponerlo un poco sobrio. Cordelia se había dado cuenta, en cuanto lo vio, que Matthew estaba bastante borracho y que había estado discutiendo con James. Ella conocía la mirada de Elias, reconociendo lo que era ahora, como no lo había hecho hace años atrás. Ahora la mano de Matthew estaba envuelta en un pañuelo, un vendaje improvisado por si la herida se abría. Parecía haber olvidado toda la discusión y estaba inmerso en una conversación con Lucie y Christopher, revisando las cosas que sonaban en la bolsa de compra del mercado de Christopher. —Encontré por casualidad una raíz de cicuta81 en polvo que se ofrecía a un precio increíble, incluso mejor después de que le hiciera añadir una lengua de víbora. —Christopher la sacó para mostrársela: una tira pequeña de piel en un frasco de vidrio—. ¿Han encontrado algo? —Nada que merezca la pena —dijo James—. Nadie está dispuesto a hablar de adamas a un grupo de Cazadores de Sombras. Asumen que estamos tratando de acabar con alguien, así que cerraron filas. Si él había olvidado el tema o no, Cordelia no podía decirlo. La Máscara estaba firmemente en su sitio, ocultando sus pensamientos. Se preguntó si habían estado discutiendo sobre Thomas, o tal vez sobre la botella de vino que había quedado en pedazos a sus pies. Sintió una sensación de inquietud, recordando las manos temblorosas de Matthew en el Diablo cuando había llenado su petaca. «Matthew no es tu padre —se recordó a sí misma—. Este es un lugar de terribles recuerdos para él, eso es todo, y los demás no pueden entenderlo». —Los comerciantes tienen razones para mantener su posición —dijo Christopher—. Las incursiones de los Nefilim casi han destruido el Mercado en el pasado. —Tal vez deberíamos empezar a enseñar la caja a la gente —expresó Cordelia—. Ver si pueden decir algo sobre las runas. —¿Y qué hay de alguien que comercie estrictamente con artefactos mágicos reales y poderosos? —preguntó Lucie—. Hay bastante basura aquí, pero también

81es

una especie bianual, herbácea de la familia de las apiáceas. Se usa para fines medicinales.

427

algunos objetos auténticos y caros. Juraría que vi una copia de los Manuscritos Rojos de la Magia. —¿O qué tal si buscamos y contratamos algún brujo? —sugirió Matthew—. ¿Qué hay de...? —señaló—. ¿Hypatia Vex? —¿Hypatia está aquí? —Lucie parecía desconcertada—. ¿Pero cómo...? Habían llegado a una parte del Mercado donde las caravanas estaban situadas en un círculo mal formado. En el centro del círculo ardía una hoguera de llamas hechizadas: a medida que las chispas se elevaban, adoptaban diferentes formas: rosas, estrellas, torres, lunas crecientes, incluso un carruaje. Delante de ellos, recién pintada de morado y oro, había una caravana con un elaborado anuncio en el lateral de la nueva tienda de magia de Hypatia Vex en Limehouse. —¿Podemos confiar en Hypatia? —preguntó James—. Parece que le gusta Anna, pero no estoy seguro de hasta dónde esa simpatía se extiende en lo que respecta a nosotros. Especialmente desde que le robamos su Pyxis. —Ella mencionó eso cuando Cordelia y yo estábamos en Ruelle —dijo Matthew, dando a Cordelia una mirada arrepentida—. Parecía que lo había superado. Y le gusto. —¿A ella? —dijo Cordelia—. La verdad es que no podría decirlo. —¡Cazadores de Sombras! —gritó una voz, elevándose por encima del ruido del Mercado. Cordelia se giró para ver a Magnus Bane de pie en la puerta de la caravana morada y dorada. Llevaba una túnica plateada ajustada, unos pantalones brillantes azul turquesa y un abrigo bordado a juego, con un reloj con una cadena brillante metido en un bolsillo. Gemelos de plata brillaban en sus muñecas y llevaba un anillo de plata con una brillante piedra azul—. ¿Qué demonios hacen aquí, recorriendo el Mercado de las Sombras como pollos esperando a que les corten la cabeza? Entren inmediatamente. Los hizo pasar, sacudiendo la cabeza, mientras entraban en la caravana. Dentro, Hypatia había dejado su marca en todas las superficies: los cojines de terciopelo con adornos de joyas se acumulaban en las alfombras con flecos; espejos dorados e ilustraciones japonesas perfectamente enmarcadas. Las lámparas brillaban en las estanterías, y en el centro de la habitación había una pequeña mesa cubierta de papeles de diario sobre la tienda de magia de Limehouse, por lo que pudo ver Cordelia.

428

—¡Magnus! —dijo Lucie, encantada, mientras ella y los demás encontraban sitio en los cojines dispersos. Era delicioso estar en el calor después de la gélida noche de afuera. Cordelia se hundió en un enorme cojín de terciopelo azul, moviendo los dedos de los pies dentro de las botas cuando empezaban a descongelarse. James se acomodó a su lado, con el hombro caliente contra su costado—. ¿Tú y el tío Jem han regresado, entonces? ¿Del Laberinto Espiral? —Solo estoy en Londres por esta noche —explicó Magnus, acomodándose en una silla pintada de colores vivos—. Hypatia ha tenido la amabilidad de permitirme esconderme aquí, ya que mi lugar está lleno de trolls de hielo. Es una gran y larga historia. El hermano Zachariah, por desgracia, sigue en el Laberinto. Su ética de trabajo es intachable. Cordelia miró de reojo a James. ¿Le molestaba que Jem estuviera tan fuera de su alcance? Si era así, ella no podía decirlo; su expresión era ilegible. »Tal vez mi información esté desactualizada —continuó Magnus, poniendo una bandeja cargada de pequeños platos de galletas, frutos secos y gomitas azucaradas—. ¿Pero no hay un asesino suelto en Londres? ¿Deberían ustedes estar fuera por su cuenta? Sin mencionar que el Mercado de las Sombras no es tan acogedor con los Nefilim. —Tratar con monstruos es lo que hacemos —dijo James, alcanzando una galleta—. Es nuestro trabajo. —Y todos los asesinatos han ocurrido de madrugada —dijo Cordelia—. Lo que no implica que no sea seguro por la noche. —Además, el asesino no se atrevería a atacar aquí, no con tantos Subterráneos alrededor. Los asesinatos han estado ocurriendo en las sombras, en calles desiertas —dijo Christopher—. Partiendo de un grupo de cinco, la conclusión lógica... —Oh, cielos, lógica no, por favor. —Magnus levantó las manos en señal de ruego—. Bueno, ciertamente no son la primera generación de jóvenes Nefilim que decide que salvar el mundo es su responsabilidad —continuo—. Pero ¿qué hacen en el Mercado? James dudó solo un momento antes de sacar el pithos del bolsillo de su abrigo y entregárselo a Magnus. Le explicó tan rápido como pudo la situación: Thomas confundiéndolo con una Estela, James agarrando el objeto antes que llegara el

429

Inquisidor, la sospecha de que pudiera tener algo que ver con los asesinatos, Christopher dándole un nombre. —No creo que tu amigo Thomas estuviera tan equivocado —dijo Magnus. Presionó una runa en particular con un dedo bien cuidado. Con un débil click, la caja se alargó y transformó en una forma nueva y familiar. —Es una estela —dijo Christopher asombrado, acercándose a mirar. —Ciertamente está inspirada en una —continuó Magnus—. Y diría que es obra de un Cazador de Sombras, pero... toda magia tiene una especie de alianza. Las armas de los Nefilim son angelicales. El propio adamas tiene una alianza seráfica, mientras que los objetos de los reinos de los demonios son demoníacos en su propia naturaleza. Esto —señaló con la cabeza el objeto en su mano—, es demoníaco. Y las runas se parecen a las del Libro Gris, pero han sido alteradas. Modificadas. Hechas en una escritura demoníaca. Una demótica82 demoníaca, por así decirlo. —Levantó sus cejas—. Muy bien, nadie entendió ese chiste. Supongo que los ha sobrepasado. El punto es que esto es un artefacto demoníaco. —¿Puedo examinarlo de nuevo? —preguntó Christopher. Magnus lo entregó, sus ojos revelando un brillo de preocupación. —Solo ten cuidado. Desde luego no es un juguete. —¿Una Hermana de Hierro no podría haberlo hecho? —preguntó Matthew— . ¿Se ha vuelto un poco loca con los crumpets83 en la Ciudadela Infracta y comenzó a fabricar objetos malignos? —Desde luego que no —respondió Lucie—. Las Hermanas de Hierro se toman su trabajo muy en serio, y aunque no lo hicieran, no se pueden fabricar objetos demoníacos en la Ciudadela Infracta. Las protecciones no te lo permiten. Quería ser una Hermana de Hierro —añadió, mientras todos la miraban sorprendidos—, hasta que descubrí el frío que hace en Islandia. Brr. —¿Podría alguien más haber tomado una estela y revertir su alianza? — preguntó James—. ¿Hacerla demoníaca? —No —dijo Magnus—. Nunca fue verdaderamente una estela. Se hizo como la ves ahora, estoy seguro. Poco probable que haya sido de Lilian Highsmith.

82 83

Escritura del antiguo Egipto. Es una especie de pastel elaborado con harina y levadura.

430

Estoy de acuerdo: ese objeto pertenece a quienquiera que haya estado cometiendo estos asesinatos. —¿Podría un demonio dar forma a adamas? —preguntó James—. Creemos que de alguna forma un demonio está conectado a estos asesinatos. No que esté cometiendo los asesinatos, sino que su influencia está de una u otra forma relacionada. —¿Alguna idea sobre cuál demonio? —preguntó despreocupadamente Magnus, seleccionando una galleta de la bandeja. James intercambió una rápida mirada con el resto del grupo. Matthew se encogió de hombros y asintió, hablando por todos ellos: era el secreto de James para contarlo. —Belial —contestó James—. De alguna manera, parece haber recuperado suficiente fuerza, incluso después de su herida, para volver a mí en sueños. He estado teniendo... visiones, al parecer, de los asesinatos. Veo cómo ocurren. Casi me siento como si fuera yo, el que está matando. —¿Te sientes como si fueras tú...? —Magnus entrecerró sus ojos de gato—. ¿Te importaría dar más detalles? —Definitivamente, James no está cometiendo los asesinatos —dijo Cordelia con fuerza—. ¿Crees que seríamos tan tontos como para no pensar en eso? Le hemos hecho pruebas: es inocente. —Me ataron a una cama —dijo James, mirando un trozo de delicia turca84. —Encantador. —Magnus agitó una mano en señal de despreocupación—. No hace falta que me digas nada más sobre esa parte. —Tiene que ser mi conexión con Belial lo que está causando estas visiones — añadió James—. Simplemente no hay otra razón para tenerlas. Son como las que he tenido en el pasado, cuando estaba en su reino. Mi abuelo debe estar involucrado de algún modo. —¿Has vuelto a ver su mundo? —preguntó Magnus en voz baja—. ¿Su reino? —No del todo. —James dudó—. Estuve en la sombra una vez, la noche antes de mi boda, pero el reino no se parecía al que Cordelia y yo destruimos. —La miró—. No era un lugar que hubiera visto antes. Había un enorme terreno vacío 84

Es un dulce tradicional gelatinoso, del tipo de caramelo blando o gominola.

431

y, más allá, ruinas, restos de torres y canales. Había una fortaleza oscura con una puerta... Magnus se inclinó hacia adelante, con los ojos bien abiertos. —Edom. El reino que viste es Edom. —¿Edom? —Matthew se frotó la nuca—. El nombre me resulta familiar. Probablemente una clase en la que me he dormido al fondo. —Las bestias salvajes del desierto también se encontrarán con las bestias salvajes de la isla, y los demonios se gritarán unos a otros; Lilith también llegará y encontrará un lugar de descanso —dijo Cordelia, recordando la fiesta en Hell Ruelle la noche anterior a su boda—. Es un mundo de demonios, gobernado por Lilith. —Así es —dijo Magnus—. He oído rumores de que fue expulsada de él, que había sido tomado, pero no por quién. Parece que pudo haber sido Belial. —Así que Belial tiene un nuevo reino —dijo Christopher—. ¿Podría eso hacerlo más fuerte? ¿Podría ser capaz de caminar en nuestro mundo? —A diferencia de sus hermanos, Belial no puede caminar sobre la Tierra, sin importar el reino que controle. Es la maldición que siempre intenta evadir. —¿Y si está poseyendo a los mundanos, o a los subterráneos? —preguntó Matthew—. ¿Usándolos como herramientas? —Un demonio tan poderoso como Belial no puede poseer un cuerpo humano, ni siquiera el cuerpo de un vampiro, o uno de los fey. Sería como encender una hoguera en una caja de zapatos. Un poder como el que posee literalmente destrozaría el cuerpo en pedazos. —¿Pero no podría poseer a alguien el tiempo suficiente para cometer un asesinato antes de que el cuerpo se destroce? —preguntó Lucie. —Entonces encontraríamos dos cuerpos —señaló Cordelia—. La víctima del asesinato y el cuerpo que Belial haya poseído. —Aunque recuerda lo que dijo Lilian Highsmith cuando estaba muriendo — señaló Christopher—. Thomas nos lo contó. Le preguntó quién la había atacado y ella dijo que alguien que había muerto en su mejor momento, y que su esposa estaba llorando...

432

—¿Posesión de cadáveres? Esos se destruirían aún más rápido que los cuerpos vivos —dijo Magnus—. No tiene sentido. Christopher parecía desanimado. —Thomas dijo que podría haber estado delirando. —Tal vez —comentó James pensativo—. Elias también parecía reconocer a su asesino, y no creo que estuviera delirando. Parecía bastante cuerdo, lo que apoya la idea de ser un Cazador de Sombras. —¿Un Cazador de Sombras que ha invocado a un demonio para que lo ayude? ¿Belial, tal vez? —sugirió Lucie. —Nadie invoca a un Príncipe del Infierno y lo controla. —Magnus se encogió de hombros—. El punto es que hay un millón de posibles teorías. Y cada noche y cada amanecer trae consigo la posibilidad de otra muerte. —Pasó sus manos por la cara—. Tal vez sea hora de que uses tu poder, James —dijo—. No solo de temer y evitarlo. El rostro de James se quedó en blanco. Cordelia pensó en la forma en que había destrozado el reino de Belial con su poder, la forma en que había parecido girar la tierra del revés, destrozando rocas y colinas y árboles. —Lo ha utilizado —dijo ella—. No es fácil de controlar, aunque no debería hablar por él. ¿James? —Supongo que depende de lo que quieras decir —dijo James—. ¿Usarlo cómo? Magnus se levantó de su silla y se dirigió a una mesa con ruedas doradas en la que había un conjunto de botellas y jarras, seleccionó una botella de licor dorado. —¿Alguien quiere acompañarme con un poco de oporto? Matthew sacó su petaca vacía del bolsillo y la extendió. El vendaje de su mano parecía brillar blanco a la luz de la lámpara. —Si no te importa, me vendría bien una recarga. Magnus le lanzó una mirada que decía que el Oporto caro no debía estar en las petacas de bolsillo, pero accedió. Se sirvió un poco y se sentó de nuevo, con el vaso de líquido dorado entre los dedos de su mano izquierda.

433

—Conoces los caminos de las sombras, James. ¿Te mostró Belial su nuevo reino de Edom o te metiste a la fuerza en él? ¿Lo recuerdas? —No conscientemente —dijo James—. En ese momento estaba molesto. — «Le hice una promesa a Daisy, y mantendré esa promesa. Si querías evitar que hiciera lo correcto, deberías haber empezado mucho antes que la noche antes de mi boda». —Si estás sugiriendo que entre al reino de las sombras por su propia voluntad, la última vez que lo hizo, casi destruyó el salón de baile del Instituto — comentó Matthew. —Y casi le disparo con una flecha —añadió Christopher apenado. —Seguramente podrías contenerte de hacerlo de nuevo, eh, ¿cuál eres tú? ¿El hijo de Cecily? Intenta no disparar flechas a James —dijo Magnus—. Miren, cuando entró al reino de las sombras desde el salón de baile, ¿desapareció o su cuerpo seguía presente en este mundo? —Puedo responder a eso —dijo James—. Lo primero. Desaparecí. —Pero antes, cuando visualizaste a Edom —dijo Magnus—. ¿Realmente viajaste allí? —No —respondió Matthew—. Permaneció en el salón con nosotros. Muy presente. —He hablado de esto con Jem —dijo Magnus—. La mayoría de tus viajes, James, por así decirlo, han tenido lugar dentro de un reino de sueños. solo cuando te has trasladado físicamente a una dimensión controlada por Belial, éste ha estado en condiciones de hacerte daño. Te está espiando, a su horrible forma, yo digo espiemos de vuelta. En sueños. —Magia de los sueños —dijo Christopher, complacido—. Te dije que esos libros de oniromancia serían útiles. —Viste a Edom una vez en un sueño —dijo Magnus—. Puedes volver a verlo. —Pero ¿cuál es la importancia de ver a Edom? —expresó Cordelia—. ¿Qué nos dirá? —Si Belial está realmente allí —indicó Magnus—. Incluso cuáles son sus planes. ¿Está construyendo un ejército? ¿Se está escondiendo y lamiendo sus

434

heridas? ¿Qué demonios lo siguen? ¿Cuáles son sus puntos vulnerables? Piensa en ello como en espiar el campo del enemigo. James negó con la cabeza. —Nunca he hecho algo así antes, en la práctica con Jem o por accidente — dijo—. No estoy seguro de saber cómo hacerlo. —Afortunadamente, soy un experto en magia de los sueños —dijo Magnus— . Te acompañaré; lo haría yo mismo, pero no tengo tu poder. Puedo pasar contigo, pero no puedo abrir la puerta. Cordelia sintió una punzada de inquietud. Magnus hablaba con naturalidad, pero no había estado con ellos en el reino de Belphegor, no había hecho el aterrador viaje de ida y vuelta. —Si James va a hacer esto, me gustaría permanecer en la habitación con él, con Cortana preparada —añadió—. En caso de que llamemos la atención de Belial de alguna manera, o la atención de algún otro individuo desagradable. —Oh, efectivamente —dijo Magnus—. Nunca se es demasiado precavido, y Belial teme a Cortana como a pocas cosas. —Hizo girar su oporto, observando cómo cubría las paredes del vaso—. Los altos poderes, los arcángeles y los Príncipes del Infierno, están jugando su propia partida de ajedrez. Tienen sus propias alianzas y enemistades. Azazel y Asmodeus han trabajado juntos, al igual que Belial y Leviatán, mientras que Belphegor odia a sus hermanos. Pero todo eso podría cambiar si surge un nuevo poder. —Se encogió de hombros—. Los mortales no pueden ver los grandes movimientos del juego, la estrategia o los objetivos. Pero eso no significa que uno tenga que ser un peón en el tablero. —Jaque mate —dijo Cordelia. Magnus dio un guiño en su dirección. —Así es —dijo, poniéndose en pie—. Por desgracia, debo dejarlos o, al menos, pedirles que me dejen. Debo estar aquí cuando Hypatia regrese, y ustedes deben estar ausentes. No le gustará que los dejara entrar en la caravana. — Sonrió—. Siempre es mejor respetar el espacio personal de una dama. James, Cordelia, nos encontraremos en calle Curzon a medianoche. Ahora váyanse todos, no más de compras, ni de juguetear, ni merodear por ahí. El Mercado de las Sombras es un lugar peligroso, especialmente después de la salida de la luna.

435

20 ESPÍRITU ECUÁNIME Traducido por Emma Corregido por Vane Editado por Roni Turner

Un espíritu ecuánime de corazones heroicos, debilitados por el tiempo y el destino, pero con una voluntad decidida a combatir, buscar, encontrar y no ceder. —Ulises, Alfred Lord Tennyson (Traducción por Randolph D. Pope) Para cuando llegaron a los carruajes que los esperaban fuera del mercado, Matthew había sacado su petaca rellena del interior de su abrigo y bebía sin cesar. Tropezó al subir al carruaje y rechazó la ayuda ofrecida por James, apartando su mano antes de colapsar en el asiento de terciopelo y romper en un sonoro coro de I Could Love you in a Steam Heat Flat85 . Cordelia y Lucie intercambiaron una mirada de preocupación antes de subir a su propio carruaje. Balios partió a través de la nieve finamente pulverizada y se alejaron del mercado. Fuera de las ventanas, Londres se había transformado en una fantasía invernal: gruesos copos de nieve se posaban hermosamente sobre las ramas desnudas de los árboles y bailaban a la luz de las lámparas de gas. Las velas parpadeaban en las ventanas de la iglesia de St. Saviour, y el lejano zumbido de los trenes fue amortiguado y era casi agradable. —Odio esto —soltó Lucie, moviendo los dedos dentro de sus guantes húmedos—. Odio la idea de James yendo al Reino de las Sombras. Sé que, si Magnus dice que estará bien, estoy segura de que así será, pero lo odio. —También lo odio —dijo Cordelia—. Pero, Luce, estaré ahí con él, tanto como pueda… —Lo sé. Pero parece terrible, y odio que Matthew sea… —¿Miserable? —dijo Cordelia, esforzándose por no pensar en la botella rota sobre la nieve.

85

«Podría amarte en un departamento de vapor caliente».

436

Lucie la miró y se mordió el labio. —Sé que ninguno de nosotros habla sobre eso. No podemos. Ni siquiera sé de cuanto son conscientes Christopher y Thomas. Pero ha estado así durante años. Debe ser terriblemente infeliz. Pero no sé por qué. Todos lo amamos, y James lo ama terriblemente. Cuando éramos más jóvenes, James tenía una camisa, solo una camisa normal, ya sabes, mamá la tiró porque se le había quedado pequeña y él estaba tan furioso que fue a buscarla a la basura. Era la camisa que llevaba puesta cuando Matthew le pidió ser parabatai, Jamás se desharía de ella. Cordelia vaciló. —A veces —dijo—, no es suficiente con que te amen. No creo que Matthew se ame mucho a sí mismo. Los ojos de Lucie se ampliaron. —¿Qué hay de la posibilidad de que no pueda amar? —dijo ella, con tanta sinceridad que le dolió el corazón a Cordelia. Intentaría convencer a Matthew de contarle su secreto a sus amigos, pensó. Ellos lo amaban tanto. Nunca lo juzgarían como él temía. Los dos carruajes traquetearon ruidosamente bajo un viaducto ferroviario y por un callejón estrecho hacia un patio rodeado de casas adosadas de estilo georgiano. Un letrero gastado declaraba que era la plaza Nelson. Estaban doblando por una esquina, las ruedas crujían sobre la grava y el hielo, cuando Balios relinchó ruidosamente, descabritado. El carruaje de las chicas se detuvo tan abruptamente que Cordelia y Lucie casi fueron lanzadas de sus asientos. La puerta se abrió de par en par, y una mano con garras alcanzó el interior, arrastrando a una Lucie que gritaba hacia la noche. Cordelia sacó a Cortana de su funda y se lanzó a la oscuridad, sus botas crujían sobre la nieve, sus faldas se arremolinaban. Afuera, la fachada blanca de las casas adosadas rodeaba un jardín irregular y en ruinas, bordeado por algunos árboles sin hojas. Una docena de pequeños demonios corrían alrededor, asustando a Balios, que golpeaba el suelo con fuerza y resoplaba. Lucie medio cubierta de nieve donde había caído, ya se había liberado de ellos. Su sombrero se había ido y estaba de pie con la cabeza descubierta y furiosa, blandiendo su hacha. Cordelia miró a su alrededor, Cortana en mano. La espada se sentía perfecta, cualquier sentimiento de maldad se desvaneció. Tarareaba con la rectitud de ser blandida, de ser una misma con ella. Vio que los chicos ya se habían bajado de su

437

carruaje a cierta distancia; eran sombras brillantes en la oscuridad, Christopher con un cuchillo serafín brillante, Matthew con un par de chalikars en la mano. Había docenas de pequeños demonios trolls, de piel gris, andando como locos por la plaza Nelson, saltando encima de los carruajes, lanzándose bolas de nieve los unos a los otros. —¡Demonios Hauras! —gritó James, quién tenía una expresión que mezclaba molestia e ira. Los demonios Hauras eran plagas. A veces llamados demonios diablillos, eran rápidos y feos, con escamas y cuernos, con feroces garras, pero tenían tan solo el tamaño de lobos pequeños. James lanzó un cuchillo. Cordelia lo había visto lanzar antes, pero casi había olvidado lo bueno que era en eso. El cuchillo voló como muerte plateada de su mano, cortando la cabeza de un demonio Hauras de su cuerpo. El icor salpicó y las dos mitades del demonio se desvanecieron en la nada; los otros dos demonios diablillos chillaron y rieron. —¡Ooh! ¡Plagas! —gritó Lucie con indignación cuando dos de las criaturas le agarraron la falda, rasgando los rosetones de terciopelo. Sin espacio para blandir su arma, comenzó a golpearlos con el mango de su hacha. Cordelia arremetiendo con Cortana, como una línea de brillante fuego dorado contra la noche. Vio a un demonio convertirse en cenizas; otro, chillando, soltó la falda de Lucie y se lanzó hacia el centro de la plaza, donde se unió al resto de los diablillos para tratar de hacer tropezar y desequilibrar a los Cazadores de Sombras, arremetiendo y golpeándolos con pequeñas garras afiladas, riendo y carcajeando todo el tiempo. Uno saltó hacia Matthew, quien le clavó un chalikar en la garganta con ambas manos, sin siquiera molestarse en arrojarlo. El demonio se encogió, gorgoteó y se desvaneció. Otro vino por detrás; Matthew se giró, tropezó y resbaló. Cayó, estrellándose con fuerza contra el suelo helado. Cordelia se dirigió hacia él, pero James ya estaba allí, levantando a su parabatai. Ella alcanzó a vislumbrar el rostro pálido de Matthew antes de que sacara un cuchillo serafín de su cinturón: se iluminó y su brillo trazó una línea a través de la visión de Cordelia. Podía ver a Christopher por ahí con su espada, a James con un cuchillo largo. La noche se llenó de chillidos y siseos, sus pies batían el suelo nevado en un apestoso caos de hielo e icor. Todo parecía casi una tontería, los Hauras eran criaturas de aspecto ridículo, hasta que Lucie gritó. Cordelia se dio la vuelta y corrió hacia ella, solo para ver que el suelo entre ellas, todo el hielo y tierra, estalló. Algo largo, resbaladizo y escamoso brotó de él, esparciendo terrones de tierra.

438

Un demonio Naga. Cordelia había visto ilustraciones de ellos en India. Este tenía un largo cuerpo de serpiente y una cabeza plana con forma de flecha, partida por una enorme boca cubierta por afilados dientes amarillos. Sus ojos eran como platillos negros. Cordelia escuchó a James pegar un grito ronco: miró a los chicos atrapados detrás de una pared de demonios Hauras. El Naga siseó, se encorvó y se abalanzó sobre Lucie, quien saltó a un lado justo a tiempo, su hacha se fue volando; buscó a tientas un cuchillo serafín. Un rayo de energía recorrió el brazo de Cordelia; saltó hacia adelante mientras el mundo entero parecía convertirse en oro fundido. Todo a su alrededor se había detenido, solo golpeaba como un rayo, como una lluvia de oro. Cortana expuso un arco de fuego contra la noche; el Naga se retorció cuando la hoja se clavó en su costado. El icor salpicó, pero Cordelia no sintió quemadura, ni ardor: ya ni siquiera sentía el frío del aire. Sintió solo un triunfo salvaje cuando el Naga aulló, cayendo al suelo para reptar detrás de ella. Se giró cuando el Naga se elevó por encima de ella, con la cabeza plana extendida como la de una cobra. Se balanceó hacia adelante y hacia atrás, luego hundió la cabeza hacia ella, más rápido que las chispas brotando del fuego. Pero Cordelia fue aún más rápida: se dio la vuelta justo cuando abrió la boca con dientes de sierra y hundió la hoja de su espada hacia arriba, clavándola a través del techo de su boca. Se echó hacia atrás, rociando icor: se volvió para deslizarse por la nieve, pero Cordelia lo persiguió. Corrió tras el demonio que se deslizaba, el suelo se tornó borroso bajo sus pies. Se acercó a él, levantó la espada empapada de icor y la hundió con un último golpe victorioso que cortó escamas y huesos, partiendo el cuerpo del Naga por la mitad. Una corriente de vapor se elevó del cuerpo. La cabeza y la cola se movieron antes de disolverse en un caos húmedo y maloliente que empapó el suelo. Cordelia bajó la espada, jadeando; había cruzado la plaza Nelson en lo que le parecieron unos segundos, y estaba bastante lejos de los demás. Podía verlos, sombras, luchando contra la masa de demonios Hauras. James se separó de los demás y se inclinó hacia ella justo cuando un grito agudo dividió el aire. Cordelia contempló fijamente. No fue un ruido humano, ni fue emitido por uno. Uno de los Hauras más grandes se encontraba a unos metros de distancia, mirándola con sus ojos blanco grisáceos.

439

—¡Paladín! —jadeó el demonio Hauras—. ¡Paladín! ¡No nos atrevemos a tocarle! —Cordelia miró fijamente. ¿Cómo el demonio podía saber que era paladín de Wayland el Herrero? ¿La había marcado de alguna forma invisible? Un grito surgió de los otros demonios Hauras, comenzaron a dispersarse. Cordelia pudo oír los gritos de sorpresa de sus amigos; James saltó un seto, dirigiéndose directamente hacia ella. —Paladín. —El demonio extendió sus manos en súplica hacia Cordelia. Su voz había adquirido un tono quejumbroso—. Perdone. Dígale a su amo. No lo sabíamos. Con una reverencia temblorosa, el demonio se volvió y echó a correr, uniéndose a sus compañeros en una retirada furtiva. A unos metros de distancia, Matthew, Lucie y Christopher miraban a su alrededor con perplejidad mientras sus atacantes desaparecían. Cordelia apenas tuvo tiempo de enfundar su espada antes de que James estuviera a su lado. Comenzó a abrir la boca para explicar, pero él ya estaba mirando fijamente a las terribles quemaduras de icor arriba y abajo en la parte delantera de su vestido, en su manga. Con voz ahogada dijo: —Cordelia… Ella se quedó sin aliento al jadear cuando él la atrapó en un fuerte abrazo. A pesar del frío de la noche, su camisa estaba empapada de sudor. Sus brazos alrededor de ella eran fuertes y sólidos; podía sentir el rápido martilleo de su corazón. Presionó su mejilla contra la de ella, susurrando su nombre, Daisy, Daisy, Daisy. —Estoy bien —dijo rápidamente—. Se embarró el vestido, eso es todo, pero estoy perfectamente bien, James… Él la soltó, luciendo casi avergonzado. —Vi al demonio Nagar retrocediendo para atacarte —dijo en voz baja—. Pensé… —¿Qué fue eso? —dijo Christopher, que acababa de llegar con Lucie—. Vi a ese demonio Hauras gritarle a Cordelia, y luego todos salieron corriendo como si el diablo los persiguiera. —Yo… no tengo idea —dijo Cordelia—. Supongo que fue Cortana. Los demonios Hauras lucían aterrados por ella.

440

—Quizá se ha corrido la voz de que Cortana hirió a Belial —dijo Lucie, sus ojos brillaban como lo hacían cuando estaba trabajando en La Bella Cordelia—. ¡La reputación de tu espada te precede! James fue el único que no dijo nada mientras volvían a cruzar la plaza, pareciendo perdido en sus pensamientos. Matthew había regresado a los carruajes para calmar a los caballos nerviosos. Como si pudiera sentir la mirada de Cordelia sobre él, se giró y la miró con sus ojos verdes oscurecidos. No pudo evitar preguntarse si había visto más de lo sucedido en el túmulo, pero no: seguramente no podría haber visto a Wayland, no podría haber escuchado al herrero pronunciar la palabra «paladín» cuando Cordelia se arrodilló ante él. Pero era todo en lo que podía pensar Cordelia. Alrededor de los límites de su asombro, una alegría salvaje estaba comenzando a surgir. «Tienes el alma de una gran guerrera», había dicho Wayland el Herrero. Era un paladín ahora, la campeona de un héroe legendario, e incluso los demonios se estaban dando cuenta. De repente, esperó que todos esos diablillos fueran del tipo chismoso. Esperaba que la noticia viajara a través de las filas de los demonios, hasta el mismísimo Belial, y que entendiera que Cordelia y su espada se interpondrían entre el Príncipe del infierno y todos sus amigos, defendiéndolos hasta la muerte.

* * * Decidieron que Christopher conduciría a casa con Daisy y James, ya que la casa de la Cónsul estaba a pocas cuadras de la calle Curzon y Kit deseaba utilizar el laboratorio para estudiar el pithos. Lucie se iría con Matthew, cosa que le convenia perfectamente. James tendía a hacer preguntas. Matthew, sin embargo, no. Lucie se acomodó en el carruaje de Matthew mientras salían de Nelson Square, y Matthew se quejaba todo el tiempo de que el tráfico en Londres ya era demasiado malo sin que los demonios se treparan a los vehículos de personas perfectamente decentes. Lucie sabía que simplemente estaba desahogando sus sentimientos y no esperaba una respuesta, así que no le dio una, solo lo miró con cariño. Su cabello rubio estaba despeinado por la pelea, y su chaqueta rota. Parecía un héroe romántico, aunque un poco disipado. El carruaje se tambaleó cuando doblaron por una esquina, y Lucie se dio cuenta que mientras estaba sumida en sus pensamientos, Matthew había dejado caer el rostro entre sus manos. Eso era preocupante y no estaba dentro del rango habitual de sus estados de ánimo.

441

—Matthew, ¿te encuentras bien? —le preguntó. —Perfectamente bien —dijo Matthew de manera poco convincente, sus palabras fueron amortiguadas por sus manos. —¿En qué estás pensando? —preguntó Lucie discretamente, intentando un rumbo diferente. —En cómo se siente —dijo Matthew lentamente—, ser completamente indigno de la persona que más amas en el mundo. —Vaya queja tan dramática —dijo Lucie, después de un rato. No tenía ni idea de cómo tomar esa dramática declaración. ¿No era James la persona que más amaba? ¿Por qué habría decidido repentinamente que no merecía a James?—. Supongo que no querrás contarme acerca de ello. —Realmente no. —Muy bien, entonces, tengo que decirte algo. Matthew levantó la mirada. Sus ojos estaban secos, aunque un poco enrojecidos. —Oh, Raziel —dijo—, eso nunca presagia nada bueno. —No iré a casa —le informó Lucie—. Había planeado ir ahí y luego irme nuevamente, pero no hay tiempo ahora. Necesito llegar a Limehouse, y tú vas a llevarme. —¿A Limehouse? —Matthew miró con incredulidad. Pasó los dedos a través de sus rizos, dejándolos aún más salvajes que antes—. Lucie, por favor dime que no regresarás a esa fábrica textil. —Me temo que no. Iré a la nueva tienda mágica de Hypatia Vex. Me reuniré con Anna y Ariadne ahí, por lo tanto, no necesitas preocuparte de que esté sola. —Limehouse no está de camino a Marylebone en lo más mínimo —dijo Matthew, pero sonreía un poco—. Por el Ángel, eres una estratega, Luce. ¿Cuándo lo planeaste? —Oh, en algún momento. —Lucie hizo un gesto vago. Lo cierto era que no había estado segura se cuándo iban a reunirse con Hypatia, hasta ese día temprano en la Taberna del Diablo cuando Anna, pretendiendo darle una palmada en la mano, le había deslizado una nota con instrucciones—. Supongo

442

que no tienes que llevarme, Math, pero si dejas que camine a Limehouse sola y me asesinen, James estará muy enojado contigo. Lucie lo había dicho como una broma, pero el rostro de Matthew decayó. —James ya está muy molesto conmigo. —¿Y eso por qué? Matthew apoyó su cabeza en el asiento y la miraba especulativamente. —¿Vas a decirme de qué se trata todo eso de la tienda mágica? —No —dijo Lucie con amabilidad. —Entonces supongo que ambos tenemos nuestros secretos. —Matthew se volvió y abrió la ventana para decirle al conductor que se dirigiera a Limehouse. Para cuando se volvió a sentar en el carruaje propiamente, tenía un curioso brillo en los ojos. —¿No crees, Luce, que es extraño que James sea constantemente atormentado por Belial y, sin embargo, Belial no parece tener ningún interés en ti? —No creo que Belial haya leído y comprendido la Vindicación de los Derechos de la Mujer por la Sra. Wollstonecraft. Está interesado en James porque James es un chico, y no está interesado en mí porque soy una chica. Sospecho que Belial preferiría poseer a una tortuga antes que a una mujer. —En ese caso, deberías considerarte afortunada al ser miembro del sexo más justo. —Pero no soy afortunada —dijo Lucie, su tono de broma había desaparecido—. Preferiría tener la atención de Belial enfocada en mí, porque James siempre tiende a culparse a sí mismo por todo, y odio verlo sufrir. Matthew le sonrió cansadamente. —Tú y tu hermano son afortunados, Lucie. Me temo que, si Charles tuviera que elegir cuál de los dos sería poseído, yo sería un demonio muy bien vestido. El carruaje cruzaba el Támesis, y el aire helado del exterior traía consigo el olor del agua del río. Lucie no pudo evitar recordar cuando Cordelia había sido lanzada al río luego de herir al demonio Mandikhor. Cómo Lucie, aterrorizada

443

por la vida de Cordelia, había convocado fantasmas para rescatar a su amiga del Támesis, sin siquiera saber lo que estaba haciendo. Recordó la terrible debilidad que se había apoderado de ella después, la forma en que su visión se había oscurecido antes de perder el conocimiento en los brazos de Jesse. Las palabras de Malcolm vinieron a su mente, espontáneamente. «La necromancia conlleva un precio demasiado alto». Lucie apartó la mirada de la ventana. Todavía no le había dicho a ninguno de sus amigos sobre lo que en realidad había salvado a Cordelia esa noche bajo el Puente de la Torre. Matthew tenía razón, parecía que sí estaba ocultando secretos, quizá demasiados. James y Matthew eran parabatai, y Cordelia y Lucie también estaban destinadas a ser parabatai. Aun así, le parecía a Lucie que ninguno de ellos estaba siendo honesto con el otro. ¿Fue eso lo que Matthew quiso decir con «indigno»?

* * * Cuando regresaron a la calle Curzon, el estado de ánimo exultante de Cordelia se había desvanecido. Aunque Christopher y James mantuvieron una conversación constante en el carruaje, ella no pudo evitar dejar que su mente se desviara hacia los pensamientos de la noche venidera y el peligro de lo que se le pedía a James. Las ventanas de la casa estaban oscuras, Effie debió haberse ido a la cama hacía mucho tiempo. Cuando entraron por el pasillo, helados y cansados, las manos de Cordelia se deslizaron y hurgaron en los botones de su abrigo. —Ven —dijo James—, permíteme hacerlo. Cuando se inclinó sobre ella, se permitió respirarlo. El calor, el olor a lana mojada, algo salado, la atenuada fragancia de la colonia. Estudió la curva de su mandíbula donde se unía con su garganta, el latido constante del pulso. Sintió que sus mejillas se enrojecían. Apenas la noche anterior le había besado en ese lugar. James le quitó el abrigo de los hombros y lo colgó en el perchero junto a la puerta, junto con su bufanda húmeda. —Bien, Magnus no llegará hasta la medianoche —dijo él con ligereza—, y no sé tú, pero muero de hambre. ¿Nos vemos en el estudio?

444

Un cuarto de hora después, Cordelia, con un vestido nuevo y pantuflas secas, entró al estudio, con Cortana en una mano y un libro en la otra. Encontró a James en el sofá, el fuego ardiendo levemente en la chimenea y una comida sencilla sobre la mesa de juegos. Apoyó a Cortana contra la chimenea y se acercó a inspeccionar la comida. Claramente James había allanado la cocina, colocados en una bandeja de madera había rebanadas de queso y pan, junto con dos manzanas, pollo frío y dos tazas de té. —No tenía idea de que fueras tan hogareño —dijo Cordelia, hundiéndose agradecida en el sillón. El descanso y el calor eran una bendición. Dejó el libro que había estado cargando sobre la mesa y cogió una manzana—. ¿Este es otro poder secreto heredado? —No, solo es el resultado de proporcionar alimento a los Ladrones Alegres. Me acostumbré a rebuscar comida en la cocina del Instituto. Christopher moriría de hambre si no le recordabas que debe comer, y Thomas es tan enorme que necesita ser alimentado cada pocas horas, como un tigre cautivo. —Arrancó un trozo de pan—. Espero que Thomas se las arregle con Alastair. —Alastair se sentará en un rincón y leerá. Es lo que siempre hace cuando las cosas se ponen incómodas —dijo Cordelia—. Me siento mal por no decirle a mi madre lo que realmente sucedió, pero, ¿qué bien le haría? Ella necesita descansar y estar tranquila. —Es difícil mantener secretos —dijo James—. Tanto para aquellos que no conocen la verdad, como para aquellos que la ocultan. Daisy… —dudó—. Me gustaría preguntarte algo. Cuando dijo su nombre de esa forma, ella quiso darle todo, y cualquier cosa que quisiera. —¿Sí? —Esta noche, en la plaza Nelson, escuché lo que te dijo el demonio Hauras. Has blandido a Cortana antes, múltiples veces. Incluso contra Belial. Pero ningún demonio te llamó «paladín» entonces. Cordelia bajó la mano con la que sostenía la manzana. Esperaba que no hubiera escuchado. —Esa no es precisamente una pregunta.

445

—No —dijo él—. Pero vi la forma en que peleabas, siempre has sido increíble con Cortana, pero esta noche estabas diferente. Como nunca antes te había visto. —No había máscara que ocultara su expresión; era transparente y clara—. Si algo ha cambiado en ti, no es necesario que me lo digas. Pero me gustaría si lo hicieras. Dejó su manzana a un lado. —¿Sabes lo que es un paladín? —Sí —dijo él—, aunque solo por la clase de historia. En la época de Jonathan Cazador de Sombras, cuando deduzco que era más fácil encontrarse con un dios o un ángel, uno podía jurar lealtad a un ser así para aumentar su poder y nobleza. Así dice la historia. —Y todas las historias son ciertas —dijo Cordelia. Le contó sobre su encuentro con Wayland el Herrero, del cambio que se produjo en el paisaje, el sonido metálico de la fragua, sus palabras, el juramento que había hecho. James la miró fijamente mientras hablaba. —No sabía qué efecto tendría el juramento —terminó—. Pero… nunca antes había sentido lo que sentí esta noche, luchando contra el demonio Naga. Era como si una luz de bronce y oro cayera sobre mí, dentro de mí, quemando mis venas, haciéndome querer luchar. Y esos demonios huyeron de mí. —«El bronce brillaba a su alrededor como un destello de fuego o como los rayos de un sol naciente» —citó James con una sonrisa—. Fue como si Aquiles hubiera venido al sur de Londres. Cordelia sintió una pequeña y cálida chispa en su pecho. A pesar de toda la gloria de luchar como paladín, se había sentido extrañamente invisible, separada de los demás por un espacio peculiar. Pero James la había visto. —Aun así —agregó él—. Es un gran juramento, Daisy. Hacerle un juramento a un ser como Wayland el Herrero… Podría convocarte en cualquier momento, exigirte que enfrentes cualquier peligro. —¿Así como lo hiciste esta noche? Quiero ser convocada, James. Siempre he querido esto. —Ser una heroína —dijo James, y dudó—. Cordelia, ¿le has dicho… Un golpe resonó por toda la casa. Poco después Effie apareció, luciendo furiosa con un gorro de dormir y rizadores de papel. Hizo pasar a Magnus a la

446

habitación, murmurando. Él llevaba puesto un abrigo con capa de terciopelo azul, y junto a Effei, parecía más alto que nunca. —Magnus Bane está aquí para verlos —dijo Effie sombríamente—, y debo decir que esta no es la clase de personas para las que me hicieron creer que trabajaría, en lo absoluto. Calmadamente, Magnus se quitó la chaquea y se la entregó expectante. Ella se alejó murmurando acerca de volver a dormir con una franela envuelta en su cabeza para bloquear el ruido incesante. Magnus miró inquisitivamente a James y Cordelia. —¿Siempre tienen un personal tan ofensivo? —Lo prefiero así —dijo James, poniéndose de pie. Cordelia se dio cuenta de que tenía su revolver en el cinturón. Después de lo que sucedió en la plaza Nelson, quizá no quería que lo atraparan sin él nuevamente—. Me mantiene alerta. —¿Te gustaría algo de té? —le preguntó Cordelia a Magnus. —No. Deberíamos comenzar. Hypatia estará esperando mi regreso. — Magnus miró alrededor del estudio, sus ojos se movieron rápidamente hacia las ventanas; hizo un gesto con los dedos y las cortinas se cerraron. —En esta habitación estará bien, como en cualquier otra, supongo. Cordelia, ¿puedes vigilar la puerta? Cordelia se colocó en la puerta, sacando a Cortana de su funda: brillaba a la luz del fuego, y por un momento, palpitaba a través de su mano, sintió la misma energía que sintió durante la pelea con el Naga, como si la hoja de su espada le estuviera susurrando. Pidiéndole que la empuñe. Magnus había movido a James frente al fuego. Cordelia nunca antes había notado cuan extrañamente parecidos eran sus ojos: el verde dorado de Magnus, y el color oro amarillo de los ojos de James. Suaves chispas de magia, del color del bronce, se derramaron de las manos de Magnus mientras presionaba sus dedos en las sienes de James. —Ahora —dijo él—. Concéntrate.

447

GRACE: 1899-1900 Traducido por Emma Corregido por ♡Herondale♡ Editado por Roni Turner

Por lo visto, el poder de Grace funcionaba con los Cazadores de Sombras. Con todos los hombres Cazadores de Sombras, excepto James. Tatiana condujo a casa desde Alacante con un carruaje tan cargado de productos horneados que apenas podía atravesar los baches del camino. —Solo dile al panadero que te de todo lo que tenga —le había espetado Tatiana cuando llegaron por primera vez a la puerta de la tienda en Alacante. Ahora miraba a Grace impasible mientras el carruaje regresaba lentamente en dirección a la Mansión Blackthorn. Alternó su tiempo entre morder un enorme strudel86 y ceñirse en silencio mientras las pilas de cajas de cartón empujaban desagradablemente ambos lados de Grace. De vuelta en casa, su madre la examinó cuidadosamente, y luego, sin previo aviso, y sorprendentemente rápido, le dio una bofetada en la cara. Grace se estremeció y se llevó la mano a la mejilla dolorida. Su madre no la había abofeteado desde antes de la visita a París. —James Herondale es un Cazador de Sombras como cualquier otro —dijo Tatiana—. Él no es el problema. —La fulminó con la mirada—. Ármate de valor, niña. Si alguna vez soy capaz de enseñarte algo, que sea a armarte de valor. El mundo es difícil, y hará todo para destruirte. Esa es la naturaleza de las cosas. Se alejó antes de que Grace pudiera hablar, y Grace se juró en silencio a sí misma que cuando volviera el verano, y los Herondale regresaran, sería diferente. Se esforzaría más. El verano llegó, después de un largo invierno siendo callada y obediente con su madre, pasando su tiempo solo son Jesse para sentirse como una persona real. Habían seguido entrenando, aunque de una manera bastante unilateral ahora que Jesse era un fantasma. Grace se armó de valor como se le pidió y acordó reunirse con James, pero cuando lo vio por primera vez, se maldijo a sí misma por la inmediata punzada de dolor que sentía por lo que se le pedía. James acababa de superar una fiebre 86

Strudel o remolino, es un tipo de pastelito elaborado con pasta de hojaldre relleno de manzana.

448

escaldante87, pero, aunque se veía pálido y delicado, estaba lleno de energía y entusiasmo. Estaba feliz de ver a Grace, feliz de contarle todo sobre otra Cazadora de Sombras llamada Cordelia Carstairs, quien había sido su enfermera y compañera durante su enfermedad. De hecho, Grace se dio cuenta de que James no estaba dispuesto a dejar de hablar sobre la señorita Carstairs ni por un minuto. —¿Y bien? —espetó su madre cuando Grace entró a su estudio esa tarde. Grace vaciló. —James se ha enamorado de alguien más —dijo ella—. En los últimos meses. No creo que pueda enamorarse de mí si ya está enamorado de alguien más. —Si hay una falta en ti, es falta voluntad, no de poder —se burló Tatiana—. Se le puede hacer olvidar que está enamorado. Se le puede hacer sentir cualquier cosa que desees. —Pero… —Grace quería decir que si su poder podía o no hacer que James olvidara a la chica que amaba, no estaba segura de si debía hacer tal cosa. James era, después de todo, su único amigo real. Además de Jesse, quien era su familia y también un fantasma, y que, por lo tanto, no contaba. Pero no se atrevió a decirle nada parecido a su madre. —Mamá, mi poder no funciona con él. Te juro que lo he intentado. Con otros, todas las pruebas que me hiciste hacer en París, el efecto era instantáneo. Y no requirió ningún esfuerzo. Con James, incluso esforzarme demasiado no condujo a nada. Tatiana la miró con ironía. —Tú, niña tonta. Crees que tu poder no funciona con él porque está enamorado de alguien. Pero yo he investigado por mi cuenta durante estos meses, y, de hecho, es posible que la sangre inmunda de los Herondale sea el problema. —¿Qué? —dijo Grace con incertidumbre. —Su madre es una bruja —dijo Tatiana—. Parece ser que ella es la única bruja que ha existido que también es Cazadora de Sombras. Así que está doblemente maldita.

87

Fiebre parecida a la varicela que le da a los jóvenes Cazadores de Sombras, altamente contagiosa.

449

Por un momento, pareció perdida en sus pensamientos. Grace permaneció en silencio. Entonces Tatiana levantó la cabeza de golpe y volvió a concentrarse en su hija. —Espera aquí —dijo bruscamente y salió de la habitación, por el pasillo. Grace supuso que iba a los sótanos, donde Grace tenía prohibido ir. Se hundió en una de las sillas junto al fuego, deseando que el sol se apresurara en ponerse para que pudiera ver a Jesse. Su madre siempre era más amable si Jesse estaba cerca. Parecía que apenas había pasado algo de tiempo cuando Tatiana reapareció, frotándose las manos con emoción. Grace se puso de pie, cautelosa. —Uno de mis patrocinadores —dijo Tatiana mientras rodeaba el escritorio— , ha encontrado una solución a tu problema. —¿Tus patrocinadores? —dijo Grace. —Sí —dijo Tatiana—, una solución que nos otorgará un poder aún mayor sobre el Herondale del que podrías ejercer sobre cualquier otra persona. De su bolsillo sacó un brazalete, una banda de plata elegante. Por un instante, reflejó el resplandor de la luz de una vela en los ojos de Grace. Tatiana pasó a explicar su plan, la historia que había elaborado. Grace debía decirle a James que el brazalete era una reliquia antigua de sus padres biológicos, dijo Tatiana, y Grace sintió una punzada tan profunda en su interior que, estaba segura, no se reflejó en absoluto en su rostro. Tatiana lo escondería dentro de una caja en su estudio; a continuación, Grace debía engañar a James para que recuperara el brazalete para ella. —En cuanto coloque su mano voluntariamente sobre el brazalete —decía su madre—, estará perdido, porque es tan poderoso que, incluso al tocarlo, es superado por su magia. —¿Por qué hacer que él mismo recupere el brazalete en la casa? —dijo Grace perpleja—. Estoy segura de que simplemente lo aceptaría si se lo ofreciera como regalo. Tatiana sonrió.

450

—Grace, debes confiar en mí. La aventura de recuperarlo hará que el brazalete quede grabado en su cabeza. Se preocupará por él, porque te ama, por supuesto, pero también por la historia que llevará en la mente. Grace sabía que no tenía sentido resistirse. Nunca tenía sentido resistirse. Su madre era todo lo que tenía; no había nadie más a quien pudiera acudir. Incluso si le confesara todo a James, se arrojaría a merced de sus infames y brutales padres, lo perdería todo. Su hogar, su apellido, su hermano. Y la ira de su madre la reduciría a cenizas. Y también había otro factor que la motivaba. Todo el año, Tatiana había estado dando pistas de que ese plan para encantar a James Herondale era de alguna manera parte del plan para restaurar a Jesse. No lo dijo abiertamente, pero Grace no era tan estúpida como para no poder sumar dos más dos. Tal vez había límites a lo que haría voluntariamente por el bien de su madre. Pero tener a Jesse de vuelta en su forma física, viva y a salvo, cambiaría la vida de Grace inmensamente. Ella haría todo lo que fuera necesario para salvarlo, para que así él pudiera salvarla a ella.

451

21 RASTRO DEL INFIERNO PROPIO Traducido por wessa tales Corregido por BLACKTH➰RN Editado por Roni Turner

Date la vuelta de nuevo, mi dulzura suprema, sate la vuelta de nuevo, más falsa y más veloz: Temo que esta forma trillada a la que tú golpeas es rastro del infierno propio. No, demasiado encaramado para subir la colina a caballo; no, demasiado tarde para calcular el costo: El camino cuesta abajo es fácil, pero no hay vuelta atrás. —Amor Mundi, Christina Gabriel Rossetti Grace se encontraba hastiada del inverno, hastiada de pisar charcos de aguanieve que mancharan sus botas infantiles, hastiada del frío que se filtraba en su pequeña complexión cuando salía, abriéndose paso por debajo de sus faldas y dentro de los dedos de sus guantes, hasta su centro, hasta que pareciera que nunca sentiría calor otra vez. Había pasado por muchos inviernos anteriormente, encerrada dentro de la Mansión Blackthorn. Pero aquel invierno lo había pasado la mayoría de las noches escabulléndose. Regresaba congelándose hasta los huesos con los Bridgestock, para encontrar las colchas frías como el hielo, la calidez ya evaporada de la botella de cerámica con agua caliente al pie de la cama. De cualquier forma, esa noche preferiría estar en su pequeña habitación con los Bridgerstock, tal vez visitando a Jesse, que donde se encontraba; estaba llenándose de valor para entrar a la casa del Cónsul cuando una ráfaga de aire helado atravesó su chaqueta, con la noche ululando entre las ramas de los árboles en el perímetro. Creía que todos se encontrarían durmiendo ya a estas horas de la noche, pero para su molestia, la luz aún brillaba por las ventanas sobre las calles. ¿Quizá Henry Fairchild las había dejado prendidas por accidente? Ciertamente era lo

452

suficientemente distraído para que fuera una posibilidad. A no ser que quisiera congelarse hasta la muerte, tendría que tomar una decisión. Se arrastró por un costado del edificio hacia las escaleras que daban a la sala de calderas, la cual conectaba con el laboratorio por un angosto y oscuro pasadizo, que con dificultad alguien utilizaba. Había traído consigo la llave maestra de la casa que le había birlado a Charles un tiempo atrás. Solo estaba agradecida que siguiera en Francia, sin posibilidad de saber qué estaba haciendo. Se deslizó hacia adentro junto con la noche, siguiendo la débil luz que se asomaba por un angosto pasadizo frente a ella. La puerta del laboratorio estaba abierta ligeramente; se asomó por el espacio y observó el cuarto vacío, el área de trabajo de Henry desordenado como de costumbre. Caminó dentro y brincó. Ahí se encontraba Christopher Lightwood, posado en la esquina de un taburete de madera, volteando un peculiar objeto con su mano. «¿Qué está haciendo, escondiéndose en una esquina?», pensó con furia. ¿No podía haber estado sentando en la mesa como una persona normal dónde lo hubiera podido espiar propiamente? Sonrió, abriendo la boca para mentir —estaba haciendo un encargo para Charles, había dejado algo en su antigua habitación— cuando Christopher se volteó y parpadeó. —¡Oh! Eres tú —dijo Christopher con su brillante sonrisa—. Creí que serían ratas nuevamente. Hola, Grace. —Es extremadamente tarde —dijo amablemente, como si fuera usual encontrarse con jóvenes en cuartos cerrados todos los días—. ¿Saben los Fairchild que estás aquí? —¡Oh! Estoy aquí todo el tiempo —dijo, sosteniendo el peculiar objeto contra la luz. Parecía como una extraña estela—. Henry tiene un montón de equipo y no le molesta que lo utilice. —Pero… ¿No vas a preguntarme qué hago aquí? —preguntó Grace, acercándose hacia la mesa de trabajo. —¿Por qué haría eso? —Christopher lucía genuinamente confundido—. Eres la prometida de Charles, seguramente tienes el derecho de estar aquí88.

88

Ay mi niño, cuanto amo a Christopher, Christopher Lightwood supremacy.

453

Carraspeó. —Es una sorpresa para Charles. ¿Podría convencerte de tenerme pena y ayudarme a encontrar un ingrediente en particular? Christopher se deslizó del taburete. —¿Estás trabajando en una sorpresa científica para Charles? Nunca pensé que tuviera interés en la ciencia. —Puso su extraña estela en la mesa de trabajo— . ¿Te gustaría una rápida visita por el laboratorio? Me atrevo a decir que es el taller mejor equipado de todo Londres. Grace estaba anonadada. No lo había obligado a darle una visita, él llegó a eso por cuenta propia. Podría haberlo reducido a un balbuceo nervioso, pensó, diciendo cosas como «Moriría con tal de ayudarte con cualquier cosa que pudieras desear», sus ojos cerrándose con anhelo. Pero mientras Christopher lucía honestamente contento ante la oportunidad de enseñarle sus pipetas, tubos y frascos, se encontró a sí misma conteniéndose. No le gustaba usar su poder realmente, pensó, mientras la dirigía hacia una estantería que contenía pequeñas botellas llenas de sustancias coloridas y comenzó a hablarle sobre la tabla de elementos químicos creada por científicos en Rusia hacía un par de años. Usarlo la hacía sentir atada a su madre. A la oscuridad a la que su madre servía. Mientras estudiaba los contenidos de los pequeños frascos, Christopher le contaba cómo la magia y la ciencia podrían combinarse para crear algo totalmente nuevo. No lograba seguirle del todo, pero se sorprendió a sí misma al querer saber más mientras hablaba sobre el propósito de varios objetos e instrumentos, los experimentos que Henry y él llevaban a cabo, las cosas que descubrían89 Le recordó a Grace cuando la había llevado de vuelta a casa del picnic el verano pasado durante los ataques demoniacos. Él le había contado en ese entonces sobre su amor por la ciencia sin ser en lo más mínimo condescendiente, como usualmente lo eran sus admiradores masculinos, o engreído, como era siempre Charles. Christopher la trataba como su igual, cuyo entusiasmo por la ciencia era no solo similar al suyo sino nada sorprendente90.

89 90

Ay los shippeo mucho, mis niños. Necesitamos más Christophers en el mundo.

454

455

—¿En qué estabas trabajando cuando llegué? —preguntó, curiosa, mientras concluían la visita de estanterías y botellas abarrotadas con etiquetas prolijas con especímenes e ingredientes. Christopher la guio nuevamente hacia la estela y le dio un lente amplificador para que pudiera observas los diseños más de cerca. Eran bastante extraños; no como las runas que estaba acostumbrada a ver en la piel de los Cazadores de Sombras, pero no del todo diferente a ellas. —No es una estela verdadera —dijo—. La he estado llamando pithos, porque se transforma también en una especie de caja. Podría intentar derretirla también y ver si el material es realmente adamas pero el problema es que una vez derrites algo, no puedes regresarlo a su forma original. —Supongo que no —dijo—. ¿Puedo sostenerla? Se la dio. Grace sintió su peso en las manos, no completamente segura de qué era lo que buscaba. Si fuera una Cazadora de Sombras ordinaria podría haber manejado bastantes estelas, pero Tatiana siempre había desaprobado que estudiara o entrenara. Christopher parpadeó sus inusuales ojos violetas. —Solo porque luzca como una estela no significa nada, especialmente si su propósito era estar camuflada por alguna razón. —Acerca tu brazo —dijo impulsivamente. Christopher arremangó su manga, revelando una marca en la parte interior de su antebrazo. ¿Creación? ¿O quizá Técnica? —Continúa, si quieres —dijo—. Dibuja algo. Tocó con la punta del pithos su piel y dudó, de repente insegura de sí misma. Momentáneamente deseó haber utilizado sus poderes en él, se encontraba con la necesidad de confianza que estos le traían. Lenta e incómodamente, dibujó una runa enkeli, la runa que la mayoría de los Cazadores de Sombras aprendían a dibujar primero. Poder angelical. Para su sorpresa, en el momento en que finalizó, desapareció del brazo de Christopher.

456

—Extraño, ¿verdad? —Christopher examinó su brazo; claramente ya lo había intentado antes—. Dibujas una runa y se desvanece. —Esta runa de Creación en tu brazo —dijo—. ¿Le tienes mucho cariño? —No, no realmente… Grace tomó el pithos y con la punta trazó la runa de Creación en el brazo de Christopher. Miró con interés y luego con sorpresa mientras la runa de Creación resplandecía y se desvanecía. Christopher se sorprendió. —¡Qué…! —dijo, sonando fascinado—. Trata de dibujar en mí nuevamente. Pero eso no era lo que Grace tenía en mente. A modo de experimento, tocó con la punta del pithos su propia muñeca, solo para ver la runa de Creación brincar hacia allí, en blanco y negro contra su piel. —¡Caray! —dijo Christopher—. ¿Así que puede mover runas de una persona a otra? Me pregunto si ese es su propósito o solo uno de sus poderes. —No pareces tan sorprendido —observó Grace. —Al contrario. Nunca había escuchado sobre transferir runas entre Cazadores de Sombras… —No, me refiero… —Grace deseaba no haber dicho nada—. Me refiero a que no lucías sorprendido en que pusiera la runa en mi. —¿Por qué debería estarlo? —preguntó Christopher, claramente confundido—. Eres una Cazadora de Sombras. Eso es lo que hacemos. Su corazón se hundió. Probablemente Christopher creería ahora que era completamente peculiar… y por alguna razón, eso la molestaba.91 Pero Christopher estaba enfocado en el pithos en sus manos. —¿Cómo funciona? Me pregunto. Agradecida con el cambio de tema, Grace se la dio de vuelta.

Es que los shippeo tanto, ChristoGrace supremacy (la Gracia de Cristo para quienes no hablan inglés) 91

457

—Hasta ahora lo que sabemos es que puede mover runas de una persona a otra, ¿cierto? —Correcto, pero, ¿por qué? E igualmente importante ¿Cómo? Las runas no pueden ser contenidas en ningún metal o ninguna sustancia que yo sepa. ¿Así que sería como mandar a la runa hacia otra dimensión como almacenamiento, y luego traerla de vuelta? ¿Cómo un portal para runas en miniatura? —¿Un… portal de almacenamiento para runas? —dijo dudosamente—. Parece poco probable. Christopher esbozó una sonrisa avergonzada. —Aún estoy en la etapa temprana de hipótesis en mi investigación —dijo mientras gesticulaba emocionado mientras hablaba, sus manos, cubiertas de manchas, quemaduras y cicatrices, cortando el aire—. Diferentes sustancias tienen diferentes propiedades. Como ejemplo, he estado intentando determinar de qué está hecho el adamas. Todas las cosas del mundo están hechas de elementos- como el hierro, el oxígeno, el cloro y así sucesivamente, y solo hay un discreto número de ellas. Aún así, el adamas no es parte de ellos. Seguramente cuenta con propiedades mágicas que lo separan de su forma física como compensación, pero… —Se detuvo de repente, luciendo afectado—. Lo siento mucho Grace, esto debe ser tremendamente aburrido para ti. Grace imaginó que aburrimiento era la reacción a la cuál Christopher estaba acostumbrado de las personas. Pero Grace no estaba aburrida, en lo más mínimo. Deseaba que pudiera continuar hablando. Pero Christopher la miraba con expectativa. Si había una cosa que no podía soportar, era que otras personas tuvieran expectativas. Siempre los decepcionaba. —Yo… no, pero mira, estaba esperando poder encontrar algo de polvo que pudiera activar a las polillas. La luz en los ojos de Christopher se atenuó. Carraspeando, colocó el pithos en la mesa de trabajo. —Solo tenemos la que no se activa —dijo con un tono formal—. Pero podríamos activarlo aquí, supongo. «Haz que lo haga», susurró una pequeña voz dentro de ella, la misma voz que la guiaba a forzar a todo tipo de personas a hacer sus fechorías.

458

—No hay necesidad de eso —dijo en su lugar, mirado sus manos—. Puedo arreglármelas yo misma. —Muy bien —dijo Christopher—. Estoy gustosamente en deuda contigo por ayudarme a encontrar el propósito de este artefacto. Traeré el polvo para ti pero, ¿te molestaría regresar por el mismo camino por el que entraste? Te acompañaría apropiadamente pero raramente uso la puerta de enfrente.

* * * La tienda de magia de Hypatia Vex estaba en un largo edificio de ladrillo entre una tienda y un pequeño restaurante húmedo que ofrecía cafés y sándwiches a una clientela de estibadores. El exterior de la tienda se parecía a una pequeña fábrica en desuso; los mundanos caminando por la calle Limehouse verían solo una puerta con candado con letras de bronce por encima de ella, y una pequeña ventana llena de mugre y suciedad. Lucie ya lo sabía, que había sido una tienda de curiosidades perteneciente a un hada llamada Sallows. Había cerrado tras su muerte, pero los pisos habían sido pulidos, se había dado una capa fresca de cera y las paredes habían sido pintadas de color escarlata y azul. Una serie de estanterías ya se encontraban llenas de mercancía y una larga vitrina servía como mostrador de tienda. Detrás de este se encontraba Hypatia, vestida con un vestido púrpura con costuras de seda negra. Tenía un par de anteojos colocados en el puente de su nariz y revisaba un monto de recibos y comprobantes mientras murmuraba por lo bajo. Anna y Ariadne ya habían llegado; Anna se apoyaba contra el mostrador, examinando sus guantes en busca de alguna imperfección en la piel. Ariadne, vestida con su uniforme, miraba fascinada una casa de muñecas en una de las estanterías en la cual pequeñas y vivientes muñecas (¿hadas tal vez?) corriendo de habitación en habitación, tocando instrumentos clásicos y durmiendo en camas liliputienses. —Lucie —dijo Anna, mirándola con una sonrisa—. Me comenzaba a preguntar si habías leído mi nota. —Lo hice, solo me retrasé un poco en el Mercado de Sombras —dijo. —Que vida tan emocionante llevas —dijo Anna—. Ahora, vigila tus modales. Hypatia piensa que los trabajadores le han engañado y no se encuentra de buen humor.

459

—Puedo escucharte —soltó, frunciendo el ceño—. Nunca contrates trabajadores gnomo, Herondale. Te cobrarán de más por leña. Ser sobrecargada de más por leña no era algo que le pasara a las heroínas de libros. Lucie suspiró; esperaba que una vez que llegara, Anna pudiera haber encantado a Hypatia de buen humor. Claramente eso no había pasado. Dudó, cuestionándose qué tanto debería decir. Anna sabía más que Ariadne sobre Lucie y lo que los demás habían estado planeando, pero ninguna tenía idea del propósito real de la misión de Lucie. —Madame Vex —dijo Lucie—, hemos venido porque necesitamos su ayuda. Hypatia miró sobre sus recibos. Parte de su cabello blanco como las nubes se escapaba de un colorido pañuelo que usaba para recogérselo, y había manchas de tinta en sus manos. —¿Ustedes los Cazadores de Sombras vienen acaso por alguna otra razón? Y veo que han mandado a Anna a adularme. —Miró a Anna—. Aunque estoy bastante encariñada con ella, la última vez que coqueteamos, tus amigos huyeron con mi caja Pyxis. Era una antigüedad. —Tenía un demonio dentro —puntualizó Anna—. Probablemente te hicimos un favor al tomarlo. —El demonio —dijo Hypatia— era también una antigüedad. No obstante, no estoy disponible para coqueteos ahora. Tengo un pretendiente. Anna terminó de inspeccionar su guante. Le sonrió a Hypatia y Lucie se maravilló; a pesar de la Pyxis, el pretendiente, podía ver a la bruja suavizarse un poco. El encanto de Anna era realmente mágico. —Hablando de pretendientes —dijo—. Hay algo que traje para mostrarte. Desde la parte interna de su chaqueta, Anna sacó una pequeña tabaquera de plata, tallada con las iniciales MB con una escritura con forma de bloque. —Esto pertenece a nuestro amigo en común Magnus Bane. La ha estado buscando por bastante tiempo. —¿Le robaste la tabaquera a Magnus Bane? —dijo Ariadne—. Anna, no había manera de que eso fuera buena idea. Te prenderá fuego. Fuego mágico.

460

—Por supuesto no lo hice —dijo Anna, girando el pequeño objeto entre sus manos—. Cuando esto ocurrió, mi zapatero (un honrado caballero, miembro de la familia Tanner) tuvo una vez una aventura apasionada con Magnus. Los zapateros son un grupo sorprendentemente tempestuoso. Cuando las cosas terminaron mal entre ellos, el zapatero tomó la tabaquera de Magnus, sabiendo que la apreciaba. —Le sonrió a Hypatia—. Pensé que te gustaría dársela de vuelta. Estoy segura que lo apreciaría. Hypatia arqueó una oscura ceja. —¿Y cómo sabías que el Sr. Bane era mi pretendiente? Pensé que habíamos sido bastante discretos. —Yo sé todo —dijo Anna pragmáticamente. Hypatia miró la tabaquera. —Puedo ver que no me estás ofreciendo algo por nada. ¿Qué es lo que quieres? —Hablar contigo sobre una problemática que tiene que ver con brujos —dijo Anna—. Un antiguo problema recientemente desinteresado, por así decirlo. La muerte de un joven Cazador de Sombras llamado Jesse Blackthorn. Hypatia lucía alarmada. —¿Crees que un brujo lastimó a un niño Cazador de Sombras? No puedes esperar que yo… Lucie se encogió. Casi deseó poder explicarle a Hypatia que había sido la participación de un brujo desconocido después de la muerte de Jesse lo que necesitaba comprender. Sabía que era imposible, si alguien conocía lo que ella sabía, lo que Grace sabía, la continuidad de la existencia de Jesse estaría en inmenso peligro. —Por favor, no confundas nuestra intención —dijo Ariadne con voz tranquilizadora y estable—. No estamos buscando causar problemas para nadie. Jesse Blackthorn murió hace mucho. Solo deseamos saber qué le sucedió. Hypatia miró sospechosamente hacia las tres por un largo momento, luego alzó las manos con un suspiro. Apartó sus recibos, rebuscando por su mostrador hasta que encontró un plato de pastillas de caramelo y seleccionó uno, sin importarse en ofrecerles alguno.

461

—Así que dime, ¿para qué crees que fue contratado este brujo? —¿Sabes algo sobre las primeras runas? —dijo Lucie, e Hypatia asintió, luciendo aburrida—. La mayoría de los niños pasan por ese proceso fácilmente. Algunos sufren algunos efectos secundarios. Jesse Blackthorn murió agonizando. —Tragó fuerte—. Y… nos han dicho que posiblemente un brujo haya participado en lo que le pasó. Hypatia colocó otro dulce en su boca. —¿Podría ser su madre una mujer con un peculiar nombre ruso? —Sí —dijo con entusiasmo Lucie—. Tatiana. Hypatia las observó con los brazos en jarras. —Hace unos años atrás recurrió a la ayuda de un brujo para colocar hechizos de protección en su hijo. Había nacido y no quería involucrar a los Hermanos Silenciosos o a las Hermanas de Hierro. Afirmaba que no confiaba en los Cazadores de Sombras. No puedo culparla, pero ninguno de nosotros quería involucrarse; ninguno de nosotros excepto Emmanuel Gast. Emmanuel Gast. Un escalofrío recorrió a Lucie al recordar el cuerpo de Gast recostado destruido en las tablas del suelo de su apartamento. Carne y hueso habían sido separados, las costillas rotas para mostrar una caja torácica colapsada. La sangre se había hundido junto con guantes negros hacia el piso de madera. La única parte humana que quedaba de él eran sus manos, sus brazos colgando de lado con las palmas hacia arriba como si rogaran por clemencia que no había recibido. Emmanuel Gast había tomado la oferta de Belial y había sido asesinado por ello. Una sospecha revoloteaba por el fondo de la mente de Lucie, aunque mantuviera su semblante curioso. —¿El brujo que fue asesinado en verano? —dijo Ariadne. —Exactamente ese. —Hypatia lucía impasible—. Era algo corrupto, eventualmente el consejo de los brujos tuvo que prohibirle practicar magia. —Así que es posible que haya colocado los hechizos de protección en Jesse Blackthorn —dijo Ariadne—, pero, ¿lo hizo incorrectamente? Deberían ser realizados por los Hermanos Silenciosos. —¿Y eso pudo haber causado que la primera runa fallara de alguna forma?

462

—Una idea inteligente —dijo Anna, y las dos mujeres se miraron entre ellas, pareciendo disfrutar el momento de descubrimiento compartido. Quizá era mas que un descubrimiento. Ariadne miraba a Anna con descarado anhelo, notó Lucie, y Anna… ¿Había cierta suavidad en la forma en que miraba a Ariadne? No era una mirada que Lucie hubiera visto en Anna antes. Lucie apartó la mirada y atrapó a Hypatia Vex sonriendo nuevamente. —Ahí lo tienen, Cazadores de Sombras —dijo—. Un poco de asistencia a cambio de una caja de tabaco. Recuerden que fui de ayuda la próxima vez que el Instituto necesite contratar a un brujo. —Oh, definitivamente lo recordaremos —dijo Lucie, aunque su mente seguía en Emmanuel Gast. «¿Por qué me has arrastrado nuevamente hacia este lugar de agonía? ¿Qué quieres, Cazadora de Sombras?». Hypatia hizo un gesto despidiéndose. —Ahora váyanse. Tener Cazadores de Sombras no es bueno para el negocio. Lucie forzó una sonrisa agradable en su cara mientras seguía a Anna y Ariadne hacia la calle. Más le valía apresurarse hacia un taxi, pensó, su prima Anna era perspicazmente aguda y lo último que quería era que alguien adivinara la tarea que tenía delante de ella esa noche.

* * * —Thomas Lightwood —dijo Alastair—. No me parezco en nada a ti92. Todo lo que Thomas podía hacer era mirarlo. Había estado tan seguro. Pero la mirada de Alastair era firme y decidida. «Dios santo», pensó Thomas, a punto de ponerse de pie, no había nada más que hacer sino ir y enterrar su terrible humillación al otro lado de la habitación. Tal vez podría esconderse detrás del candelabro. —No me parezco en nada a ti, Thomas —dijo Alastair—, porque eres de las mejores personas que he conocido. Tienes una naturaleza amable y el corazón como de un caballero de leyenda. Valiente y orgulloso, real y fuerte. Todo. —

92

Uy se viene contenido de mis niños

463

Sonrió amargamente—. Y durante todo el tiempo que me has conocido, he sido una persona terrible. Así que, como puedes ver, no nos parecemos para nada. La mirada de Thomas se disparó. Eso no era lo que esperaba. Intentó buscar algo en la mirada de Alastair, pero sus ojos eres duros espejos, sin mostrar nada. —Yo no… —Thomas masculló las palabras antes de que pudiera detenerse. Él era amable; lo sabía. A veces deseaba no serlo—. No me refería a eso. —Sé a qué te referías. —Las palabras flotaban entre ellos, sin que ninguno moviera un músculo. Después de un momento Alastair agregó con una voz más gentil—: ¿Cómo supiste de Charles? —Tú no me decías lo que hacías en París —dijo Thomas—, pero mencionabas a Charles, una y otra vez, como si decir su nombre te fuera placentero. Y cuando viniste a Londres este verano, vi la forma en que lo mirabas. Sé cómo luce intentar ocultar las… las señales de afecto. —Entonces, imagino que habrás notado que ya no miro a Charles de esa manera. —Creo que lo he notado —dijo Thomas—, aunque por los últimos cuatro meses, he intentado no mirarte a ti. Me digo a mi mismo que te odio. Pero no logro hacerlo. Cuando Elías murió, todo lo que podía pensar era en ti. Como te sentirías93. Alastair se estremeció. —Insulté a tu padre y ensucié su nombre. No tenías la obligación de preocuparte por el mío. —Lo sé, pero a veces creo que es más complicado perder a alguien con quien estamos en malos términos que alguien con el que estemos bien. —Demonios, Thomas. Deberías odiarme, no pensar en cómo debería sentir. —Alastair limpió sus ojos; Thomas notó que resplandecían con lágrimas—. Y lo peor de todo es que tienes razón. Siempre entiendes a la gente perfectamente. Creo que en parte te odiaba por eso, por ser tan amable. Pensaba «Debe tener mucho, para poder ser tan generoso». Y pensé que yo no tenía nada. Nunca se me ocurrió que también tenías secretos.

93

Soy lágrimas.

464

—Tú siempre fuiste mi secreto —dijo Thomas suavemente a lo que Alastair se volteó con una mirada sorprendida94. —¿Nadie lo sabe? —dijo Alastair—. ¿Qué a ti… te gustan los hombres? ¿Desde hace cuánto lo sabes? —Desde que llegué a la escuela, creo —dijo Thomas en voz baja—. Sabía lo que me atraía, lo que apresuraba mis latidos, y nunca fue una mujer95. —¿Y nunca le dijiste a nadie? Thomas dudó. —Pude haberles dicho a mis amigos que me gustaban los hombres. Lo habrían entendido. Pero no hubiera podido decirles cómo me sentía sobre ti. —Entonces sí sentías algo por mi. Pensé… —Alastair miró a lo lejos, sacudiendo la cabeza—. Nunca te vi, eras el niño queme seguía por la escuela y luego te encontré en París y habías crecido y te convertiste en El David de Miguel Ángel. Pensé que eras hermoso. Pero aún seguía atrapado con Charles. —Se calló—. Justo otra cosa que he desperdiciado. Tu consideración hacia mí. Desperdicié mi tiempo y afecto en Charles. Desperdicié mi oportunidad contigo. Thomas se sintió mareado. ¿Acaso había Alastair dicho «¿Pensé que eras hermoso?». ¿Alastair, quien era posiblemente la persona mas hermosa que Thomas había conocido? —Quizá no —dijo—. Conmigo, me refiero. Alastair parpadeó. —Habla con sentido, Lightwood96 —dijo probándolo—. ¿A qué te refieres? —Me refiero a esto —dijo Thomas y se acercó a besar a Alastair en los labios.97 Fue un beso rápido. Thomas nunca había besado a alguien anteriormente, solo algunos furtivos momentos en una oscura esquina de la Taberna del Diablo, y casi casto. Las pupilas de Alastair revolotearon, incluso mientras Thomas se retraía dudosamente, Alastair atrapó la parte frontal de la camisa de Thomas AHHHHHH NECESITO FANFICS DE ALASTAIR Y THOMAS EN LA ACADEMIA AHHHHH SELFEKFKDICKDKVKKD *inserte meme de Kageyama llorando y sus lágrimas repletas de corazones* 96 Voy a tatuarme en todo el cuerpo la frase “Speak sense, Lightwood.” 97 Me quiero tatuar esto en la frente. 94 95

465

firmemente. Se deslizó sobre sus rodillas para que estuvieran cara a cara; con Thomas recargándose sobre sus talones, y sus cabezas estuvieron al mismo nivel. —Thomas —comenzó Alastair. Su voz era áspera, inestable; Thomas deseó tener algo que ver con eso. Abruptamente, Alastair soltó la camisa de Thomas, comenzando a alejar su cabeza. —Imagina —dijo Thomas—, ¿qué hubiera pasado si no hubiéramos ido a la Academia juntos? ¿Si nada de esas cosas hubieran sucedido y París fuera el primer lugar donde nos conociéramos? ¿Y este fuera el segundo? Alastair no dijo nada. Así de cerca, Thomas podía ver restos grisáceos en sus oscuros ojos, como delicadas venas de cristal en mármol oscuro. Posteriormente Alastair sonrió. Era el fantasma de su arrogante sonrisa, tocada ligeramente con la eminente sonrisa malvada que Thomas recordaba de la escuela. Hacía que su corazón diera un vuelco en ese entonces; ahora daba brincos. —Maldito seas, Thomas —dijo y había resignación en su voz, pero algo más también, algo oscuro, dulce e intenso. Un momento después estaba jalando a Thomas hacia él. Sus cuerpos colapsaron, torpe y apasionadamente; Thomas cerró los ojos, sin ser capaz de soportar tantas emociones, mientras Alastair tocaba sus labios, gentilmente al comienzo, pero creciendo en confianza mientras exploraba la boca de Thomas, sintiéndose como si volara, como nada que Thomas se hubiera imaginado antes. El calor y presión de la boca de Alastair, la suavidad de sus labios y piel, la fuerte intensidad de respirar y moverse junto a Alastair Carstairs. Nunca se imaginó algo así. Nada como el suave gruñido de Alastair mientras sus manos recorrían el pecho de Thomas, sus hombros, como si fueran lugares que anhelaba tocar desde hacia tiempo. Nada como la sensación del pulso de Alastair contra sus labios mientras Thomas besaba el arco de su garganta. Y en ese momento, Thomas pensó que, si tenía que ser arrestado por asesinato para que esto pasara, valdría la pena98.

* * *

98

Soy lágrimas,

los amo tanto y AHHHH POR FIN, GRACIAS CASSANDRA

466

Christopher colocó cuidadosamente una banda de hule en uno de los tubos de ensayo. Desde que Grace se había ido, se había ocupado anotando los resultados de sus experimentos con el pithos, pero le había sido complicado concentrarse. Había estado pensando en secretos, sobre cómo las demás personas parecían saber qué era bueno compartir con otros y qué quedarse ellos mismos, qué palabras servirían de aliento y cuáles causaban dolor, cómo algunas personas lo sorprendían al no comprender conceptos tan sencillos sin importar qué tan cuidadosamente se los explicara y mientras que otras… Mientras que otras personas parecían entender a Christopher incluso sin algún considerable esfuerzo de su parte. No muchas: ciertamente Henry; y usualmente Thomas; y frecuentemente aunque no siempre, el resto de sus amigos. Pero Grace, confusamente, parecía ver a Christopher claramente. Hablar con ella había sido tan sencillo que se le había olvidado filtrar lo que decía, pensar en ello para asegurarse antes de decirlo. No le diría a nadie que se había escabullido al laboratorio, no hasta que tuviera más tiempo para pensar en ello. ¿Había sido por eso que James se había sentido atraído hacia ella? Pero James no estaba interesado en la ciencia ni en experimentos… No de la forma en que Grace parecía estarlo. Había estado tan ansiosa por mirar en le microscopio los componentes de la pólvora que había estado estudiando; tan curiosa por ver el contenido de su diario. Pero era tonto pensar en ello. Grace probablemente no volvería a visitar el laboratorio. Era una pena, muchas investigaciones increíbles se habían hecho trabajando en conjunto en equipo. Mira a los Curie, quienes habían ganado un Premio Nobel por sus experimentos con la radiación. Tal vez si le contara sobre los Curie… Los pensamientos de Christopher fueron interrumpidos por un golpeteo en la puerta de la entrada. Se apresuró por las escaleras para responder, el resto de la casa probablemente se había ido a dormir hacía mucho. Abrió la puerta encontrándose con Matthew esperando en el porche. Estaba envuelto en una chaqueta de lana roja, sin sombrero y soplando aire en sus manos por algo de calor. Christopher parpadeó sorprendido. —¿Por qué estás tocando la puerta de tu propia casa?

467

Matthew rodó los ojos. —Creo que cambiaron las cerraduras. Mi madre, haciéndose escuchar como siempre. —Oh, bueno. ¿Quieres entrar? —No hay necesidad, estoy de mensajero, James me ha enviado. ¿Aún tienes el pithos, verdad? —¡Lo tengo! —dijo Christopher vívidamente. Emocionado, explicó que la estela removía runas de una persona y las traspasaba hacia otra. Aunque, por razones que aún no podía explicar, no mencionó a Grace—. Debo decir que lo encuentro muy extraño —concluyó—. ¡E ineficiente! Pero el asesino debe estar asesinando personas y tomando sus runas para algún oscuro propósito el cuál no conocemos aún. —Correcto, ya veo —dijo Matthew, aunque Christopher no estaba seguro que pudiera verlo, al parecer no estar prestando atención—. Sea cual sea su propósito, James lo necesita ahora, así que sería mejor llevárselo. Por supuesto que James ya tendría algún tipo de plan; James siempre tenía un plan. Christopher rebuscó en sus bolsillos y encontró uno de los retazos que utilizaba para limpiar sus instrumentos. Cuidadosamente cubrió el pithos y se lo dio a Matthew. —Estaría bien que tú se lo lleves —dijo—, estoy completamente exhausto de todas formas. Dormiré en tu habitación si no te importa, sabiendo que tienes todo un apartamento. —Por supuesto —dijo Matthew guardando el pithos dentro del bolsillo de su chaqueta—. Mi casa es tuya. Se despidieron y posteriormente, Christopher se fue a la habitación de Matthew, la cual lucía extrañamente vacía desde que Matthew se había llevado todos sus libros y pertenencias cuando se mudó. Algo cosquilleaba la mente científica de Christopher; algo sobre Matthew. ¿Tal vez algo que había olvidado decirle? Pero estaba tan exhausto como para pensar mucho en ello. Ya habría suficiente tiempo para arreglar las cosas al día siguiente99.

99

Noooo chinchulín qué hiciste? :c

468

22 CORAZÓN DE HIERRO Traducido por Tati Oh Corregido por Emma Editado por Roni Turner

Allí es donde habitan los hijos de la oscura Nix, Hipnos y Tanatos, Dioses terribles. Y jamás los alumbrara con sus rayos el brillante Helio, ora escale el Urano, ora descienda de él. El uno se pasea por la tierra y por el ancho lomo del mar, tranquilo dulce para los hombres; pero el corazón del otro es bronce, y su alma es de bronce en su pecho, y no suelta al primero que coge entre los hombres, y es odioso a los inmortales mismos. —Teogonía, Hesíodo (Traducción de Luarna Ediciones) —¿Concentrarme en qué, precisamente? —dijo James. Se sintió un poco nervioso: la mirada de Magnus estaba absorta y atenta, como si estuviera mirando dentro y a través de él. —Realmente tienes la sangre de tu abuelo en ti —murmuró Magnus, aún mirando a James con una curiosa expresión. James se irguió. Sabía que Magnus no quería implicar nada con eso: era la declaración de un hecho y nada más. Aun así, no eran palabras agradables para los oídos de James. —Hay puertas en tu mente que conducen a otros mundos —dijo Magnus—. Una mente siempre está viajando, se suele decir. Nunca he visto nada igual. Entiendo que Jem te ha enseñado cómo cerrarlas, pero tu control no es perfecto aún. —Dejó caer sus manos con una sonrisa—. Bueno, no importa, viajaremos juntos. Sin estar completamente seguro de querer saber la respuesta, James dijo: —¿No te preocupa en absoluto lo que mis padres dirán cuando se enteren de que nos hemos arriesgado a esto? Y lo descubrirán. —Oh, sin duda. —Magnus agitó su mano despreocupadamente. James le lanzó una mirada a Cordelia, que estaba junto a la puerta del estudio con su

469

espada desenvainada, luciendo como una estatua de Juana de Arco. Ella se encogió de hombros como diciendo: «Bueno, es Magnus». —James, creo que tus padres lo entenderán, una vez que comprendan la gravedad de la situación —dijo Magnus—. No obstante, teniendo en cuenta sus propias actividades en el pasado, no tienen mucho que alegar. —Puso su mano y sus largos dedos sobre el pecho de James, sobre su corazón—. Desde ahora, no más intentos de sacudirte o molestarte para llegar al Reino de las Sombras. No es necesario. James lo miró sorprendido, pero el mundo ya se estaba volviendo gris. Las paredes familiares del estudio se volvieron polvo monocromático; los libros, sofás y sillas se derrumbaron y desaparecieron. James se estaba levantando, girando hacia el vacío. Nunca antes había experimentado un viaje al Reino de las Sombras como ese. El mundo se alejó de James, como si se precipitara por un túnel. En un momento el estudio estaba allí, el fuego, Cordelia, la noche londinense más allá de la ventana. Al siguiente, el mundo que le era familiar estaba alejándose, extendió la mano para atraparlo, para agarrarlo, pero solo la oscuridad lo rodeaba; sin luna, sin estrellas, solo una oscuridad que se sentía infinita, interminable. Una luz brilló en las sombras, un brillo ámbar que se intensificó gradualmente. Magnus se alejó unos metros de James, una luz amarilla estaba jugando alrededor de su mano derecha. Miró a su alrededor con el ceño fruncido. —Esto —dijo—, no es Edom. James se puso de pie, el mundo se enderezó a su alrededor. De repente hubo un altibajo, una sensación de gravedad sin un sentido real del espacio. Y había un suelo bajo sus pies, o algo parecido. No era el polvo de Edom, sino una superficie lisa y pulida, extendiéndose en la distancia infinita, formada por cuadrados alternos de luz y oscuridad. —Magnus —dijo—, creo que estamos sobre un tablero de ajedrez. Magnus murmuró algo en voz baja. Sonaba como si estuviera maldiciendo en otro idioma. James giró en círculo: pensó que podía ver destellos sobre él, como agujeros de alfiler en un negro cielo. Un tenue resplandor se aferraba a todo: podía verlo perfilando sus manos, sus pies. Magnus parecía estar brillando un poco también. James movió su mano por el aire y vio brillar su brazalete.

470

—James, piensa —dijo Magnus—. ¿Puedes visualizar Edom, la última vez que lo viste? ¿Puedes recordar la fortaleza oscura? James respiró hondo. El aire frío sabía a metal, plateado y afilado. Nunca se había sentido tan lejos de casa, pero no tenía miedo. «Algún lugar», pensó, «algún lugar muy cercano, si solo pudiera alcanzarlo». Y luego lo vio, un pequeño torbellino, como una tormenta de arena en miniatura. Dio un paso atrás a medida que crecía, solidificándose, tomando forma. Era un trono. El tipo de trono que James había visto en libros, con imágenes ilustradas de ángeles: marfil y oro, con escalones dorados que se elevaban hasta un enorme asiento. Un símbolo peculiar estaba grabado repetidamente en ambos lados, puntiagudos y de aspecto extraño, y en el dorso estaban escritas las palabras «Y AQUEL QUE VENCIERE, Y GUARDE MIS OBRAS HASTA EL FIN, YO LE DARÉ AUTORIDAD SOBRE LAS NACIONES; Y LAS REGIRÁ CON VARA DE HIERRO Y LE DARÉ LA ESTRELLA DE LA MAÑANA». Era el trono de un ángel, pensó, o al menos lo habían hecho para que se pareciera mucho a uno. Y las palabras talladas en el trono estaban en latín, aunque el extraño símbolo tallado en ambos lados y brazos era algo que él no reconocía… No, pensó. Lo reconoció. Lo había visto en ese libro, el otro día. El sigillium de Belial. Miró a Magnus, que cerró el puño, su expresión era cautelosa. La luz ámbar que emanaba de sus dedos se había ido. ⎯Abuelo ⎯dijo James, mirando el trono⎯. Abuelo, muéstrate. James escuchó una risa suave, muy cerca, como si alguien se inclinara cerca de su oído. Saltó hacia atrás al mismo tiempo que Belial aparecía en el trono, tumbado con cierta indiferencia. Llevaba el mismo traje azul pálido que había usado en el reino de Belphegor, el color del luto, con encaje blanco en los puños y el cuello. Su cabello era la misma mezcla de blanco y gris, como las plumas de una paloma. —Estoy sorprendido, James. Me quedé con la impresión de que no querías tener nada que ver conmigo. ¿Has reconsiderado mi oferta? —No —dijo James.

471

—Estoy desconcertado —dijo Belial, que no parecía estarlo—. Parecía que me buscabas a mí, no al revés. ¿Viniste aquí para regañarme? —¿Creerías —dijo James— que no vine aquí por ti en absoluto? —Probablemente no —dijo Belial—. Debes admitir que parece poco probable. Veo que trajiste un brujo contigo. —Sus ojos color acero bailaron a través de Magnus—. Y además hijo de Asmodeus. Mi sobrino. —«¡Cómo caíste del cielo, oh Lucifer, hijo de la mañana!100» —dijo Magnus, en una especie de tono pensativo, y James se dio cuenta de que estaba citando la Biblia⎯. «Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono101. Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo102». Belial terminó la cita. —«Mas serás derribado hasta el infierno, a los lados del abismo103». —Absolutamente —dijo Magnus. —Eres muy grosero —dijo Belial—. ¿Tu padre disfruta que le recuerden la caída? Porque lo dudo. —No me importa mucho lo que disfrute —dijo Magnus—. Sin embargo, mi padre no es un ladrón; no les roba a otros sus hogares. Lilith es poderosa. ¿No temes a su ira? Belial se echó a reír. El sonido pareció resonar en el pulido suelo, en los puntos lejanos de luz que James había comenzado a sospechar que eran estrellas muy distantes. —¿Temerle a Lilith? Oh, eso es divertido. —Deberías tener miedo —dijo Magnus, muy suavemente—. Tienes una. Solo necesitas tres. La risa de Belial se detuvo. La mirada que dirigió a Magnus fue fugaz, pero llena de un repentino y amargo odio.

Isaías 14:12 de Isaías 14:13 102 Isaías 14:14 103 Isaías 14:15 100

101 Parte

472

—No me gustan los intrusos —dijo—. O, en este caso, los sobrinos. Movió la mano hacia Magnus, y Magnus, con un grito, fue levantado y arrojado corporalmente en la oscuridad. James soltó un grito y corrió hacia el lugar donde había desaparecido, pero ya no estaba. No había ninguna señal de que hubiera estado allí en lo absoluto. «Tienes una. Solo necesitas tres». James miró de nuevo a Belial, quien lo observaba con una mirada fría y calculadora. Estaba claro que Belial no esperaba su presencia allí y, como un maestro de ajedrez sorprendido por un movimiento inesperado, se preguntaba cómo podía dar la vuelta a la situación en su beneficio. —Si Magnus está herido —dijo James—, estaré muy molesto. —Eres un niño tan extraño —dijo Belial—. Como si importara lo que sientes. Lo admito, sin embargo, siento curiosidad: ¿si no viniste aquí a buscarme, a qué viniste? James reflexionó. Belial era inteligente; necesitaría una elaborada mentira poder engañarlo. —Quería conocer Edom. Era allá a donde tenía la intención de viajar. —Ya veo. —Los ojos de Belial brillaron—. Había esperado algunas incursiones en mi nuevo reino, por lo que configuré esta puerta para detener a los intrusos. —Realizó un gesto rápido hacia la oscuridad del tablero de ajedrez— . No esperaba que tú fueras uno de los intrusos. ¿Qué interés podrías tener en Edom? —Magnus había oído que robaste el reino de Lilith, la madre de los brujos ⎯dijo James—. Supongo que tenía curiosidad de saber qué querría mi abuelo de tal inviable desperdicio. Sentía curiosidad por ti. Por tus planes. —Me imagino que Bane se compadece de Lilith —dijo Belial—. A los brujos se les enseña que ella es su antepasado, y que deben rendirle culto. Pero si tu hicieras lo mismo, mostrarías tu simpatía a quien no la merece. —Se inclinó hacia atrás contra el trono—. Lilith fue la primera esposa de Adán en el Edén, ya sabes, pero dejó el Jardín para unirse al demonio Sammael. La primera mujer infiel del mundo. ⎯Sonrió amargamente—. Es conocida por ser una asesina de niños, aunque los brujos pueden contarte algo diferente.

473

—No me compadezco de ella —dijo James—, ni de ninguno de ustedes, antiguos demonios, a pesar de todas sus pretensiones de realeza, sus tronos y títulos, a pesar de todo su orgullo, no son más que la primera maldad que el mundo vio jamás. Belial entrecerró los ojos. —Veo por qué hiciste de este lugar un tablero de ajedrez —dijo James⎯. Mundos, vidas, todo es un juego para ti. —Debo recordarte —dijo Belial con una sonrisa críptica—, que yo no te busqué. Y aquí vienes, enojado y quejándote, a mi reino, mis tierras. Te he dejado bastante tranquilo… —Mientes —dijo James, incapaz de evitarlo—. Me has atormentado en sueños. Me has mostrado cada una de las muertes. Me has hecho vivirlas. —Su respiración se aceleró—. ¿Por qué estás asesinando Cazadores de Sombras y tomando sus runas? ¿Y por qué me envías visiones de lo que estás haciendo? ¿Por qué querrías que lo supiera? La sonrisa de Belial permaneció fija en su lugar. Tamborileó con los dedos; sus manos estaban extrañamente curvadas, como si fueran garras, sobre los brazos de su trono —¿Visiones, dices? Yo no te he enviado ninguna visión. —¡Y eso es mentira! —gritó James—. ¿Este es tu juego? ¿Si no puedes obligarme a obedecerte, me volverás loco? ¿O la muerte y el dolor te divierten por igual? —Cállate —dijo Belial, y su voz fue como una bofetada—. La muerte y el dolor de hecho me divierten, pero asumir que vales una de mis mentiras, eso, de verdad, es arrogancia. —Lo miró fijamente, y James se dio cuenta con una chispa de sorpresa que había una marca roja en la solapa del traje blanco de Belial. Una marca roja que se fue extendiendo. Era sangre de la herida que Cortana le había hecho unos meses atrás. Entonces era cierto, él no había sanado. —Tienes una —dijo James, su voz sonando claramente a través de la oscuridad—. Solo necesitas tres. Belial se volvió con sus ojos ardiendo hacia James.

474

—¿Qué dijiste, hijo de mi sangre? —Una herida —dijo James, apostando a que tenía razón—. Ya tienes una herida mortal de Cortana. Solo se necesitan tres… —¡Silencio! —Belial rugió, y de repente James pudo ver a través de la hermosa máscara humana de su rostro, lo que había dentro, un pozo terrible nacido del fuego y sombras cambiantes. James sabía que estaba viendo el verdadero rostro de Belial, una cicatriz ardiendo en la piel del universo. —Soy un Príncipe del Infierno —dijo Belial, con una voz como en llamas—. Tal es mi poder. ¿Crees que tu protección te salvará? No lo hará. Eres humano, como lo es ella, la que empuña a Cortana: son solo gusanos arrastrándose por la Tierra. —Se puso de pie, la imagen de un hombre humano, pero James pudo ver lo que había detrás y más allá de esa falsa imagen. Una columna de fuego, de nubes, de relámpagos negros como la noche—. ¡Alzaré mi trono por encima de las estrellas de Dios! ¡Caminaré sobre la Tierra y mi alcance excederá los cielos! ¡Y tú no me detendrás! Comenzó a avanzar hacia James. Tenía una mirada hambrienta, con un aterrador apetito sin palabras. James comenzó a retroceder, alejándose de su abuelo. —Has venido al lugar de mi fortaleza —dijo Belial—. No hay tierra aquí donde puedas llegar y volverte contra mí. —No importa. —James continuaba retrocediendo, caminando con cuidado a través de cuadrados alternos: blanco, negro, blanco—. No puedes tocarme. Belial sonrió. —¿Crees que estás protegido aquí, porque estás protegido en la Tierra? ⎯dijo—. Te invito a probar esa teoría. —Dio otro paso hacia adelante y se contrajo por el dolor; lo disimuló rápidamente, pero James no se lo había perdido. La herida de Belial aún le dolía—. De hecho, ¿por qué no has intentado ya escapar de vuelta a tu pequeño mundo? —reflexionó Belial—. ¿No eres bienvenido allí? ¿Estas cansado de ese lugar? Los mundos son cosas pequeñas, ¿no es así? — sonrió—. ¿O es que no sabes cómo volver, sin que tu brujo te ayude? «Imagina Edom», había dicho Magnus. James ahora intentaba hacer lo contrario: se imaginó su estudio, la pequeña habitación familiar, el fuego, los libros, la pintura sobre la repisa de la chimenea. Pero, aunque podía evocar el recuerdo perfectamente bien, se negaba a cobrar vida o volverse realidad. Era

475

solo una imagen, a la deriva contra el fondo de sus párpados cuando cerraba los ojos. —Tal como pensaba —dijo Belial, alcanzando a James. Sus dedos parecían haberse alargado, como delgadas patas de cangrejo. Se flectaron, blancos y puntiagudos—. No tienes poder aquí… La explosión sacudió a James. Se había movido tan rápido que apenas lo había sentido él mismo: su mano bajo su chaqueta, el metal entre sus dedos, el retroceso de la pistola. El olor de la pólvora mezclado con el metálico olor del aire. Miró a Belial salvajemente; sabía que el disparo no se había desviado. Belial no se había movido. Se paró mostrando sus dientes, su mano extendida frente a él, con el puño cerrado. Mientras James miraba, Belial abrió su mano lentamente. El corazón de James se detuvo. En el centro de la palma de Belial había una bala, roja brillante. —Estúpido —dijo Belial, y le arrojó la bala a James; James escuchó el sonido de la tela rasgándose cuando la bala rozó la parte superior de su brazo. Se tambaleó cuando sintió que algo lo agarró, algo como una mano grande e invisible, y lo envió volando. Aterrizó torpemente sobre su hombro, el arma lanzada fuera de su alcance. Rodó sobre sí mismo, la agonía subió por su brazo y empezó a gatear tras él. La misma mano invisible lo atrapó una vez más. Estaba volteado sobre su espalda, jadeando; miró hacia arriba, a la figura que se elevaba sobre él. Belial parecía haber crecido hasta una altura de tres metros. Estaba sonriendo, su rostro se resquebrajaba como papel tapiz viejo. A través de las grietas James vislumbró una infinidad terrible: llamas y oscuridad, agonía y desesperación. En un tono bajo y burlón, Belial dijo: —¿Realmente trataste de matarme, James? Veme aquí, estoy vivo para siempre, y tengo las llaves del infierno y de la muerte. —He leído esa cita —dijo James, forcejeando para levantarse en sus codos⎯. Pero no creo que se tratara de ti. Belial se volvió para mirar el horizonte, tal como era. Fue un alivio para James, al menos uno pequeño, no tener que mirar la cara de su abuelo. —Son palabras sin sentido, James —dijo—. La verdad interpretada por los humanos son hechos que se ven a través de un cristal sucio. Muy pronto, aceptarás mis términos. Dejarás que te posea. Y gobernaré la Tierra, nosotros

476

gobernaremos la Tierra. —Se volvió hacia James; parecía completamente humano otra vez, tranquilo y sonriente—. Te gusta salvar vidas. Un pasatiempo peculiar, pero te complaceré. Únete a mí ahora, y no habrá más muertes. James se puso de pie lentamente. —Sabes que preferiría morir. —¿De verdad? —dijo Belial burlándose—. Se puede arreglar fácilmente, pero piensa en todo lo que te perderías. Tu pequeños dulces padres. Tu hermana, qué triste estaría de perderte. Tu parabatai: escuché que una herida como esa lo marcará por el resto de su vida. Y esa adorable mujercita tuya. Estoy seguro de que te echaría de menos. La mano de James se apretó en un puño, enviando un lento impulso de sangre por su brazo. Daisy. Como alguien que cae, buscando desesperadamente de donde agarrarse, su mente se aferró y se colgó al pensamiento de Cordelia. Cordelia recogiendo fresas en Cirenworth, bailando con su vestido de cenizas de rosas en el baile del Instituto, caminando por el pasillo de la capilla del Instituto hacia él, girando a Cortana en su mano. Su cara cuando estaba leyendo: el ángulo de su boca, la curva de su garganta, el arco de su mano. Cordelia. —Vamos, James —dijo Belial—. No hay necesidad de ser tan terco. Puedes descansar. Entrégate a mí, sé mío. Te dejaré dormir… La luz irrumpió en la oscuridad, iluminando sombras que nunca antes habían visto la claridad, como el primer amanecer del mundo. Belial gritó; James alzó su brazo, protegiéndose los ojos mientras el brillo crecía y crecía, una lanza de fuego atravesó su visión. Cortana. Una grieta dorada a través de su visión, agrandándose. Las imágenes se elevaron hasta casi cegarlo; podía ver el horizonte londinense, el resplandor del sol sobre el hielo, Thomas sentado en una silla, algunas chucherías del Mercado de Sombras, el pasto verde y Matthew lanzándole un palo a Oscar, la habitación sobre la Taberna del Diablo, Lucie y sus padres volviéndose hacia él, Jem en las sombras. Y Había unas manos sobre sus hombros y eran las de ella, de Cordelia, y ella dijo, con una voz de absoluta determinación:

477

—Él no es tuyo. Él es mío. Es mío. La visión de James se convirtió en oscuridad. Allí estaba la familiar retorcida y giratoria nada del Reino de las Sombras, el gran tablero de ajedrez, Belial, el trono, todo astillado en el vacío, y segundos después James aterrizó lo suficientemente fuerte como para sacudirle los huesos. El dolor atravesó su brazo y gritó. Escuchó a alguien decir su nombre y abrió los ojos: era Cordelia. Estaba de regreso en el estudio de la casa en la calle Curzon y ella estaba de pie junto a él, cubierta de cenizas, con Cortana en su mano. —James —jadeó—. James, ¿qué has hecho...? Se sentó, mirando mareado a su alrededor. Gran parte de los muebles de la habitación parecían haberse caído; una delicada mesa auxiliar yacía hecha astillas delante de la chimenea. Magnus Bane estaba sentado en la esquina de la habitación, con una mano anudada en la parte delantera de su chaleco de colores brillantes, su rostro estaba contorsionado por el dolor. James usó su mano derecha para apoyarse en la mesa de ajedrez y levantarse. Le tomó más tiempo del que le hubiera gustado. El dolor lo dejó sin aliento mientras decía: —Daisy. ¿Estás bien...? Ella asintió. —Sí, pero no sé cómo esta Magnus. —Comenzó a abrirse camino entre los volcados muebles hasta el brujo—. Simplemente reapareció aquí y se derrumbó, y luego te escuché llamando… James estaba desconcertado, pero no había tiempo para hacer preguntas. —Magnus —dijo—. Si Belial te hizo algo, tendremos que llamar a los Hermanos Silenciosos... Jem, tal vez... Magnus se había puesto de pie dolorosamente. Extendió una mano, sacudiendo la cabeza con firmeza. —Estoy bien. Solo aturdido. No me di cuenta de que Belial podría estar bloqueando la entrada a Edom. —Belial estaba… ⎯Cordelia se tragó sus preguntas, mirando de James a Magnus y viceversa—. ¿Qué hacemos ahora?

478

Magnus se movió rígidamente hacia la puerta. —Esto es mucho peor de lo que pensaba. No hagas nada, ¿entiendes? No te arriesgues más. Debo ir al Laberinto Espiral y hablar con el consejo de brujos. —Al menos déjanos ayudarte —dijo James—. Podrías llevarte nuestro carruaje… —No. —Magnus habló con dureza—. Debes confiar en mí. Quédate aquí. Manténganse a salvo. Sin más palabras, se fue. A lo lejos, James escuchó el portazo de la puerta principal. Desconcertado y más que un poco mareado, James se volvió hacia Cordelia, solo para darse cuenta de que ella lo estaba mirando con horror. —James —dijo—. Estas sangrando.

* * * Para alivio de Cordelia, la herida de James no era tan grave como parecía. Se había quitado la chaqueta con inusual obediencia, haciéndola estremecer. La manga de la camisa estaba empapada de sangre. Ella la desabotonó con los dedos temblorosos; parecía como si solo unos momentos atrás James la había ayudado con su abrigo en la entrada, siseó entre dientes. Algo había dibujado una herida superficial lo largo del bíceps de James. —¿Y Belial hizo esto? —preguntó ella, tomando un trapo húmedo para limpiar la sangre. Era generalmente mejor, revisar una herida antes de usar una runa curativa sobre ella, para que el iratze no cerrara la piel sobre la suciedad o basurilla—. ¿Al lanzarte una bala? —Eso parece —dijo James—. Curiosamente, no es un poder suyo que se mencione en el Monarchia Daemonium. Le había contado lo que había sucedido en el Reino de las Sombras mientras Cordelia había conseguido vendajes y agua, y de alguna manera encontró su estela. Ahora ponía la estela sobre su piel, grabando iratzes cuidadosamente debajo del corte. James se estremeció y dijo: —Y ya no tengo la maldita pistola. La perdí allá. Qué desastre. —No es importante —dijo Cordelia con firmeza—. Tienes otras armas, igual de buenas.

479

La miró en silencio por un momento. —¿Cómo llegaste a mí, a donde yo estaba? —No estoy segura —dijo Cordelia—. Escuché que me llamabas. Era como si algo me empujara hacia ti, pero todo lo que podía ver eran sombras, y luego sabía que estabas en la oscuridad. Que tú estabas ahí. Levanté a Cortana para poder ver, y escuché la voz de Belial. «Entrégate a mí, sé mío. Te dejaré dormir». La miró; ella estaba de pie a su lado mientras él se sentaba en el brazo de una de las sillas tapizadas. Habían abandonado el estudio hacia el salón, donde los muebles aún estaban en posición vertical. Una luz mágica brillaba desde los apliques sobre la repisa de la chimenea, iluminando suavemente la habitación. —Tenía miedo —dijo Cordelia—, después de que Magnus regresara sin ti, de que te quedaras atrapado allí⎯. «Miedo» parecía una palabra suave para describirlo. Había estado aterrorizada—. ¿Abriste una puerta para regresar? ¿Algo como un portal? Sus ojos dorados buscaron su rostro. Ella movió la estela sobre su brazo, para realizar una tercera marca: el herida ya estaba sanando, cerrándose en una cicatriz. Suciedad y sangre mancharon su camisa, y su pómulo estaba raspado, su cabello era una explosión salvaje. Ella se preguntó si era extraño que, de alguna manera, prefiriera a este James: desastre, sangre, sudor y todo, en vez del caballero perfectamente educado con la Máscara siempre lista. —Quizás Belial no me quería allí —dijo él, lo que no era una respuesta a la pregunta—. Dijo que nunca me envió visiones de los asesinatos; nunca tuvo la intención de que los viera. —¿Tú crees eso? —Sí —dijo James, después de una pausa—. Sé que es un mentiroso, pero por lo general quiere que yo piense que es todopoderoso. No veo la ventaja en mentirme de manera que parezca que el cometió un error. —Entonces, ¿qué significa eso? —No lo sé —dijo James, aunque Cordelia sospechaba que tenía algunas conjeturas—. Pero creo que entiendo por qué tiene tanto miedo de Cortana y de ti. Cuando estábamos en el reino de las sombras, Magnus le dijo «Tienes una. Solo necesitas tres».

480

—¿Una qué? —Una herida, creo —dijo James—. De Cortana. Todavía no se ha curado. Es como la herida del Rey Pescador104; sangra y sangra. Supongo que con dos heridas más de la espada, heridas mortales, no rasguños, podríamos acabar con él. Y cuando lo mencioné, Belial pareció horrorizarse. Cordelia dio un paso atrás para examinar su obra. El brazo y el hombro de James todavía estaban magullados, pero el corte ya era una delgada línea blanca. Dejó caer la pequeña toalla que había estado sosteniendo en un cuenco de cobre con agua rosada sobre la mesa y dijo: —Pero no entiendo. Dicen que nada puede matar a un Príncipe del Infierno, entonces, ¿cómo Cortana podría hacerlo? ¿No importa la cantidad de heridas? Los ojos dorados de James brillaron. —No podría decirlo, aún no. Pero creo que todas las historias son ciertas, incluso las que se contradicen. Quizás especialmente esas. —Se extendió para tomar la estela de su mano; sorprendida, ella lo dejó hacerlo—. Me preguntaste antes si abrí una puerta para volver aquí. No lo hice. No pude. Magnus tenía razón, no es algo que haya practicado con Jem, o siquiera algo que haya considerado poder hacer: abrir caminos entre los mundos con mi mente. —Magnus parecía tan seguro... —Bueno, lo intenté. Pensé en esta casa, en el estudio, traté de imaginar cada parte de ella. Nada funcionó. Bien podría haber estado atrapado en arenas movedizas. ⎯Bajó la estela—. Hasta que pensé en ti. —¿En mí? —dijo Cordelia, sin comprender del todo, mientras James se ponía de pie. Ahora ella lo estaba mirando hacia arriba, su mirada seria, sus espesas pestañas, al sombrío giro en las comisuras de sus labios. —Pensé en ti —dijo de nuevo—, y era como si estuvieras ahí, conmigo. Vi tu rostro. Tu cabello… —Pasó un dedo por un rizo que colgaba a un costado de su cara. Podía sentir el calor de su mano contra su mejilla—. Y ya no tuve miedo. Supe que podría volver a casa gracias a ti. Que tú me guiarías de regreso. Tú eres mi estrella constante, Daisy.

Personaje que aparece en las leyendas artúricas como el último de una estirpe de protectores del Santo Grial. 104

481

Se preguntó por un momento si el estaría mareado, aunque le había aplicado una runa de reemplazo de sangre. —James, yo... Sus dedos acariciaron su mejilla, se deslizaron debajo de su barbilla. El levantó su cara con suavidad. —Solo quiero saber una cosa —dijo el—. ¿Es en serio, lo que dijiste? —¿El qué? —Lo que dijiste en el Reino de las Sombras —murmuró—. Que soy tuyo. Su estómago se sacudió; pensó que no la había escuchado. Recordaba haber gritado esas palabras en las sombras; no había sido capaz de ver a Belial, pero lo había sentido, por todas partes, sintió sus garras en James. Pero claramente la había escuchado. Sus ojos dorados estaban fijos en ella, hermosos como el amanecer, feroces como la mirada de un halcón. —No importa lo que dije. Quería que te dejara en paz… —dijo ella. —No te creo —dijo. Podía sentir unos leves temblores recorriendo su cuerpo, temblores de estrés, lo que significaba que él se estaba obligando a permanecer muy quieto—. No dices cosas por decir, Daisy —Está bien. —Levantó la barbilla, alejándola de su mano, con la boca temblorosa cuando dijo—: Lo decía en serio, entonces; me perteneces a mí y no a él, nunca le pertenecerás a él, James… Se quedó sin aliento en un jadeo cuando sus brazos la rodearon y la levantó. Cordelia sabía que no era una muñeca delicada como Lucie, pero James la levantó como si no pesara más que una sombrilla. Sus manos bajaron sobre sus hombros justo cuando él apretó su boca contra la de ella, deteniendo sus palabras, su respiración, con un explosivo beso. La sangre cantó en sus oídos. Su boca estaba caliente y abierta sobre la de ella; ella separó los labios mientras su lengua arrasaba adentro, rozando, acariciando. Se presionó contra él, sus dedos se clavaron en su piel, queriendo más, dejando a su propia lengua, correr sobre sus labios, el suave interior de su boca. Sabía a miel.

482

Se hundieron en el suelo, James todavía la sostenía; la dejó caer suavemente sobre la alfombra, arqueándose sobre ella, su expresión embriagada y vertiginosa. —Daisy —susurró—. Daisy, mi Daisy. Cordelia sabía que, si le decía que se detuviera, lo haría, inmediatamente y sin dudarlo. Pero era lo último que quería. Su cuerpo se estiró a lo largo del de ella, presionándola contra la suave alfombra; él se desprendió de su camisa y ella dejó que sus manos deambularan en libertad, deslizándolas por sus bíceps, sintiendo sus aumentados músculos allí y en su espalda mientras se alzaba sobre ella apoyándose en sus codos. —Así es —susurró él contra su boca—. Tócame, haz lo que quieras, cualquier cosa. Ella se agachó, tiró de su camisa y empujó sus manos por debajo de la tela. Quería posar sus manos en el lugar donde su corazón latía. Bajó sus palmas por su pecho desnudo, sintiendo el movimiento en su vientre mientras ella rozaba su plano abdomen. Sobre su caja torácica, la lisa musculatura de su pecho, su piel era como la seda, deshilachada aquí y allá con marcas de viejas cicatrices. Él presionó su frente contra su hombro, temblando ante su tacto. —Daisy. Cordelia volvió a sentir ese poder que había sentido antes. El conocimiento de que, aunque James no la amaba, la deseaba. Incluso contra su voluntad, la deseaba. Era una tipo de poder que causaba vergüenza, más fuerte incluso que la culpa de sentirlo. —Bésame —susurró ella. Las palabras parecieron atravesarlo con la fuerza de un rayo. Gimió, aplastando sus labios contra los de ella. Antes de arrastrar besos por su garganta, sobre su clavícula. Sus manos encontraron los botones en el cuello de su vestido: los abrió uno por uno, presionando sus labios en cada centímetro de piel recién descubierta. Cordelia aspiró una profunda bocanada de aire: se había vestido sola y no llevaba corsé ni camisola debajo del vestido. Ella escuchó su agitada respiración mientras la tela caía, dejando al descubierto la parte superior de sus pechos.

483

Él extendió su mano ampliamente, acariciando su piel, incluso mientras se alzaba para presionar sus labios nuevamente contra los de ella. Ella devolvió sus besos con ansias, enrollando los dedos en el sedoso desorden de su negra cabellera. Sus manos adoptaron una forma ahuecada para sus pechos. Él gimió suavemente contra su boca, murmurando que ella era hermosa, que era suya… A lo lejos, escuchó algo que sonaba como el tintineo del metal, como el golpe de un delicado y diminuto instrumento. James jadeó y se apartó, casi incorporándose. Su mano se había dirigido a su muñeca derecha; había una marca roja allí, como una quemadura. Pero había algo más, algo que faltaba. Ella miró hacia abajo. Su brazalete de plata, aquel que siempre usaba, yacía en dos mitades rotas sobre la chimenea. Cordelia se sentó, abotonándose apresuradamente el vestido. Podía sentir sus mejillas enrojecidas cuando James, de rodillas ahora, se estiró para recoger los pedazos, dándoles vuelta en sus manos. Cordelia pudo ver las largas grietas que atravesaban el metal, como si hubiese sido sometido a una intensa presión y torsión. Las palabras que una vez habían sido talladas en el interior eran casi ilegibles ahora: «LOYAULTÉ ME LIE». «La lealtad me une». «James», quería decir. «James, lo siento mucho». Pero no estaba arrepentida. Cruzó los brazos sobre su pecho; cada parte de su cuerpo se sentía aún viva, chispeando de emoción. Sus piernas temblaban; aparentemente, le tomaba más tiempo al cuerpo que a la mente darse cuenta de lo que acababa de suceder. Su cabello era un enredado desastre, cayendo sobre sus hombros; lo acomodó hacia atrás y dijo: —¿James? ¿Qué ha pasado? Todavía estaba arrodillado cerca del borde de la chimenea, con la camisa arrugada donde ella había estado a punto de arrancarla. Él le dio la vuelta al brazalete que tenía en la mano y dijo: —Daisy, creo...

484

Echo su cabeza hacia atrás. Miró sus ojos, completamente negros, la parte blanca totalmente ausente, mientras sufría un solo espasmo y quedo retorcido, inmóvil, en el suelo.

485

GRACE: 1903 Traducido por Cami Herondale Corregido por ♡Herondale♡ Editado por Mrs. Carstairs~

Grace nunca le mencionó una palabra sobre el brazalete a Jesse. Él solo estaba presente por la noche, naturalmente, y, desde un principio evitó a los Herondale porque, aparentemente, podían ver fantasmas, aunque James parecía nunca haberlo vislumbrado. Se dijo a sí misma que no tenia sentido contarle a Jesse sobre el hechizo. Si ella le decía que James la amaba, él la alentaría y se alegraría por ella y ella se sentiría terrible. Y si le decía que ella y su madre controlaban los sentimientos de James, él estaría horrizado. Cuando se mudaron a Londres en el verano, persiguiendo a James, Tatiana estaba desesperada porque el encantamiento del brazalete no se rompiera, Grace, por sobre todas las cosas, había temido que Jesse se enterara. Que se enterara de que había utilizado a James, que lo había engañado. Que él creyera que ella era un monstruo. Y tal vez lo fuera, pero no podía soportar que Jesse pensara eso.

486

23 HILO DE SEDA Traducido por Helkha Herondale Corregido por jackytkat Editado por Roni Turner

Una paloma tuve muy dulce, pero un día se murió. Y he pensado que murió de tristeza. ¡Oh! ¿Qué le apenaría? Sus pies ataba un hilo de seda, y con mis dedos lo entrelacé yo mismo. —La paloma, John Keats (Traducción de Màrie Montand) —Jessamine —dijo Lucie enfadada—. Te lo dije, estoy a punto de invocar un fantasma, y no te gustará en absoluto. Ni siquiera te gustan el resto de fantasmas. —Pero si me gustas tú —dijo Jessamine—. Además, tu padre me dijo que te cuidara mientras él estaba en Paris. Estoy muy segura que no habría aprobado que hubieras convocado un fantasma u otra persona muerta. Lucie se hundió en su cama con un suspiro exasperante. Por lo general, no le importaba que Jessamine flotara por el lugar. Cuando era pequeña, tenían excelentes juegos de escondite en los cuales Jessamine continuamente la engañaba ocultándose en las cajas de zapatos de Lucie o en el cajón de los guantes (Jessamine no vio ninguna razón por la cual debería obligarse a seguir siendo del tamaño de una persona normal solo porque Lucie lo fuera). Ahora que era mayor, Jessamine la ayudaba a menudo a encontrar objetos perdidos o charlaba con ella mientras Tessa la peinaba. Ahora, sin embargo, tenerla allí era definitivamente inconveniente. Lucie había corrido a casa desde la tienda en Limehouse, decidida completamente a qué hacer a continuación, solo para encontrar a Jessamine flotando en su dormitorio con las cortinas, quejándose de estar sola. Deshacerse de ella sin levantar demasiadas sospechas estaba resultando más difícil de lo que pensaba. —Mira —dijo Lucie—. Necesito entender algo… algo que sucedió hace años. No puedo sacarlo de los vivos, así que… —Dejó que su voz se apagara significativamente.

487

—¿Así que recurrirás a los muertos? —dijo Jessamine—. Lucie, como te he dicho antes, no todos los fantasmas son como yo, con ojos amables y personalidad maravillosa. Esto podría salir muy mal. —Lo sé. He conocido a ese fantasma antes. Va a ser extremadamente desagradable —agregó Lucie—, y no te gustará verlo. Deberías ahorrártelo e irte ahora. Jessamine se irguió. Se endureció bastante en los bordes y le estaba dando a Lucie su mirada más feroz. —Debo decir que no. No me apartaré de tu lado. ¡Sea lo que sea que tengas en mente, no deberías hacerlo sin supervisión! —No lo haría en absoluto, si no fuera completamente necesario. Pero no hay necesidad de que te preocupes por el asunto, Jessamine. —Estoy preocupada por el asunto —dijo Jessamine, haciendo que las luces parpadearan un poco para darle efecto—. Y no me iré a ninguna parte. —Cruzó los brazos sobre el pecho y levantó su barbilla al aire. Lucie saltó de la cama, arreglándose el vestido. Ni siquiera tuvo la oportunidad de cambiarse de ropa, y el dobladillo de su falda aún estaba húmedo. —Quédate entonces, si lo crees necesario. Se detuvo en medio de su habitación y cerró los ojos, luego disminuyó la respiración hasta que pudo contar varios de sus latidos en cada inhalación y exhalación. Ese era el proceso en el que había trabajado para esos momentos en los cuales tenía problemas para concentrarse en su escritura, y había descubierto que era útil para todo tipo de cosas. Era lo que había hecho en el almacén cuando necesitaba llegar a Filomena, para convocarla fuera de las sombras y el aire… Visualizó una gran oscuridad extendiéndose a su alrededor, una oscuridad llena de puntos de luz, centelleando como estrellas. Esto, se dijo a sí misma, era el vasto mundo de los muertos. En algún lugar, entre los recuerdos brillantes de lo que una vez fue la vida, él estaba ahí. Emmanuel Gast. Sintió un aleteo, como lo había sentido en algunas ocasiones cuando había tratado de comandar las almas de animales. El espíritu de Gast estaba ahí, lo

488

sintió, pero no quería salir. Ella se apoyó en él, sintiendo la desgana de su alma como el arrastre de un trineo en un camino de tierra. Entonces, de repente, se liberó. Jadeó y abrió los ojos. El fantasma de Gast se cernió ante ella, con el ceño fruncido. La última vez que Lucie se encontró con su fantasma, tenía las marcas de su violenta muerte: una garganta cortada y la ropa empapada de sangre. Ahora parecía intacto, aunque a su alrededor retumbaba una violenta lágrima contra el mundo, un brillo de oscuridad que se le desvanecía si se le miraba directamente. —Te conozco —dijo Gast. El cabello húmedo caía sobre su rostro, sus hileras de dientes se mostraban con una mueca—. La chica en mi apartamento. La que tiene el poder de convocar a los muertos. Jessamine retrocedió, horrorizada. —Lucie, ¿qué está...? «Oh no». Lucie no esperaba que Gast soltara la lengua tan rápido o tan de repente. Negó con la cabeza hacia Jessamine, como diciendo que Gast no sabía de lo que estaba hablando. —Emmanuel Gast —dijo—. Te llamé porque necesito saber algo sobre un Cazador de Sombras llamado Jesse Blackthorn. ¿Lo recuerdas? La boca de Gast se contrajo en una mueca. —Sí, lo recuerdo. El cachorro de Tatiana. Lucie sintió que su corazón se saltaba un latido. —Entonces, tuviste algo que ver con lo que le pasó. Jessamine hizo un ruido de incomodidad. Después de una larga pausa, Gast dijo: —¿Cómo sabrías algo sobre eso, Cazadora de Sombras? —Solo dime lo que sabes —dijo Lucie—. No te lo preguntaré dos veces. Gast cruzó los brazos y la miró hacia abajo. —Supongo… —dijo finalmente—, que importa muy poco ahora.

489

—Ya sé sobre los hechizos de protección —instó Lucie. —En efecto. —El fantasma parecía estar entusiasmado con el tema—. Tatiana Blackthorn no confiaba en los Hermanos Silenciosos y en las Hermanas de Hierro para hacer el trabajo, por supuesto. No confiaba en casi nadie y mucho menos en los Cazadores de Sombras. En su lugar, me contrató para hacer los hechizos. —Pero cuando se le puso a Jesse la runa de Clarividencia, murió —dijo Lucie—. ¿Eso tuvo algo que ver con los hechizos de protección? Gast escupió disgustado, una chispa de luz blanca translúcida que se desvaneció antes de tocar el suelo. —No fui el que le puso la primera runa al chico. Tus preciosos Hermanos Silenciosos hicieron eso. Hice los hechizos de protección del libro. Puede que el consejo me haya despreciado cuando estaba vivo, pero era un brujo perfectamente capaz. —¿Así que hiciste los hechizos de protección como los hubiera hecho un Hermano Silencioso? —dijo Lucie—. ¿Lo puedes jurar? Gast miró directamente a Lucie mientras una expresión de pánico cruzó por su rostro. De repente, se apartó de ella, sus manos arañaron el aire como si estuviera tratando de arrastrase de regreso a la oscuridad de la que había venido. —Basta —dijo Lucie, y él se detuvo de inmediato. Quedó suspendido en el aire, con una mirada fulminante. Jessamine susurró algo; Lucie no supo muy bien el qué, pero no podía preocuparse por Jessamine ahora. —Dime la verdad —dijo Lucie. El rostro de Gast se contrajo. —No. Hay cosas peores que la muerte, pequeña Cazadora de Sombras, y muchas más a las que temer de las que te imaginas en el otro lado. ¿Crees que eres la única que puede controlar a los muertos? ¿De dónde crees que proviene ese poder? —¡Suficiente! —Lucie chasqueó los dedos—. Te ordeno que me lo digas.

490

—¡Lucie, detente! —Jessamine agitó las manos, aterrorizada—. ¡No debes hacerlo! La cabeza de Gast se echó hacia atrás con un sonido como el de un palo al romperse. Se retorció, empujándola hacia atrás, arañando como un conejo atrapado. Por un momento, Lucie se compadeció de él. Luego pensó en Jesse, muriendo de agonía cuando le colocaron la runa. Envuelto en sabanas de sangre. Gritando por ayuda cuando no se podía obtener ninguna. Un sudor frio estalló en la frente de Lucie. Inclinó toda su voluntad en Gast, la fuerza de su poder y de su ira. «Dime. Dime la verdad». —¡El ancla! —gritó Gast, con las palabras arrancadas de su garganta—. Por Dios, el ancla, ¡hundida en su alma! No quería hacerlo, ¡pero no tuve otra opción! —Su voz se convirtió en un aullido—. Santo dios, déjame ir, él me hará pedazos… Jessamine gritó, justo cuando el cuerpo traslucido de Gast se partió por la mitad como un trozo de papel. Lucie tropezó hacia atrás cuando el fantasma se desmoronó, partiéndose en pedazos andrajosos que se desvanecieron el suelo, dejando tenues manchas negras. Lucie se hundió contra el poste de la cama. El agotamiento le cargó las extremidades, como si hubiera corrido un maratón. —Jessamine —susurró—. ¿Jessamine, estás bien? Pero Jessamine la estaba mirando fijamente, con sus ojos fantasmales enormes en su pálido rostro. —Puedes controlar a los muertos. —Se atragantó—. Eso significa que cada vez que me pediste que fuera a buscar tu cepillo para el cabello o que te contara cuentos para dormir, o incluso que te abriera la venta… ¿Me lo estabas ordenando? ¿No tenía elección? —Jessamine, no —protestó Lucie—. No es así. Ni siquiera sabía… Pero Jessamine se había desvanecido, entre un aliento y el otro. Lucie se dejó caer en la cama, con la cara hundida en sus manos. La habitación apestaba a humo y a muerte. Nunca había pensado que incluso Gast pudiera resistirse a ella,

491

tan fuerte que se hiciera añicos. Seguramente eso sería como arrancarse la cabeza a uno mismo. Pero claramente había estado aterrorizado. Alguien no quería que respondiera a su pregunta; tal vez hasta el punto de imponerle una compulsión mágica. Dividido entre compulsiones en guerra, Gast había sido destrozado. Lucie se quedó muy quieta. Apenas respirando, recordó lo que Gast había dicho. Lo que Jesse había dicho. «¿Crees que eres la única que puede controlar a los muertos? ¿De dónde crees que proviene ese poder?». «El ancla, hundida en su alma». «Sabía que algo me mantenía anclado aquí, cuando por todos los medios debía haber desaparecido». —El ancla —susurró Lucie. Cogió su cinturón de armas y su estela. Cualquier pensamiento de ir tras Jessamine había desaparecido. Garabateó una rápida nota para su tía y su tío y se dirigió directamente a la puerta; tenía que llegar a Chiswick antes de que alguien se diera cuenta que se había ido. Tenía que ver a Jesse.

* * * Un fuerte traqueteo metálico sonó a través del Santuario, causando que Thomas se enderezara en la cama. Alguien estaba abriendo la puerta. Thomas no tenía idea de cuánto tiempo había estado besando a Alastair Carstairs, pero estaba casi seguro que habían sido horas. Y no es que se estuviera quejando. Se habían detenido una vez para comer emparedados y beber sidra, riendo juntos hasta que algo en la forma en la que Alastair mordía una rebanada de manzana hizo que Thomas quisiera besarlo de nuevo. Habían rodado varias veces sobre el colchón, y Thomas se había golpeado la cabeza con bastante fuerza en la pared en un dado momento, pero Alastair se había disculpado mucho por ello. También había sido muy amable y paciente, negándose a llevar las cosas más allá de los besos.

492

—Si algo serio va a pasar entre nosotros —dijo firmemente—, no será porque te hayan metido en el Santuario por sospechas de asesinato. Thomas supuso que esa línea de razón tenía buen mérito, pero prefería pensar que algo serio ya había pasado entre ellos. Le había afectado un poco, pero supuso que lo había disimulado bien. Ahora se estaba apresurando a alisar bien su ropa y ponerse la chaqueta y los zapatos de nuevo. Alastair hizo lo mismo, y para el momento en que la puerta se abrió, ambos estaban completamente vestidos y en lados opuestos de la habitación. Lo cual fue algo bueno, porque entraron en la habitación el tío Will y la tía Tessa. Tessa llevaba un vestido de seda francesa verde mar, su largo cabello castaño estaba recogido en un moño. Will claramente había descartado su abrigo en alguna parte y llevaba una larga, pesada y ornamentada vaina en el hombro. Una empuñadura cuya cruz de guardia había sido tallada en forma de ángel con las alas extendidas, que sobresalían de esta. —Esta cosa —dijo Will alegremente a Thomas—, es muy pesada. —¿Es la Espada Mortal? —dijo Alastair, incrédulo. —Teníamos la Espada Mortal con nosotros en París; la trajimos como muestra de buena fe, para demostrar que no seríamos nada más que sinceros con los vampiros de Marsella. Nos apresuramos a casa tan pronto como terminamos nuestros asuntos con ellos. Es bueno verte, joven Alastair. Escuché lo que hiciste por Thomas. Muy considerado. —Solo informé lo que vi —dijo Alastair, que parecía en peligro de regresar a su habitual humor. —Oh, por supuesto —dijo Will, con un brillo en sus ojos—. Ahora las malas noticias… —Preguntamos si podíamos hacer esto en privado —dijo Tessa—. Solo nosotros cuatro. Pero el Inquisidor no quiso escuchar sobre ello. Insiste en estar presente. —Técnicamente, cariño, estar presente durante los interrogatorios es su trabajo —dijo Will. Tessa suspiró.

493

—Estoy segura de que en un punto de la historia ha habido una especie de Inquisidor agradable y paternal, y simplemente nunca lo hemos conocido — dijo—. Will, querido, voy a hablar con Gabriel y Cecily. Lucie está en casa de James y Cordelia, la descarada se escabulló anoche y dejó una nota. Le tendremos que recordar mostrar el debido respeto a la tía y el tío y pedir permiso antes de desaparecer en medio de la noche para responder llamadas sociales. Sonrió afectuosamente a Will y le dio a Thomas una mirada de aliento antes de salir del Santuario. —Gracias por venir aquí directamente desde París —dijo Thomas, sintiéndose sombrío. —Pensé que era mejor terminar de una vez —dijo Will—. Un poco de prueba por parte de la Espada antes del desayuno, ¿eh? Alastair parecía consternado; Thomas, que estaba acostumbrado a las costumbres de su tío, se encogió de hombros. —Te acostumbrarás —le dijo a Alastair—. Cuanto más alarmante es la situación, más frívola se vuelve la conducta de mi tío. —¿Es eso cierto? —dijo Alastair desoladamente. —Es cierto —dijo Will—. No creo que mi sobrino sea un asesino; por lo tanto, no tiene nada que temer de la Espada Mortal. —Puede que tenga algo que temer del Inquisidor —dijo Alastair—. Bridgestock quiere desesperadamente que sea un Cazador de Sombras. Necesita que así sea, para poder haber tenido razón sobre toda la situación. Si dejas que realice el interrogatorio… —No lo haré —dijo Will en voz baja. La puerta del Santuario se abrió un poco, y Matthew asomó la cabeza. Thomas pudo ver que detrás había una multitud: creyó ver a Christopher y Eugenia a su espalda, estirándose para echar un vistazo a través de las puertas. Se preguntó qué hora sería… Era por la mañana mañana, pensó, pero más allá de eso era una completa incógnita. —Hola, Thomas —dijo Matthew con una sonrisa, luego miró a Alastair y añadió con voz gélida—. Carstairs.

494

—Fairchild —dijo Alastair en un tono igual de frío. Thomas pensó que tal vez Alastair se sentía aliviado de tener algo de normalidad en esta situación, incluso aunque solo fuera el desprecio mutuo entre Matthew y él. —Ciertamente no. —El Inquisidor Bridgestock entró al Santuario, seguido por Charlotte. Fue como una sacudida ver a Charlotte en su túnica formal de Cónsul. A su lado, Bridgestock estaba envuelto en el atuendo oficial negro y gris del Inquisidor: una larga capa negra, con runas grises, un broche de plata en el pecho y botas negras con hebillas de metal. El estómago de Thomas dio un vuelco y cayó; Bridgestock hablaba en serio—. Sal, Fairchild. Charlotte lanzó una mirada furiosa hacia Bridgestock y se volvió hacia Matthew. —Será mejor que te vayas, cariño —le dijo con suavidad. —Todo estará bien. Charles regresó por el Portal esta mañana también, si quieres verlo. —No particularmente —dijo Matthew y le dio a Thomas una mirada triste cuando se cerró la puerta del Santuario. Le dijo algo a Thomas que pudo haber sido palabras de aliento o una receta para bizcochos de limón. Thomas nunca había aprendido a leer los labios. Charlotte miró a su hijo por un momento antes de centrar toda su atención en el asunto en cuestión. —Thomas Lightwood —dijo—. Alastair Carstairs. Esta será una prueba de la Espada Mortal. ¿Entienden lo que eso implica? Thomas asintió. Alastair simplemente parecía enojado, lo cual, como Thomas habría adivinado, les valió una explicación del Inquisidor. —La Espada Mortal es uno de los regalos de Raziel —dijo él pomposamente— . Obliga a cualquier Cazador de Sombras que la sostenga a decir la verdad. Es nuestra gran arma contra la corrupción y el mal en nuestras propias filas. Thomas Lightwood, ven y toma la Espada. —Yo se la llevaré —dijo Will, y ahora no parecía jovial. Sus ojos azules estaban serios mientras desenvainaba la Espada y se la llevaba a Thomas—. Extiende tus manos con las palmas hacia arriba, muchacho —le dijo—. No estarás empuñando la Espada. Te pondrá a prueba.

495

Thomas extendió las manos. Podía sentir que Alastair lo miraba, la tensión del momento lo apretujó. Todo el Santuario parecía contener la respiración. Thomas se dijo a sí mismo que era inocente, pero a medida que la Espada descendía hacia él, las dudas comenzaron a perforar su propia seguridad. ¿Y si la Espada podía ver el interior de su alma, ver cada secreto, todo lo que alguna vez había intentado ocultar? Will colocó la Espada, con la hoja plana, sobre las palmas de las manos de Thomas. Thomas contuvo el aliento; el peso de la Espada era mayor de lo que había imaginado. Se sentía como un peso no solo en sus manos si no arrastrando todo su cuerpo, su corazón, su sangre y su estómago. Quería vomitar, pero luchó contra el sentimiento. Escuchó a Bridgestock reír. —Míralo —dijo—. Grande como un caballo, ese chico, pero ni siquiera él puede resistir la fuerza de Maellatarch. Will estaba muy quieto. Thomas lo miró con desesperación. Will Herondale era un hombre que, aunque no estaba directamente relacionado con Thomas de sangre, era esencialmente su familia, su tío, alguien en quien se podía confiar, amable y divertido. A medida que Thomas había crecido, había comenzado a comprender que detrás de ese exterior amable había un inteligente pensador estratégico. Se preguntó cómo actuaría Will en esta situación en particular. Will lo miró directamente a los ojos. —¿Asesinaste a Lilian Highsmith?

* * * Matthew y Christopher fueron arrastrados por el pasillo por un bullicioso grupo del Enclave, Gideon y Sophie, Eugenia, Gabriel y Cecily entre ellos. Matthew no pudo contar el número de adultos que habían acudido a él esa mañana y había apretado su hombro, asegurándole que todo saldría bien para Thomas. Por supuesto, también estaban los otros, aquellos otros que miraban acusadoramente y le lanzaban miradas sospechosas y sombrías. Matthew se alegraba de que Christopher no pareciera notarlo, incluso cuando la gente le fruncía el ceño.

496

—No puedo decir que me preocupo por dejar a Thomas atrás —dijo Christopher, echando una mirada triste sobre su hombro mientras eran custodiados hacia la entrada principal del Instituto. Las puertas dobles estaban abiertas, e incluso más miembros del Enclave se encontraban en el patio. Matthew podía ver a los Pounceby y a los Wentworth, con malas miradas hacia ellos. —No tenemos opción, Kit —le dijo Matthew—. Al menos Will y mi madre están ahí junto a Bridgestock. Y Tom es inocente. —Lo sé —le dijo Christopher. Miró hacia la concurrida multitud y tembló un poco. Tal vez se daba mucha más cuenta de lo que Matthew había pensado—. ¿Crees que James esté bien? El pensamiento de James abrió un profundo dolor en el pecho de Matthew. Había discutido con James la noche anterior: ellos nunca discutían. —Magnus no dejaría que nada malo le pasara —le dijo Matthew—. Estoy seguro que estará aquí en cualquier momento y nos dirá todo lo que pasó anoche… —Dejó caer su voz—. Y sobre el viaje entre el mundo de los sueños y todo eso. —Bueno, espero que el pithos haya sido útil —dijo Christopher, metiendo sus manos en los bolsillos del chaleco—. Todavía no puedo entender por qué alguien querría un objeto que tome runas y las coloque sobre alguien más. —¿De qué estás hablando? —Matthew a menudo sentía que se había perdido de algo cuando hablaba con Christopher sobre sus experimentos, pero esto era aún más confuso de lo habitual. —Bueno —dijo Christopher—, si fueras un Cazador de Sombras, podrías simplemente dibujar tus runas en ti mismo, y si no lo fueras, no podrías tener runas sin convertirte en un Renegado… —Sí, sí, ¿pero de qué estás hablando? Christopher suspiró. —Matthew, sé que era muy tarde cuando llegaste a la plaza Gorsvenor anoche, pero debes escuchar cuando te explico las cosas. No todas son trivialidades aburridas, sabes. Una leve chispa de terror se encendió en el estómago de Matthew.

497

—No pasé por la casa anoche. —Lo hiciste, sin embargo —Christopher insistió, parpadeando por la perplejidad—. Me dijiste que James necesitaba la estela, así que te la di. Una punta de hielo atravesó el estómago de Matthew. Recordó haber dejado a Lucie la noche anterior y regresar a su apartamento para pasar el resto de la noche bebiendo con Oscar junto al fuego. Si hubiera hecho una visita sorpresa al laboratorio de su padre en algún momento de la madrugada, estaba seguro de que lo recordaría. —Christopher, no sé a quién le diste la estela anoche —le dijo con urgencia— , pero no fue a mí. Christopher se puso pálido. —No entiendo. Eras tú, se parecía a ti. Si no eras tú… oh. Dios, ¿a quién le di la estela? ¿Y con qué propósito?

* * * Thomas luchó por respirar. El peso de la Espada se extendió por su pecho, y era más que peso, era dolor: una docena, un millar de pequeñas agujas apuñalando y arrastrando su piel, palabras derramadas de su boca, descontroladas y sin premeditación: ahora comprendía la forma en que Maellatarch hacía imposible retener la verdad. —No —jadeó—. No maté a Lilian Highsmith. Charlotte exhaló aliviada. El Inquisidor murmuró algo en tono furioso; si Alastair hizo algún ruido, Thomas no pudo escucharlo. Como si le estuviera preguntando a Thomas sobre su desayuno, Will dijo: —¿Asesinaste a Basil Pounceby? ¿O a Filomena di Angelo? ¿O a Elias Carstairs? Thomas estaba preparado para el dolor esta vez. Venía de la resistencia, pensó. De presionar hacia atrás contra el impulso de la espada. Se permitió relajarse, dejó que las palabras salieran sin luchar contra ellas. —No. Soy un guerrero. Pero no un asesino.

498

Will señaló con el pulgar en dirección a Alastair. —¿Has visto a este compañero asesinar a Cazadores de Sombras? A Alastair, quiero decir. ¿Ha cometido asesinatos de los que tú sepas? ¿Amos Gladstone, tal vez? —¿Disculpa? —dijo Alastair, luciendo horrorizado. —No —dijo Thomas—. Nunca he visto a Alastair cometer un asesinato. Y — agregó algo para su propia sorpresa—, no creo que pueda cometer tal cosa. Ante eso, la comisura de la boca de Will se movió de manera casi imperceptible. —¿Tienes algún otro secreto, Thomas Lightwood? La pregunta lo tomó por sorpresa. Thomas se resistió, rápido y con fuerza, antes de que cualquier cantidad de secretos pudieran derramarse fuera de su boca, secretos sobre sus amigos, secretos sobre la herencia de James. Cualquier cosa sobre Alastair. —Will —regañó Charlotte—. ¡Tienes que preguntar sobre cosas específicas! No puedes estar pescando. Lo siento, Thomas. —Retracto la pregunta —dijo Will, y el arrastrante peso de la espada se aligeró inmediatamente. Will le dio a Thomas una dura mirada, y después de un momento, dijo intencionadamente—: ¿Gideon es consciente de que aún me debe veinte libras? —Sí —dijo Thomas, sin poder detenerse—, pero está fingiendo no recordarlo. —¡Lo sabía! —gritó Will. Se volteó hacia el Inquisidor con una mirada triunfante—. Creo que hemos terminado aquí. —¿Terminado? —ladró Bridgestock—. ¡Apenas hemos empezado! Estos dos tienen que ser cuestionados como es debido, William, ya lo sabes. —He realizado todas las preguntas relevantes, creo —dijo Will. —¡No le has hecho ninguna pregunta a Alastair! —gritó Bridgestock—. Cualquiera de los dos podría saber más. Podrían saber por qué, por ejemplo, nadie ha sido asesinado desde que ellos están aquí encerrados. Eso por sí solo es causa de sospecha.

499

—¿Por qué sería así? —dijo Charlotte—. Los asesinatos no están pasando todas las noches, y es ridículo incluso pensar que Alastair asesinó a Lilian. Llegó después de Thomas, y no tenía ni una mancha de sangre sobre él, y él vino a nosotros, un verdadero asesino se habría lavado las manos de todo el asunto una vez que tuviéramos detenido al sospechoso equivocado. Bridgestock pareció inflarse como un sapo. —¿El sospechoso equivocado? Me encontré a Thomas al lado de Lilian, cubierto de sangre… —En las sabias palabras de uno u otro —dijo Will, levantando la Espada de las manos de Thomas—, hay más cosas en el cielo y en la tierra, de las que han sido soñadas en tu filosofía, Maurice. —Shakespeare —dijo Alastair—. Eso es de Hamlet. No la parte de Maurice, claramente, sino el resto. Will parecía sorprendido, luego divertido. Se volvió hacia Thomas. —Tom —dijo con suavidad—. Sé que esto ha estado podrido, pero yo fui sospechoso de todo tipo de travesuras cuando tenía tu edad. Una vez que se corra la voz de que fuiste juzgado por la Espada, el Enclave se olvidará de todo esto. Lo prometo. —Pausó—. Ahora, no veo la necesidad de un mayor uso de la Espada… —¡No es tu decisión! —rugió el Inquisidor. El Instituto retumbó bajo sus pies. Thomas miró a su alrededor con incredulidad mientras los candelabros chocaban contra el suelo a su alrededor y las sillas se volcaban. Una fina grieta astilló el suelo bajo sus pies cuando Alastair se dirigió hacia Thomas, luego se paralizó, pareciendo inseguro. Bridgestock estaba aferrado a un pilar, con los ojos muy abiertos. Will había atraído a Charlotte hacia él y la mantenía estable, su brazo alrededor de su hombro mientras estudiaba el entorno, con el ceño fruncido. Los temblores cesaron. —¿Qué…? —jadeó Bridgestock, pero no había nadie que lo oyera: los otros Cazadores de Sombras habían estallado en movimiento y estaban corriendo por la puerta.

* * * 500

Anna caminó con un poco más de fuerza de lo estrictamente necesario, lo que hizo que Ariadne batallara por seguirle el ritmo de sus zancadas de piernas largas cuando cruzaron el puente de Waterloo. La torre del Instituto se alzaba en lo alto al otro lado de río, oscura contra el cielo iluminado. Estaba en la mitad del puente antes de darse cuenta de que estaba sola. Al volverse, vio a Ariadne de pie unos metros atrás, con las manos en las caderas. Ariadne tenía unas caderas muy bonitas, que se curvaban en una pulcra cintura, y sus piernas (Anna tenía motivos para saberlo) estaban bien formadas. Incluso tenía pies atractivos, los cuales tenía plantados sobre el pavimento, inmóviles. —No puedo caminar tan rápido como tú —dijo Ariadne—. Pero no correré para mantener el ritmo. Es indigno. Si prefieres ir sola, solo tienes que decirlo. Incluso a esa hora tan temprana, había tráfico en el puente, los empleados se apresuraban para ir al trabajo, los carritos de los vendedores ambulantes estaban de camino al mercado matutino del jardín Covent, con camionetas de leche traqueteando con botellas, pero como Ariadne y Anna estaban cubiertas por el glamour, nadie se detuvo a mirar. «He estado huyendo de ti durante dos años. ¿Por qué debería detenerme ahora?», pensó Anna. Aunque tenía que admitírselo a sí misma, había estado haciendo un mal trabajo escapando estas últimas semanas. Hizo una media reverencia algo burlona, pero se quedó dónde estaba; en un momento, Ariadne la alcanzó y cruzaron el puente juntas. El cielo comenzaba a tornarse azul cobrizo por el este. El viento tiró del cabello oscuro de Ariadne. Anna siempre había pensado que cuando estaba desatado, parecía una nube de tormenta. —Es extraño —dijo Ariadne—. Ahora que tenemos esta información sobre Jesse Blackthorn, ¿qué hacemos con ella? —Nada por el momento —le dijo Anna—. Lucie quiere contárselo a Grace primero. Eso era lo último que había dicho Lucie, una solicitud urgente que había hecho cuando se subió al carruaje de alquiler, diciendo que necesitaba desesperadamente volver al Instituto antes de que la tía Cecily se diera cuenta de que se había ido. Anna y Ariadne aún tenían que terminar su patrullaje; se dirigían de regreso al Instituto ahora, Anna estaba decidida a ver si algo nuevo había surgido con Thomas.

501

—Estoy bastante sorprendida de que sean amigas —dijo Ariadne—. Nunca supe que Grace tuviera un plan para conocer a alguien, o un amigo para visitar en la casa. Es una especie de fantasma cuando Charles no está. Anna no estaba del todo segura de que Lucie y Grace fueran amigas. No estaba en la naturaleza de Lucie hacerse amiga de alguien que le había causado dolor a su hermano. Por otro lado, Lucie siempre se contaba a sí misma historias en las que era la heroína de grandes aventuras. Investigar el misterio ligeramente romántico de la muerte de un chico entraba ciertamente en esa categoría. Habían llegado al Victoria Embankment, que corría a lo largo del norte del Támesis. Aquí el viento del río estaba amargo y Anna se estremeció. —Con suerte, Grace no te molestará por mucho más tiempo —le dijo—. Eventualmente, Charles tendrá que regresar de París y casarse con ella. Ariadne se rio suavemente. —Todo el mundo piensa que debería despreciar a Grace. Por el insulto de estar con mi ex prometido. Pero en realidad fue idea mía acogerla. —¿Lo fue? —Anna sentía curiosidad, muy a su pesar. Ariadne se encogió de hombros. —No quería casarme con Charles, ya sabes. Deberías saberlo. Mejor que nadie. —Anna no respondió. «Quizá no querías», pensó. «Pero accediste a casarte con él sabiendo que me rompería el corazón. Sabiendo que nunca lo amarías. Yo nunca hubiera hecho tal cosa». —Cuando me desperté después de estar enferma y me enteré de que me había dejado por Grace, me sentí más aliviada que cualquier otra cosa —dijo Ariadne— . Estaba agradecida con Grace, creo. Pensé que, si la invitábamos a vivir con nosotros, le demostraría al Enclave que no le guardo rencor. Después de doblar por la calle Carmelite, pasaron por un edificio de ladrillo con ventanas geminadas. La aguja del Instituto se cernía sobre los edificios cercanos, el laberinto de calles familiares alrededor de la catedral les daba la bienvenida. —Bueno, eso es todo un sacrificio para el Enclave —dijo Anna.

502

—No fue solo para el Enclave. Quería conocer mejor a Grace, debido a nuestra experiencia compartida. —Anna se rio brevemente—. ¿En qué se parecen sus vidas, Ari? Ariadne la miró fijamente. —Ambas somos adoptadas. No es algo que se le hubiera ocurrido a Anna. Después de una pausa, dijo: —No siempre me he visto cara a cara con tus padres. Pero te aman. Creo que es dudoso que Tatiana tenga algún sentimiento amable hacia Grace. —Mis padres me aman —admitió Ariadne—. Pero nunca reconocen mi pasado, el hecho de que vine aquí desde la India cuando tenía siete años, ni siquiera el hecho que tenía un nombre diferente cuando nací —Ariadne vaciló, como si buscara las palabras adecuadas—. Siento que siempre estoy entre dos mundos. Como si me alegrara de ser su hija, pero también soy otra persona. Anna escuchó un estruendo en la distancia, como el sonido de un tranvía. —¿Cuál era tu nombre cuando naciste? Casi habían llegado a las puertas del Instituto. Ariadne vaciló. —Kamala —dijo—. Kamala Joshi. Kamala. Un nombre como una flor. —¿Y no había otra familia, nadie que pudiera ayudar? —dijo Anna. —Una tía y un tío, pero había rencor entre ellos y mis padres. Se negaron a acogerme. Yo podría haberme criado en el Instituto de Bombay, pero… quería una madre y un padre. Una familia adecuada. Y quizás, estar lejos de aquellos que me rechazaron… —Los hermosos y profundos ojos de Ariadne, con sus manchas color oro se fijaron en el rostro de Anna. Era desconcertante que la miraran así, hicieron que Anna se sintiera expuesta de una manera en la que rara vez se sentía—. Anna, ¿me perdonarás alguna vez? Anna se tensó, sorprendida por la pregunta. —Ariadne…

503

Un rayo atravesó el cielo. Anna se giró sorprendida. No había señales de tormenta, el amanecer tenía un cielo tranquilo. Pero ahora… —¿Qué es eso?—susurró Ariadne. Una enorme y oscura nube se había acumulado sobre el Instituto, pero solo sobre el Instituto. Era gigante, manchada de tinta negra y ondeando sobre la iglesia como impulsada por ráfagas intentas. A su alrededor el cielo se extendió azul oscuro, sin más problemas hasta el horizonte. El trueno retumbó mientras Anna miraba a su alrededor con perplejidad. Un hombre mundano con ropa de obrero caminó a su lado, silbando para sí mismo; estaba claro que la tormenta era invisible para él. Anna abrió las puertas, Ariadne y ella se metieron en el patio. Estaba en penumbra, con la nube que ondeaba arriba. Un rayo crepitó alrededor de la aguja del Instituto. Ariadne ya tenía un khanda —una espada de doble filo— en la mano. Desabrochando el látigo de su cinturón, Anna giró en un círculo lento, con todos los sentidos en alerta. Su ojo captó el destello de un movimiento, algo oscuro, como un derrame de tinta o de sangre, que se estaba moviendo en el centro del patio. Dio un paso hacia ello, justo cuando surgía y salía: no era un derrame después de todo, si no algo resbaladizo y negro, que se movía y estaba vivo. Anna saltó hacia atrás, empujando a Ariadne detrás de ella, mientras se estrellaba hacia arriba a través de la tierra, enviando grietas en forma de zigzag a través de las losas. El agua se precipitó a través de las grietas, llenando el patio con hedor a sal caliente y humedad. Incluso cuando Anna se dio la vuelta, arremetiendo contra la oscuridad con su látigo, no pudo evitar preguntarse: ¿cómo diablos estaba el patio del Instituto llenándose de agua de mar?

504

505

* * * Aunque inicialmente se mostró reacio a aventurarse fuera de su cálido puesto hacia el clima helado, Balios recobró la energía rápidamente, llevando a Lucie a la mansión Chiswick en las oscuras horas de la madrugada. Ella lo desmontó y acarició el hocico del caballo antes de atarlo a un poste cerca de las puertas con una manta sobre la cruz del caballo. Se movió con cautela sobre los terrenos en ruinas y quemados por el invierno. Como siempre, la mansión Chiswick parecía abandonada, solo con el silbido del viento invernal entre los árboles para acompañarla. Pero estaba decidida a no correr riesgos. Si su suposición sobre Jesse era remotamente cercana a la verdad, entonces de hecho tenía que tener mucho cuidado. Cruzó el jardín en ruinas, con el irónico pensamiento de que se estaba familiarizando con los caminos de los terrenos de Chiswick tanto como con las calles de su propio vecindario. Se abrió camino entre estatuas rotas y arbustos cubiertos de maleza hasta que llegó al viejo cobertizo del jardín. Escuchó durante varios momentos para asegurarse que nadie la había seguido. Los chillidos de las ramas desnudas contra las paredes del cobertizo le sacudieron los nervios, pero siguió adelante y se acercó a la puerta, que estaba entreabierta. Captó un olor amargo en el aire, incienso tal vez, que Grace había estado quemando como parte de algún intento de revivir a su hermano. Lucie se deslizó dentro, y una vez que sus ojos se adaptaron, vio el cuerpo de Jesse, tal como lo había visto por última vez, tendido pacíficamente en el ataúd de cristal. Sus ojos estaban cerrados y tenía las manos cruzadas sobre el pecho. Aun así, tenía que asegurarse. Con manos temblorosas hizo algo que nunca había hecho antes, levantó la tapa con bisagras del ataúd de cristal. El cuerpo que tenía delante no era el de Jesse, se dijo a sí misma. Jesse era su fantasma, un espíritu, y no estos restos físicos. De igual forma se sentía como una extraña clase de violación cuando le quitó las solapas de su chaqueta blanca de funeral. La camisa de paño fino debajo estaba salpicada de sangre. Conteniendo la respiración a medias, Lucie comenzó a desabotonar la parte superior de la camisa, quitando la tela fría, un gesto extrañamente íntimo.

506

Ahí, a través de la pálida piel de su pecho, había una runa de Fuerza. En su hombro izquierdo, Rapidez y Precisión. Clarividencia en su mano izquierda, aunque ella sabía que no era su mano dominante. En la parte interna del brazo estaba la runa enkeli. Lucie dejó que la tela se le resbalara de los dedos y se quedó mirando las marcas negras en la piel pálida y cerosa de Jesse. Ahí estaba, como había temido. El ancla. Las runas. Jesse nunca había tenido runas. Ahora tenía cinco. Una por cada Cazador de Sombras asesinado: Amos Gladstone, Basil Pounceby, Filomena di Angelo, Lilian Highsmith, Elias Carstairs. Aturdida, fue a la pared del fondo y bajó la espada Blackthorn. Sus pasos se ralentizaron cuando regresó al ataúd. La tapa todavía estaba abierta, y dentro, Jesse yacía quieto; en paz, y completamente inconsciente. Era injusto. Horriblemente injusto. Jesse era inocente. Pero aquellos que habían sido asesinados, también habían sido inocentes. Lucie tenía que hacerlo ya, antes de perder los nervios. Apretó los dientes y levantó la espada, agarrando la empuñadura con ambas manos, lista para balancearla hacia abajo, recta y decidida, como su padre le había enseñado. —Jesse —susurró—. Jesse, lo siento mucho. Luz brilló en la hoja de la espada, justo cuando algo se estrelló contra la parte posterior de la cabeza de Lucie. La espada Blackthorn cayó de sus manos. Mientras rebotaba en el borde la caja de cristal y resonaba contra la dura tierra, las sombras se deslizaron alrededor de los bordes de la visión de Lucie, bañándola en la oscuridad.

507

24 ÉL SE LEVANTARÁ Traducido por Vane Corregido por Amy Editado por Mrs. Carstairs~

Yace allí desde muchos evos, y ha de yacer cebándose en su dormir de enormes gusanos de mar, hasta que el último fuego caliente las profundidades y por única vez de humanos y ángeles sea visto, cuando se alce rugiente para en la superficie morir. —El Kraken, Alfred, Lord Tennyson (Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda) James estaba en las sombras y ellas lo rodeaban; estaba soñando, aunque no había estado dormido. Podía oír su propia respiración, agitada en sus oídos. Estaba preso en las sombras, incapaz de moverse... incapaz de ver, salvo por dos agujeros rasgados en la oscuridad, como los ojos de una máscara. Ya había amanecido y el cielo era del color del cristal azul frío. Arqueándose sobre él, mientras se tambaleaba hacia adelante, había plátanos, sus ramas extendidas para captar la tenue luz del sol. El cuerpo le dolía y le quemaba. El pelo oscuro le caía sobre los ojos; estiró la mano para apartarlo. Mirando hacia abajo, vio sus manos, estrechas, blancas y pálidas, que sostenían una caja plateada. Su mano, que no era su mano, se cerró sobre la caja. Se encontraba en un espacio familiar: jardines de algún tipo. Había setos y caminos que serpenteaban entre árboles invernales. Ante él, las agujas góticas de una iglesia se alzaban contra el cielo despejado; desde su puerta salían senderos que rodeaban la fuente de bronce del centro. James oía silbidos. Su visión empezaba a desvanecerse en los bordes, pero podía ver a alguien, alguien con una chaqueta, caminando por un sendero, entre los laureles y los arbustos de acebo, con sus hojas abrasadas por el hielo que brillaba en el sol...

508

En algún lugar, una mano se cerró alrededor de la empuñadura de una espada. En algún lugar había odio, ese odio sombrío, despiadado que James había sentido antes, y desprecio, desprecio por el hombre de la chaqueta, el Cazador de Sombras, al que había esperado en la plaza, al que había seguido desde su casa, conduciéndole, sin saberlo, hacia este lugar, esta confrontación... «Detente —susurró James—. No lo hagas». Lleno de desprecio. «Vete, niño». Y se encontró libre de la visión, gritando, con las manos buscando algo que le permitiera mantenerse en el mundo. —¡James! Era la voz de Cordelia. Ella estaba arrodillada sobre él, y también Matthew: él yacía en el suelo del estudio, medio aturdido, como si lo hubieran dejado caer desde una gran altura. Se sentó como una marioneta tirado en posición vertical con las cuerdas demasiado apretadas. —Está sucediendo —dijo—. Otro asesinato... —Aquí. —Matthew extendió la mano; James tomó la mano de su parabatai y se levantó. Todavía se sentía mareado y, de alguna manera, diferente, más ligero, aunque no podía comenzar a explicar por qué. Se apoyó contra la chimenea de mármol, recuperando el aliento, con la mirada preocupada de Matthew clavada en él—. Tranquilo, Jamie bach. James se dio cuenta de tres cosas simultáneamente. Una era que había estado besando a Cordelia lo que parecía ser hace un momento, pero no quedaba evidencia de su abrazo: Cordelia llevaba una chaqueta abotonada sobre su vestido, y una expresión vigilante. Él mismo llevaba una camisa limpia, lo que parecía un misterio aún mayor. La segunda, era que Matthew debía haber llegado recién: aún no se había quitado el abrigo verde brillante de brocado y terciopelo, y un extremo de su larga bufanda de marfil quedaba en el suelo. La tercera, era que parecía como si alguien hubiera abierto una jaula dentro de él, dejando que su mente corriera libremente. Necesitaba urgentemente varias cosas a la vez: una respuesta, un mapa y un libro.

509

—Math —dijo—. El pithos105. ¿Christopher lo perdió? Los ojos de Matthew se abrieron de par en par. —Fue robado por alguien que se parecía a mí. ¿Cómo supiste que había desaparecido? —Porque él lo tiene —dijo James—. Belial. Debe haber enviado un demonio Eidolon a Christopher, para engañarlo. —Respiró profundamente—. Creo... creo que sé lo que está pasando. Cordelia se puso de pie, con Cortana brillando desde el lugar donde estaba atada a su espalda. Se sonrojó un poco mientras lo miraba. —¿Qué quieres decir con que lo sabes? ¿Sabes quién es el responsable de los asesinatos? —preguntó—. Quiero decir, Belial, por supuesto... —No lo sé todo —dijo James, corriendo hacia la mesa del centro, donde los libros sobre sueños y magia aún yacían esparcidos al azar—. Pero algo de ello. Por qué hace lo que hace. Tal vez incluso cómo. Aquí... —Sacó el volumen de color púrpura oscuro—. El mapa —dijo—. Ese mapa de Londres, ¿dónde está? —Toma. —Matthew deslizó el libro hacia él, abierto con el mapa en el centro. James se apresuró a mirar el libro Monarchia, y luego volvió a mirar el mapa. Cogió un bolígrafo e hizo una última marca. —¿Los jardines de la calle Mount? —dijo Matthew, entrecerrando los ojos ante el nuevo garabato—. Hemos estado allí antes. Está bastante cerca de aquí. —Pero eso sigue sin ser el sigillium de Belial, ¿verdad? —dijo Cordelia, mirando por encima del hombro de Matthew—. Se parece bastante al tridente de Poseidón. Una especie de lanza con tres puntas. —Es un sigillium —dijo James—. Solo que no es de Belial. Es el sigilo de Leviatán. —Golpeó el Monarchia, donde el sigillium de Leviatán estaba garabateado a lo largo de toda una página, con aspecto puntiagudo y vicioso—. Por eso el tridente. Es un demonio marino, después de todo. Matthew y Cordelia intercambiaron una mirada de desconcierto. Esto era todo, pensó James; iban a declararlo loco y arrojarlo al ático.

Es una vasija grande de forma ovoidal y panzuda que se utilizaba para conservar virtualmente cualquier cosa, pero, sobre todo, cereales y aceite. 105

510

—Magnus dijo que los Príncipes tenían alianzas —dijo Cordelia lentamente—. Hazazel y Amadeus. Belial y… —Leviatán —dijo Matthew, que se había puesto un poco blanco alrededor de la boca—. James, dijiste que los Sigilos pueden funcionar como puertas. Si este asesinato ocurre, ¿se abrirá una puerta para que Leviatán entre en nuestro mundo? —¿Crees que ya ha pasado? —preguntó Cordelia. James miró hacia la ventana. —No. En mi visión era justo después del amanecer, y ahora está amaneciendo. Los jardines de la calle Mount no están lejos, pero no tenemos tiempo que perder. Debemos correr... —Así no, no lo harás —dijo Matthew con severidad—. Necesitas zapatos, armas y una chaqueta de equipo por lo menos. Y Cordelia necesita botas. —¿Y entonces? —dijo Cordelia. —Entonces corremos.

* * * Cuando Thomas atravesó el Instituto hasta la entrada, oyó a alguien gritando su nombre. Todo era un caos, un hervidero de Cazadores de Sombras yendo de un lado a otro, recogiendo armas, se ponían el equipo y salían a la carrera por las puertas delanteras abiertas hacia el patio, desde el que ya se oían los sonidos de la lucha. —¡Thomas! ¡Aquí! —Era Christopher, impulsándose hacia él a través de la multitud; llevaba una chaqueta y un sinfín de cuchillos Serafín—. ¿Dónde está el tío Will? —Fue a buscar a Tessa. —Thomas cogió la chaqueta y se la puso, metiendo algunas de las cuchillas en su cinturón—. ¿Qué está pasando? —Algún tipo de ataque. Tus padres ya están fuera, se han unido a la lucha. Los míos, también... bueno, papá lo ha hecho. Mamá está arriba con Alexander. Pero el Instituto no es seguro. ¿Quieres algunos cuchillos Serafín?

511

Thomas estaba a punto de protestar que ya había tomado varios cuando se dio cuenta de que Christopher no estaba hablando con él. Estaba hablando con Alastair, que parecía haber permanecido al lado de Thomas. Thomas decidió analizar este hecho más adelante. Alastair asintió con un gesto de agradecimiento y tomó las armas. Se dirigió a las puertas delanteras mientras Thomas aún estaba abrochando su chaqueta. Christopher lo siguió; estaba diciendo algo sobre el objeto de adamas que Thomas había encontrado, y sobre que Matthew había corrido a buscar a James. Su voz se apagó cuando se reunió con Thomas y Alastair en la puerta principal. El patio estaba en ruinas. Una enorme nube negra ocultaba el Instituto y sus alrededores en la sombra: brillantes rayos de luz mágica iban y venían por el patio, iluminando las escenas de batalla... Allí estaba Gideon, espada en mano, trepando por una pila de escombros. Anna, en marcha, espalda con espalda con Ariadne, su látigo trazando una fina línea dorada en el aire. —¿Pero contra qué luchan? —dijo Alastair, por una vez expresando lo que todos pensaban—. Está demasiado oscuro para ver, y... —Arrugó la nariz—. Huele a pescado. —¡Necesitamos luz! —Era Will, que había regresado a la entrada; la tía Tessa estaba con él, y ambos estaban en marcha. Estaba dando órdenes: todos los que no pudieran unirse a la batalla debían buscar una piedra rúnica de luz mágica y dirigirse a una ventana abierta para dirigir la luz hacia los que luchaban fuera. Thomas intercambió una rápida mirada con los demás. No tenía intención de que lo retuvieran para poder estar en una ventana con una luz mágica. Si el Instituto estaba siendo atacado, él quería estar ahí, afuera, defendiéndolo. Fue Alastair quien se movió primero. Empezó a bajar los escalones, con Christopher y Thomas pisándole los talones. Thomas tosió cuando el aire se espesó a su alrededor, impregnado de un olor rancio y húmedo, a sal, pescado y algas podridas. Cuando llegaron al final de los escalones, las botas de Thomas cayeron en agua helada. Pudo oír a Christopher exclamar sobre imposibilidades científicas. —Bueno, puede que sea imposible razonablemente—, pero está ocurriendo.

—dijo

Alastair,

bastante

—Sea lo que sea —dijo Thomas. El patio comenzó a iluminarse, decenas de ventanas alrededor del Instituto se estaban abriendo de golpe. Thomas reconoció

512

algunos de los rostros que estaban allí, con las manos sosteniendo piedras rúnicas brillantes, estaba la tía Cecily, la señora Bridgestock, Piers Wentworth y varios de los Pounceby. Con la luz creciente, Thomas pudo ver que todo el patio estaba lleno de océano, de color gris plomo, que se agitaba caóticamente de un lado a otro como si estuvieran atrapados en una tormenta de viento. Los Cazadores de Sombras habían trepado sobre montones de losas apiladas y otros escombros, cortando y acuchillando a las cosas que emergían del agua. Eran largas, como serpientes marinas, de un tono turbio entre marrón, gris y verde, pero brillando como si fueran metálicas. Una de ellas se dirigió por el aire hacia Anna; ella lanzó su látigo y la partió por la mitad. El muñón se agitó, rociando un icor gris verdoso y acuoso. Thomas oyó a Eugenia gritar, no se había dado cuenta de que estaba en el patio, y se giró, viendo los restos del tentáculo enroscándose alrededor de la cintura de Augustus Pounceby. Augustus gritó, dejando caer su cuchillo serafín, y se aferró desesperadamente al carnoso apéndice verde apretando su cuerpo. Era evidente que lo estaba dejando sin respiración; su cara se había puesto roja y jadeaba. Thomas empezó a avanzar, pero Eugenia ya estaba allí, con su espada larga brillando. Ella la bajó en ángulo, cortando la chaqueta de Augustus y luego el propio tentáculo. Se desprendió en dos trozos espasmódicos y Augustus se arrodilló, agarrándose el vientre. —Eugenia —jadeó—. Por favor, no me merezco... Eugenia le lanzó una mirada de disgusto. —No, no lo mereces —dijo—. Ahora recoge tu arma y haz algo útil, por una vez. Se alejó, volviendo al centro de la batalla, deteniéndose solo para guiñar un ojo a Thomas mientras pasaba. —Eso fue inesperadamente satisfactorio —dijo Christopher. Thomas aceptó, pero no había tiempo para disfrutar del momento. —Midael —entonó, y su cuchillo serafín resplandeció en su mano. Se adentró en el patio, atravesando el agua que le llegaba hasta los tobillos, Christopher y Alastair estaban cerca. Algo surgió de la espuma del mar: otro tentáculo, éste se agitaba y estaba vivo. Era tan grande como un ser humano adulto e

513

imposiblemente largo, y mientras se levantaba de las olas, Thomas pudo ver que su parte inferior estaba cubierta de cientos de duras púas negras. Se cayó de golpe. Algo agarró a Thomas y lo apartó salvajemente del camino. Alastair. Se derrumbaron el uno sobre el otro cuando el extremo del tentáculo se estrelló contra la parte delantera del Instituto; cuando se arrastró de nuevo al agua, un trozo de la pared vino con él. El polvo de los ladrillos se esparció por el aire mientras Gabriel Lightwood saltaba desde una pila de losas que se tambaleaba, con la espada en alto. El tentáculo retrocedió y se enroscó alrededor de Gabriel, envolviendo su torso e inmovilizando sus brazos a los lados. La espada salió volando de la mano de Gabriel, con la hoja embadurnada de icor y la guarda de la cruz manchada de sangre. Gabriel luchó, pero la cosa lo sujetó. Christopher gritó roncamente y corrió hacia su padre mientras gotas de sangre escarlata del tamaño de un chelín caían a su alrededor. Thomas se puso en pie y se lanzó tras Christopher, contra el enorme tentáculo. Clavó su cuchillo serafín en la una y otra vez, consciente de que, a su lado, Alastair Carstairs estaba haciendo lo mismo.

* * * Cordelia, Matthew y James llegaron a los jardines de la calle Mount a la carrera. La puerta estaba abierta, el jardín aparentemente desierto. Cordelia aminoró la marcha cuando llegaron a los senderos que pasaban por debajo de los plátanos. Se dijo a sí misma que el silencio, a pesar del edificio rojo de la escuela primaria jacobina a la derecha, se debía a lo temprano de la mañana. Los niños de la escuela no habrían llegado y hacía frío para pasear. Y, sin embargo, no pudo evitar la sensación de inquietud, como si alguien los estuviera observando. Pero los senderos rastrillados estaban desnudos. James recorrió el parque, inquieto, sin sombrero, con su cabello oscuro agitado por el viento mientras buscaba. Todos ellos estaban bajo un glamour, sin duda habrían alarmado a los peatones de la calle South Audley, pero parecía que nadie estaba aquí para verlos. Se preguntaba si habían llegado muy tarde —o demasiado pronto— cuando James emitió un ronco ladrido de alarma. —¡Matthew! ¡Ven rápido!

514

Matthew y Cordelia intercambiaron una rápida mirada de desconcierto; James estaba junto a una estatua de bronce en el medio del jardín, agitado furiosamente. Matthew corrió hacia él y, después de un momento, Cordelia lo siguió. Vio inmediatamente por qué James había llamado a Matthew primero. La estatua coronaba una fuente de bronce ya seca; detrás de la fuente estaba el cuerpo de un Cazador de Sombras, un hombre vestido con pelo rojo oscuro. No muy lejos, un objeto brillaba en el camino, como si se hubiera caído o hubiera sido arrojado a un lado. El pithos. Al acercarse a la fuente, Matthew se congeló. Se había puesto de un color horrible, como la tiza. —Charles —susurró. Parecía incapaz de moverse. Cordelia lo agarró de la mano y lo arrastró hasta donde James estaba arrodillado junto al cuerpo... no, no era un cuerpo, se dio cuenta con alivio. Charles estaba vivo, aunque apenas. James lo había girado y puesto sobre su espalda, y su pecho empapado de sangre subía y bajaba de forma irregular. James tenía su estela fuera y estaba dibujando frenéticamente iratzes en la piel de Charles, donde una manga desgarrada y ensangrentada dejaba al descubierto su antebrazo. Cordelia oyó a Matthew respirar de forma entrecortada. Miraba fijamente las runas, y Cordelia sabía por qué: cuando una herida era mortal, los iratzes no se mantenían en la piel. Se desvanecían, abrumados por un nivel de daño que no podían curar. —Se quedan —susurró, aunque sabía que no era una garantía. Apretó la mano de Matthew con fuerza—. Ve Matthew, te odiarás si no lo haces. Con un duro movimiento de cabeza, Matthew se apartó y cayó de rodillas junto a James. Puso su mano, larga y delgada, con el brillo de su anillo de sello, sobre la mejilla de su hermano. —Charles —dijo sin aliento—. Espera, Charlie. Te conseguiremos ayuda. Vamos a... Se interrumpió y se sentó inmóvil, con una mano en la cara de su hermano y la otra detenida en el movimiento de alcanzar su estela. La lenta subida y bajada de la respiración superficial de Charles parecía haberse detenido también. Estaban congelados, como estatuas. Cordelia miró a James, que miraba a su

515

alrededor con asombro. El parque estaba totalmente silencioso, totalmente quieto. ¿Dónde estaban los sonidos de los pájaros, estorninos y gorriones? ¿Los sonidos del despertar londinense? ¿Los gritos de los vendedores, las pisadas de los peatones de camino al trabajo? ¿El susurro de las hojas en el viento? El mundo se sentía inmóvil y congelado, como si estuviese presionado bajo un cristal. Pero James también podía moverse. Guardando el pithos, se puso en pie, buscando a Cordelia con su mirada. Sus ojos dorados ardían. —Cordelia —dijo—. Date la vuelta. Se giró hacia las puertas del parque y estuvo a punto de saltar: un joven se acercaba hacia ellos, silbando suavemente. La melodía se extendía por el silencioso parque como la música de una iglesia. El chico le parecía familiar, aunque Cordelia no habría podido decir por qué; era moreno y sonriente, y llevaba en una mano una pesada espada con una cruceta grabada. Iba vestido con un traje blanco puro como si fuera verano, su camisa y la chaqueta salpicados de sangre roja brillante. Era guapo, realmente llamativo, con unos ojos verdes oscuros del color de las hojas nuevas. Sin embargo, había algo en él que le erizaba la piel. Había algo feroz en su sonrisa, como la del gato de Cheshire. James miraba al chico con lo que parecía ser horror. A su lado, Matthew y Charles permanecían congelados en su extraño cuadro, con los ojos en blanco y mirando fijamente. —Pero eso no puede ser —dijo James, medio para sí mismo—. No es posible. —¿Qué quieres decir? ¿Qué no es posible? —Es Jesse —dijo James—. Jesse Blackthorn.

* * * —¿El hijo de Tatiana? Pero él murió —dijo Cordelia—. Hace años. —Tal vez —dijo James, sacando un cuchillo de su cinturón. Su mirada no se apartó del chico, Jesse, mientras se acercaba, bordeando fastidiosamente un borde de acebo—. Pero reconozco... he visto su retrato en la Mansión Blackthorn. Y en algunas fotografías que tenía Grace. Es él. —Pero eso es imposible...

516

Cordelia se interrumpió y su mano voló hacia Cortana. El chico estaba de repente frente a ellos, haciendo girar su espada en la mano, su espada en la mano como un cantante de music-hall 106 con un bastón. Llevaba la chaqueta abierta y su sonrisa se amplió mientras miraba a James y a Cordelia. —Por supuesto que es imposible —dijo—. Jesse Blackthorn está muerto hace mucho tiempo. James ladeó la cabeza. Estaba pálido, pero su mirada era firme y llena de odio. —Abuelo —dijo. Por supuesto. No era el chico lo que le había resultado familiar a Cordelia, sino su sonrisa cruel, la forma de moverse, esas ropas pálidas como las que le había visto llevar en el mundo infernal cuando había seguido a James. No miraba a Cordelia; con cierta premeditación. Interesante. —Efectivamente —dijo Belial, con una alegría inesperada—. Incluso sin el recipiente ideal, camino en su mundo libremente. Sintiendo el sol en mi cara. Respirando el aire de Londres. —Decir que un cadáver «no es el recipiente ideal» es como decir que las alcantarillas de Londres «no son tan malas para un destino de vacaciones» —dijo James, echando un vistazo a los restos, ciertamente bien conservados, de Jesse Blackthorn—. Compláceme un momento: la historia que he oído sobre la forma y el momento de la muerte de Jesse. ¿Fue toda una mentira? —Mi querido muchacho —dijo Belial. Cordelia desenfundó a Cortana; vio que Belial se estremecía casi imperceptiblemente, aunque seguía negándose a mirarla—. Mi querido muchacho, no es necesario que te preocupes porque tu querida Grace te haya mentido. —Miró con cariño la mano izquierda de Jesse, donde brillaba una runa de Visión, nueva y negra—. Hubo un tiempo, ¿sabes? En el que temí que tu madre nunca procreara. Que nunca habría un James Herondale. Me vi obligado a hacer planes alternativos. Puse un ancla en este mundo, hundida en lo más profundo del alma de un niño cuando se le aplicaron sus hechizos de protección. El pequeño Jesse Blackthorn, cuya madre no confiaba en los Cazadores de Sombras, pero sí en los brujos. Emmanuel Gast era bastante

Forma de espectáculo muy popular en el Reino Unido entre 1850 y 1920, el término puede referirse a: Una forma particular de espectáculo con una mezcla de canción popular, comedia y baile. 106

517

fácil de amenazar para que obedeciera. Colocó las protecciones en Jesse, como se le ordenó, y algo extra también. Un poco de mi esencia, metida bajo la piel del alma del niño. Cordelia se sintió mal. Los hechizos de protección de un Cazador de Sombras eran preciosos, casi sagrados. Lo que Belial había hecho se sentía como una violación nauseabunda. —Pero James nació —dijo—. Así que no necesitabas a Jesse después de eso, ¿verdad? ¿Lo necesitabas? ¿Es por eso por lo que murió? —Yo no lo maté, si eso es lo que preguntas —dijo Belial—. Lo hizo su propia madre. Ella dejó que los Hermanos Silenciosos le pusieran una runa. Le advertí que no dejara que interfirieran. Las runas angelicales del Libro Gris reaccionaron bastante mal con la esencia demoníaca de su interior. Así que... —Murió —dijo James. —Oh, sí, muy dolorosamente —dijo Belial—. Y eso habría sido todo, realmente, pero Tatiana es una mujer terca. Ella me llamó. Le debía un favor, y tengo mi propio sentido del honor... James hizo un ruido de desprecio. Belial ensanchó los ojos verdes de Jesse en un simulacro de horror. —Te olvidas —dijo Belial—. Una vez fui un ángel. Non serviam 107 y todo eso. Es mejor reinar en el infierno. Pero nosotros cumplimos nuestras promesas. —Se estiró con lujo, como un gato y agarró su espada, su empuñadura, vio Cordelia ahora, tallada con un diseño de espinas, nunca vaciló—. Ordené a Gast que preservara el cuerpo de Jesse. Que lo mantuviera en un estado crepuscular, ni muerto ni vivo. Durante el día, dormía en su ataúd. En la noche, era un fantasma. Cordelia pensó en Lucie. Lucie, que podía ver fantasmas. Que había sido tan reservada últimamente. —Toda la nigromancia que hacía Tatiana —dijo lentamente—. La magia oscura que hizo que la exiliaran a la Ciudadela. No era para criar a Jesse, ¿era para mantenerlo preservado así?

La expresión latina Non serviam equivale a «no serviré». La frase se atribuye generalmente a Lucifer, quien se dice que pronunció estas palabras para expresar el rechazo a servir a Dios en el reino celestial. 107

518

—Oh, ella siempre ha querido que criarlo también —dijo Belial—. Pero eso no me convenía. He tenido que postergarla durante años. No fue hasta que fue llevada para ser vigilada por las Hermanas de Hierro que pude acceder a su precioso bebé para que pudiera hacer lo que yo necesitaba. —Así que lo convertiste en un asesino —dijo James rotundamente—. Pero ¿por qué? —A Cordelia le encantaba esa mirada de James, afilada, resolutiva, precisa, parecía lo contrario de la Máscara, de alguna manera. Estaba viendo un patrón, uno que ella aún no veía, de la forma en que los que tenían la Visión veían a través de los glamour impermeables a los mundanos—. Tú despertaste su cuerpo al amanecer, lo poseíste y lo paseaste por Londres como una marioneta. Le hiciste usar el pithos para tomar las runas de los Nefilim muertos. Le hiciste matar. —La comprensión brilló en sus ojos—. No solo para recoger la energía de la muerte o para hacer el sello de Leviatán. Estabas haciendo a Jesse más fuerte. Lo suficientemente fuerte como para llevar esas runas robadas. Belial sonrió. —Ah, sí, y tú lo viste todo. Es de mala educación espiar, ya sabes, incluso en los sueños. —¿Sigues negando que hayas tenido algo que ver con esos sueños? —dijo James. —En efecto, lo niego. No fui yo quien te mostró esas muertes. Tal vez alguien más deseaba que las vieras. —Se encogió de hombros—. Puedes creerme o no. No tengo ninguna razón para mentir, y menos para que me importe lo que pienses. Cordelia intercambió una mirada con James; intuyó que ambos dudaban de obtener una respuesta mejor de Belial. —Así que Jesse no está vivo ni muerto —dijo James—, y tu ancla dentro de él te permite poseerlo sin que su cuerpo ceda y se desmorone. Incluso llevas la espada Blackthorn. —Él parecía disgustado—. Entonces, ¿por qué me preguntaste, fuera de Edom, si te dejaría poseerme? ¿Por qué no renunciar a mí? Belial solo esbozó su gélida sonrisa. —Quizás no te necesito. Tal vez solo quiero matarte. Tu reticencia, tu negativa a cooperar conmigo, me han irritado mucho. Y uno no molesta a un Príncipe del Infierno sin consecuencias. —No —dijo James—. No es eso. Jesse no es tu objetivo final.

519

—Su cuerpo solo puede ser utilizado la mitad del día —dijo Cordelia—. ¿No es cierto? ¿Por la noche se convierte en un fantasma y su cuerpo no puede ser utilizado? —Está vivo solo la mitad del día, y ni siquiera la mitad divertida —convino Belial—. No, nunca he pensado en este cuerpo como un destino final para mi alma. Más bien un método para llegar a ese destino. —Que sigue siendo James —dijo Cordelia—. Pero no lo tocarás. —Levantó su espada. Y esta vez, Belial no se inmutó. Comenzó a sonreír, una sonrisa de mantícora, como si su mandíbula no estuviera bien articulada y la sonrisa se apoderara de toda su cara, convirtiéndola en una máscara de dientes. —Cordelia, no. —James extendió su mano, su brazo sobre el cuerpo de Cordelia. De repente estaba muy pálido—. Las runas —dijo—. Cuando Jesse perdió el pithos, tuviste que enviar un Eidolon para recuperarlo de Christopher, aunque eso supusiera el riesgo de que se descubriera tu plan. Lo necesitabas con urgencia. Has hecho de Jesse un guerrero. Demonio y ángel, vivo y muerto. Crees que puede derrotar a Cortana. Por eso lo hiciste. Para quitar a Cordelia de en medio, para llegar a mí... —Se giró para mirarla—. Daisy, corre. «¿Y dejarte sin protección?». Cordelia lanzó a James una única mirada incrédula antes de levantar a Cortana por encima de su cabeza. —He dicho —repitió—, que no lo tocarás... Belial cargó contra ella. En un momento estaba descansando con la espada Blackthorn colgando de su mano. Al siguiente, era un rayo de fuego, una llamarada con punta de plata. James se abalanzó sobre Cordelia, apartándola de su camino. Rodaron por la suciedad del camino. Cordelia se levantó de un salto y se puso de pie, dando un golpe con Cortana. Su espada chocó con la de Jesse-Belial. Registró el patrón de espinas que rodeaba la guarda de la cruz de la espada Blackthorn mientras él giraba y volvía a apuñalarla; la punta de la espada abrió la tela del cuello de la camisa con un susurro. Sintió el escozor, un derrame de sangre caliente. Oyó a James gritar su nombre. Pero parecía distante; los jardines y todo lo que había en ellos estaban muy lejos. Estaba frente a Belial, como en el vasto tablero de ajedrez que James le había descrito desde su visión. Allí no había nada más que ellos dos, y los próximos movimientos que harían.

520

Cargó contra Belial, saltando sobre un banco cercano y empujándolo, mientras giraba por el aire como un trompo, bajando con la espada. Él se apartó de un salto, pero apenas lo suficientemente rápido: la espada le hizo un corte en la parte delantera de la camisa. Mostró los dientes. «Lo hirió —pensó ella—. Tres heridas mortales de Cortana». Belial siseó y saltó hacia ella, con la espada Blackthorn bailando en su mano. A lo lejos, Cordelia se dio cuenta de que nunca había visto un trabajo así con la espada. Debería haber sido cortada en pedazos. Hace una semana lo hubiera sido, a pesar de toda una vida de entrenamiento. Pero ahora era una paladina. Dejó que el poder fluyera en ella, encendiendo la médula de sus huesos. Cortana era un relámpago en su mano: la espada golpeaba contra la de Belial, una y otra vez, llenando los jardines con el sonido del metal. Seguramente una de las hojas se partiría en dos. Seguramente el mundo se partiría por la mitad, y ella giraría por el abismo, llevada por la hoja giratoria de Cortana. La espada de Blackthorn pasó, bailando y cortando, pero con cada movimiento Cordelia pudo apartarse de su camino. Volvió una y otra vez, con Cortana ardiendo en la mano, haciendo retroceder a Belial en el camino, mientras sus ojos se abrían de par en par con incredulidad. —¡Esto es imposible! —siseó, la espada Blackthorn cortando el aire donde Cordelia había estado hace un momento. Cordelia se regocijó, levantando a Cortana por encima de su cabeza y dando una rápida patada en el abdomen de Belial. Lo impulsó hacia atrás; su chaqueta desabrochada se abrió de golpe, y Cordelia vio la pistola de James, clavada en su cinturón. Belial se puso en cuclillas, lanzando un tajo con la espada Blackthorn; Cordelia saltó sobre la hoja que pretendía cortarle las piernas. Hizo una finta, esquivó y bajó a Cortana en un largo arco diagonal; se estrelló contra la protección cruzada de la espada de Belial. Su mano derecha empezó a sangrar. Aulló, un largo grito de rabia que parecía sacudir las últimas hojas de los árboles. A Cordelia le pareció imposible que no se lo oyera en todo Londres. Su

521

corazón latía con fuerza: ¿lo había herido? ¿Sería suficiente? Cuando Belial levantó sus ojos furiosos y soltó una carcajada despiadada. —¿Crees que porque me has arañado va a cambiar algo? —gruñó. Se pasó el dorso de su mano herida en la cara. Dejó un reguero de sangre escarlata. Pero ahora sonreía—. ¿Crees tan poco en tu abuelo, James? —Cordelia se quedó helada, con Cortana aún en alto; ni siquiera se había dado cuenta de que James estaba a su lado en el camino, con un cuchillo serafín en la mano. Debería atacar, pensó, debería abalanzarse sobre Belial, pero había algo en su expresión que la retenía. Algo en la forma en que él sonrió y dijo—: ¿No adivinaste que te estaba retrasando hasta que mi hermano estuviera listo? Cordelia sintió que James, a su lado, se ponía rígido. Mi hermano. Belial rio y levantó la mano izquierda. El aire entre los plátanos pareció volverse blanco, y de repente fue como si estuvieran mirando a través de una enorme ventana. A través de ella, Cordelia vio una escena de caos. Era el patio del Instituto, pero apenas reconocible. Las losas se habían convertido en montones de escombros, alrededor de los cuales surgía un agua gris verdosa. Los relámpagos crepitaban por encima, el aire era pesado y negro. A través de las sombras, las figuras se lanzaron, iluminadas por la luz mágica. Allí estaba Ariadne, de pie sobre un cuerpo arrugado, sosteniendo algo que Cordelia no podía ver del todo, algo que parecía un enorme miembro gomoso agrupado con ventosas viciosas. Era un tentáculo, se dio cuenta, el apéndice ondulante de algo enorme y oculto. Y entre los tentáculos estaban sus familiares y amigos: Anna, en lo alto de una sección rota de la pared, interceptó un tentáculo dirigido a Christopher con su látigo. Henry, con su silla apoyada contra una losa de roca, lo rodeaba con una sanjiegun108. Alastair se subió a una pila de escombros, lanza en mano, y se volvió para ayudar a Thomas a subir tras él. Las ventanas del Instituto, llenas de rostros. Belial dejó caer su mano. La ventana dejó de existir. Cordelia podía oír su propia respiración.

Arma marcial de China que consiste en tres varas de madera o de metal unidas con anillos de metal o sogas. 108

522

Alastair. A su lado, James estaba muy quieto. Ella sabía lo que estaba pensando, su mente pasaba de un nombre a otro: Will, Tessa, Gideon, Gabriel, Sophie, Cecily. Cordelia no había visto a Lucie, pero era casi seguro que estaba allí también, probablemente dentro del Instituto. Casi todos los que James amaba en su vida estaban allí, enfrentando la aniquilación. —Tu hermano —dijo James, su voz apenas reconocible—. Leviatán, el demonio del mar. Lo has llamado a salir del infierno. —Me debía un favor —dijo Belial, recuperando su antigua despreocupación—. Y disfruta con este tipo de cosas. Así que verás, James, realmente no tienes ninguna opción, independientemente de Cortana. —Me estás diciendo que, si no entrego mi cuerpo por voluntad propia y te dejo poseerme, entonces harás que Leviatán los mate —dijo James—. A todos ellos. —Oh, sí, me aseguraré de que todos mueran —dijo Belial—. Es tu elección. —James —dijo Cordelia—. No. Es un mentiroso, el príncipe de los mentirosos, no importa lo que hagas, nunca los salvará… La sonrisa desapareció del rostro de Belial. —Creo que no lo entiendes —dijo—. Si no me das lo que quiero, tu familia y amigos morirán. —Cordelia tiene razón —dijo James—. Los matarás de todos modos. No puedo salvarlos. Solo me estás ofreciendo esa ilusión para obligarme a aceptar. Pues no puedes tenerla. Belial soltó un sonido que era casi como una risa. —Hablas como el nieto de un Príncipe del Infierno —dijo—. Qué práctico, James. Qué lógica. ¿Sabes que fue la lógica y la racionalidad lo que provocó nuestra expulsión del Cielo? Porque la bondad no es lógica, ¿verdad? Ni la compasión, ni el amor. Pero tal vez necesitas ser capaz de ver la situación más claramente. James miró rápidamente a Cordelia. Ella sabía lo que estaba pensando, esperando que Belial no se diera cuenta de que Charles seguía vivo, que el

523

sigillium no estaba completo, pero temía que su expresión delatara sus pensamientos. Miró la hoja que tenía en la mano, manchada con la sangre de Belial. »Ustedes, los mortales, temen cosas tan pequeñas —continuó Belial—. La muerte, por ejemplo. Simplemente el paso de un lugar a otro. Sin embargo, hacen todo lo posible por evitarla. Ahora bien, el tormento es muy diferente. No hay ninguna razón para que mi hermano mate a estos conocidos tuyos, ¿sabes? No cuando hay torturas más refinadas disponibles e... infinitas. James miró a Belial, con la mirada plana y desesperada. Tal vez solo Cordelia, que lo conocía como conocía el mapa de su propio corazón, podía verlo. Pero estaba allí: desesperación, y peor que eso, no tenía esperanza. James, no. No lo hagas. No aceptes. —Solo si juras —dijo James—, que no se les hará ningún daño o perjuicio... —James, no —estalló Cordelia—. Está mintiendo... —¿Y qué hay de tu hermano, chica Carstairs? —preguntó Belial, con su mirada verde fija en ella—. Leviatán podría cortarlo como yo corté a tu padre, podría arruinar cada raíz de tu árbol familiar... Con un grito, Cordelia levantó su espada. James se acercó a ella, extendiendo la mano, justo cuando un ruido atravesó los jardines en calma. Un sonido como el de un fuego, crepitante y sibilante. Las sombras giraron y cortaron el aire como pájaros oscuros. Los ojos prestados de Belial las siguieron, con una expresión recelosa. —¿Qué travesura es esta? —preguntó—. ¡Suficiente! Muéstrate. Las sombras se fusionaron en una forma. Cordelia miró con total asombro mientras una figura tomaba forma, que se volvía oscura y sólida contra el cielo. Era Lilian Highsmith. Una Lilian muerta, con un vestido azul anticuado. Los zafiros brillaban en sus orejas. Las mismas piedras que había llevado en la fiesta de los Wentworth. —Me decepcionas —dijo ella, con la voz baja y uniforme—. Encontraste el camino de Ridgeway, la forja y el fuego. Te llamas a ti mismo paladín y sin embargo no puedes matar a un mísero Príncipe del Infierno.

524

—¿Mísero? —se hizo eco James, incrédulo—. Fantasma o no, ¿cómo te atreves a hablarle así? —Oh —dijo Lilian—. No soy un fantasma. —Sonrió, una sonrisa no muy diferente a la de Belial. A Cordelia se le heló la sangre cuando Lilian se deshizo en sombras de nuevo, y luego volvió a formarse: se había ido y en su lugar había otra figura familiar figura conocida, la mujer hada de pelo iridiscente con la que Cordelia había hablado en el Hell Ruelle, la que le había hablado por primera vez de Wayland el Herrero. —¿Esto es mejor? —exhaló, sus largos dedos jugueteando con su collar azul—. ¿O quizás prefieres esto? La mujer hada se desvaneció y en su lugar apareció Magnus Bane, vestido como había estado en el Mercado. Pantalones azul pavo real y un chaleco bordado a juego, con un reloj con una cadena brillante metido en un bolsillo. Los gemelos de plata brillaban en sus muñecas, y llevaba un anillo de plata engastado con... Una piedra azul luminosa. —No fue Magnus —exhaló Cordelia—. Nunca fue... no fue Magnus. —Se sintió enferma—. James... —No —susurró James—. Pero ¿quién, entonces? Esto no es parte del plan de Belial. Mira su cara. En efecto, la furia había torcido los rasgos de Jesse Blackthorn; apenas se le reconocía. Era como si su rostro humano fuera una piel estirada con demasiada fuerza sobre los rasgos de abajo: El verdadero y monstruoso rostro de Belial—. ¡Suficiente! —siseó Belial—. Muéstrame quién eres. El falso Magnus se inclinó hacia el suelo, y cuando se levantó, se había transformado una vez más. De pie, ante ellos, una mujer esbelta, con la piel pálida como la leche y el pelo negro como el azabache, que le caía por la espalda como agua oscura. Habría sido hermosa de no ser por sus ojos: serpientes negras que se retorcían en cuencas vacías. Una cuerda de gemas de color azul intenso le rodeaba la garganta. —Lilith —dijo Belial con amargura—. Por supuesto. Debería haberlo sabido.

525

25 ARCÁNGEL EN RUINAS Traducido por Tati Oh Corregido por Haze Editado por Mrs. Carstairs~

Su forma aún no se había perdido Todo su brillo original, ni apareció Menos que un arcángel en ruinas, y el exceso De gloria oscurecida. —Paraíso perdido, John Milton. Hubo un suave gemido. Lucie tardó un momento en darse cuenta de que provenía de ella. Estaba acostada boca abajo, con su mejilla presionada contra una superficie fría y dura. Parpadeó y abrió los ojos con esfuerzo y vio una gruesa capa de polvo en un piso de madera y, delante de ella, una sucia pared azul oscuro. Le dolía tanto la cabeza que el dolor le provocó náuseas. Tragando con fuerza, se alzó apoyándose en los codos y miró a su alrededor. Estaba en una habitación grande, de techos altos y bailando en polvo: sobre ella brillaba un candelabro estropeado en forma de araña retorcida. ¡Ajá! Ella estaba en el salón de baile de la Mansión Chiswick, donde una vez había trepado por una ventana y se había encontrado con Jesse. Jesse. Recuerdos más recientes volvieron a ella en una ráfaga… su carrera hacia el ataúd, el descubrimiento de las runas en el cuerpo de Jesse, tomar la espada Blackthorn de la pared. El golpe por detrás y la oscuridad. Lucie se tocó la parte de atrás de la cabeza y sintió un doloroso bulto donde había sido golpeada. Se giró otra pulgada, y vio una espuma de faldas grises y un par de botas de niño color gris paloma. Arrastró su mirada hacia arriba. Grace estaba sentada a unos metros de distancia en una silla de madera astillada, con los tobillos cuidadosamente cruzados, la espalda derecha. En su regazo sostenía un atizador de chimenea. Lucie se sentó apresuradamente, ignorando el dolor de cabeza. Su espalda golpeó la pared; extendió sus manos a la defensiva mientras Grace la miraba fijamente.

526

—No vuelvas a acercarte a mí con esa cosa —jadeó Lucie—. Por qué diablos tú... Grace parecía incrédula. —¿Cómo puedes siquiera preguntar? ¡Lucie, tú, tú de todas las personas, de pie junto a mi hermano con una espada desenvainada! ¿Cómo pudiste hacerlo? ¿Pensaste que, si destruías su cuerpo, nunca podrías traerlo de vuelta? ¿Por qué querrías hacer algo así? A pesar de todo, Lucie sintió una punzada de culpa. En la incredulidad y el horror de Grace, reflejó su propio horror: Ella nunca habría querido estar en esa posición, nunca había querido ser un peligro para Jesse. Se frotó la cara con las manos polvorientas. —No conoces toda la situación —dijo—. Hay más, Grace. Grace parecía escéptica. —¿Más de qué? ¿O te paras junto a todos tus amigos blandiendo espadas mientras ellos duermen? —Jesse no está dormido —dijo Lucie en voz baja—. Grace, necesito que me escuches. —¡No! —Los ojos de Grace brillaron—. No lo haré. —Sus manos se apretaron sobre el atizador—. Has sido reacia por años, no has querido hacer todo lo posible para ayudar a Jesse. Pero he seguido intentando cosas, incluso sin ti. —¿Te refieres a ese horrible incienso que estabas quemando allá afuera? — preguntó Lucie. Grace la fulminó con la mirada. —Quemar polvo activado de polillas como medio para atrapar un espíritu errante está muy bien atestiguado por Valdreth el No Viviente —Bueno, si Valdreth el No Viviente dice que funcionará, entonces estoy segura de que funcionará; Los nigromantes son notoriamente dignos de confianza. —La voz de Lucie destilaba sarcasmo—. Tienes razón, no he querido tener nada que ver con esta tontería, porque no puede funcionar. No hay una pequeña, inofensiva forma de resucitar a los muertos.

527

—Pero está funcionando —dijo Grace. Lucie la miró fijamente. —Jesse tiene runas ahora —dijo Grace, en voz baja—. Han comenzado a aparecer en su piel. A veces puedo ver su ataúd sacudiéndose. Como si se estuviera moviendo dentro de él. Jesse está mejorando, Lucie. Está listo para regresar. —No —dijo Lucie, sacudiendo la cabeza—. Oh no, no. Lo siento, Grace. Pero no es tu incienso o los hechizos o nada como eso lo que hace aparecer runas en Jesse. —Ella especuló—. Dijiste que habías sacrificado un conejo aquí —dijo—. Pero eso no sucedió, ¿verdad? De hecho, te gustan bastante los animales. Había sangre en el cobertizo, pero no sabías de dónde venía, ¿verdad? —¿Qué estas sugiriendo? —La voz de Grace se elevó y Lucie supo que tenía razón—. Yo ... sí, vine una mañana, y lo vi en el ataúd, y había sangre en su ropa. Pensé que debía haberse levantado y se lastimó de alguna manera; Pensé, eso es bueno, ¿no? Solo los seres vivos sangran. —Oh, Grace. —Lucie se sintió inmensamente triste—. ¿Pensaste que estaba volviendo a la vida? Desearía que fuera así. Él no está mejor. Él está poseído. Grace solo la miró fijamente. —¿Qué? Lucie se pasó las palmas de las manos por la falda de su vestido, dejando manchas negras de polvo. —Resucité el fantasma de un brujo antes de venir aquí. Emmanuel Gast. Tu madre podría haberlo mencionado. —Grace no dijo nada… Sin inmutarse, Lucie siguió adelante—. Él colocó los hechizos de protección en tu hermano cuando nació. Dijo que había dejado un ancla en él. En su alma. Creo que fue una oportunidad para que un demonio entrara para poseerlo. No hubo ni un sonido. No hubo respuesta de Grace. Solo su agitada respiración. —Jesse no es como otros fantasmas. Está despierto por la noche —dijo Lucie—. Durante el día, duerme o algo parecido. Su fantasma se desvanece cuando sale el sol. Él no recuerda esas horas. Todos los asesinatos han ocurrido

528

al amanecer, cuando Jesse estaba inconsciente, sin darse cuenta de lo que estaba haciendo su cuerpo. Sin saber que estaba siendo poseído y controlado. Los labios de Grace temblaron. —Estás diciendo que él es el asesino —dijo—. Que un demonio está usando su cuerpo. Haciendo que él asesine gente. Cazadores de Sombras. —No cualquier demonio ... —Lo sé —dijo Grace—. Te refieres a Belial. La sola palabra sacudió a Lucie contra la pared. —¿Lo sabes? ¿Qué es lo que sabes? —Hace meses, cuando viniste aquí, cuando me di cuenta de que podías ver a Jesse —dijo Grace—. Había un demonio aquí. Mi madre había arreglado que lo enviaran para amenazarme. Para exigirme que hiciera lo que ella quería. —Su voz era densa—. ¿Recuerdas lo que te dijo? Lucie asintió lentamente. —Te conozco. Eres la segunda. —Al principio pensé que solo significaba: el segundo Herondale —dijo Grace—. Pero comencé a sospechar, y revisé los documentos privados de mi madre. Siempre supe que ella trataba con demonios, algunos, sin duda, muy poderosos. Pero ahí fue donde vi su nombre y lo entendí. Belial. Eres la segunda de sus nietos. —¿Lo sabe James? —susurró Lucie—. ¿Sobre tu madre, que trabaja con Belial? Grace negó con la cabeza. —Nunca quise que lo supiera —dijo—. Después de todo, ¿qué más tienen mi madre y Belial en común sino el odio por tu familia? Mi madre odia tan ciegamente que podría decirse a sí misma que no hay peligro en amarrarse a un Príncipe del Infierno. Pero nunca pensé…—Su voz tembló—. Creí que había alguien que le importaba más, Jesse. —Puede que ella no sepa nada de esto —dijo Lucie, de mala gana. Difícilmente quería defender a Tatiana—. Contrató a Gast para que pusiera

529

hechizos de protección en Jesse porque odia a los Hermanos Silenciosos, no por Belial. Puede que ni siquiera sepa que Belial había dejado una abertura allí, una forma de volver y poseer a Jesse. —¿Crees que ni siquiera lo pensó cuando le pusieron la runa a Jesse y murió? —exigió Grace—. Ella lo destruyó. Su desconfianza lo mató. Y ella nunca sintió una pizca de culpa, nunca dijo una palabra de arrepentimiento, solo dijo que era culpa de los Nefilim. Pero fue culpa suya. Suya. —Tienes que dejarme ir —dijo Lucie—. Tengo que ir tras Jesse, detenerlo. —¿Detenerlo cómo? —demandó Grace—. No te dejaré si vas a lastimarlo, él regresará esta noche, tiene que regresar. —¿Y dejar morir a alguien más? Grace, no podemos dejar que eso suceda. Había sido la táctica errada a seguir. Los labios de Grace se tensaron. —Ni siquiera he dicho que te creo. Solo porque había sangre en el cobertizo... Lucie se inclinó hacia adelante. —Grace. A cada Cazador de Sombras que ha sido asesinado le falta una runa, borrada como si nunca se hubiese dibujado. Elias Carstairs perdió su runa de Videncia. Filomena di Angelo perdió Fuerza; Lilian Highsmith, Precisión, Rapidez y Poder Angelical: son las mismas runas que han aparecido en Jesse. sé que parece imposible. Grace se había puesto de un color gris enfermizo. —¿Mover una runa de un Cazador de Sombras a otro? No, no... imposible — dijo—. Pero ¿por qué? —No lo sé —admitió Lucie—. Pero todo el mundo está buscando al asesino, Grace. Hay patrullas diurnas, docenas de Cazadores de Sombras en las calles, todos buscando. Podrían encontrar a Jesse. Lo primero que harían sería destruir su cuerpo. Casi lo hago yo misma. —Hay cosas que puedes hacer —dijo Grace, con las pupilas muy dilatadas—. Puedes ver a Jesse, pero más que eso. Puedes hablar con los muertos. Incluso sentirlos. ¿Qué es, Lucie? ¿Cuál es tu poder? Algo en Lucie se rebeló. No pudo contarle su secreto a Grace, no antes de contárselo a Cordelia, antes de contarle a James y a sus padres. Ya era bastante

530

malo que se lo hubiera contado a Malcolm. Ella ya le debía a Cordelia mucho más que la verdad. —No te lo puedo decir. Solo tendrás que confiar en mí. —No puedo confiar en ti. No puedo confiar en nadie. —Confías en Jesse —dijo Lucie—. Conoces a Jesse, mejor que nadie, Grace. Él ha hablado de ti, se preocupa por ti, dice que lo entiendes. Que, sin ti, se hubiera vuelto loco solo en la casa con Tatiana. Las lágrimas brotaron de los ojos de Grace. Su mirada estaba fija en Lucie. —No puedo dejar que lo lastimes —susurró. —Lo están hiriendo ahora —dijo Lucie—. Está siendo encarcelado. Controlado. Obligado a hacer lo que nunca haría si tuviera otra opción. Grace, por favor. Imagina si Jesse lo supiera. Grace cerró los ojos. Sus lágrimas se derramaron por debajo de sus párpados, arrastrando el polvo de su rostro. No había ninguna señal de que estuviera consciente sobre eso. «Por favor, comprende —rezó Lucie—. Por favor, entiende lo que esto significa y ayúdame». ¿Puede Grace entender? Grace, que había sido criada por una lunática en una casa en ruinas y con fantasmas? Grace se levantó de la silla. —Ven conmigo —dijo, y Lucie se levantó, agobiada con esperanza. Grace le hizo un gesto con el atizador de la chimenea—. Continúa, entonces —dijo, sonando como una directora de escuela—. Vamos a ver a Jesse. Usando el atizador como una especie de aguijón, empujó a Lucie por las escaleras de la mansión solariega, pasando por una entrada llena de retratos del pasado de los Blackthorn: hombres y mujeres de cabello oscuro que miraban con altivez hacia abajo en las paredes. Tatiana debe haberlos colocado aquí en algún momento, para reclamar su derecho sobre la Casa Chiswick. Debajo de los retratos había placas de cobre grabadas con sus nombres… y una gruesa capa de cardenillo109… Félix Blackthorn, John Blackthorn, Adelaide Blackthorn. Annabel Blackthorn, leyó un grabado, aunque el retrato de arriba había sido cortado con

También puede ser verdigris, pátina de color azul verde que se forma sobre superficies de cobre. 109

531

un cuchillo, dejando al sujeto irreconocible. Justo el tipo de decoración que a Tatiana le gustaría, pensó Lucie. —Date prisa. —Grace blandió el atizador como un anciano enojado con un paraguas—. ¡Lucie! —Pero es Jesse —dijo Lucie, deteniéndose frente a otro retrato, aunque se veía un poco más saludable en él de lo que ella lo había visto jamás. Su piel estaba bronceada, sus ojos verdes brillantes. —No es él —dijo Grace enfadada—. Ese es su padre, Rupert. Ahora ven, o tendré que golpearte con el atizador. —Pero no lo harás —dijo Lucie, con confianza. Grace murmuró, pero no la contradijo, y juntas descendieron los escalones de la entrada a la carrera. Afuera se había vuelto más cálido, el sol estaba apropiadamente arriba. Sus pies crujieron sobre las malezas quemadas por las heladas mientras cruzaban el jardín y se metían en el cobertizo. Lucie se había preparado para lo que encontrarían. Aun así, sintió que su corazón latía dolorosamente: La tapa del ataúd estaba abierta, el ataúd vacío. La espada Blackthorn ya no estaba. Grace hizo un ruido desesperado. Lucie se preguntó si había creído la verdad antes de este momento. —Realmente se ha ido —susurró—. Llegamos demasiado tarde. Nunca lo encontraremos. —Sí, lo haremos —dijo Lucie—. Yo lo haré. Puedo sentirlo, Grace. Tal como decías en el salón de baile, yo puedo sentir a los muertos. Lo localizaré. Me llevaré a Balios, e iré más rápido de lo que Jesse iría a pie. Grace asintió, pero había pánico en su rostro. —¿Qué tengo que hacer? —Encuentra a Malcolm Fade. Dile lo que está pasando. Dile que necesito su ayuda. Grace vaciló. Sintiendo como si hubiera hecho todo lo que podía hacer, Lucie se volvió para irse y se detuvo. La mano de Grace se había disparado, sujetándose a la muñeca de Lucie.

532

—Lo haré —dijo—. Buscaré a Fade. Pero debes jurar que no dejarás que nada le pase a Jesse. Jura que traerás a mi hermano sano y salvo. Ahora no había ningún artificio en los ojos de Grace, ninguna artimaña. Solo desesperación. —Lo juro —susurró Lucie, y echó a correr.

* * * Lilith. El primero de todos los demonios, la madre de los brujos. Ella era hermosa como solo una obra de arte podría serlo, su rostro un estudio de escultura y simetría, su cabello una nube que se movía por sí sola a pesar de la falta de viento. Cordelia la reconoció por su retrato en el Hell Ruelle, la mujer con el cuerpo de la serpiente entrelazado alrededor de un árbol. —Por supuesto que estoy aquí —dijo. Su mirada había pasado rápidamente por James y Cordelia y ahora se había posado en Belial—. Cuando me echaste de mi reino, Príncipe del Infierno, vine a este mundo. Belial, mentiroso, amante de la ruina, no puedo creer que hayas roto una confianza de milenios, que hayas tratado de quitarme la tierra que se me concedió por el Paraíso mismo. —El Paraíso —se burló Belial—. El paraíso no tiene lugar en Edom, y no te sirve, Lilith. —Vagué por los vacíos entre los mundos —dijo Lilith—. Y vi cómo los reinos infernales estaban llenos de la noticia de que Belial había sido abatido por su nieto, quien podía ver los reinos de las sombras. Cómo los demonios menores charlaban de que habías sido herido, verdaderamente herido, por la espada Cortana. Me di cuenta entonces que tu obsesión con este mundo era una obsesión con tu propia línea de sangre. Que habías logrado engendrar nietos que combinan tu sangre con la sangre de los Nefilim, y nunca los dejarías tranquilos. —Hablas como la criatura estéril que eres —se burló Belial—. Tu vientre solo produce monstruos, por eso ¿Debes culpar a mi descendencia, Señora de los Búhos110? Lilith frunció el labio.

Muchas veces se relaciona a Lilith con los búhos y algunas imágenes la representan con